Entradas

bandepig

Plazo abierto para solicitar ayudas a proyectos I+D en el sector TIC

Una vez más, los empresarios innovadores tienen oportunidad de captar fondos públicos para financiar sus proyectos. En esta ocasión, la última oferta de ayudas que se ha convocado es la que se enmarca en la edición anual de incentivos para el sector de Tecnologías de la Información (TIC) y de los Contenidos Digitales.

Como en años anteriores, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información (SETSI), en colaboración con los fondos Feder europeos, pone a disposición de las empresas españolas 200 millones de euros en ayudas y créditos. Éstas pueden solicitarse desde el 20 de mayo hasta el próximo 18 de junio, por cualquiera de los subprogramas puestos en marcha.

1.- Subprograma de Impulso Tecnológico. Éste es el más atractivo para los lectores de este blog ya que contempla también ayudas a la internacionalización. Para acceder a ellas hay que justificar un trabajo de investigación tecnológica en estadios incipientes, que demuestre un alto potencial de transformación en el sector tecnológico.

El perfil que marca la convocatoria es de proyectos de investigación industrial y desarrollo experimental que cuenten con un presupuesto mínimo 200.000 euros y máximo 2 millones de euros. Para ellos, hay una dotación de 35 millones de euros en subvenciones y 105 millones de euros en préstamos.

2.- Subprograma de Grandes Proyectos. Pueden optar a este segundo apartado de ayudas, los proyectos con alto potencial transformador y un marcado efecto tractor sobre otras entidades. En este caso, la prioridad temática debe estar enfocada a industrias del futuro. La inversión mínima será de dos millones de euros y la máxima de 10. Además, se exige que estos proyectos aporten una subcontratación de servicios de al menos el 25% de total del presupuesto.

No hay limitación temática, pero sí una lista de preferencias. Los proyectos que serán mirados con mejores ojos serán aquellos que trabajen alguno de estos temas:

  • Componentes y sistemas.
  • Internet del futuro.
  • Soluciones Cloud Computing.
  • Soluciones para el tratamiento masivo de datos.
  • High Performance Computing (Super computación).
  • Robots y sistemas autónomos.
  • Ciudades inteligentes.
  • Internet de las cosas.
  • Ciberseguridad y confianza digital.
  • Salud y bienestar.
  • Agroalimentario y gestión medioambiental, eficiencia energética y transporte y logística.

En términos financieros, la dotación económica es de 15 millones de euros en subvenciones y 45 millones en préstamos. Se requiere que las empresas que acudan a la convocatoria se hubieran constituido antes de 31 de diciembre de 2011. Por su parte, la duración máxima de los proyectos subvencionables no podrá superar la fecha del 31 de diciembre de 2017. Los gastos financiables son personal: propio, socios y autónomos dependientes. Con un coste por hora de como máximo 50 euros. Además, costes de instrumental y material inventariable.

La distribución de las cuantías, en base a la información facilitada por el Ministerio de Industria es la siguiente:

Un máximo del  50% de la inversión para PYMES y del 40% para el resto de beneficiarios siempre que en la evaluación del criterio de innovación tecnológica se alcance una nota mayor o igual a 17 puntos.

Cuando la nota no supere los 13 puntos, la subvención se rebaja al 35% para PYMES y al 25% para el resto de beneficiarios.

Los proyectos con nota inferior a 8 puntos, sólo podrán recibir el 30% de lo invertido si son PYMES y el 20% el resto de beneficiarios.

En el caso de los préstamos, se ha definido un periodo de  amortización de cinco años con dos de carencia, a un tipo de interés del 0,18%.

coraje

Apuesta por una estrategia multilingüe en medios sociales si quieres exportar

Imaginemos por un momento que una empresa española ficticia llamada Invernalia Soluciones, dedicada a la fabricación de estufas, ha decidido empezar a exportar a través de la Red sus productos, con destino a Francia y Portugal. Una vez resueltos los aspectos burocráticos y logísticos, que no abordaremos en este artículo, a Invernalia Soluciones le falta afrontar un tercer elemento: el marketing online.

