Entradas

libre_comercio

Encendida defensa del FMI, OMC y Banco Mundial del libre comercio

Las principales instituciones multilaterales recomiendan recuperar las negociaciones sobre la Ronda de Doha e impulsar la productividad con más innovación tecnológica.

Mercados abiertos de libre comercio

Cuando las grandes instituciones multilaterales convienen en realizar una encendida defensa del libre comercio, algo va mal… en la globalización de las mercancías y servicios. La Organización Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial han creído conveniente lanzar las señales de alarma ante los cada vez más fundados temores de que la retórica proteccionista de Donald Trump acabe por levantar nuevos muros arancelarios con los que justificar la fabricación nacional de bienes industriales. Su advertencia, plasmada en un informe conjunto, incide en que los mercados abiertos son el mejor instrumento para garantizar un crecimiento dinámico de las economías y admite que son necesarias acciones concertadas en el orden global dirigidas a superar las tentaciones nacionalistas que arraigan en determinadas comunidades.

La transformación de las tecnologías

En el documento del FMI, el Banco Mundial y la OMC se asegura que la transformación de las tecnologías ha sido la principal responsable de la masiva pérdida de puestos de trabajo, que ha sido especialmente intensa en ciertos sectores, sobre todo en países industrializados, pero este nuevo paradigma de relaciones productivas y laborales -explican-, no justifican la irrupción del sentimiento proteccionista que dañará, en el futuro, a las comunidades que lo instauren.

Las instituciones multilaterales también reconocen que “el ajuste del comercio puede traer, en ocasiones, épocas de ralentización económica, incluso fases de recesión severa que, a menudo, resultan ser demasiado prolongadas”. Este es el reto, alertan. “Luchar con políticas adecuadas para que las naciones se puedan beneficiar de las grandes oportunidades que brinda la libertad comercial y elevar los niveles de vida de sus habitantes”.

Un nuevo escenario con Trump

La reacción de estas organizaciones surge en plena puesta en escena del conocido ya como el manifiesto proteccionista de Donald Trump. Con la retirada estadounidense del tratado de libre comercio TTP, con sus socios del Pacífico, las embestidas dialécticas contra México, China o Canadá, a los que les advirtió de que impondrá barreras arancelarias y nuevas presiones tributarias sobre sus productos, o las quejas a Alemania o India por sus superávits comerciales con EEUU. Además de la decisión de retirar a su país del acuerdo de París sobre cambio climático.

Aunque las tres instituciones se hacen eco de que el año que precedió a la elección del actual inquilino de la Casa Blanca ya dejó evidencias suficientes de que ciertos mercados habían decidido implantar medidas y establecer regulaciones contrarias al libre comercio. Tanto en las potencias industrializadas como en los países emergentes y en desarrollo. “A pesar de que la liberalización y la supresión de fronteras elevó, en las décadas precedentes y sin ningún género de dudas, las rentas personales en todas las latitudes” del planeta, el sinuoso periodo que se inició con la crisis de 2008 ha propiciado que calaran en el subconsciente colectivo internacional las críticas contra el comercio, la globalización y el avance tecnológico. “Es hora de acabar con este escepticismo”.

Otro nuevo informe

Otro informe, esta vez del FMI y del Banco Mundial, y casi simultáneo al anterior, pone el dedo en otra llaga de importancia: la productividad. A juicio de sus expertos, este parámetro se ha anclado desde el tsunami financiero de hace casi un decenio, pese a que su revitalización resulta esencial para canalizar los efectos del crecimiento económico sobre el empleo y la revalorización de las rentas personales.

En este sentido, recomiendan apoyar a la OMC en su cometido de retomar las negociaciones sobre la Ronda de Doha de liberalización del comercio, que está aparcada desde 2001 y que involucra a más de 160 países. “Unas sólidas y bien enfocadas reglas sobre el comercio global, sería una magnífica noticia para promover normas de competencia que refuercen las políticas nacionales dirigidas a fomentar la actividad laboral y la educación mediante la tecnología. Con más innovación, la productividad repuntará y, con ella, la capacidad profesional y las cualidades competitivas de las empresas”, señalan. La tecnología es la responsable, en un 75%, de la caída de la capacidad adquisitiva de los trabajadores, que han visto cómo sus retribuciones descendían a ritmos desconocidos desde 1980. Pero también es la solución para recuperar, en poco espacio de tiempo, los niveles previos a la crisis.

india

Trump elige otra víctima en su política comercial: India

El presidente estadounidense advierte a Narendra Modi de que su país debe redoblar sus esfuerzos para reducir los obstáculos a las exportaciones americanas.

