Entradas

mobile_marketing

Cómo aprovechar los diferentes canales del mobile marketing

mobile_marketingEl smartphone es masivo. Todo el mundo tiene uno. Su elevada tasa de penetración en la sociedad (más del 85% en España) ha convertido a este dispositivo en un arma clave para promocionar una pyme. Pero como todo en la vida, el móvil tiene sus peculiaridades. Lo que funciona en publicidad tradicional puede no hacerlo en las pequeñas pantallas. Por eso, desde este blog vamos a explicar qué es lo que tiene que tener un plan de mobile marketing para no caer en factores de riesgo. En otras palabras: ¿cómo puedo evitar los errores y lograr que mis campañas triunfen entre los usuarios?

 

Cuando se integra el móvil en el plan de marketing es necesario que, antes de nada, nos formulemos las típicas preguntas básicas. La del quién, la del qué y la del cómo. Para responderlas tendremos que plantearnos los siguientes interrogantes a los que tendremos que encontrar una contestación coherente: ¿quiénes son sus clientes y cómo quieren llegar a la empresa?, ¿aceptarán el contenido móvil que generará la firma?, ¿qué canales utilizará?, ¿cómo provocará la participación de la audiencia?, ¿qué información dará?, ¿qué hará para que el mensaje llegue claro y sea atractivo?, ¿utilizará promociones?, y ¿qué resultado espera obtener de sus acciones?

 

Esto último es fundamental. El plan de mobile marketing varía mucho si el objetivo es aumentar el número de suscripciones mediante boletines informativos, o si lo que se busca es incrementar la cifra de clientes potenciales. La meta es la clave. Pero debe recordar que el fin de su acción sea medible, cuantificable y realista.

 

Una vez tengamos claros todos estos puntos, evitaremos caer en factores de riesgo innecesarios. Y habremos llegado al momento de echar un vistazo a los canales móviles que tenemos disponibles y al cómo debemos aprovecharnos de ellos.

 

Web para móviles

Tanto si se quiere apostar por el mobile marketing como si no supone la prioridad, es necesario tener una cosa clara: hoy en día todo comienza y termina en el móvil. Los tiempos en los que a Internet se llegaba por el ordenador de sobremesa o el portátil se acabaron. Y en el futuro esta tendencia será todavía más exagerada. Así que su primera obligación pasa por tener adaptada su página a las pantalla de los móviles. Así de simple. Si no es el caso, olvídese de obtener ingresos digitales. Y olvídese de posicionarse en Google. El buscador castiga a todas aquellas páginas que no estén optimizadas para navegación por el smartphone. Usted verá pero la cosa está bastante clara.

 

Una vez tengamos una página optimizada, lo principal es que cargue rápidamente. Para ello hay que emplear la palabra mágica: simplificar. Diseñe un sitio en el que lo más importante esté al alcance de una lectura rápida. De lo contrario, se perderá muchos clientes potenciales.

 

SMS y MMS

El canal del mensaje de texto o el multimedia, que no utilizan las aplicaciones de mensajería masivas (WhatsApp, Line, etc.) está muy denostado. La sociedad casi no los tiene en cuenta. Pero eso no quiere decir que haya dejado de ser útil para las empresas. Muy al contrario, se trata de un canal que hay que tener muy en cuenta. Sirva como ejemplo las conclusiones de un estudio realizado por la CMT (Comisión del Mercado de la Telecomunicaciones), que indica que el 95% de SMS y MMS que se envían se abren a los tres minutos siguientes de su recepción. Esto indica que su escasez los ha convertido en valiosos. El usuario del móvil piensa que lo que llega por ese canal es algo que es importante y, por lo tanto, lo consulta.

 

¿Cómo debe ser el mensaje que enviemos por este canal? Transparente y claro y por escrito. Es decir no engañe en el titular y exponga claramente lo que se esconde en el interior. No utilice los MMS. Los consumidores desconfían de ellos e incluso sus operadoras les pueden cobrar por abrirlos.

 

Apps

Todos sabemos que el escaparate de aplicaciones móviles es casi infinito. Hay de todos los tipos. Juegos, educativas, formativas, informativas, etc. Pero no se engañe. A pesar de la competencia, el consumidor siempre busca algo más. Y ahí se encuentra la rendija por la que se pueden colar los vendedores. Gracias al afán de los usuarios, un emprendedor puede aumentar la conciencia de marca y lograr aumentar la afinidad con los clientes. Pero lo más importante es que conozca a su público. Solo así sabrá ofrecerle el producto que ellos necesitan.

 

No se cierre exclusivamente a lanzar una aplicación comercial con los productos de su empresa. También le será interesante apostar por productos complementarios que sirvan para cubrir una necesidad de sus clientes. Por ejemplo, si su empresa se dedica a alquilar pisos, piense en una app que muestre la horquilla de precios de los inmuebles por zonas o algo similar.

 

Otro punto que debe tener en cuenta es si las aplicaciones móviles serán gratuitas o de pago. Decida lo que mejor le convenga, aunque debe tener claro que el internauta no está acostumbrado a pagar a menos que se le ofrezca algo realmente bueno y diferencial con respecto al resto.

 

Cupones para móviles

Antes de nada, una precisión: la publicidad en los dispositivos móviles es cinco veces más efectiva que los anuncios en Internet. Por este motivo, es importante para el plan de marketing tener en cuenta este punto y no tener miedo en lanzar promociones que ayuden a impulsar las ventas.

negocio_navidades

El mejor plan de negocio de cara a las Navidades

franquicias_en_espana_restauracionEl Día del Soltero Chino, el Black Friday, y el Cyber Monday dan el pistoletazo de salida a la mejor época para el comercio, que alcanza su punto álgido durante las Navidades. Tras ellas, llegan las rebajas de enero y febrero, que tampoco están nada mal. Tras estos casi cuatro meses de locura, regresa la calma. La obligación de cualquier emprendedor es aprovechar los periodos valle para prepararse ante el aumento de la demanda que, sin duda, habrá durante la temporada de compras. La mayoría se la juega durante esta época y un emprendedor debe disponer de un plan de negocio que sea capaz de hacer frente a la fiebre consumista.

 

Por norma general, durante estos meses, la mayor preocupación de los empresarios de pequeñas y medianas empresas pasa por disponer de un inventario y un stock que nos permita cumplir con los pedidos. De esa forma, podremos maximizar el beneficio. Pero las cosas están cambiando. Lo que acabamos de citar, podría ser la clave del éxito para retener clientes y conseguir nuevos en el pasado. Ahora existe algo llamado Internet, que precisa de una gestión empresarial mucho más activa y variada. El objetivo de este post es el de desgranar cuáles son esos puntos que hay que tener en cuenta, tanto en ecommerce como el comercio tradicional, para llegar a marzo con éxito.

 

Reconocimiento de marca

Muchas empresas piensan que, simplemente, con tener presencia en Internet basta para atraer a los clientes. Eso no es cierto. Para empezar, hay que partir de la realidad de que para el 99,9% de la sociedad, usted sencillamente no existe. Aunque su firma sea la mejor vendiendo bufandas, es muy probable que si alguien pone en un buscador la palabra comprar bufandas, bufandas mejores precios, le aparezcan cientos de links antes de que lo haga el suyo.

 

No tener un plan de negocio orientado a Internet origina que un negocio se pierda ventas tan increíbles como las que da, por ejemplo, el Cyber Monday. El pasado año, los ingresos de ese día ascendieron a más de 2.300 millones de dólares, solo en Estados Unidos. Para que una pyme pueda acceder a una mínima parte de ese pastel que los consumidores reparten con alegría en los meses finales del año es necesario que sepan que existe y ofrecerles una experiencia de usuario agradable. Y es que es un hecho que el 57% de los internautas abandonan un site si éste no carga en menos de tres segundos.

