Entradas

hand-308486_640

Cuidado con los timos al exportar

hand-308486_640Aunque se trata de una actividad que ha ayudado a muchas pymes a salir de la crisis, exportar no siempre es fácil. A las complicaciones y dificultades que el proceso tiene habitualmente –mayores o menores dependiendo del país al que uno se dirija- se añade un riesgo que hay que tener muy en cuenta: los intentos de fraude. Un peligro que se ha multiplicado en los mercados internacionales durante los últimos años.

Muchos profesionales que trabajan en las distintas cámaras de comercio españolas conocen experiencias de este tipo y pueden advertir a cualquier emprendedor sobre los métodos que utilizan los timadores, además de relatar un buen número de casos sufridos por empresas de su región. Por ejemplo, desde la Cámara Navarra –que gestiona de manera externalizada el departamento de exportación de varias empresas, una de ellas del sector agroalimentario- relatan una operación comercial con el Reino Unido, en la que estuvieron a punto de perder un camión entero de mercancía, debido a uno de estos timos.

Lo que al principio parecía ser un inesperado pedido de prueba por parte de una de las más importantes cadenas de distribución británica, terminó siendo un desagradable caso de fraude. Éste consistió en la suplantación de identidad de un importador real. La operativa parecía correcta y típica de una operación internacional. El delincuente contactó por teléfono y vía correo electrónico presentándose como uno de los responsables de compra de la firma suplantada e indicó que buscaba relaciones de colaboración duraderas y serias. Utilizó un correo electrónico con el nombre de dicha empresa, confirmó el pedido vía fax incorporando logos, firmas y sellos que parecían oficiales; envío el equivalente al NIF; y realizó un seguimiento telefónico diario.

Sin embargo, desde la Cámara sospecharon que se podía tratar de un posible fraude porque era un pedido totalmente inesperado, provenía de alguien con el que nunca se había contactado; además, éste no negoció el precio ni los términos de pago; y la cuenta de correo que utilizó era gratuita. Tras buscar en internet, investigar en redes sociales y unas llamadas telefónicas a la compañía suplantada, la Cámara descubrió que se trataba de un timo.

El intento de fraude fue frenado y el asunto se resolvió felizmente para esta empresa, pero otras compañías no pueden decir lo mismo. Existen unas cuantas pymes españolas que han caído en trampas de este tipo en los últimos años, incluso algunas de ellas ni siquiera se han atrevido posteriormente a denunciarlo. Y, como más vale prevenir que lamentar, los expertos apuntan que para evitar estos timos se sigan algunos consejos como los siguientes:

 

-Disponer y actualizar continuamente la lista de clientes habituales y ocasionales, así como la de contactos que se hayan realizado en cualquier tipo de ferias y encuentros comerciales de cualquier tipo.

-Llamar a organismos institucionales y cámaras de comercio que puedan tener contacto con el país del que procede nuestro nuevo cliente, para informarnos de los intentos de timos y fraudes más frecuentes relacionados con la exportación que se suelen producir en ese territorio y conocer si en ese momento existe algún caso nuevo que se esté investigando.

-Comprobar con detalle todos los datos de un nuevo cliente –sobre todo si se trata de una firma poco conocida en el sector o de la que no hayamos oído hablar previamente-, aunque en ocasiones habrá que hacerlo de forma discreta para no crear suspicacias en el interesado.

-Buscar referencias entre otras empresas, proveedores o colegas relacionados con la misma actividad. Esto, además de ayudarnos a evitar fraudes, nos servirá para conocer de paso si se tratará de un buen o mal cliente.

mapa

Kazajstán, una alternativa que mejora

Kazajstán se ha convertido en una buena alternativa para las empresas españolas que quieren potenciar su expansión internacional o, simplemente, sus exportaciones fuera de nuestras fronteras. El país ha mejorado su posición en uno de los rankings más prestigiosos, la clasificación del Banco Mundial sobre facilidad para efectuar negocios en 2014, en el que ha subido 3 puestos con respecto a 2013, con lo que ya se encuentra entre las primeras 50 de las 189 economías analizadas.

Es verdad que se trata de una economía todavía en proceso de transición hacia un sistema de mercado, pero esto también puede convertirse en una interesante oportunidad y conllevar importantes posibilidades de negocio para los primeros que lleguen y contribuyan a desarrollar económica e industrialmente el país.

Por ejemplo, entre los datos que están mejorando claramente se encuentran los relacionados con la consecución de permisos de construcción, registro de la propiedad y resolución de insolvencias. Cuestiones nada baladí, ya que pueden suponer un gran alivio para muchos emprendedores españoles que duden todavía sobre la conveniencia de introducir sus negocios en aquel territorio.

