Entradas

investigacion de mercados

Aportar valor local: clave del éxito para exportar a mercados emergentes

Antes de entrar en nuevos mercados, hay que realizar una serie de prospecciones y estudios. Y las empresas que los hagan bien habrán recorrido una buena parte de su carrera hacia el éxito. Pero no todos los lugares en los que uno quiera implantarse requieren el mismo procedimiento. En los países emergentes, las prospecciones pasivas, mediante una acumulación informativa y unos estudios de mercado convencionales, han dejado de ser fundamentos de decisiones estratégicas, debido fundamentalmente a que la característica tradicional de los mercados emergentes es la ausencia o escasa información de mercado.

El profesor de EADA Joaquín Amat opina que esto es debido a cuatro factores. En primer lugar, no existen segmentos de mercado que encajen exactamente en las empresas occidentales, sin importantes modificaciones. Por otra parte, los productos a los que se pretende sustituir no se encuentran plenamente identificados, o realmente no existen. En tercer lugar, las estadísticas e informaciones fiables de mercado son escasas. Y en cuarto lugar, la distribución se encuentra desestructurada y no suele ser nada convencional.

Por eso, la empresa occidental en países emergentes ha tenido que abandonar el esquema tradicional de investigación de mercados, debido a las limitaciones anteriores mencionadas. Pero también a que cualquier indicio histórico de tendencias se encuentra condicionado en forma y contexto pudiendo haber quedado obsoleto en el momento en que se analiza, a causa de la rápida evolución del consumidor.

Entonces, ¿cómo actuar? A juicio de Amat, el verdadero trabajo de prospección en estos casos se fundamenta en la identificación de opciones de consumo que pueden surgir como resultado de iniciativas creativas que aporten valor al consumidor potencial. Es decir, que creen “valor local” percibido y accesible por el potencial consumidor. Todo ello constituye, en sí mismo, la opción de generar nuevos nichos de mercado aprovechando la oportunidad de crear una demanda actualmente inexistente que llegue a convertirse en un segmento de consumo.

Un aspecto relevante a considerar en los mercados de las economías emergentes es la demografía, así como el crecimiento económico que conlleva una expansión del mercado. El profesor de EADA recuerda que los mercados de estas economías crecen cuando más personas están usando el producto (crecimiento de la penetración) o a través del incremento en el uso (cantidad utilizada per cápita aumenta). Normalmente, el crecimiento por penetración de un producto en las economías emergentes como China, Brasil, Sudáfrica o India, es más rápido que el aumento de la profundidad de su uso. De acuerdo con ello se crea el espacio de mercado y se generan tendencias de incremento de consumo que se mantendrán durante años.

lujo2

El sector del lujo español no sabe de crisis

“Crisis? What crisis?” El título de uno de los discos de Supertramp bien podría adjudicarse al sector del lujo en España. Porque las marcas de moda, complementos, belleza, cosméticos, bebidas, joyería y relojería de alto standing facturaron en 2011 unos 4.500 millones de euros, un 20% más que el año anterior. ¿Cómo es posible en un mercado en el que el consumo se desinfla a pasos agigantados? La respuesta hay que buscarla en las exportaciones y el turismo. Porque de esos 4.500 millones, el 80% procedió de esos dos campos concretos, según la Asociación Española del Lujo Luxury Spain.

El lujo viaja de Europa a China

La Unión Europea sigue siendo el principal destino de las exportaciones de estos productos de gama alta, aunque determinados mercados emergentes, como Rusia, China, India o México, cada vez juegan un papel más destacado. Según World Luxury Association, China ostentará en 2012 el primer puesto como consumidor de este tipo de productos. Ello se deberá, entre otras causas, a la devaluación del euro frente al euro, el yen y el yuan, y al aumento de los turistas chinos hacia Europa.

