Entradas

consejos_marketing

Consejos para una gestión comercial y de marketing sin grandes costes

Muchos emprendedores se desaniman porque no disponen de un gran presupuesto para realizar campañas de marketing masivas y, sencillamente, se olvidan de un apartado que es fundamental para promocionar y dar a conocer tanto la marca como los productos o servicios que se ofrecen. Si usted se encuentra en ese caso, es importante conocer que existen unas pocas fórmulas que permitirán realizar acciones publicitarias de nuestro negocio sin necesidad de invertir grandes cantidades en las mismas. Dichas fórmulas parten de un principio, que es la creatividad. Sin ella será imposible llevar a cabo una acción con un mínimo de posibilidades de alcanzar el éxito.

De hecho, da igual que se parta de un presupuesto ilimitado, un empresario no podrá nunca desarrollar una campaña que produzca resultados si no vuelca creatividad en el proceso. El marketing se basa en la forma de acercar un mensaje y, para lograrlo, muchas veces no es necesario contar con demasiado dinero para invertir. Aquí le contamos cinco maneras de promocionar su negocio para las que no se necesita exprimir la chequera.

Una estrategia profesional de Social Media Marketing
Obviamente en el mundo digital en el que se mueve la economía actual, contar con redes sociales, como Facebook, Instagram, Twitter e incluso Snapchat, es fundamental porque dan acceso a un universo de millones de clientes y consumidores potenciales, que están distribuidos por todo el planeta. La mejor manera de atraer seguidores a su negocio es proponiendo un contenido interesante que, en la mayoría de las ocasiones, se aleje del mensaje publicitario. Para crecer en este aspecto, muchas veces es más conveniente convertirse en una marca útil que en basar toda la estrategia en el precio que se oferta.

Así, poco a poco, irá construyendo una audiencia social de peso, que se convertirá en un activo valioso y le permitirá comercializar sus productos sin coste alguno. Para conservarla, es importante no abrumar al público con constantes mensajes publicitarios. Piense que si alguien le sigue en redes sociales ya está interesado en lo que ofrece su negocio. Por tanto, no es necesario que inunde a su comunidad con marketing directo. Esta estrategia agresiva puede hacer que huyan de su marca. En lugar de eso, se debe apostar por mensajes útiles e inteligentes que logren despertar el interés de la marca.

Busque acuerdos con empresas que compartan un mismo público
Se trata de un manera muy sencilla de desarrollar su marca y darla a conocer a una audiencia muy específica. El emprendedor debe identificar las oportunidades potenciales de una compañía y cómo puede complementarse con la suya. Lógicamente no podrán aliarse si trabajan en el mismo sector y son competidores. Se deben buscar otros caminos para la asociación. Por ejemplo, usted tiene un firma de diseño de páginas web y ha realizado el site de un despacho de abogados. Pues bien, un apartado de ese contrato que usted ha firmado con ellos podría incluir una colaboración para promocionar los negocios entre las distintas clientelas.

Lo más importante es que los acuerdos cumplan dos requisitos: longevidad y satisfacción de ambos socios. Así se dispondrá de mayores posibilidades de alcanzar el éxito. Esta estrategia consume beneficios, pero le permitirá construir un negocio más allá de la publicidad tradicional.

Conozca a sus mejores clientes y atrápelos
Una de las primeras obligaciones de cualquier emprendedor es la de saber cuáles son sus mejores clientes y conseguir, al menos, su correo electrónico. Será una forma de lograr la fidelización y promocionar su marca. Pero, como decíamos en el primer punto, a este segmento de consumidores que ya conocen la marca no se les debe agobiar con promociones comerciales. Es mucho más provechoso para el negocio, ofrecer información relevante relacionada con la industria en la que trabaja.

Pongamos el caso de que usted se dedica a la compra y venta de entradas a conciertos, espectáculos deportivos, etc. En este contexto la información que debe hacer llegar a su clientela más selecta, por el canal que estime oportuno, es una agenda con acontecimientos de la ciudad que puedan ser de interés. Este tipo de marketing de contenidos útiles mantiene la marca en la mente de los clientes, logrando, de paso, que ese consumidor piense en su negocio la próxima vez que pretenda adquirir una entrada.

Baje al mundo real y pise la calle
Por desgracia, muchas veces los empresarios viven en un mundo que es ajeno a la realidad en sí misma. Un emprendedor no debe renunciar nunca a bajarse al barro y patearse la calle para no perderse entre los continuos cambios que se dan en las tendencias y los gustos de los consumidores. Tampoco se debe renunciar a promocionar su marca de forma personal entre la población de su zona. No tenga miedo a pasear y charlar con la gente para que le conozcan. Se trata de una acción de promoción que es gratuita y que suele dar buenos resultados, sobre todo, durante los primeros meses de vida del negocio.

Convierta su acción en viral
Ya hemos comentado que la creatividad está detrás de todo. Pero en este punto su influencia adquiere proporciones máximas. Para realizar una exitosa gestión comercial y marketing hay que lograr el mayor alcance posible. Y eso se puede hacer llamando la atención y convirtiendo la acción en viral. No se trata de invertir dinero, sino de utilizar la creatividad para promocionar el negocio, logrando de paso, que lo que se cuenta sea imprescindible para los usuarios. Para ello la creatividad es el principal aliado.

startups_riesgo

Así atraen las startups al capital riesgo

startups_riesgoExisten infinidad de startups en España. Por desgracia, la mayoría de ellas no llegan a los dos o tres años de vida. El principal motivo de este elevado ratio de mortalidad lo tenemos en las dificultades para obtener financiación. Por norma general, una empresa (y más si es de reciente creación y trabaja en el sector tecnológico) no será rentable hasta que hayan pasado cuatro o cinco años de actividad. Ejemplos de ello los tenemos a montones. El más carismático es el de WhatsApp. A pesar de sus más de 1.000 millones de usuarios la filial de Facebook jamás ha dado un euro de beneficio. Lo mismo le ocurre a la red social de moda, Snapchat, que crece sin parar en número de usuarios. Pero todavía no ha sido capaz de descubrir cómo convertir a esos internautas en clientes.

 

A pesar de ser deficitarias, ambas compañías (y otras muchas) no han tenido problemas para encontrar financiación. El capital riesgo se las ha rifado y ha generado que startups de similares características tengan un valor contable que, por sus cifras de facturación y beneficios, nunca podrían obtener.

 

Saber cómo enamorar a los inversores adquiere una importancia capital. De ahí que en este post queramos definir unos pasos básicos que todo emprendedor debe seguir si no quiere que la falta de financiación acabe con sus sueños empresariales. La mejor forma de lograrlo es encontrar las respuestas a la gran pregunta que todo inversor, ya sea particular o parte de una firma de venture capital, se hace antes de colocar su dinero: ¿cuáles son las virtudes y los defectos de la empresa?

 

La firma debe resolver un problema con una herramienta nueva o, como mínimo, diferente
Una startup jamás tendrá éxito, ni será capaz de lograr financiación, si no ofrece algo útil. Sin una idea que sea capaz de resolver una carencia, es imposible llamar la atención. Esto será lo primero en lo que se fije un posible inversor. Estudiará a qué se dedica a la firma y si no le convence lo que ofrece será imposible lograr que se quede e invierta.

 

Esa solución no tiene que ser milagrosa. Si es nueva, estupendo. Pero también sirve si mejora lo que ya existe en el mercado. Sólo así se podrán tener oportunidades de captar dinero exterior.

