Entradas

tapas

Finchef: 15 millones de euros a disposición de los restaurantes españoles que quieran internacionalizarse

Que la cocina profesional está de moda parece una afirmación indiscutible. No sólo por el exitazo de audiencias del programa de Televisión Española Máster Chef y todos los que ya se preparan para imitarlo, también porque fuera de nuestras fronteras la cocina española cada vez tiene más reconocimiento. Prueba de ello es que el Celler de Can Roca ha sido elegido como el mejor restaurante del mundo.

Para aprovechar esta tendencia, el ICEX y la Compañía Española de Financiación al desarrollo (Cofides)* se han unido para impulsar la internacionalización de un sector que tradicionalmente no se tenía en cuenta cuando se habla de exportación: el de la restauración.

Ambas entidades acaban de inaugurar la primera línea de ayudas a la internacionalización de la cocina española bautizada como Finchef y dotada con 15 millones de euros.

La idea es que Cofides colabore en la inversión inicial de la filial del restaurante español. Podrá financiar entre 75.000 euros y un millón por proyecto para cubrir hasta el 50% de los gastos que genera la puesta en marcha de un restaurante y en los que se incluirán gastos de estructura, sueldos y también gastos de promoción asumidos por la filial extranjera. Las ayudas podrían ser ampliables en función de las necesidades del negocio.

El sistema de ayudas está diseñado como préstamos de coinversión a las filiales extranjeras, según explicaron sus impulsores de la iniciativa en Saborea el arte que tuvo lugar durante la Feria Internacional de Arte Contemporáneo SUMMA. La remuneración estará ligada parcialmente a la evolución del proyecto con préstamos que se podrán firmar con la filial o directamente con la matriz Española. Tras la consolidación del negocio, Cofides se guarda la capacidad de decidir si participa en el capital de la filial extranjera con una inversión minoritaria y temporal en el accionariado pero sin intervención en la gestión de la empresa.

En la presentación de esta nueva línea de ayudas sus impulsores coincidieron en destacar que la internacionalización de las gastronomía española implica poner en marcha una nueva línea dentro de un sector, el agroalimentario, que en 2012 aportó el 15,57% del total de las exportaciones españolas, con un incremento del 9,2% respecto al año anterior.

El destino de las inversiones de Finchef no tiene ningún límite, por lo que dependerá de los estudios de negocio que puedan realizar los interesados. Aunque en general, Europa es el destino prioritario de las exportaciones agroalimentarias de bebidas y vinos, especialmente Francia, Alemania e Italia, destinos a los que  en 2012 se exportaron mercancías valoradas en 6.258, 4.137 y 3.971 millones de euros respectivamente. Fuera de la Unión, Estados Unidos es el país con mayor comercio bilateral, con un saldo de 1.097 millones en  2012.

*COFIDES es una sociedad público-privada que, desde hace 25 años, ofrece apoyo financiero a las inversiones de las empresas españolas en el exterior. Gestiona los fondos FIEX y FONPYME por cuenta de la Secretaría de Estado de Comercio, adscrita al Ministerio de Economía y Competitividad. En su accionariado también participan el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), el Banco Santander y el Banco Sabadell. Además, es compañera de CESCE en el programa Exportar para crecer.

mab

El Mercado Alternativo Bursátil (MAB), otra alternativa que debes plantearte

En un post anterior hablamos de lo difícil que sigue resultando a una pyme conseguir un crédito e indicamos varias vías de financiación que pueden convertirse en alternativas viables y muy eficaces. Entre ellas, los préstamos bilaterales y los sindicados, las deudas con o sin recursos, el factoring, la titulización y el Fondo Apoyo a Empresas de CESCE. Pues bien, ahora exponemos también otra posibilidad de financiación muy interesante que es el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Nadie duda de que las actuales restricciones crediticias están teniendo un especial impacto en empresas de reducida dimensión. Y precisamente, en este sentido, uno de los principales objetivos del MAB es acercar el mercado de capitales a esta tipología de empresa, mediante la simplificación de los trámites y costes de acceso al mercado, así como con la creación de determinados actores ad hoc (asesor registrado, proveedor de liquidez, etc.) al objeto de facilitar la gestión del proceso por parte de los emisores y aumentar la transparencia del mismo de cara a los inversores.

Pero, ¿quién puede o quién debería cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil? Si bien, en teoría, hay un amplio espectro de compañías que pudieran ser susceptibles de hacerlo, los expertos aseguran que hay determinadas características que marcan la capacidad real de acometer una salida exitosa. Entre estas características estarían las siguientes: objetivo claro de utilización de la financiación para un proyecto atractivo y con potencial de crecimiento; plan de negocio realista y alcanzable; gestión y accionariado comprometido con el negocio; y en la medida de lo posible, internacionalización, es decir empresas con un plan de expansión internacional.

