Entradas

comercio_global

El comercio global vuelve a sobrepasar al PIB en ritmo crecimiento

Retorno a la normalidad. El comercio vuelve a aportar vigor a la economía mundial. Aunque aún con riesgos latentes y lejos de su añorada velocidad de crucero.

Crece el PIB

El flujo de los intercambios comerciales vuelve a recuperar sus constantes vitales. Por primera vez desde 2010, a juzgar por las previsiones, recién modificadas de la Organización Mundial del Comercio, que ha elevado un punto y dos décimas, hasta el 3,6%, la tasa de crecimiento para el conjunto del actual ejercicio económico, el comercio suma, en vez de restar, dinamismo al PIB mundial. Todo un síntoma de que el ciclo de negocios en vigor, tras años de recuperación y dura salida de la crisis, ha ganado músculo.

La OCDE crece

Como lo revela también otro dato: la totalidad de los 45 socios de la OCDE presentan crecimientos positivos. Un escenario desconocido desde 2007, el año que precedió a la quiebra de Lehman Brothers e instante en el que se sitúa el inicio oficioso de la reciente inestabilidad financiera internacional.

La actividad de los países de la órbita de la OCDE, pese a que no han obtenido el plácet de acceso potencias de la dimensión de China, Rusia o India -entre otros, porque no han adquirido el estatus de economías de mercado-, ofrece una radiografía muy elocuente sobre el estado real de la coyuntura global.

Porque aúna al pleno de los países con la consideración de industrializados (o de rentas altas) un notable espectro de los grandes mercados emergentes, que también han recobrado los ritmos previos y posteriores a la crisis, cuando protagonizaron el fastuoso y sorprendente decoupling o des-apalancamiento de los ritmos de prosperidad respecto a sus rivales más avanzados. Fenómeno nunca visto en la historia económica contemporánea.

Hay que ir poco a poco

Sin embargo, las buenas perspectivas de la OMC sobre crecimiento no deben impedir ver ciertos nubarrones que aún se detectan en el radar a corto y medio plazo. Como lo revela la modesta predicción de la máxima institución del comercio mundial. Alejada de las tasas de dobles dígitos de los años de bonanza que precedieron a la crisis de 2007.

Más allá de las tensiones, y dudas, que generan ya desde hace unos ejercicios, el baile de divisas -con el dólar en busca de su hegemonía perdida-, las políticas monetarias alejadas de la gratuidad del precio del dinero que preparan los bancos centrales de las principales potencias industrializadas, los elevados endeudamientos soberanos y corporativos de las grandes economías o los excesos financieros de mercados como China. O de las incógnitas sobre el grado de proteccionismo comercial que impera en el planeta y crecimiento y que ha frenado el impulso liberalizador de otras décadas, la incertidumbre sobre el Brexit o el viraje de potencias como China hacia un modelo productivo más enfocado en la demanda interna.

Y, por supuesto, por encima de motivos coyunturales, como el repunte y crecimiento del comercio en Asia o de la capacidad de compra de los países de América del Norte que, a juicio de la OMC, están detrás de este modesto despegue de las transacciones de mercancías y servicios.

La opinión de Norges sobre el crecimiento

Hay voces de especial resonancia mundial que apelan a esa cautela. Como la de Yngve Slyngstad, consejero delegado de Norges Bank Investment Management, el mayor fondo soberano global, con más de un billón de activos, poseedor del 1,3% de las acciones corporativas internacionales y con el mandato de invertir en participaciones de empresas con reconocimiento del mercado por sus medidas empresariales en favor de la preservación del medio ambiente, el desarrollo de las sociedades civiles o la ética en sus negocios.

El CEO de Norges admite que el comercio global podría haber “alcanzado un punto de inflexión”, como anticipa la OMC. Pero inmediatamente después aclara que está sometido a embestidas que podrían desembocar en una recaída “algo más seria que una ralentización temporal”.  

Slyngstad matiza

Slyngstad matiza que la pregunta que se hacen los inversores internacionales sobre el crecimiento y si este repunte es flor de un día. Fruto de “la fuerte externalización manifestada por las multinacionales chinas” que han salido de compras, durante los años posteriores a la crisis, con crédito casi ilimitado de los grandes bancos del país.

La duda es si se trata sólo de “un superávit primario”, alerta con un tono al uso, propio de la jerga multilateral, con la que se describen las recetas de austeridad que exigen a los países en crisis a cambio de ayuda financiera para superar procesos de quiebra de sus finanzas y sus economías. Si no fuera algo así, cómo es posible que, con los tipos próximos a cero desde hace años, el comercio siga arrastrando los pies, se pregunta.

Antes de precisar que, a su juicio, las ínfulas proteccionistas de ciertas potencias económicas también detrás de estas rémoras sobre los intercambios comerciales. Los inversores -dice Slyngstad- no ven retornos que superen el 3% ó 4% a largo plazo. Pese a elevar sus posiciones inversoras, en algunas ocasiones, hasta un 60% ó 70%.

El CEO del Norges Bank constata que, bajo las actuales coordenadas de crecimiento, el fondo soberano noruego reforzará su posición en los mercados europeos, a la espera de “potenciales cambios” en EEUU y China, donde -insiste- su institución siempre dirige sus ojos en su cometido de diversificar sus inversiones geográficamente. Norges asegura que la rentabilidad de su cartera ha sido del 5,89% en las últimas dos décadas.

Las inversiones también muestran este cuadro de mando

Los flujos de capital transfronterizos han caído un 65% desde el estallido de la crisis -de totalizar 12,4 billones de dólares, en 2007, a 4,3 billones el pasado ejercicio- sin que haya visos de que esta vitalidad vuelva a estar en el radar operativo inmediato, asegura McKinsey Global Institute. Los expertos de esta consultora inciden en que el fervor inversor previo a la inestabilidad financiera se ha sustituido por una “forma más estable” de globalización de los mercados. Por un lado, “más sensible a los cambios” y, por otro, “más racional a las causas” de cualquier eventualidad política o económica y, sobre todo, “con una visión más crítica y resistente” a la integración financiera internacional.