 

El discurso del dirigente norteamericano habla de buscar una nueva, justa y recíproca relación con India. Pero, al mismo tiempo, deja un mensaje a Delhi de que tendrá que reducir lo que, a su juicio, supone una lista de agravios comparativos, de obstáculos, a los bienes y servicios made in US que llegan a territorio indio. Las palabras de Donald Trump se produjeron durante la visita, en junio, de Narendra Modi a la Casa Blanca. A pesar de su política comercial proteccionista con la que se pretenden elevar las barreras arancelarias a las importaciones de mercancías a suelo americano. Ambos, Modi y Trump, han enarbolado la bandera de la potenciación industrial en sus respectivos países. El republicano, con su eslogan de America, First y el nacionalista con su campaña de Make in India.

Modi también quiso poner paños calientes al mensaje de Washington

Lo hizo al asegurar que el plan económico de Trump, al que identificó con el objetivo del dirigente de la Casa Blanca Make America Great Again, “llevará nuestra cooperación a una nueva dimensión” en la que los intereses de “cada nación” se verán potenciados “en términos de prosperidad”.

Las exportaciones indias a EEUU generaron un superávit comercial para la mayor democracia del mundo de más de 24.000 millones de dólares, aunque su balanza comercial sea deficitaria. En más de 105.000 millones de dólares, según datos de 2016.

Durante el encuentro bilateral, Trump también agradeció a su homólogo el favorable clima de negociación para la adquisición, por parte de India, de un importante pedido de aviones civiles y material militar estadounidenses. “Siempre nos hace sentirnos muy felices que alguien elija de nuestro arsenal militar equipos para sus necesidades civiles y para sus ejércitos”. El avance en este acuerdo ha sido una de las razones prioritarias del viaje oficial de Modi a Washington. Entre otras adquisiciones, India desea comprar drones Predator y caza-bombarderos y aviones para avanzar en su política balística nuclear, transportar y abastecer, aunque ninguno de los dirigentes especificó los pormenores del catálogo militar.

Reuniones y negociaciones clave

El pasado mes de abril, Trump firmó una orden ejecutiva en la que exigía la revisión de visados para extranjeros y en la reunión también se trató del cupo para ciudadanos de la India. Modi, además, se reunió con posterioridad con los consejeros delegados de Apple, Tim Cook, y de Amazon, Jeff Bezos. Dehli continúa con su declarada estrategia innovadora, donde ha logrado convertirse en una de las referencias tecnológicas globales, y de apertura de mercados. Amazon ha abierto varios centros logísticos de grandes dimensiones en India, con vistas a potenciar en la enorme economía asiática su política de entrega en 24 horas.

A comienzos de junio también se produjo otro hecho relevante en el mundo de los negocios. El principal abastecedor de material militar del Pentágono, el gigante Lockheed Martin, firmó una carta de colaboración con Tata Advandec Systems para producir 70 aviones de cobate F-16 en la India. En línea con el acuerdo comercial entre la aerolínea de bajo coste SpiceJet y Boing para la adquisición de 40 aviones (737 MAX) a la multinacional estadounidense por un montante total de 4.700 millones de dólares.

laindia

India vuelve a destacar como destino de inversiones

El dramático terremoto de Nepal hizo pasar casi desapercibido para la opinión pública el motivo del reciente viaje que el ministro de Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, realizó a Nueva Delhi (coincidió en fechas y cercanía geográfica). La visita pretendía animar la presencia de empresas españolas en la India y, para ello, incluía la participación de Margallo en la inauguración del Spain-India Business Summit, reuniones con los ministros de Desarrollo Urbano y Finanzas, y un almuerzo organizado por la confederación India de la Industria.

 

Sin embargo, para los empresarios que han acompañado al ministro en el viaje las ventajas de invertir en India no han pasado desapercibidas, porque ellos han podido comprobar, de primera mano, que este país debe ser prioritario para muchas compañías españolas. Y no solo para las de gran tamaño, sino también para las medianas y pequeñas.

 

¿Por qué motivos? Sobre todo, por el fuerte potencial económico de India y por su alta demanda de infraestructuras y energía. Además, hay que tener en cuenta que se trata del segundo país más poblado del mundo, con 1.240 millones de habitantes, y que constituye la décima economía del planeta, lo que (según apuntan desde el ICEX) se traduce en interesantes oportunidades de negocio que algunas empresas españolas ya están aprovechando.