 

La búsqueda de la idea genial también tiene una lectura negativa. Algunas veces, los emprendedores se ciegan y ponen en peligro a la propia empresa porque no se deciden a pedir ayuda hasta que no tienen el producto totalmente desarrollado. Eso no es del todo necesario. Si una idea es buena, aunque todavía esté en desarrollo, será suficiente para llamar la atención de los inversores. Estos se encargarán de darnos los fondos necesarios para que la firma pueda pulir la solución final.

 

No se canse de hacer comprobaciones

Uno de los errores más habituales de las firmas de reciente creación es pensar que su invento es lo mejor. Que no existe nada en el mercado capaz de igualarlos. El problema es que ese castillo de naipes se suele derrumbar cuando llega un inversor y le dice que en tal lugar existe otra compañía que está haciendo lo mismo y de forma más eficiente.

 

Para evitar que eso ocurra, es necesario desafiar nuestros supuestos una y otra vez. Debe probar su producto o servicio con diferentes muestras de personas. No basta con la familia o los amigos sino que es necesario buscar ayuda profesional para realizar testeos amplios. Sólo así estará más cerca de dar con esa solución requerida.

 

Todas estas pruebas le servirán además para pulir los detalles que no convencen a las muestras. Y también le vendrán muy bien para conocer cómo es y qué busca su cliente objetivo. Así aumentará las posibilidades de éxito. Y es que puede que el producto o servicio sea perfecto pero muy difícil de vender debido a que la sociedad no está dispuesta a pagar el precio que vale. Todas estas variables hay que tenerlas en cuenta porque el inversor, sin duda, las tendrá.

 

No busque soluciones de capital eventuales

Una norma del capital riesgo es la de permanecer poco tiempo en una misma compañía y diversificar las inversiones. De hecho, estas empresas se guían por una regla muy sencilla. Ellos saben que en el caso de las startups ocho de cada diez inversiones generarán pérdidas. Pero con las dos que salen bien recuperarán lo invertido y obtendrán beneficios. De ahí su reducido tiempo de permanencia.

 

A pesar de ello, la intención de un emprendedor debe ser la de conseguir socios dentro del capital riesgo. Hay que ser capaces de crear un núcleo accionarial estable, que será clave en el futuro de la compañía. Un objetivo prudencial de permanencia puede ser de cuatro o cinco años. Si usted es capaz de lograr que un inversor profesional siga con usted esa cantidad de tiempo será porque tiene un producto o servicio de muy alta calidad.

 

Construya un equipo de profesionales de muy elevada cualificación

Los fundadores de startups necesitan buenos compañeros de viaje dentro de la propia empresa. Se trata de un paso fundamental para alcanzar las metas exigidas. Los primeros años de cualquier negocio son muy difíciles y resultan imposibles de superar si no se cuenta con ayuda.

 

Una empresa deja de existir cuando los trabajadores la abandonan. Por eso, un emprendedor tiene que ser capaz de atraer al talento y, también, mantenerlo. Aunque no se lo crea, esta característica también será tenida en cuenta por parte de los inversores. Ellos estudiarán todas las claves y no suelen apostar por firmas unipersonales en las que las posibilidades de éxito o fracaso dependen de una sola persona.

invertir_facebook

Invertir dinero en Facebook, ¿para qué?

invertir_facebookMuchas empresas de reciente creación gastan dinero que, en muchos casos, no tienen en promocionar sus publicaciones en redes sociales como Facebook. Pero, ¿es rentable esta inversión? Para responder a esta cuestión, nada mejor que fijarse en las cifras. Dedicar 100 euros en publicidad en una publicación colgada en la empresa de Mark Zuckerberg puede generar un alcance de unas 2.000 personas, unos 30 “me gusta” y alrededor de 10 clics. ¿Cubre nuestros objetivos? Seamos sinceros. La realidad es que el mundo digital se puede convertir en ocasiones en un pozo sin fondo. Y más si tenemos en cuenta que la propia Facebook nos da la opción de dar a conocer nuestro negocio de forma totalmente gratuita.

 

¿Dónde está el truco? Pues en popularizar la pyme utilizando para ello nuestro perfil personal en este entorno social. De esta forma, nos ahorramos el dinero y seguimos pudiendo acceder a la herramienta de marketing más poderosa del mundo. Y es que Facebook nos da acceso a 1.500 millones de usuarios. A pesar de ello, la mayoría de los emprendedores sigue utilizando su perfil para sus relaciones personales, olvidándose que también puede ser un activo para el negocio e imprescindible para acercarse a las nuevas generaciones. Desde aquí vamos a tratar de explicar cuáles son las claves para lograr que nuestra pyme se beneficie de nuestra página en Facebook.

 

Olvidarse de la privacidad

Como es lógico si queremos que el contenido que subamos sea conocido por la mayoría no se pueden poner palos en las ruedas. Así que es mejor siempre utilizar la opción de “público” para tener la posibilidad de acceder a un número más grande de contactos.

 

Olvide el amiguismo…

Nuestro perfil se va a convertir en una de las caras de la empresa. Por dicho motivo hay que ser profesional y tratar la página con seriedad. Aquí nunca deberán aparecer fotos de fiestas ni nada por el estilo. Es importante destacar la cultura de la empresa y los valores de la marca porque la idea es que, además de los amigos, las publicaciones sean visionadas por clientes, proveedores, colaboradores, rivales, etc.

 

…Pero sea social

Antes decíamos que había que tomarse este perfil con seriedad. Pero eso no quiere decir que dejemos de ser amigables. Como es normal, el objetivo es sumar contactos, por lo que hay que estar abierto y aceptar a cualquier persona que tenga que ver con el negocio o se mueva en el sector en el que opera nuestra compañía.

 

Nada de quejas

Los perfiles de Facebook están repletos de publicaciones en las que los protagonistas se quejan o protestan sobre cualquier asunto. De hecho, son los más numerosos y los que más se comparten. En nuestro caso, es conveniente olvidarse de estos temas. La gente no tiene que enterarse de las mil trabas que se superan todos los días para mantener el negocio a flote. Tampoco de los problemas que ha puesto la administración de turno. Aquí solo hay que promocionar la empresa, la marca y sus valores.

 

Tampoco política

Una empresa siempre debe mantenerse al margen de la política. Y su empresario, también. Nadie debe conocer cuáles son las tendencias ideológicas de un perfil si la función del mismo es la de promocionar un negocio.

 

Cuidar la imagen

A la hora de trabajar la imagen hay que tener en cuenta que el emprendedor es la cara de la compañía. Por eso, es necesario buscar una instantánea que represente el negocio. Ésta no tiene que ser demasiado elegante (algo que es más propio de Linkedin). Pero sí debe decir algo sobe el producto o servicio que ofrece la firma.

 

Vigilar las etiquetas

Poner etiquetas a otras personas con las que se ha coincidido mejora la visibilidad y aumenta los seguidores. Pero solo se debe hacer con los contactos que tienen algo que ver con lo que se ha publicado en el muro. De lo contrario, parecerá que el objetivo es llamar la atención.

 

Los “me gusta” valen su peso en oro

Aunque parezca algo menor, el número de likes es lo que utiliza Facebook para saber si un contenido interesa o no a los internautas. Así que no tenga inconveniente en apoyar lo que otros postean siempre que esté relacionado con su negocio. Esto incluye los comentarios. Si alguien se toma la molestia de escribir unas líneas sobre un asunto que hemos publicado se merece al menos que se le agradezca.