El Mercado Alternativo Bursátil ya es una interesante realidad para algunas empresas. En estos momentos ya hay 21 compañías cotizando en él y la financiación media obtenida ha sido de 5,5 millones de euros (incluyendo ampliaciones posteriores), estando establecido un mínimo de dos millones de euros para una salida.

Otro motivo para plantearse el MAB es que los costes de acceso a este mercado son mucho menores que los que se exigen a las empresas para cotizar en la Bolsa de Madrid, Bilbao o Valencia. Para las SOCIMI (sociedades de inversión inmobiliaria) está previsto un coste anual de 6.000 euros + 0,05 por mil del valor estimado de mercado.

Al aumentar las posibilidades de vender acciones de la empresa, puede facilitar la salida de socios, o la sucesión familiar. Además, la salida al MAB supone visibilidad para la empresa, mejora la imagen de marca ante proveedores, bancos (facilita el acceso a la financiación), clientes (aumento de ventas), facilita la internacionalización, la realización de actividades de I+D… Y la cotización en este mercado supone mantener permanentemente valorada la empresa lo que facilita nuevos fondos vía ampliaciones de capital.

angel

¿Por qué no llamar a la puerta de un business angel?

La primera opción de la mayoría de los emprendedores cuando quieren dar forma a su idea o proyecto es llamar a la puerta de las entidades financieras en busca de financiación. Puertas que suelen estar cerradas. Pero no son las únicas. Con la crisis, y cada vez más, están tomando protagonismo los denominados business angels, inversores que dedican parte de su capital a colaborar en sacar adelante otros proyectos.

Quiénes son

Los business angels suelen ser directivos en activo o retirados, y emprendedores exitosos, que toman participaciones iniciales en diferentes proyectos y que oscilan entre los 50.000 y los 200.000 euros. A veces, en solitario, y en ocasiones, junto a otros en una clara manera de diversificar riesgos a la par que les permite la posibilidad de invertir en más proyectos. Dicho de otra manera: no suelen poner todos los huevos en la misma cesta. ¿Y qué piden a cambio? Una elevada tasa de retorno a sus inversiones.

Pero su misión no es solo aportar financiación. También aportan capital intelectual. Un ejemplo es Ali Partovi, uno de los angel investors más relevantes de Silicon Valley y que ha invertido en empresas como DropBox. En su última visita a Madrid, Ali Partovi explicaba que su “trabajo” consistía también en ayudar a las startup a atraer talento, y contactar con posibles socios o clientes que ayudaran a escalar el negocio. Porque, para él, el capital humano está por encima de muchos otros aspectos cuando invierte en una startup. Y es que no se trata de meros rentistas, sino que son activos, se involucran en los negocios, y aportan su experiencia, ideas, conocimientos y contactos.

 

Cómo atraerlos

Uno de los puntos de encuentro en los que se dan cita business angels y emprendedores son las escuelas de negocio. Esade, IE Business School, Iese o Esic cada vez más organizan iniciativas de todo tipo para ayudar a estudiantes, antiguos alumnos y emprendedores a conocer inversores que les ayuden a hacer de su idea una empresa.

Un ejemplo es el IE Venture Network que IE Business School organiza cada jueves. Un encuentro en el que el emprendedor, en tan solo siete minutos, tiene que vender su propuesta a medio centenar de potenciales inversores o fondos de capital riesgo como Vitamina K o Waira.

¿Algunos consejos para obtener el deseado sí? Dirigirse solo a aquellos inversores que suelen participar en emprendimientos similares; preparar un plan de negocio sólido, realista y bien trabajado, sin florituras, en el que se expliquen con detalle qué se quiere hacer, cuáles son las ventajas competitivas de la empresa, con qué recursos se cuenta y cuáles son las previsiones reales de ingresos, entre otros datos.

salto

Reflexiones estratégicas para dar el salto al exterior

Aunque los países de la Unión Europea (UE) siguen siendo los principales destinatarios de los productos y servicios made in Spain, no menos cierto es que los mercados potenciales para las empresas españolas están cada vez más en los países emergentes. Éstos se encuentran lejos geográfica y culturalmente, lo que complica todavía más la elección sobre cuándo dar el salto. Un salto, sea el mercado que sea, que debe realizarse tras una adecuada reflexión estratégica, siempre atendiendo a los objetivos y estrategias establecidos por el mercado y al plan operativo de internacionalización de la compañía.

Hasta dónde

Cuando una pyme decide poner el punto de mira más allá de sus fronteras, sobre la mesa tiene que posicionar una gran variedad de variables e información, reflexionarlas y trabajarlas en equipo. Factores que debe abordar en profundidad si no quiere fallar en su intento. ¿Cuáles son? Para empezar, debe llevar a cabo un conocimiento e investigación profunda de los mercados que van a ser su objetivo. Y tener claro adónde y por qué se quiere y se puede llegar.

