Entradas

Grúas navales

Nuevas ayudas públicas para impulsar al sector naval

En el último trimestre del año, la Administración ha actualizado normativas y firmado acuerdos para dar un nuevo empuje y ayudas a los astilleros españoles. Éstos están entre los más valorados a nivel mundial, en parte gracias a su apuesta por la I+D+i, y exportan en torno al 85% de su producción.

 

España se encuentra en los puestos de cabeza del ranking mundial de la construcción naval, un sector eminentemente exportador que da trabajo a 87.000 familias de forma directa e indirecta, según fuentes de la patronal Pymar. Integrado sobre todo por medianas empresas, durante el pasado ejercicio sumó 65 unidades en construcción equivalentes a más de 452.000 CGT (toneladas compensadas). Las ayudas darán un nuevo empuje.

Esta cantidad supone un crecimiento interanual del 2,3% y de más del 50% con respecto a cinco años antes. Nuestro país se sitúa así en el puesto 13º del mundo y 2º de la Unión Europea con más unidades en cartera, por delante de naciones costeras de su entorno como Italia, Alemania o Francia. De esos encargos, el 35% eran buques remolcadores, un 20% buques pesqueros y un 11% buques offshore (polivalentes de apoyo en alta mar).

Para mantener y mejorar tales cifras, el sector público se ha volcado con esta industria en el último trimestre del año. Para empezar, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicaba el pasado 6 de noviembre el Real Decreto 873/2017, por el que se regula y actualiza la concesión de ayudas al sector de construcción naval en materia de investigación, desarrollo e innovación.

Quién se puede beneficiar de las ayudas

Podrán ser beneficiarios de las ayudas aquellos astilleros autorizados en España para la construcción de buques de casco metálico de más de 100 GT (arqueo bruto). Quedan exentas, entre otras, las empresas que tengan pendientes obligaciones de reintegro de subvenciones. También las que hayan declarado una ayuda ilegal o incompatible con el mercado común europeo.

El otorgamiento de las ayudas queda supeditado a la disponibilidad de recursos del fondo de reestructuración, gestionado por Pymar, una ‘hucha’ que tiene los días contados. No obstante, el texto apunta que el Ministerio de Economía podrá inyectarle hasta 15 millones de euros anuales hasta 2020, con cargo a sus presupuestos, si fuese necesario.

Según la patronal, a lo largo de esta década, el sector ha invertido más de 428 millones de euros en I+D+i, una cuantía que ha dotado a los barcos españoles de un alto valor añadido. “Los astilleros pequeños y medianos en España se caracterizan por construir buques muy especializados, con un muy alto nivel tecnológico, y centrados en series muy cortas o únicas”, aseguran fuentes de Pymar.

Financiación y Seguros en las ayudas

El mismo 6 de noviembre el BOE publicaba también una actualización del Real Decreto 442/1994 sobre primas y financiación a la construcción naval, por la que se regulan las subvenciones de los intereses generados a través de los préstamos solicitados para la construcción de barcos. El importe máximo no superará en ningún caso el 80% del valor del buque y su cuantía será la diferencia entre el tipo de interés del crédito concedido y el tipo comercial de referencia del euro, con un límite en la subvención de un punto porcentual.

Por otra parte, en los últimos días Pymar ha suscrito con la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE) un acuerdo de colaboración que tiene como objetivo dar un nuevo impulso a la exportación en esta industria. Según la consejera delegada de Pymar, Almudena López del Pozo, el 85% de la contratación de los astilleros privados españoles responde a demanda extranjera.