Ya el pasado año el sector del lujo en España se benefició de ese flujo de turistas extranjeros. Un “turismo de calidad” en el que los turistas rusos llegaron a gastar, de media, 2.400 euros en compras. ¿Y qué es lo que más les gusta del lujo español a los turistas con poder adquisitivo? Primordialmente, aquellos relacionados con la gastronomía (vino, jamón, aceite…) y la belleza. Le siguen la joyería, la hostelería, la moda y los complementos. ¿Y el mercado doméstico? No hay que perder de vista que alrededor de 3,5 millones de familias en España consumen asiduamente productos de lujo.

Unas cifras que animan a pensar que el sector del lujo se mantiene ajeno a la crisis de consumo que sufre Europa y cuyas perspectivas son más que positivas de cara al futuro, gracias al desarrollo de las exportaciones a países emergentes y al turismo extranjero.

españa américa latina

Las oportunidades también llegan a casa

Siempre se dice que las empresas necesitan salir fuera de España para aumentar su negocio, y es una gran verdad. Pero, ¿qué pensaríamos si es ese nuevo negocio el que acude a nuestra casa, es decir a nuestro país? Pues bien, estamos a punto de comprobar cómo el sueño se convierte en realidad y no tardará, precisamente, mucho tiempo en hacerlo.

Las multinacionales de China, Brasil, México y otros lugares emergentes se han puesto las pilas y no quieren quedar limitadas a sus territorios o a los países cercanos a los suyos. Al contrario, están decididas a potenciar su presencia en todo el mundo y han pisado el acelerador para internacionalizarse rápidamente. Pero para llegar al conjunto de los mercados del globo necesitan instalar sus bases y centros operativos en determinados y estratégicos países europeos, desde los que desplegar luego sus actuaciones hacia el resto del continente. Es decir, necesitan encontrar territorios que les sirvan como ‘hub’ de sedes corporativas en Europa.

Por su situación geográfica y su conexión con otros países y continentes como el Latinoamericano, España puede ser el lugar idóneo para muchas de estas multinacionales. Además, su trayectoria histórica avala la relación con un buen número de las naciones de donde proceden los nuevos ‘gigantes’ empresariales. Todo ello convierte a nuestro país en un serio candidato para recibirlos.

Y aquí es donde se puede producir el milagro. Si España consigue atraer un buen número de estas nuevas multinacionales, nuestras pymes verán multiplicados sus clientes y sus oportunidades de negocio sin moverse de casa. De un plumazo, podrán convertirse en proveedores y empresas auxiliares de los nuevos ‘gigantes’, que necesitarán cubrir todas sus necesidades de material, productos, equipamiento, instalaciones, servicios, etc.  Pero para aprovechar la oportunidad, tendrán que buscar aquellos sectores y segmentos donde mejor puedan encajar sus productos y servicios, establecer los contactos necesarios y darse a conocer, eso sí sin precipitarse demasiado para no morir en el intento.

La Fundación de Estudios Financieros (FEF) acaba de elaborar un estudio sobre las economías emergentes y el reequilibrio global, que confirma que todas estas nuevas oportunidades para las pymes españolas se producirán muy pronto. El director de este trabajo, el profesor de ESADE y director del Center for Global Economy and Geopolitics, Javier Santiso, asegura que la internacionalización de las propias multinacionales emergentes representa una oportunidad única para que España se posicione como un centro de actividad de sedes corporativas de cara al continente europeo, siendo el puente y punto de entrada de estas multinacionales hacia Europa.

España podría así convertirse en un eje latino para las multinacionales latinas que buscan asentarse en Europa. E, igualmente, posicionarse como un centro europeo para las multinacionales de China, India, Singapur e Indonesia, que buscan asentarse en los mercados europeos.

Históricamente, España ha apostado por muchos de los países, cuyas economías están ahora emergiendo en todo el mundo. Ahora le toca reinventar su relación con ellos, de una manera más bi-direccional, es decir no sólo como emisor de inversiones o asentamientos sino también como receptor. Habrá que cruzar los dedos. Si conseguimos que algunas de las multinacionales emergentes decidan instalar en nuestro país sus centros operativos desde los que desplegarse hacia todo el continente europeo, las oportunidades de negocio se multiplicarán y nuestras pymes dispondrán de nuevos clientes a los que dirigir sus productos y servicios. Entonces, no siempre será necesario moverse de casa para exportar.