 

La clave: el contenido

Facebook puede esconder muchos trucos a la hora de difundir publicaciones, pero sin algo interesante que contar es imposible triunfar. El contenido sigue siendo el rey. Por este motivo, se debe cuidar hasta el más mínimo detalle. Un error es escribir posts que traten de vender nuestros productos o servicios. Es mucho más provechoso describir los beneficios de dichas referencias. En otras palabras: hay que venderse pero sin que se note demasiado.

 

Una imagen vale más que mil palabras

Las redes sociales son cada vez más visuales lo que obliga a cualquier editor a publicar siempre ayudándose de una imagen. De esa forma se atraerán más seguidores y se beneficiarán de la política de Facebook, que premia este tipo de contenido. Tampoco se puede olvidar que Instagram es una empresa de la propia Facebook, por lo que es bueno aprovechar ambas plataformas y compartir las instantáneas de la una a la otra. Así mejoraremos la difusión.

 

Ojo con el horario

El alcance de una publicación varía mucho según la hora en la que se cuelgue en la red. Lo mejor es realizar pruebas de ensayo y error hasta dar con el mejor horario para nuestros seguidores.

Snapchat_Logo

Snapchat, imprescindible en cualquier plan de empresa

Snapchat_LogoCuando se habla de cómo aprovechar las redes sociales, los consejos casi siempre se quedan en Facebook, Twitter o, como mucho, Instagram. Se deja de lado otras plataformas que pueden ser muy beneficiosas, especialmente para las pymes. Uno de los entornos sociales que suelen ser eternamente obviados es el de Snapchat. Quizá que su público se base sobre todo en los países anglosajones sea uno de los motivos que lleve a olvidarse de esta plataforma. Otro motivo puede ser que estemos ante la aplicación preferida de los jóvenes.

 

Sea por la razón que sea, el caso es que no prestar atención a la red social que más ha crecido en los últimos años es un error que debemos solucionar. Y es que Snapchat es una de las herramientas más potentes y baratas que existen para llegar a los consumidores y acercarles la marca. Su propia idiosincrasia basada en imágenes y vídeos que, tras un visionado de un máximo de 10 segundos, se destruyen para siempre es ideal para acercar contenidos específicos, respetar la privacidad de los usuarios y obtener excelentes resultados.

 

Pero, antes de pasar a explicar los pasos que debemos llevar a cabo para que nuestro plan de empresa se favorezca de Snapchat, es importante tener en cuenta estos datos. Esta red social basada en imágenes fue creada en 2011. Cada día se ven más de 5.000 millones de vídeos y una media de 9.000 fotos por segundo, cuenta con más de 100 millones de usuarios, de los que más del 60% generan contenidos; el 5% de los selfies que se hacen se comparten en Snapchat y, lo más importante, más del 60% de los jóvenes con edades comprendidas entre 13 y 34 años la tienen instalada en sus smartphones. Esto hace que el valor de esta compañía supere a día de hoy los 16.000 millones de dólares y sea objeto de deseo de firmas como Facebook, que ya intentó hacerse con ella hace un tiempo sin éxito.

 

Como se puede ver su audiencia es gigantesca y no deja de crecer, lo que la convierte en primordial en cualquier estrategia de marketing online que se precie. Pero, ¿cómo aprovechar Snapchat? A continuación, las respuestas.

 

Ideal para dar a conocer actos o eventos

La NBA utilizó esta red social durante el fin de semana de las estrellas, acercando a la afición otros aspectos de los jugadores que iban el All-Star Game. También fue la herramienta preferida a la hora de promocionar el concurso de mates. Así acercó el evento a todos los públicos. Por tanto, una buena imagen o un vídeo efímero (recordemos que lo que se cuelgue se destruye a los 10 segundos) puede ser ideal si nuestra empresa realiza cursos, seminarios o cualquier tipo de actos.

 

Idónea para acercar la marca a los consumidores

Si estamos interesados en una clientela joven hay pocos caminos mejores que conquistarlos a través de Snapchat. Así lo hace, por ejemplo, McDonald’s que creó vídeos de 10 segundos de duración en los que reflejaba cómo la marca era capaz de enamorar hasta  a los peores enemigos. Se trató de una campaña diferente a lo visto hasta el momento que les dio buenos resultados.

 

Perfecta para emprendedores

Una de las características de esta app es su simpleza. Hablamos de que subir una imagen y ponerle un texto de un máximo de 30 caracteres, que es lo que permite, es suficiente para disponer de un contenido viralizable. Esto hace que no se necesiten ingentes equipos comerciales para idear una estrategia. La creatividad es lo único que se necesita.

 

Interesante a la hora de anunciar novedades

Imagine lo que puede suponer que decenas de miles de personas comenten sobre un producto o servicio que usted presentará en breve. Se trata de una publicidad que no tiene precio. Pues bien eso se puede lograr con esta red social. Basta una imagen de una posible novedad para que los usuarios por sí mismos generen el debate.

 

Enseñar la otra cara de la empresa

Todas las empresas, independientemente de su tamaño, tienen la obsesión de acercar lo que hacen al consumidor. Snapchat es muy interesante en este sentido. El estilo desenfadado de la misma, y de sus usuarios, deja más libertad a la hora de mostrar las tripas de la compañía. También es un buen canal para dar a conocer la cultura de la empresa. Eso sí siempre desde un punto de vista gráfico y con elevadas dosis de sentido del humor.

 

Una buena forma de comprobarlo es dejar que los empleados utilicen la cuenta corporativa de Snapchat durante un día. De esa forma se generará un contenido diferente, que tendrá más posibilidades de viralizarse.

 

Mejorar el servicio de atención al cliente

Durante el último Black Friday, la firma Amazon utilizó Snapchat para adelantar ofertas a sus seguidores. Además se sirvió de esta vía para resolver dudas sobre las compras o la devolución de los productos. ¿Por qué emplear esta red en vez de Facebook o Twitter para los servicios de atención al cliente? Pues porque se reserva la privacidad del usuario. Al tratarse de mensajes que desaparecen a los pocos segundos, no permanece ni el nombre ni el contenido en Internet. Este detalle es primordial en una sociedad cada vez más preocupada por su privacidad en la red.

 

Primordial a la hora de los descuentos, cupones, etc.

Una encuesta realizada en Estados Unidos revelaba que el 58% de los estudiantes compraría un producto si éste les llegaba a través de un cupón descuento en Snapchat. Este dato demuestra que estamos ante una de las mejores formas de lograr aumentar las ventas a través de ofertas y promociones.

 

Así lo atestiguan ejemplos como el de la enseña de yogures 16 Handles, que lanzó una campaña dirigida a sus seguidores en la que les pedía que compartieran imágenes de ellos mismos consumiendo algún producto de la compañía. A cambio, les mandarían un cupón a canjear en su próxima compra. Pero ojo, no olvidemos el tema del tiempo. Si se quería disfrutar del premio había que enseñar el cupón solo en la tienda para que no se destruyera a los 10 segundos, como todos.

 

Todos estos casos demuestran que cualquier plan de empresa de un emprendedor no puede dejar de lado a Snapchat. Sus imágenes y vídeos con fecha de caducidad son una herramienta perfecta para obtener jugosos beneficios. Y, de momento, todo tiene un coste cero.