A través del acuerdo con CESCE, se facilitará a las compañías la contratación de buques y se agilizarán los trámites para su financiación con armadores internacionales. Además se les ofrecerán herramientas para asegurar las operaciones, como la Póliza de Seguro para Crédito a Comprador, destinada a cubrir la financiación solicitada por el armador extranjero

También la Póliza de Seguro por Riesgos de Ejecución de Avales para Emisores, que cubre la emisión de garantías exigidas por el armador, como la garantía de reembolso de los pagos que va realizando durante la construcción del buque. Además de la Póliza de Seguros a Exportadores por Riesgos de Ejecución de Fianzas Indebidas, la Póliza de Garantías Bancarias (que cubre a la entidad financiera que otorgue un crédito para prefinanciar al astillero durante el periodo de construcción del barco) y la Póliza de Crédito Suministrador, para la cobertura al astillero del riesgo de impago del importe aplazado.

inveresp

La inversión española en Iberoamérica en 2015

Hace unas semanas, la IE Business School y Air France KLM hacían público su ‘VIII Informe Panorama de Inversión Española en Iberoamérica’, en el que se lleva a cabo un análisis las inversiones en la región de más de 60 compañías españolas. Esta cifra se ha visto aumentada (desde las 40 del VII Informe) incluyendo empresas con una facturación menor de 500 millones de euros, con el objetivo explícito de reflejar el creciente peso de las medianas empresas en la realidad de la inversión española en la región.

 

De hecho, en el informe ejecutivo realizado por Juan Carlos Martínez Lázaro, profesor de economía de IE Business School y director del informe, se señala que “al igual que el año pasado (…) las pymes españolas siguen llegando y ampliando su negocio en Iberoamérica”. Lázaro señala igualmente que lo que pudo empezar como una mera forma de escapar a los efectos de la crisis en España se está convirtiendo en una tendencia consolidada: “La vocación de permanencia (…) ya no es sólo patrimonio de las grandes multinacionales españolas, sino que cada vez veremos más PYMEs españolas instaladas en los mercados iberoamericanos”.

 

La importancia de Iberoamérica

 

Según la Secretaría de Estado de Comercio de España, la presencia española en Iberoamérica se traduce ya en más de 143.000 millones de euros (lo que supone el 43% de la inversión española en el exterior), con México, Chile, Colombia, Brasil, y Perú como los principales destinos para la inversión española a lo largo del pasado 2014. Estos 3 últimos países también son considerados los destinos más recomendables para invertir este año.

 

Pese a un aumento del interés de nuestras empresas por mercados como el estadounidense, el asiático o el africano, el 74% de las empresas españolas presentes en la zona tiene previsto mantener su apuesta en 2015. En palabras de Martínez Lázaro, “si hace tres años el 95% de las empresas encuestadas esperaban aumentar su facturación en Iberoamérica en un plazo de tres años, esta cifra ha bajado actualmente al 78%. Y si hace tres años, el 81% de las empresas españolas esperaban que su negocio en Iberoamérica superara al generado en España en un plazo de tres años, este porcentaje cae al 50% en nuestra última encuesta”. Sin embargo, en el caso de las PYMEs no se aprecia dicha caída, puesto que el 80% de las que fueron consultadas tenía previsto aumentar su inversión en Iberoamérica, según el estudio: “La región ofrece oportunidades para las empresas de tamaño mediano”.

 

Unas pinceladas sobre los mercados iberoamericanos

 

Los mercados internos son el principal incentivo para la inversión española en la región, gracias al crecimiento y consolidación por las nuevas clases medias demandantes de productos y servicios. También influyen en varios países la cualificación y competitividad de la mano de obra.

 

Los principales riesgos económicos de la región son la desaceleración económica (a causa de la brusca caída del precio del petróleo y de otras materias primas) y las alteraciones en los tipos de cambio. Esto supone una novedad frente a lo observado en años anteriores.

 

Así, Perú sería la economía que, según las empresas españolas, ofrecería mejores expectativas en 2015 (puntuación de 3,13 sobre 4), seguido muy de cerca por Colombia (3,12). “La Alianza del Pacífico continúa consolidándose como ejemplo de buenas prácticas macroeconómicas y apertura a la inversión extranjera” destaca el profesor Martínez Lázaro.

 

Por otra parte, los pequeños mercados centroamericanos se mantienen aún a la cola de la inversión española, pero empiezan a mostrarse atractivos para ciertas pymes que encuentran nichos interesantes sometidos a una menor competencia.