 

El Fondo Monetario Internacional (FMI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el Banco Asiático de Desarrollo coinciden en que la economía india crecerá más rápido que el gigante chino en los próximos años. Según recoge la prensa estos días, los tres estiman un 7,5%, un 7,7% y un 7,8%, respectivamente, para 2015-2016 y aún mayor para el siguiente curso. Y la propia directora gerente del FMI, Christine Lagarde, ha asegurado que “se dan las condiciones para que India se convierta en un motor clave para el crecimiento global”.

 

Los expertos ya vienen afirmando que existen en la India interesantes oportunidades en sectores como el agua y el tratamiento de residuos sólidos; la automoción; la energía; las infraestructuras del transporte; la máquina-herramienta; la logística, y los servicios financieros, jurídicos y tecnológicos. Además, el 12º Plan Quinquenal (2012-2017) prevé inversiones por valor de un billón de dólares en los sectores de agua, energía, infraestructuras y planificación urbana.

 

Ahora, el reciente viaje de García-Margallo ha vuelto a destacar la importancia que sigue teniendo la India para España y ratifica que constituye un mercado prioritario de gran interés estratégico. Nuestro país ocupa el 12ª puesto en la clasificación de inversores extranjeros allí, y la implantación de empresas españolas es creciente (pasó de 60 a 200 entre 2008 y 2013). Unas cifras interesantes teniendo en cuenta las estimaciones que apuntan a que en 2030 India será el tercer mercado de consumo del mundo, tras China y Estados Unidos.

india

El nuevo embajador nos recuerda las múltiples oportunidades de la India

Los cambios generan cierta inquietud pero también pueden ser ocasión de grandes oportunidades. La India acaba de designar a un nuevo embajador en España, Vikram Misri, que como cualquier profesional que llega a un nuevo destino se muestra ansioso por impulsar y potenciar proyectos, entre ellos las relaciones entre las actividades económicas y las empresas de ambos países.

 

Hasta ahora, ya sabíamos que entre los sectores más interesantes de la India para las firmas españolas se encuentran los relacionados con el agua y el tratamiento de residuos sólidos, la automoción, la energía, las infraestructuras del transporte, la máquina-herramienta y el turismo. En todos estos ámbitos existen cada vez más oportunidades de inversión y cooperación empresarial con compañías indias, que se podrían convertir en socios estratégicos para exportar o introducirse en aquel país.

 

Pero ahora, el nuevo embajador de India, nos ha dado nuevas e interesantes claves para comprender por qué este territorio puede ser uno de los mejores aliados para el desarrollo internacional de las pymes españolas. En una de sus primeras intervenciones, Vikram Misri ha explicado que el incremento de la inversión extranjera y el crecimiento industrial que ha experimentado el país entre mayo y julio de este año demuestran la renovada confianza en la economía y en el nuevo gobierno por parte de los inversores internacionales.

 

Pero como esto no soluciona inmediatamente los problemas del país, el Gobierno local ha establecido también un plan estratégico con diferentes puntos que puede resultar muy interesante para las pymes españolas. Uno de estos puntos es el desarrollo de las infraestructuras, tanto industriales como urbanas. Uno de los ejemplos más importantes son los corredores que unen las ciudades más importantes del país como el que conecta Chennai y Bangalore, que se está construyendo con la colaboración de Japón. Y otro lo constituye la puesta en marcha de las ‘Smart Cities’, con más de 100 proyectos en 21 Estados del país. Además, se va a invertir en la construcción de hogares y atención sanitaria de protección oficial.

 

Otro de los pilares estratégicos será la producción industrial, ya que el gobierno se ha empeñado en convertir a la India en un hub de manufactura doméstica e internacional a través del programa ‘Make in India’. En este ámbito, entre los sectores más interesantes para el inversor extranjero están el aeroespacial, el náutico, la defensa, el equipamiento eléctrico, la construcción, el químico y petroquímico, además del procesamiento alimentario, textil, de petróleo y de gas. Precisamente, otra de las prioridades es la suficiencia energética del país, con la producción térmica y las renovables como puntas de lanza, un sector en los que las empresas españolas pueden ayudar en gran medida.