 

Imagen Wikipedia

seguridad_industrial

Aprende a incrementar la seguridad industrial de tu negocio

La principal preocupación de un emprendedor es lograr que el negocio sea rentable. Esto le obliga a centrarse en determinadas tareas y dejar de lado aquellas que considera menos importantes. Una de las áreas que suele caer en el saco del olvido es la de la seguridad informática. El motivo es simple: ninguna pyme se cree que tiene la importancia necesaria como para sufrir un ataque. Craso error. Nadie está a salvo de las ciberdelicuencia. Cualquier negocio, por muy insignificante que sea, está expuesto a recibir un asalto, que acabe con el robo de documentos y secretos importantes. A pesar de ello, dos tercios de las firmas que permiten, entre otras cosas, el teletrabajo no cuentan con protección alguna.

 

Un camino sin obstáculos es el que recorren muchos hackers a los que no les cuesta nada asaltar la web, la red social, o la nube de cualquier compañía. Para evitarlo, existen infinidad de métodos para incrementar la seguridad industrial de una compañía y protegerse de la violación de los datos. El más sencillo de todas, y que no obliga a pasar por caja en ningún momento, consiste en utilizar la doble verificación. Esta protección elimina el problema de las contraseñas únicas y expuestas, que suponen un hilo conductor para las violaciones de datos. Y es que una vez que un ladrón consigue una clave y accede a una cuenta, su compañía puede darse por acabada.

 

Gracias a la doble identificación, a un usuario no le basta con introducir una contraseña. Necesita llevar a cabo un segundo paso que consiste en escribir un código único que se envía al smartphone particular. También existe otro sistema basado en una aplicación que genera ese  número secreto extra. Este método le complica mucho la vida a cualquier hacker. El motivo es que esta segunda barrera cambia cada vez que se pretende iniciar una sesión nueva.

 

Pero, cuidado. Esta herramienta tampoco es infalible. Es más, existe malware (el más conocido es Hesperbot, que afecta especialmente a la banca) que es capaz de burlar este tipo de protecciones. Su método es engañar al usuario logrando que se descargue una aplicación falsa en lugar de la real, que es la que en algunos casos se utiliza para recibir la segunda verificación. A pesar de ello, no se puede negar que un emprendedor y su negocio estarán mucho mejor protegidos con esta capa adicional de seguridad.

 

Una de las grandes ventajas de la verificación al cuadrado es que está incluida en la mayoría de las aplicaciones que las pymes (y los particulares) suelen utilizar. Ponerlas en marcha en muy simple. Empecemos por las redes sociales.

 

Facebook, Twitter, Linkedin.
Para activarla en la red social creada por Mark Zuckerberg basta con pulsar en la flecha que indica hacia abajo de la parte superior derecha de la página. Luego ir a configuración  y hacer clic en seguridad. En el menú que se despliega se pueden configurar todos los detalles relacionados con la protección de la cuenta.

 

En Twitter, esta opción tampoco está muy escondida. Basta pulsar en la imagen que hayamos utilizado como perfil. A continuación se hace clic en configuración. Finalmente en el menú de la izquierda se pulsa sobre seguridad y privacidad. La primera opción que nos da – verificación de inicio de sesión– es la que hay que utilizar en caso de querer añadir un teléfono móvil donde se nos enviará el segundo código de activación. El método es parecido en Linkedin. Pulsar en el avatar, acudir a cuenta, entrar en gestionar configuración de seguridad y directamente se nos preguntará si queremos activar la verificación en dos pasos para el inicio de sesión.

 

Presencia digital de la empresa

En la actualidad, es casi imposible encontrar a algún internauta o empresa que no esté dado de alta en Google, Yahoo, Microsoft o Apple. Con una sola clave se accede a un amplio abanico de posibilidades, que incluyen cloud, correo electrónico, etc. Como no podía ser de otra forma, todas estas firmas incluyen la doble opción de seguridad para evitar el secuestro de archivos. El método es similar al de las redes sociales. Basta pinchar en los avatares o en los iconos de ajustes de la cuenta para acceder al apartado de seguridad desde donde se podrá activar la protección extra. Un caso especial es el de Google, cuyo sistema es muy sencillo pero exige acudir a la página   google.com/2step. Una vez allí se puede comenzar el proceso sin más complicaciones.

 

Métodos de pago como PayPal también la incluyen. Y lo mismo pasa con discos duros virtuales como Dropbox. En general, toda firmas de Internet medianamente importantes se ha tomado en serio el tema de proteger a sus clientes de la ciberdelincuencia. Los asaltantes no se detienen ante nada y buena muestra de ello fue un ataque contra el juego online World of Warcraft. Los hackers crearon una réplica exacta de la página en la que se descargaba el troyano.

 

A pesar de que no hay nada infalible, duplicar nuestra protección en Internet es fundamental para salvaguardar la seguridad industrial y los documentos de más valor. Como es de esperar, este método no es necesario seguirlo en toda nuestra presencia digital. Pero sí en aquellos lugares donde guardemos información importante. También es imprescindible duplicar las contraseñas en el caso de ser una pyme que apuesta por el teletrabajo. De esa forma se podrá conseguir ahorrar en oficinas y mantener alejados a los enemigos de lo ajeno.

peligro_innovacion

El peligro que se esconde tras las ideas innovadoras

Innovar se ha convertido en una seña de identidad para toda empresa que se precie. Es algo fundamental

, ya que ningún negocio puede llegar muy lejos si no invierte en I+D+i. Esto lo sabe cualquier compañía, incluso las pequeñas, que se están viendo presionadas por el entorno económico y conducidas hacia una disyuntiva clara: renovarse o morir. Todas buscan convertirse en pioneras de su sector. Todas confían en que las ideas innovadoras colaboren en la buena marcha de los productos o servicios ofertados. Pero cuidado que en este campo no todo es tan bonito. La innovación puede ser un arma de doble filo, que no está exenta de riesgos. Veámoslos en detalle.

 

El gran peligro viene generado de la obsesión por sobresalir entre la multitud de rivales que compiten con nosotros en un mismo sector. Esta carrera sin freno lleva a que se genere una estrategia de innovación que no vale para nada. Que solo sirve para anunciarse y obtener publicidad pero que realmente no ayuda en nada al negocio. Una multinacional se puede permitir el lujo de perder tiempo y recursos en idear soluciones vacías, que no van a reportar beneficio alguno, ni a la empresa ni a la sociedad. Una pyme no puede darse el capricho de desperdiciar ni una mente ni un segundo en desarrollar ideas innovadoras que carezcan de interés. Esto es un gran riesgo que puede acabar con llevar el negocio a la ruina. Las máquinas del tiempo y el teletransporte están muy bien para Google o IBM. Pero nuestra pequeña empresa solo quiere ofrecer productos y servicios y ganar algo de dinero. Eso es todo.

 

Además de la pérdidas de recursos y de tiempo, ser demasiado innovador puede conducir al problema de que los clientes en general nos consideren como demasiado buenos. ¿Puede ser un riesgo ser vistos como los mejores? Aunque parezca increíble, para una pyme, sí. Si una firma se gana el prestigio de convertirse en una fuente de ideas innovadoras y geniales, siempre se esperará que lo continúe siendo. El problema llega cuando durante una temporada no surge nada revolucionario. Entonces, todos pensarán que hemos dejado de ser referente y se olvidarán de los logros pasados. ¿Exagerado? Para nada. Un buen ejemplo es lo que le está pasando a Apple desde hace una temporada. La compañía ha sido el  referente en la innovación durante el siglo XXI. Por eso cualquier nueva versión del iPhone que no traiga consigo un cambio estratosférico es considerada un fracaso, que lleva a las acciones de la compañía a reducir su cotización.