Israel: un interesante país para invertir

Israel puede ofrecer importantes oportunidades de inversión para las empresas españolas, sobre todo en sus sectores de negocio más activos como la biotecnología o las TIC. Recientemente, la Cámara de Comercio España Israel y ASCRI (Asociación Española de Entidades de Capital Riesgo) organizaron un viaje a este país para potenciar la relación entre las entidades de capital-riesgo españolas y las empresas e incubadoras de negocios israelíes. Allí pudieron comprobar in situ las posibilidades que ofrece el lugar para exportar o para emprender nuevos negocios.

Y es que, además de sus progresos en ciertas áreas productivas, Israel tiene el sistema económico, bancario y financiero más parecido al occidental de toda su zona geográfica. Por si fuera poco, sus habitantes pueden presumir de un fuerte carácter emprendedor, prueba de ella es que allí se concentra el mayor número de firmas de capital riesgo del mundo, después de Silicon Valley.

Las grandes multinacionales tecnológicas, como IBM, Microsoft, Intel o Motorola cuentan con uno de sus centros productivos en Tel-Aviv o Haifa y más de 4.000 start-ups tecnológicas han sido creadas en el país. El 50% de sus exportaciones están relacionadas con la alta tecnología y siguen creciendo, en un sector donde operan más de 3.000 empresas y en el que cada año aparecen 600 nuevas compañías.

Y es que Israel presenta la estructura económica de un país altamente desarrollado, con una fuerte inversión en el sector de la tecnología, especialmente en I+D, y una dinámica estructura empresarial. Participa en el desarrollo de nuevos productos y tecnologías en los sectores más dinámicos y sus empresas y productos compiten en los ámbitos con mayor contenido tecnológico como defensa, comunicaciones, informática, productos farmacéuticos, biotecnología y medio ambiente. A su vez, es receptor de importantes inversiones en los sectores tecnológicos, lo que hace que su economía se muestre muy preparada para competir en los mercados internacionales.

Por poner un ejemplo, Israel continuará liderando la industria de conexión a internet en 2015, según un informe de Pricewaterhouse Coopers que analiza a las empresas del mundo de los medios y del entretenimiento. En 2011, la tasa de penetración fue del 95,5%, este año se espera que aumente 96,4% y en 2016 será del 98,7%. El gasto en la conexión a internet móvil en 2011 fue de 160 millones de euros, este año será de 203 millones y en 2016 alcanzará los 436 millones. Según PwC, unos de los principales beneficiados serán los proveedores de contenido de música, cine y televisión.

Lab2

La crisis arrastra la I+D de las pymes

A perro flaco todos son pulgas. Y cuando la crisis azota, algo tan importante para salir de ella como la innovación, está cayendo en picado. Según las cifras que acaba de presentar el Instituto Nacional de Estadística (INE), el número de empresas que realizaron actividades de I+D en 2010 se redujo nada menos que en un 16%. Pero es que, además, la caída fue más acusada en el tramo de empresas que tienen entre 10 a 49 empleados, donde alcanzó el 28%.

Como consecuencia, el número de investigadores empleados en las empresas también disminuyó, concretamente en un 1,7%, con respecto a 2009. Por lo menos, en el sector público esta tendencia fue contraria y aumentó un 1,2%.

En muchas pymes ha desaparecido la I+D porque ellas mismas han desaparecido como empresa, engullidas por la pésima coyuntura económica. Pero en otras, probablemente, se ha debido a una decisión motivada por la obligación de establecer una lista de prioridades, en cuyos primeros puestos no aparecía la innovación.

Craso error, teniendo en cuenta que innovar no es solo invertir en I+D, sino que también consiste en crear nuevas ideas, lanzarse a otros mercados, mejorar los productos o desarrollar más fórmulas de comercialización. Y no hay que olvidar que si las pymes no innovan, no será competitivo el 99% del tejido productivo español, el 60% de nuestro PIB y el 80% de nuestro empleo.

Por lo menos, no todas son malas noticias. Los datos del INE ponen de manifiesto también que, a pesar de lo dicho, durante el pasado año el gasto total en I+D en España se mantuvo, ya que ascendió a 14.588 millones de euros. ¿Cómo fue esto posible? La explicación está en que las empresas medianas y grandes aumentaron su gasto en este apartado. En concreto, las que cuentan con más de 250 empleados lo elevaron en un 1,1%, y las que disponen de entre 50 y 249 trabajadores lo hicieron en un 4,1%.