Es lo que denominan “una nueva dinámica”. La exploración, por ejemplo, de cómo los grandes bancos sistémicos de Europa y EEUU realizan sus actividades en el exterior o la forma en la que entran en mercados en desarrollo. La interpretación constante que han asumido los inversores globales se justifica en los cambios de políticas y actitudes de empresas y gobiernos y su repercusión en el sistema financiero global.

Tarea que requiere discusiones sobre los virajes reguladores en segmentos como el bancario, en EEUU y Europa, y cómo las nuevas reglas responden a desafíos como la era digital, la conexión de mercados financieros o el futuro de los flujos transfronterizos de capitales.

china_vs_eeuu

Crece el riesgo de guerra comercial entre China y EEUU

EEUU y China idean cambios drásticos en las relaciones comerciales.

Una de las últimas voces que alertan en el mercado sobre la profusión de señales de alarma de esta confrontación comercial es la del servicio de estudios del Deutsche Bank, desde donde se asegura que el combate entre las dos grandes economías del planeta se ha intensificado en los últimos meses. Desde asuntos de tal minuciosidad como los granos desecados y destilados, que resultan de alto valor añadido para abastecer la alimentación animal y que, por tanto, redunda en elevados beneficios para la industria transgénica y de exportación cárnica, hasta la imposición de tarifas y sanciones bilaterales, el arma de guerra comercial por antonomasia.

Un efecto colateral de su lucha por el liderazgo de la globalización y por la hegemonía del comercio.

Los analistas del banco alemán recuerdan que, en las últimas semanas, China ha aumentado los aranceles a la importación de cereales estadounidenses desde el 33,8% hasta el 53,7%, al tiempo que ha incrementado las sanciones a productos que se benefician de subsidios a la exportación, que en EEUU son especialmente numerosos, desde el 10% de su valor hasta el 12%. Con pleno apoyo de su sistema judicial. Porque un juzgado del país justifica estas medidas en el “substancial daño sufrido por la industria agrícola”. Acusación directa al modelo de subsidios de EEUU. “Dado que China importó más de 200.000 millones de dólares de esta modalidad de grano procedente de EEUU en 2015, que también se utiliza en la elaboración del etanol, la decisión de Pekín supone un duro varapalo para la industria de esta modalidad energética estadounidense”, escribe en su nota de mercado Zwiwei Zhang, economista para Asia de Deutsche Bank.

En su diagnóstico, dice que las tensiones bilaterales no han hecho más que empezar. Porque las medidas proteccionistas de Donald Trump, su discurso beligerante hacia el régimen de Pekín a cuenta de asuntos geoestratégicos como Taiwán o las Islas del Mar del Sur de China, a los que aspira la soberanía del gigante asiático, o las crecientes amenazas de la Casa Blanca en la crisis nuclear de Corea del Norte o hacia Irán en Oriente Próximo, no contribuyen precisamente a la pacificación y a la estabilidad de la globalización.

Ante esta tesitura, China está aprovechando el vacío global que deja EEUU en cuestiones como el libre comercio o el cambio climático para lanzar su ‘visión geoestratégica’ del mundo. Bajo el lema de “China es la solución”, la consigna que Xi Jinping propaga, cada vez que puede, en su frenética agenda de visitas internacionales. Quien empieza a reconocerse como el presidente más notable desde Deng Xiaoping, dentro y fuera de su país, ha recogido el testigo caído de EEUU en el liderazgo global con una doble estrategia: una ‘Diplomacia Panda’, sosegada pero proactiva, y un modelo productivo que, sin desligarse del Estado, se aproxima al estatus de economía de mercado.

Zhang, el analista del Deutsche Bank, señala otros posibles focos de colisión comercial entre los dos colosos económicos: “la industria aeronáutica, la de frutas y hortalizas, algodón, madera, cuero y celulosa”. A su juicio, “podríamos estar ante el preludio de una guerra comercial abierta, porque no hay signos de que se quieran aplacar estas tensiones”. Para muestra, señala un botón, el de la balanza comercial entre ambos países en los productos donde han arraigado las primeras escaramuzas comerciales.

Deutsche Bank

Pero la escalada puede saltar por los aires y convertirse en una guerra total si se precipitan una serie de acontecimientos de alta diplomacia. Por ejemplo, sin ir más lejos por orden cronológico, la renegociación del Nafta. La declaración de intenciones de Trump, repetida recientemente, en los prolegómenos de los encuentros con México y Canadá, han aireado las diferencias de los dos socios de Washington con el proteccionismo del líder republicano. Hasta el punto de señalar a China como futuro interlocutor comercial. A pesar de que los analistas corroboran que los dos mercados emergentes tienen más de competidores naturales que de aliados por su condición de economías con bajos costes laborales que fabrican productos al por mayor para abastecer a las potencias industrializadas, la necesidad de un plan B, podría acercar las posturas de ambos gobiernos. Y China ya mantiene magníficas relaciones comerciales, en especial, para importar bienes energéticos, con Brasil y Chile, los rivales latinoamericanos de México.

Uno de los primeros pasos en esta dirección es la invitación que el presidente chino, Xi Jinping, ha cursado a su homólogo Enrique Peña Nieto, para que visite Pekín esta semana como invitado al selecto club BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), con objeto de revitalizar el poder económico y diplomático de los grandes mercados emergentes.

Es parte de la llamada diplomacia Panda, inspirada en las proclamas de Xiaoping de “mantener un perfil bajo, nunca tomar la iniciativa, pero marcar las diferencias” con sus rivales globales -en especial, con EEUU-, la política exterior china, adaptada a los tiempos por Jinping, ha sabido capear las afrentas al orden internacional de Trump y sus embestidas contra la estrategia china, también en el terreno económico, por su control del tipo de cambio del rinminbi o el dirigismo estatal de su modelo productivo y empresarial. Como una tortuga, China ha extendido ya su caparazón, en muchos casos de la mano de la canciller Angela Merkel -Alemania y China han sido acusados por el líder republicano de ser un riesgo latente por sus elevados superávits comerciales- por asuntos candentes de la globalización.