 

Como es de suponer estos casos no pueden llevar a la idea de que una empresa, sea cual sea su tamaño, deba perder la buena costumbre de modernizarse de manera constante. Lo que se busca es enfocar esta innovación. Hay que inventar aunque con sentido. Si no, se malgastan recursos. Tampoco hay que buscar siempre ser el primero en algo. En la economía actual, ser pionero está sobrevalorado. Para comprobarlo, basta con contemplar la situación de referentes tecnológicos recientes. Todos descubrieron algo, y todos se han visto superados. Hablamos de firmas como Zynga, que inventó el sector de los juegos sociales –seguro que recuerdan Farmville-. Durante 2009 y 2010, esta compañía tenía más de 80 millones de usuarios que diariamente jugaban con sus productos, a través de Facebook. Era la niña mimada de Silicon Valley. Hoy pocos la mencionan. Ahora los que triunfan son los títulos lúdicos que se juegan en dispositivos táctiles, como los smartphones y las tablets, y en donde reinan firmas como King, con su Candy Crash o Rovio, con los Angry Birds. Zynga inventó la categorías de juegos sociales casual y ha contemplado cómo otras firmas, que no fueron pioneras, la han superado.

 

Por desgracia para ellos, existen muchos ejemplos de precursores cuyo ingenio no les ha servido para conservar una situación de privilegio. Nokia inventó los móviles y el smartphone la sepultó. Groupon fue el iniciador de los cupones descuento y ahora pasa por problemas con caídas en la cotización del 75%. Six Degrees y MySpace fueron pioneros en las redes sociales. La primera ha desaparecido y la segunda no la utiliza casi nadie. Todos estos casos demuestran que el mundo de la innovación no es tan bonito como se pinta. Estamos ante una actividad nebulosa que es como un arma de doble filo. Por uno, conduce al éxito. Por el otro, al fracaso. ¿Cómo acertar sin caer en ninguna de sus trampas?

 

Las respuestas son dos. La primera es que solo se puede ser inventor cuando se dan las condiciones. Es decir: hay que tener dinero o financiación para innovar. Si se carece de efectivo, mejor centrarse en el negocio propiamente dicho. La segunda clave pasa por tener claro que una idea innovadora tiene que ser útil. Es decir, debe responder y solucionar una necesidad real que tenga la sociedad. Una pyme que actúa de esta forma se convierte en un nombre fuerte y referente, que utiliza su materia gris para hacer la vida más sencilla a sus clientes actuales y futuros.

 

Como todo en el mundo de los negocios, la respuesta está en los consumidores o clientes. Ellos son los que, sin saberlo, dictan las normas de funcionamiento de una compañía. Ellos son los que deciden cuándo están preparados para una tecnología disruptiva. Son los que prescriben una solución y los que la dan por amortizada. La innovación nunca puede olvidar que su objetivo es convertir a los demás en más felices o más productivos. Como decíamos antes, no hace falta descubrir la máquina que permita viajar en el tiempo. Basta con saber escuchar a los que te compran. Si ellos te dicen que con el formato cuadrado de los yogures se desperdicia producto, nuestra obligación es innovar y lanzarlos redondos para aprovechar todo el contenido. Esa sencilla idea fue clave para que Danone sea el rey de los lácteos. Que cunda el ejemplo.

mito

Las 6 razones que llevan a una marca a convertirse en mito

Si usted hace una encuesta a pie de calle y pregunta a un buen número de transeúntes que le digan las marcas que más recuerda, o sus favoritas, seguro que aparece alguno de estos nombres. Apple, Nike, L’Oréal, Google, Facebook, Zara, El Corte Inglés, Mercadona… Lo que también es indudable es que Saneamientos López Viejo o Casa Manolo no estarán en la lista. El branding es importante a la hora de perpetuar una marca en la mente de los consumidores, pero hay otras claves que son todavía más importantes.

 

Por norma general, las enseñas que más se recuerdan no están íntimamente ligadas a un producto sino que tienen un carácter y una personalidad que se queda en el cerebro de las personas. Eso solo se consigue tras tomar muchas decisiones inteligentes y repetirlas en el tiempo. La repetición es fundamental, aunque hay algo que también tiene que coincidir siempre en el tiempo: la marca tiene que reflejar lo mismo que la empresa en su devenir diario. Esa es la gran verdad de las enseñas cinco estrellas. Todas ellas comparten una serie de características que son importantes tener en cuenta si pretendemos que una pyme tenga un nombre que no se quede en el olvido.

 

Son claras

Las grandes enseñas saben quiénes son. Cuáles son sus fortalezas y sus debilidades. Conocen que es lo que el público espera de ellos y se afanan en satisfacer sus peticiones. Son especialistas en reconocer a su cliente potencial y gracias a ello las corporaciones que están detrás de ellas pueden prever si sus próximos lanzamientos serán capaces de funcionar. Un buen ejemplo lo tenemos la española El Corte Inglés. Aunque ahora quieran ser más modernos y se afanen en anunciar sus rebajas, todo el mundo sabe que los productos son más caros allí que en otras tiendas. A pesar de eso, la solidez de la marca, la garantía de un buen servicio y la seguridad de que no habrá problemas en caso de devoluciones origina que muchos paguen ese plus con agrado. Si un día el gran almacén dejara de ser quién es y se pusiera a competir solo en el precio dejaría de tener la personalidad que ostenta en la actualidad y que le ha valido para ser una de las firmas más exitosas del comercio durante décadas.

 

Son consistentes

Muchos se cansan de ver, por ejemplo, a George Clooney con su Nespresso diciendo con voz profunda What else? Lleva más de diez haciéndolo en cada anuncio de la marca del grupo Nestlé. ¿Por qué insisten con un personaje y un eslogan que todo el mundo se sabe de memoria? Pues porque es clave para identificar los valores del producto. Aquí se trata de una marca que quiere ganarse a los triunfadores,  a aquellos que lo tienen todo (de ahí el what else? que significa ¿qué más?), o que se quieren dar un lujo. Esa gente es el cliente de la casa y la firma está obligada a recordarle que su producto es para los que triunfan y no les importa gastarse más dinero en conseguir una taza no de café, sino de placer. La fortaleza de una marca no se consigue de la noche a la mañana. De ahí que los grandes repiten el mensaje hasta la saciedad y solo cambien cuando observen la llegada de un riesgo. Eso es lo que hizo Danone con su famoso cambio de Natillas Danone a Danet. Convertirse en un genérico tampoco es la idea final de una gran marca.

 

Tienen un propósito superior

Vender un producto es importante para una empresa, pero vender un sueño es algo que no tiene precio. Ese es el trabajo de las marcas. Conseguir que su mensaje esté siempre por encima de las referencias que pone en la calle. Así se consigue, por ejemplo, que el nombre de Apple y sus valores sean la causa de que la sociedad haga colas para hacerse con el nuevo iPhone o el reciente Apple Watch. El que compre este último gadget de la casa de la manzana no adquirirá un reloj inteligente sino el reloj inteligente de Apple. Esa es la diferencia fundamental de las grandes marcas con el resto.