 

Para asegurarnos de que nuestro plan de negocio virtual es el correcto es importante hacerse las siguientes preguntas: ¿Google nos tiene indexados? ¿Somos accesibles para nuestro público objetivo? ¿Tenemos el site adaptado a dispositivos móviles? ¿Contamos con una web en la que sea sencillo navegar y, lo que es más importante, comprar? ¿Nuestra pasarela de pago es fiable? Solo tras responder de forma afirmativa a estas cuestiones, estaremos preparados para pasar al siguiente punto.

 

Seamos sociales
Las órdenes de compra provenientes de redes sociales crecieron un 202% en 2014. El 40% de los consumidores se decide a adquirir un bien tras ver comentarios del mismo por los entornos sociales. Ambos datos son una realidad que refleja la importancia que tienen los Facebook, Twitter y compañía en el ciclo de ventas. La conclusión está clara: hay que estar, participar y ser atractivo en redes sociales. En la actualidad, estos entornos son la frontera que delimita el éxito del fracaso. Una pyme, por muy pequeña que sea, no puede olvidarse de esta circunstancia.

 

Con vistas a lograr incrementar nuestro poder social es necesario encontrar una respuesta satisfactoria a estas preguntas: ¿Estamos presentes en las redes que le interesan a nuestro público objetivo? ¿Conseguimos atraer a seguidores? ¿Nuestros clientes actuales y potenciales quedan satisfechos cuando contestamos a los mensajes que nos hacen llegar por estos canales? Si ha conseguido responder de forma afirmativa a todos estos interrogantes, se habrá asegurado de contar con un comercio preparado para un incremento de la demanda.

 

La gestión del inventario

Da igual si hablamos de una tienda física o de una página de comercio electrónico. En 2015, el mejor camino para triunfar pasa por aprovechar todas las opciones posibles. Empezando por el establecimiento, pasando por la tienda online y terminando en los market place, como Amazon o eBay, que nos permiten llegar a todo el mundo y, además, aprovechar sus sistemas logísticos.

 

Ahora bien, ¿cómo controlar todo eso? Pues a menos que usted sea Papa Noel y tenga un montón de ayudantes que se encarguen del stock, todo pasa por implantar en la empresa una solución de gestión de inventario. Así evitará que el incremento en la demanda le destroce sus previsiones.

 

Satisfacción del cliente

Empecemos por tener claro que lo único que quiere una persona que está dispuesta a gastarse un dinero en un producto, es que éste cumpla con sus expectativas. Si se ha comprado de forma física, querrá que no falle y que si pasa algo lo pueda devolver sin problemas. Y si se ha optado por el ecommerce, el objetivo pasará por recibirlo en tiempo y forma. En resumen: cuando uno compra no quiere problemas. Y si, por desgracia, surgen lo que se buscará es que exista alguien que los solucione.

 

Aquí está el secreto de todo. Un empresario debe estar al servicio de la gente que le paga las nóminas. Para lograrlo, tendrá que tener un almacén organizado y etiquetado y un sistema de envíos que le permita ser más rápido que Papa Noel y los Reyes Magos juntos. Habrá que ser serios con los precios y nunca engañar al consumidor vendiendo algo que no es lo prometido.  Solo de esa forma, se podrá conseguir la satisfacción del consumidor, que será la mejor manera de tener un negocio rentable y de éxito. Por último, si aparecen imprevistos, hay que ser capaces de disponer de un servicio al cliente intachable. Así tendrá que ser cada año si se quiere sobrevivir a la locura de las compras.

seguridad_industrial

Aprende a incrementar la seguridad industrial de tu negocio

La principal preocupación de un emprendedor es lograr que el negocio sea rentable. Esto le obliga a centrarse en determinadas tareas y dejar de lado aquellas que considera menos importantes. Una de las áreas que suele caer en el saco del olvido es la de la seguridad informática. El motivo es simple: ninguna pyme se cree que tiene la importancia necesaria como para sufrir un ataque. Craso error. Nadie está a salvo de las ciberdelicuencia. Cualquier negocio, por muy insignificante que sea, está expuesto a recibir un asalto, que acabe con el robo de documentos y secretos importantes. A pesar de ello, dos tercios de las firmas que permiten, entre otras cosas, el teletrabajo no cuentan con protección alguna.

 

Un camino sin obstáculos es el que recorren muchos hackers a los que no les cuesta nada asaltar la web, la red social, o la nube de cualquier compañía. Para evitarlo, existen infinidad de métodos para incrementar la seguridad industrial de una compañía y protegerse de la violación de los datos. El más sencillo de todas, y que no obliga a pasar por caja en ningún momento, consiste en utilizar la doble verificación. Esta protección elimina el problema de las contraseñas únicas y expuestas, que suponen un hilo conductor para las violaciones de datos. Y es que una vez que un ladrón consigue una clave y accede a una cuenta, su compañía puede darse por acabada.

 

Gracias a la doble identificación, a un usuario no le basta con introducir una contraseña. Necesita llevar a cabo un segundo paso que consiste en escribir un código único que se envía al smartphone particular. También existe otro sistema basado en una aplicación que genera ese  número secreto extra. Este método le complica mucho la vida a cualquier hacker. El motivo es que esta segunda barrera cambia cada vez que se pretende iniciar una sesión nueva.

 

Pero, cuidado. Esta herramienta tampoco es infalible. Es más, existe malware (el más conocido es Hesperbot, que afecta especialmente a la banca) que es capaz de burlar este tipo de protecciones. Su método es engañar al usuario logrando que se descargue una aplicación falsa en lugar de la real, que es la que en algunos casos se utiliza para recibir la segunda verificación. A pesar de ello, no se puede negar que un emprendedor y su negocio estarán mucho mejor protegidos con esta capa adicional de seguridad.

 

Una de las grandes ventajas de la verificación al cuadrado es que está incluida en la mayoría de las aplicaciones que las pymes (y los particulares) suelen utilizar. Ponerlas en marcha en muy simple. Empecemos por las redes sociales.

 

Facebook, Twitter, Linkedin.
Para activarla en la red social creada por Mark Zuckerberg basta con pulsar en la flecha que indica hacia abajo de la parte superior derecha de la página. Luego ir a configuración  y hacer clic en seguridad. En el menú que se despliega se pueden configurar todos los detalles relacionados con la protección de la cuenta.

 

En Twitter, esta opción tampoco está muy escondida. Basta pulsar en la imagen que hayamos utilizado como perfil. A continuación se hace clic en configuración. Finalmente en el menú de la izquierda se pulsa sobre seguridad y privacidad. La primera opción que nos da – verificación de inicio de sesión– es la que hay que utilizar en caso de querer añadir un teléfono móvil donde se nos enviará el segundo código de activación. El método es parecido en Linkedin. Pulsar en el avatar, acudir a cuenta, entrar en gestionar configuración de seguridad y directamente se nos preguntará si queremos activar la verificación en dos pasos para el inicio de sesión.

 

Presencia digital de la empresa

En la actualidad, es casi imposible encontrar a algún internauta o empresa que no esté dado de alta en Google, Yahoo, Microsoft o Apple. Con una sola clave se accede a un amplio abanico de posibilidades, que incluyen cloud, correo electrónico, etc. Como no podía ser de otra forma, todas estas firmas incluyen la doble opción de seguridad para evitar el secuestro de archivos. El método es similar al de las redes sociales. Basta pinchar en los avatares o en los iconos de ajustes de la cuenta para acceder al apartado de seguridad desde donde se podrá activar la protección extra. Un caso especial es el de Google, cuyo sistema es muy sencillo pero exige acudir a la página   google.com/2step. Una vez allí se puede comenzar el proceso sin más complicaciones.