La invitación de Jinping a Nieto es otro paso del Panda chino. De su diplomacia. Que ha sabido leer la necesidad de México de “buscar alternativas a EEUU”, asegura el vicepresidente del grupo empresarial del Consejo de las Américas, Eric Farnsworth, quien concede credibilidad a la salida de México del Nafta si el giro de Trump sobre el acuerdo aduanero norteamericano no resulta acorde con los principios de la libertad de tránsito de las mercancías y los servicios. Sobre todo, porque supondría un acicate en la diversificación del sector exportador mexicano, demasiado sometido al abastecimiento de su vecino del norte.

El potencial vendedor de México hacia China es más que considerable. A pesar de que, desde 2012, ha logrado elevar su cuota exportadora en un 12% interanual, apenas contabiliza 10.000 millones de dólares anuales. Quizás por todo ello se entiendan las palabras del canciller mexicano, Luis Videgaray, de que si Trump cumple con su amenaza de solicitar al Congreso de EEUU la extinción urgente del Nafta -un proceso que duraría 60 días- México se retirará de la mesa trilateral negociadora.

 

riesgos_seguro

5 riesgos que justifican contratar un seguro para el comercio exterior

Las operaciones de las empresas exportadoras se ven sometidas a una variada lista de factores fuera de su control. Esos riesgos pueden ser trasladados a un tercero mediante los contratos de seguros, pero ¿qué clases de riesgos existen en comercio exterior?

 

Varios son los factores que pueden repercutir de manera negativa sobre las operaciones de comercio exterior, hasta el punto de poner en peligro la culminación de las mismas. Toda empresa exportadora o importadora debe ser consciente de dichos riesgos a la hora de embarcarse en una operación de este tipo, si quiere tener éxito en el comercio internacional.

La incapacidad de las empresas a la hora de garantizar la estabilidad de los resultados (por no controlar los factores que influyen sobre los mismos) se traduce en una incertidumbre. En la medida de lo posible, se busca paliar con la contratación de un seguro para el comercio exterior.

5_riesgos_comercio_exterior

5 principales riesgos del comercio exterior

Pero… ¿cuáles son exactamente las clases de riesgos que ponen en peligro las operaciones de exportación / importación?

one_comercio_exteriorRiesgos comerciales: Esta clase de riesgos, predominantes cuando hablamos de comercio exterior, se ven reforzados al cruzar fronteras por la dificultad para obtener suficiente información en el momento adecuado. Así como por los conflictos entre diferentes normas legales y culturas de negocios. Aquí entrarían el riesgo de resolución unilateral de contrato, el riesgo de no conformidad, el riesgo por insolvencia / impago y el riesgo por fraude.


two_comercio_exteriorRiesgo-país:
Este concepto designa al conjunto de riesgos derivados de la situación política y económica del país con el que se comercia (es decir, no tanto en el socio comercial como en su país de residencia).
Así, puede ocurrir que una de las partes se vea imposibilitada por su gobierno para cumplir con las obligaciones contraídas (riesgo soberano), que un cambio regulatorio repentino o una decisión arbitraria de las autoridades derive en la expropiación o la ilegalización de la empresa extranjera (riesgo regulatorio) o que el estado no puede hacer frente a sus deudas por carecer de divisas (riesgo de transferencia). Además, las políticas comerciales de algunas naciones pueden bien causar restricciones temporales que pongan en riesgo las operaciones en curso, bien sumergirse permanente en el proteccionismo como consecuencia de cambios políticos.


three_comercio_exteriorRiesgo de cambio:
La variabilidad del precio de las divisas (afectadas por la volatilidad de las variaciones del PIB, la oferta y la demanda, o los movimientos especulativos) pueden afectar negativamente a este tipo de comercio, que implica transacciones en monedas ajenas a la de una de las partes, y que además se ven afectadas por retrasos entre la entrega y el pago de las mercancías; retrasos que pueden traducirse, por la mencionada variabilidad de las divisas, en pérdidas o ganancias inesperadas.


four_comercio_exteriorRiesgo de transporte:
Las, en muchos casos, enormes distancias que tienen que recorrer las mercancías en este mundo globalizado (y los múltiples medios de transporte necesarios en ese proceso) no hacen sino aumentar las probabilidades de que éstas terminen extraviándose o deteriorándose. Además, el paso de las mercancías por diversas jurisdicciones implica necesariamente una tramitación documental más compleja que aumenta el riesgo de cometer errores burocráticos, exigiendo por ellos a las empresas un conocimiento exhaustivo de los procedimientos del comercio internacional.


five_comercio_exteriorRiesgos extraordinarios / catastróficos:
Por desgracia, no son sólo los factores económicos y sociopolíticos los que pueden afectar al cumplimiento de contratos en el comercio exterior. Y es que el futuro de las empresas exportadoras está constantemente al albur de toda clase de desgracias, desde actos terroristas o guerras hasta catástrofes naturales (como terremotos, tsunamis, huracanes o, incluso, erupciones volcánicas… recordemos cómo afectó la nube de cenizas del Eyjafjalla a los vuelos por toda Europa).

Todos los riesgos antes citados son difícilmente evitables, pero sí pueden ser gestionados por las empresas exportadoras, bien tomando decisiones para minimizarlos, bien decidiendo trasladarlos a una tercera parte a través de un contrato de seguro para el comercio exterior (esto es, aquél por el que el asegurador se obliga a indemnizar, dentro de unas condiciones previamente pactadas, el daño producido al asegurado o bien a satisfacer un capital u otras prestaciones convenidas). Los riesgos cubiertos por esta clase de contratos deben ser ciertos, posibles y lesivos (además, claro, de susceptibles de valoración).