 

Despiertan emociones

Una de las obsesiones de las compañías es escuchar a sus clientes, saber qué es lo que quieren y poner todos los medios para satisfacerlos. ¿Por qué? Pues porque es la única manera de fidelizar a los consumidores y conseguir que se identifiquen con los valores de una marca. Así lograrán que sus productos siempre despierten sentimientos y se acerquen a las emociones, alejándose de la racionalidad. De esa forma será más sencilla que alguien pueda gastarse el dinero en algo que realmente no necesita. ¿Ejemplo? Volvemos a Apple. ¿De verdad las diferencias entre el iPhone 2, al 3, o al 4 o al 6 o al 13, cuando salga, son tan importantes como para gastarse 800 euros cada dos años? La respuesta: solo una marca que llega al corazón puede lograr que el dinero sea lo de menos.

 

Siempre innovan

Aunque la repetición, la consistencia del mensaje y los valores sean fundamentales para convertir una marca en un mito, no se puede olvidar que estas enseñas innovan de manera constante. De esa forma consiguen igualarse con la evolución de la sociedad. Una marca por muy buena que sea no puede quedarse anclada en el pasado. Sin I+D está muerta. Si le parece exagerado, ¿qué me dice de Nokia? El rey de los móviles se vio superado en la carrera de los smartphones y ahora es un nombre que ni siquiera existe, ya que Microsoft (su actual propietario) ha liquidado la enseña.

 

Ofrecen un beneficio superior

Una marca que triunfa tiene que ofrecer más que las demás. Detrás de un buen nombre tiene que esconderse un producto que sea mejor que el resto. No se trata de que sea más caro o tecnológicamente más avanzado sino que dé al consumidor ese algo más que no tienen otras marcas. Mercadona es una de las cadenas de distribución más baratas que hay pero ofrece a los que compran sus productos una marca propia (Hacendado, Deliplus, Bosque Verde, etc.) que se ha ganado un puesto de prestigio por su calidad y su inmejorable relación calidad precio. El que quiera disfrutar de esa enseña solo puede comprarla en Mercadona. Esa es la clave de su éxito.

coraje

Apuesta por una estrategia multilingüe en medios sociales si quieres exportar

Imaginemos por un momento que una empresa española ficticia llamada Invernalia Soluciones, dedicada a la fabricación de estufas, ha decidido empezar a exportar a través de la Red sus productos, con destino a Francia y Portugal. Una vez resueltos los aspectos burocráticos y logísticos, que no abordaremos en este artículo, a Invernalia Soluciones le falta afrontar un tercer elemento: el marketing online.

 

Ofrece tu sitio web corporativo en varios idiomas

 

Si piensan que el primer paso a dar en este ámbito es el de establecer la estrategia en las redes sociales, vuelvan a pensarlo un momento: una de las principales razones por las que una organización debe tener presencia en las mismas es la de atraer tráfico a su sitio web corporativo. De modo que el primer paso que deberemos dar será el de adaptar dicha web al nuevo público que deberá recibir. Y eso pasa por hacerla multilingüe.

 

Según la estructura previa de nuestra web, dicha tarea puede pasar por crear varias subwebs diferenciadas (una por cada idioma), dando la opción al usuario de pasar desde una a otra, o bien crear una misma estructura multilingüe que muestre automáticamente un idioma u otro dependiendo de la preferencia del usuario. Esto puede ser especialmente sencillo si usamos en nuestra web el CMS (siglas en inglés de ‘sistema de gestión de contenidos’) más usado de Internet: WordPress.

 

Este CMS nos ofrece varios plugins que podremos usar para ofrecer de forma cómoda y transparente nuestra web a diversas comunidades lingüísticas: qTranslate, WPML y Polylang. Cada cual tiene sus pros y sus contras, y la elección deberá depender de las características de nuestra web.

 

Eso sí: con independencia del CMS que decidamos usar, debemos huir siempre de las traducciones automáticas. SIEMPRE. Una web que apueste por este sistema dará siempre mala imagen a los clientes, por no mencionar los malentendidos que una ‘traducción’ así puede generar a la hora de éstos intenten adquirir nuestros productos o servicios.

 

Ahora sí, establece una estrategia multilingüe en las redes sociales

 

El siguiente paso son Twitter y Facebook, pero la dinámica y posibilidades de cada una de estas redes es absolutamente diferente:

 

  • Twitter: Su característica más positiva (la sencillez) se torna rigidez a la hora de buscar maneras de dirigirse a un público multilingüe… obviamente, tuiear en varios idiomas en una misma cuenta no es la mejor opción, por lo que habremos de crear nuevas cuentas monolingües para  cada uno de los nuevos idiomas con los que queramos trabajar. Así, Invernalia Soluciones debería añadir @Invernalia_FR e @Invernalia_PT a su listado de cuentas corporativas. Aunque en este caso no es necesario, por la cercanía entre los 3 países, deberemos tener en cuenta los husos horarios para no tuitear cuando nuestros usuarios estén durmiendo: sería mala idea -idiomas al margen- que el mismo community manager que gestiona la cuenta en español fuera el responsable de @Invernalia_JP (de Japón).
  • Facebook: La red de Marck Zuckemberg es la otra cara de la moneda, puesto que los gestores de fanpages pueden localizar todo el contenido estático (nombre, imagen de cabecera) y las publicaciones de la misma. Así, podremos ofrecer mensajes distintos a nuestro público español y francés, cada uno en su propio idioma (y sus propios precios, y ofertas, etc).

Otras redes: No todas las redes son igual de populares en todos los países, y eso es algo a tener muy en cuenta si algún día Invernalia Soluciones da el salto a Rusia (donde Facebook no tiene nada que hacer frente a VKontakte) o a China (lo mismo, con WeChat). En estos casos, podemos elegir nuevos canales dedicados en exclusiva a alguno de nuestros nuevos públicos.

 

 

photo credit: Courage via photopin (license)

jefe

¿Cómo puedo mejorar mi trabajo en 2015?

Nada cambia. Todos los años comienzan con los mismos rituales. La sociedad se ha acostumbrado y hay cosas que nunca fallan. La más habitual es la de pedir un deseo, o varios, para ese año que acaba de nacer. En el caso de los emprendedores, muchas veces lo que se anhela es una sola cosa: ser un emprendedor mejor y ser capaz de convertir el sueño de la aventura empresarial en realidad.

Lograr alcanzar esa meta no es tarea sencilla. Pero desde aquí le vamos a ofrecer cinco sencillas acciones que debe llevar a cabo todos los días para que cuando lleguemos al 31 de diciembre de 2015 podamos asegurar que hemos alcanzado el objetivo. De esa forma, entonces podremos soñar con otras aventuras más ambiciosas, como la de salir al exterior.

– Gaste un poco de tiempo en usted mismo.
Lo normal entre los empresarios es no tener tiempo para nada. El trabajo absorbe y cosas tan importantes como la familia o los amigos se olvidan. Eso es un error y no le ayudará a convertirse en un empresario mejor. Por tanto, y aunque pueda sonar extraño, recorte una hora o dos todos los días de su trabajo y hágase un buen regalo. El que usted quiera, dedique más tiempo a la familia, salga a correr, haga yoga, vaya al cine… Lo que haga falta hasta conseguir que la empresa no le ocupe las 24 horas del día.

– Póngase metas cada día.
Para las sociedades del norte de Europa, los latinos tenemos fama de poco trabajadores. Eso no es cierto. Lo que sí es real es que somos menos organizados y perdemos mucho tiempo en poner en orden las cosas. Para evitar que eso ocurra, cada mañana hay que ponerse unas metas, anotarlas y tratar de llevarlas a cabo a lo largo de la jornada laboral. Utilice la libreta de toda la vida o una tablet. El método da igual con tal de lograr que cada minuto de trabajo sea productivo. En el caso de un emprendedor, esta característica es todavía más importante, ya que su perfecta planificación diaria repercute en el rendimiento global de cada empleado y de la compañía.

