Entradas

informes_financieros_informa

¿Por qué debes ayudarte de informes financieros para planificar tus acciones del próximo año?

Definir las características que configuran a un líder de éxito es complicado. Hay diferentes maneras de gestionar y las estrategias se deben adaptar a circunstancias diversas y cambiantes (cada vez en mayor medida). También es necesario tener en cuenta los puntos fuertes tanto de la persona al mando como de la empresa y el equipo. Las formas de actuar varían enormemente entre empresarios conocidos igualmente exitosos. Algunos tienen un carácter más reservado, como Amancio Ortega, fundador del imperio textil Inditex que desde La Coruña se ha extendido por todo el mundo, pero intentado en todo momento evitar la exposición a los medios (incluso Zara, buque insignia del negocio, no realiza publicidad en medios). Al contrario, otros han puesto su persona como principal referente de sus empresas. Es el caso de Elon Musk, abanderado de las energías limpias y el coche eléctrico, que quiere llevarnos a Marte en un futuro cercano, un líder carismático y visionario para muchos.

 

Pero en lo que todos coinciden es en tener unas metas claras y un plan de acción dirigido a conseguirlas. Por eso es importante, llegado el momento de hacer balance y diseñar nuestros propósitos para el próximo año, que lo hagamos de forma adecuada, analizando información contrastada, y, a ser posible, que no nos lleve demasiado tiempo, algo en lo que los informes financieros pueden sernos de gran ayuda. Los principales pasos a tener en cuenta serán:

 

  1. Análisis de la situación de la empresa

 

Examinar cómo ha ido el año, los resultados obtenidos y los errores cometidos. Fomentando en la organización la cultura del trabajo en equipo, el diálogo y la transparencia, podremos conseguir aceptar que los errores se comenten entre todos en vez de intentar ocultarlos, lo que supondrá un aprendizaje excelente para el diseño de futuros proyectos.

 

  1. Estudio del mercado

 

Es necesario tener una visión general de cómo está la situación económica actual. Una empresa no es un ente autónomo, le afecta todo lo que pasa a su alrededor. Conviene, por lo tanto, informarse de las perspectivas y tendencias que se manejan para que la estrategia que se proponga sea realista. Para realizarlo podemos consultar estudios sectoriales contrastados, como los que realiza el Observatorio Sectorial DBK de INFORMA.

 

  1. Comparativa de la competencia

 

Un DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) que nos ofrezca una visión certera de cómo nos encontramos con respecto a los principales competidores del mercado es fundamental. Debemos aprender a aprovechar nuestros puntos fuertes y subsanar, en la medida de lo posible, las carencias de nuestra empresa. Consultando un informe financiero sobre la competencia tendremos acceso a información oficial (la publicada en el registro) que nos ofrece una visión global de estas empresas: su balance de situación, cuenta de pérdidas y ganancias, estados financieros e información proveniente de la memoria de actividades, además de proporcionar un rating crediticio y datos sobre el comportamiento de pagos de la compañía.

 

  1. Definir metas y estrategia

 

Con todos estos datos en mente, debemos plantear unos objetivos realistas pero retadores para nuestra empresa y la estrategia correcta para lograr el éxito. Llegados a este punto hay dos cosas importantes a tener en cuenta. Lo primero será centrarnos en el cliente de nuestro producto o servicio, conocerlo, pensar en sus necesidades y en cómo podemos ayudarle. Y, también es fundamental, comunicar el plan de acción dentro de la empresa, que todo el mundo tenga claro los objetivos y que disponga de los medios adecuados para poder realizar su parte. Por ejemplo, si los datos obtenidos de los informes financieros se quedan en la alta dirección y no se canalizan correctamente estaremos perdiendo una oportunidad importante de que los comerciales puedan realizar una mejor selección de los posibles clientes.