Pero no hay que olvidar que las pymes constituyen la principal fortaleza empresarial del país y que muchas de ellas son demasiado débiles para seguir invirtiendo. Por eso, cualquier ayuda es buena. ¿Un ejemplo? la Fundación para la Innovación Tecnológica (Cotec) y el Consejo Superior de Cámaras de Comercio han firmado recientemente un convenio para impulsar la innovación en las compañías y para que ésta se consolide como parte estratégica de su gestión. En concreto, desarrollarán herramientas para dinamizarla y realizarán actividades formativas; propondrán medidas a las administraciones públicas e impulsarán estudios, talleres de trabajo y paneles empresariales de debate.

El asunto es crucial. En medio de la crisis, la innovación puede generar nuevas empresas y empleos, ya que en algunos ámbitos existen oportunidades muy interesantes. ¿Un ejemplo? El sector de defensa y aeronáutica, con toda su industria auxiliar, donde se dedica alrededor del 65% de la producción a la exportación y un 12% de la facturación a actividades de I+D+i. Este negocio genera una facturación anual cercana a los 10.000 millones de euros, emplea de forma directa a más de 45.000 personas y a otras 25.000 de forma indirecta.

Es verdad que muchas de las empresas que trabajan en estos campos son de gran tamaño, pero esto no debe llevar a engaño. También son, cada vez más, las pymes formadas por 5 ó 10 trabajadores que han encontrado su nicho de mercado en este terreno. La sofisticación de los sistemas dedicados a la seguridad y la defensa son un excelente caldo de cultivo para la creación de tecnologías, diseños y producción en áreas tan diversas como la electrónica, las tecnologías de la información y la comunicación, la biología, la química o los sistemas aeroespaciales. Solo es cuestión de estar alerta y aprovechar la oportunidad.

Bust

El equipamiento médico y hospitalario goza de buena salud… en el exterior

Está más sano que un roble. Esta coloquial frase bien podría aplicarse a un sector que, a pesar de la crisis, goza de una más que envidiable salud. Se trata de la industria de equipamiento médico y tecnología sanitaria que, durante 2010, exportó tecnología por valor de 958 millones de euros, por encima de los 915 millones de 2009. Y 2011 parece seguir la tendencia. Así, durante los ocho primeros meses, las exportaciones alcanzaron los 604 millones de euros, por encima de los 595 millones que se alcanzaron en el mismo periodo del año anterior.

Principales destinos

Durante 2010, Portugal fue el principal cliente del sector, con una facturación de 194 millones de euros, seguido por Bélgica (123 millones), Alemania (103 millones) y Francia (92 millones). Una tendencia que continúa de enero a agosto de 2001, periodo en el que se ha exportado a Portugal por valor de 115 millones de euros). ¿Las causas? Entre otras, la aparición de empresas en el ámbito del software con aplicaciones en el sector médico y la biotecnología. Mientras que también ha habido un importante desarrollo en los campos de la esterilización y autoclaves, en el mobiliario médico, ambulancias, generadores de rayos X y las empresas de diagnósticos.

En el top 5

Junto a Alemania, Reino Unido, Francia e Italia, España forma parte de los cinco países que representan el 75% del mercado europeo. Y todo gracias a una serie de factores como el Certificado Europeo de Calidad de la UE que el producto español posee, la homogeneización de métodos y estándares, o la incorporación de nuevas tecnologías en equipos y materiales. Un claro ejemplo de ello son los subsectores de electromedicina e instrumental quirúrgica que han dado un gran salto en los últimos años gracias a la fuerte inversión efectuada en I+D.