– Saber qué ocurre en su negocio.
Las oportunidades llegan pocas veces. Y es una pena perderse alguna de las mejores porque no sabíamos que podía convertirse en un éxito. Para evitar que esto pueda ocurrirle, es importante estar al día de lo que ocurre en el sector en el que nos movemos. Suscríbase a una publicación especializada, siga Twitter o cualquier blog especializado. El método es indiferente pero trate de conocer todos los días la actualidad en su campo de actuación. De esa forma nunca perderá el tren de nada y quizá termine el año siendo pionero en un nicho de mercado que ha conocido por el mero hecho de estar informado.

– Utilice las redes sociales.
Un buen empresario debe estar al día en las redes sociales. Hace unos años quizá se podía pensar que eran menos importantes de lo que parecía. Ya no.  La realidad manda y Facebook, Twitter y compañía son fundamentales para la imagen de marca de cualquier firma. La necesidad  obliga y a usted le toca ponerse al día en todo lo que esté relacionado con su web, blog y canales sociales. Su mundo online debe funcionar a las mil maravillas, ya que muchos clientes potenciales vendrán a través de ese camino. Y si no les gusta lo que se encuentran no tendrán escrúpulos en dañar la imagen de su negocio con sus comentarios.  Por el contrario, los medios sociales son una excelente manera de promover y comercializar su negocio, así como de acercarse a los internautas que residen en otros países.

– Mejore su agenda.
Si la importancia de las redes sociales no admite discusión, la de los contactos tampoco. Disponer de una buena agenda es clave para la consecución de muchas estrategias de negocio. Ser capaz de hacer networking puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Así que conserve diariamente un tiempo a cultivar y a ampliar las relaciones. Será en su propio beneficio y nunca se arrepentirá de las horas que ha dedicado a este tema.

ate

Los pilares de una buena atención al cliente

El cliente siempre tiene razón. ¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase? Una mala atención, como el sentirse despreciado por algún dependiente, en muchas ocasiones ha sido el principio de un “hasta nunca”. Porque un cliente satisfecho, siempre volverá. Pero uno descontento, no lo hará nunca. Y, además, puede ser un altavoz que vocifeará y amplificará lo mal que se han portado con él. Un tremendo efecto multiplicador que puede ser nefasto para la empresa.

 

Precisión

A la hora de confeccionar un buen servicio de atención al cliente hay que tener en cuenta una serie de circunstancias. Para empezar, muchas personas, cuando piensan que tienen que enfrentarse a este tipo de servicio, sienten escalofríos. Literalmente. Porque piensan que, si se presentan en el establecimiento, es posible que el dependiente no comprenda su problema y no le dé una solución. En el caso de que llamen por teléfono, hay muchas probabilidades que el número comience por 902, con el consiguiente desembolso económico. Por no hablar de los largos tiempos de espera que pueden sufrir, o la insatisfacción que generan los contestadores automáticos.

Tanto si se trata de un encuentro cara a cara, o por teléfono, hay que saludar al cliente con calidez, para que no se sienta un extraño. Y hay que ser lo más precisos posibles, sin omitir ningún tipo de información. Tratar de engañarle, por ejemplo, omitiéndole gastos que finalmente irán en su factura, supondrá no verle nunca más. En el caso de que la comunicación sea escrita, y aunque parezca baladí, hay que poner especial énfasis en la gramática y en la ortografía. Una frase mal escrita puede dar lugar a equívocos, y una falta de ortografía dará una mala sensación al cliente.

 

 

 

Nuevas tecnologías

Para contrarrestar estos ‘miedos’, nada mejor que combinar las nuevas tecnologías con los canales más tradicionales. Una eficaz coctelera para que el cliente acabe satisfecho… y regrese. Por ejemplo, el chat online tiene como principal virtud que agiliza la comunicación entre las partes. Asimismo, aporta confianza y da imagen de seriedad porque queda constancia escrita de la incidencia, lo que da la oportunidad de consultar los datos. Y, para el cliente, no implica coste de ningún tipo. El error puede estar en no usarlo de manera adecuada: no contestar puede ser una bomba de relojería que acabará estallando.

Enviar un mail también es cómodo y gratuito, pero en su contra tiene el hecho de que el cliente no sabe si la empresa acaba recibiendo su mensaje, ni tampoco cuánto tiempo tardará en dar una respuesta. Se trata de un canal que no tiene coste añadido, permite el intercambio rápido de archivos y documentación, y facilita la consulta.

Las redes sociales también son una canal directo, rápido y muy eficaz. Un fenómeno que ya está extendido. ¡Importante! Para que funcione a las mil maravillas, la empresa debe tener un departamento debidamente formado que sepa hacer un uso adecuado de la herramienta. Hasta ahora, Twitter es la red más popular en este campo, aunque Facebook le sigue ganando en número de usuarios. Entre sus virtudes destaca que permite el acceso a cualquier hora del día, y no supone ningún desembolso para el cliente. Este, además, puede vislumbrar si hay otras personas que han sufrido las mismas incidencias que él, y comprobar cómo se han resuelto las mismas. En el caso contrario, si la gestión ha sido mal solucionada, el usuario puede utilizar el medio para ofrecer una imagen negativa al resto, lo que incidirá directamente en la reputación online de la empresa y, por tanto, en las ventas.

insta

Nuevas herramientas de Instagram para perfeccionar el marketing empresarial

La importancia de Instagram como herramienta para el marketing empresarial no para de crecer como ya hemos contado en alguna ocasión en este blog.  Las muestras de ello se multiplican.  Según los últimos datos de eMarketer a principios de 2014 la audiencia ya supera los 200 millones de usuarios al mes. La mayoría de ellos, el 69%, pertenece a la llamada generación X, entre 18 y 44 años.  Además, la consultora pronostica que en 2016, la proporción de género llegará al 45% de hombres frente al 55% de féminas.

Con estos datos, en Facebook, propietaria de Instagram desde hace algo más de dos años, tienen claro que su poder como plataforma de marketing empresarial es indudable. Por eso este verano ha lanzado una nueva tanta de herramientas para facilitar esa labor: Account insights, Ad insights, and Ad staging.

En su anuncio, Instagram aseguró que estas tres herramientas “responden a la demanda de las marcas de disponer de más información sobre cómo interactúan sus usuarios”. Las tres estarán incluidas en un mismo tablero de mandos y con ellas las empresas tendrán información sobre:

–  Cómo reaccionan sus usuarios a los contenidos publicados. Accont Insights permitirá ver cómo están aumentando la imagen de marca a través impresiones, alcance e implicación.

– Ad insights, por su parte, mostrará el rendimiento de las campañas de marca pagadas con Analytics (impresiones, alcance y frecuencia) para cada anuncio y público objetivo.

-Ad staging permitirá a los anunciantes y sus equipos creativos previsualizar, guardar, y colaborar en publicidad creativa para las próximas campañas.

