Entradas

informes_riesgo_contratos

Aprovéchate de los informes de riesgo para ganar grandes contratos

Cuando eres una pequeña compañía conseguir grandes contratos resulta complicado, aunque puede ser muy interesante para la estabilidad económica de la empresa, incluso para crecer y ampliar los objetivos de la misma. Pero la desconfianza ante el tamaño, si la pyme será capaz de cumplir con las tareas requeridas o si tiene el músculo financiero necesario para desarrollar el proyecto, están siempre presentes a la hora de tomar la decisión de adjudicarlo.

Como señala en un reciente artículo Amber Colley, Business Credit Expert y Senior Vice President de Dun & Bradstreet, “los informes de crédito comercial se utilizan frecuentemente como herramienta para determinar la solvencia y fiabilidad de una compañía”. Colley añade que las calificaciones y ratings del informe pueden influir en la adjudicación de un gran contrato. Por eso es importante para una compañía no aparecer en los listados de morosos y obtener buenas puntuaciones en los informes de riesgo, que consultan las entidades financieras a la hora de tomar sus decisiones para conceder o no un crédito y las empresas contratantes a la hora de adjudicar un proyecto. Estos informes, que facilitan marcas como eInforma, también sirven a las compañías para gestionar su propio riesgo, al poder conocer los datos de las empresas con las que trabajan o están pensando en trabajar.

El elevado número de pequeñas empresas existente figura siempre entre los puntos débiles que se achacan al tejido empresarial español. De acuerdo con el Informe Anual de INFORMA D&B, teniendo en cuenta todo lo que especifica la recomendación de la UE (venta de activos, número de empleados y tipología de accionistas), en España predominan las microempresas. Suponen casi el 97%. Y cerca de un 2% se enmarca en la categoría de pequeñas empresas, quedando las medianas en un 0,5%. Las grandes compañías representan tan solo el 1% del total. Sumando las pymes una proporción tan predominante es importante que tomen parte en proyectos de relevancia, para que puedan crecer y ganar la envergadura que les permita competir con empresas de otros países.

Tres puntos importantes que miran las grandes empresas

Con frecuencia las empresas son reticentes a facilitar datos sobre su situación financiera, pero esto puede llevarles a perder negocio ya que no se les tendrá en cuenta a la hora de participar en contratos importantes. Y los informes de riesgos son datos claves. De acuerdo con Amber Colley, las grandes empresas a la hora de adjudicar un proyecto o las entidades financieras prestan especial atención a tres puntos:

  • Una trayectoria acreditada

Una gran compañía querrá saber si se han finalizado con éxito contratos anteriores o si se han cumplido los tiempos de entrega. No tener contratos previos no tiene porque ser descalificante, pero poder demostrar que la empresa cumple con las demandas o haber sido proveedor o contratista con anterioridad puede ayudar a sobresalir sobre otros candidatos. Antes de optar a un contrato con una gran cadena o empresas estatales es mejor haber sido subcontratista, para mejorar las calificaciones del informe de crédito.

  • Múltiples fuentes de ingresos

Algunas grandes compañías prefieren que las empresas con las que van a trabajar tengan ya otros contratos seguros para evitar ser responsables de la supervivencia de un pequeño o mediano negocio. Así, tener múltiples fuentes de ingresos es lo idóneo, tanto para las empresas candidatas como para las compañías que contratan.

  • Buenas perspectivas económicas

Las calificaciones y los ratings ayudan a los potenciales clientes y socios a determinar cómo puede evolucionar la situación económica de una compañía. El proceso de contratación suele ser tedioso, por lo que las grandes corporaciones no quieren tener que verse obligadas a reemplazar proveedores en seis meses o un año. Tener una buena calificación en solvencia financiera o en indicadores predictivos de liquidez o buenos informes de riesgo pueden ayudar a reducir las preocupaciones de las grandes empresas sobre el futuro económico de una compañía.