IM000302.JPG

Principales novedades recién estrenado Código Aduanero de la UE

Han pasado ya más de tres meses desde que entró en vigor el nuevo código aduanero de la Unión Europea. El objetivo del CAU, como se le conoce en el sector, es actualizar una legislación que llevaba vigente desde 1992. Lo cual era casi un exigencia dado lo que ha cambiado el mundo desde entonces. También, unificar y simplificar los trámites para el intercambio de bienes dentro del territorio de la Unión. Y, como no podía ser de otra forma a estas alturas del siglo XXI, implantar las nuevas tecnologías en el marco del comercio exterior europeo.

Pero como en todo proceso de cambio, los ajustes no se hacen de un día para otro. La puesta en marcha de esta normativa está generando dudas en su aplicación real tanto para empresas europeas como para exportadores que no pertenecen a ningún estado de la Unión Europea pero que tienen actividad en este territorio.

Distintos organismos de la UE están tratando de solventar esas dudas con la publicación de distintas guías de trabajo (guidelines, en inglés) para intentar dar una respuesta más amplia y técnica a apartados específicos como los procedimientos simplificados, el valor en aduana de las mercancías o los regímenes especiales vigentes, entre otros. Además, innumerables entidades financieras, asociaciones de pymes, despachos de abogados, etc. están anunciando cursos para explicar todas las novedades.

En Asesores de Pymes hemos querido poner un granito de arena en este proceso de implantación de la nueva normativa y hemos identificados los principales cambios del CAU que afectan a las pymes exportadoras.

Se informatizan las aduanas comunitarias. Eso significa que ahora estarán comunicadas entre sí, por lo que se hará necesario el uso de comunicaciones electrónicas y firmas digitales para cualquier relación con la Administración y con el resto de operadores. Así que hay que ir preparándose para el momento en el que termine el proceso de armonización e interconexión en todos 28 Estados miembros. Un trámite que tendrá que estar finalizado obligatoriamente en 2020.

Hay un nuevo sistema de garantías para la deuda aduanera, que posibilita su reducción siempre que se cumplan una serie de criterios recogidos en el nuevo Código.

Se ha introducido el concepto de Decisión y determinación de los plazos de respuesta formal a cada petición por parte de una aduana.

Trámites y los procedimientos se han simplificado, por ejemplo, a la hora de las declaraciones (si se realizan con carácter habitual), la inscripción en los registros del declarante o la autoevaluación.

 Se ha implantado que el valor en aduana de las mercancías se fije en función de la venta que se produzca inmediatamente antes de la entrada de las mercancías en territorio comunitario (desaparición de la opción de determinar el valor en aduana con base a una venta previa).

Las informaciones arancelarias vinculantes (IAVs), una vez emitidas, serán válidas sólo durante los siguientes tres años, lo que significa reducir a la mitad su periodo de validez hasta la fecha.

El Operador Económico Autorizado (OEA) es la entidad clave para cualquier procedimiento de simplificación para mercancías, mientras que el Código Aduanero es el texto legal máximo para regular los conflictos relacionados con el sector. El nuevo texto también modifica los criterios para poder obtener el estatuto de OEA: a partir de ahora, se deberá demostrar poseer una experiencia práctica probada de, al menos, tres años y haber completado un curso específico de capacitación.

En todo el mercado común, las mercancías sólo podrán permanecer en depósito temporal, a 90 días, sin posibilidad de prórroga.

bola_mundo

5 claves para triunfar en el extranjero

¿Cómo se puede desafiar el orden establecido y triunfar en el extranjero? Cumpliendo a rajatabla estos cinco consejos que se necesita para poner en marcha una empresa fuera de su país de origen.

 

Entienda la cultura local

Cuando se aterriza en un nuevo país no se sabe nada del mismo. A pesar de haber pasado periodos de tiempo ya sea por vacaciones o por trabajo, se sigue siendo un completo ignorante de las costumbres y gustos de la sociedad. Por eso, antes de poner en marcha ninguna idea empresarial es vital bucear en la cultura local. Lo mejor es encontrar a un mentor, socio o inversor nacido en el país de destino que le ayude a comprender todo lo necesario. Este detalle es fundamental en territorios como China o Japón, que son muy diferentes a lo que estamos acostumbrados en Occidente.

 

Aprenda el idioma

Puede parecer algo obvio pero todavía hay emprendedores que se lanzan a la piscina sin agua. Hacerlo en el extranjero es sinónimo de fracaso asegurado. Ni se le ocurra intentar nada en un país a menos que conozca el idioma a la perfección. Y si no es el caso, no le quedará más remedio que confiar en alguien nativo. Sin conocer un lenguaje con un nivel cercano al de bilingüe es imposible salir airosos de todos los inconvenientes que se presentarán en el momento de poner en marcha una idea de éxito empresarial.

 

Viva como los nativos

Existen muchos estudios e informes que le indicarán cómo es la sociedad que usted pretende convertir en clientes de su negocio. Pero ninguno de esos sesudos temarios le mostrará la realidad del país. Ésa solo la puede obtener a través de la experiencia. Antes de iniciar nada es importante que se mezcle con los nuevos consumidores. Salga a cenar, charle con las personas, asista a eventos. Empápese de la idiosincrasia del territorio. Solo así será capaz de descubrir qué es lo que mueve a esas personas a apostar por una marca o por otra. Y también sabrá qué esperan de una compañía extranjera.

 

No sin mi estudio de mercado

Si alguna vez decide iniciar un negocio, es seguro que uno los primeros consejos que recibirá será el de disponer de un estudio de mercado. En el caso de que ese lanzamiento tenga lugar en el extranjero también es fundamental. No se puede hacer nada en tierra hostil sin conocer al enemigo – léase la competencia- ni saber si habrá clientes para el producto o servicio que se pretende poner en el mercado.

