Entradas

fiem

El FIEM concedió 185 millones en créditos en 2017

El Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM) aprobó durante el pasado año nueve grandes operaciones de crédito y tres dirigidas a pymes, estas últimas a través de su recién estrenada Línea de Pequeños Proyectos de Exportación e Inversión

 

La Secretaría de Estado de Comercio, dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, ha publicado en los últimos días la Memoria 2017 del Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM). Según ésta, el pasado año se concedieron a través de este organismo créditos por valor de 185 millones de euros, repartidos en nueve operaciones.

En concreto, se acordaron dos líneas de crédito en términos comerciales por 70,84 millones de euros; cuatro créditos en condiciones comerciales para operaciones de inversión por 77,45 millones; uno en condiciones comerciales para una operación de exportación por 2,06 millones; y dos en condiciones concesionales por 34,51 millones.

Por otra parte, a través de la nueva Línea de Pequeños Proyectos de Exportación e Inversión, nacida en 2017 con el fin de potenciar la internacionalización de las pymes, se aprobaron tres iniciativas. Su importe fue inferior a un millón de euros.

Desde el punto de vista geográfico, América ha sido el destino en el que más ha invertido el FIEM. Tanto en el ejercicio 2017, con un 61% del total de aprobaciones, como a lo largo de la historia del Fondo en cuestión, con un 35,6% del total. De forma mucho más concreta, el país que mayor financiación recaudó fue México, en el que ya se está invirtiendo uno de los créditos de 80 millones de euros concedidos. Se ha llevado a cabo bajo la modalidad de Project finance (con garantías de proyecto) para la construcción de un parque eólico.

En cuanto a sectores, las operaciones aprobadas se concentraron en los ámbitos de las energías renovables, las tecnologías de la información y la comunicación, aguas y bienes de equipo.

SIETE AÑOS APOYANDO LA INTERNACIONALIZACIÓN

Desde su nacimiento en 2011, el FIEM ha aprobado operaciones por valor de más de 1.560 millones de euros, que han impulsado la exportación y la inversión internacional de empresas españolas por encima de los 3.200 millones. Aunque no supera la rentabilidad media del mercado, se encuentra en una situación saneada y cuenta con sobrada capacidad para financiar a las empresas sin generar pérdidas, de forma auto-sostenible. De esta manera también evita convertirse en competencia con el sector privado.

En estos momentos ofrece financiación en tres modalidades, todas ellas reembolsables.

  • Financiación concesional: Los créditos concesionales se pueden conceder a países de renta media-baja según la clasificación del Banco Mundial. La lista de países elegibles aparece en las Líneas Orientativas del FIEM. Para calcular el grado de concesionalidad se tendrán en cuenta condiciones como el tipo de interés, el plazo de gracia o el plazo de amortización.
  • Financiación Comercial: Siguiendo la normativa derivada del Consenso de la OCDE, el FIEM puede conceder créditos de exportación a un tipo de interés igual al CIRR más una prima anualizada en función del riesgo de la operación.
  • Inversión: El FIEM puede participar en proyectos de inversión productiva o concesionaria de empresas españolas a través de créditos o deuda senior, sin entrar a formar parte del capital. Estos proyectos tienen un esquema de garantías amplio que puede ir desde garantía corporativa hasta garantía de proyecto (esquemas de project finance).

Por lo que respecta a la Línea de Pequeños Proyectos de Exportación e Inversión, presentada en sociedad hace un año, está dotada con hasta 50 millones de euros.

MERCADOS ESTRATÉGICOS EN 2018

Aunque el FIEM puede financiar operaciones en cualquier país, siendo la solvencia del deudor el criterio fundamental para la evaluación del proyecto, se han marcado una serie de mercados prioritarios dentro de su estrategia para 2018. Son los siguientes:

  • América: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, México, Perú y Uruguay.
  • Asia: Bangladesh, China, Corea del Sur, Filipinas, India, Indonesia, Japón, Kazajistán, Myanmar, Pakistán, Tailandia, Uzbekistán y Vietnam.
  • Oceanía: Australia y Nueva Zelanda.
  • Oriente Medio: Israel, Irán y países del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo.
  • Mediterráneos: Marruecos, Turquía y Egipto.
  • Europa: Georgia y Serbia.
export

Las ayudas públicas para el comercio exterior subirán un 13% en 2014

El comercio exterior se ha convertido en la niña bonita de los Presupuestos Generales del Estado. Y es que en un entorno de austeridad y recorte generalizado de gasto, las ayudas para impulsar la actividad de las empresas españolas en el exterior son una de las pocas partidas que puede presumir de contar con más fondos. Nada más y nada menos que un 12,93% más que en 2013, según ha explicado el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz.
El Gobierno es consciente de que la actual falta de acceso al crédito que padecen las pymes puede acabar con el motor de la salida de la crisis, las exportaciones. Por ello, ha decidido dedicar una buena partida económica para evitar que las pymes dejen de exportar por motivos económicos. Se quiere incentivar un sector, el exportador, que se ha convertido en la única alegría de la economía española. En 2012 las ventas al exterior de las empresas españolas crecieron un 3,8%; un incremento que sólo  fueron capaces de superar dos países en todo el mundo: China y Reino Unido.  Otro punto que el Gobierno considera muy positivo en las estadísticas de este sector es que está superando la tradicional tendencia a vender sólo a los países vecinos de la Unión Europea, y las exportaciones fuera de ese grupo crecieron un 13,7% en 2012, y la tendencia se mantiene alcista en lo que va de año.

