Entradas

SOCIAL MEDIA

Las claves para que las redes sociales ayuden a incrementar la facturación del negocio

SOCIAL MEDIAUn reciente estudio de la consultora Shareaholic se basó en la evaluación a más de 300.000 páginas webs de empresas. Su objetivo era ver qué porcentaje de visitantes de las mismas provenían de las redes sociales y cuál era el que el llegaba por otros caminos, como Google. A la conclusión a la que llegaron fue que un porcentaje de alrededor del 30% de tráfico con punto de partida en Facebook, Twitter y el resto de medios sociales era una buena media. Si se estaba por encima, las cosas se hacían muy bien en el site. Si, en cambio, la firma estaba muy lejos de ese 30% estábamos ante una señal inequívoca de que se necesitaban cambiar muchas cosas en la estrategia en redes.

 

Si usted está en este último grupo, seguro que le interesará esta serie de consejos diferentes a los habituales, que ofrecen los expertos para incrementar el volumen de visitantes sociales a nuestra web. Y si ya está por encima, pues quizá descubra algo que le ayude a mejorar todavía más. Sea como fuere, lo que está claro es que estos trucos le ayudarán a convertir al visitante social en una fuente de ingresos para su negocio.

 

– Cree tweets personalizados. La propia idiosincrasia de Twitter provoca que muchos tweets se pierdan y se olviden, ya que todos se parecen mucho entre ellos. Una forma de evitarlo es utilizando un formato definido en cada uno de sus mensajes. La mejor forma de conseguirlo es entrando en páginas que contienen símbolos que se pueden copiar y pegar en cada uno de los mensajes. Una de ellas es iEmoji,com. Pero existen muchas más. Es una forma diferente de llamar la atención.

– Haga mensajes más largos. La popularidad de redes sociales como Twitter ha llevado a muchos a creer que el resto de plataformas no son de interés. Eso es un error. Si Twitter, con sus 140 caracteres, no permite profundizar, acuda a otras como Google+ que estimula la conversación y permite comenzar la misma con un speech más largo.
– Aproveche los grupos de Facebook. En muchos casos, el alcance de Facebook no compensa el esfuerzo que requiere. Pero esto es una sensación que tienen muchos cuando trabajan con el típico perfil. Para tener éxito en una estrategia empresarial en Facebook es importante aprovechar la característica de crear grupos. De esa forma se segmentará la clientela y a cada uno de se le ofrecerá la información que quiere ver en su ordenador, o en sus dispositivos móviles.

– Inserte un botón de compra en Facebook. No sea tímido. Arriesgue y aproveche algunos mensajes para enlazar directamente a su tienda virtual y fomente así el tráfico y las posibilidades de aumentar ingresos.
Haga mercado enlazando las redes sociales. No se centre en una sola plataforma. Convierta a los fans de Facebook en seguidores de Twitter, o en contactos de Linkedin o Google+. Por eso, usted debe estar compartiendo información en todas las redes sociales, que puedan originar ingresos al negocio. Requiere tiempo, pero a la larga es beneficioso.
Alcance el corazón de sus seguidores. Si una empresa consigue atravesar la muralla del internauta y penetrar en sus emociones se habrá ganado un cliente para toda la vida. Por tanto, vuelva a arriesgar y hable de cuestiones que quizá no estén directamente entroncadas con su razón social pero que pueden interesar a la gente que mira activamente su perfil en las redes sociales.
Aproveche contenidos de sus clientes. Si tiene la suerte de encontrar un mensaje o una imagen en la que un cliente se identifica con la empresa, pida permiso y utilícelo. De esa forma contará al resto lo que su marca representa para algunas personas.
Arriesgue. Existe un refrán español que dice que el cementerio está lleno de valientes. Pues bien, eso puede estar muy bien para la vida real, pero en el mundo social, ir a lo seguro no sirve para nada. Por tanto, no se olvide de tomar algunos riesgos calculados en su apuesta por las redes sociales.

No se calle nunca. Si usted recibe una crítica de un usuario no se oculte. Salte a la pista y conteste a esa persona de la mejor forma posible. Será un forma de contar a todos que su empresa está compuesta por gente de carne y hueso, y no por robots.

Intente ser positivo. Puede que muchos contactos suyos estén enzarzados en una agria discusión sobre un tema de actualidad que les interesa. En ese caso, su empresa también debe participar pero tratando de dar el punto de vista positivo (siempre que sea posible) sobre el tema en cuestión.
Cuidado con los famosos. Para el 99% de los emprendedores que una celebrity hable en las redes sociales sobre los beneficios de los productos o servicios de su negocio es como acertar los seis números de la Lotería Primitiva. Pero no siempre es así. Por tanto, asegúrese que ese famoso concuerda y cae bien a sus clientes. Si piensa que puede ser polémico, obvie el comentario y no saque beneficio del mismo.

Cree un equipo. Parece de lógica, pero las redes sociales no pueden ser ese extra al que el emprendedor se dedica en sus escasos ratos libres. Para tener éxito en este campo hay que crear un equipo y darle unas directrices claras para atraer a los internautas y lograr que alguno compre.

mundosm

Marketing internacional y redes sociales. Encuentra la combinación perfecta

Siempre que hablamos de marketing internacional comenzamos por puntualizar un tema clave: no se puede reproducir la estrategia aplicada en España en el resto de países. Partiendo de esta premisa la situación se complica mucho más cuando abordamos el tratamiento internacional de las redes sociales.

Y es que, aunque cueste creerlo, Twitter, Facebook, Linkedin, etc a pesar de su importancia no tienen el mismo dominio ni la misma implantación en todos los países del mundo, a veces ni siquiera las mismas reglas de juego.

Por eso hay una serie de cautelas a la hora de elaborar el plan de exportación en el apartado de redes sociales.

 

La primera, descartar la presencia en redes sociales en aquellos países en los que no se tiene presencia física. Esta premisa está fuera de dudas cuando la actividad de la empresa y de sus prestaciones es física. Carece de sentido realizar un esfuerzo de marketing de cualquier tipo si luego, los clientes no tienen la capacidad de pasarse por la tienda a comprar o disfrutar de sus servicios de forma fácil y accesible. La decisión se complica algo más cuando quien debe tomarla es una empresa de comercio electrónico o que, aún prestando servicios, busca clientes en todo el mundo. Podría ser el caso de un resort de lujo, por ejemplo. En general, la recomendación de los expertos es que la presencia en redes sociales debe ser un complemento a la actividad física de la compañía y gestionarse desde el lugar en el que se van a prestar los servicios.