 

Ofrece tu sitio web corporativo en varios idiomas

 

Si piensan que el primer paso a dar en este ámbito es el de establecer la estrategia en las redes sociales, vuelvan a pensarlo un momento: una de las principales razones por las que una organización debe tener presencia en las mismas es la de atraer tráfico a su sitio web corporativo. De modo que el primer paso que deberemos dar será el de adaptar dicha web al nuevo público que deberá recibir. Y eso pasa por hacerla multilingüe.

 

Según la estructura previa de nuestra web, dicha tarea puede pasar por crear varias subwebs diferenciadas (una por cada idioma), dando la opción al usuario de pasar desde una a otra, o bien crear una misma estructura multilingüe que muestre automáticamente un idioma u otro dependiendo de la preferencia del usuario. Esto puede ser especialmente sencillo si usamos en nuestra web el CMS (siglas en inglés de ‘sistema de gestión de contenidos’) más usado de Internet: WordPress.

 

Este CMS nos ofrece varios plugins que podremos usar para ofrecer de forma cómoda y transparente nuestra web a diversas comunidades lingüísticas: qTranslate, WPML y Polylang. Cada cual tiene sus pros y sus contras, y la elección deberá depender de las características de nuestra web.

 

Eso sí: con independencia del CMS que decidamos usar, debemos huir siempre de las traducciones automáticas. SIEMPRE. Una web que apueste por este sistema dará siempre mala imagen a los clientes, por no mencionar los malentendidos que una ‘traducción’ así puede generar a la hora de éstos intenten adquirir nuestros productos o servicios.

 

Ahora sí, establece una estrategia multilingüe en las redes sociales

 

El siguiente paso son Twitter y Facebook, pero la dinámica y posibilidades de cada una de estas redes es absolutamente diferente:

 

  • Twitter: Su característica más positiva (la sencillez) se torna rigidez a la hora de buscar maneras de dirigirse a un público multilingüe… obviamente, tuiear en varios idiomas en una misma cuenta no es la mejor opción, por lo que habremos de crear nuevas cuentas monolingües para  cada uno de los nuevos idiomas con los que queramos trabajar. Así, Invernalia Soluciones debería añadir @Invernalia_FR e @Invernalia_PT a su listado de cuentas corporativas. Aunque en este caso no es necesario, por la cercanía entre los 3 países, deberemos tener en cuenta los husos horarios para no tuitear cuando nuestros usuarios estén durmiendo: sería mala idea -idiomas al margen- que el mismo community manager que gestiona la cuenta en español fuera el responsable de @Invernalia_JP (de Japón).
  • Facebook: La red de Marck Zuckemberg es la otra cara de la moneda, puesto que los gestores de fanpages pueden localizar todo el contenido estático (nombre, imagen de cabecera) y las publicaciones de la misma. Así, podremos ofrecer mensajes distintos a nuestro público español y francés, cada uno en su propio idioma (y sus propios precios, y ofertas, etc).

Otras redes: No todas las redes son igual de populares en todos los países, y eso es algo a tener muy en cuenta si algún día Invernalia Soluciones da el salto a Rusia (donde Facebook no tiene nada que hacer frente a VKontakte) o a China (lo mismo, con WeChat). En estos casos, podemos elegir nuevos canales dedicados en exclusiva a alguno de nuestros nuevos públicos.

 

 

photo credit: Courage via photopin (license)

cuba

Cómo hacer negocios en la Cuba post embargo

EEUU y Cuba retoman relaciones. Más allá de las repercusiones políticas de esta noticia, la decisión abre la veda a un cambio radical en las relaciones económicas de la isla caribeña con el resto del mundo. Cuba es un mercado relativamente pequeño, alrededor 11 millones de habitantes, cuyo PIB per cápita (en términos de paridad de poder adquisitivo) se sitúa en torno a los 18.793 dólares, de acuerdo con datos del Banco Mundial. Aunque, más que el tamaño, ha sido la escasez de divisas uno de los principales hándicaps para hacer negocios.