Por organismos de canalización de ayudas, el más agraciado con la ‘generosidad’ de proyecto presupuestario de 2014 es el Fondo para Inversiones en el Exterior (FIEX), al que se le han asignado 25 millones de euros, un 66,67% más que el año anterior. El Fondo de Operaciones de Inversión en el Exterior de la Pequeña y Mediana Empresa (FONPYME) duplica su partida hasta los 10 millones. Mientras que se mantienen los 500 millones del Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM).

Más facilidades

Además de mayor cuantía económica, el Gobierno también tiene previsto flexibilizar el acceso a esas ayudas. Para ello ha diseñado unos nuevos límites para poder acceder a la financiación pública.  El mínimo para poder financiar proyectos públicos se reduce hasta los 75.000 euros, frente a los 250.000 necesarios hasta ahora. Además el ratio de cofinanciación de los proyectos financiados por Fiex podrá ser de hasta 70% de la cuantía total con un límite máximo, según las características del mismo, de entre 25 y 30 millones de euros. El secretario de Estado también explicó que se está haciendo un “gran esfuerzo” por simplificar la documentación exigida para tener acceso a las ayudas.

Organismos de exportación

Entre los proyectos de impulso a la exportación para 2014 también tienen un papel destacado CESCE e ICEX, los compañeros habituales en la internacionalización de las empresas españolas. Este último acaba de elaborar, junto con el Instituto de Comercio Exterior (ICO), una guía de servicios a la internacionalización. También se avanzará en afianzar las actividades de Ventanilla única de exportación y el Centro de Asesoramiento Unificado de Comercio Exterior para facilitar la gestión y reducir la burocracia de las empresas.

estrategia-e-internacionalizacion

Sectores estratégicos para la internacionalización

“Se entenderá que una operación o proyecto es de interés para la internacionalización cuando tenga un impacto positivo en las empresas, bien porque conlleve la exportación directa de bienes y servicios, bien porque el proyecto reúna determinadas características que hagan que su ejecución revierta en beneficios claros para las empresas”. La cita corresponde al reglamento del FIEM (Fondo para la Internacionalización de la Empresa), en concreto a su artículo 12, apartado 1, elaborado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio (www.mityc.es). Pero, ¿qué sectores se pueden considerar estratégicos de cara a la internacionalización?

1. Alto valor añadido

Según el citado artículo, “se considerará  el impulso de la marca, la transferencia de tecnología, la contribución del proyecto a la mejora de la productividad de las inversiones en el exterior, la adquisición de créditos de carbono, la fabricación de equipos suministrados por filiales españolas en terceros países y la vinculación de la operación con contratos de concesión para la prestación de servicios que conlleven la inversión de empresas españolas en el exterior”. Es decir, sectores de alto valor añadido y componente tecnológico que favorezcan la transferencia e implantación de tecnología en el exterior, por una parte y, por otra, aquellos sectores que podemos calificar con el sobrenombre de Kyoto, incluyendo la generación de unidades negociables en los mercados de carbono, tales como derechos de compra de emisiones de dióxido de carbono o similares.

2. Energía

También se consideran sectores estratégicos aquellos con mayor vocación de internacionalización y mayor arrastre horizontal y vertical para la economía española. Dicho de otra manera, y en el campo energético, aquellos proyectos llave en mano, especialmente de energías renovables. También sectores relacionados con el medio ambiente, sobre todo aquellos que tengan que ver con el agua y el tratamiento de residuos sólidos, los bienes de equipo con alto componente tecnológico español, servicios de ingeniería y arquitectura, y tecnologías de la información y la comunicación (telecomunicaciones, satélites, sistemas de información y de gestión…). Asimismo tiene cabido el mundo del transporte, en particular lo relacionado con el sector ferroviario, metros, aeropuertos, infraestructuras portuarias y servicios de gestión, y las infraestructuras, particularmente cuando el contratista principal sea una empresa española.
fiem

Ventajas del FIEM frente al extinto FAD

fiemEl Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM), que fue aprobado por el Gobierno el pasado año, presenta una serie de ventajas frente al Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) Internacionalización al que sustituye. Para comenzar, el FIEM tiene como objetivo exclusivo la promoción de la internacionalización española, y cuenta con una dotación presupuestaria de más de 316 millones de euros para 2011.