 

Formar una nueva red de contactos

En un país nuevo no se conoce a nadie. Es importante hacer networking y tratar de congeniar con una nueva red de contactos que le puedan ayudar en el futuro. Si no sabe por dónde empezar, utilice a su socio local o busque en esa pequeña comunidad de compatriotas que seguro que encuentra. Aproveche que existe Internet y las redes sociales y que permiten ponerse en contacto con cualquier persona esté donde esté. Su agenda será fundamental para lograr conocer el país a la sociedad y saber si realmente existe un mercado en el que su idea pueda calar.

spin

¿Cuáles son los sectores más exportadores de España?

Las empresas de bienes de equipo, agroalimentación, automoción y moda están de enhorabuena, ya que pertenecen a los cuatro mejores sectores que tiene España en estos momentos para exportar al resto del mundo. Así lo asegura Antonio Hernández, socio responsable de Estrategia Energética e Internacional de la consultora KPMG en España, en una entrevista concedida a Asesoresdepymes.

 

Este experto se refiere al “contexto general de la positiva evolución que las exportaciones españolas han experimentado en el último lustro”. Y en este contexto, sobresale el significativo comportamiento de los cuatro sectores citados, que “dan muestra de la competitividad internacional que atesoran”.

 

En primer lugar destaca los bienes de equipo, que “suponen uno de cada cinco euros exportados, sobresaliendo en el último año el material ferroviario”. A continuación apunta al sector agroalimentario español, que “continúa con su alta exposición internacional, dando muestra de la calidad y reconocimiento que gozan los productos españoles”.

 

En tercer lugar, explica “la competitividad demostrada por la industria española de la automoción, que ha generado un impulso en la actividad internacional, incrementando las exportaciones un 9% en 2014”. Y, por último, se hace eco de la moda española, que “continúa con su exitosa expansión internacional, en la que el año pasado destacó la industria del calzado, cuyas exportaciones crecieron un 17% en 2014”.

 

Buena parte de los sectores “estrella” elegidos por Antonio Hernández son coincidentes con los datos del Ministerio de Economía y Competitividad en relación a las exportaciones españolas de 2014. Nuestro país registró el pasado año un nuevo récord de exportación de bienes, ya que de enero a diciembre las ventas al exterior aumentaron un 2,5% y superaron por primera vez los 240.000 millones de euros.

 

En términos generales sobresalió el sector del automóvil, cuyas ventas al exterior aumentaron un 6,2% y supusieron el 14,8% del total. También se observó un comportamiento muy positivo de las manufacturas de consumo, con un crecimiento del 7,8% y un 9,2% del total; de la alimentación, bebidas y tabaco, con un incremento del 4,4% y un 15,5% del total; y de los productos energéticos, cuyas exportaciones crecieron un 7,1%, impulsadas esencialmente por el importante incremento de las ventas de gas (56,8%), y representaron el 7,2% del total. Sin duda, todas las empresas relacionadas con todos estos ámbitos de actividad juegan con ventaja a la hora de traspasar fronteras.

supers

Alquiler de directivos, la última tendencia para exportar con éxito

El plan de exportación está encima de la mesa. Todo el mundo en la empresa tiene claro el país donde se iniciará la expansión internacional y la estrategia. Pero, ¿quién debe liderar el proyecto? A veces elegir el mejor directivo es una tarea digna de soluciones salomónicas. ¿Apostar por el mejor y permitir que deje la central para abanderar el proyecto internacional?. ¿Elegir al que más sabe del nuevo país, pero cuya experiencia de mando es menor?. ¿Contratar a alguien nuevo y enviarle como expatriado?

Cada vez son más numerosas las empresas que apuestan por tenerlo todo. Lo cual es posible gracias a una nueva modalidad de relación laboral en auge: el management as a service (MaaS), o alquiler de directivos.

Podría decirse que es la versión de lujo del empleo temporal. Los trabajadores que están a disposición de las empresas en la modalidad de MaaS son altos ejecutivos con una excelente formación, años de experiencia y muy especializados.

Es esta especialización el principal motivo de su éxito. La crisis ha enfrentado a las empresas a situaciones extremas, en muchos casos desconocidas para los gestores, que solo podían resolverse con ayuda externa de especialistas. Los concursos de acreedores, las renegociaciones de deuda o las fuertes reestructuraciones de capital fueron los primeros ejemplos que demostraron la efectividad de MaaS. Contratar a un directivo especializado en esas situaciones de crisis, que sabía afrontar sin dudas los problemas más complejos ayudó a acelerar los procesos y a rebajar la tensión entre los equipos directivos de las empresas con problemas.

Una vez probado el sistema, están siendo muchos los empresarios que le ven las mieles a esto de contratar directivos temporalmente. Debe quedar claro, que en estos casos temporal no es sinónimo de barato. Los directivos alquilados tienen un coste tan alto como cualquiera de los que pueden trabajar habitualmente en la empresa. Pero su productividad es mucho más alta.

Según diversos estudios, un alto cargo apenas dedica el 20% de su tiempo de trabajo a tareas de dirección ejecutiva relacionadas con sus objetivos. El resto lo consume en reuniones, decisiones o eventos empresariales accesorios. Los directivos de alquiler concentran toda su actividad en el reto que se les ha encomendado. No hay otros eventos empresariales que les resten tiempo.

Son más productivos, porque se les contrata para desarrollar encargos relacionados con aquellas materias de las que son especialistas. No tienen que ponerse al día, ni reciclarse para otras tareas una vez acabado el objetivo.

El mundo de la exportación ha encontrado en esta modalidad laboral el dorado de la estrategia de recursos humanos. Exportar es un reto difícil que requiere de habilidades diferentes a lo largo del proceso. El alquiler de directivos es una manera fácil de adaptarse a esos cambios.

Permite contratar a un experto en lanzamiento de negocio, para luego sustituirlo por otro cuyo expertis esté enfocado en el conocimiento del país de destino y más tarde un tercero que domine la relación con el usuario final.