 

Además, para agilizar la actividad económica y empresarial el Ejecutivo indio está decidido a impulsar un ecosistema favorable de los negocios, es decir, procesos más rápidos y menos burocracia, gracias a la transición a un sistema digital que permita que hacer negocios en India sea fácil, rápido y seguro. ¿Un ejemplo? ya existen certificados que pueden hacerse completamente de manera online.

devaluacion

Qué hacer si la devaluación de las divisas afecta a tu pyme

La vuelta al trabajo tras este verano puede ser algo más dura que en años anteriores sobre todo para las empresas exportadoras. Quienes hayan estado desconectados del mundo exterior durante sus días de asueto descubrirán, con pesadumbre, que en los últimos días del mes de agosto los vaivenes sobre las divisas se adueñaron de los titulares de prensa. La noticia más llamativa ha sido la fuerte devaluación sufrida por la rupia india que ha caído un 22% respecto al dólar estadounidense. No es una excepción. La pérdida de valor también está dañando a  otras monedas de países emergentes como rublo ruso, que se ha depreciado un 8,9%, la lira turca e incluso el real brasileño, que ya vale un 15% menos que antes del verano.

Estos datos han disparado las alarmas sobre el final de la época de vacas gordas en los países emergentes, pero más allá de los preocupantes riesgos macroeconómicos, las pymes exportadoras tienen motivos sobrados para preocuparse por esta situación. India y Brasil han sido dos de los destinos preferidos por las empresas que querían abrir sus mercados durante los últimos años, dado el fuerte potencial de crecimiento que les auguraban los economistas.

Pero parece que la fiesta toca a su fin,  y los desequilibrios económicos están presionando a la baja a sus monedas. En realidad, la devaluación  es también la herramienta más fácil a la que pueden echar mano los gobiernos para estimular su economía y facilitar las exportaciones de las empresas nacionales.  Al mismo tiempo es una de las decisiones que más daño puede hacer a las empresas extranjeras que tienen negocios en esos países, ya que el principal objetivo de las devaluaciones es estimular el consumo interno y frenar la compra de productos extranjeros.

De esta forma, muchas pymes españolas han podido encontrarse con un aciago panorama tras la vuelta del verano al ver que los negocios de exportación que tenían con esos países emergentes se han visto deteriorados por las decisiones políticas. Hasta tal punto, que una empresa exportadora podría estar obligada a dar pérdidas incluso cuando la operativa del negocio esté en situación positiva. Es decir, con la misma actividad se puede estar perdiendo dinero.

En principio este riesgo, el del tipo cambio de la divisa, debería estar previsto en los planes de negocio de cualquier proyecto exportador. Pero las estadísticas demuestran que no siempre es así ya que más del 44% de las pymes exportadoras actúan como “espectador pasivo” y desesperado ante las oscilaciones de las monedas y olvidan que es posible cubrirse de estos contratiempos con lo que los expertos llaman una gestión activa del riesgo de divisas.

Existe una variada gama de productos derivados para este fin. Entre los más destacados están:

Seguros de cambio. Es la operación financiera más simple para esquivar los riesgos del cambio de moneda en las operaciones de exportación. Y consiste en asegurar la compra-venta a un tipo fijo.

Forward. Con este producto se fija además del tipo de cambio al que se va a realizar la operación de compra-venta, la fecha en la que se va efectuar la misma. Ambas partes están obligadas a cumplirlo y no se puede revender o transmitir a otros.

A partir de aquí, la oferta se complica con productos derivados más sofisticados (y más caros) que permiten al exportador, además de cubrirse del riesgo de tipo cambio,  aprovechar las fluctuaciones de las monedas en las que trabaja la empresa. Es conveniente que este tipo de operaciones queden a cargo de los departamentos de tesorería ya que se negocian en los denominados mercados opacos (Over the counter, (OTC) en su denominación anglosajona), donde los precios se acuerdan directamente entre las partes, por lo que conviene estar familiarizado con su terminología y estrategias de negociación.

Es el caso de las Opciones. Estas ofrecen el derecho a comprar o vender  una divisa a un precio determinado y para ello hay que pagar una prima. La ventaja de las opciones es que son un “derecho” y no una obligación, así que llegado el momento de su vencimiento se pueden ejecutar o no, en función de lo que sea más interesante para el propietario.

Otra posibilidad de cubrir el riesgo de cambio son los llamados swaps de divisas. Es decir, transacciones en las que dos partes desean intercambiar su principal en diferentes monedas, por un periodo de tiempo acordado. Cuando vence el contrato, el intercambio se realiza al tipo de cambio del momento de firmar  el contrato, entre otras ventajas durante el tiempo que dura el mismo se pagan intereses recíprocos.

india

Descubre qué zona de India te interesa más

Un mercado con gran potencial de crecimiento, mano de obra cualificada y un sistema legal heredado de los británicos que da seguridad jurídica. Son solo tres de los muchos atractivos que posee India para aquellas empresas interesadas en desembarcar en su territorio. Eso sí, se trata de un territorio vasto, extenso, donde existen diferentes zonas económicas cada una de ellas con una serie de encantos diferentes. Pero también poseen un común denominador: son tierra de oportunidades.