Según la consultora Ernst & Young, dentro de los países CIS, Kazajstán se sitúa por detrás de Rusia y Ucrania como polo de atracción de IDE, el tercero por tanto de toda la exURSS. Este buen posicionamiento se debe principalmente a su enclave geoestratégico entre Oriente y Occidente, y sus buenas relaciones con dos economías clave (Rusia y China); la apertura a las buenas prácticas internacionales (actualmente en proceso de adhesión a la OMC); y el proceso de reformas de largo alcance para conseguir una economía sostenible.

Como explica una guía elaborada por la Oficina Económica y Comercial de España en Almaty, Kazajstán está elaborando una lista de actividades preferentes, que pueden obtener la exención de derechos de aduana en equipos y piezas importadas para un proyecto, así como subvenciones estatales en especie, (por ejemplo: terrenos, edificios, estructuras, maquinaria y equipo, dispositivos de medición y control, vehículos de transporte y equipamiento del hogar).

También existe una lista de proyectos de inversión estratégicos para la fabricación de productos de alto valor añadido. Y algunos ámbitos concretos (construcción de la ciudad de Astana, infraestructura industrial, industrias procesadoras, viviendas, turismo y agricultura) que disponen de rebajas fiscales de hasta cinco años, exenciones arancelarias para ciertos activos fijos e inputs si no hay fabricación nacional homóloga, hasta un límite del 30% del importe del activo fijo, y otras. También hay ventajas específicas para inversiones que se localicen en parques industriales y varias zonas especiales.

Por si el emprendedor teme encontrarse con algún problema añadido en aquel país, debe saber también que en 2013 se creó la figura del “Protector del Inversor” (Investment Ombudsman Services), reflejo de la figura que existe en Corea del Sur, con el objetivo de mejorar el clima de inversión y de resolver problemas en el ámbito de las inversiones, con lo que podrá dormir un poco más tranquilo.

bogota

Colombia, alternativa para los arquitectos españoles

Todos los que tenemos algún amigo arquitecto sabemos que la situación de la mayoría de estos profesionales no ha dejado de empeorar en los últimos años. Con la construcción paralizada y las empresas relacionadas con el sector en progresiva retirada y desaparición del mercado, muchos de ellos no encuentran otra alternativa que dedicarse a otras cosas o salir fuera de España en búsqueda de lugares con mejores perspectivas.

Para el que se decida finalmente por esto último, uno de los mejores países donde acudir en estos momentos es Colombia. Se trata de un destino muy interesante para los arquitectos y constructores españoles, ya que es uno de los países emergentes que cuentan con un crecimiento y una seguridad jurídica más consolidados. Cada vez son más firmas las que llegan a esta conclusión y deciden instalarse allí.

En estos momentos, no es extraño pasear por las principales ciudades de Colombia observando algunos carteles y logos que pueden sonar familiares a muchos españoles, ya que se trata de constructoras, ingenierías y promotoras de nuestro país. Esta presencia de compañías que en su momento ya dieron el paso y cruzaron el “charco” podría ser muy útil para los nuevos profesionales que también decidan acudir ahora. Las primeras podrían facilitarles el camino, abrirles puertas e, incluso, convertirse en sus socios y clientes.

Pero, ¿por qué existe en estos momentos tanto trabajo para constructores y arquitectos españoles en Colombia? La respuesta está en la evolución experimentada por la economía de este territorio durante los últimos años, que ha registrado un importante dinamismo, alcanzando crecimientos medios superiores al 5%, cuadriplicando en seis años la inversión directa extranjera y multiplicando por dos las exportaciones. Pero también en el desfase que se ha producido con las infraestructuras, que no han crecido en el mismo grado y que, por lo tanto, se han desarrollado con menor intensidad.

Por eso ahora existen grandes carencias, entre ellas una falta de puentes, aeropuertos, puertos marítimos, transporte fluvial y ferrovías… lo que sitúa a la zona por debajo del promedio del grupo de seis países con las mayores expectativas de crecimiento en la próxima década que conforman los Civets (Colombia, Vietnam, Indonesia, Egipto, Turquía y Sudáfrica).

Ante esta situación, el Gobierno colombiano se ha empeñado en corregir lo antes posible la insuficiencia de infraestructuras que está dificultando el comercio interno y externo. Por eso, desde las administraciones públicas se están realizando fuertes inversiones en la mejora del transporte y en la edificación, con el impulso de viviendas sociales, hospitales, edificios administrativos, centros educativos, deportivos, culturales… La inversión se está realizando a través de licitaciones públicas y proyectos de iniciativa mixta en concesión o APP´s (Asociaciones Público Privadas).

Además, en el mercado inmobiliario privado existe una gran demanda de nueva vivienda que, en muchos casos, supera la posible oferta en las grandes ciudades. A esto, se suma un fuerte crecimiento en edificación comercial requerida por una clase media en auge y una gran necesidad de nuevos espacios de oficinas sostenibles y de calidad, demandados por empresas nacionales e internacionales que están implantándose en Colombia los últimos años.

india flag

Internacionalización de empresas españolas en la India

Entre los próximos días 21 y 23 de octubre, el ICEX organiza en Nueva Delhi unas jornadas de partenariado multilateral. El motivo no es otro que la gran oportunidad que ofrece este país que, durante los últimos diez años, ha venido creciendo a unas tasas medias del 8,5%. Se estima que el país, el más poblado del mundo después de China, se expandirá un 6% anualmente desde 2012 a 2050.

