Entradas

Father and teenager signing loan contract

Las SGR, otra herramienta más para una buena financiación

Es cierto que la recuperación económica, más intensa en el caso de España con avances del PIB superiores al 3% en los dos últimos años, está trayendo consigo un leve repunte de la concesión de créditos por parte de las entidades financieras. Pero aún es demasiado tímido, y en este punto tiene mucho que ver el hecho de que las autoridades europeas, con el objetivo de prevenir crisis como la que se desató a raíz de la quiebra de Lehmann Brothers, han endurecido notablemente los requerimientos de solvencia para la banca. Así, el sector financiero debe dedicar parte de sus recursos a cumplir compromisos de capital y ni mucho menos abre el grifo del crédito al ritmo que el crecimiento actual requeriría.

 

En este contexto, y dada la debilidad de la banca en los últimos años, las Sociedades de Garantía Recíproca se han convertido en una herramienta imprescindible de financiación y aval para miles de pymes y trabajadores por cuenta propia. El año pasado, y según datos recientemente aportados por la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (SGR-Cesgar), el dinero prestado a los empresarios ascendió nada menos que a 1.250 millones de euros. “Hemos cubierto una falla de mercado”, aseveró recientemente el presidente de SGR-Cesgar, José Rolando Álvarez, recordando que el mercado de la financiación es “dual” en España. Las grandes empresas no tienen ningún tipo de problema para poder captar fondos, mientras que las pymes, micropymes y autónomos cuentan con enormes dificultades.

 

En concreto, y según datos aportados por la propia Confederación, solo ocho de cada diez pymes que solicitan hoy en día un crédito lo obtienen finalmente. Además, un 13% de los mismos no recibe la cantidad que en un principio demandó; y casi la mitad, el 42%, debió aportar garantías para lograr esa financiación. Más aún: entre las micropymes, donde se encuentran los más de dos millones de empresas españolas con menos de 10 trabajadores, un 20% de las mismas está directamente fuera del circuito de la financiación, algo que impide que puedan crecer en un país señalado directamente por el FMI y la Comisión Europea por el escaso tamaño de la mayoría de sus empresas. Por si fuera poco, existen desigualdades sustanciales entre las pymes españolas y las pymes europeas. Por ejemplo, las empresas españolas pagan, de media, un tipo de interés del 2,55%, mientras que en Francia, estas empresas tienen un interés del 1,87% de media, o en el caso de Italia, con un diferencial del 1,22%.

 

Cambio de tendencia

Sin embargo, y gracias a un esfuerzo pedagógico muy importante por su parte, y con la ayuda de las propias empresas y de las administraciones públicas, las SGR españolas están consiguiendo que su labor sea cada día más conocida por el público general, y lo que es más importante, por las pequeñas empresas y autónomos que encuentran problemas para acceder a la financiación. Porque uno de los grandes problemas al que se han tenido que enfrentar hasta ahora ha sido el desconocimiento, algo que a juicio de José Rolando Álvarez se va paliando conforme pasa el tiempo.

 

El mayor reconocimiento público explica, en parte, la creencia de que las SGR van a multiplicar este año su actividad prestataria. Desde los 1.250 millones concedidos se pasará a un escenario de entre 3.000 y 4.000 millones, auguró el presidente de SGR-Cesgar en una reciente jornada que fue auspiciada por la patronal empresarial CEOE. En esa mejora también tendrá que ver, obviamente, el avance económico y la mayor fluidez del crédito, ya que la banca es una piedra angular del sistema de avales de las Sociedades de Garantía Recíproca.

 

Estas, en concreto, están constituidas por socios partícipes, pequeñas y medianas empresas, pymes, que son las beneficiarias de su aval, así como por socios protectores, las Administraciones Públicas, Cámaras de Comercio, Asociaciones y entidades de crédito. SGR y banca conceden avales y créditos a las pymes protegidos por el sector público y por Cersa, la compañía pública de reafianzamiento que recibe dinero directamente de los Presupuestos Generales del Estado y que se encarga de cubrir, si lo hubiere, un crédito fallido. Las SGR, además, no limitan su función a prestar dinero. Entre otras de sus funciones, destacan las siguientes:

 

  • Negociar líneas financieras.
  • Canalizar y tramitar subvenciones, otro capítulo de gasto público que muchas veces ni siquiera es aprovechado por los potenciales beneficiarios.
  • Informar y prestar asesoramiento financiero a sus socios.
  • Impartir formación.

 

Actualmente en España contamos con una red de más de 20 Sociedades de Garantía Recíproca. Casi todas ellas están agrupadas en Cesgar y dependen, casi siempre, lo de los presupuestos de las comunidades autónomas en las que desarrollan su labor. Así sucede, por ejemplo, con Avalmadrid en la Comunidad de Madrid, Avalis en Cataluña o Suraval en Andalucía, por ejemplo. Hay otras incluso de mayor tamaño, como Iberaval, que en principio nació en Castilla y León pero que ahora también desarrolla su labor en Madrid y en la Rioja y cuenta ya con aproximadamente 19.000 socios. En cualquier caso, y para conocer de primera mano la entidad a la que un autónomo o pyme puede dirigirse en busca de financiación, conviene primero informarse en la Confederación Española Cesgar.

buscar_subvenciones

Algunas claves para aprovechar el tiempo si buscas subvenciones

Cualquier emprendedor o empresario experimentado que se haya interesado por conseguir una subvención para impulsar su negocio sabrá que identificar la mejor ayuda financiera de este tipo puede ser casi tan complicado como buscar una aguja en un pajar.

Es difícil conocer el momento en el que se publican, rastrear todas las instituciones y organismos que suelen publicarlo puede convertirse en un trabajo extenuante y, para colmo, queda el trámite de cumplir con todos los requisitos formarles.

En este blog como en tantas otras páginas web, nos hacemos eco de todas las convocatorias de ayudas y subvenciones para pymes posible, pero sí es otro de los miles de sitios en los que buscar.