Delhi, Mumbai y Pune

 

En torno a Delhi, la capital, se reúnen las principales sedes de las empresas y otras actividades de servicios, informática, banca, distribución o turismo. Además, en las áreas que la circundan (que pertenecen a los estados vecinos de Haryana o Uttar Pradesh) están instaladas compañías de ingeniería, materiales de construcción, textiles y fabricantes de electrodomésticos y mobiliario. Dicho de otra manera: es el mercado más rico del país.

Por su parte, Mumbai es la capital del estado de Maharastra y la segunda ciudad en importancia del país. Con un alto poder adquisitivo, cuenta con una estructura financiera excelente y es el mayor mercado de bienes y servicios. También hay grandes oportunidades en torno a su puerto, en la construcción y en la industria farmacéutica. Mientras que en Pune se concentra gran parte de la industria de la automoción.

Bangalore, Chennai y Calcuta

 

A pesar de ser uno de los focos más importantes de inversión extranjera, con una buena presencia de empresas farmacéuticas y textiles, Bangalore no es uno de los destinos más populares entre la “armada” española presente en India, excepto por algunas compañías de alimentación, tecnologías de la información o renovables. Eso sí, es un Estado con unas finanzas saneadas y con una estructura de telecomunicaciones bien desarrollada.

Chennai, capital del Estado de Tamil Nadu (y antes conocida como Madras en Occidente), se la considera la puerta del sudeste asiático. Junto con Bangalore y Hyderabad, la ciudad ha desarrollado una importante industria del software. Asimismo, la llaman la Detroit de la India, ya que produce el 40% de los vehículos del país. Además, también acoge grandes empresas manufactureras y químicas, y su puesto es el que más relaciones tiene con el sudeste asiático.

Por último, Calcuta es la zona menos desarrollada aunque algunas empresas están volcándose en la misma debido a la falta de suelo industrial en el resto de las zonas receptoras de inversión. De momento, la presencia española se puede calificar como escasa.

india

Si quieres entrar en la India, cuida los siguientes detalles

“Con 1.200 millones de habitantes, India es un mercado de medio plazo atractivo para el mercado de los bienes de consumo, ya que su economía crece basada en el consumo interno, a diferencia de otros países emergentes, cuyo crecimiento se basa más en las exportaciones”. La cita corresponde a la última guía elaborada por el ICEX referente al país asiático. Un informe que también destaca el hecho de que su crecimiento económico está consolidando una clase media que se acercará a los 300 millones de personas en los próximos años. Razones poderosas para que muchas empresas puedan pensar en este país como destino prioritario para sus productos.

Olvidar las prisas

A la hora de iniciar negocios en la India hay que tener en cuenta una serie de premisas. Para empezar, la cultura autóctona es muy receptiva con el extranjero pero, al mismo tiempo, al extranjero no le es fácil penetrar en la vida india. ¡Ojo! No hay que olvidar que tienen dos siglos de colonialismo y si hay algo que les irrita es la pretendida superioridad occidental.

Por eso, en las primeras reuniones, es bueno preocuparse por su familia (si está casado, con hijos…), por su cultura, su gastronomía, y hablarles de temas que halaguen su sentido de país fuerte y moderno. Ir al grano desde el primer minuto, y hablar de negocios, es considerado de mala educación.

La jerarquía

También conviene recordar que, debido al gran sistema jerárquico existente en el país, ellos solo negocian con personas del mismo nivel. Los tratos los cierran los cargos más elevados mientras que los detalles los resuelven cargos más bajos. Y olvídese de las prisas, ya que las negociaciones suelen ser bastante pausadas y tranquilas. Si es necesario, insista, pero con amabilidad. Si presiona de forma violenta, con un simple golpe en la mesa, se molestarán.

Hablar, hablar y hablar

El indio es una persona muy culta, educada y anglosajona. Tiene una cultura de la hospitalidad muy arraigada y le encanta hablar. Por eso, es muy importante venderle el proyecto como si fuera una historia, seducirle con las palabras y mostrarse siempre muy optimista. El mayor pecado que puede cometer a la hora de negociar es la timidez.

Y no olvide que los indios son negociadores durísimos. Dan vueltas a todo y no se dan por vencidos. Por tanto, la paciencia es un arma. Nada dejan al azar, y miran con lupa cada detalle. No hay que desesperarse.