Financiación comercial

Al igual que el antiguo FAD Internacionalización, el FIEM mantiene el apoyo en términos concesionales y no reembolsables, pero incluye la posibilidad de financiación directa en términos comerciales de forma complementaria a la financiación de mercado. Además, también amplía su ámbito de aplicación, cabiendo la posibilidad de financiar proyectos de inversión, a la par que posibilita ampliar las modalidades de financiación incluyendo la posibilidad de conceder préstamos y adaptar el tipo de financiación a las características determinadas de cada proyecto. Eso sí, el FIEM ofrecerá apoyo financiero de manera preferente a aquellos proyectos adjudicados por licitación pública o internacional.

Países beneficiarios

El nuevo instrumento incorpora como posibles beneficiarios de financiación a otros Estados, Administraciones Públicas regionales, provinciales y locales extranjeras, instituciones públicas extranjeras, así como empresas, agrupaciones, consorcios de empresas públicas y privadas extranjeras tanto de países desarrollados como en vías de desarrollo. Asimismo podrán ser beneficiarios instituciones financieras multilaterales de las que España sea miembro u organismos internacionales a los que España realice aportaciones, siempre que éstas tengo un claro interés comercial para la internacionalización española. En el caso de las instituciones financieras multilaterales, y teniendo en cuenta el compromiso de éstas de desligar la ayuda, la identificación de las posibles iniciativas deberá realizarse junto con el Ministerio de Economía y Hacienda. De esta manera, se amplía el número de países destinatarios de los recursos.

Flexibilidad del sistema

En los contratos susceptibles de ser financiados con cargo al FIEM, cuando la parte contratante sea un organismo público perteneciente a la Administración central del Estado correspondiente, el prestatario o garante deberá ser el soberano o, en su caso, deberá aportar garantía de organismo internacional. Podrán asimismo admitirse como deudores o garantes las Administraciones públicas regionales, provinciales y locales extranjeras, así como las instituciones o empresas públicas extranjeras o empresas privadas extranjeras de adecuada solvencia y en las condiciones que se determinen.
Para garantizar un adecuado análisis del riesgo, y salvaguardar los intereses financieros del Estado, cuando sea necesario se efectuará un análisis técnico de las garantías aportadas, y el Comité del FIEM lo valorará para determinar si son aceptables y permiten asegurar adecuadamente el reembolso de la financiación. Se contará para estos análisis con una participación de entidades como Cesce (www.cesce.es).
internacionalizacion

Arranca el Fondo para la Internacionalización de la Empresa

 

Que las empresas españolas cuenten con los instrumentos oportunos para que puedan competir en condiciones de igualdad con las del resto de países de la OCDE. Este es el fin del Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM) aprobado por el Gobierno y que sustituye al Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD). Entre sus funciones están la de ampliar tanto los modos de financiación como los tipos de proyectos beneficiados, incluyendo entre ellos el apoyo en licitaciones internacionales.

1. Objetivo: internacionalización

Si el antiguo FAD se centraba en el binomio cooperación-internacionalización, el FIEM
tiene como objetivo exclusivo la promoción de la internacionalización de la empresa
española. De esta manera se busca mejorar tanto la eficiencia como la eficacia en la
asignación de los recursos públicos, dotando a las empresas de los instrumentos de apoyo
oficial necesarios para competir de tú a tú con el resto de los países de la OCDE.
Además, el nuevo instrumento mantiene el apoyo en términos concesionales y no
reembolsables, e incluye la posibilidad de financiación directa en términos comerciales de
forma complementaria a la financiación del mercado.

2. Posibilidad de financiar

Otra de las novedades del FIEM es que amplía su ámbito de aplicación, permitiendo la
posibilidad de financiar proyectos de inversión. También incrementa las modalidades de financiación con la incorporación de la posibilidad de dar préstamos frente a los antiguos créditos FAD Internacionalización, permitiendo de esta manera adaptar el tipo de financiación a las características del proyecto.
El apoyo financiero se ofrecerá preferentemente a proyectos adjudicados por licitación pública o internacional, superando de esta manera algunos problemas del extinto FAD Internacionalización, que no optaba de forma preferente por este tipo de licitación.

3. Terceros países

El FIEM amplía el espectro de beneficiarios ya que incorpora como posibles beneficiarios de financiación a otros Estados, Administraciones Públicas regionales, provinciales y locales extranjeras, agrupaciones, consorcios de empresas públicas y privadas extranjeras tanto de países desarrollados como de países en vías de desarrollo. Asimismo podrán ser beneficiarios aquellos organismos internacionales a los que España aporte contribuciones, siempre y cuando tengan un claro interés comercial para la internacionalización española.
Los beneficiarios de financiación reembolsable con cargo al FIEM deberán garantizar las operaciones crediticias aportando una garantía soberana o de un organismo internacional.
Podrán admitirse, también, las garantías de las Administraciones públicas regionales, provinciales y locales extranjeras, instituciones públicas extranjeras o de empresas públicas o privadas extranjeras que sean de adecuada solvencia y, eso sí, bajo determinadas
condiciones.

Alejandro Cañada