Más datos: el sector lo integran 720 empresas, de las que 520 son fabricantes; su tamaño de mercado es de 8.300 millones de euros y da empleo directo a unas 32.000 personas; y el 90% de las compañías son pymes, aunque las empresas grandes (8% del total) concentran el 57% del valor de la producción. Cataluña, Madrid, Comunidad Valenciana, País Vasco y Andalucía concentran la mayor parte de la producción.

madrid-hollywood

De Madrid al mundo, pasando por Hollywood

madrid-hollywoodNext Limit Technologies es un buen ejemplo de cómo salir al mercado exterior y conquistar el mundo paso a paso, eso sí con el espaldarazo de ganar un prestigioso premio internacional, nada menos que el óscar técnico de Hollywood. Pero, ¿cuáles fueron sus primeros pasos y sus claves para conseguir un éxito de película?

La aventura de esta pyme comenzó en Madrid hace casi 14 años, en un pequeño estudio de veinte metros cuadrados y con dos ordenadores de la época. Víctor González e Ignacio Vargas habían decidido dejar la empresa en la que trabajaban como programadores y seguir su propia aventura. Llevaban tiempo pensando en realizar un proyecto juntos, concretamente la creación de un software para simular efectos digitales de fluidos.
Ambos son ingenieros, uno naval y otro aeronáutico, y habían observado que no existía ningún software que permitiera simular fluidos en las películas para realizar efectos de tormentas, olas, huracanes o cualquier otro de forma digital. Así que se lanzaron a la aventura en 1998 con sus pequeños ahorros, los suficientes para el alquiler del estudio y algunas necesidades básicas. Y en dos meses, ya tenían un primer prototipo del software RealFlow que pusieron a la venta a través de una página web un poco rudimentaria.
Para su sorpresa, en pocos días aparecieron los primeros compradores, primero un alemán, luego un norteamericano… personas anónimas que les enviaban sus datos de tarjeta de crédito por correo electrónico. Aquello les motivó enormemente.
A lo largo de los años fueron creciendo, comenzaron a contratar programadores “mejores que nosotros” y su producto fue ganando posición y se utilizó en varias películas de gran éxito internacional. Tanto prestigio consiguió que en 2008 llegó a obtener el Technical Achievement Award. Sí, han leído bien, el llamado “Oscar” técnico de la Academia de Hollywood. Algo que nunca hubieran soñado.
Desde entonces, todo se disparó. Gracias al impulso de este reconocimiento y al trabajo firme, la empresa no ha dejado de crecer en desarrollos, equipos y departamentos especializados. La plantilla actual ronda el medio centenar de personas, con un 70% dedicado a investigación y desarrollo. Hoy comercializan tres productos en mercados diferentes, desde la industria de efectos digitales a la ingeniería, y todos comparten el concepto de simulación de la realidad, su razón de ser. Sus desarrollos permiten, incluso, simular la aerodinámica de un coche o de un avión.

Saliendo al exterior

Pero, antes de conseguir el “Oscar”, ¿qué pasos habían dado los responsables de Next Limit para salir al exterior y darse a conocer fuera de España?
  • Una primera etapa basada en el mail. Víctor González explica que, cuando empezaron, toda la relación que tenían con los clientes era a través de internet, del email, de las páginas web y del teléfono. “La verdad es que gracias a internet pudimos darnos a conocer desde Madrid; de otra manera creo que habría sido muy difícil. Afortunadamente las comunicaciones nos han permitido desarrollar y vender tecnología sin tener que estar físicamente inmersos en las zonas geográficas clave”.
  • Presencia física. Con el paso del tiempo y un mayor crecimiento vieron la importancia de mantener cierta presencia física en algunos lugares. “Esto es algo casi paradójico, ya que hoy en día se pretende trabajar remotamente desde casa y que todo sea virtual; pero, en mi opinión, hay algo intrínseco en las relaciones humanas que no puede sustituirse por un canal de comunicación remoto, al menos con la tecnología actual”.
  • Mayor cercanía. En muchas ocasiones, una reunión física de pocos minutos ha aclarado o resuelto un problema que era insoluble a través de docenas de emails o videoconferencias. “También hemos podido encontrar a una persona clave en una feria, solo porque los dos estábamos allí. Lo mismo sucede con los equipos de desarrollo, que necesitan muchas veces cercanía física para que los proyectos evolucionen correctamente”.
  • Ferias y visitas internacionales. Los responsables de Next Limit aprendieron rápidamente a potenciar la imagen de su empresa asistiendo a ferias internacionales, visitando a clientes y realizando “round-trip” prospectivos.
  • Oficina en Los Ángeles. El año pasado dieron un nuevo e importante paso, abriendo una pequeña oficina en Los Ángeles, a la que han enviado a una persona de su equipo de forma permanente. “Es interesante observar como sólo el hecho de saber que hay alguien allí produce un aumento de confianza repentino en los mercados. Como decía antes, hay algo estrictamente humano relacionado con la confianza y la cercanía física que se debe tener muy en cuenta a la hora de establecer un negocio internacional”.
crecer