Pero si el Congreso de EEUU levanta el embargo económico y los dólares y el resto de divisas empiezan a fluir hasta la isla, el pastel puede ser muy suculento. A pesar del tamaño del mercado allí está casi todo por hacer. Esos 11 millones de habitantes viven casi anclados en los años 60 del siglo pasado; necesitan de todo, desde carreteras y coches actualizados, hasta acero para fabricar las latas donde distribuir CocaCola o Cerveza.

Por eso, aunque el fin del bloqueo no es inminente, el cambio de perspectiva ya ha puesto en marcha los motores de muchas compañías, especialmente estadounidenses, que no quieren dejar pasar la ocasión. Pero, para su disgusto éstas todavía tienen vetada su actividad en la isla algo que no les ocurre a las españolas. España es uno de los pocos países con los que Cuba ha firmado tratado de doble imposición, además juegan a favor el idioma, la buena sintonía de la población autóctona con el capital español, lejos de la que puedan levantar los primeros estadounidenses que lleguen. No en vano, España es el país con mayor presencia en el sector hotelero de la isla. Pero en los últimos años, según muestra un informe del mercado cubano realizado Analistas Financieros Internacionales (AFI) las relaciones entre ambos países no están de moda. Sólo en el último año analizado, el 2013, las exportaciones españolas al mercado cubano registraron un aumento interanual de tan sólo un 5,11%, frente al 17,6% verificado el año anterior.

Sin duda, este es el mejor momento para relanzarlas y el primer deber que se deben plantear los interesados es escudriñar cada una de las 165 páginas de un informe que el Gobierno cubano publicó el pasado mes de noviembre (dejamos el enlace aquí). En él se explica que Cuba necesita, nada menos, que 8.500 millones de dólares (7.000 millones de euros) para financiar 246 proyectos empresariales. Desde sectores agrícolas, hasta energéticos, pasando por industria, farmacia y así hasta 11 áreas de actividad diferentes. Todo un ejemplo de que allí hay negocio más allá del turismo, incluso con embargo de por medio. En este documento, se puede encontrar amplia información de los proyectos y se explica con detalle el sistema tributario de la isla, así como todos los procedimientos para establecer relaciones comerciales.

Además, La Habana ya había implantado, el pasado mes de junio, una nueva Ley de Inversión Extranjera para estimular la entrada de estos capitales que, entre otras cosas, permite la creación de sociedades tanto mixtas como de capital totalmente foráneo. Es decir, sin necesidad de tener socio local. El texto incluye incentivos fiscales para las compañías extranjeras como la exención total de las plusvalías durante los primeros ocho años de actividad, además de diversas reducciones en otros impuestos.

Otro atractivo que presenta Cuba es que es uno de los países beneficiarios de la mayoría de los planes de incentivos al comercio exterior y a la exportación que existen en España. El mencionado informe de AFI hace una recopilación de las ayudas más importantes para hacer negocios con ese país, que recogemos a continuación:

 

ayudas

mapa

¿Es el momento de frenar la exportación? No, es el de diversificar

El 2014 se ha convertido en el peor año desde el 2009. Hay que remontarse a ese año para encontrar un trimestre con menos ventas al exterior que el anterior. Ha sucedido entre abril y junio de este año, que fueron un 2% inferiores, según los datos del INE.

Desde la caída de Lehman Brothers, los Gobiernos españoles se habían entregado a la potencia exportadora como tabla de salvación para superar la crisis. Parece que ya no es así. El cuadro macroeconómico que acompaña a los Presupuestos Generales, recién presentado, constata que la aportación de las exportaciones al PIB en 2014 será del 3,6%, frente al 4,3% que contribuyó en 2013.