Además, están la competencia y el sector en el que queremos estar. Y si hay que adaptar el producto o servicio al nuevo destino, hacerlo sin miramientos. Tanto allí, como aquí, el cliente siempre tiene la razón.  Hay que comparar y analizar a la competencia, e indagar todo cuanto se pueda en los mercados.

También es conveniente pararse a reflexionar acerca de los objetivos y las estrategias. Para conseguir las metas es bueno elaborar un plan de comunicación y de marketing. Comunicar, y hacerlo bien, es básico. Siempre sin perder de vista su cultura.

Agentes, distribuidores, socios en joint venture… todos son importantes y todos tienen algo que aportar. Si se les escucha atentamente nos permitirán comparar y analizar la competencia, saber más del mercado. Y cuantos más sean, mejor: dos fuentes siempre es mejor que una. Conviene comprobar todo lo que dicen. Así conoceremos mejor la idiosincrasia del país de destino, sus costumbres, sus demandas y sus necesidades.

Hacer cuentas

Pretender salir sin elaborar planes financieros, de costes y de viabilidad es lo más parecido a un suicidio. Sin financiación no hay opción.  Hay que conocer todas las barreras de entrada, sean o no arancelarias, y tener previstas cuantas más contingencias, mejor.

Asimismo es conveniente contactar con aquellos organismos que pueden ser un trampolín para dar el salto: Icex, CESCE, Cámaras de Comercio, Sociedades de Garantía Recíproca (SGR), entes locales y autonómicos…

Conviene no olvidar que la internacionalización es lo más parecido a una competición global entre países y marcas. Una competición en la que no faltan las marcas de siempre y a las que se suman otras nuevas. Y, para ganarla, es necesario tiempo e inversión tanto en recursos económicos como de talento y planificación.

dinero

¿Cuánto dinero necesito para emprender?

No es lo mismo tener en mente un restaurante, una consultoría o una tienda online. Lo único que tienen en común estos, y otros negocios, es que necesitan un capital inicial para comenzar a andar. Capital para arrancar y para, por lo menos, poder aguantar un año. Esa primera fase de búsqueda de financiación no suele ser excesivamente complicada, ya que ese dinero suele obtenerse de maneras diferentes: los propios ahorros, la familia que echa una mano al igual que los amigos… Sin olvidar los business angels o incubadoras universitarias que apoyan a sus alumnos.

18.000 euros

Si nos atenemos al informe Global Entrepreneurship Monitor (GEM, en sus siglas en inglés) referente a España en 2012, el capital medio que invirtió un emprendedor para poner en marcha su iniciativa durante el citado año fue de 18.000 euros. Una cantidad bastante inferior a la conseguida durante 2011, donde alcanzó los 30.000 euros. Eso sí, analizando todos los casos, la cifra más frecuente es bastante inferior, ya que se sitúa en los 5.000 euros, indicador que también sufre una importante disminución respecto a un año antes, cuando fue de 20.000 euros.

Dos terceras partes

Respecto al capital medio aportado por el propio emprendedor en 2012, este también ha sufrido variaciones respecto a un año antes. Ha pasado del 57,5% en 2011 al 61,3%, es decir, casi dos terceras partes. Sin embargo, hay que hacer una matización: aportan un porcentaje mayor pero de cantidades inferiores. Y es que, en 2012, sólo un 30% de los emprendedores nacientes ha aportado todo el capital semilla necesario, indicador que se mantiene estable al cosechado un año antes. Dicho de otra manera: el 70% restante necesita fondos ajenos para poner en funcionamiento su iniciativa. Otro matiz: la dificultad de acceso al crédito bancario lo que ha propiciado ha sido el aumento de la participación de la población como inversora informal privada. Su tasa se ha situado en el 3,8%, la más alta de la década.

Consolidación

Para poder consolidar una compañía son necesarias, en la mayoría de los casos, nuevas rondas de financiación. Estas segundas fuentes de financiación, como se las podría denominar, son las que acaban garantizado a una empresa su estabilidad, crecimiento e, incluso, su internacionalización. Tres pilares básicos para lograr el éxito empresarial. Inversiones que suelen estar entre 250.000 y 2,5 millones de euros. En este caso hay instituciones y organismos que ayudan a dar este salto, no solo ofreciendo soporte económico, también consejo y asesoramiento.

apoyoaempresas

El Fondo Apoyo a Empresas de CESCE, un ‘salvavidas’ en tiempos difíciles

Las pequeñas y medianas empresas no terminan de levantar cabeza. Muchas de ellas han desaparecido por la escasez de compradores originada por la crisis, pero otras también han tenido que echar el cierre a pesar de que realmente eran viables. Y, ¿por qué ha sucedido esto último? Fundamentalmente por falta de liquidez y por las enormes dificultades de acceso al crédito bancario que atraviesas las PyMEs y que se ha convertido en uno de los problemas fundamentales de la economía española.