 

Estudiar las redes más potentes en el país que se quiere conquistar y calibrar esfuerzos es la segunda de las premisas del marketing internacional. Puede parecer una aberración no estar en Twitter. Pero si esa red social apenas tiene seguidores en China, por ejemplo, lo más sensato será descartarla y apostar por Weibo, el Twitter chino que siguen 400 millones de usuarios.

 

Generar contenido específico. Una vez seleccionadas las redes que mejor se adaptan a la estrategia de la compañía, hay que generar contenido específico. En más ocasiones de las deseables, se establece la creación de un único contenido para todos los idiomas de una red social. Se hace la traducción y se distribuye cada uno por el canal adecuado. Error. Cada país debe tener unos contenidos únicos o al menos, muy adaptados a la idiosincrasia local. Y eso sólo se consigue con una política: la gestión local.

 

Gestionar las redes de forma local. Tuitear o redactar un blog implica hacer referencias continuas a la realidad que viven los seguidores y si eso se hace desde otro país (aunque los editores, redactores, o gestores de las redes tengan el mismo idioma) se pierde sensibilidad. Para ello, es clave tener un equipo (puede ser externo) que gestione la redes en el país en el que se quiere hacer negocio. También ayuda buscar colaboradores de renombre locales. Una de las estrategias que da relevancia a un blog empresarial es invitar firmas de expertos de prestigio en el sector. Para que ésta sea efectiva los expertos deben ser conocidos en el país. Es casi imposible, y muy caro, contar con colaboradores de prestigio internacional, reconocidos en todos los países.

 

Redes sociales generalistas o específicas. Esta es otra de las grandes dudas que se plantean a la hora de abordar el marketing en redes sociales. Apostar solo por los canales o dedicar esfuerzos a las redes temáticas. La decisión depende sobre todo del presupuesto y de los recursos humanos disponibles. Si el presupuesto lo permite hay que optar por sacar todo el partido posible a las redes temáticas, verticales o específicas, según se les quiera denominar. A través de ellas es posible contactar con un perfil de público mucho más interesado en el producto de la compañía y, en general, mucho más activo que el que hay en las redes sociales generalistas. Además, en una red vertical implica conocer también la estrategia y actividad de empresas de la competencia y sobre todo, identificar a los infuencers. Es decir, identificar a aquellos perfiles de usuarios cuyas opiniones tienen especial repercusión en la red, y contactar personalmente con ellos para presentarles la compañía y sus productos o actividad. En la mayoría de los casos, esos ‘influencers’ también son activos en las redes sociales generalistas, pero en ellas es más difícil detectarlos.

 

Generar conversación. Sea vertical u horizontal y esté en el país que esté, hay un comportamiento clave para conseguir el éxito en las redes sociales: conversar e interactuar. De nada sirve lanzar y lanzar tuits o posts en un blog si no se busca la complicidad de los seguidores, ni se contesta a todas las interacciones directas. Un truco para empresas que quieren darse a conocer: Rastree las redes sociales y resuelva dudas que plantean los usurarios relacionadas con su sector. En poco tiempo será un personaje de referencia.

redes

Flickr, Instagram, Pinterest… ¿Cuál elegir?

A nadie se le escapa que en el mundo de Internet las imágenes suelen llamar más la atención que los textos. Quizá por ello las redes sociales basadas en instantáneas han crecido hasta el punto de suponer una seria competencia para las más tradicionales. Buena prueba del auge de lo visual es que hasta Twitter ha cambiado su diseño para dar cada vez mayor importancia a las fotos.

 

Como en el caso de Facebook y sus hermanas de promoción, el mundo social de las imágenes también puede ser un buen lugar para desarrollar contenidos que ayuden a promocionar cualquier producto o servicio o, también, ayudar a mejorar el conocimiento de la empresa. El problema consiste en descubrir cuál es la mejor opción para dar a conocer una pyme. En este post vamos a analizar los pros y los contras de las tres grandes (Flickr, Instagram y  Pinterest) para llegar a una conclusión definitiva.

 

Empezaremos por Flickr. Esta red social es, sin duda, la más antigua de las que vamos analizar. Entre sus ventajas se puede destacar que en España cuenta con más de dos millones de usuarios. Otro punto a favor serían las herramientas de las que dispone para tratar las imágenes, muy superiores a las de sus hermanas. El mayor problema es que sus virtudes terminan aquí. Sus carencias, en cambio, son demasiadas. Para empezar, su crecimiento a nivel mundial se ha estancado. Por otro lado, las posibilidades sociales de la misma son bastante reducidas, ya que no fue concebida como tal en su creación, y eso se nota. En cuanto a la capacidad de viralización, más carencias. Y tampoco puede hacer frente a sus dos rivales en el tema de la organización de las imágenes. En definitiva: Flickr es una buena opción para los fotógrafos y el resto de personas que estén relacionadas de forma profesional con este mundillo. Pero suspende sin paliativos a la hora de ayudar a una pyme. Por tanto, se trata de la peor opción de las que aquí les presentamos.

 

Instagram es un caso diferente a Flickr. Lo primero que se debe tener en cuenta es que estamos ante una herramienta ideada para ser la red social de referencia en el mundo de las imágenes, lo que la dota de enormes facilidades en caso de querer compartir una instantánea con el resto de los seguidores. También tiene la opción de mejorar las imágenes con filtros, marcos y colores. Aunque sus posibilidades en este sentido se quedan muy lejos de las que ofrece Flickr. Otra característica que habla bien de Instagram es que está concebida para los dispositivos móviles, que son los que los internautas más virales utilizan con mayor asiduidad. Todo ello ha llevado a que estemos ante un monstruo con más de 150 millones de usuarios (más de dos millones en España), lo que supone un acicate más a la hora de decantarse por su utilización.