Lab2

Las oportunidades también llegan a casa

Siempre se dice que las empresas necesitan salir fuera de España para aumentar su negocio, y es una gran verdad. Pero, ¿qué pensaríamos si es ese nuevo negocio el que acude a nuestra casa, es decir a nuestro país? Pues bien, estamos a punto de comprobar cómo el sueño se convierte en realidad y no tardará, precisamente, mucho tiempo en hacerlo.

Las multinacionales de China, Brasil, México y otros lugares emergentes se han puesto las pilas y no quieren quedar limitadas a sus territorios o a los países cercanos a los suyos. Al contrario, están decididas a potenciar su presencia en todo el mundo y han pisado el acelerador para internacionalizarse rápidamente. Pero para llegar al conjunto de los mercados del globo necesitan instalar sus bases y centros operativos en determinados y estratégicos países europeos, desde los que desplegar luego sus actuaciones hacia el resto del continente. Es decir, necesitan encontrar territorios que les sirvan como ‘hub’ de sedes corporativas en Europa.

Por su situación geográfica y su conexión con otros países y continentes como el Latinoamericano, España puede ser el lugar idóneo para muchas de estas multinacionales. Además, su trayectoria histórica avala la relación con un buen número de las naciones de donde proceden los nuevos ‘gigantes’ empresariales. Todo ello convierte a nuestro país en un serio candidato para recibirlos.

Y aquí es donde se puede producir el milagro. Si España consigue atraer un buen número de estas nuevas multinacionales, nuestras pymes verán multiplicados sus clientes y sus oportunidades de negocio sin moverse de casa. De un plumazo, podrán convertirse en proveedores y empresas auxiliares de los nuevos ‘gigantes’, que necesitarán cubrir todas sus necesidades de material, productos, equipamiento, instalaciones, servicios, etc. Pero para aprovechar la oportunidad, tendrán que buscar aquellos sectores y segmentos donde mejor puedan encajar sus productos y servicios, establecer los contactos necesarios y darse a conocer, eso sí sin precipitarse demasiado para no morir en el intento.

La Fundación de Estudios Financieros (FEF) acaba de elaborar un estudio sobre las economías emergentes y el reequilibrio global, que confirma que todas estas nuevas oportunidades para las pymes españolas se producirán muy pronto. El director de este trabajo, el profesor de ESADE y director del Center for Global Economy and Geopolitics, Javier Santiso, asegura que la internacionalización de las propias multinacionales emergentes representa una oportunidad única para que España se posicione como un centro de actividad de sedes corporativas de cara al continente europeo, siendo el puente y punto de entrada de estas multinacionales hacia Europa.

España podría así convertirse en un eje latino para las multinacionales latinas que buscan asentarse en Europa. E, igualmente, posicionarse como un centro europeo para las multinacionales de China, India, Singapur e Indonesia, que buscan asentarse en los mercados europeos.

Históricamente, España ha apostado por muchos de los países, cuyas economías están ahora emergiendo en todo el mundo. Ahora le toca reinventar su relación con ellos, de una manera más bi-direccional, es decir no sólo como emisor de inversiones o asentamientos sino también como receptor. Habrá que cruzar los dedos. Si conseguimos que algunas de las multinacionales emergentes decidan instalar en nuestro país sus centros operativos desde los que desplegarse hacia todo el continente europeo, las oportunidades de negocio se multiplicarán y nuestras pymes dispondrán de nuevos clientes a los que dirigir sus productos y servicios. Entonces, no siempre será necesario moverse de casa para exportar.

laindia

Los secretos de la India

 