Pero no desfallezca, parafraseando a algún anuncio televisivo casi podemos decir que: “el rastrear se va a acabar”.  Al menos, el tiempo dedicado a ellos se puede reducir considerablemente.

Y es que, conscientes de lo arduo de la tarea, cada vez surgen más plataformas pensadas para aliviar la tarea. Desde Asesoresdepymes hemos rastreado la oferta y hemos seleccionado las más destacadas.

La primera es también la más institucional.  Es decir, la plataforma del sistema nacional de publicidad de subvenciones, que pertenece al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas. En esta web están listadas todas las subvenciones públicas tanto del Estado como de las CCAA o de los ayuntamientos. Se pueden buscar por fechas, concepto y organismo emisor. Además incluye enlace a las webs en las que está publicada la información.

Los interesados en ampliar la búsqueda a otros horizontes y fronteras pueden dejarse caer por la Fundera. Este es un buscador lanzado por un emprendedor español que ha desarrollado un software que hace el rastreo de las convocatorias de ayudas o subvenciones de forma automática. Según han explicado sus fundadores a los medios de comunicación, “agrega información de unas 400 líneas de financiación en Europa y España”. La plataforma permite acotar la búsqueda por destinatario de las ayudas tanto para pymes, como grandes empresas, startups, ONGs, etc. Una advertencia para los usuarios de esta web: Las convocatorias rastreadas se muestran en su idioma original, así que los interesados en ayudas internacionales también deberán tener en cuenta esta peculiaridad a la hora de ingresar sus criterios de búsqueda.

Otra interesante herramienta, es la plataforma Tufinanziacion.com, que recientemente ha firmado un acuerdo con el grupo CajaMar para impulsar una web que recoge ayudas públicas clasificadas según el organismo que las emite: europeas, nacionales, autonómicas o provinciales.

Una de las curiosidades de esta página es que las convocatorias están catalogadas con una evaluación numérica que indica su calidad en base a criterios como: cuantía de la ayuda, tiempo de financiación, vigencia…etc.

Esta plataforma está mucho más enfocada a prestar servicio a las pymes, por ello completan sus servicios con la posibilidad de contactar directamente con expertos y asesores en la presentación de este tipo de proyectos, y también ofrece la posibilidad de recibir, previa subscripción, un informe periódico con las subvenciones que mejor encajan con el perfil de la compañía.

man-in-suit-and-briefcase

Estoy en ASNEF empresas, ¿qué consecuencias tiene y cómo salgo?

man-in-suit-and-briefcaseLas de Evasión o victoria, Con la muerte en los talones, El Fugitivo, Thelma y Louise, Atrápame si puedes o El caso Bourne son huidas de cine. La tuya de los registros de morosos, si no dispones de la información adecuada, puede convertirse en una película de terror.

Entrar en un registro de morosos como ASNEF puede ser consecuencia de varias causas: una mala racha, un malentendido con los plazos, una factura no recibida correctamente, una mala planificación de los pagos, un imprevisto que los ha condicionado, etc. Sin embargo, una vez que estás dentro, abandonarlos debe convertirse en una cuestión prioritaria debido a las consecuencias que tu presencia puede acarrear para la actividad de tu negocio. Y es que pocas empresas e instituciones estarán dispuestas a hacer tratos con alguien que figura en un registro de morosos.

Para la imagen de tu compañía, estar en el listado de ASNEF Empresas puede tener resultados preocupantes, pero no solo eso, la viabilidad de tu negocio también podrá verse afectada con medidas como la imposibilidad de acceder a productos financieros de la mayor parte de las entidades. A continuación, alguna de las gestiones que tendrás problemas para llevar a cabo por estar en un registro de morosos:

  • Solicitar una hipoteca para la compra de, por ejemplo, un local.
  • Ampliar una hipoteca o firmar un aplazamiento.
  • Solicitar un préstamo.
  • Contratar una línea telefónica o Internet para tu empresa.
  • Contratar servicios cotidianos como el de la luz o el agua.
  • Pedir financiación para crear un nuevo negocio o ampliar el tuyo.
  • Hacer negocios con otra empresa. Antes de firmar un acuerdo comercial, consultarán tu historial e información para ver si eres un buen pagador y un socio de confianza.
  • Hacerte un seguro te costará más caro, ya que la aseguradora conocerá que estás en un registro de morosidad.

Por si todo esto fuera poco, las entidades financieras, ante un impago de deuda, además de incluir a tu empresa en el registro de morosos, pueden proceder al embargo de los bienes con los que pudieses responder a esa deuda, siempre y cuando la demanda judicial que habrá presentado con anterioridad en un juzgado, prospere.

ASNEF Empresas: por qué aparece tu negocio

Uno de los registros de morosos más reconocidos y de mayores dimensiones de España, junto al Experian Bureau Empresarial y al RAI, es el de ASNEF (Asociación Nacional de Entidades de Financiación). Este fichero recoge la información sobre impagos de personas (ASNEF particulares) y empresas (ASNEF empresas).

Si estás incluido, hay una razón principal, y es que un miembro de la asociación ASNEF -formada por bancos, cajas de ahorros, empresas que ofrecen servicios de financiación en compras, aseguradoras, empresas de telecomunicaciones, empresas proveedoras de servicios (agua, luz, gas, etc…), etc.- ha registrado un impago por tu parte y no has satisfecho esa deuda en el plazo de 90 días, por lo que automáticamente quedas incluido en ASNEF.

¿Cómo puedo salir del listado?

La manera de salir de un registro de morosos es sencilla, saldar la deuda. Una vez que se ha pagado, no hay un plazo concreto para ser borrado del listado, si bien lo habitual es que en 7 o 10 días ya no aparezca tu nombre ese registro. Si transcurrido ese periodo la inscripción persiste, podrás ponerte en contacto con la empresa para que te elimine definitivamente y, aunque seguramente te pidan un justificante de pago de la deuda, no tiene por qué haber ningún problema.

La otra opción es demostrar que esa deuda no existe o que es consecuencia de un fallo de cualquier tipo.