Pasemos ahora a sus carencias. La más importante es la dificultad de organizar las imágenes dentro de un perfil determinado. El proceso de crear carpetas donde dividarlas por categorías es muy complicado. No digamos si nuestra intención es crear un catálogo. En esos casos, Instagram no es la opción. En cambio, si la intención es colgar fotos o ilustraciones que quieran profundizar sobre un mismo tema -como podría ser la imagen de la empresa- estamos ante la solución indicada. Instagram es perfecta para trabajar los valores de marca a través de las instantáneas, lo que ha llevado a grandes nombres como Red Bull o National Geographic a apostar por esta aplicación para mejorar el conocimiento que los internautas tenía de las mismas. En definitiva, estamos ante la opción predilecta de las grandes firmas a la hora de buscar la promoción social visual. Pero si nuestro negocio es una pyme, o queremos promocionar nuestros productos en concreto más que el global de la compañía, quizá la mejor opción la encontremos en el siguiente párrafo.

 

Nos referimos Pinterest, la benjamina de las herramientas analizadas. Su juventud es quizá una de sus mayores carencias lo que origina que su número de usuarios esté a años luz de Instagram (70 millones frente a 150). Además, Pinterest es muy fuerte en los países anglosajones y menos en los latinos lo que origina que el número de usuarios en España solo sea de medio millón de personas. A pesar de ello, estamos ante la red social que más crece en proporción, lo que la convertirá en imprescindible en muy poco tiempo. Su espectacular incremento se debe principalmente a que estamos ante la herramienta más sencilla de utilizar. Su interfaz es más simple que el de sus hermanas de comparativa. Otra gran ventaja que juega en su favor es que desde sus orígenes se creó como una red social. Algo que se nota en las enormes posibilidades de viralización.  ¿Ejemplos? Hastags, etiquetas y el botón Repin, que da la opción de compartir inmediatamente un contenido al estilo de Twitter.

El otro punto fuerte, el que la convierte en ganadora, es la catalogación. En Pinterest resulta muy sencillo dividir las imágenes por categorías lo que es fundamental si la idea es subir fotos de campos diferentes. Todo ello provoca que Pinterest sea la red social que más tiempo utilizan sus usuarios, por encima de Facebook o Twitter, lo que la convierte en la herramienta idónea para promocionar una pequeña empresa. También es la indicada para colgar catálogos por su sencillez de uso. Algo que no ha pasado inadvertido para grandes marcas como Mango o Desigual que presentan sus colecciones en Pinterest con bastante asiduidad.

 

La conclusión es evidente. Flickr se queda para los profesionales de la imagen, como un perfecto complemento a un curriculum. Instagram es perfecta para promocionar una marca, lo que convierte en la ganadora para las grandes firmas. Pinterest, en cambio, es nuestra mejor opción para dar a conocer una pequeña empresa y, sobre todo, para promocionar productos o servicios. Eso sí, la elección final es cosa de cada emprendedor.

whatsapp

Whatsapp, la herramienta de marketing que tu negocio estaba esperando

Con motivo de la compra de Whatsapp por Facebook, algunos pensaron que la aplicación de mensajería cambiaría y se convertiría en un juguete más en manos de la red social con el que ampliar su cuota publicitaria de Internet. Para frenar los rumores, tanto Mark Zuckerberg como Jan Koum, fundadores de ambas firmas, dejaron claro que la herramienta que ha terminado con los costosos SMS seguiría siendo fiel a sus principios. Es decir, no tendría publicidad, ni serviría para que nadie vendiera nada a través de ella.

¿Esta afirmación viene a decir que es imposible aprovechar Whatsapp como una herramienta de marketing para tu negocio? Está claro que esa es la intención de sus dueños. Pero la realidad indica que las empresas, ya sean grandes o pequeñas, han sabido encontrar el truco a la aplicación para ayudarse a sí mismas a promocionarse. Algo lógico si se tiene en cuenta que estamos ante un software que utilizan 450 millones de personas. En cuanto a España, cada día 12 millones de personas envían o reciben mensajes. ¿De verdad alguien se podía pensar que las compañías no iban a intentar sacar partido de semejante pastel?

Aunque todavía no está demasiado extendido, ya existen ejemplos de marcas que han utilizado Whatsapp como instrumento de marketing. Vamos a dividirlas por tamaño. En cuanto a grandes multinacionales, las pioneras han sido Pringless y Toyota. Empecemos por el fabricante de automóviles japonés, al que se le ocurrió asociar su página web a la campaña publicitaria Hibrízate. En dicha página pedían a los usuarios su número de teléfono para que se pudiera comprobar que cambiaba su estado en Whatsapp a Hibrízate, durante un semana. De esa forma se entraba en el sorteo de un iPhone5. ¿Resultado? 33.000 visitas y 6.500 participantes de los que la firma ya conoce hasta su teléfono.

En cuanto a Pringles, la firma, que se inventó aquello de cuando haces POP ya no hay STOP, también ha sido una de las primeras en incorporar la aplicación de mensajería instantánea a su estrategia de marketing online. En este caso se pidió a los usuarios que mandaran a un teléfono de la empresa un mensaje creativo utilizando los emoticonos de Whatsapp. La idea fue un bombazo y sirvió a la marca para simpatizar con sus consumidores habituales, los estudiantes.

Como se puede ver los grandes han abierto un camino que cualquier negocio debe seguir. Es más, Whatsapp es una herramienta más interesante para las pymes que para las grandes multinacionales. La explicación es muy simple. Cualquier persona sabe que dar el número de teléfono a una gran empresa supone estar vendido ante el aluvión de mensajes y llamadas promocionales que pueden llegar. Por tanto, las reticencias a facilitarlo son más que justificadas. Pero éstas desaparecen cuando hablamos del negocio de la esquina donde siempre compramos el pan, o del bar de enfrente donde nos tomamos el desayuno. En estos casos, los clientes están más receptivos ante este tipo de iniciativas. Algo que ya ha sido aprovechado por unos cuantos visionarios.

Un buen ejemplo es el de una pescadería en Cádiz, cuyo dueño, Diego, utiliza los grupos de Whatsapp para publicitar el pescado fresco que compra cada día en la lonja. Además tiene el buen gusto de poner el precio. Es decir, ofrece información adicional, algo que agradecen sus clientes.