Las previsiones de cara al futuro son contradictorias. El citado cuadro macro estima que en 2015 su contribución a la riqueza nacional se elevaría al 5,2%. Pero al mismo tiempo alerta de la debilidad de las economías europeas. Un dato nada agradable si se tienen en cuenta que el 64% de las exportaciones españolas de este año han tenido como destino la Unión Europea,  y en especial Francia, Alemania, Portugal e Italia.

En el otro lado de la balanza, las importaciones sí van bien. En junio de 2014 subieron un 5,4%.Políticos y economistas parecen, ahora, confiar más en la recuperación de la demanda interna como fuente de ingresos.

En esta tesitura no han tardado en aparecer algunos gestores que aconsejan a las empresas aparcar las políticas de exportación iniciadas o en proyecto para concentrarse en el mercado nacional y aprovechar el repunte de la demanda. ¿Es esta una buena idea?

En este blog hemos comentado en infinidad de ocasiones, que exportar nunca  debe ser la solución socorrida a un problema de debilidad del mercado nacional, sino el resultado de un análisis de negocio y de una convicción.

Por ello, los datos puntuales no deberían ser un motivo de cambio de estrategia. Aunque tal vez sí de revisión de la misma.

Y es que a pesar de los ingentes ríos de tinta vertidos durante los últimos años a cerca de los mejores países para invertir, los empresarios españoles, en general, siguen siendo muy reacios a un exceso de aventura.  “China, de la que tanto se habla, es todavía una gran desconocida para la inmensa mayoría de nuestras pymes”, ha asegurado a diferentes medios Iban Unzueta, director general de Invexport, en la presentación de este salón para la internacionalización de las empresas. Él mismo recordaba que tampoco es destacable la presencia de empresas españolas en países emergentes como Rusia o Perú, en los que apenas representan el 1,25% y el 0,28% del total de las exportaciones respectivamente.

El riesgo de concentrar las exportaciones en un único país está a la vista.  La economía de la globalización estimula la periodicidad de las crisis. Así que una forma viable de esquivar su efecto es diversificar el riesgo país.  De la misma manera que los gestores financieros aconsejan construir carteras diversificadas, los economistas, cada vez más, aconsejan que la presencia internacional sea cada vez más diversificada.

En concreto, el profesor de Economía sueco Mikael Hilmersson ha estudiado el impacto que tienen las crisis en las empresas con negocios exteriores y ha llegado a la conclusión que  el mejor blindaje para amortiguar los efectos de las crisis es el número de mercados en los que se exporta.

Según Hilmersson, “los directivos de las pymes deben diversificar su riesgo entre diferentes países para reducir las fluctuaciones de ventas en cada uno de ellos y ganar flexibilidad”. Esa diversificación también es necesaria para una mejor gestión de los riesgos derivados del cambio de divisas.

Su estudio también concluye que aquellas pymes que han desarrollado una estrategia de exportación más rápida y agresiva, (posicionándose en muchos mercados en poco tiempo) han sido las que mejor han esquivado los efectos perniciosos de la crisis derivada de la caída de Lehman.  es decir, aconseja exportar y abrir muchos mercados en poco tiempo.

¿Demasiado riesgo? Todo lo contrario, dice Hilmersson. El riesgo de las pymes  es concentrar todo su negocio en un solo país. Su teoría es la de poner los huevos en muchas cestas, de forma que siempre habrá alguna que salve el negocio cuando las otras vayan mal.

catalogo

Cómo elaborar un buen catálogo de exportación

Uno de los puntos estratégicos del Plan de Exportación es desarrollar el material promocional de la empresa en mercados exteriores. Y, tal vez, el catálogo de productos sea una de las herramientas clave y a las que hay que dedicar más tiempo.

Hay que partir de una base. Lo que ha servido para el mercado nacional no es exportable. Al menos, no lo es tal cual lo tiene, aunque por supuesto servirá de punto de partida para confeccionar lo que será su carta de presentación en reuniones y eventos fuera de España.

Pero, ¡cuidado! antes de empezar a cambiar fotos, diseño y texto, tome distancia. Si quiere evitar errores y ahorrar al máximo en la elaboración del catálogo conviene aplicar la máxima que recomienda los programadores informáticos: pensar primero.