Como conclusión, que tu nombre esté registrado en un listado de morosos puede acarrear graves consecuencias para la continuidad de tu negocio, por lo que es recomendable hacerse cargo de la deuda cuanto antes y no esperar a verse tocado y prácticamente hundido.

credit-rating (1)

Las pymes españolas ya tienen su rating

credit-rating (1)Ya es oficial. Las pymes españolas ya pueden conocer la metodología con la que las entidades financieras van a configurar su rating. Todos los detalles han sido publicados en el Boletín Oficial del Estado del pasado 11 de julio, en el que está recogida la Circular que el Banco de España ha preparado para cumplir con el mandato de la Ley de Fomento de Financiación Empresarial.

La creación de un rating para las pequeñas y medianas empresas es una demanda que viene de hace años. Y que, según las organizaciones empresariales, debe servir para implantar un criterio homogéneo que valore el riesgo de las pymes. El objetivo es acabar, o al menos minimizar, la discrecionalidad habitual que hasta ahora existe a la hora de decidir si una empresa cumple o no con el perfil para recibir un crédito.

La circular del Banco de España es un extenso texto que define, y por lo tanto hace públicos, los criterios y la metodología que las entidades financieras tienen que utilizar para definir el riesgo de las pymes. Se trata de un informe estandarizado que deberá estar presentado en una plantilla común para facilitar el proceso de evaluación de riesgos.

En principio, la base de ese cálculo recogerá una información básica que quedará recogida en un documento denominado “Información Financiera-pyme”. En él se incluirán los criterios que hasta ahora ha venido utilizando la central de balances del Banco de España como indicadores para establecer si una empresa podía o no recibir un crédito. Además, se incluyen criterios históricos de pago, etc.

Pero, sin duda, lo más novedoso de esta nueva legislación es que impone a las entidades financieras la obligación de informar a las empresas de su perfil de riesgo. Esa obligación, además, será gratuita y con al menos tres meses de antelación en caso de que el banco quiera comunicar cambios en los contratos firmados con la empresa. Es decir, que en caso de que quieran modificar el tipo de interés de algún préstamo, cancelar una línea de crédito, etc. deberán comunicarlo con antelación.

Aunque no sea obligatorio, la patrona de las pymes Cepyme, ha aconsejado a todas las empresas que soliciten esta información a partir del 11 de octubre, aunque no estén planteándose la solicitud de ningún crédito. Según explican sirve para ajustar las estructuras financieras de las empresas a las nuevas formas de medición de riesgo.

El 11 de octubre es el día que estará operativa oficialmente esta nueva obligación. Justo tres meses tras la publicación en el BOE, que es el plazo que ha pedido la banca para poder adaptar toda su operativa interna a los nuevos requerimientos.

Este plazo de tres meses también puede ser aprovechado por las pymes para organizar sus cuentas en función de estos nuevos criterios de evaluación de riesgo y así tener la mejor posición posible para cuando la norma empiece a funcionar.

Desde ese día, tanto pymes como autónomos quedarán clasificados en cinco niveles de riesgo, función de las incertidumbres existentes sobre su capacidad de hacer frente a los compromisos financieros adquiridos:

Además, el rating detallará las ratios de actividad, margen, rentabilidad, liquidez, capital circulante, endeudamiento, solvencia y capacidad de reembolso de la firma.

Siguiendo el modelo americano de identificación de riesgos, a partir de ahora el historial de crédito será un elemento importante para facilitar o impedir la concesión de nuevas líneas de financiación. Es decir, comenzará a tenerse en cuenta para consulta de todos el comportamiento de las pymes y autónomos en situaciones anteriores: cómo pagaron sus créditos, si lo hicieron a tiempo, los motivos de impagos o retrasos, si hay algún acuerdo de refinanciación en curso o extrajudicial, posibles embargos y todo tipo de incidencias judiciales.

La metodología publicada en el BOE incluso establece que se recogerá información sobre los riesgos transferidos a terceros cuya gestión conserve la entidad. Incluso se tendrán en cuenta las relaciones entre los socios o ,en el caso de grupos empresariales, los flujos de capitales y relaciones contractuales. Incluso el gobierno corporativo entre las diferentes empresas del grupo será valorado.

El rating valorará, además de la información relativa a cada una de las empresas, la posición de cada una de ellas en relación con las empresas competidoras de su mismo sector. Esto es importante de cara a que un deterioro generalizado de la actividad en el sector se tenga en cuenta.

errores_plan_negocio

Cuatro errores típicos del plan de negocio

errores_plan_negocioPreparar un plan de negocio es una tarea habitual para cualquier emprendedor que quiere presentar su empresa a nuevos inversores o que pretende conseguir subvenciones. Pero se trata de un trabajo que no todos saben hacer bien y en el que se comenten algunos errores de bulto, que es necesario subsanar.

Falta de orden y claridad. Uno de los primeros fallos a la hora de elaborar este documento suele ser la falta de orden y claridad. Hay que tener en cuenta que el dossier se convertirá en la principal carta de presentación del negocio y que será leído por personas que, probablemente, no tendrán demasiado tiempo para ello. Entre los consejos que dan los expertos para que la redacción sea eficaz es que la información principal aparezca destacada, contenga en todo momento información útil, guarde un orden preestablecido, no utilice demasiados tecnicismos y se eliminen los elementos superfluos.

Subestimar el equipo humano. Otro de los errores más comunes e imperdonables consiste en olvidarse del equipo humano o en dedicarle menos espacio e importancia de la que se merece. Algunos planes de negocio se centran excesivamente en destacar las capacidades materiales de la empresa y sus oportunidades de negocio en el mercado, pero se olvidan de las personas, que son las realmente responsables de que todo llegue finalmente a buen puerto. Es importante tener en cuenta que los inversores -sobre todo los internacionales que no conocen demasiado bien el who is who del mercado nacional- quieren saber quién dirige la compañía, qué personas se encuentran en los puestos clave y cuáles son las políticas principales de la firma en el ámbito de los recursos humanos.