Otro caso es el de Casa Ana, un negocio de bocadillos de Jaén que, gracias a Whatsapp ha logrado duplicar la venta. La forma de utilizarlo ha sido la de permitir a los estudiantes de la zona, que son sus clientes, que les manden un mensaje a través de esta aplicación encargándoles el bocata que se tomarán durante el recreo. De esa forma, se ahorran colas que hacen perder tiempo de disfrute, ya que los pedidos están preparados para cuando los clientes llegan a la tienda. En otras palabras, Whatsapp ha permitido acercar más el negocio a los consumidores, lo que es fundamental para promocionar los productos o servicios que se venden. En un próximo post veremos qué es lo que hay que hacer para lograr una campaña de marketing exitosa en esta aplicación y, también los errores más habituales que se cometen.

teclado

Las ventajas del marketing de contenidos

*¿Marketing de qué? Pero de qué demonios estamos hablando. Esa pregunta se la habrán hecho muchos de los que hayan leído el titular de este post. Algo normal, ya que nos enfrentamos a un área del marketing de vital importancia, y más con Internet y las redes sociales, que es poco utilizada por las pymes. Los expertos la definen como el arte de elaborar contenidos interesantes y distribuirlos de forma gratuita con la idea de atraer clientes a nuestra empresa o fidelizar a los que ya se tiene. En cristiano: estamos hablando de que una empresa se acostumbre a dar antes que pedir. Esta definición excluye de inicio la idea de promocionar nuestros productos o servicios. Eso no tiene nada que ver con este tipo de marketing, que busca, por ejemplo, lograr que los lectores de una web empresarial se conviertan en suscriptores de correo electrónico. O dicho de otra forma, dejar de hablar con fantasmas para hacerlo con personas de carne y hueso.
Para lograr ese difícil objetivo, el público debe querer mantener una relación fluida con la empresa. Algo que es mucho más sencillo ahora que existe Internet. De hecho, se podría decir que el marketing de contenidos nació como respuesta al cambio experimentado por los consumidores, que, con la red, se convirtieron en más exigentes y más reacios a aceptar la publicidad tradicional basada en mensajes comerciales. Muchas compañías entendieron este mensaje (el 90% de las corporaciones ya incluye el marketing de contenidos dentro de su estrategia promocional) y han incluido el valor añadido dentro de sus mensajes para lograr captar y enganchar al nuevo consumidor.

Buenos ejemplos de firmas que apuestan por esta corriente son Red Bull y Coca-Cola. La marca austriaca es una experta aprovechando el carácter aventurero de sus clientes para ofrecerle infinidad de contenidos relacionados con los deportes extremos, llegando incluso a patrocinar el salto de una persona desde el espacio. Lo mismo ocurre con Coca-Cola que casi todos los años se inventa un aluvión de contenidos online, (todavía se recuerda el Movimiento Coca-Cola, que consiguió superar el millón de usuarios) que permiten a la gente disfrutar de la marca sin la necesidad de pasar por caja.

También hay otros casos de firmas más pequeñas que saben utilizan las nuevas herramientas que ofrece Internet para elaborar un marketing de contenidos con sentido. En este caso tenemos a pequeñas marcas de leche que en su canal de Facebook explican el devenir diario de sus granjas y recomienda recetas de otros elaboradas con productos lácteos. O marcas de moda infantil, que utilizan su blog para dar consejos sobre cómo cuidar a los reyes de la casa. O CESCE, los patrocinadores de este blog, que día a día ofrecen contenidos para pymes, emprendedores y exportadores.

Obviamente también existen ejemplos de todo lo contrario. De empresas, en este caso grandes marcas, que no saben de qué va esto del marketing de contenidos y lo utilizan en la dirección equivocada. En esta línea tenemos alguna marca del sector textil que solo cuelga en su Facebook fotos del catálogo, marcas de trenes que solo utilizan su blog para subir noticias corporativas o marcas de comida rápida que desaprovechan su canal de YouTube, colgando solo publicidad de nuevos productos.

Todas ellas renuncian a las ventajas que ha abierto en este campo Internet. La globalización de la red y el boom de las redes sociales ha hecho muy sencillo aprovecharse de las virtudes del marketing de contenidos, aunque seamos una pyme. El tamaño no es excusa para montar un blog o para preparar un informe sectorial gratis para descargarse por PDF desde la web corporativa. Tampoco es óbice para escribir newsletters interesantes a nuestros suscriptores o preparar pequeños vídeos tutoriales que ayuden a las personas. Quizá llevar a cabo estas acciones requieran de un esfuerzo pero la recompensa supera con creces los sacrificios.

Y es que gracias al marketing de contenidos se logra diferenciarse con respecto a la competencia, también se gana credibilidad para la marca ya que podemos convertirnos en expertos para los clientes. Otras ventajas serían el auge de la imagen de marca y la obtención de un tráfico que de otra forma jamás se hubiera acercado a nuestra empresa.

Como se puede comprobar, esta corriente de marketing se ha destapado como una alternativa perfecta para alcanzar los objetivos gracias al conocimiento exhaustivo que se obtiene del cliente. Por tanto, no es algo que se deba dejar de lado.

*La imagen elegida para ilustrar el post es un guiño a CESCE, patrocinador del blog, por regalarnos cada martes un resumen de Noticias Internacionales, un claro ejemplo de marketing de contenidos. Puedes seguirlas en su canal de SlideShare, en la carpeta específica de su Pinterest o a través de Twitter.

insta

Aproveche Instagram como herramienta de marketing

Hasta hace relativamente poco Instagram era vista como la red social donde la gente compartía sus fotos. Pero en Estados Unidos, su valor va mucho más allá del mero entretenimiento de los usuarios. De hecho, empresas como Ben & Jerry’s o General Electric han encontrado en esta red social para smartphones una plataforma ideal para llevar a cabo un marketing diferente. Para aprovechar esta circunstancia, la propia Instagram desarrolló un blog específico (http://business.instagram.com/blog/) en el que explica las principales novedades que las empresas cuelgan en su red.
Al igual que están haciendo en Estados Unidos, los emprendedores españoles también pueden aprovecharse de esta nueva vía de publicidad gratuita todavía desconocida para la mayoría de los hombres de negocios, tanto de las grandes como de las pequeñas empresas. Pero tener impacto en nuestras publicaciones en Instagram no es fácil aunque estos sencillos consejos pueden ayudar.

– No quedarse en la superficie. Utilizar la herramienta para colgar la imagen del presidente o del producto que todo el mundo conoce no sirve para nada. Lo mejor es subir instantáneas que muestren la empresa en toda su profundidad.