¿Cree posible que exista algún país que pueda resistirse a empresa como Coca-Cola, Pepsi, McDonald’s o Burger King?  ¿Realmente es compresible que multinacionales americanas acostumbradas al eslogan “el mundo nunca es suficiente” tengan dificultades para conquistar algo? Pues aunque parezca ciencia ficción, la experiencia demuestra que hasta los gigantes más poderosos del mundo sufren contratiempos. Si no, que se lo pregunten a Coca-Cola y Pepsi, que en 2004 se vieron obligados a cerrar diversas plantas de embotellamiento en la India. La causa fue que granjeros locales se quejaron de escasez de agua, por el uso indiscriminado que hacían del líquido elemento las empresas americanas.

Y es que las dos compañías cometieron el error de edificar una factoría sin antes analizar la pésima distribución de agua que existe en determinadas zonas de la India. ¿Moraleja? Por muy grande que seas, debes saber hasta el último secreto que esconde un territorio concreto. En definitiva, ser un experto y conocer las oportunidades, los retos y los peligros del país en el queremos entrar.

En esta ocasión el territorio a analizar es la India. En la parte positiva, estamos ante una de las economías emergentes más poderosas del mundo. Además, posee un importante potencial para productos de consumo e industriales, y el país es conocido por dar servicios de outsourcing a las multinacionales. No obstante, la India necesita llevar a cabo una serie de cambios para convertirse en un lugar ideal para las empresas foráneas. Para empezar, necesita infraestructuras, tanto de ferrocarriles como aeroportuarias, que satisfagan las necesidades de un negocio global. Por si fuera poco, el país require mejorar sus exportaciones industriales para cambiar así su idiosincrasia local y entender la mentalidad de una multinacional. En síntesis, el Gobierno indio debe conseguir que:

  • Los grandes segmentos manufactureros tales como productos de alimentación, metales, caucho, petroquímicos, químicos y maquinaria eléctrica, que generan dos tercios de la facturación del sector industrial, dependan menos del mercado interior. En la actualidad, las ventas dentro del país alcanzan del 65% al 100% de la facturación de todos ellos.
  • Por el contrario, otras áreas menores para el sector, como el metal, los textiles y los equipos para el transporte generan el 70% de las exportaciones.

El resultado de esta ecuación es obvia: Las exportaciones de India alcanzan a duras penas el 20% de los ingresos totales. Una cifra bastante escasa si se compara con el 50% de la vecina China. Para mejorar esta situación, aprovechar la mano de obra barata, y convertirse en atractivo para la inversión extranjera, India busca cuatro mejoras importantes que resumimos a continuación:

  • Una transición a modelos de crecimiento sostenibles. Las compañías indias necesitan variar sus modelos de negocio, del low cost actual a la innovación y a la creación de valor.
  • Desarrollo importante del capital humano y el talento. Las multinacionales suelen situar a la cabeza de sus filiales a personal local. Y  si no es posible, mandar a directivos del país de origen. El reto de la India es mejorar la educación para acceder a esos puestos de responsabilidad.
  • Un marco regulatorio y de políticas favorables al crecimiento. El gobierno va por buen camino, apoyando con la Ley a empresas locales para que salgan al exterior. De esa forma, consiguen además que el mercado local sea también más atractivo para la inversión directa extranjera.
  • Importantes inversiones provenientes del sector privado y del público.

Cuando estas cuatro líneas maestras se implanten se empezará a ver en la India un movimiento, como en China, de millones de personas del campo a las ciudades. Este hecho no sólo tendrá impactos medioambientales y sociales de ámbito negativo. Muy al contrario, si el éxodo está bien gestionado por las autoridades, sentará las bases para un crecimiento sin precedentes del sector industrial y por consiguiente de las exportaciones. Justo en ese momento se abrirán un montón de oportunidades para empresas foráneas de:

Energía

En la actualidad, el consumo per cápita es el menor de las economías emergentes. Pero la bonanza económica dejará el camino abierto para todas las empresas energéticas que intenten entrar en el país.