Pensar primero significa, pensar en todo el proyecto en conjunto, definir cada uno de los pasos, hacer todos los cambios necesarios en papel y sólo cuando todo el conjunto está definido empezar a trabajar.

En este caso lo primero que debe pensar es, ¿en qué idioma debo hacer el catálogo?  La respuesta depende de objetivos y presupuestos. La primera idea de muchos empresarios es lo hago en inglés y así me vale para todo el mundo. Esta es la opción rápida, fácil y, por supuesto más barata. Lo que no está tan claro es que sea la más efectiva.  Está claro que el inglés es el idioma de los negocios y en ese idioma no tendrá problemas, pero también será una manera más fría de entablar relación con sus posibles clientes. ¿Se imagina intentar abrir negocio en Argentina y dar el catálogo en inglés? Cuanto menos sería raro.

Si el presupuesto se lo permite, lo más aconsejable es adaptar el catálogo lo más posible al lugar en el que se quiere hacer negocio.  Incluso en Argentina habrá vocablos y expresiones propias diferentes al español de España. Adáptelas. También debería adaptar los productos o servicios del catalogo a los objetivos del plan de exportación. ¿Lo va a vender todo en ese país? Lo normal es que no. Así que no ponga todos sus productos, céntrese en aquello que realmente le interesa vender en cada país.

Estética. No sea cicatero en el tiempo que va a dedicar en pesar en la estética del catálogo. Debe ser un producto que se sienta orgulloso de presentar junto a su tarjeta comercial. Además, es fundamental sacar el máximo partido al presupuesto.  En este caso debe definir, tamaño, calidad del papel, calidad de las imágenes. Estas decisiones deben tener coherencia con el mensaje que transmita por escrito. Es decir, no puede definirse como empresa innovadora y luego presentar un diseño del siglo XIX. De la misma forma que chirría vender calidad en un papel de bajo coste.  Si el presupuesto es muy ajustado, al menos haga el esfuerzo en la portada de la publicación.

Elegir una imprenta de calidad siempre será mejor que imprimirlo en la papelería de la esquina.  Si tiene un equipo de confianza en el país de destino, incluso puede plantearse la posibilidad de imprimirlo allí directamente y ahorrarse los costes de transportarlo. Pero esta opción solo es aconsejable si puede supervisar todos los detalles.

Estructura de contenidos. Está diseñando su carta de presentación, así que en lo que a contenidos se refiere deber elegir aquellos que más impacto puedan tener en sus futuros clientes.

En primer lugar deberá hacer una presentación de la compañía. Si la suya es una empresa familiar deberá dar valor a la historia. Si, en cambio, es una start up la estrategia de innovación deberá llevar el peso en el contenido.  Reflexione sobre lo que quiere destacar, redáctelo en papel.  Corrija las veces que sea necesario hasta que esté totalmente convencido. El objetivo es minimizar las modificaciones en la maqueta final, para ahorrar tiempo y dinero.

Información útil. Una vez que haya dedicado unas pocas primeras páginas del catálogo a presentarse, pase directamente a la información que les interesa a sus futuros clientes: sus productos y servicios y cómo conseguirlos. ¿Necesitarán permisos especiales para importarlos? Explíquelo. Informe con precisión de cómo lo va a transportar. Embalajes, certificaciones que les acompañarán, etc. Sea breve y preciso en estas descripciones. No está escribiendo una novela si no informando.