– Escaparate tecnológico. A cualquier empresa le encantaría poder contar el esfuerzo y la tecnología que se esconde detrás de cada producto o servicio que presente. Pero siempre se encuentran con la dificultad de darlo a conocer. Pues bien, Instagram elimina esa barrera ya que es un escaparate perfecto para mostrar los esfuerzos en I+D. El mejor ejemplo es General Electric que utiliza esta red social, adquirida por Facebook en 2012, para enseñar al mundo sus maravillas en innovación.

– Red social. Nunca se debe olvidar que estamos en una red social y que el objetivo es conseguir que los internautas compartan nuestros contenidos. Por este motivo, conviene pensar en lo que realmente interesa a la gente antes de subir a Internet cualquier imagen sin sentido.

– Diga la verdad. Si su marca desprende sencillez no se le ocurra utilizar Instagram para enfatizar lo contrario. Si lo hace lo único que creará es confusión y no se podrá beneficiar del marketing gratuito (como medio) de esta red social.

¿Cómo debe ser la imagen que debo subir?
Una vez vistas las claves generales que se esconden en esta aplicación para convertirla en una opción aprovechable de publicidad, pasamos a la imagen en sí misma.

Aunque ya tiene sus años, no hay que olvidar que para la mayoría estamos ante una herramienta novedosa. Para ello antes de hacer nada es necesario preguntarse, qué debe tener mi instantánea para ser “líquida”, esto es, para que los usuarios decidan compartirla. La consultora Curalate nos ha hecho el trabajo y se ha encargado de estudiar más de ocho millones de imágenes de Instagram para encontrar las características que definen el éxito. Las principales conclusiones son las que contamos a continuación.

– Las imágenes luminosas generan un 24% más de me gusta que las oscuras.
– Tener por detrás de la instantánea un espacio de fondo libre ayuda un 29% al éxito.
– Las fotos en las que el azul es el color dominante ayudan otro 24% a que los internautas las compartan. En el otro lado de la baraja tenemos el rojo, que parece ser el color que no se debe utilizar como predominante.
– El uso de un solo color dominante es mucho más atractivo (17%) que la amalgama que suelen tener muchas fotos.
– La baja saturación en las imágenes también es bien valorada por los usuarios (18% más de me gusta).
– La utilización de texturas en las instantáneas ayudan un 79% más a que lo que subamos en la red social sea más compartido y seguido.
Poner caretos y no la típica sonrisa también es beneficioso de cara a promocionar la imagen, aunque en este caso el porcentaje de incremento se queda en poco más del 1% con respecto a la cara habitual.

Una vez vistas las claves que explican el éxito de Instagram desde el punto de vista del marketing empresarial ya solo queda ponerse a ello y aprovecharse. Sea uno de los primeros emprendedores que lo haga. No deje pasar esta oportunidad. Hay más de 150 millones de personas que están esperando sus novedades.

seguidores

¿Cuántos y qué tipo de seguidores me conviene tener en Twitter?

Imagine que ahora vamos nosotros y le decimos que a su pyme no le conviene tener demasiados seguidores en las redes sociales. Lo más normal es que nos tildara de locos y anticuados. Pero la realidad es que en algunos casos es aconsejable ir a contracorriente. Al menos eso es lo que opina el experto en marketing online Scott Levy que, en su último libro Tweet Naked, nos enseña cómo elaborar una estrategia adecuada en los medios sociales, especialmente en Twitter.

Una de las principales conclusiones que se pueden extraer de la obra es que mientras que algunas empresas grandes, como Telefónica o Iberdrola tienen que tratar de contar con miles de seguidores en cualquier parte del mundo, los pequeños negocios no deben seguir la misma estrategia. El motivo principal es la imposibilidad de manejar semejante volumen de potenciales clientes. Para entenderlo, lo mejor es poner un ejemplo. Imaginemos un pequeño negocio, por ejemplo un spa, situado en un pueblo de Cáceres y que tiene capacidad para dar servicio a unas 50 personas a la semana. Para este tipo de pymes es mucho mejor contar con un selecto grupo de seguidores de su localidad o de las provincias cercanas, que contar con una masa de 100.000 personas en todo el mundo, que nunca sería capaz de acomodar en el local.

Para evitar este tipo de situaciones, cualquier emprendedor debe decidir si su estrategia a seguir en redes sociales debe ser local, nacional o contar con una marca de visibilidad mundial. Antes de llegar a una conclusión, quizá le convenga hacerse estas preguntas previas, que Levy expone en su libro:

¿Cuál es el alcance potencial de mi negocio? ¿Cuál es el que quiero lograr en el futuro?

¿De qué recursos dispongo para explotar mi imagen en las redes sociales? ¿Cuento con personal suficiente para atender las respuestas de los followers?

¿Qué tipo de producto ofrezco? No es lo  mismo tener una firma de software cuyo objetivo es alcanzar el mayor número de clientes posibles que fabricar muebles de gama alta. Para este último caso es mejor disponer de un selecto grupo de seguidores, que de una masa sin control.

Una vez claros nuestros objetivos en las redes sociales, ahora nos toca ponernos manos a la obra y conseguirlos. Para ayudar en esta ingente labor, que no consiste en escribir miles de tweets sin sentido, el experto nos da unas pautas básicas que todo emprendedor debería tener en cuenta a la hora de lanzarse a la aventura de Twitter:

De importancia al avatar y la bio. Twitter le permite incluir una fotografía y una breve descripción. Aproveche esa posibilidad para subir una buena imagen y una explicación clara de lo que hace. Tenga en cuenta que será lo primero que vean y lo que determinará si le siguen o no.

Utilice todas las redes que pueda. Aunque estamos hablando de Twitter, lo fundamental para su negocio es estar presentes en la mayoría de las redes sociales (Facebook, Pinterest, Linkedin…). Así que no lo dude, haga promociones cruzadas y consiga notoriedad.

Siga a sus followers más activos. Para un follower muy activo es un poco frustrarte que no se le devuelva el guiño. Así que no se olvide nunca de seguir a los que más interactúan con usted.

Incluya fotos. Pueden ser muy eficaces en sus tweets, ya que captan la atención del internauta. Pero debe asegurarse de que sean de buena calidad e interesantes para el público que espera captar.