 

  1. Puesta en marcha

 

La estrategia debe adecuarse a todo lo observado anteriormente, ser clara y medible y comunicarse a toda la organización. Si hemos interpretado bien los datos de los informes financieros y los comerciales deberíamos conseguir los resultados deseados. Pero no hay que olvidarse de, en el camino, ir midiendo nuestros avances para, si no es así, realizar los ajustes necesarios o cambiar el rumbo.

informes_financieros

Lo que los informes financieros dicen de tu competencia

Para todas las empresas, ya sean de menor o mayor tamaño, es esencial conocer el sector del que forman parte. Para ello, no basta solo con hacer un estudio de mercado para captar a los potenciales clientes del nicho, hay que tener muy en cuenta a aquellos que realizan la misma actividad que nosotros: nuestra competencia. Conocer la estrategia en cuestión de precios, calidad, servicios o rentabilidad de los competidores nos ayudará a determinar nuestra forma de actuar y nuestra estrategia comercial. Una herramienta que puede sernos de gran ayuda son los informes financieros.  Y es que además de por nuestras propias decisiones, estamos muy condicionados por las empresas de nuestro sector, por lo que será de vital importancia saber si los clientes de otras compañías están satisfechos, si su actividad es realmente rentable o si mantienen una buena relación con sus proveedores, entre otras cosas.

Hoy en día, gracias a la digitalización empresarial y a Internet es mucho más fácil poder realizar un análisis de las empresas con las que competimos en el mercado. De una forma sencilla y rápida podemos obtener los suficientes datos como para estudiar la situación actual del negocio. Mediante los informes financieros es posible acceder a toda la información comercial y financiera de la empresa que escojamos y obtener así una visión general de la misma. Seguro que nos resulta más que interesante conocer los datos de la cuenta de pérdidas y ganancias de nuestra competencia, su balance de situación, la memoria de actividades, los ratios de morosidad o sus estados financieros para después compararla con la nuestra y descubrir con qué empresas podemos competir o el lugar que ocupamos en el sector.

¿Qué datos encontraré en los informes financieros?

Gracias a los informes financieros podremos disponer de información de valor, fiable y contrastable, pues los datos que forman este tipo de informes están extraídos de fuentes oficiales como el Registro Mercantil o los Depósitos de cuentas.

Los informes financieros pueden ser a priori algo complicado de entender, si bien correctamente presentados cuentan con una estructura clara que nos permitirá identificar los datos más relevantes. A continuación, te mostramos los apartados de los que constan y lo que incluyen, de modo que puedas encontrar de un vistazo toda la información que necesitas:

  • Resumen ejecutivo, en el que encontraremos los datos generales de la empresa, tales como el NIF, contacto, razón social, capital social, fecha de inicio de la actividad, número de empleados, etc.
  • Estructura corporativa, donde estarán reflejados los administradores y dirigentes o los auditores de cuentas. Además, se incluye la remuneración del consejo, directivos funcionales, accionistas y participaciones.
  • Estructura legal con información mercantil como los datos de constitución, los actos publicados en el B.O.R.M.E. o la información bursátil.
  • Información comercial procedente en su mayoría de la memoria de actividades. Nos permitirá conocer el origen de la empresa, la actividad que desempeña, la situación presente y evolución de su plantilla, información sobre pagos y cobros, etc.
  • Información financiera extraída de la documentación presentada por la empresa en el Registro Mercantil. Contiene datos como el balance de situación, la cuenta de pérdidas y ganancias, los estados de cambios del patrimonio neto o el estado de sus flujos de efectivo.
  • Riesgo comercial. Adicionalmente, algunos informes financieros, como los de Informa, ofrecen un estudio del riesgo comercial de la compañía con análisis del límite de crédito o la previsión de evolución a media y largo plazo. Un apartado especialmente importante a la hora de evaluar una empresa de tu sector, pues existe la posibilidad de que en algún momento tengas que establecer una alianza o disputar un cliente con otra entidad y el riesgo es un buen argumento para que se decante por ti en última instancia.

Como comentábamos anteriormente, gracias a Internet es posible acceder a información sobre nuestros competidores de manera mucho más rápida, como consecuencia de las múltiples fuentes que encontraremos. Sin embargo, para los asuntos más delicados y que requieran de datos fidedignos y actualizados, como por ejemplo temas legales o referentes a impagos, es preferible manejar los informes y documentos disponibles en servicios electrónicos especializados.