Información extra. Dependiendo del tipo de negocio, hay expertos que recomiendan que el catálogo incluya información adicional. Por ejemplo, si es usted un exportador de aceite, puede ser una buena idea incluir recetas. Si exporta maquinaria, curiosidades sobre novedades industriales, etc…

Datos de contacto.  ¿Se imagina no incluirlos, o incluirlos con un error? Pues le ocurre a más gente de la podría pensar. En este punto no hay excusa para ser cicatero. Las imprentas no cobran por caracteres, así que incluya todo: dirección física, teléfono, fax, dirección de correo electrónico. Por supuesto, la página web. También dirección de Skype, Viber o cualquier otro sistema de comunicación en el que esté dado de alta. Nunca se sabe qué es lo que los futuros clientes pueden tener más a mano.

fraude

Los 9 fraudes más habituales en la exportación

Cuando se habla de fraude y exportación a la mayoría se le viene una palabra a la boca: China. Es cierto, como ya hemos advertido en alguna ocasión en este blog, que  hay que tener mucho cuidado cuando se comienza a exportar a China para evitar timos y fraudes. Pero no solo en ese país hay riesgo. Los países en vías de desarrollo son los más conflictivos, los casos se han incrementado en los últimos años cuando se comercia con destinos africanos. Pero incluso, en los avanzados Estados Unidos se dan este tipo de problemas. De hecho, las autoridades españolas y estadounidenses tuvieron que lanzar una advertencia oficial para ayudar a los exportadores del sector agroalimentario a detectar conductas fraudulentas.

Teniendo claro que timos y fraudes “haberlos, hailos” y que el país con el que comerciamos no es ninguna garantía de seguridad, lo mejor es asegurarse frente a impagos y estar atento a las situaciones más sospechosas:

1. El contacto inesperado de un desconocido que propone un gran negocio

Llega un email con una oferta de ensueño. Una empresa, con la que nunca se ha tenido relación, muestra su interés por hacer un gran pedido a la compañía española y además le ofrece un excelente precio.  En algunos casos, a la empresa española le hacen los ojos chiribitas y se lanza a la gestionar la transacción. Error. ¿Por qué un desconocido iba a querer dar duros a cuatro pesetas?

Las derivadas de este engaño pueden ser varias. Se han detectado empresas con origen en EEUU que demandan dinero para hacer frente a registros especiales o cubrir los gastos de gestión de una supuesta burocracia mayor de la esperada. Una burocracia que no es real. Cuando la empresa española abona el cargo demando, el cliente “estrella” desaparece.

Un mal menor, si se compara con lo que suelen hacer empresas asiáticas y, alguna vez también las africanas.  Estas van más allá en la transacción y cuando el pedido está prácticamente ultimado demandan que el empresario español vaya hasta el país de origen. Argumentan que los empresarios locales no quieren cerrar el trato con alguien que no conocen. Una vez se llega al país, cerrar el trato implica un cuantioso “regalo” al empresario local.  Más de un empresario español ha temido por su vida al negarse a dar ese “regalo” o cuantía económica similar.

2. Pedido urgente de gran compañía con pago aplazado

Este método podría definirse de forma parecida al conocido phishing de la banca. En realidad se trata de suplantar a una gran empresa. Diseñan documentos oficiales, logos e incluso webs muy similares al original para hacer pensar al incauto que está ante la gran multinacional.  Esa supuesta empresa grande y conocida se pone en contacto con el proveedor español para solicitar un pedido urgentísimo, y normalmente bastante cuantioso, pero pone como requisito aplazar el pago unos meses.

Sólo cuando la empresa española va a reclamar el dinero por la transacción, meses después, detectará que no era con la gran multinacional con la que había cerrado el trato sino una empresa desconocida que es imposible de localizar.

3. Un mail que cambia en el último momento

Que un mail cambie en los últimos procesos de cualquier gestión internacional debe hacer saltar todas las alarmas de la precaución.  Y es que no es extraño que los timos los realicen los propios empleados de las empresas con las que se trabaja fuera. Esto significa que una vez definidos el pedido, la gestión para transportarlo, y demás detalles que se han estado negociando vía email con una persona de referencia, ésta nos indique que cambia el mail, a veces también la cuenta corriente en la que hay que abonar el pedido.