En la actualidad, el país está llevando a cabo una serie de programas relacionados, sobre todo, con la mejora y ampliación de las infraestructuras del transporte y de la energía. Oportunidades que son especialmente interesantes en productos y servicios con un mayor valor añadido, como los servicios de consultoría e ingeniería.

Plan Quinquenal

El denominado 12º Plan Quinquenal (2012.2017) tiene entre sus prioridades multiplicar por dos la inversión total en infraestructuras a lo largo de los próximos cinco años, para alcanzar algo menos de un billón americano (o un trillón europeo) de dólares. Asimismo, prevé que el porcentaje de financiación privada pase del 35% al 50%.

Respecto a las infraestructuras de transporte, y según el citado plan, habrá cerca de 144.000 millones de inversión en carreteras, tanto estatales como centrales. Se espera que la financiación sea en un 72% de procedencia pública y el restante 28% de inversores privados. Las carreteras en la India soportan el 65% del tráfico de mercancías y el 85% del tráfico de pasajeros. El principal problema es que el pavimento está muy deteriorado. Un hecho a destacar el que existe una exención del 100% en el Impuesto de Sociedades durante cinco años y del 30% otros cinco años más.

Por lo que respecta a los ferrocarriles, el plan quinquenal prevé una inversión de 110.000 millones de euros, del que un 8% se espera que tenga como procedencia el sector privado. India cuenta con la tercera mayor red de ferrocarriles a nivel mundial, y está incrementado a buen ritmo el tráfico de mercancías. Además, los diferentes subsectores (material, equipos, ingeniería, construcción de servicios ferroviarios…) se presentan como una atractiva oportunidad para la empresa española, que puede llevar a cabo joint ventures con empresas locales.

 

Puertos y aeropuertos

India tiene necesidades apremiantes de mejorar sus infraestructuras portuarias e incrementar su capacidad. Para ellos, el plan quinquenal tiene previsto aumentar su capacidad portuaria desde los 1.250 millones de toneladas anuales hasta los 2.700 millones. Para ello, la inversión prevista es de unos 26.000 millones de euros, de los que el 86% se espera que provenga del capital privado. Otra ventaja es que, en el plano legislativo, se permite una participación extranjera del 100% sin intervención del Gobierno, y 10 años de exención de impuestos.

Finalmente, las infraestructuras aeroportuarias están muy anticuadas y poco desarrolladas. El número de aeropuertos, comparados con otros países en desarrollo, es muy bajo. Por eso, las inversiones esperadas para el periodo 2012-2017 aumentarán un 60% respecto al plan quinquenal anterior, pasando de 6.200 millones de euros a 10.000 millones de euros. Y se espera que el capital privado alcance el 75% del total de las inversiones.

estatua libertad

Claves para exportar con éxito a Estados Unidos (II)

La semana pasada hablábamos de los pasos previos necesarios para decidirse a exportar a EEUU. Una vez que se tiene clara la decisión de que es el destino ideal para el negocio, es el momento de conocer cómo desembarcar allí para triunfar. Quienes ya han pasado por esta experiencia, como Antonio Martínez, CEO de la empresa de biotecnología Progenika, advierten de que aquello no siempre es como se ve desde este lado del Atlántico. “Pensamos que lo que funcionaba aquí allí también iba a funcionar, pero nos dimos cuenta de que si queríamos triunfar había que readaptarse a sus gustos y formas de trabajo”, apunta. Esa podría considerarse la primera lección una vez aterrizados.

1.- Adaptarse sin perder las riendas del negocio. Sí, EEUU es un país occidental y moderno, pero eso no significa que las reglas del juego comercial sean como las españolas. Por eso, como ya dijimos, un socio local es fundamental. Con él será más fácil conocer todos los recovecos legales que funcionan en aquel país y que, recuerden, pueden llegar a ser muy diferentes según los estados.  Pero ir de la mano de un socio no significa entregarle todo el negocio a él. Conviene que los derechos de propiedad intelectual o industrial queden en mano de la empresa matriz española.

2. Instalarse una filial allí. Puede parecer complicado, pero no lo es y además es la única forma de dar una imagen profesional, estable y demostrar que se está allí para hacer negocios seriamente y no sólo por pasar el rato. Además, es un requisito imprescindible para solicitar el visado de Negocios. En contra de lo que sucede en España, montar una empresa en EEUU es cuestión de horas. Apenas necesitará un nombre comercial, la identificación de los socios, un agente que lo respalde en EEUU (puede ser el socio), número de la seguridad social y una dirección para que le envíen la correspondencia y un teléfono donde puedan ser localizado.