 

Métodos de pago como PayPal también la incluyen. Y lo mismo pasa con discos duros virtuales como Dropbox. En general, toda firmas de Internet medianamente importantes se ha tomado en serio el tema de proteger a sus clientes de la ciberdelincuencia. Los asaltantes no se detienen ante nada y buena muestra de ello fue un ataque contra el juego online World of Warcraft. Los hackers crearon una réplica exacta de la página en la que se descargaba el troyano.

 

A pesar de que no hay nada infalible, duplicar nuestra protección en Internet es fundamental para salvaguardar la seguridad industrial y los documentos de más valor. Como es de esperar, este método no es necesario seguirlo en toda nuestra presencia digital. Pero sí en aquellos lugares donde guardemos información importante. También es imprescindible duplicar las contraseñas en el caso de ser una pyme que apuesta por el teletrabajo. De esa forma se podrá conseguir ahorrar en oficinas y mantener alejados a los enemigos de lo ajeno.

usuarios_clientes

La clave del negocio online: convertir a los usuarios en clientes

Hace unos días el portal de comercio electrónico eBay cumplía veinte años de historia. ¿Saben cuáles han sido los grandes logros de este gran negocio online en los últimos años? ¿Aquellos que sus directivos se encargaron de pregonar a los cuatro vientos, ya que son la clave del futuro de la compañía? Hablaron de tres. El primero tuvo lugar cuando la página dejó de ser una casa de subastas para convertirse en un marketplace. El segundo: su colaboración con las pymes, a las que ayudan a exportar. Y el tercero: lograr que la experiencia de usuario sea excelente y homogénea en todos los dispositivos.

 

Este último punto es el que nos interesa para este post. Las grandes empresas saben que deben convertir a los usuarios en clientes y que eso solo ocurrirá si se les ponen las cosas fáciles. También son conocedoras de que ahora el consumidor puede entrar en tu negocio a través del ordenador, del móvil, de la tablet, desde la smart TV, de forma física, etc. Todas las multinacionales se afanan en lograr unificar sus experiencias de usuario. Esto no es una moda del negocio online, sino que afecta a todo el mundo ¿Ejemplo? El gigante del comercio tradicional Walmart invertirá la salvajada de 2.000 millones de dólares para convertirse en omnicanal.

 

Una pyme, y más si vive de la red, no puede vivir ajena a esta norma fundamental para mejorar la imagen de la marca y para lograr incrementar las ventas. Por dicho motivo, desde aquí les queremos proponer unas sencillas reglas que se deben seguir si se pretende lograr la satisfacción del cliente a través de la experiencia de usuario.

 

Velocidad de la página

Es lo primero que hay que tener en cuenta. En estos tiempos que corren, en los que la mayoría disfruta de conexiones de fibra o ADSL en el domicilio, o de 3G o 4G en el smartphone, las esperas son el peor enemigo de una página web. Los internautas ya no quieren ver ningún reloj de arena, o perder el tiempo ante una pantalla en blanco en la que los elementos tardan en cargarse. La oferta es tan amplia que al mínimo problema de tiempos salen corriendo. Por tanto, un negocio online (y también off, no lo olvidemos) está obligado a realizar un esfuerzo para que su web cargue a la velocidad del rayo.

 

Lo primero: el móvil
Hace ya algún tiempo, en este mismo blog hablamos de que era la última oportunidad de adaptar los contenidos de la web al móvil. Ese post era de enero de 2013. Casi tres años después, ya no es un tema de urgencia, es que si no lo tiene estará penalizado hasta por Google. Y con toda la razón del mundo. La mitad del tráfico en Internet proviene de los dispositivos móviles. Y es un dato que irá incrementándose con el tiempo. Estos usuarios quieren disfrutar en la pequeña pantalla de la misma experiencia de usuario que tienen los que visionan la página en la pantalla más grande de un PC de sobremesa. Así que si todavía no cuenta con un diseño optimizado o una aplicación específica, póngase a la labor de inmediato. Si su caso es diferente: y está ahora en el momento de preparar su contenido virtual, lo mejor es que el diseño parta desde el móvil para terminar en los ordenadores. ¿Motivo? Como decíamos antes, la movilidad es la que manda y la que generará la mayoría del tráfico de Internet dentro de muy poco tiempo.

 

La home ya no es lo que era

Años atrás la página de inicio de cualquier site era el lugar donde se vertían la mayoría de los contenidos. Aquellos que realmente le importaban al dueño del lugar. Es cierto que había un menú pero su utilidad no era excesiva. Las cosas han cambiado. La navegación desde dispositivos móviles ha traído a unos usuarios que buscan los titulares en la antigua home y que están dispuestos a pinchar en cada una de las secciones para descubrir lo que realmente les interesa. Por dicho motivo, su primera página debe ser ahora más ligera que antes. No tenga miedo de esconder información que usted cree fundamental para su negocio dentro de algún área. Los usuarios que realmente quieran acceder a ella acabarán derribando las barreras. Y es que en la actualidad los internautas visitan las primeras páginas con la expectativa de pasar a las subpáginas para alcanzar lo que realmente les interesa. Es otra forma de consumir Internet a la que hay que acostumbrarse si se quiere tener una experiencia de usuario óptimo del negocio online.

 

Cómo se deben presentar los contenidos

De nuevo hay que tener en cuenta que todo parte del móvil y que la mayoría está utilizando conexiones de datos que tienen un límite. Por tanto, no se le ocurra colocar vídeos y otro contenido multimedia que salta automáticamente. El internauta considerará a su página como atacante ya que le está comiendo la tarifa de datos. En cuanto a la utilización de enlaces y negritas, no lo dude. Debe seguir aprovechando estas armas para captar la atención del internauta y dirigirlo al lugar que más le interesa. Esa estrategia no es considerada una ofensa ni afecta a la experiencia de usuario.

 

Olvídese del SEO

Es el último consejo y quizá pueda parecer que nos hemos vuelto locos. Pero no es así. La experiencia de usuario está por encima de cualquier estadística. Diez personas que salen satisfechas de la visita a su mundo digital, serán mucho más beneficioas que 100 clientes con malas experiencias de navegación.

peligro_innovacion

El peligro que se esconde tras las ideas innovadoras

Innovar se ha convertido en una seña de identidad para toda empresa que se precie. Es algo fundamental

, ya que ningún negocio puede llegar muy lejos si no invierte en I+D+i. Esto lo sabe cualquier compañía, incluso las pequeñas, que se están viendo presionadas por el entorno económico y conducidas hacia una disyuntiva clara: renovarse o morir. Todas buscan convertirse en pioneras de su sector. Todas confían en que las ideas innovadoras colaboren en la buena marcha de los productos o servicios ofertados. Pero cuidado que en este campo no todo es tan bonito. La innovación puede ser un arma de doble filo, que no está exenta de riesgos. Veámoslos en detalle.

 

El gran peligro viene generado de la obsesión por sobresalir entre la multitud de rivales que compiten con nosotros en un mismo sector. Esta carrera sin freno lleva a que se genere una estrategia de innovación que no vale para nada. Que solo sirve para anunciarse y obtener publicidad pero que realmente no ayuda en nada al negocio. Una multinacional se puede permitir el lujo de perder tiempo y recursos en idear soluciones vacías, que no van a reportar beneficio alguno, ni a la empresa ni a la sociedad. Una pyme no puede darse el capricho de desperdiciar ni una mente ni un segundo en desarrollar ideas innovadoras que carezcan de interés. Esto es un gran riesgo que puede acabar con llevar el negocio a la ruina. Las máquinas del tiempo y el teletransporte están muy bien para Google o IBM. Pero nuestra pequeña empresa solo quiere ofrecer productos y servicios y ganar algo de dinero. Eso es todo.