Tiempo

Otros aspectos que debe considerar es que para abrir un negocio son necesarios más de 70 días, el coste suele ser elevado, y la rigidez del empleo se considera muy alta. Sin olvidar la tremenda burocracia, siendo necesarios innumerables permisos y autorizaciones.

Una gran apuesta

Si finalmente consigue llevar su barco a buen puerto, la recompensa final puede ir más allá de los negocios. Porque quienes lo han conseguido, no dudan en afirmar que si ganas el corazón de un indio, tendrás una amistad para siempre.

El mejor momento para invertir en la India

Ya sabíamos que la India ofrece importantes oportunidades de negocio para las empresas españolas, pero de lo que ahora también estamos seguros es que el actual puede ser el momento más adecuado para lanzarse a invertir en este país. El Rey Juan Carlos I, acompañado de varios ministros, acaba de realizar una visita allí con el fin de abrir posibilidades de negocio para las empresas españolas. Y es que, como han reconocido sus propias autoridades, la India está “sedienta” de infraestructuras y ofrece grandes oportunidades de colaboración con empresas españolas en ámbitos como la energía, las carreteras o los ferrocarriles, sectores en los que consideran a España líder, lo mismo que en energías renovables.

Algunos expertos aseguran que en los próximos 20 años la India va a absorber el 25% del presupuesto de construcción de nuevas infraestructuras del mundo. Y afirman que la inversión anual en defensa va a pasar de los 3.000 millones de dólares actuales a cerca de 30.000 millones en 2015. Además, no hay que olvidar que se trata del segundo país más poblado del mundo y que, aunque todavía cuenta con 700 millones de pobres, también tiene 350 millones de ciudadanos que podríamos llamar de clase media, con cierto poder de compra, y 40 millones de ricos o clase alta. Es una nación en transformación y como tal representa una gran oportunidad comercial para las empresas españolas de sectores como la construcción, las infraestructuras, las energías, el tratamiento de aguas o los sistemas de control.

Por si todo lo anterior fuera poco, el mercado indio prevé un crecimiento del 6,5% en 2012 y el Gobierno de este país se ha marcado como objetivo en su próximo plan quinquenal invertir un billón de dólares en infraestructuras para dar un salto en el desarrollo, pero para ello requerirá un crecimiento económico mayor y la colaboración de la empresa privada. En el país ya están implantadas unas 150 empresas españolas, en sectores como las infraestructuras, energías renovables, tratamiento de aguas y residuos urbanos, tecnologías verdes o ferrocarriles. Tampoco va mal el comercio bilateral entre España y la India, que fue de unos 5.840 millones de euros en 2011, lo que supone un 18% más que en el anterior, mientras que la inversión directa española fue de 1.300 millones, según datos oficiales indios.

También está aumentando la demanda de empresas de seguridad electrónica y vigilancia a medida que se refuerza la seguridad para evitar ataques terroristas y otras amenazas. Concretamente, el mercado de la seguridad electrónica se ve propulsado por la necesidad de seguridad nacional para proteger las fronteras, las zonas costeras y las infraestructuras críticas como aeropuertos y edificios gubernamentales.

Crece la internacionalización de las empresas españolas de moda

Las mayores empresas del sector de la moda en España y las firmas con un alto componente en diseño más representativas obtuvieron, de media, y en 2011, el 44% de sus ventas en los mercados internacionales. Así queda recogido en el Barómetro de Empresas de Moda en España elaborado por Vente-privee.com y Moda.es que, además, resalta que el peso del negocio exterior de las empresas de moda aumentó en tres puntos porcentuales respecto al ejercicio precedente.

Otro dato relevante del barómetro es que los esfuerzos realizados por grandes y pequeñas empresas del sector por afianzarse como operadores transnacionales continuará en 2012. Por eso, el 49% de las empresas confía en que durante el año 2012 el peso de sus exportaciones sobre la facturación volverá a crecer, mientras que otro 27% ve improbable que ocurra.

La sólida implantación de las empresas españolas a escala internacional, y su crecimiento en el extranjero, son las principales claves de la buena marcha de este negocio, más aún si tenemos en cuenta que en España se enfrentan a un decreciente consumo y a una cruenta competencia en precio y en producto.
Además de a los mercados tradicionales para la moda española, como Francia, Italia, Portugal y otros países de la zona euro, las empresas del sector miran a países donde no opera la moneda común para seguir creciendo fuera de nuestras fronteras.