– Establezca un horario. Es muy complicado estar todo el día pegado al móvil o al tablet subiendo tweets. Pero si es más sencillo incluirlo como una tarea diaria y así se obligará a prestar atención a las redes sociales a la misma hora de cada día.

– Revise lo que funciona. Quizá se está centrado en Twitter pero resulta que su perfil de Facebook se muestra más activo y capta a un mayor número de futuros clientes. Si eso ocurre céntrese en lo que funciona y destine menos recursos a la plataforma que va peor, ya que su público objetivo no está interesado en ella.

– Sea interesante. No basta con colgar tweets continuos de cualquier cosa. Es mejor escribir algo que tenga interés para usted, su negocio y sus seguidores que perder el tiempo. Para conseguirlo debe tratar cada tweet con la importancia que se merece.

youtube

Trucos para promocionar vídeos en YouTube

¿Sabe cuántas horas de vídeos de suben cada minuto a YouTube? Más de 100. Con este dato en la mente es lógico pensar que destacar entre tal cantidad de metraje resulta una tarea de lo más complicado para cualquiera, incluidas las grandes multinacionales. Muchas de ellas no saben qué hacer para que los internautas les presten atención. Y si eso les ocurre a corporaciones con grandes recursos, imagine la dificultad que entraña para una pyme. Para qué engañarse, lograr que la filmación realizada por un pequeño negocio sea seguida por alguien en YouTube es una labor digna de titanes. Pero eso no quiere decir que no se pueda conseguir.

Para tratar de limar un poco las enormes dificultades de la tarea y lograr que nuestro vídeo en YouTube sea interesante para un buen número de visitantes existen unos sencillos trucos, la mayoría gratuitos, que le darán el empujón necesario a nuestra grabación para que cumpla la función de ayudar a promocionar nuestros productos o servicios. Veámoslos:

– Utilice las herramientas que la plataforma propiedad de Google pone a su disposición para dar notoriedad al vídeo. Por ejemplo, piense un título detallado y preciso y sea claro a la hora de explicar la descripción de cada uno de sus vídeos. Las etiquetas o palabras claves también son fundamentales a la hora de lograr que el usuario lo encuentre cuando se decida a utilizar el buscador de YouTube.

– Utilice las llamadas dentro de sus vídeos para animar a la gente a comentar y compartir el vídeo.

Promocione su vídeo entre la gente que conoce, incluyendo a sus amigos de la vida real y familiares. Tampoco se olvide de los clientes más fieles. Seguro que entre todos lograrán que el número de visitas crezca.

– No se olvide de aprovecharse de las redes sociales y de su capacidad para movilizar masas. No descarte ninguna de las importantes – Facebook, Twitter, Linkedin o Pinterest – así como otros servicios que le puedan ayudar. Lógicamente si todavía no tiene perfil en alguna de estas redes, desarróllelo primero para luego poder colgar sus vídeos.

– Tampoco debe obviar el hecho de insertar el vídeo en su propia página web o en el blog de la empresa (OJO, lo que debe hacer es insertar el vídeo de YouTube, nunca subirlo nuevamente a su web). Lo mismo ocurre con el e-mail marketing, que para este trabajo también se presenta como una opción de lo más interesante.

– Sea su propio director de comunicación y utilice técnicas de relaciones públicas para ayudar a la difusión, como los comunicados de prensa, con el fin de generar una cobertura mediática gratuita para su filmación.

Colabore con otras empresas que ya utilizan YouTube de forma efectiva y que se dirigen al mismo público que usted, pero que no sean competencia directa (por ejemplo que esté en otra provincia aunque vendan el mismo producto). Esto le ayudará a captar la atención de los espectadores y abonados de la otra compañía.

Cree un canal de YouTube para todos sus vídeos y promociónelo en los catálogos de su empresa y en cualquier folleto o material de marketing, así como en la firma de los correos de los empleados, la web, el blog, etc. Junto al canal de YouTube, promocione el resto de sus canales sociales.

– Todos estos consejos que hemos visto hasta ahora son gratuitos. Pero quizá esté dispuesto a realizar una pequeña inversión para ser alguien importante en YouTube. Si ha llegado a ese punto y se lo puede permitir, considere la posibilidad de pagar por publicidad, ya sea en el propio YouTube, ya sea por palabras en Google, o incluso contratando a una empresa de marketing que le asesore para la mejor difusión de sus vídeos.

– Y, por último, aunque estamos hablando del truco más importante para conseguir que nuestro vídeo despierte la atención de los internautas, realice un buen producto. Por el mero hecho de querer tener vídeos en YouTube no piense que basta con rodar algo “rápido” y que no genere interés. Arriesgue y trate de despertar la atención con un producto de calidad. Y es que si ya es complicado destacar con un vídeo bueno en YouTube, imagine lo que le costará si lo que quiere promocionar no cumple unos mínimos.

redes

Evita interferencias entre el ámbito profesional y el personal

Siempre se dice que los empleados de una compañía deben sentirse integrados en ella, participando todo lo posible en sus proyectos y actuaciones, y asumiendo así que forman parte de un destino común con el resto de sus compañeros. Sin embargo, esta participación debe tener algunas normas y seguir ciertos criterios, ya que existen ocasiones o circunstancias en las que pueden producirse excesos que serían contraproducentes. Uno de estos riesgos lo encontramos en el manejo de las redes sociales, donde los perfiles corporativos y personales pueden sumar o restar fuerzas, según se utilicen. Y donde mezclar informaciones corporativas con comentarios personales llegar a resultar fructífero o peligroso, según se haga.

Muchas empresas disponen ya de un Community Manager, es decir, una persona que se encarga de gestionar sus relaciones en las redes sociales. Pero, al tratarse de una figura de reciente creación (relativamente), en algunos casos sus funciones no se encuentran totalmente definidas y, en ocasiones, no se sabe muy bien hasta donde llegan sus competencias, de qué departamento o jefe debe depender… y, sobre todo, con qué apoyos y colaboración por parte de otros directivos y empleados ha de contar.

Sobre todo, teniendo en cuenta que casi todos estos directivos y empleados tienen perfiles en las redes sociales, en las que continuamente exponen comentarios sobre su vida diaria familiar y personal, pero también sobre la empresa y los compañeros con los que pasan la mayor parte del tiempo. Y que no solamente utilizan Twitter o Facebook para comunicarse con sus amigos, sino también con conocidos y clientes de la firma en la que trabajan, con los que han entrado en contacto a través de relaciones estrictamente profesionales.