Olvidarse de la financiación. Aunque parezca paradójico, algunos planes de negocio que esperan obtener nuevos ingresos de los inversores se olvidan de detallar un elemento principal: las necesidades y vías de financiación de la empresa. El plan de negocio no debe dedicarse, exclusivamente, a contar las bondades de la compañía, sino que debe establecer también sus fuentes de suministro y financiación, ya sea a través de las aportaciones de socios e inversores, créditos con entidades financieras, subvenciones de administraciones y otras entidades públicas, etc. Solo así los nuevos inversores y socios podrán conocer una radiografía más exacta de la empresa y contextualizar mejor su potencial contribución económica.

Perderse en los detalles. Aunque algunos planes de negocio tengan más de 50 páginas –una cantidad a todas luces excesiva y que puede contener numerosas superficialidades que no vienen a cuento-, pueden no contener un elemento principal. Hablamos de una reflexión en la que se exponga porqué la empresa es capaz de triunfar en su mercado. Los argumentos pueden ser múltiples y pueden ir desde la creación de un producto único en el mercado, hasta la dedicación de un gran esfuerzo en el campo del marketing y la publicidad, pasando por la existencia de una gran red de comercialización y distribución o la puesta en marcha de una estrategia de distribución en exclusiva.

valorar_compania

Cómo valorar una empresa por comparación de múltiplos

valorar_companiaEl valor de una empresa va cambiando a lo largo del tiempo, incluso aunque no se haya extendido o potenciado el negocio o se hayan ampliado las instalaciones. Y es que la cifra dependerá en cada momento de un gran número de factores, tanto intrínsecos como extrínsecos, entre ellos la situación del mercado, la competencia, la oferta y la demanda de los productos etc. Por eso, es conveniente hacer los cálculos periódicamente, independientemente de que nos hayamos planteado o no vender el negocio. Pues bien, una de las mejores formas de hacerlo es a través del método de valoración por comparación de múltiplos.

La valoración de múltiplos calcula el valor de una empresa utilizando como punto de partida un múltiplo de factores que tienen como base el valor conocido de otras empresas que sean comparables a ella. Por lo tanto, la primera tarea será buscar empresas comparables, habitualmente semejantes, que tengan las mismas características.

En esta labor, es imprescindible realizar un análisis cualitativo de mercados, canales de comercialización, participaciones en mercados, y management, además de determinar la evolución pasada y futura de los ingresos y beneficios. En el apartado cuantitativo, se contemplarán factores como el rendimiento, la liquidez y la estructura de capital.

Una vez estudiada la empresa propia, y detectadas las compañías comparables a ella, el siguiente paso es calcular los múltiplos. Pero, ¿cómo se obtienen éstos? En pocas palabras, y sin profundizar en teoremas matemáticos, podríamos decir que a través de la relación entre el precio de estas compañías y las transacciones comparables con sus principales cifras y datos financieros, es decir con sus ventas, resultado neto o EBITDA.

El proceso parece complicado pero, en realidad, es bastante sencillo. Eso sí, exige aplicar una serie de fórmulas matemáticas, en cuyo detalle lógicamente no nos vamos a detener en este post, pero que cualquier experto conoce o puede encontrar fácilmente. Pues bien, una vez que se dispone de los múltiplos comparables, no hay más que aplicarlos a los principales datos financieros de la compañía (que se habrán determinado previamente).

La valoración por comparación de múltiplos no es un proceso único, sino que se puede realizar de varias formas: por comparación directa y por aproximación de acciones y deuda. En el primer caso, se calcula el valor de la empresa mediante la comparación con otras compañías que cotizan en bolsa y se hace a través de sus cotizaciones. Mientras que en el segundo se calcula teniendo en cuenta la financiación y la suma de los pasivos.

A su vez, la comparación directa se puede dividir en tres métodos: el de empresas cotizadas similares, el de adquisiciones recientes y el de oferta pública de venta. Para hacer la comparación en el primer caso se utiliza el precio de mercado de empresas comparables que cotizan en bolsa; en el segundo, el de adquisición pagado en transacciones anteriores. Y en el tercero, el obtenido por firmas comparables durante la admisión en bolsa.

nuevo_coche

Fiscalidad y tecnología, buenos motivos para ampliar la flota de vehículos

Contar con una flota de coches no tiene porqué ser patrimonio de las grandes compañías, sino que se trata de una herramienta muy útil también para las pequeñas y medianas empresas. De hecho, el 17% de las pymes españolas tiene previsto aumentar su número de vehículos en los próximos tres años, frente al 12% de las europeas, según acaba de desvelar la última edición del Observatorio del Vehículo de Empresa (CVO), promovido por Arval. En este contexto, veamos las distintas fórmulas posibles para contar con un vehículo y los beneficios de disponer de esta importante herramienta de negocio.

 

En primer lugar hay que decir que, como sucede en otros bienes como la vivienda, en España existe una gran tendencia natural hacia la compra del automóvil de empresa, mucho mayor que en otros países de Europa. Esta es una fórmula por la que se inclina casi la mitad de las pymes y que ahora se ve más alentada que nunca por la recuperación económica del país y la vuelta del crédito al mercado. El problema es que el desembolso inicial es grande.

 

Sin embargo, también existen fórmulas como el renting y el “todo incluido”, que tienen la ventaja de que no exigen invertir una gran cantidad de dinero de golpe y que, además, son capaces de contribuir a aumentar la modernidad y rentabilidad del negocio. Hasta ahora, el renting había sido una fórmula utilizada fundamentalmente por las grandes compañías españolas, hasta en una proporción del 60%, lo que las sitúa a la cabeza de Europa, solo superadas ligeramente por Francia.

 

Pero ahora muchas pymes también se están dando cuenta de que la movilidad no significa sólo tener el coche en propiedad, sino que puede ser más rentable invertir en toda una batería de servicios incluidos en una única cuota mensual, deducibles fiscalmente, que gastarse el dinero en un activo del que, además, tendrán que asumir todos los riesgos financieros derivados de la depreciación.