El problema no ha surgido ahora, sino que estas empresas lo vienen sufriendo desde hace tiempo. Una encuesta del Banco Central Europeo (BCE) ya reflejaba hace un par de años que las PyMEs españolas contaban con las mayores dificultades para acceder a la financiación entre las principales economías de la Zona Euro, así como las tasas más bajas en la concesión de préstamos bancarios.

Desde entonces, el panorama no sólo no ha mejorado mucho sino que, al contrario, se ha recrudecido todavía más. Por eso hay empresas que, ante esta situación, han decidido actuar y ofrecer alternativas que realmente puedan ayudar a solucionar el problema de la financiación y, consecuentemente, contribuir a mejorar las expectativas de futuro de las PyMEs.

Esta es la motivación que ha llevado a CESCE a lanzar el Fondo Apoyo a Empresas, con el fin de ofrecer a sus clientes CESCE MASTER ORO una solución alternativa de financiación a través de un canal no bancario. En concreto, el fondo va dirigido a los que busquen una alternativa para obtener liquidez de forma ágil y segura, mediante el descuento de facturas comerciales.

Se trata de un canal de financiación no bancario con el que la empresa puede obtener liquidez a un tipo de interés muy competitivo, del 4,75%. Y una cuestión interesante: no importa el tamaño del negocio ni si vende sólo en España o en el extranjero.

Pero, ¿cómo funciona? El Fondo adquiere sin recurso el crédito por el importe cubierto por CESCE y, en un plazo máximo de 6 días desde su solicitud, se realiza la transferencia de fondos. Al ser un canal no bancario, no aparece en CIRBE y no ocupa líneas bancarias, ni de la empresa ni de su cliente, que es quien paga las facturas. Además, el Fondo Apoyo a Empresas cuenta con el respaldo de empresas españolas solventes de primer nivel.

Para beneficiarse de esta oferta solo se necesitan tres requisitos: ser cliente CESCE MASTER ORO y disponer del servicio Títulos de Liquidez; suscribir un contrato de Cesión con el Fondo Apoyo a Empresas; y disponer de facturas comerciales que cumplan los requisitos para la emisión de Títulos de Liquidez.

Las PyMEs que cumplan esos requisitos, no tienen más que seguir un circuito automatizado de 3 pasos para beneficiarse del fondo. El primer paso consiste en la solicitud. A través de Cesnet (la plataforma online de CESCE), se selecciona la financiación a través del Fondo Apoyo a Empresas; se realiza una cesión genérica de todas las facturas de los deudores que seleccione (el cliente decide qué facturas quiere financiar y cuáles no), se reciben las condiciones tentativas de la operación, se solicitan condiciones firmes y se aporta la documentación necesaria.

En el segundo paso, CESCE inicia el proceso de aprobación para emitir el Título de Liquidez; proceso que se llevará a cabo en un máximo de 6 días. Y, una vez procesada, se emite la transferencia al cliente, con lo que éste ya puede disponer de la financiación.

Puedes informarte más haciendo click aquí, o viendo este vídeo:

Imagen de previsualización de YouTube

En definitiva, un sistema eficaz y alternativo a los canales bancarios, que contribuye a solucionar los problemas de financiación de las PyMEsy que puede convertirse en los tiempos que corren en un excelente ‘salvavidas’ para muchas de ellas.

ferrari

¿Para qué un Ferrari si lo que necesito es un utilitario?

La excesiva ambición puede dar al traste con un buen negocio. Intentar aprovechar todas las posibles ayudas y subvenciones públicas que se presentan puede aportar mucha alegría a nuestra empresa en un primer momento, pero después es capaz de sumirla en una verdadera encerrona. De hecho, nos podemos encontrar con un Ferrari cuando lo que necesitamos es poco más que un utilitario.

Pero, ¿por qué las subvenciones que ofrecen las Administraciones públicas pueden terminar saliéndonos muy caras? Porque para recibir la mayoría de ellas se requiere que las empresas realicen una inversión en activos fijos, es decir que compren inmuebles, maquinaria u otros bienes relacionados con la producción y el funcionamiento habitual del negocio.

A cambio, las ayudas amortiguan la inversión haciéndose cargo de un determinado porcentaje del precio total de la compra. Y, normalmente, es indiferente si la subvención va dirigida a una empresa que ya existía o a otra de nueva creación. Lo que sí suele ser necesario es que se invierta una cantidad mínima de dinero.

En realidad, lo que consigue la empresa que accede a esa ayuda o subvención es una rebaja en el precio de compra de los inmuebles, la maquinaria u otros bienes, que puede ser de un 20%, un 30% o, incluso, un 40%. Algo muy atractivo y que, lógicamente, pone el caramelo en la boca de muchos empresarios.