 

Además de la pérdidas de recursos y de tiempo, ser demasiado innovador puede conducir al problema de que los clientes en general nos consideren como demasiado buenos. ¿Puede ser un riesgo ser vistos como los mejores? Aunque parezca increíble, para una pyme, sí. Si una firma se gana el prestigio de convertirse en una fuente de ideas innovadoras y geniales, siempre se esperará que lo continúe siendo. El problema llega cuando durante una temporada no surge nada revolucionario. Entonces, todos pensarán que hemos dejado de ser referente y se olvidarán de los logros pasados. ¿Exagerado? Para nada. Un buen ejemplo es lo que le está pasando a Apple desde hace una temporada. La compañía ha sido el  referente en la innovación durante el siglo XXI. Por eso cualquier nueva versión del iPhone que no traiga consigo un cambio estratosférico es considerada un fracaso, que lleva a las acciones de la compañía a reducir su cotización.

 

Como es de suponer estos casos no pueden llevar a la idea de que una empresa, sea cual sea su tamaño, deba perder la buena costumbre de modernizarse de manera constante. Lo que se busca es enfocar esta innovación. Hay que inventar aunque con sentido. Si no, se malgastan recursos. Tampoco hay que buscar siempre ser el primero en algo. En la economía actual, ser pionero está sobrevalorado. Para comprobarlo, basta con contemplar la situación de referentes tecnológicos recientes. Todos descubrieron algo, y todos se han visto superados. Hablamos de firmas como Zynga, que inventó el sector de los juegos sociales –seguro que recuerdan Farmville-. Durante 2009 y 2010, esta compañía tenía más de 80 millones de usuarios que diariamente jugaban con sus productos, a través de Facebook. Era la niña mimada de Silicon Valley. Hoy pocos la mencionan. Ahora los que triunfan son los títulos lúdicos que se juegan en dispositivos táctiles, como los smartphones y las tablets, y en donde reinan firmas como King, con su Candy Crash o Rovio, con los Angry Birds. Zynga inventó la categorías de juegos sociales casual y ha contemplado cómo otras firmas, que no fueron pioneras, la han superado.

 

Por desgracia para ellos, existen muchos ejemplos de precursores cuyo ingenio no les ha servido para conservar una situación de privilegio. Nokia inventó los móviles y el smartphone la sepultó. Groupon fue el iniciador de los cupones descuento y ahora pasa por problemas con caídas en la cotización del 75%. Six Degrees y MySpace fueron pioneros en las redes sociales. La primera ha desaparecido y la segunda no la utiliza casi nadie. Todos estos casos demuestran que el mundo de la innovación no es tan bonito como se pinta. Estamos ante una actividad nebulosa que es como un arma de doble filo. Por uno, conduce al éxito. Por el otro, al fracaso. ¿Cómo acertar sin caer en ninguna de sus trampas?

 

Las respuestas son dos. La primera es que solo se puede ser inventor cuando se dan las condiciones. Es decir: hay que tener dinero o financiación para innovar. Si se carece de efectivo, mejor centrarse en el negocio propiamente dicho. La segunda clave pasa por tener claro que una idea innovadora tiene que ser útil. Es decir, debe responder y solucionar una necesidad real que tenga la sociedad. Una pyme que actúa de esta forma se convierte en un nombre fuerte y referente, que utiliza su materia gris para hacer la vida más sencilla a sus clientes actuales y futuros.

 

Como todo en el mundo de los negocios, la respuesta está en los consumidores o clientes. Ellos son los que, sin saberlo, dictan las normas de funcionamiento de una compañía. Ellos son los que deciden cuándo están preparados para una tecnología disruptiva. Son los que prescriben una solución y los que la dan por amortizada. La innovación nunca puede olvidar que su objetivo es convertir a los demás en más felices o más productivos. Como decíamos antes, no hace falta descubrir la máquina que permita viajar en el tiempo. Basta con saber escuchar a los que te compran. Si ellos te dicen que con el formato cuadrado de los yogures se desperdicia producto, nuestra obligación es innovar y lanzarlos redondos para aprovechar todo el contenido. Esa sencilla idea fue clave para que Danone sea el rey de los lácteos. Que cunda el ejemplo.

amazon_lending

Y si tu nuevo banquero es una empresa de e-commerce

España acaba de ser incluida en la lista de países que a lo largo de 2015 serán destinatarios de uno de los servicios más disruptivos de la web de comercio electrónico Amazon. Se trata de Amazon Lending, su servicio de préstamos a pequeños comerciantes, que lleva desde 2012 funcionando en EEUU y Japón.

Por lo que sabemos que ha ocurrido en EEUU, los comerciantes más activos en la plataforma son invitados a acceder a préstamos a corto plazo (de 3 a 6 meses) por cantidades que van desde los 1.000 a los 60.000  dólares. Amazon elige los destinatarios de estos créditos entre sus clientes profesionales en función del historial y la actividad que tiene registrada de ellos. El coste del crédito se resta de los ingresos que cada mes debería abonar Amazon a esos  comerciantes. Los medios estadounidenses aseguran que el tipo de interés al que se ofrecen esos préstamos es considerablemente más bajo que los tipos reales de mercado, aunque la compañía no facilita esa información.

Esto no significa que cualquier pyme que utilice esta plataforma vaya a conseguir un acceso rápido y barato al crédito. De hecho, en EEUU una de las principales quejas sobre este servicio está relacionada con las exigencias de la compañía logística para seleccionar a las empresas que les brinda esa posibilidad de financiación.

Pero la llegada de Amazon Lending a España a lo largo de este 2015 con toda seguridad va a disparar el debate sobre la imparable tendencia mundial de la llegada de nuevos actores a mundo de las finanzas. Los bancos están dejando de tener la supremacía del grifo del dinero desde que las grandes compañías de Internet se han aventurado a conquistar las finanzas. Por no hablar de aseguradoras como CESCE y su exitoso factoring sin recurso a través del Fondo Apoyo a empresas.

Amazon podrá ser la primera en España, pero otras como eBay, PayPal o la china Alibaba ya están financiando a sus proveedores. Un reciente estudio del Instituto de Estudios Bursátiles ha realizado un ranking sobre los nuevos competidores del sector financiero en el que identifica a PayPal, Google, Appel, Amazon y Facebook como las compañías tecnológicas que más tensión pueden generar en la actividad financiera durante 2016.

El estudio también hace referencia a otros modelos financieros digitales de los que ya hemos hablado en alguna ocasión en este blog, como son las plataformas de préstamos entre personas o la irrupción de nuevas monedas como Bitcoin.

La gran diferencia entre el primer tipo de jugadores, las compañías tecnológicas, y los segundos, las nuevas compañías centradas solo en la actividad financiera, es que para las primeras la actividad de préstamo no forma parte de su negocio central. Y este es el principal peligro para la banca tradicional. Ya que a diferencia de un banco, ni Amazon, ni Google van a depender de los beneficios que obtengan con la concesión de créditos para subsistir.

Para los potenciales usuarios de sus servicios ésta puede ser una buena noticia, ya que incrementa la posibilidad de acceder a financiación y servicios financieros más baratos. Aunque esa rebaja deberá compensarse vía cesión de datos e información que es la verdadera fuente de negocio de muchos de estos nuevos jugadores financieros.

 

El cambio que apunta esta nueva tendencia es tan potente que tiene revolucionado a la banca de todo el planeta. Los principales bancos ya están probando asociarse con plataformas de préstamos p2p e incluso crear la suya propia como es el caso del todo poderos Goldman Sachs, según adelantaba hace unas semanas el New York Times.