 

Además, estas fórmulas de financiación también pueden tener más atractivos fiscales que la compra, si tenemos en cuenta las reformas que está impulsando la Administración para contribuir al desarrollo del parque corporativo. De hecho, la cesión en especie por parte de las empresas a sus trabajadores de vehículos que emitan menos de 120 gramos por kilómetro –modelos que concentran más del 75% de las matriculaciones por su bajo consumo- tendrá una reducción del 15% en el IRPF y del 30% en el caso de los eléctricos.

 

Después de todo lo dicho, si todavía queda alguna pyme reticente hacia las ventajas de potenciar su flota de vehículos, sus dudas desaparecerán cuando compruebe las numerosas posibilidades que ofrece la gestión telemática. Ésta es capaz de mantener localizados todos los vehículos en cualquier momento, monitorizar los parámetros técnicos del coche para rebajar los gastos de mantenimiento y reparación, reducir el consumo de combustible, controlar los comportamientos de conducción, supervisar usos no autorizados y mejorar la seguridad del empleado. ¿Alguien da más?

bangel

¿Qué cualidades buscan los business angels en los emprendedores?

Una de las obligaciones más importantes que tiene un emprendedor es la que convencer a otras personas de que su idea será un negocio próspero. Así logrará captar inversión externa, que le ayudará a poner en marcha toda la maquinaria. Los business angels son uno de los colectivos a los que habrá que acudir. Cada vez tienen más importancia en la economía española, especialmente en el ecosistema de startups. Tanto es así, que algunos de ellos ya hablan de que existe una burbuja de este tipo de empresas en España.

 

Sea como sea, al emprendedor en cuestión lo único que le importa es que esas personas que tienen dinero se decidan a invertir en su firma, y no en otra. Para lograrlo, necesitará convencerlas. Ahora bien, ¿qué es lo que busca un business angel en los fundadores de las compañías? ¿Cuáles son las características principales que requieren? Eso es lo que vamos a tratar de descubrir en este post.

 

La experiencia es un grado

Aunque sorprenda, una de las características más generalizadas que necesitan los inversores de un fundador es la experiencia. La explicación es sencilla: invertir en nuevas firmas es una operación de alto riesgo. Por norma general, de 10 apuestas ocho salen mal. Y con las dos que se aciertan hay que tratar de recuperar el dinero perdido en el resto y, además, alcanzar una rentabilidad mínima. Esta curiosa regla, que es por la que se rigen la mayoría de los business angels, obliga a que miren con detenimiento el aspecto de la experiencia. Para ellos, el fracaso pasado no es malo sino una perfecta escuela en la que se aprenden los errores que no se repetirán en el proyecto actual. Por eso, preferirán al fundador que tenga una historia a aquel otro que jamás ha intentado una aventura empresarial. Es algo similar a lo que ocurre con el mercado laboral, donde los jóvenes siempre lo tienen más complicado porque en las empresas siempre prima la experiencia previa.

 

Ganas de aprender

Algo que jamás quiere un business angel es a un fundador que se cree que lo sabe todo y que tiene el ego tan elevado que le impide escuchar y aprender de los demás. Y es que a este colectivo le gusta compartir lo que sabe de otras experiencias en negocios anteriores. No tiene problemas en desvelar los secretos fundamentales. Pero exigen que se les escuche y se les haga caso. No soporta que se le interrumpa con una respuesta fácil o poniéndose a la defensiva en el momento en el que conversa con el fundador para tratar de explicarle un detalle que quizá se ha pasado por alto. Tampoco se lleva bien con aquellas personas que parece que lo saben todo. El business angel piensa que si fuera cierto no tendría que andar pidiendo dinero para levantar un sueño empresarial. Por todo ello, las personas que invierten su dinero prefieren a interlocutores con ganas de aprender.

 

Trabajar en equipo

Los negocios que son unipersonales y que funcionan porque un emprendedor se desdobla en sus funciones de hombre orquesta siendo capaz de tocar todos los palos no suelen necesitar a los business angels. Por este motivo, estas personas no se fijarán solo en el fundador sino en todo el equipo que forma parte de la empresa. Analizarán todos los detalles y le explicarán al empresario dónde están los puntos flacos y dónde necesita reforzar la plantilla de cara a cubrir todos los frentes del mundo empresarial. Una vez que estén seguros se decidirán a invertir. Pero nunca lo harán en firmas en las que el fundador es el alma, cuerpo y espíritu de toda la compañía.

 

Demostrar pasión

Para soltar el dinero, un inversor necesita previamente que el proyecto le enamore. Quiere hablar de él con sus amistades. Si no es así, será muy difícil que se decida a jugarse los cuartos. Para lograrlo, el emprendedor necesita enamorar al business angel. Algo que solo puede conseguir con pasión. Hay que saber transmitir lo que la empresa significa para uno. Desgranar los beneficios que su producto o servicio entregará a la sociedad. De alguno forma hay que traspasar el discurso formal y atravesar las barreras hasta conseguir que la empresa llegue al corazón. Eso sí, si un emprendedor no siente nada similar por el negocio, será muy complicado que convenza a sus interlocutores.

 

Tener educación

Aquí no nos referimos a que sea una persona educada sino a que el business angel prefiere que tras la firma por la que está interesado en invertir se encuentre una persona con un título universitario. Y si tiene un máster pues mejor. El motivo es que las personas que han cursado una carrera están acostumbradas a seguir un programa y unas materias y se han visto obligadas a ser precisas y metódicas. Esas características también son importantes para poner en marcha un negocio desde cero. Nada se puede dejar al azar. Es necesario tener en cuenta una ingente multitud de aspectos para conseguir que todo funcione de la mejor forma posible.