La empresa española no sospecha del cambio porque es un proveedor habitual por lo tanto ingresa lo acordado. Pero días después, el pedido se retrasa y al ponerse en contacto con el proveedor este le indica que la cuenta y el mail no son correctos y que nada había cambiado o que incluso ese empleado ya no trabaja en la empresa. El empleado desleal ha conseguido que la empresa española ingrese el dinero en otra cuenta de otra empresa que, seguramente, ni siquiera existirá.

4.- Gestión de la visa y el viaje

El timo del caso uno puede tener otra versión. En lugar de pedir que quien viaje al país de referencia sea el empresario español, el timador se ofrece para viajar él a España. Eso sí, a cambio solicita una carta para el gestionar el visado y además dinero para sufragar el viaje. Esta es una práctica que utilizan las mafias que trafican con personas.

5. Transacciones financieras que no aceptan medios seguros

No importa cuál sea el método de pago que ofrezca la contraparte, para evitar ningún tipo de riesgo hay que ofrecer como alternativa un método seguro, por ejemplo Paypal. Esta compañía se compromete a verificar que la transacción es real y que el comprador recibe su pedido. No ocurre lo mismo con pasarelas de pago y otros sistemas.  Si un socio comercial insiste en no utilizar un medio de pago seguro, hay que sospechar de inmediato.

6. Transferencias por adelantado

Pedir dinero y no entregar la mercancía a cambio es uno de los trucos más viejos de la historia. Aún así, se sigue dando. Sospeche de cualquier demanda de dinero por adelantado. Como mucho, se puede fijar un anticipo o fianza proporcionada.

7- Solicitud de muestras para testear la calidad de producto

Los timadores saben que demandar dinero levanta sospechas. Así que utilizan la versión de las muestras de producto. Con la excusa de testar la calidad del producto, utilizan este sistema para conseguir productos españoles que pueden revender en el mercado local y que, por supuesto, no abonan a su propietario.

8.- Contratos paralelos

Esto más que engaño es invitación al delito. Se trata de empresas que ofrecen contratos paralelos a los trámites oficiales para ahorrar parte de las tasas que requieren las transacciones legales.  Si se aceptan aquí no habrá ninguna opción a reclamar si es objeto de alguno de los otros timos comentados.

9.- Donaciones a ONG

En algunas ocasiones la gestión de una transacción comercial se completa con la invitación a colaborar con el desarrollo del país en cuestión ayudando a alguna ONG local. Para ello requieren los datos bancarios personales de la víctima a la que le retiran un dinero extra, sin justificar realmente su destino.

almacen

¿Está tu empresa preparada para exportar?

En esta época en la que exportar parece haberse convertido en un deber, son muchas las empresas que toman la decisión sin pararse a pensar si eso de lanzarse a vender fuera de sus fronteras naturales es lo que más le conviene al negocio.

Para saber si una empresa debe comenzar a exportar hay que empezar por pararse y pensar con tranquilidad tratando de dejar a un lado cualquier tipo de presión o moda. La primera cuestión que debe plantearse es:

¿Por qué voy a exportar?

Si la respuesta se parece a: “porque me va mal en España y voy a probar fuera”; entonces estamos ante una mala señal. Exportar debería ser un camino natural de crecimiento de una compañía. Pero en algunas ocasiones buscar mercados exteriores para compensar los problemas en la central puede dar muy buenas recompensas, pero la posibilidad de que ante esa situación la empresa no esté preparada para exportar es muy elevada.

Y es que para exportar, además de muchas ganas hay que tener otras muchas cosas, sin las cuales la aventura exterior podría convertirse en una pérdida de dinero sin retorno y sin sentido. Esos otros puntos imprescindibles son:

Imagen de marca.