En cualquier caso, una revolución, ante la que cualquier empresa debería estar con los ojos bien abiertos.

gooogle

Google a las pymes: una de cal y otra de arena

¿Ha notado un incompresible descenso en las visitas a su web durante las últimas semanas? ¿Los impactos de la actividad en redes sociales ya no funcionan igual? ¿Ha perdido posiciones en los resultados que ofrece Google?

Si ha contestado que sí  a todas estas  preguntas es muy probable que haya sido víctima del último cambio en el algoritmo de Google, que los más frikis de Internet han bautizado como Mobilegeddon. Se hizo efectivo el pasado 21 de abril y aunque no ha sido por sorpresa, la compañía llevaba meses alertado del cambio, lo cierto es que muchos de los afectados no se han enterado hasta hace unos días. Otros, incluso, ni siquiera saben que son víctimas.

En Google se han dado cuenta que el 60% del tráfico de su buscador procede de móviles y, por tanto, han decidido adaptarse a las necesidades de sus principales clientes. ¿Eso qué quiere decir? Pues que en los nuevos criterios de selección del buscador tienen prioridad, desde el 21 de abril, las páginas que estén diseñadas bajos los criterios responsive.  Es decir, adaptadas a los móviles.

Desde este blog hemos recomendado en varias ocasiones la imperiosa necesidad de que las empresas adaptasen sus páginas al diseño compatible con los dispositivos móviles por la creciente utilización de estos. Ahora, la recomendación se convierte casi en una orden si se quiere seguir manteniendo visibilidad. El cambio en el criterio de búsqueda no afecta a las que se hagan desde ordenadores de sobre mesa o portátiles, pero teniendo en cuenta que el tráfico llega cada vez más desde los móviles y las tabletas, no parece muy aconsejable evitarlo.

El problema de este cambio de Google es que golpea a los más débiles. Las grandes multinacionales y las empresas medianas llevan tiempo adaptando sus páginas web a los nuevos requerimientos técnicos de las pequeñas pantallas. No ocurre así con las web de las pequeñas empresas que en algunos casos se reducen a un modesto blog con el que promocionar su actividad. Estos son los más afectados. Se calcula que en España, apenas el 18% de total de las páginas web tiene un diseño responsive.

El primer paso para detectar si está en este grupo es testar si su web cumple con los nuevos criterios de Google, para la cual solo tendrá que chequearla incluyendo su url en la página que el buscador ha habilitado para ello.

En caso de que el test de negativo. Hay varias tareas por delante.

La primera, claro está, rediseñar la página para que se vea correctamente en los móviles y Google vuelva a tomarla en consideración. Las opciones dependen del objetivo y del presupuesto. Si su negocio no depende exclusivamente de Internet tal vez pueda ahorrar un gran desembolso y resolver el problema con otras alternativas algo más económicas, pero menos efectivas, pueden ser una solución para negocios off line, para los que la web solo sea una plataforma informativa. En ese caso, el problema puede resolverse con plugins especiales para móviles como vía más rápida, sobre todo para adaptar blogs de wordpress o con aplicaciones ad hoc para determinadas ventas online.  En cualquier caso, lo mejor antes de tomar una decisión definitiva es consultar a un experto para valorar cada situación.

Y en ese caso, a buen seguro, además de las modificaciones técnicas le hablará de otra de las novedades de Google: una herramienta, denominada My Business,  diseñada para que las pymes, con poco presupuesto de marketing, ganen visibilidad en el ecosistema digital. En otra ocasión hablaremos en más profundidad de esta herramienta. Pero como primeras nociones conviene saber que los interesados pueden darse de alta en  www.google.com/business y rellenar un primer cuestionario con los datos del negocio y otro de verificación de la actividad. A partir de ese momento, le invitarán a darse de alta, si no lo está ya, en la red social de Google, Google+.

El atractivo de esta herramienta, según los gurús de las redes sociales, es que ofrece a los empresarios la posibilidad de gestionar toda su actividad 2.0 desde un único panel de control. En él se pueden encontrar los datos de Insights, con las estadísticas del negocio, la visibilidad, el tipo de audiencia… También las reseñas de reviews, y toda la información de Google Analytics, además de las estadísticas propias. Incluso permite la posibilidad de establecer contacto directo con los seguidores a través de Hangout.

Estar dado de alta en Google My Business es un plus que el buscador tiene en cuenta a la hora de elegir los resultados que muestra. Es decir, mejora el SEO. También ofrece más visibilidad en Google Maps. Es muy útil para centrar el marketing de contenidos porque permite acceder a información de los clientes que interactúan con la empresa identificando dónde se encuentra, si son hombres o mujeres e incluso su edad.

Por último, aunque casi debería ser lo primero en esta era que nos encontramos, My Business permite un excelente tratamiento de las imágenes, lo que ayuda mucho a los negocios que incluso pueden realizar con facilidad un tour virtual del mismo.

Parece claro, que aunque los cambios en el algoritmo de Google parezcan duros, desde Montain View tienen claro que su  público objetivo son las pymes.

panictime

7 reglas para no patinar con los emails de empresa

Reconózcalo, más de una vez ha tenido algún mal entendido con los mail enviados a sus jefes o a sus subordinados. El tono con el que lo han leído estaba lejos del que usted había puesto en su redacción. Se pasó de gracioso, fue demasiado rudo…

Escribir un correo electrónico parece algo tan simple como respirar, pero aunque no lo crea hasta hay especialistas en explicarnos las claves para que el aire entre y salga adecuadamente por nuestras fosas nasales. Así que, como no podía ser de otra forma, escribir con corrección los correos electrónicos en el entorno de la empresa también tiene su técnica.

  1. Convierta el asunto en un resumen

¿A que le gustaría saber de qué va un mail sin necesidad de abrirlo? Por supuesto que sí, sobre todo si está haciendo un repaso rápido de su bandeja de entrada en el móvil.  En cambio nuestras bandejas están llenas de “Asunto de interés”, “Urgente”. “Mírate esto” o ” Contesta, por favor”. Y lo que es peor hay ‘chorizos’ enteros (e-mails enlazados), con estos asuntos, sobre todo desde que a los gestores de mail les dio por ofrecer esa “ayuda” de unificar conversaciones. Por eso, deberían sacar una ley que obligara transformar el asunto de los mensajes en resúmenes. Al que escribe no le cuesta nada, porque tiene la idea clara, al que lo recibe le resulta muy útil.

  1. Alerta. El botón responder automáticamente es un arma de destrucción masiva

Y si no lo es hay que tratarlo como si lo fuera. Porque no hay situación más embarazosa que haber contestado a un mail con una crítica a un compañero de la oficina, jefe o quien sea y darse cuenta (tarde) que su dirección de email estaba en el encabezado y que el ‘aludido’ recibirá la crítica en primera persona.

Incluso peor, reenviar a alguien un mail y descubrir (también tarde) que en esa respuesta iba todo el listado de mensajes intercambiados con anterioridad con otra persona sobre ese tema. Un ejemplo, que me ha ocurrido hace poco. Un abogado que informa a su cliente del acuerdo final con la contraparte con la que estaba enfrentado y en ese mensaje incluye todo el intercambio de emails que ha tenido con el abogado contrario y los ‘chanchullos’ a los que ambos habían llegado ‘sin que se enteren los respectivos clientes’. La falta de ética al desnudo total.  Para evitar situaciones embarazosas antes de enviar, respire y piense dos veces como poco.