 

Eso sí, una persona sin educación superior también se puede ver beneficiada por la inyección financiera de un inversor. Aunque en estos casos primarán más los anteriores aspectos y, especialmente, la idea empresarial que existe detrás de la propuesta.

ginebra

Cuatro millones de euros para fomentar las patentes con proyección internacional

Si es empresario exportador, la innovación está en el ADN de su empresa y las ideas brotan a su alrededor, este es el mejor momento para aprovechar esa creatividad. El Ministerio de Industria, Tecnología y Turismo ha puesto sobre la mesa, según consta en el BOE del 23 de marzo, 4.015.000 euros para “incentivar las patentes y modelos de utilidad en el exterior”.

En el Gobierno son conscientes de que la innovación es el mejor camino para incrementar la competitividad de las empresas y es ese el objetivo principal de estas ayudas. El plan consta de dos programas. Uno dedicado a las patentes españolas, dotado con 231.000 euros, y otro, mucho más potente desde el punto de vista económico, el que tiene su foco en la innovación internacional.  En este caso, se ponen a disposición de personas físicas y empresas los 4.015.000 euros mencionados para fomentar patentes y modelos de utilidad en el exterior. Las ayudas están destinadas a “superar las principales barreras para conseguir una patente europea e internacional”, según el BOE. Se concentran en subvencionar las actividades que suponen un coste en los trámites necesarios para conseguir ese objetivo; como las tasas de presentación o las traducciones necesarias para formalizar los trámites de la extensión de la patente a países donde estas innovaciones sean también de utilidad.

En concreto, las actividades para las que se puede solicitar la ayuda son:

1.- La extensión de una solicitud de una patente o de un modelo de utilidad, ante las oficinas nacionales de países terceros u oficinas regionales de patentes. Entre otros conceptos subvencionables, la convocatoria 2015 incluye: trámites de solicitud, informe de búsqueda, examen o concesión, anualidades y validación de patente europea.

2.- Actividades realizadas dentro del procedimiento internacional del Tratado de Cooperación de Patentes (PCT): trámites de solicitud, búsqueda internacional o examen preliminar.

3.- Solicitudes de patentes y modelos de utilidad españoles (trámites de solicitud y/o informe del Estado de la Técnica. (IET).

Estos gastos serán subvencionables siempre que se hayan realizado entre el 25 de marzo de 2014 y la fecha límite de presentación de esta convocatoria. Es decir, el 23 de abril de 2015 (justo un mes después de su publicación en el BOE).

La cuantía destinada a las ayudas internacionales dependerá del país de referencia en el que se centre la actividad innovadora. En el BOE se detalla la cuantía concreta por cada país. Además, para las traducciones se ha fijado la referencia de 700 euros por traducción y solo se subvencionará una por idioma y solicitud. Nunca serán subvencionables, según el texto del BOE, las traducciones al español.

Las empresas podrán conseguir hasta el 80% de los gastos, mientras que para las pymes y autónomos que facturen menos de 50 millones de euros y tengan menos de 250 empleados se podrá solicitar hasta el 90% de lo invertido. En ambos casos, el montante económico supone un incremento de 10 puntos sobre las cuantías subvencionables en anteriores ediciones. Aún así, existe otro límite: las ayudas no podrán superar los 60.000 euros por empresa y los 65.000 en caso de pymes y autónomos.

Lo más atractivo de esta convocatoria es que es compatible con otras ayudas recibidas para el mismo objetivo otorgadas por cualquier otra entidad pública o privada.

La única vía de solicitud es la electrónica a través de la página web de la Oficina Española de Patentes y Marcas.

eib

Cómo acceder a los créditos del Banco Europeo de Inversiones

Si gestiona una pequeña o mediana empresa y ha tenido la suerte de conseguir financiación durante los últimos años es muy posible que el origen de ese dinero estuviera en uno de los organismos internacionales menos conocidos entre la población española: el Banco Europeo de Inversiones (BEI).

 

Se trata, como su propio nombre indica, de un banco del que forman parte todos los países de la Unión Europea. Para entendernos podría decirse que es, algo así, como el Instituto de Crédito Oficial (ICO) de Europa. Según los últimos datos ofrecidos por el BEI, las pymes españolas han sido las empresas que más ayudas han recibido por parte de este organismo. Se identifica así mismo como el principal agente financiador en España desde el comienzo de la crisis. Solo en el último año ha concedido créditos por valor de 7.603 millones de euros a pymes españolas, de los que se han beneficiado 62.000 empresas, a una media de 80.000 de euros cada una. El montante es un 12% superior al de 2013.

 

La principal razón  de ese desconocimiento público, a pesar de la contundencia de sus datos, es que gran parte de su labor se establece de forma indirecta. Es decir, el BEI capta dinero de los mercados de capitales y lo presta a tipos de interés muy bajos, pero la adjudicación de este dinero al destinatario final se establece a través de intermediarios. Solo las grandes empresas con proyectos de inversión y desarrollo superiores a los 25 millones de euros pueden solicitar directamente ayudas. El resto de la actividad se canaliza a través de intermediarios tan variados como las sociedades de inversión de Comunidades Autónomas, organismos creados expresamente por los poderes públicos para canalizar fondos o, lo más habitual, los bancos comerciales.

 

En este blog nos hemos hecho eco en más de una ocasión de acuerdos entre varios bancos españoles y el BEI ( ver aquí y aquí) para financiar a pymes y otros muchos ejemplos de esa colaboración habitual.

 

Si el empresario accede a esos créditos tras leer noticias como las que Asesores de Pymes publica o similares, conocerá la labor del BEI. Pero lo más habitual es que acuda a su banco a solicitar un crédito y la entidad lo canalice como crédito BEI si se cumplen los requisitos que el organismo mundial establece como necesarios. En ese caso, es muy probable que el destinatario final del crédito ni se entere de dónde proviene el dinero. Y lo que es peor, aquellos cuyos créditos han sido denegados tampoco descubrirán que, tal vez, una pequeña modificación en la presentación de la solicitud habría sido suficiente como para haberse convertido en destinatario del dinero.

 

Es decir, una pyme no puede dirigirse directamente al BEI para solicitar ayuda, pero sí puede trabajar activamente para conseguirla, siguiendo unos consejos básicos.