Construcción

Como se comentaba antes, India necesita infraestructuras y alguien tiene que construirlas.

Defensa

La situación geográfica convierte al país en un polvorín, con enemigos a las puertas como Pakistan. Esto, junto con la nueva apuesta aeroespacial de la India, abren la veda a las compañías extranjeras de dichos sectores.

Ingenierías

La española Técnicas Reunidas está presente desde hace bastantes años en la India, haciendo buenos negocios. Pero podría ser mucho más, ya que se estima que en la actualidad la facturación total de todas las ingenierías en la India asciende a 10.000 millones de dólares. Una cifra que se quedará en anécdota ante los 150.000 millones, que es la presión para 2020.

¿Dónde me recomienda exportar en 2011?

China, India, Rusia, Brasil, México, Turquía… Éstos son los destinos que mayor demanda de servicios de exportación y seguro de crédito requieren por parte de los exportadores. La mayor parte de las exportaciones de las grandes, medianas y pequeñas españolas se dirigen a la Unión Europea.

Pero, es en estos mercados dónde los empresarios exportadores y gestores de comercio exterior se sienten más seguros con los servicios de los organismos y entidades que promocionan la internacionalización de las empresas, entre ellos Cesce. Las recientes revueltas populares de Oriente Próximo son un ejemplo de la necesidad de contar con una red segura, que en comercio exterior es la figura del seguro de crédito a la exportación y, más concretamente, del nuevo producto Cesce Master Oro (un servicio multifunción que ya hemos explicado en anteriores post de este blog de Gestión Integral del Riesgo Comercial).

Dar salida al “stock” con la exportación

Las exportaciones a estos países emergentes han tenido un continuo crecimiento y muchos sectores han visto cómo podían salvar los restos de la producción que la crisis interna ha relegado a los almacenes de los polígonos. La reducción de los “stocks” en el negocio del aceite de oliva durante 2010, ha sido reveladora del impulso que pueden dar a las exportaciones los servicios integrales de comercio exterior. Nada menos que el 60% de la producción oleícola se ha vendido fuera de nuestras fronteras y ha salvado muchas cooperativas y muchos puestos de trabajo en el campo español.

La alimentación, una industria en racha exportadora

Hay muchos sectores que también han visto en la exportación a estos países emergentes la salvación del peligroso ejercicio 2010 y la viabilidad para el actual 2011. Desde el vino, que ha encontrado nuevos nichos en Brasil (próxima sede del Mundial y de los JJOO), Rusia y China. Pasando por el cava, que ha abierto los mercados de México, Brasil y Rusia. Una coyuntura que puntúa favorablemente en las previsiones de ventas de Freixenet para 2011. Los expertos coinciden, y ya lo hemos destacado en este blog, en que la industria alimentaria (gracias al buen nombre de los “chefs” españoles) tiene un fuerte potencial exportador apto para las pequeñas empresas y cooperativas hacia los países emergentes con fuerte crecimiento en los próximos años.

¿Hay negocio más allá de la exportación en los países emergentes?

Pero en estos países emergentes no calan sólo los buenos alimentos de la dieta mediterránea, que, por otra parte, no han tenido más remedio que resolver brillante y rápidamente, gracias a los servicios de exportación, un evidente problema de caducidad. La soledad de la crisis ha permitido a los fabricantes de materiales y maquinaria de construcción encontrar nuevos clientes en China, Brasil, México y Rusia, por este orden. Lo mismo se puede decir de la industria de la moda.

Y no se para ahí la labor de los servicios de comercio exterior. Agentes de otros sectores más pequeños como los productores canarios de plantas vivas, los de leche de cabra o los fabricantes de carnes para animales en cautividad también han encontrado un nicho de futuro en la exportación a países emergentes con solvencia. Y, según los expertos de comercio exterior, están ganando peso los sectores de ingeniería, tecnologías de la información y química.