  1. Mejor en positivo

Está claro que las situaciones laborales tienen altos componentes de estrés y tensión. Pero eso no debe implicar que los mensajes que se transmitan por escrito en los comunicados por email vayan cargados con pólvora maligna. Hay que tener en cuenta que, como hemos dicho antes, es muy difícil identificar el tono en el que se escribió el email y que, en la mayoría de los casos, lo que más influye en su análisis es el estado emocional del receptor. Como nunca sabremos cuándo y cómo se va a leer nuestro mensaje, lo mejor será utilizar la máxima cortesía que el tema permita. “Por favor”. “Gracias”, son fórmulas que se inventaron para facilitar la comunicación incluso aunque se esté muy enfadado. Por escrito, también funcionan.

  1. Si es posible, mejor evitar temas conflictivos

Hay mucha literatura sobre lo inadecuado de romper con tu pareja vía WhastApp. Aunque el tema laboral esté a años luz de las relaciones conyugales, las consecuencias en las personas son similares. Los temas escabrosos y conflictivos es mejor tratarlos personalmente. Al contenido del mensaje (que podría enviarse por e-mail) se une la información emocional que se trasmite a través de los gestos y la mirada. No los desprecie, pueden ser la clave para evitar un conflicto, conseguir un trato y, por supuesto, solucionar un problema. Recuerde como utilizan los niños pequeños el recurso de poner caritas cuando quieren algo… Con los mayores, aunque hay que ser más sutil, la comunicación no verbal también es un arma.

  1. Cuidado con las abreviaturas

Todavía recuerdo el conflicto que se produjo en una organización en la que yo estaba trabajando allá por los tiempos en que en España las empresas acababan de comenzar a utilizar el email como vía de comunicación. Un escrito contenía la abreviatura Pte. En el contexto era tan válido Presidente como Pendiente. Cada directivo que leyó aquel comunicado lo interpretó de forma diferente y el resultado fue tan caótico que tuvieron que convocar una reunión nacional (cada uno estaba en una CCAA distinta) para aclarar el mal entendido.

En la actualidad, las cosas no han mejorado mucho. Un mail cargado de siglas solo tiene un resultado. Confusión. En el mejor de los casos, ese ahorro de escritura se transforma en mayor tiempo de interpretación, y seguro que sus interlocutores no andan sobrados de tiempo.

A usted le cuesta menos escribir la palabra completa que ellos a descifrarla, no hacerlo puede tener consecuencias impredecibles.

  1. Revisión de errores ortográficos

Seamos realistas lo de poner ver con B o V es grave, pero las correcciones automáticas de los móviles pueden resultar también mucho más embarazosas. Un inocente ¡qué pena! puede convertirse en otra expresión, con un cambio final de letra, que en ningún caso querría decir a sus compañeros o superiores. ¿En qué estaba pensando cuándo lo escribió? Puede pensar el receptor.

  1. Los temas personales, mejor contárselos a Google

Casi me dejo este punto en el tintero. Tal vez porque tengo la sensación de que ni siquiera debería mencionarlo. Pero, claro, luego leo los periódicos y alucino con que todavía hay alguien (creo que mucha gente) que utiliza el mail de la empresa para temas personales. Desde organizar la paella del domingo con los colegas, hasta flirtear con el compañero o compañera de la oficina. Cuando tenga la intención de hacerlo, párese un momento, o muchos, y piense. ¿Qué tal quedaría esto en la portada de un periódico? Creo que más de uno se está arrepintiendo no haberlo pensado. El riesgo no merece la pena cuando Google, Yahoo y tantos otros reglan las cuentas de mail con incontables megas. Y cómo me dijo un juez un día “¿Cree usted que Google se va a arriesgar a que se filtren los contenidos de nuestras cuentas de correo? Sería la ruina para ellos. Viven de ellos, así que no podrían soportar que la gente no confiase en estas plataformas. En cambio, ¿quién pude confiar en su empresa de por vida?”. Como reflexión de cabecera no está mal.

papeles

Cómo tener mejor prensa que sus rivales

Mantener buenas relaciones con los medios de comunicación es una norma que intentan llevar a cabo las grandes multinacionales, algunas con más éxito que otras. Pero cuando descendemos al mundo de la pyme, los emprendedores tienen la fea costumbre de no dar importancia a este punto. Y se equivocan. Aparecer en medios de comunicación supone en la mayoría de los casos un escaparate ideal para enseñar nuestros productos y servicios y, además, suele ser a coste cero.

 

Por eso, apostar por esta vía también es importante para el negocio. Ahora toca saber qué hacer para tener más presencia en medios que los competidores o rivales. Lo primero que hay que aprender es a articular nuestro mensaje y la estrategia a seguir. Algunas firmas prefieren bombardear con comunicados a los medios, mientras que otras seleccionan mucho más. Por norma general es mejor no atosigar a los periodistas y contactar con ellos solo cuando tengamos algo interesante que contar. Una vez claro este punto, es necesario seguir estos consejos de cara a lograr el éxito con la prensa y repercutir nuestras menciones en ventas para la compañía.

 

Conocer qué lee el cliente.

Según nuestro producto o servicio, nuestro target de cliente es diferente. El comprador de tecnología no tiene nada que ver con el de tomates ni con el de artículos de lujo. Cada uno toma la decisión de compra de manera diferente y consulta fuentes que no tienen nada que ver la una con la otra. Por dicho motivo, no es lo mismo enfocar una campaña de comunicación cuando nuestro destinatario son jóvenes que hacerlo para amas y amos de casa, o para aquellos que tienen el dinero por castigo. Los primeros buscarán la información más en el entorno digital y en las redes sociales; el segundo grupo quizá sea mayor comprador de revistas y periódicos generalistas, mientras que el último enfocará su lectura hacia publicaciones más especializadas. Esta diferenciación es fundamental para saber con los medios con los que tenemos que contactar de cara a lograr nuestros objetivos, que no son otros que aumentar nuestro conocimiento de marca entre nuestros consumidores.

 

Otra estrategia dentro de este punto que puede ser de utilidad es la de buscar en qué medios de comunicación aparecen nuestros competidores y tratar de logar que nosotros también tengamos un hueco en sus páginas o en sus sites.

 

Qué mensaje se debe enviar.

La prensa está en proceso de cambio. Cada vez se busca más la complicidad con el lector por lo que la típica información que habla de las bondades de la compañía no suele funcionar tan bien como antes. En la actualidad, lo mejor es lograr la complicidad con el periodista de turno ofreciéndose como fuente para consultar asuntos relacionados con el sector. De esa forma, esa persona será más partidaria de publicar informaciones que le interesan que si no ha mantenido ningún contacto con anterioridad. Lo que sí acostumbra a dar buenos resultados son las novedades. Cualquier mensaje que incluya un avance será siempre bien recibido por las redacciones.

 

Realice un seguimiento.

Tanto si el protagonista es su empresa como si se trata de un competidor, una buena estrategia de comunicación nunca debe olvidarse de realizar un rastreo a las noticias y artículos publicados. De esa forma, se descubrirán las claves que se esconden a la hora de conocer por qué ciertas notas informativas funcionan mejor que otras. En la actualidad, existen muchas herramientas gratuitas, empezando por el propio Google, que le ayudarán a saber estos datos con toda facilidad y sin invertir un solo euro.

 

Redacte informes y análisis sobre su sector.

La mayoría de las veces, los redactores no buscan la información pura y dura de una empresa sino que tienen más interés en estudios que desvelen datos y detalles desconocidos sobre un sector en concreto. Siempre que sea posible, usted debería ser la persona capaz de proporcionar ese informe. Mándelos realizar y téngalos siempre a punto. De hecho, puede lanzar la información usted mismo. Así el nombre de su empresa estará asociado a una firma que es capaz de ofrecer información interesante.