Las empresas de Headrenting están especializadas en ofrecer el talento más adecuado, asegurar la calidad del servicio que prestan sus profesionales y todo con la máxima flexibilidad. Además, el final del proceso no tiene porque ser el fin de la relación. En el caso de que la empresa esté interesada siempre es posible negociar con el profesional para su incorporación definitiva en plantilla.

Por supuesto, no faltan quienes ponen pegas a este modelo. Tal vez la más destacada, es la falta de compromiso de estos profesionales con el ambiente empresarial. Pero como ha sucedido toda la vida con los mercenarios, todo depende de la importancia que la compañía quiera dar a la correcta consecución de sus objetivos.

coraje

Apuesta por una estrategia multilingüe en medios sociales si quieres exportar

Imaginemos por un momento que una empresa española ficticia llamada Invernalia Soluciones, dedicada a la fabricación de estufas, ha decidido empezar a exportar a través de la Red sus productos, con destino a Francia y Portugal. Una vez resueltos los aspectos burocráticos y logísticos, que no abordaremos en este artículo, a Invernalia Soluciones le falta afrontar un tercer elemento: el marketing online.

 

Ofrece tu sitio web corporativo en varios idiomas

 

Si piensan que el primer paso a dar en este ámbito es el de establecer la estrategia en las redes sociales, vuelvan a pensarlo un momento: una de las principales razones por las que una organización debe tener presencia en las mismas es la de atraer tráfico a su sitio web corporativo. De modo que el primer paso que deberemos dar será el de adaptar dicha web al nuevo público que deberá recibir. Y eso pasa por hacerla multilingüe.

 

Según la estructura previa de nuestra web, dicha tarea puede pasar por crear varias subwebs diferenciadas (una por cada idioma), dando la opción al usuario de pasar desde una a otra, o bien crear una misma estructura multilingüe que muestre automáticamente un idioma u otro dependiendo de la preferencia del usuario. Esto puede ser especialmente sencillo si usamos en nuestra web el CMS (siglas en inglés de ‘sistema de gestión de contenidos’) más usado de Internet: WordPress.

 

Este CMS nos ofrece varios plugins que podremos usar para ofrecer de forma cómoda y transparente nuestra web a diversas comunidades lingüísticas: qTranslate, WPML y Polylang. Cada cual tiene sus pros y sus contras, y la elección deberá depender de las características de nuestra web.

 

Eso sí: con independencia del CMS que decidamos usar, debemos huir siempre de las traducciones automáticas. SIEMPRE. Una web que apueste por este sistema dará siempre mala imagen a los clientes, por no mencionar los malentendidos que una ‘traducción’ así puede generar a la hora de éstos intenten adquirir nuestros productos o servicios.

 

Ahora sí, establece una estrategia multilingüe en las redes sociales

 

El siguiente paso son Twitter y Facebook, pero la dinámica y posibilidades de cada una de estas redes es absolutamente diferente:

 

  • Twitter: Su característica más positiva (la sencillez) se torna rigidez a la hora de buscar maneras de dirigirse a un público multilingüe… obviamente, tuiear en varios idiomas en una misma cuenta no es la mejor opción, por lo que habremos de crear nuevas cuentas monolingües para  cada uno de los nuevos idiomas con los que queramos trabajar. Así, Invernalia Soluciones debería añadir @Invernalia_FR e @Invernalia_PT a su listado de cuentas corporativas. Aunque en este caso no es necesario, por la cercanía entre los 3 países, deberemos tener en cuenta los husos horarios para no tuitear cuando nuestros usuarios estén durmiendo: sería mala idea -idiomas al margen- que el mismo community manager que gestiona la cuenta en español fuera el responsable de @Invernalia_JP (de Japón).
  • Facebook: La red de Marck Zuckemberg es la otra cara de la moneda, puesto que los gestores de fanpages pueden localizar todo el contenido estático (nombre, imagen de cabecera) y las publicaciones de la misma. Así, podremos ofrecer mensajes distintos a nuestro público español y francés, cada uno en su propio idioma (y sus propios precios, y ofertas, etc).

Otras redes: No todas las redes son igual de populares en todos los países, y eso es algo a tener muy en cuenta si algún día Invernalia Soluciones da el salto a Rusia (donde Facebook no tiene nada que hacer frente a VKontakte) o a China (lo mismo, con WeChat). En estos casos, podemos elegir nuevos canales dedicados en exclusiva a alguno de nuestros nuevos públicos.

 

 

photo credit: Courage via photopin (license)

libre

Ideas clave sobre el papel de la RSC en las estrategias de internacionalización

La ‘Responsabilidad social corporativa’ (RSC) y el ‘Buen gobierno corporativo’ forman parte de la gestión y estrategia empresariales desde, aproximadamente, comienzos de este siglo. A estas alturas, instituciones y empresas deberían tener claro que dichos conceptos constituyen herramientas que contribuyen a mejorar los resultados económicos del sector privado. Y las empresas exportadoras, o aquellas que buscan internacionalizarse, se encuentran en una posición inmejorable para rentabilizar las implementación de estrategias de RSC. La ‘Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas 2012-2020’ ya las aborda como herramienta para “mejorar la percepción exterior y sus posibilidades de internacionalización”.