Todo esto puede llevar a una falta de sintonía, e incluso confusión, a la hora de transmitir los mensajes corporativos. Por eso, algunos expertos explican que antes de iniciar una estrategia de marketing en las redes sociales es necesario plantearse algunas cuestiones para que todos remen en el mismo sentido.

En primer lugar, es necesario informar a los empleados de la estrategia que tiene previsto seguir la empresa en las redes sociales. Así, éstos podrán conocer los mensajes que se quieren transmitir y utilizar si lo desean sus perfiles personales para potenciarlos o, al menos, para no lanzar otros que los contradigan. Es muy importante que todos conozcan la política de comunicación, ya que unas palabras mal expresadas o un comentario incorrecto o que no venga al caso puede crear un gran problema a la firma.

Esto último es fundamental en el caso de los directivos y trabajadores que tengan contactos con bloggers e ‘influencers’, usuarios con cada vez mayor influencia, como su propio nombre indica, entre importantes segmentos de población. Los empleados de una firma pueden contribuir a mantenerles al tanto y transmitirles información sobre la evolución de la empresa, los productos que ésta fabrica o los servicios que desarrolla, pero siempre en sintonía con los mensajes corporativos.

Eso sí, los expertos también indican que los perfiles personales de los trabajadores no deben convertirse en perfiles corporativos, porque entonces confundirían a los clientes y perderían su valor de apoyo. Está bien publicar de vez en cuando asuntos relacionados con la compañía, pero no continuamente, ya que esto seguramente terminaría generando rechazo.

pez

¿Cómo lograr que las grandes empresas se interesen por mi negocio?

Empecemos por una verdad irrefutable. Está claro que cuando inicia una aventura empresarial, en la mente de todo emprendedor no cabe la idea de desprenderse de su negocio al cabo de cuatro o cinco años. Y más si las cosas transcurren según el plan de negocio previsto. Ahora bien. A nadie le amarga un dulce y a pesar de que en su fuero interno se reniegue de esa idea, muchos caen en la tentación de ser devorados por un tiburón. Eso ocurre especialmente en el mundo tecnológico, donde los casos de pequeños David comidos por Goliat están a la orden del día.

Algunos de los más sonados los ha protagonizado Google, con compras como las de YouTube (1.650 millones de dólares) o DoubleClick (3.100 millones). También se puede contar el caso de eBay, que se dejó más de 1.000 millones para quedarse con los servicios de Paypal. ¿Más ejemplos? Tumblr, comprada por Yahoo (1.100 millones), Instagram, ahora de Facebook por más de 1.000 millones de dólares… La lista es interminable. Y al contrario de lo que se suele pensar, esta política de hacerse con el pequeño rival, que puede ser molesto en el futuro, también se da en España, Si no, que se lo digan a Tuenti, que se dejó llevar por el cheque de 80 millones de euros firmado por Telefónica.

Como se puede ver, los grandes tienen muy en cuenta los pequeños negocios. Bueno, lo que realmente les tienen es miedo, ya que en su fuero interno saben que lo único que les puede hacer sombra es una idea milagrosa que surge en un garaje o en un piso de estudiantes. Pero, ¿cómo conseguir que un monstruo de tales dimensiones se fije en una pyme española? Para conseguirlo nada mejor que seguir estos pequeños consejos, y quizá usted pueda convertirse en el próximo Tuenti.

– Asegúrese de ser atractivo. Nada de uno más. Cuando uno quiere estar presente en el escaparate empresarial debe tener un producto o servicio por el que los clientes clamen. Debe ser una fuerza disruptiva del mercado. El único capaz de tener algo, aunque sea a pequeña escala, que los demás no poseen.

 

– Ofrezca el mejor servicio. Para ser alguien no basta con tener la idea. También hay que ofrecer el servicio. Y éste debe ser de primera calidad. De esa forma los consumidores se convertirán en clientes a largo plazo y su empresa será capaz de generar ingresos de forma regular.

– Tenga un proceso de producción ágil. Si quiere que alguien se fije en usted no debe olvidar disponer de un producto o servicio que sea sencillo para integrarse en otra estructura empresarial diferente. No ponga barreras ni trabas y disponga de un proceso de producción flexible, que le permita ser parte de cualquier compañía.

– Retenga el talento. Una de las principales razones que llevan a las grandes firmas a adquirir pequeños negocios es el talento. Así que haga un esfuerzo mientras pueda por retener a ese pequeño genio que sabe que forma parte de su plantilla. Su presencia será fundamental para despertar el interés de los posibles compradores.

– Cuidado con las cuentas. Todo lo bueno que usted puede tener (producto, servicio, producción, talento….) puede quedarse en nada si su empresa no tiene unas cifras responsables, y que no sonrojen a cualquier responsable financiero que se le ocurra mirarlas. Así que no deje este farragoso asunto en manos de otros, métase hasta el fondo para intentar ofrecer los mejores números posibles. Y si su empresa ya gana dinero, mucho mejor. Será lo primero que miren los tiburones empresariales.

redes

¿Qué son y cuáles son los beneficios de las redes sociales corporativas?

Imagine que usted tiene un pequeño medio de comunicación por Internet, que cuenta con una pequeña plantilla y un buen número de colaboradores (habitual en estos tiempos). De repente debe hacer un post de, por ejemplo, seguros de vida. Pero se encuentra con la dificultad de que ni usted ni las personas que tiene alrededor dispone de información ni contactos relevantes en ese sector. Hasta ahora, la solución para esta dificultad consistía en volverse loco navegando y llamando a las diferentes compañías de seguros, buscando respuestas. En ocasiones, las conseguirá de forma rápida. Pero otras veces perderá un buen número de horas hasta dar con la persona indicada. Por fortuna, el mundo 2.0 resuelve este y otros muchos problemas por medio de una herramienta muy en boga en el mundo anglosajón, y que está empezando a llegar a España. Se trata de las redes sociales corporativas.

Estamos hablando de una nueva herramienta de trabajo que, una vez implementada dentro de una empresa, permite que los trabajadores colaboren entre ellos e intercambien información. De esta forma, las compañías se vuelven más competitivas ya que al estar basadas en entornos 2.0, la información está accesible en cualquier momento y desde cualquier lugar. De hecho, con solo ingresar en la aplicación o en la página web de la red social se accede a todo lo comentado por los compañeros de trabajo.