Países con alto potencial de desarrollo como Brasil, China y Rusia, y potencia económicas de primer orden mundial, como Estados Unidos y Reino Unido, son los más repetidos en los planes de expansión internacional de las empresas.
Mientras que otros países como México, Venezuela, Perú, los países escandinavos, Emiratos Árabes, Arabia Saudí, India y Kazajstán están en el punto de mira de varias compañías españolas para proseguir su desarrollo internacional.

india flag

Internacionalización de empresas españolas en la India

Entre los próximos días 21 y 23 de octubre, el ICEX organiza en Nueva Delhi unas jornadas de partenariado multilateral. El motivo no es otro que la gran oportunidad que ofrece este país que, durante los últimos diez años, ha venido creciendo a unas tasas medias del 8,5%. Se estima que el país, el más poblado del mundo después de China, se expandirá un 6% anualmente desde 2012 a 2050.

En la actualidad, el país está llevando a cabo una serie de programas relacionados, sobre todo, con la mejora y ampliación de las infraestructuras del transporte y de la energía. Oportunidades que son especialmente interesantes en productos y servicios con un mayor valor añadido, como los servicios de consultoría e ingeniería.

Plan Quinquenal

El denominado 12º Plan Quinquenal (2012.2017) tiene entre sus prioridades multiplicar por dos la inversión total en infraestructuras a lo largo de los próximos cinco años, para alcanzar algo menos de un billón americano (o un trillón europeo) de dólares. Asimismo, prevé que el porcentaje de financiación privada pase del 35% al 50%.

Respecto a las infraestructuras de transporte, y según el citado plan, habrá cerca de 144.000 millones de inversión en carreteras, tanto estatales como centrales. Se espera que la financiación sea en un 72% de procedencia pública y el restante 28% de inversores privados. Las carreteras en la India soportan el 65% del tráfico de mercancías y el 85% del tráfico de pasajeros. El principal problema es que el pavimento está muy deteriorado. Un hecho a destacar el que existe una exención del 100% en el Impuesto de Sociedades durante cinco años y del 30% otros cinco años más.

Por lo que respecta a los ferrocarriles, el plan quinquenal prevé una inversión de 110.000 millones de euros, del que un 8% se espera que tenga como procedencia el sector privado. India cuenta con la tercera mayor red de ferrocarriles a nivel mundial, y está incrementado a buen ritmo el tráfico de mercancías. Además, los diferentes subsectores (material, equipos, ingeniería, construcción de servicios ferroviarios…) se presentan como una atractiva oportunidad para la empresa española, que puede llevar a cabo joint ventures con empresas locales.

 

Puertos y aeropuertos

India tiene necesidades apremiantes de mejorar sus infraestructuras portuarias e incrementar su capacidad. Para ellos, el plan quinquenal tiene previsto aumentar su capacidad portuaria desde los 1.250 millones de toneladas anuales hasta los 2.700 millones. Para ello, la inversión prevista es de unos 26.000 millones de euros, de los que el 86% se espera que provenga del capital privado. Otra ventaja es que, en el plano legislativo, se permite una participación extranjera del 100% sin intervención del Gobierno, y 10 años de exención de impuestos.

Finalmente, las infraestructuras aeroportuarias están muy anticuadas y poco desarrolladas. El número de aeropuertos, comparados con otros países en desarrollo, es muy bajo. Por eso, las inversiones esperadas para el periodo 2012-2017 aumentarán un 60% respecto al plan quinquenal anterior, pasando de 6.200 millones de euros a 10.000 millones de euros. Y se espera que el capital privado alcance el 75% del total de las inversiones.

puente

La energía y las obras civiles,oportunidades de internacionalización en mercados emergentes

A pesar de la difícil situación en España, todavía quedan muchísimas empresas de construcción que no han echado el cierre y que mantienen una buena salud gracias a que están aumentando su negocio fuera de nuestras fronteras. En uno de los últimos post señalábamos como la internacionalización se ha convertido en una de las mejores salidas para las empresas de materiales de construcción, ventanas, cerramientos acristalados y piedra natural porque las exportaciones están aumentando en casi todos los sectores y han pasado a ser el capítulo más positivo para estas industrias. Pues bien, ahora un nuevo estudio confirma que las pymes dedicadas a la construcción y, sobre todo, las que trabajan en el sector de las infraestructuras pueden encontrar grandes oportunidades en los mercados emergentes y, específicamente, en el ámbito energético.