Sin embargo, como sucede cada año en las famosas rebajas del sector textil, existe un serio y fatídico peligro: que se acaben comprando bienes por el hecho de comprar, eso sí, pensando en la subvención. Es decir, hacernos con aquello que no necesitamos y a lo que, simplemente sucumbimos por la tentación de obtenerlo más barato. En el caso de la ropa el desliz nos puede llevar a gastarnos 100 euros, pero en el de la empresa la factura puede alcanzar los 10.000, 50.000 o ¡100.000 euros!, cifras que en algunos casos pueden terminar desestabilizando el día a día de un pequeño negocio.

Según la experta Teresa Nagore, el empresario debe seguir, o al menos tener en cuenta, algunas pautas para no caer en la tentación de pedir indiscriminadamente cualquier subvención pública que se presente y para solicitar solo las ayudas que realmente coincidan con sus necesidades.

En primer lugar, recomienda ajustar la inversión a la necesidad a corto y medio plazo que tenga la empresa. Por lo tanto, no se debe comprar lo que no se va a necesitar. Por otra parte, tampoco hay que adquirir de más para conseguir una subvención, ya que lo que a uno le dan por un lado (subvención), lo paga por el otro, ya que adquiere más de lo que realmente necesita. Esto, además, puede tener consecuencias como, por ejemplo, que los costes de mantenimiento con los que nos encontremos al final sean mayores.

En tercer lugar, hay que tener en cuenta que muchas veces la inversión que se haga habrá que financiarla. Y cuanto mayor sea esa inversión mayor será la necesidad de financiación y, por lo tanto, los costes financieros, lo que también supondrá mayores intereses.

Una vez que se conozca y se ajusten las necesidades reales de inversión que necesita la empresa, es mejor buscar las ayudas de las que uno se puede beneficiar. Según esta experta, es importante hacerlo así y no al revés, ya que realizar la inversión en función de las ayudas que se pueden obtener puede conllevar todas las consecuencias negativas que hemos mencionado. Y es que, como bien apunta Nagore, un negocio hay que crearlo porque crees en él, no por las ayudas que puedas obtener para ponerlo en marcha.

ico

¿Cuáles de los productos del ICO son para pymes?

El Instituto de Crédito Oficial (ICO) acaba de diseñar y poner en marcha por primera vez un catálogo integral de productos para apoyar la internacionalización de las empresas españolas. Pero, ¡cuidado! no todas los productos son para pymes, ya que algunos de ellos van dirigidos solo a proyectos más grandes. Marisa del Río, Jefa de Comunicación del organismo, nos explica cuáles son para pequeñas y medianas empresas y nos da algunos consejos sobre cómo hay que pedirlos y utilizarlos.

Según Del Río, los productos dirigidos a pymes (que hay que solicitar a través de entidades financieras), son fundamentalmente la línea ICO internacional, la línea ICO exportadores a corto plazo y la línea ICO exportadores a medio y largo plazo. Mientras que otros como el relacionado con las infraestructuras y el de garantías internacionales van dirigidos hacia otro tipo de empresas.

Con los productos del ICO creados para ellas, las pymes pueden obtener financiación en diversos aspectos. Por ejemplo, si quieren abrir una sede fuera de España o comprar una empresa deben dirigirse a la línea ICO internacional; y también si necesitan liquidez para financiar parte de los gastos relacionados con la apertura de una delegación exterior. Pero si lo que desean es simplemente exportar sus productos, pueden acogerse a las líneas de créditos a la exportación.

¿Cómo deben hacerlo? Simplemente, acudiendo a un banco y haciendo referencia a estas líneas de productos del ICO. ¿Un consejo? Si la primera entidad es reacia a conceder el préstamo, inténtelo con otra. Como indica Del Río, no todos los bancos tienen la misma estrategia ni los mismos objetivos de negocio, por lo que una operación que no es buena para uno sí puede serlo para otro. Hay que tener en cuenta que el riesgo lo corre el banco, ya que el ICO aporta el dinero una vez que la entidad le presenta el contrato ya firmado con el cliente correspondiente.

Aunque, como hemos dicho, el nuevo catálogo del ICO contempla más productos para grandes empresas, los dirigidos a las pymes son los siguientes:

Créditos a la exportación. El ICO pone a disposición, a través de las entidades financieras colaboradoras de las Líneas ICO de Mediación, dos productos para financiar exportaciones: tanto a corto, como a medio y largo plazo. Por una parte, la línea ICO Exportadores-Corto Plazo permite a las empresas españolas que exportan obtener liquidez mediante el anticipo de las facturas obtenidas por la venta de sus bienes y servicios en el exterior. A través de esta línea se puede anticipar hasta el 100% del importe de las facturas que tengan una fecha de vencimiento no superior a 180 días.

Mientras que la nueva línea ICO Exportadores-Medio y Largo plazo se ha aprobado paracompletar las necesidades financieras de las empresas exportadoras. Se definen dos modalidades de crédito: crédito comprador y crédito suministrador, lo que permite obtener financiación tanto a la empresa española que vende sus productos o servicios, como a la empresa extranjera que los adquiere.