Respete al periodista.
A menos que sea Amancio Ortega, que está todos los días en los papeles sin haber concedido una entrevista en su vida, la estrategia de no querer dar nunca la cara es nefasta para la comunicación. El emprendedor debe estar siempre dispuesto a ayudar a los periodistas que le soliciten sus comentarios para cualquier reportaje en el que usted pueda ayudar y aportar un punto de vista valioso. De esa forma, tendrá una buena relación con los chicos de la prensa.

 

Tampoco debe cometer el error en el que caen muchas empresas de tratar a los medios de comunicación como un conducto oficial para contar sus historias. El mero hecho de preparar un comunicado no le asegura nada. Será la editorial la que decidirá si su información merece la pena por lo que no presione nunca a un medio para tener notoriedad. Si lo hace, lo más normal es que obtenga el resultado no deseado.

webmaster

10 claves para contratar a un buen webmaster

Para las pymes, contar con un experto web es fundamental. Normalmente esas personas se encargan del diseño de la página, la optimización para los buscadores (SEO) y el mantenimiento diario del sitio. Es decir, son trabajadores multitarea, y pieza clave en el entorno online de la compañía, junto al Community manager.

 

Por la importancia de su desempeño, estamos hablando de personas de una importancia capital para el negocio. Lo que nos lleva a formularnos la siguiente cuestión: ¿Cómo encontrar a alguien en el que se pueda confiar para que sea capaz de llevar a cabo con éxito todas esas tareas? Para encontrar la ansiada respuesta, nada mejor que hacerle estas 10 preguntas fundamentales a todo candidato que entreviste.

 

– ¿Dónde puedo encontrar ejemplos actuales y pasados de su labor?
Todo buen candidato con experiencia en su campo debe compartir con celeridad los enlaces dirigidos a labores realizadas con anterioridad, que demuestren sus capacidades. Si se encuentra con alguien que guarda en secreto sus experiencias mejor no seguir adelante. Pero si la persona en cuestión no tiene inconveniente en enseñarle lo que ha hecho, estupendo. Es un punto de partida perfecto para hablar de cuestiones más técnicas, como programación en HTML5, Unix, JavaScript, o la gestión de una base de datos.

 

– ¿Me puede dar el nombre de sus clientes?
Todo candidato a convertirse en webmaster de nuestro negocio tampoco debe rehusar entregarle información para que usted contacte con sus antiguos empleadores. De esa forma se hará una idea más clara de las actitudes y de los problemas, si los hay. El mero hecho de compartir dicha agenda ya es una buena señal para usted.

– ¿Cuál es su página favorita y por qué?
Esta respuesta puede revelar mucho sobre el sentido con el que un webmaster trata temas como la marca, el diseño, la interacción con los clientes, etc. Así podrá saber si comparten la misma visión sobre la situación de su pyme en el mundo online.

– ¿Qué tecnología y en qué plataformas pretende trabajar en mi sitio tanto para la edición, diseño y contenido del mismo?
Un buen empleado debe ser capaz de describirle las principales herramientas que existen en su campo. Y explicarle de forma clara las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas. No es lo mismo incluir un blog en la página mediante WordPress o Drupal o programarlo desde cero. Quizá usted no acabe de comprender todo lo que dice el entrevistado pero al menos podrá hacerse una idea de sus conocimientos.

– ¿Qué hará para optimizar mi sitio web de cara a los motores de búsqueda?
Los candidatos deben ser conocedores de herramientas y técnicas SEO capaces de mejorar el ranking en los buscadores más habituales. Y si hablamos de España, casi todo se reduce a que Google sepa que existimos. Por tanto, no olvide añadir que le demuestre su experiencia en Analytics para realizar un seguimiento de las estadísticas del tráfico en la web y del comportamiento de los usuarios.

– ¿Qué se le pude añadir a la página?
Un site estático está muerto. Así de sencillo. Si se quiere tener éxito en entornos digitales hay que darle al cliente lo que éste quiere. Quizá se trate de incluir vídeos, animaciones flash, o más presencia en redes sociales más allá de los clásicos Facebook y Twitter. Da igual, lo importante es que usted se asegure de que el candidato es capaz de añadir cualquier elemento que demanden los usuarios.

 

– ¿Cómo podemos evitar ser atacados por un hacker?
La seguridad en Internet es fundamental. Quizá usted pueda pensar que no habrá nadie lo suficientemente desquiciado como para perder el tiempo tratando de tirar abajo su portal. Se equivoca. Cualquier página está en constante peligro, por lo que el webmaster debe saber qué hacer ante los accidentes que ocurran en la web. Averigüe cuál es la política que pretende seguir en este campo, con preguntas como la frecuencia con la que hará una copia de seguridad del contenido, cómo protegerse contra el phishing, el robo de datos y la ejecución de archivos maliciosos para el sistema. Todas estas cuestiones son fundamentales y más aún si lo que se pretende es crear una tienda online, donde los internautas dejarán datos personales. ¿Cómo proteger esa información? ¿Cómo hacer una pasarela de pago fiable?

 

– ¿De dónde sacará los textos, las imágenes, los vídeos  y los códigos del site?
Todo webmaster debe tener presente que cualquier elemento que utilice puede estar protegido por  derechos de autor. Si se pasa por alto esta cuestión, la empresa se puede estar metiendo en problemas que no espera. Por eso, no se olvide de poner este tema en la mesa a la hora de la entrevista.

 

– ¿Quién es el dueño de la web?
Lo lógico es pensar que el emprendedor y propietario de la compañía también lo es del dominio y de todo lo que éste contiene. Pero en muchos casos, especialmente en los que los trabajos de Internet se encargan a empresas externas, puede haber problemas. Todos estos asuntos hay que tratarlos antes de firmar nada si no se quiere encontrar con sorpresas desagradables en el futuro. Si no se cuida quizá usted sea el propietario del dominio pero no del diseño.

– ¿Cuánto cuesta todo?
En Internet, como en otros sectores, surgen problemas. Muchas veces son reales pero otras no. Ante el desconocimiento de los emprendedores, muchos expertos en la materia suelen exagerar la dificultad de los trabajos (en tiempo o en honorarios) para cobrar más. ¿Solución? Dejarlo todo claro y por adelantado.

ciclo

El ciclo del valor: la clave del éxito de los negocios

Aunque se suele repetir, no deja de sorprender cuando una compañía, que aparentemente goza de buena salud, anuncia el cierre o el concurso de acreedores. Pero no nos referimos a escándalos financieros como el de Gowex, sino a otros casos como el más reciente de Softonic.

 

Esta firma fue una de las grandes de los comienzos de Internet. Se trataba del mayor portal de descargas en lengua castellana. Pero el exceso de publicidad y las trampas a la hora de bajarse los programas lo alejó de los internautas. Si a eso se le une un cambio en el algoritmo de Google, que mando a la página varios puestos hacia abajo dentro de los resultados de las famosas búsquedas, nos encontramos con el origen de los problemas. Ahora Softonic malvive como puede. Acaba de despedir a más de la mitad de su plantilla y su futuro es incierto.

 

Su historia nos sirve de introducción para hablar del ciclo de vida de las empresas. Una expresión que está directamente relacionada con la generación de valor. ¿Qué significa esto? Para entenderlo, nada mejor que analizar cómo el éxito y el fracaso de los negocios responde a cómo se haga durante las tres etapas que están relacionadas con ya mencionado ciclo. Los emprendedores que aprueben estos tres exámenes tendrán una compañía fiable y saneada.