Y es que, a medida que las principales áreas urbanas se extienden con una población en constante crecimiento, la necesidad de infraestructuras también registra un importante crecimiento. Y esta situación supone una prueba para el sector de la ingeniería y de la construcción a la hora de ofrecer soluciones eficientes. Así lo pone de manifiesto un estudio de la consultora KPMG titulado “Las grandes oportunidades globales del sector de las infraestructuras”, elaborado a partir de entrevistas realizadas a directivos de empresas de ingeniería y construcción de 27 países de todo el mundo,

Algo más del 40% de los directivos entrevistados prevé que el sector energético ofrecerá la mayor oportunidad de ingresos durante los próximos 12 meses. En segundo lugar se encuentran las obras civiles (puentes y carreteras) y según el 24% las vinculadas con el ámbito residencial, seguidas por las obras ferroviarias y mineras. Un directivo de la consultora explica que la demanda de firmas y empresas con habilidades específicas del sector de la ingeniería y la construcción crecerá a medida que los proyectos de energía proliferen en todo el mundo. Así, debería ser una importante fuente de ingresos para el sector en su conjunto.

El 49% de los participantes en el estudio espera que sus carteras de pedidos crezcan del 5 al 15% durante el próximo año. Y el 57% afirma que sus ingresos en 2011 se han incrementado respecto a los de 2010, siendo la región de Asia-Pacífico la que ha experimentado un mayor crecimiento (72%), seguida por la región de Europa Oriente Medio y África-EMEA- (53%) y América (41%).

Algunos ejemplos de países emergentes con buenas perspectivas para las empresas españolas podrían ser China, Brasil o India. En China, su política energética prevé el desarrollo de equipos de generación, redes de transporte inteligentes y de alta capacidad, etc. En Brasil la energía solar representa un mercado todavía joven e incipiente, pero con un futuro muy prometedor. Mientras que en India existe un movimiento creciente por parte de empresas españolas y donde cada vez más compañías están participando activamente, por ejemplo, en infraestructuras relacionadas con energía solar. Algunas lo han hecho creando una filial en el país o joint ventures con firmas locales, según se desprende de un informe de la  Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Nueva Delhi.

india

La India, uno de los países con más oportunidades de negocio

La India es un poder mundial emergente con unas posibilidades de desarrollo enormes y que necesita todo tipo de infraestructuras y equipamientos. Eso sí, ¡cuidado! las empresas españolas tienen que ser pacientes a la hora de entrar en ese mercado, según explicó recientemente el nuevo Embajador de España en la India, Gustavo de Arístegui en un desayuno organizado por Norman Broadbent, firma de búsqueda y desarrollo de directivos.

Según De Arístegui, se estima que en los próximos 20 años la India va a absorber el 25% del presupuesto de construcción de nuevas infraestructuras del mundo; y en el segmento de la defensa, su presupuesto anual va a pasar de los 3.000 millones de dólares actuales a cerca de 30.000 millones en 2015.

Sin duda, las pymes españolas tienen aquí un lugar muy interesante para encontrar nuevas oportunidades de negocio. Es el segundo país más poblado del mundo, donde viven 700 millones de personas sin recursos, pero también 350 millones de personas asimilables a clase media con cierto poder de compra y 40 millones de ricos o clase alta. Es una nación en transformación y como tal representa una gran oportunidad comercial para las empresas españolas que son punteras en sectores como construcción, infraestructuras, energías, tratamiento de aguas, o sistemas de control. “No en vano, la India es casi un continente en sí misma y cuenta con una diversidad social, económica, cultural y religiosa enorme”, según Arístegui.

Eso sí, el que quiera entrar en la India debe tener en cuenta sus características. Por ejemplo, allí conviven distintas religiones; la hindú es dominante pero la musulmana es seguida por 200 millones de personas, lo que convierte al país en el segundo con más fieles de este credo del mundo, sólo superado por Indonesia. Al mismo tiempo, se hablan 50 lenguas distintas y cientos de dialectos. La sociedad civil dispone de un grado de preparación y cualificación de primer nivel. En definitiva, se trata de una sociedad civil abierta, eficiente, multilingüe y bien educada que afronta un enorme universo de cambios pendientes.

En el mismo encuentro, el CEO de Norman Broadbent para Oriente Medio y Asia, Hani Nabeel, analizó la estrategia que deben seguir las empresas para implantarse en estas zonas emergentes. Resaltó la necesidad de mantener una perspectiva de largo plazo en el desarrollo internacional de la empresa y tener muy presente la diversidad de cada país. También señaló la conveniencia de seleccionar bien a los socios locales con los que se quiere operar, para limitar el riesgo y recomendó que las empresas sean muy cuidadosas a la hora de elegir a los líderes de un proyecto.