Realizar una estrategia de internacionalización contando con un servicio integral se ha convertido en un elemento de éxito que aflora constantemente en los reportajes de pequeñas y grandes empresas que leemos día tras otro en los diarios y en los portales de noticias de Internet.

inveresp

Videojuegos, un sector Ni-Ni en exportación que empieza a despertar

 

Por desagracia, a la hora de hablar de exportación es habitual encontrarse con sectores Ni-NI. Es decir: con una ínfima presencia exterior. Uno de los que más llama la atención dentro de la economía española es el de los videojuegos. Y salta a la vista porque estamos hablando de la principal industria del ocio, por delante del cine o de la música. En cifras: el hardware y el software de entretenimiento supuso unas ventas de 1.200 millones de euros en 2009, por sólo 675 millones de, por ejemplo, el cine, o 180 millones de euros de la música grabada.

A pesar de estos datos, en constante crecimiento, a la industria española todo lo que ocurra al norte de los Pirineos le es desconocido. Carlos Iglesias, secretario general de ADESE, la patronal de los videojuegos en España lo resume así:

“La exportación en este campo es prácticamente inexistente. Hasta hace poco no contábamos con mucho apoyo, y eso que somos la primera industria del ocio”

Además de reclamar el apoyo público, el sector, al igual que otras expresiones artísticas, tiene a la piratería como motivo de los males. Sean las descargas ilegales o no, la causa de todo, lo único cierto es que influyen a la hora de que un estudio se atreva con una inversión de calado (entre 10 y 20 millones de euros), que sea capaz de generar un producto con la suficiente calidad para competir en el extranjero.

Con este panorama, no es de extrañar que los juegos españoles que han atravesado fronteras se puedan contar con los dedos de una mano. De hecho, sólo tenemos dos sagas victoriosas:

  • La antigua Commandos, creada por Pyro Studios y que alcanzó cinco millones de juegos vendidos en todo el mundo.
  • Y la reciente serie Imagina Ser (veterinaria, diseñadora de moda…) para la consola Nintendo DS, desarrollada por la española Virtual Toys, y que ya ha vendido más de ocho millones de unidades en todo el mundo.

Videojuegos Sociales, el nuevo horizonte

Pero este sombrío horizonte tiene visos de cambiar gracias a la creciente importancia que están teniendo los conocidos como videojuegos sociales. Se trata sin duda de un verdadero terremoto para el sector que está convirtiendo el formato tradicional para consolas y ordenadores en un nicho. Y es que para triunfar en redes sociales como Facebook no se necesitan enormes inversiones en busca de los gráficos más avanzados, sino sencillas aplicaciones que enganchen a los usuarios. De momento, este incipiente mercado ya genera más de 1.200 millones de euros en el mundo, y ha logrado que empresas como la mencionada Pyro Studios haya reciclado a toda su plantilla de programadores (más de 200) para el desarrollo de este tipo de aplicaciones.

Además, las instituciones también han visto una oportunidad y están ampliando el apoyo a las empresas. Como muestra está el ICEX que ya tiene un equipo dedicado a promocionar el videojuego español por el mundo, llevando a las empresas a ferias, organizando seminarios sectoriales, o mostrando las oportunidades de mercados como Japón, Corea, Brasil e India.

Quién sabe pero con este tipo de iniciativas puede que dentro de poco España cuente con una competidora capaz de discutir a Zynga, la creadora de Farmville, el trono del entretenimiento social. Por el momento, ya contamos con algunos títulos (eRepublik, InGenius) con cientos de miles de usuarios en Internet. Algo es algo.

globe

China, India y Brasil en 2011

 

Comienza la época del año en hacemos propósito de enmienda. Revisamos nuestros balances y comparamos con el año anterior: el beneficio ha vuelto a bajar y pensamos qué es lo que ha vuelto a fallar… Hemos reducido gastos, pero las ventas han vuelto a caer en el territorio nacional. Aunque han aumentado las dos líneas comerciales que se abrieron hace dos años a países comunitarios, la facturación no ha crecido lo suficiente.