3. Registrar allí todas las patentes y marcas. Con los pasos básicos realizados es el momento de dejar en el cajón las costumbres españolas. Fiarse de cualquiera, darlo todo por sentado porque se comentó en una comida de negocios. Olvídese, aquí lo que no está escrito no existe. Y cuando le dicen eso se refieren hasta el más mínimo detalle. Para empezar, “asegúrese de registrar según la legislación estadounidense todos los derechos de propiedad de todas aquellas patentes y marcas que vaya a necesitar en el país”, recomiendan en el despacho especializado en negocios con EEUU Haywood WISE. ¿Ya lo hizo en España e incluso en Europa? Para ellos esa legislación es papel mojado.

4. El detalle es muy importante, para evitar problemas. En EEUU, las demandas son casi un deporte nacional y le pueden demandar por cosas tan aparentemente estúpidas como que alguien resbale ante la puerta de su oficina porque no limpió adecuadamente el lugar. Para evitarlo, los abogados aconsejan especificar todo por escrito, cuantos más detalles posibles mejor, en las relaciones comerciales tanto con su socio como con posibles comerciales, franquiciadores, distribuidores etc. Cuanto menos se deje a la improvisación menos sustos se llevará.

5. Incorpore a la familia el CGU. Estas siglas dejarán de sonarle a chino en cuanto empiece a familiarizarse con la legislación estadounidense. Son las que se utilizan para nombrar un documento denominado: “Condiciones Generales de Venta”, que se utilizar para definir los términos en los que va a establecer la relación entre una empresa y sus clientes, aunque también se puede usar con proveedores de servicios, arrendamientos de equipos o licencias de software. El objetivo del mismo es salvaguardar los derechos del comerciarte, en este caso del exportador, y se pactan cosas como: el derecho a cobrar sin retrasos, o cobrar intereses en caso de que los haya; recuperar los costes en un proceso judicial; ser acreedor privilegiado en caso de insolvencia del cliente; definir el lugar único donde dirimir posibles conflictos judiciales. “Es importante que esté escrito en inglés con todo tipo de detalles y que recoja las condiciones específicas de cada estado en el que se tenga actividad”, advierten desde Haywood WISE.  Este documento debe realizarse en EEUU, además del obligatorio seguro de riesgo con el que deben cubrirse todas las exportaciones.

Quienes quieran ampliar la información para exportar a EEUU deben saber que el ICEX celebrará en Miami un Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial España-Estados Unidos, que tendrá lugar los días 13 y 14 de noviembre.

Camaras_Comercio_España1

Exportaciones para pymes a través de la subcontratación industrial

Nadie puede hacer de todo. Por eso, muchas empresas industriales dejan de fabricar determinadas piezas o componentes intermedios en su cadena de producción y subcontratan esta tarea a otras compañías, habitualmente más pequeñas. Y es que cada vez son menos las firmas grandes que fabrican la totalidad de su producto. Más de una se encarga, incluso, tan sólo del diseño y del ensamblaje (y otras hasta están dejando también el diseño en manos de otras empresas más especializadas).

Esta estrategia, que se conoce como subcontratación industrial, conlleva cada vez más beneficios y oportunidades para un buen número de firmas españolas de tamaño más reducido, sobre todo pymes. Y se produce, fundamentalmente, en sectores de fundición, transformación, mecanización, tratamientos térmicos, recubrimientos superficiales, matrices, moldes y modelos, utillajes, plásticos, caucho, electricidad y electrónica.

La subcontratación industrial ha crecido de forma sostenida desde 2001 y se consolidó definitivamente a partir de 2006. Según un informe del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, la oferta subcontratista española integra a cerca de 13.000 empresas industriales, en las que trabajan 270.000 personas, y supone una cifra de negocio anual de 61.000 millones de euros. Pero ahí no se acaban los datos que demuestran su importancia. Dos de cada tres empresas subcontratistas exportan (el 60,1%), fundamentalmente a la Unión Europea, y el negocio exterior tiene cada vez más peso en su facturación. Además, otra prueba de su dinamismo es que el 47% de ellas desarrollan proyectos de I+D+i.

Pero, ¿cómo se pueden beneficiarse en mayor medida las pymes españolas de este fenómeno, tanto dentro como fuera de nuestro país? La respuesta tiene mucho que ver con el Plan Sectorial de Subcontratación Industrial que gestionan las Cámaras de Comercio en colaboración con el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) y que promueve las llamadas bolsas de subcontratación industrial (en estos momentos hay nada menos que 27). En ellas, se maneja información de más de 2.500 empresas, directorios de proveedores industriales de sectores como automoción, electrodomésticos o aeronáutica y se ofrecen servicios a empresas subcontratistas y contratistas. Además, se elaboran habitualmente estudios e informes sobre aspectos interesantes relacionados con la subcontratación.