Pero que nadie se engañe. Estas herramientas no van a convertir su cuenta de Instagram en un éxito de la noche a la mañana. Sólo confirmarán si su estrategia de marketing en esta red social es o no adecuada. Y para que eso sea así, conviene no olvidar algunos consejos básicos, como:

 

Presentarse. Sí, parece un consejo estúpido. Pero todavía hay multitud de perfiles en Instagram, y en el resto de redes sociales, en los que las empresas solo ponen su nombre. Ese es un lujo que se puede permitir CocaCola y pocas más. Por muy ‘conocida’ que sea la empresa una explicación para ‘despistados’ es útil y, sobre todo genera confianza.

 

Apostar por el contexto. En Instagram hay que subir fotos. Vale. Pero lo que no vale para hacer marketing es subir cualquier foto.  Tan importante es el producto o servicio que se quiere vender como el lugar donde consumirlo o disfrutarlo. Por eso, una buena imagen de marca en Instagram es la que refleja el ambiente en el que se puede disfrutar aquello que se quiere vender. Por ejemplo, la imagen de un helado es suculenta, pero si de fondo se ve la playa, la sensación de placer es mucho más profunda.

Controlar la cadencia de publicación. No saturar es clave. Esta recomendación sirve para cualquier red social, pero si cabe es más necesaria en Instagram donde el timeline del usuario no tiene la cadencia frenética de Twitter ni la variedad de Facebook. En Instagram las repeticiones saturan más.

Hágase amigo de los collages de imágenes. Ayudan a contar historias en poco espacio y quedan estéticamente muy atractivos.  Un dato para reforzar esta idea: a principios de 2014, los neurocientíficos del MIT encontraron que el cerebro puede reconocer imágenes vistas por sólo 13 milésimas de segundo y que procesa las imágenes 60.000 veces más rápido que un texto. Aproveche esta ventaja física para seducir con imágenes a sus clientes.

Venda sin que se note que está vendiendo. En Instagram, como en el resto de redes sociales, tampoco gusta la sensación de que una marca quiere vender. Así que toca apostar por la sutileza. Su timeline debe aportar imágenes que generen la necesidad de sus productos.

Nuevos usos. ¿Qué tal si le propone a sus seguidores una forma novedosa de usar sus productos? Es muy probable que eso les llame la atención. Haga el esfuerzo imaginativo y tendrá su recompensa.

Novedades. Y por supuesto, ofrezca primicias. Nada gusta más a los usuarios de redes sociales que la sensación de enterarse de las cosas antes que otros. Si mientras está desarrollando un nuevo producto o está pensando en una nueva campaña comparte algunos detalles en esta red es muy probable que se gane la confianza de sus seguidores para siempre.

SOCIAL MEDIA

Las claves para que las redes sociales ayuden a incrementar la facturación del negocio

SOCIAL MEDIAUn reciente estudio de la consultora Shareaholic se basó en la evaluación a más de 300.000 páginas webs de empresas. Su objetivo era ver qué porcentaje de visitantes de las mismas provenían de las redes sociales y cuál era el que el llegaba por otros caminos, como Google. A la conclusión a la que llegaron fue que un porcentaje de alrededor del 30% de tráfico con punto de partida en Facebook, Twitter y el resto de medios sociales era una buena media. Si se estaba por encima, las cosas se hacían muy bien en el site. Si, en cambio, la firma estaba muy lejos de ese 30% estábamos ante una señal inequívoca de que se necesitaban cambiar muchas cosas en la estrategia en redes.

 

Si usted está en este último grupo, seguro que le interesará esta serie de consejos diferentes a los habituales, que ofrecen los expertos para incrementar el volumen de visitantes sociales a nuestra web. Y si ya está por encima, pues quizá descubra algo que le ayude a mejorar todavía más. Sea como fuere, lo que está claro es que estos trucos le ayudarán a convertir al visitante social en una fuente de ingresos para su negocio.

 

– Cree tweets personalizados. La propia idiosincrasia de Twitter provoca que muchos tweets se pierdan y se olviden, ya que todos se parecen mucho entre ellos. Una forma de evitarlo es utilizando un formato definido en cada uno de sus mensajes. La mejor forma de conseguirlo es entrando en páginas que contienen símbolos que se pueden copiar y pegar en cada uno de los mensajes. Una de ellas es iEmoji,com. Pero existen muchas más. Es una forma diferente de llamar la atención.

– Haga mensajes más largos. La popularidad de redes sociales como Twitter ha llevado a muchos a creer que el resto de plataformas no son de interés. Eso es un error. Si Twitter, con sus 140 caracteres, no permite profundizar, acuda a otras como Google+ que estimula la conversación y permite comenzar la misma con un speech más largo.
– Aproveche los grupos de Facebook. En muchos casos, el alcance de Facebook no compensa el esfuerzo que requiere. Pero esto es una sensación que tienen muchos cuando trabajan con el típico perfil. Para tener éxito en una estrategia empresarial en Facebook es importante aprovechar la característica de crear grupos. De esa forma se segmentará la clientela y a cada uno de se le ofrecerá la información que quiere ver en su ordenador, o en sus dispositivos móviles.

– Inserte un botón de compra en Facebook. No sea tímido. Arriesgue y aproveche algunos mensajes para enlazar directamente a su tienda virtual y fomente así el tráfico y las posibilidades de aumentar ingresos.
Haga mercado enlazando las redes sociales. No se centre en una sola plataforma. Convierta a los fans de Facebook en seguidores de Twitter, o en contactos de Linkedin o Google+. Por eso, usted debe estar compartiendo información en todas las redes sociales, que puedan originar ingresos al negocio. Requiere tiempo, pero a la larga es beneficioso.
Alcance el corazón de sus seguidores. Si una empresa consigue atravesar la muralla del internauta y penetrar en sus emociones se habrá ganado un cliente para toda la vida. Por tanto, vuelva a arriesgar y hable de cuestiones que quizá no estén directamente entroncadas con su razón social pero que pueden interesar a la gente que mira activamente su perfil en las redes sociales.
Aproveche contenidos de sus clientes. Si tiene la suerte de encontrar un mensaje o una imagen en la que un cliente se identifica con la empresa, pida permiso y utilícelo. De esa forma contará al resto lo que su marca representa para algunas personas.
Arriesgue. Existe un refrán español que dice que el cementerio está lleno de valientes. Pues bien, eso puede estar muy bien para la vida real, pero en el mundo social, ir a lo seguro no sirve para nada. Por tanto, no se olvide de tomar algunos riesgos calculados en su apuesta por las redes sociales.

No se calle nunca. Si usted recibe una crítica de un usuario no se oculte. Salte a la pista y conteste a esa persona de la mejor forma posible. Será un forma de contar a todos que su empresa está compuesta por gente de carne y hueso, y no por robots.

Intente ser positivo. Puede que muchos contactos suyos estén enzarzados en una agria discusión sobre un tema de actualidad que les interesa. En ese caso, su empresa también debe participar pero tratando de dar el punto de vista positivo (siempre que sea posible) sobre el tema en cuestión.
Cuidado con los famosos. Para el 99% de los emprendedores que una celebrity hable en las redes sociales sobre los beneficios de los productos o servicios de su negocio es como acertar los seis números de la Lotería Primitiva. Pero no siempre es así. Por tanto, asegúrese que ese famoso concuerda y cae bien a sus clientes. Si piensa que puede ser polémico, obvie el comentario y no saque beneficio del mismo.

Cree un equipo. Parece de lógica, pero las redes sociales no pueden ser ese extra al que el emprendedor se dedica en sus escasos ratos libres. Para tener éxito en este campo hay que crear un equipo y darle unas directrices claras para atraer a los internautas y lograr que alguno compre.