Adicionalmente, al amparo de esta línea el ICO facilita financiación tanto en euros como en dólares, en virtud de los acuerdos suscritos con la Corporación Andina de Fomento (CAF), y con el Banco Europeo de Inversiones, (BEI). El destino de las exportaciones para que sean financiadas bajo esta línea será el ámbito geográfico de actuación de CAF y del BEI. Con cargo a esta línea las empresas pueden obtener préstamos con un importe de hasta 20 millones por cliente, si la financiación es en dólares, y hasta 25 millones si es en euros.

Financiación para fomentar las inversiones internacionales. El nuevo catálogo de productos diseñado por el ICO también incluye dos productos para impulsar las inversiones de las empresas españolas en el exterior. La línea ICO Internacional ofrece financiación a través de las entidades financieras colaboradoras de las Líneas ICO de Mediación, con plazos largos de amortización que pueden llegar hasta 20 años, a empresas que realicen proyectos de inversión en otros países. Esta línea permite financiar tanto inversiones productivas, como necesidades de circulante.

prudencia

Con prudencia se llega a todas partes

La crisis ha obligado a muchas pymes a salir al exterior para buscar nuevos mercados en los que ampliar su negocio. Sin embargo, antes de emprender el camino fuera de España es importante dotarse de buenas dosis de prudencia y tener muy en cuenta algunas cuestiones fundamentales si no queremos arrepentirnos posteriormente de nuestra actuación.

Primero, como advierte Javier Bajo, director general de la consultora Eurodalian, para llevar a cabo una correcta estrategia de internacionalización, hay que saber cuáles son las razones por las que la empresa debe salir al exterior. Por ejemplo, si éstas están relacionadas con el crecimiento del negocio o si tienen más que ver con la diversificación del riesgo que supone trabajar exclusivamente en un sólo mercado, o si por otra parte, lo que se busca es una mayor rentabilidad que solo se puede conseguir accediendo a otros países.

Una vez que esto está claro, la compañía debe dar tres pasos básicos para comenzar su proceso de internacionalización con buen pie: elaborar una planificación estratégica integral, realizar un análisis detallado y dotarse de una aplicación de herramientas de marketing dirigidas a los mercados internacionales donde desee exportar su negocio.

Pero, a continuación, hay que volver a ser prudentes. Esta vez para no cometer ninguno de los dos mayores y más frecuentes errores. El primero es tomar decisiones utilizando información de los nuevos mercados que no es completamente real o que se encuentra desactualizada, algo que nos puede conducir directamente hacia una estrategia equivocada o mal enfocada y, consecuentemente, al fracaso más absoluto en nuestras previsiones de negocio y resultados.

El segundo gran error que hay que evitar es empeñarnos en imponer en los nuevos mercados un modelo de negocio demasiado encorsetado, utilizando y aplicando allí las mismas claves, pautas de actuación y criterios de valoración que estábamos usando en nuestro propio país o en nuestros mercados tradicionales. Ser conscientes de que cada población y cada mercado tiene sus propias claves es fundamental para acceder a ellos y actuar teniendo esto muy presente es vital para rentabilizar nuestro negocio allí.

Si hasta ahora hemos actuado con buena dosis prudencia, ésta habrá que aumentarla notablemente cuando entremos en el terreno de la financiación. Tal como está el panorama financiero hoy en día, cruzar nuestras fronteras con dinero prestado por las los bancos puede convertirse poco menos que en una entelequia, por lo que no estaría mal contar con recursos propios (si no para toda la inversión, al menos para una buena parte de ella) y, además, recabar todas las ayudas económicas y las ventajas fiscales ofrecidas por nuestro país o por aquel en el que tenemos previsto instalarnos.

Por último y dependiendo de las dificultades que ofrezca el país al que accedamos, otra buena medida de prudencia sería contratar los servicios de una consultora especializada en internacionalización para que aporte al proceso experiencia y relaciones profesionales. Hay que tener en cuenta que tropezar fuera de España puede dañar seriamente la reputación y las expectativas de una empresa, y eso sí que sería algo poco prudente para la viabilidad futura del negocio.

logo

Toni Ballabriga (BBVA): “no siempre las soluciones son de financiación”

BBVA ha lanzado su iniciativa “Yo Soy Empleo”, para ayudar en la creación de empleo entre las pymes y autónomos en España. Su objetivo es alcanzar 10.000 nuevos puestos trabajo. Hemos hablado sobre el tema con Toni Ballabriga, director global de Responsabilidad y Reputación Corporativas de BBVA, que nos ha aclarado algunas dudas:

¿Qué objetivos tiene el programa?