Estas bolsas cubren prácticamente todas las comunidades autónomas y han supuesto, incluso, la creación de la imagen de marca “Spanish Subcontracting Network“, reconocida internacionalmente, como oferta de las empresas españolas subcontratistas. Además, proporcionan asesoramiento individualizado a las empresas para resolver las cuestiones que les surjan; organizan actividades de promoción exterior; realizan acciones formativas, tanto generales como monográficas, para mejorar la competitividad; elaboran directorios de empresas subcontratistas, facilitan los contactos con empresas contratistas y ofrecen acceso a estadísticas, informes, directorios, guías y bases de datos.

plan-de-exportacion

¿Por qué y cómo hacer un plan de exportación?

Hace cinco años, Gema envió su primer bolso a Argentina. Ella (madrileña, de Fuenlabrada) confeccionaba bolsos de tela como hobby y ya de paso para conseguir unos ingresos alternativos a su beca. Uno de sus diseños había llegado a Córdoba (Argentina) como regalo especial. Lo supo porque a través de las redes sociales Gema empezó a recibir encargos desde el otro lado del Atlántico. Ahora, gana más dinero con lo que vende allí que en España. Aún así, no se considera ni empresaria ni exportadora, aunque podría serlo, ya que su operativa no está tan alejada de la de muchas empresas, que se denominan así mismas serias.

Comenzar a exportar por casualidad, a través de un conocido no es tan extraño. El problema surge en momentos como el actual, cuando la crisis interna hace que la exportación comience a ser la pata más fuerte de los ingresos de muchas empresas. Si esto ocurre, dejarse llevar por la casualidad es demasiado peligroso, por eso es hora de diseñar un buen plan de exportación que guie los esfuerzos de la empresa.

Para ello, el plan de exportación debe estudiar los siguientes puntos clave:

1. Describir la situación actual de negocio. Se trata de definir las fortalezas y debilidades de la empresa, los objetivos a largo y corto plazo, si hay antecedentes de un plan de negocios de exportación, la estrategia de inserción en el mercado elegido, la descripción del producto o servicio…

2. Detectar oportunidades comerciales internacionales. Es decir,  identificar los llamados Mercados Meta, que no son más que aquellos que se quieren conquistar.  Hay que conocerlos lo más profundamente posible: aspectos políticos, legales, económicos y socioculturales. Este estudio debe abarcar desde las clasificaciones arancelarias, descripción del consumo y segmentos de mercado, principales productos competidores, tecnologías, normas de calidad, adaptaciones del producto, costes y precios para el cliente hasta investigaciones y desarrollo de nuevos productos.

3. Evaluar la competitividad internacional de la empresa. ¿Tiene su empresa capital y recursos humanos para afrontar el reto exportador? Por escrito se analiza mucho mejor. Se puede empezar por analizar los recursos humanos: número de empleados, formación, disponibilidad a cambiar de residencia… Aunque lo más importante son las finanzas: información histórica financiera, flujo efectivo, estados financieros, principales razones financieras de liquidez, de actividad y de rentabilidad.

4. Desarrollar la estrategia y el material promocional. Es algo así como el plan de marketing aplicado al nuevo mercado. Aquí es necesario estudiar en profundidad cómo se llevará a cabo la distribución, el empaquetado y la comunicación del producto en el país elegido. En este apartado también se deben identificar y seleccionar las ferias y misiones comerciales a las que asistir. Ir a todas no suele ser rentable.

5. Definir proyectos concretos. Los expertos invitan a detallar la estrategia de penetración al Mercado Meta. Definir con exactitud los objetivos concretos de corto y largo plazo y comprobar que son factibles de llevar a cabo desde el punto de vista productivo, técnico, administrativo, comercial y financiero.

6. Evaluar los riesgos. Las palabras exportación y riesgo suelen ir unidas. Sólo hay que llegar a definir la ecuación en la que los ingresos compensen el riesgo. Para ello la información es la mejor herramienta. Hay que conseguir identificar los problemas potenciales que pudieran tener un efecto negativo en el proyecto y elaborar los planes de contingencia para contrarrestarlos. Es el momento de pensar en los seguros específicos.

Red Books

Las exportaciones del sector del libro continúan creciendo

Cuando comenzó la crisis, el sector del libro lo vio claro: había que acceder a nuevos mercados para que las ventas recuperaran la senda de crecimiento anterior a la misma. Dicho y hecho.

Según el “Informe de Comercio Exterior del Libro 2011”, presentado por la Federación Española de Cámaras del Libro, las exportaciones del sector del libro español (que incluye tanto a los sectores editorial como gráfico) alcanzaron los 482,44 millones de euros el pasado año, lo que supone un incremento del 5,38% respecto al ejercicio 2010. Por sectores, las ventas en el exterior del editorial crecieron un 18,88% (fueron de 314,61 millones de euros), mientras que las del gráfico descendieron un 13,1% (se sitúan en 167,83 millones de euros). Por su parte, las importaciones del sector del libro ascendieron a 220,17 millones de euros.