 

1. Revisar la página web del BEI. Esto puede ser farragoso si no se saben idiomas ya que no hay versión en español. Está disponible en inglés, francés y alemán.  En ella, además de una amplia presentación, se publican todas las líneas de financiación que se aprueban en los 28 países de la Unión Europea.

 

2. Ponerse una alerta en Google. Esta opción es mucho más útil para los empresarios españoles, el servicio de alertas de Google. Como ya hemos comentado anteriormente, los programas de financiación del BEI se suelen hacer en colaboración con otros actores que, habitualmente, están muy interesados en difundir esa situación. Así que es fácil que cuando se aprueba una línea de ayudas aparezcan noticias, en medios de comunicación, blogs especializados, etc. El rastreador de Google le permitirá acceder a ellas más fácilmente.

 

3. Rastrear la web de los bancos en los que tenga pensado solicitar crédito. Normalmente, los bancos que tienen líneas de financiación con el BEI suelen destinar un apartado destacado de su página web a publicitarlas y a explicar todos los requisitos necesarios para acceder a ellas.

 

4. Estar al día de la actividad de las Sociedades Públicas de Promoción Económica. Existen en casi todas las Comunidades Autónomas y son unos de los organismos que más fondos del BEI han canalizado en España.

 

5. Solicitar expresamente uno de estos créditos. Con la información ya recopilada será mucho más fácil dirigirse al banco e incluso a una de las grandes empresas destinatarias de los créditos BEI y proponer un plan de negocio susceptible de financiación que cumpla con los requisitos adecuados.

 

Para empezar a trabajar, lo mejor es poner en el radar de esta búsqueda la siguiente cadena de palabras: Banco Europeo de Inversiones + Plan Junker.

 

Porque ese precisamente es el plan estrella que con el que la Unión Europea y el propio BEI pretenden incentivar todo tipo de proyectos de inversión y desarrollo en Europa.

Según ha explicado Román Escolano, vicepresidente del BEI, la idea de este plan es crear un fondo europeo de inversiones estratégicas tanto en innovación y estructuras como en pequeñas y medianas empresas.

En estos momentos no es más que un borrador, pendiente de aprobación en el Consejo Europeo. Pero si todo sale como está previsto, el BEI canalizará 21.000 millones de euros, de los cuales 5.000 millones están reservados en exclusiva para las pymes. Estos servirán como aval de los proyectos, por lo que se estima que en total será capaz de movilizar 300.000 millones. “Por cada euro que invierte el BEI se genera una inversión aproximada de 2 o 3 euros de inversores privados”, explicó Román Escolano. Esto es posible porque el dinero del BEI actúa como garantía de créditos de aquellos que los canalizan (empresas privadas, ministerios, ayuntamientos, comunidades autónomas).

Los detalles de cada uno de las líneas de crédito que genere el Plan Junker se irán precisando en el futuro. Aprovecharlo o dejarlos pasar, como dijo Serrat, “depende en parte de tí.”

depen

Claves para que una pyme reduzca su dependencia de los bancos

“Si algo nos ha enseñado esta crisis es que depender exclusivamente de la financiación de los bancos es una actividad de alto riesgo. Por eso este cambio debe comenzar ya”. Así de contundente se ha mostrado Juan Carlos Ureta, el presidente de Renta 4 en la presentación de un libro elaborado por el Instituto de Estudios Financieros en colaboración con el Círculo de Empresarios, titulado “Los retos de la financiación empresarial”.

La agonía financiera de los últimos años es algo de lo que pocos empresarios han sido capaces de zafarse, pero el reto de transformarse en una sociedad más parecida a la estadounidense, con menor dependencia de la banca para conseguir dinero y más acceso a los mercados, no es una tarea fácil.

En la presentación del libro también estuvieron presentes, entre otros, Antonio Zoido, presidente de BME y Mónica Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios. Y si algo dejaron claro en sus intervenciones es que el cambio en el sistema financiero es imprescindible. “Es una tendencia en toda Europa que ya ha comenzado y es imparable”, comentó Oriol.

Pero el cambio exige diversos pasos en el caso del tejido productivo español, como son:

1.- Crecer. El tamaño de las pymes es la gran rémora para la competitividad española y también para el acceso al crédito. El 95% de las empresas tiene menos de 10 empleados. Con esa estructura la diversificación de fuentes de financiación es casi imposible. No hay acceso ni a la emisión de Renta Fija en MARF, mucho menos a cotizar en el MAB. El capital riesgo y el crowdfunding son casi las únicas alternativas viables para la financiación de sus grandes proyectos.

2.- Transformar la estructura financiera. Apostando más por los recursos propios y dando más peso a la financiación vía capital frente a la financiación vía deuda. Los autores del informe confirman que este cambio ya está en marcha en las empresas no financieras del Ibex 35. El reto que deben superar las pymes es ceder parte de su capital a externos.

3- Mayor profesionalización de las empresas. El pequeño tamaño de una empresa no puede ser una excusa para relajar el exhaustivo control que necesita la gestión financiera y para aplicar las máximas exigencias de transparencia a la misma. Ambos requisitos serán imprescindibles para todos aquellos empresarios que intenten acceder a cualquier tipo de financiación alternativa.

4.- La innovación la financian mejor los mercados. Si en alguna ocasión ha ido al banco a contarle un nuevo proyecto ya habrá experimentado que las entidades financieras no comulgan mucho con apostar por el riesgo de lo desconocido. Todo lo contario ocurre con los inversores externos desde los posibles accionistas, hasta las empresas de capital riesgo o el crowdfunding. Las apuestas de futuro y las novedades tendrán mucha mejor acogida por esa vía de financiación que intentando convencer a los directores de oficinas bancarias.

5.- La financiación barata es cosa del pasado. El Banco Central Europeo ha fijado el precio del dinero en el 0%, pero que nadie se engañe, conseguir un crédito ya nunca tendrá los precios anteriores al estallido de la crisis. La ‘buena noticia’, según los autores del estudio, es que cada vez tendrán más peso otros retornos no monetarios que se derivan de las nuevas formas de financiación. Por ejemplo, si una firma de capital riesgo invierte en la compañía además de dinero ofrece ayuda para profesionalizar la gestión.