¿Qué podemos hacer?

Está claro que la demanda nacional no va tirar de nuevo en 2011. Nos lo ha dicho muchas veces nuestro asesor fiscal, y en la asociación: “No queda otra hay que mirar al exterior y, particularmente, a los mercados emergentes”. ¡Vaya palabro para referirse a China, India y Brasil!. Es verdad que los medios de comunicación no dejan de arrojar buenos datos de los mercados asiáticos y latinoamericanos, pero, hasta ahora, en una pequeña empresa, como la nuestra, con salir a la Unión Europea ya hemos tenido bastante.

Los peligros y las ventajas

Aunque bien pensado, tampoco tiene que ser muy diferente. Está el riesgo divisa, desde luego. Pero el inglés es un idioma tan válido dentro de la Unión Europea como fuera. Además, los expertos señalan, precisamente, que la principal ventaja de estos mercados es que los peligros que antes representaban para las Pymes y que les dejaban sólo al alcance de las grandes compañías se han reducido drásticamente o, incluso, han desaparecido. Por no hablar, de los potenciales de estos mercados. Básicamente, las razones para pensar en vender en estos mercados se resumen con los cinco dedos de la mano:

  • Alta seguridad jurídica, particularmente de las leyes comerciales
  • Nuevos cauces de cooperación y ayuda a la exportación entre los distintos organismos nacionales y locales que facilitan los acuerdos a las pequeñas empresas
  • Innegables perspectivas de crecimiento y de negocio, avalados por las experiencias de otros exportadores.
  • Solvencia creciente de las empresas y del sistema financiero.
  • Situación económica, empresarial y financiera similar a la España de los años 70-80.

¿Se va convenciendo?

Las exportaciones a China, India y Brasil han sido las que más han crecido en la primera mitad de 2010 y las que tienen más perspectivas para 2011, frente a las de la Unión Europea. Pero no son sólo los únicos: Turquía, Marruecos y Rusia también se han convertido en compradores preferentes de las empresas españoles. Estos mercados no sólo son grandes exportadores que compiten con nuestros productos, también registran un consumo creciente y un nivel de vida cada vez más parecido al occidental.
¿Qué se puede vender? Los expertos lo tienen claro, hay que ir a estos tres países o exportar lo que su población demanda.
“Quienes vendan lo que producen chinos, indios o brasileños van a tener problemas. Pero quienes fabriquen lo que ellos van a demandar, van a ganar mucho dinero si se lo saben vender”, afirma Víctor Alvangónzalez, experto en fondos de inversión y consejero delegado de Profim, Asesores Patrimoniales EAFI.
Así, que para este año nuevo, habrá que ir pensando en intentar producir en estos países, lo que no es imposible en absoluto. O bien, en exportar aquello que su crecientes clases medias ya están demandando con creciente voracidad y cuyos ejemplos no faltan:

  • Cosmética y belleza
  • Alimentos preparados
  • Alimentos selectos
  • Nutrición infantil
  • Aseo personal
  • Sanidad
  • Automoción
  • Servicios
  • Moda y lujo en general
  • Servicios de asesoramiento y atención personal
  • Sistemas de vigilancia y seguridad particular
  • Proyectos medioambientales y de servicios urbanos
  • Arte y danza
  • Idiomas y formación profesional y muchos más…

No es fácil, es necesario adaptar el producto a los usos y costumbres de cada sitio. Y conocer las peculiaridades de cada mercado. Basten algunos ejemplos
En la India, está la pasta de dientes, aunque sólo la usan en celebraciones especiales, como las bodas.
En Brasil, son los inmobiliarios y los servicios turísticos los sectores que los expertos identifican principal demandante de para los próximos años. Pero el vino español está haciendo furor.
En China, KFC ha ganado la batalla a McDonalds porque a los chinos les encanta comer con las manos y su pollo frito cumple todos los requisitos, aunque hay que añadirle picante.