La aportación positiva a la balanza comercial española del sector fue de 262,31 millones de euros, frente a los 233,21 millones registrados en 2010, lo que supone un incremento del 11%. Las ventas de libros acapararon el 97% de las exportaciones del sector editorial y el 56% de las del sector gráfico. En cuanto a las importaciones, el 25% correspondieron a libros, el 41% a prensa y revistas, y el 34% a encargos de imprenta y coediciones.

La Unión Europea sigue a la cabeza

El principal destino de las exportaciones españolas del sector sigue siendo la Unión Europea, con 304,90 millones de euros, con un incremento del 13,28%. De ellos, 145,10 millones de euros corresponden a las ventas del sector editorial, que se incrementan en un 66,60%. Dentro de Europa, son Francia y Reino Unido quienes ocupan los primeros puestos, con 108,3 y 81,9 millones de euros de facturación, respectivamente.

La hipotética medalla de plata sería para América, con 167,97 millones de euros, a pesar de reducirse un 4,77% con respecto a 2010. Un dato: las exportaciones a la zona son, fundamentalmente, libros, mientras que en Europa hay una participación mayoritaria de los fascículos. México, Argentina y Chile son los países donde más se vendió, aunque en el primero se ha registrado una ligera caída. Y en Brasil, uno de los principales países receptores de las exportaciones del sector en otros años, ha sufrido también una caída porque algunas editoriales españolas se han instalado en el país y han trasladado allí su producción.

Pinterest logo

Pinterest, el mejor escaparate para vender en otros países

Probablemente haya escuchado hablar de Pinterest en los últimos meses. Se trata de una nueva red social que está arrasando en Estados Unidos y que va ganando adeptos también en España. Dado que su sistema básico de comunicación se basa en la imagen, muchas empresas exportadoras están viendo en ella una herramienta muy útil para promocionar sus productos por todo el mundo, sin el esfuerzo que implica la traducción de los mensajes.

Ante esta novedad se puede actuar de dos maneras, dejándola a un lado porque es imposible gestionar otra red social o investigar si merece la pena hacer un esfuerzo y posicionarse de los primeros. Pinterest ha sido la red social que menos tiempo ha tardado en alcanzar los 10.000.000 de usuarios únicos y, quienes ya la usan, aseguran que genera más tráfico para las webs que Google+, Linkedin y Youtube juntos.

El secreto de su éxito parece ser la imagen. Para quienes no estén familiarizados con ella, Pinterest es una red en la que los “muros” de sus usuarios en lugar de estar llenos de mensajes están forrados con imágenes. Las interrelaciones se establecen con un sistema similar al “me gusta” de Facebook, que en este caso se llama “like”, y al retuit de Twitter, que en Pinterest se llama “repins”. Las empresas que comercialicen productos tienen un gran campo de actuación en esta red, ya sólo tienen que esforzarse en colocar fotos atractivas de los mismos. Después la cadena de recomendaciones se puede extender por todo mundo sin más, si además se combina con un texto optimizado (mejor en inglés) que describa con exactitud lo que se quiere vender, el éxito puede ser mayúsculo.

A la hora de decidir los contenidos, conviene tener en cuenta que Pinterest es una red que ha calado mayoritariamente entre el público femenino, por lo que todo lo que tenga que ver con decoración, comida, recetas y aquello relacionado con el hogar tiene un mayor tirón. El gurú de las redes sociales, Dan Zarrella ha realizado un estudio que refleja cuales son los contenidos que más triunfan. Esto no significa que si la gama de productos de la empresa está fuera de este listado haya que olvidarse de Pinterest. Al contrario debe servir para saber en qué contexto fotográfico se deben presentar esos productos. Por ejemplo, un productor de aceite no sólo debe sacar bodegones con sus botellas, también puede colocar atractivas fotografías de todo aquello que se puede cocinar con aceite, o de un estupendo paisaje con olivos al fondo.

La decoración también da mucho juego una atractiva librería puede contener todo tipo de interesantes productos. Todo es cuestión de imaginación y de dedicar algunas horas a descubrir que hacen otros, para empezar una buena sugerencia puede ser el perfil en Pinterest de Chobani, un fabricante de yogures estadounidense, donde además de sus yogures se pueden ver imágenes de comida, salud, bienestar…Es una forma muy práctica de transmitir los mensajes de las marcas con el lenguaje  universal de las imágenes.

alimentación y bebidas

Las pymes de alimentación y bebidas esquivan la crisis gracias a las exportaciones

La aparición de cientos de empresas con base tecnológica, el auge de los business angels y la innovación que ha supuesto la llegada de los conocidos como aceleradores de startups han  llevado a pensar que los emprendedores solo pueden considerarse tales si ingenian revolucionarios inventos que tengan en Internet su única razón de ser. Esto ha originado que las nuevas tecnologías sean el sector estratégico de la economía al que es necesario apoyar. Pero si bien la nueva economía es una realidad de futuro por la que hay que apostar, no es menos cierto que existen miles de pymes en otros sectores más tradicionales que están haciendo bien sus deberes, especialmente a la hora de internacionalizarse.