6.- La diversificación es una obligación ineludible. Se impone tratar la financiación de la empresa con criterios similares a los que se construyen las carteras de inversión. El objetivo es que si alguna de las fuentes de financiación tiene problemas, el resto sirvan para compensar los problemas.

7.- Empecemos con el circulante. Un primer paso para entrar y conocer los canales de financiación no bancaria, puede ser la financiación del circulante. Por ejemplo mediante el factoring sin recurso. Gracias a este método de financiación, adelantamos el cobro de nuestras facturas y cedemos el riesgo de impago de las mismas. Un canal de financiación no bancario que ofrece esta modalidad, al 2,75%, es el Fondo Apoyo a Empresas.

fuentes

5 fuentes públicas y privadas de financiación empresarial

Que la financiación es un pilar básico tanto para el crecimiento como para el día a día de las empresas es algo por todos conocido, pero ¿seguro que conocemos todas las opciones disponibles en el mercado? En el artículo de hoy hemos querido destacar algunas de ellas, tanto de entidades públicas como privadas.

 

 

CDTI

El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, acaba de revisar a la baja los tipos de interés de los distintos instrumentos de financiación que ofrece a los proyectos de I+D+i. Estos proyectos se financiarán con un interés igual al Euribor (hasta ahora se sumaba el 0,1%). Las mismas condiciones se aplicarán a las ayudas a la Preparación de Propuestas Comunitarias (APC), a las ayudas para la Preparación de Ofertas a Grandes Instalaciones Científico-Tecnológicas (APO) y a las ayudas a la Internacionalización.

Asimismo ofrece una mejora para la financiación de proyectos Línea Directa de Innovación, que son aquellos que implican la incorporación y adaptación de tecnologías novedosas a nivel sectorial siempre y cuando supongan una ventaja competitiva para la empresa. Estos proyectos se podrán amortizar a tipos del 1% en los préstamos a 3 años y del 2% en los préstamos a 5 años (hasta ahora se aplicaban tipos del 2% y 2,5%, respectivamente).

 

Santander

Fondo Advance es la propuesta que el Santander ofrece a las pymes para financiar sus proyectos. Como condición, tienen que tener más de tres años de vida, y podrán financiar proyectos singulares de inversión para el crecimiento de su negocio: I+D+i, inmovilizado material, expansión de operaciones… por un importe mínimo de un millón de euros, un plazo mínimo de 3 años y mediante deuda estructurada a la tipología del proyecto: subordinada, convertible o de otro tipo.

Importante: esta alternativa de financiación no se dirige a pymes para operaciones de financiación de su negocio recurrente o en situación de restructuración de su pasivo. Asimismo, se excluyen de esta alternativa de financiación los sectores financiero y promotor.

Para las pymes y proyectos que cumplan las condiciones mencionadas, el Fondo Advance facilitaría financiación a medio y largo plazo con flexibilidad en el calendario de pagos y en la exigencia de garantías. La documentación exigida es la siguiente: cuentas auditadas al menos del último ejercicio; plan de inversión / crecimiento asociado al proyecto; y certificados de estar al corriente de pagos con Seguridad Social y con la Agencia Tributaria.

 

Fondo Apoyo a Empresas

Esta iniciativa de CESCE, que cuenta con el apoyo de Ferrovial, Mutua Madrileña y Técnicas Reunidas, ofrece financiación no bancaria a las empresas mediante el descuento de facturas comerciales. Las empresas pueden acceder al Fondo independientemente del tamaño que tengan o de si venden en España o en el exterior. Los recursos llegan en 6 días a partir de la solicitud y el tipo de interés es del 4,75%. Al ser un canal de financiación no bancario, no aparece en CIRBE, y no ocupa líneas bancarias ni de la empresa que solicita la financiación ni del proveedor que paga la factura.

 

BEI y Sabadell

Ha puesto a disposición de las empresas una nueva línea financiera de 500 millones de euros, destinada a financiar proyectos de inversión y capital circulante. Del total disponible, 250 millones de euros provienen de los fondos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y Banco Sabadell aporta 250 millones de euros adicionales.

Podrán optar a la misma pequeñas y medianas empresas, y empresas de mediana capitalización (MIDCAP, hasta 3.000 empleados) industriales y de servicios, y facilitarles el acceso al crédito en condiciones favorables para impulsar el crecimiento económico, la expansión de los negocios y la creación de puestos de trabajo.

La línea incluye préstamos, leasing y renting, hasta un plazo máximo de 15 años, en el caso de las inversiones, y a 3 años, en el caso del circulante, y a un tipo de interés preferente, beneficiándose además de una reducción de un 0,25% en el tipo de interés bonificado por el BEI.

 

ICO

La Línea ICO, para empresas y emprendedores, está dirigida a autónomos y todo tipo de empresas. Mediante la misma, pueden financiarse necesidades de liquidez (hasta el 100% de financiación para operaciones de hasta 3 años), inversiones financiables (hasta el 100% -incluido el IVA o impuesto análogo-, o necesidades de liquidez -adquisición de activos fijos productivos-); adquisición de vehículos turismo (hasta 30.000 euros + IVA); adquisición de empresas; gastos de circulante con un límite de hasta el 50% del importe total de la financiación, que podrá ampliarse hasta el 100% para operaciones de hasta 1, 2 y 3 años. El importe máximo de financiación por beneficiario y año es hasta 10 millones de euros, y el plazo de amortización hasta 20 años.

También dispone de la Línea ICO Innovación Fondo Tecnológico, destinada a empresas innovadoras que realicen inversiones en activos fijos productivos, nuevos o de segunda mano, en territorio nacional. Se puede financiar hasta el 100 % del proyecto de inversión (IVA/IGIC) no incluido, con un límite máximo por cliente de 1,5 millones de euros.