Creación de valor
La primera parte de la vida de una empresa está centrada en el diseño y la comercialización de un producto que los consumidores estén dispuestos a utilizar, y que sea mejor que el que presenta cualquier competidor. Para ilustrar, pongamos el ejemplo de lo ocurrido en el mercado de los buscadores con la extinta compañía Netscape. Cuando nació, allá por 1995, los consumidores se lanzaron a utilizarlo porque era mejor que el de su principal rival (Internet Explorer de Microsoft), tanto en la velocidad de visualización de los sites, como en la variedad de los resultados. De hecho, gracias a Netscape mucha gente visitó páginas que nadie conocía porque, sencillamente, el motor de búsqueda que utilizaba Explorer no era capaz de encontrar.

Pues bien, durante su primer ciclo de vida, la empresa fue capaz de cumplir la primera razón que convierte a un negocio en exitoso. Crearon valor y la sociedad lo supo apreciar.

Capturar el valor
La segunda etapa del ciclo es casi más complicada que la primera. Se trata de convertir ese valor en rentabilidad. Es decir, idear actividades empresariales complementarias que consigan que los clientes estén dispuestos a pagar por un producto un precio que sea mayor que lo que cuesta desarrollarlo o fabricarlo. Y que, además, posibilite compensar a empleados, propietarios y proveedores.

En esta parte es donde falló Nestcape, que fue un negocio capaz de crear valor pero no de capturarlo. Y es que nadie pagaba por utilizar el producto y la firma no fue certera a la hora de crear actividades complementarias (vía ingresos publicitarios) que generaran un beneficio suficiente para sobrevivir. ¿Resultado? Microsoft contraatacó. Mejoró el Explorer y Nestcape acabó siendo comprada por AOL, que no tardó demasiado en enterrar la marca en el baúl de los recuerdos.

 

Renovar el valor
La etapa final que conduce al triunfo está relacionada con el mero hecho de estar atento a las señales que manda el mercado. Un producto o servicio puede funcionar durante un tiempo. Pero, de repente, ocurre algo imprevisto que obliga a llevar a cabo un cambio brutal de concepto. Si no se hace, adiós. Los clientes vuelan y casi sin darnos cuenta los beneficios se convierten en pérdidas y en consecuencia, se llega al cierre. Por este motivo, la renovación es la clave de la supervivencia a largo plazo de un negocio.

 

De nuevo utilizaremos algunos ejemplos para explicarlo. ¿Se acuerda de Blockbuster? ¿La cadena de tiendas de alquiler de películas? Era un verdadero imperio, sobre todo en Estados Unidos. Pero, de repente, apareció una pequeña firma llamada Netflix, que lanzó algo tan simple como el mismo servicio, pero con la diferencia de que tanto la recogida como la entrega de los productos se hacía en el domicilio, a través del correo postal. Esto provocó que los clientes se ahorraran el paseo, lo que empezó a afectar a los números del gigante. Por si fuera poco, la llegada del streaming acabó de hundir el formato del DVD. ¿Resultado? Blockbuster no supo reaccionar y generar nuevo valor a su servicio y acabó muriendo.
Por contra, ese pequeño moscón que se llamaba Netflix sí que reaccionó a los cambios tecnológicos y gracias a ello se ha convertido en la gran multinacional del vídeo bajo demanda, con presencia en muchos países.

En definitiva, todo se basa en crear, capturar y renovar el valor. En esos tres puntos reside la clave del éxito de los negocios. Y basta con ver la historia de empresas que han permanecido vivas a lo largo de los años para darse cuenta de que no hay ningún secreto más allá de estos puntos. Por eso resulta fundamental que cualquier emprendedor nunca se olvide de ellos si quiere tener una vida larga y duradera en el mundo de los negocios.

app

Errores garrafales en el desarrollo de aplicaciones

Comencemos por las malas noticias. En la App Store hay más de 1,2 millones de aplicaciones. En Google Play más de 1,3 millones. Como se puede imaginar, triunfar en el mundo del software para dispositivos móviles nos es nada fácil. Y mucho nos tememos que el que lo logra es una mínima parte de todo el talento que existe en el sector.
Una vez claro el punto de partida, y siendo conocedores de que más del 95% de las aplicaciones alojadas en los mercados de referencias caerán en el olvido, el objetivo de este post es avisar de lo que nunca se tiene que hacer si la idea es la de destacar entre la mayoría. Para formar parte de ese 5% restante, el grupo de las apps que funcionan y que un buen número de personas tienen instaladas en sus teléfonos, es necesario no cometer los siguiente fallos.

 

– Desarrollar aplicaciones que no resuelven un problema.
Todo negocio que triunfa basa su reconocimiento en la comercialización de un bien o servicio, que cubre un hueco, y que es válido para solucionar un inconveniente. Esto origina que el consumidor esté dispuesto a pagar por el mismo. En el mundo de las aplicaciones, la situación es idéntica. Si nuestro trabajo no sirve para algo importante, nadie estará dispuesto a pagar.

En algunas ocasiones, los negocios se originan por la frustración personal del fundador que, cansado de no encontrar lo que busca, acaba creando una empresa para solventar esa carencia. Así pasó con, por ejemplo, con algún OPV y con la propia Google. En estos, y otros muchos casos el éxito acompañó a la frustración de sus creadores. Pero el camino por el que se llegue a esa aplicación adecuada y válida es lo de menos. Lo que no se puede olvidar es que una app que no tiene ningún valor intrínseco y diferenciador en su interior, jamás debería ver la luz.

 

– Uno solo no puede lograrlo.
La expresión el cementerio está lleno de valientes explica con claridad lo que se quiere decir. En el mundo de las aplicaciones, los casos en los que uno solo ha sido capaz de desarrollar, promocionar y comercializar un software es nulo. Y esto es así porque nadie es capaz de abarcar todo lo que conlleva crear una startup desde cero y triunfar con sus productos. Por tanto, encontrarse con un único fundador en una compañía que desarrolla apps es muy complicado. Es mucho mejor repartir el riesgo y compartir conocimientos, rodeándose de talento complementario, para poder aspirar al éxito.

 

– Introducir mejoras al producto de un competidor.
Pongamos el ejemplo de WhatsApp. Alrededor del software más descargado de la historia existe un sinfín de desarrollos complementarios, que mejoran alguna de las carencias que tiene la aplicación madre. ¿Ha escuchado alguna vez el nombre de alguna de estas apps? ¿Tiene alguna descargada en su smartphone? Imaginamos que la respuesta a ambas preguntas habrá sido negativa. Lo cual explica a la perfección que con las mejoras a lo existente no se va a ningún sitio en los mercados de Apple y Google. Se necesita algo disruptivo para cambiar los hábitos de la gente, que llevan meses y años utilizando un software que, aunque no es perfecto, cumple los objetivos principales.

El mejor caso de irrupción en un mercado que rompió moldes fue el de Google. Su éxito no se basaba en que complementaba a los otros 13 motores de búsqueda que existían por aquel entonces, sino que definió una nueva forma de buscar en Internet. Por eso funcionó. Si hubiera sido una versión mejorada de Altavista, nadie sabría de su existencia.

 

– No saber comunicar los beneficios del producto
Quizá usted haya sido capaz de crear un producto rompedor. Pero si no es capaz de explicar sus virtudes en menos de 10 palabras de manera que hasta su abuela sea capaz de entenderlo, mejor que lo olvide. Nadie va a perder más de cinco segundos en descubrir los beneficios de un software que navega entre millones. Por tanto, es vital poder transmitir la importancia de un producto en  una única expresión. De esa forma se capta al consumidor. Un buen ejemplo lo encontramos en Instagram. El lema “captura y comparte momentos importantes” es simple y claro, define a la perfección las claves del desarrollo. De esa forma conecta con el usuario potencial a nivel emocional, generando entusiasmo y curiosidad. Algo vital para cualquier empresa que tenga en el campo de las aplicaciones su vía de ingresos.