En concreto, hablamos de las empresas del sector de alimentación y bebidas que llevan varios años demostrando que nada puede con ellas a la hora de incrementar sus ingresos y su presencia exterior. Tanto es así que, según el último informe económico de la patronal del sector (FIAB), la industria de la alimentación y bebidas aumentó un 1,8% sus ventas en 2011 hasta alcanzar los 83.773 millones de euros. Un buen dato si se tiene en cuenta que el consumo alimentario de los hogares españoles descendió cerca del 1%. ¿Cómo es posible que estas empresas no padezcan los efectos de la crisis? “La alimentación se ha comportado como un sector fuerte y tractor para la economía española, ya que ha sido capaz de compensar la caída del consumo interno con un notable aumento de las exportaciones. La pregunta es si en este contexto de evolución negativa de la  demanda interna, las exportaciones van a poder seguir creciendo al mismo nivel”, avisa Horacio González, director general de FIAB.

El tiempo dirá si esta industria se resentirá de las cada vez menos acaudaladas arcas de las familias españolas. De momento, y gracias a la exportación, creció un 12% en 2011 hasta alcanzar los 19.421 millones de euros, con una balanza comercial positiva  de 1.077 millones de euros. “Es una de las pocas industrias que no cerró el pasado año en negativo”, añade Simón Sosvilla, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid.

Un sector formado por pymes que crean empleo

Las cifras demuestran que estamos ante un grupo de empresas que sí que exportan. Pero su éxito en los mercados internacionales no se basa precisamente en su tamaño. Muy al contrario, el sector de la alimentación está formado por 29.334 empresas, de las que el 96,2% son pymes. Es decir, emprendedores que, con más o menos años de trayectoria empresarial, dan lecciones sin necesidad de estar inmersos en las nuevas tecnologías.

La enseñanza más importante es la del I+D+i, clave para ganar prestigio en los mercados internacionales. Y es que esta industria es la más innovadora de los sectores de bienes de consumo no duradero, con un porcentaje de compañías punteras que alcanza el 28,23%, según los últimos datos publicados por el INE. Gracias a esta apuesta por la modernización, las empresas de alimentación y bebidas consiguen incrementar su tasa de empleo hasta alcanzar una media de 446.300 personas en 2011, convirtiéndose en referencia obligada para cualquier emprendedor que pretenda iniciar su andadura empresarial y crear empleo.

construcción

Las empresas de materiales de construcción crecen gracias a la internacionalización

En España apenas hay mercado para las empresas de materiales de construcción, ventanas, cerramientos acristalados y piedra natural. Por eso, la internacionalización se ha convertido en una de las mejores salidas para ellas. Las exportaciones están aumentando en casi todos los sectores y han pasado a ser el capítulo más positivo para estas industrias.

Los datos así lo confirman. Concretamente, en el sector de las ventanas, las ventas al exterior se incrementaron en más de un 10% durante el primer semestre de 2011 con respecto al mismo periodo de 2010. Por su parte, las exportaciones de las empresas de materiales de construcción alcanzaron una facturación de 954,8 millones de euros en el conjunto del pasado año. Y, finalmente, las de piedra natural crecieron más de un 8%.

Los fabricantes de ventanas y de fachadas ligeras se están volcando en la internacionalización (además de la rehabilitación) para afrontar la crisis ya que, como aseguran los expertos, sigue habiendo oportunidades de negocio para los que quieran buscarlas. El sector está lanzándose a mercados exteriores asequibles bien por proximidad geográfica o cultural, bien por buenas perspectivas de negocio. Y, en paralelo, sigue apostando por la investigación y el desarrollo de productos de mejores prestaciones a prescriptores y usuarios con los que poder acometer mejor estos nuevos mercados.

Otros sectores como el de azulejos consiguieron estabilizar las ventas en 2011, cobrando cada vez mayor importancia las realizadas en los mercados internacionales. Además, esta industria ha seguido realizando importantes esfuerzos de gestión y organización para ser más competitivos en el escenario internacional. Al finalizar 2011, su facturación alcanzaba cerca de 2.590 millones de euros y el 70% de sus ventas se dirigían al mercado internacional. Además, la exportación experimentó un crecimiento del 7% con respecto a 2010, llegando a los 1.892 millones de euros, actividad comercial que la industria está potenciando durante el presente ejercicio.