Apple nos enseña cómo se crece en época de crisis

 

En España somos muy dados a autocompadecernos. A pensar que como todo va muy mal, bastante tenemos con aguantar como estamos. De dejar la idea de crecer y expandirnos a otros países para cuando regresen los buenos tiempos. Eso es al menos lo que se desprende de un reciente estudio de la consultora PricewaterhouseCoopers en el que la mayoría de las empresas españolas encuestadas preveían que su facturación en 2011 se mantendría en términos similares a la de 2010. ¿La causa? La crisis. ¿Crecer? No saben no contestan.

Por suerte, en la economía mundial hay algunos que no se conforman con lo que tienen y dan lecciones de cómo se puede crecer en épocas de crisis. De hecho, parece que para ciertos empresarios las vacas flacas suponen un aliciente para hacer crecer los negocios. Como habrán podido suponer, nos referimos a Steve Jobs, y a Apple. Aunque parezca difícil de creer, esta compañía que vende bienes de consumo duradero, normalmente en un segmento caro del mercado, ha conseguido multiplicar por tres su cifra de ventas desde que se inició la crisis económica, a mediados de 2007.

Por si eso no fuera ya suficiente. El 60% de los ingresos de Apple lo generan productos que hace tres años no existían. En otras palabras. Ante la llegada de la crisis, los chicos de Steve Jobs tiraron de materia gris e idearon nuevos gadgets con los que ganar cuota de mercado en un sector tan competitivo y maduro como el tecnológico. Un campo donde las intensivas inversiones en I+D+i provocan que las sorpresas sean difíciles de conseguir. Pero Apple ha demostrado que la carrera no la gana el que más dinero dedica sino el que mejor lo gasta. Sirva como ejemplo que HP invierte el doble que la compañía de la manzana en I+D, Google, casi tres veces más y Microsoft 9 veces más que Apple.

A pesar de estas diferencias, los chicos de Steve Jobs han ganado a sus rivales. ¿Motivos? Sólo uno. Mientras empresas como Microsoft o Nokia se dedicaban a autocompadecerse, a capear el temporal potenciando sus productos estrellas (léase Windows o la consola Xbox en el caso de la empresa de Bill Gates), Apple se sacaba de la chistera dos superventas como el iPhone y el iPad, y toda una serie de servicios asociados que han reforzado su gama de productos ya existentes, y su imagen y notoriedad de marca en el mundo.

Mención especial merece el caso del iPhone, donde Apple ha demostrado que no tiene miedo a nada, al lanzarse a competir desde cero en un mercado en el que había un rey indiscutible: la finlandesa Nokia, con más del 50% de cuota de mercado en 2006. A pesar de ello, Apple observó un nicho de mercado en los móviles smartphones (táctiles e inteligentes) e inició la conquista. Quizá demasiados preocupados en mantener la cuenta de resultados, los directivos de Nokia no supieron reaccionar a tiempo. Y eso que la finlandesa contaba con su propio prototipo de smartphone desde 2005. Un modelo al que no le dieron salida porque su lanzamiento costaba demasiado dinero. Craso error. La extraña decisión de Nokia ha tenido como resultado la pérdida de la corona en móviles, permitiendo el auge de rivales como la propia Apple, Blackberry o Google.

Resulta evidente que los últimos años de trayectoria empresarial de Apple han demostrado que a la hora de gestionar, de hacer crecer una empresa y, también, de expandirse por el mundo, el miedo no es buen consejero. Si esas políticas valientes calan entre la clase empresarial española estaremos más cerca de salir de esta crisis.