 

Y es que apostar por sólidas políticas de impulso de la responsabilidad social ofrece un claro retorno a España y a sus empresas en términos de competitividad e imagen. También Carlos Espinosa de los Monteros, Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, parece tenerlo claro:

 

“Existe un modelo español de responsabilidad social que está siendo seguido por las empresas tanto en nuestro país como fuera, gracias a la internacionalización. España tiene una posición de liderazgo en esta materia de la que podemos presumir y debemos incorporar este valioso activo en nuestra proyección exterior”

 

Estas palabras fueron pronunciada durante la presentación del Informe ‘RSE y Marca España: Empresas sostenibles, país competitivo‘, un documento elaborado por Forética que arroja una serie de conclusiones relevantes a la hora de comprender el vínculo entre RSE y exportaciones para las compañías españolas:

 

  • Existe una alta correlación entre el nivel de competitividad de un país y su grado de adopción de políticas de sostenibilidad corporativa: “El desarrollo de una RSC de vanguardia en las empresas e instituciones es una fuente de competitividad a largo plazo”.
  • Igualmente existe, en el plano empresarial, relación clara entre apuesta por la sostenibilidad corporativa y la creación de valor: las empresas más sostenibles baten al resto de empresas locales en el 70% de los indicadores.
  • España cuenta con una base de empresas y un marco institucional favorables a la RSC, aunque permanece como asignatura pendiente el papel de las PYMEs en este campo: al fin y al cabo, siguen siendo las grandes empresas las que tienen más fácil apostar por estrategias de responsabilidad social, gracias a su músculo económico.
  • Las inversiones socialmente responsables (esto es, que incorporan la evaluación de riesgos sociales, ambientales y de buen gobierno a los procesos de inversión) han generado retornos financieros sensiblemente superiores a la media en los últimos 14 años.

 

A día de hoy, no existe un estudio global que vincule RSC e inversiones más allá de los mercados de capitales, si bien una manera de estimar el potencial de la responsabilidad social como catalizador del sector exterior de España – tanto a nivel de atracción de inversiones, como de fortalecimiento de las exportaciones- es analizar el grado de madurez de nuestros partners comerciales en este campo. El informe revela que “la Inversión Extranjera Directa en España procede de manera mayoritaria de países pioneros en sostenibilidad (percentil 90).  A su vez, los principales destinos de la exportación española son países con alta calificación en aspectos de sostenibilidad (bienes percentil 81 y capital percentil 78)”. Por último, el documento señala que poner en valor el fuerte apuesta de las empresas españolas en materia de RSC puede ayudar a “reforzar la competitividad externa y facilitar la internacionalización de la empresa española.”.

cuba

Cómo hacer negocios en la Cuba post embargo

EEUU y Cuba retoman relaciones. Más allá de las repercusiones políticas de esta noticia, la decisión abre la veda a un cambio radical en las relaciones económicas de la isla caribeña con el resto del mundo. Cuba es un mercado relativamente pequeño, alrededor 11 millones de habitantes, cuyo PIB per cápita (en términos de paridad de poder adquisitivo) se sitúa en torno a los 18.793 dólares, de acuerdo con datos del Banco Mundial. Aunque, más que el tamaño, ha sido la escasez de divisas uno de los principales hándicaps para hacer negocios.

Pero si el Congreso de EEUU levanta el embargo económico y los dólares y el resto de divisas empiezan a fluir hasta la isla, el pastel puede ser muy suculento. A pesar del tamaño del mercado allí está casi todo por hacer. Esos 11 millones de habitantes viven casi anclados en los años 60 del siglo pasado; necesitan de todo, desde carreteras y coches actualizados, hasta acero para fabricar las latas donde distribuir CocaCola o Cerveza.

Por eso, aunque el fin del bloqueo no es inminente, el cambio de perspectiva ya ha puesto en marcha los motores de muchas compañías, especialmente estadounidenses, que no quieren dejar pasar la ocasión. Pero, para su disgusto éstas todavía tienen vetada su actividad en la isla algo que no les ocurre a las españolas. España es uno de los pocos países con los que Cuba ha firmado tratado de doble imposición, además juegan a favor el idioma, la buena sintonía de la población autóctona con el capital español, lejos de la que puedan levantar los primeros estadounidenses que lleguen. No en vano, España es el país con mayor presencia en el sector hotelero de la isla. Pero en los últimos años, según muestra un informe del mercado cubano realizado Analistas Financieros Internacionales (AFI) las relaciones entre ambos países no están de moda. Sólo en el último año analizado, el 2013, las exportaciones españolas al mercado cubano registraron un aumento interanual de tan sólo un 5,11%, frente al 17,6% verificado el año anterior.

Sin duda, este es el mejor momento para relanzarlas y el primer deber que se deben plantear los interesados es escudriñar cada una de las 165 páginas de un informe que el Gobierno cubano publicó el pasado mes de noviembre (dejamos el enlace aquí). En él se explica que Cuba necesita, nada menos, que 8.500 millones de dólares (7.000 millones de euros) para financiar 246 proyectos empresariales. Desde sectores agrícolas, hasta energéticos, pasando por industria, farmacia y así hasta 11 áreas de actividad diferentes. Todo un ejemplo de que allí hay negocio más allá del turismo, incluso con embargo de por medio. En este documento, se puede encontrar amplia información de los proyectos y se explica con detalle el sistema tributario de la isla, así como todos los procedimientos para establecer relaciones comerciales.

Además, La Habana ya había implantado, el pasado mes de junio, una nueva Ley de Inversión Extranjera para estimular la entrada de estos capitales que, entre otras cosas, permite la creación de sociedades tanto mixtas como de capital totalmente foráneo. Es decir, sin necesidad de tener socio local. El texto incluye incentivos fiscales para las compañías extranjeras como la exención total de las plusvalías durante los primeros ocho años de actividad, además de diversas reducciones en otros impuestos.

Otro atractivo que presenta Cuba es que es uno de los países beneficiarios de la mayoría de los planes de incentivos al comercio exterior y a la exportación que existen en España. El mencionado informe de AFI hace una recopilación de las ayudas más importantes para hacer negocios con ese país, que recogemos a continuación:

 

ayudas

ueusa

Cambian las reglas de juego para exportar a Estados Unidos

Exportar a los Estados Unidos será pronto más fácil para las empresas españolas. El país presidido por Barack Obama y la Unión Europea están avanzando en la creación de un acuerdo que eliminará o reducirá las barreras arancelarias y de otro tipo existentes entre ambos territorios, lo que supondrá en realidad un tratado de libre comercio e inversiones. El proyecto puede facilitar la vida a todas las pymes españolas que ya envían sus productos a USA, pero también animar a exportar a aquellas que todavía no lo hacen.