Finalmente, las exportaciones de las empresas españolas de piedra natural aumentaron más de un 8%, en 2011. El incremento se ha debido a que muchas empresas, que hasta ahora no habían afrontado nunca la aventura de la exportación, se han atrevido a lanzarse a ofrecer sus productos en los mercados internacionales. Durante el año pasado, las exportaciones de mármol, granito, pizarra y rocas ornamentales mantuvieron su línea ascendente, superando los 3 millones de toneladas. Entre enero y noviembre de 2011, el sector de la piedra natural exportó producto por un total de 824,9 millones de euros, lo que supone un aumento del 8,14% en volumen y del 8,58% en ingresos con respecto al mismo periodo de 2010. En concreto, las rocas ornamentales crecieron un 20,66%; el mármol, un 10,66%; el granito, un 7,02%, y la pizarra, un 2,96%.

segurodecredito

Seguro de Crédito: nuevo aliado contra la morosidad y la falta de financiación

La pequeña y mediana empresa se ve afectada hoy en día por dos problemas en el actual entrono económico hasta alcanzar la categoría de sucesos catastróficos: la morosidad, que crea incertidumbre, y la ausencia de liquidez y crédito, que no solo no permite solucionar los efectos de la morosidad, sino que los agrava.

Las empresas se enfrentan a un verdadero problema de “cash flow” que  obliga a demorar pagos, generar tensiones de caja y condenarse a aparecer en registros negativos que las alejan de cualquier posibilidad de conseguir crédito bancario o comercial. Esta situación -y no la pérdida de negocio- es la verdadera causa de la insolvencia de las empresas. Por ello, la reactivación del crédito se posiciona como elemento clave para la recuperación de la actividad económica.

A la hora de medir la morosidad, el índice más utilizado es el que publica el Banco de España sobre el sector financiero, que registra un nivel superior al 8%. Sin embargo, este no es un buen indicador para medir los impagos en las transacciones entre empresas. Para esto es mucho más útil el índice de morosidad sobre efectos comerciales, que identifica realmente el comportamiento de pago de las empresas para con sus proveedores. Y la realidad es que el panorama no da señales de mejora. De hecho, el sistema de predicción desarrollado por CESCE anticipa que la morosidad seguirá subiendo durante al menos los próximos seis meses.

En cuanto al crédito, también se observa una caída en los importes de efectos descontados, reflejo de una restricción crediticia que se manifiesta en cancelaciones de líneas de descuento. La tendencia prevista en esta partida también será descendente en los próximos meses, por lo que el problema de la ausencia de liquidez tenderá a agravarse.

Contra morosidad e iliquidez, protección y financiación

Por desgracia, el seguro de crédito ha reaccionado hasta ahora a los problemas por dos vías. Por una parte, reduciendo las coberturas y, por tanto, restringiendo aún más la capacidad de expansión de las ventas. Por otra parte, empeorando sus condiciones (franquicias, ampliación de plazos de indemnización) y drenando más liquidez de las maltrechas economías de las empresas. Si ante el recrudecimiento de la crisis la industria del seguro de crédito (que perdió cerca del 30% de sus clientes en Europa en 2009) reacciona en la misma línea, su prestigio quedaría seriamente dañado.

Como han tenido que hacer otros sectores, el Seguro de Crédito debe reinventarse y proporcionar a sus clientes precisamente aquello que más necesitan. Por una parte, hay que aumentar la concesión de riesgo para incrementar la protección a las empresas. Esa mayor aceptación de riesgo sobre compradores problemáticos llevará aparejada un precio de crédito más alto, pero hay que otorgarla. ¿Alguien puede poner en cuestión que el riesgo de crédito ha de tener un coste cuando a nuestro Tesoro le exigen los mercados más de 500 puntos básicos por el diferencial de riesgo con Alemania? La cuestión más importante es hacer posible el crédito comercial, no hacerlo barato.

Por otro lado, hay que utilizar la protección que otorga el Seguro de Crédito a los créditos comerciales para constituir una fuente de liquidez. Cualquier esfuerzo en este sentido es poco. Es preciso adelantar el pago de indemnizaciones. ¿De qué sirve una indemnización tardía cuando el problema de las empresas es una cuestión de caja? Es necesario poner en valor la protección otorgada por las compañías de seguros, entidades solventes, sobre los créditos comerciales para que su descuento resulte atractivo a las entidades financieras. El Seguro de Crédito ha de convertirse en un puente hacia la financiación, no en un sobrecoste para la obtención de una protección patrimonial. Hoy en día, dicha protección patrimonial resulta retórica pues la única urgencia de las empresas en el tráfico comercial es la liquidez.

Contra morosidad e iliquidez, protección y financiación. Este es el papel contracíclico que se espera de las compañías de Seguro de Crédito. Y es su obligación asumirlo, aunque suponga renunciar a algunos principios y a los usos y costumbres más arraigados en esta industria. Ha llegado el momento de que el Seguro de Crédito se reinvente porque, como señaló Hipócrates, ad extremos morbos, extrema remedia exquisite optima.