Más allá de las palabras, en BBVA pensamos que el optimismo es necesario pero no es suficiente. Por eso, hacía falta dar un paso más, con medidas concretas. “Yo Soy Empleo” es un programa articulado en tres ejes que se puso en marcha en apenas unos meses y que comprende:

  1. Ayuda financiera directa a las pymes/autónomos que creen empleo: el pequeño empresario o autónomo, en función del tipo de contratación que realice, se beneficiará de: 3.000 euros por contratación de cada persona desempleada en modalidad de contrato indefinido o 1.500 euros por contratación de cada persona desempleada otras modalidades de contrato.
  2. Formación para el crecimiento para 2.000 pymes, autónomos y emprendedores. Ofrecida por escuelas de negocio de referencia en España: ESADE, IE, Deusto e Instituto San Telmo.
  3. Servicio de consultoría para selección de candidatos (en colaboración con Infoempleo) y un punto de encuentro entre oferta/demanda, articulado en la web: www.yosoyempleo.es.

¿Qué cuestiones tienen que tener en cuenta, actualmente, las pymes para no sucumbir ante la crisis?

Hoy en día la internacionalización y la apertura a nuevos mercados es un factor clave de éxito. No tenemos que pensar que la globalidad afecta sólo a las grandes multinacionales. Cualquier pyme debe tener, especialmente hoy en día, una visión de crecimiento internacional y de establecer lazos más allá de nuestro propio mercado.

La innovación es otra nota que marcará la diferencia en tiempos de crisis.

Cuando hemos analizado las pymes que crean empleo en España a pesar de las circunstancias, hemos visto que el factor que lo explica mayormente no es la pertenencia a un sector u otro, sino precisamente esa apertura a nuevos mercados.

 

¿Cuáles son las necesidades más urgentes de financiación que tienen estas empresas?

La crisis nos está mostrando cada vez más una cierta dualidad en el mundo de las pymes. Las que les va bien, crecen o mantienen su actividad y que representan en torno al 40%; y las que tienen dificultades o tienen que reestructurarse o redefinir su modelo.

Cuando las empresas viven dificultades es importantísimo realizar una aproximación a medida  caso a caso. Es preciso entender que no siempre los problemas de las empresas pasan por soluciones de financiación, muchas veces los problemas son estructurales y es preciso abordarlos.

Por otro lado, las necesidades de las empresas en crecimiento pasan tanto por la financiación en fijo como en circulante. Lamentablemente, la demanda de financiación para inversión está siendo todavía muy baja.

¿Qué consejos de actuación le daría a las pymes para potenciar su negocio y conseguir nuevos mercados?

Además de la salida al exterior y la innovación, la formación es un elemento clave, formación para la gestión empresarial. También es muy importante poder intercambiar experiencias y aprendizajes con otras empresas en crecimiento. Por eso entendemos que es tan oportuna la iniciativa vinculada a formación y networking de “Yo Soy Empleo”.

ico

¿Tienes una empresa? ¿Eres emprendedor? El ICO te financia

Se llama “Línea ICO Empresas y Emprendedores 2013”. Y su objetivo es muy claro: otorgar financiación a autónomos y empresas que lleven a cabo inversiones productivas en España y/o necesiten cubrir sus necesidades de liquidez. No son los únicos beneficiarios. Particulares y comunidades de propietarios también pueden sacar partido a la misma si deciden rehabilitar viviendas y edificios, así como sus elementos comunes.

Conceptos financiables

Los préstamos del ICO, a través de esta línea, podrán destinarse a financiar las necesidades de circulante (gastos corrientes, nóminas, pagos a proveedores, compra de mercancía…) o a inversiones productivas dentro del territorio nacional. ¿Cómo cuáles? Activos fijos productivos nuevos o de segunda mano, vehículos turismo cuyo precio no supere los 30.000 euros más IVA (los vehículos industriales podrán financiarse en un 100%), adquisición de empresas, gastos de circulante con el límite del 50% de la financiación obtenida para esta finalidad de inversión, etc.

La modalidad elegida es la de préstamo/leasing, para inversión, y préstamo, para liquidez. Y el importe máximo que se puede solicitar es de 10 millones de euros, en una o varias operaciones, por cliente y año.

 

Tipos de interés

Otro dato interesante para el cliente es que puede elegir entre un tipo de interés fijo o variable cotizado y publicado quincenalmente para cada plazo. Para facilitar su consulta, la misma puede hacerse en el apartado “Tipo de Interés” de la ficha del producto en la web www.ico.es. Para operaciones a plazo igual a un año, el tipo de interés fijo o variable (euribor seis meses), más diferencial, más hasta un margen del 2%. Si se trata de operaciones a un plazo superior a un año, el tipo de interés fijo o variable es el mismo, pero con la diferencia que el margen llega hasta el 2,30%.