Como se puede ver, las redes sociales corporativas pueden ser útiles para aumentar la productividad en los negocios. Al menos eso opinan desde la consultora Gartner, que estima que las firmas que integren este tipo de herramientas internas aumentaran la productividad de sus empleados hasta un 25%. Quizá por ello algunos ya dicen que el email irá perdiendo fuerza en el mundo de las comunicaciones corporativas.
Pero eso será dentro de un tiempo. De momento lo único cierto es que estamos ante una nueva herramienta que puede ayudar a que nuestra pyme sea más productiva. Y para convencernos, nada mejor que analizar los beneficios que puede ofrecer:

–        Optimiza la comunicación interna. Al agilizar el flujo de información entre los empleados, se mejora la comunicación.

–        Agiliza los procesos. Si el medio de comunicación online del principio del post hubiera tenido esta herramienta habría tardado mucho menos en recabar los datos que necesitaba para la elaboración de la pieza sobre el sector de los seguros.

–        Aumenta la cohesión. Con este tipo de soluciones se pierden los departamentos o Reinos de Taifas, ya que todo está interconectado.

–        Imagen innovadora. Lógicamente una plantilla que sabe que la empresa se preocupa por estar a la última en el campo de las redes sociales se sentirá más motivada y más cerca de la cultura empresarial.

Una vez conocidas las ventajas llega la hora de la verdad. ¿Existen redes sociales de este tipo que podamos implementar en nuestro negocio? La respuesta es sí. El primer ejemplo sería Zyncro (http://www.zyncro.com/es/), el Twitter de las comunicaciones corporativas. Una herramienta de éxito que ya se encuentra disponible en más de 10 idiomas. Su fórmula es la del microblogging, lo que permite conocer y compartir la información de los diferentes departamentos.

Otra solución interesante es Kudos (http://kudosnow.com/), que ofrece una alternativa gratuita. A diferencia de la anterior, el objetivo de esta red es recompensar a los empleados, aunque también es interesante para el intercambio de conocimientos. Un último ejemplo es Yammer (https://www.yammer.com/), más parecida a Zyncro y con un diseño que recuerda a Facebook.

qr

Descubra las ventajas que los códigos QR tienen para su negocio

Ya llevan tiempo entre nosotros. Pero, de momento, sólo son utilizados por las grandes empresas. Y muy poco por las pymes. Nos referimos a los códigos QR, esas imágenes que se leen con la cámara de un smartphone o tablet y que nos dirigen a una dirección de Internet donde se puede acceder a información, vídeos, promociones, descargas, etc. Aunque son desconocidos para muchos, la realidad indica que España es el país donde han crecido con mayor intensidad hasta alcanzar un porcentaje del 16% de usuarios de teléfonos inteligentes, que utilizan esta herramienta.

Estamos, por tanto, ante algo a lo que se le puede sacar provecho en el campo del marketing, y que está repleto de ventajas. La principal es que los códigos QR casi no cuestan dinero. Cuando hablamos de costes en este campo nos quedamos solo con los derivados del tiempo y conocimiento de los empleados para crear una campaña efectiva, ya que crear un código de este tipo es completamente gratis. También lo es para el usuario, lo que supone otra ventaja, que puede leer y descargarse el lector tantas veces como desee.

Otra importante ventaja es que son novedosos y llaman la atención. El consumidor todavía los concibe como algo muy nuevo, como hemos dicho antes más del 80% de los usuarios de móviles desconocen su funcionamiento, lo que aporta un valor a la imagen de la empresa. También son llamativos, ya que el que sabe su funcionamiento es buen conocedor de que en el interior de todos los códigos puede haber algo realmente interesante.

¿Más virtudes? Muchas. Algunas serían que son inmediatos, no se olvidan, son cómodos, ofrecen resultados al momento…

La última gran ventaja que ofrece esta novedosa herramienta de marketing es su versatilidad. Al contrario que otros soportes publicitarios, los QR se pueden utilizar en cualquier sitio que uno se pueda imaginar. Así, algunos de las más interesantes serían: folletos, tarjetas de visita, packaging, felicitaciones navideñas, en cualquier material de identidad corporativa, en eventos, en las etiquetas, en las pantallas y carteles de las ferias, en los escaparates, etc. La lista sería interminable. Incluso hay quien lo incluye en la foto de cabecera de Twitter y Facebook. En definitiva, en casi cualquier sitio donde tenga un tamaño que le permita ser capturado por el lector.

Ahora bien, una vez conocidas las ventajas lo que toca es saber cómo utilizar esta solución de marketing En la mayoría de los casos, estos códigos son tratados como una anécdota o la coletilla final a una campaña de publicidad. Se suelen crear para poner vídeos o para diseñar alguna promoción. Pero muy poquitos negocios se molestan en elaborar una estrategia para sacar partido a los códigos QR.

No caiga en el mismo error. Y piense que se encuentra ante una solución de marketing compleja que necesita una estrategia. Para conseguirlo es necesario que usted y sus colaboradores se sienten en una mesa y respondan a las siguientes cuestiones:

–        Objetivo de la campaña. No es lo mismo querer llamar la atención que aumentar las ventas de un producto o dar salida a un stock sobrante. Cada finalidad tiene un proceso de creación diferente.

–        Qué vamos a ofrecer. Por norma general, cuando un usuario capta con su cámara un código busca un beneficio inmediato. Así que piense qué puede ofrecer su pyme a través del código QR, que consiga atraer consumidores.

–        Dónde se va a publicar. Carteles, folletos, email marketing, página web… Es necesario pensar dónde se va a poner el código, ya que quizá el tipo de público que accede a tu negocio por uno u otro soporte no es el mismo. Quizá uno busca información y otro descuentos. Esas variables también son importantes tenerlas en cuenta.

–        Cuánto va a durar. Lo habitual es que las promociones sean limitadas en el tiempo, con vista a hacerlas más efectivas. Pero puede que tu intención no sea esa, sino crear imagen de marca. En ese caso, una campaña ilimitada es más efectiva.

Como se puede ver, los códigos QR son una buena solución, y económica, de marketing. Pero, como en todo, es necesario crear una estrategia para que la campaña funcione y ayude a dar a conocer la empresa.