 

Las expectativas creadas son cada vez mayores, sobre todo después de haber entrado en materia, con la celebración de las primeras rondas de negociaciones y el compromiso de que las conversaciones no se alarguen demasiado. Pero, ¿qué supondrá y qué repercusiones tendrá este acuerdo para las pymes españolas?

 

Eliminación de barreras. En primer lugar, eliminará las barreras al comercio con las que se encuentran y que han provocado que más de una empresa desista de enviar sus productos o servicios al mercado americano. Entre estas barreras, destacan los aranceles, la normativa innecesaria, las restricciones a la inversión, etc. Y todo ello en una amplia variedad de sectores económicos.

 

Simplificación de las ventas. Como consecuencia de lo anterior, se simplificará la compraventa de bienes y servicios entre la Unión Europea y los Estados Unidos. Y será más fácil que las empresas de cada uno de estos territorios inviertan más y de forma más sencilla en la economía del otro.

 

Más empleo y crecimiento. Aunque los aranceles entre la UE y los EE.UU. ya son bajos (una media del 4%), el tamaño combinado de las economías de la UE y de los EE.UU. y el volumen del comercio entre ambos hará que eliminarlos resulte beneficioso para el empleo y el crecimiento y, por lo tanto, para el desarrollo de las empresas.

 

Fin de la normativa innecesaria. Un aspecto específico que permitirá importantes ahorros para las empresas es la eliminación de la normativa y la legislación innecesarias. Es decir, los llamados obstáculos no arancelarios, que son el resultado de las diferencias en materia de normativa y legislación. Hasta ahora, tener que cumplir dos normativas diferentes podía suponer una pérdida de tiempo y dinero.

 

Más exportaciones. Aunque se espera que aumenten las exportaciones en todos los sectores de la economía, en unos lo hará más que en otros. Por ejemplo, se calcula que las exportaciones de vehículos de motor de la UE a los EE.UU. se incrementarán casi un 150% por la importancia del comercio de piezas y componentes y de la mayor integración entre las industrias de ambos lados del Atlántico.

 

Repercusión en otros países. No solo se espera que aumenten los intercambios comerciales entre la UE y los EE.UU., sino que, como consecuencia de la mayor demanda de materias primas y componentes, también se espera que aumenten las exportaciones de la UE a otros países. Se calcula que las exportaciones al resto del mundo de productos metálicos aumentarán alrededor de un 12%, las de alimentos transformados y sustancias químicas en torno a un 9% y las de otros equipos de transporte un 6%.

 

Es evidente que el aumento de la actividad entre Europa y Estados Unidos traerá un cambio de paradigma no solo para las multinacionales, sino también para las pequeñas y medianas empresas, tanto si exportan directamente como si suministran a empresas de mayor tamaño.

icex

Última llamada para acceder a las ayudas del plan ICEX Consolida

Mañana es el último día lectivo para que las pymes exportadoras puedan presentar la solicitud de ayudas al plan ICEX Consolida. Así lo indica su publicación en el BOE del pasado 3 de octubre, que estable un plazo de 30 días naturales para acceder a este plan de incentivos a la exportación dotado con dos millones de euros.

Este programa, tiene como objetivo apoyar los proyectos de internacionalización de las pymes españolas en mercados exteriores no habituales. Es decir, las empresas no podrán solicitar ayudas para los proyectos que se estén desarrollando en cualquier país de la Unión Europea, Noruega, Suiza y Estados Unidos.

Para todas las demás, se establece la posibilidad de una subvención económica que compense los gastos en los que se ha incurrido y que será de un máximo del  50% de los mismos, con un tope de 50.000 euros por beneficiario. Esta cantidad se amplía a 65.000 euros en el caso de que la empresa presente varios proyectos desarrollados en distintos países.

El principal requisito para acceder a las ayudas está en el límite de facturación, que no puede superar los 200.000 euros en ninguno de los tres ejercicios fiscales previos, ni tampoco en el actual. Además, la filial extranjera para la que solicitan las ayudas tiene que haberse constituido con posterioridad al 1 de enero de  2013, y la participación de la matriz española deber superar el 50% del capital.

Por otro lado, se considerarán subvencionables todos los gastos necesarios para la puesta en marcha del negocio. Desde estudios de viabilidad, consultoría, asesorías varias, gastos de constitución de la filial (escrituras, permisos administrativos, licencias, etc); certificaciones obligatorias. También se podrán incluir los gastos de promoción. Entendiendo como tales: las investigaciones de mercado, el material de difusión que incluye desde los catálogos en papel hasta la página web, pasando por los expositores de ferias o cualquier otra actividad de marketing y publicidad. Incluso, los posibles acuerdos de patrocinio comercial.

El último grupo de gastos subvencionables es el que se refiere a las cuantías invertidas en defensa jurídica de la marca, registros de patentes, homologaciones necesarias para ejercer la actividad internacional.

En general todos estos gastos deben haber sido realizados en el período comprendido entre el 1 de enero  y el 31 de diciembre de 2014. Aunque, la ley contempla excepciones para incluir gastos de constitución de 2013.

Según se explica en el pliego de convocatoria, los criterios que aplicará el ICEX para la concesión de las ayudas responderán a la calidad de proyecto (máximo 3 puntos); la viabilidad del mismo (permitirá conseguir hasta 5 puntos). Por el impacto se podrá obtener un punto más. Y si el país de implantación de la actividad está considerado como uno de los destinos prioritarios del plan de exportaciones español, también tendrá más facilidad de obtener la ayuda.

 

Los proyectos se pueden presentar presencialmente en la sede del ICEX de Madrid y por Internet. A continuación le dejamos una serie de enlaces de interés para acelerar el proceso de solicitud.

Impreso de solicitud

Programa ICEX CONSOLIDA en PDF completo

ANEXO I: DECLARACIONES RESPONSABLES Y AUTORIZACIONES

Procedimiento Justificación de Ayudas

Anexo al Procedimiento de Justificación de Ayudas