 

Trámites

Son las entidades financieras con las que se tramita la operación quienes analizarán la solicitud de financiación y, en función de la solvencia del solicitante y de la viabilidad del proyecto de inversión, quienes determinarán las garantías que serán necesarias aportar (puede verse el listado de entidades en la citada web del ICO). Eso sí, las operaciones que cuenten con el aval de una Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) deberán ser tramitadas a través de la “Línea ICO Garantía SGR”. ¿Otros datos de interés? Las entidades de crédito no podrán cobrar cantidad alguna en concepto de comisión de apertura, de estudio o de disponibilidad. Los gastos de notaría, corretaje, o registro, en su caso, se abonarán según se acuerde entre el cliente y la entidad de crédito. El plazo de vigencia de esta línea es hasta el 16 de diciembre de 2013, y estos préstamos son compatibles con ayudas recibidas de las comunidades autónomas u otras instituciones. También se puede obtener información a través del teléfono 900 121 121.

doce

Los doce grandes errores al salir de España

En los tiempos que corren, nadie duda de que las pymes tienen que intentar salir de España y abordar nuevos mercados para crecer. Pero, ¡cuidado! a la hora de emprender el periplo internacional hay que evitar doce grandes errores que acechan al emprendedor y en los que, lamentablemente, muchos siguen cayendo.

La Federación Nacional de Asociaciones de Consultoría, Servicios, Oficinas y Despachos (FENAC) nos detalla a continuación estos errores en los que incurren muchos empresarios. Inmediatamente después de cada error, preguntamos al director general de la consultora Eurodalian, Javier Bajo, cómo hacer para no caer en ellos.

1.- No buscan asesoramiento cualificado en la exportación. ¿A dónde deben dirigirse para encontrar este asesoramiento? A consultoras especializadas que estén actuando en los países que se desean trabajar.

2.- No planifican la actuación internacional antes de exportar. ¿Qué elementos deben planificar fundamentalmente? Realizar un análisis detallado del mercado a exportar y orientar y adecuar las herramientas de marketing a ese mercado específico.

3.- Olvidan que la internacionalización requiere cambios importantes en la estrategia de negocio. ¿Qué cambios son los más necesarios? Aumentará nuestro trabajo, y por lo tanto nuestra dedicación y recursos, tanto económicos como humanos.

4.- Necesidad de implicar a toda la organización. ¿Qué partes de la organización no se suelen implicar habitualmente? En un proceso de internacionalización toda la organización deberá de estar implicada en una menor o mayor medida.

5.- A menudo hay un compromiso insuficiente por parte de la gerencia para financiar y superar las dificultades iniciales. ¿De qué forma debe implicarse la gerencia? La gerencia deber ser consecuente con la decisión tomada. Deben controlar muy estrechamente y, a la vez, compaginar el área comercial con la parte financiera de la empresa.

6.- Falta atención y toman pocas precauciones en la selección y la contratación de agentes comerciales o distribuidores. ¿Qué precauciones deben tomar exactamente? Debe prevalecer la pauta de hacer una cosa correctamente antes que “cien” regular.

7.- Buscan pedidos en ferias, en vez de establecer las bases para conseguir un crecimiento ordenado. ¿Cómo debe hacerse esto? Las consultoras especializadas aportamos experiencia y relaciones para establecer relaciones a largo plazo. Por lo tanto, cuando la empresa decide internacionalizarse, la apuesta debe ser a medio-largo plazo.

8.- A menudo, las empresas olvidan la exportación cuando el mercado doméstico entra de nuevo en expansión. ¿Qué pérdida de oportunidades puede suponer esto? Depende de cada sector y empresa, pero generalmente las empresas que exportan adquieren nuevos y más rápidos conocimientos, haciéndoles más fuerte y posicionándoles en una mejor situación frente a sus competidores.

9.- Reaccionan ante la modificación del producto sólo por lo que es necesario por imperativo legal, más que por orientación al cliente. ¿Puede poner algún ejemplo?

Al igual que es un error más que habitual intentar imponer nuestro modelo de negocio usando las mismas claves de éxito que las usadas en nuestro mercado, los cambios fijándonos en nuestra competencia y no en nuestra empresa propia, suele aportarnos controversias.

10.- Trasladan al mercado externo los mismos criterios de gestión que aplican al mercado doméstico. ¿En qué deben ser diferentes estos criterios de gestión fuera? Sobre todo en las herramientas de marketing a desarrollar.

11.- Viven pendientes de subvenciones para las acciones de exportación. ¿Qué efectos puede tener esta actitud? Generalmente, la empresa que condiciona sus exportaciones a las subvenciones suele no terminar de ejecutar sus proyectos de internacionalización. Es difícil establecer un denominador común para evitar el fracaso o alcanzar el éxito, pero debemos contar con recursos propios, por lo menos en las primeras fases y etapas.

12.- Entienden la presencia en una feria internacional como medio de promoción, más que como herramienta de consolidación. ¿Cómo deben actuar en este sentido? Las relaciones y la buena introducción pausada en un mercado son las claves de una buena consolidación.