Y no, no estamos hablando sólo de un logo y del merchandising, sino de una presencia consistente de la empresa en todos sus mensajes externos. En este punto, conviene valorar cosas tan aparentemente simples como el correo electrónico. ¿Cómo es el de su empresa? ¿Tiene una dirección propia o utiliza un genérico de yahoo o gmail? ¿Y su web? Dando por sentado que tenga una, que todavía hay algunas empresas españolas que ni siquiera tienen presencia en internet, hay que analizar qué ofrece. Una web estática que lo único que hace es poco más que reproducir la información que se da en un tríptico en papel no es que sea gran cosa. Si quiere exportar debe tener en cuenta que su presencia en Internet será la primera referencia para cualquiera de los contactos que haga mientras intenta abrir negocio. Su producto o servicio debe estar bien identificado, ser atractivo y comprensible, lo que implica, como mínimo que tenga una versión inglesa.

Prisas las justas.

Tiene tantas ganas de exportar que ya casi ha sacado los billetes de avión con destino al país que quiere conquistar.  Pues si es así, más vale que su tarifa sea de las que se pueden cambiar porque de lo contrario habrá tirado el dinero. Si hace el viaje sin preparar no le servirá de nada. Antes de empezar, hay que conocer a fondo el destino tanto desde el punto de vista financiero y comercial como desde la perspectiva histórica. Sin esos deberes hechos, lanzarse a exportar es una locura.  Conseguir contratos y luego no tener capacidad para cumplirlos es un error que se repite con más frecuencia de la deseada entre los pequeños exportadores españoles.

Ganas de Invertir.

Exportar no es barato. Esta es una de las primeras cosas que se aprenden en cuanto un empresario comienza a interesarse por vender fuera de su país. Pero más allá de todos los gastos que implica la gestión documental, uno de los apartados más onerosos es el coste de adecuar la empresa y el producto a las demandas del nuevo mercado y abarca conceptos tan variados como la contratación de nuevos proveedores logísticos, hasta la necesaria ampliación de sistemas de producción para atender la nueva demanda. Si al leer esto se le han puesto los pelos como escarpias entonces, lo mejor es que deje de lado la idea de la exportación. Porque los imprevistos y los gastos, por encima de presupuesto, serán lo más habitual en los primeros meses y, tal vez, años exportando. Debe tener claro que quiere asumirlos y, también, que financieramente se lo puede permitir.

Ganas de aprender.

La cultura de otro país, sus costumbres, sus leyes… todo va a ser nuevo por mucho que crea que su servicio o producto funcionan igual en cualquier parte del mundo. No es así. Así que si no le apetece nada empaparse y dejarse conquistar por la otra cultura, aunque sea la de Portugal, piénselo dos veces antes de seguir adelante.

Un equipo adecuado.

Si tras analizar las tareas de sus trabajadores detecta que varias personas asumen varias tareas complejas; por ejemplo, el director ejecutivo lleva también los temas de marketing. O recursos humanos y contabilidad recaen sobre la misma persona. Entonces, lanzarse a exportar puede ser un suicidio económico. Para una satisfactoria conquista de los mercados exteriores debe tener personal liberado y muy bien formado, por supuesto dominando idiomas. Si no los tiene, el resto de los esfuerzos pueden caer en saco roto.

twitter

Cinco claves por las que Twitter puede convertirse en tu mejor socio en la internacionalización de tu empresa

Twitter e internacionalización. Es probable que pocos empresarios levantasen la mano si preguntásemos ¿cuántos de ellos tienen conectadas sus políticas de comunicación en redes sociales y su estrategia de internacionalización? Pero que no sea lo habitual, no significa que no sea recomendable e incluso necesario.
Las redes sociales suele ser esa parcela dejada a los chicos de comunicación, a los que no pocas veces se les tacha de ‘pesados’ desde el resto de departamentos. Sobre todo cuando solicitan que el resto de directivos hable con algún medio de comunicación o piden con insistencia colaboración para la necesaria generación de contenidos del blog institucional.

Pero en contra de lo que pueda parecer, los ‘pesados’ deberían ser los responsables de internacionalización. Son estos últimos los que deberían exigir continuamente a los responsables de las redes sociales informes y feedback sobre lo que puede ser una nada desdeñable fuente de negocio: Twitter.

Y es que a algunos directivos les conviene tener presente que Twitter hace mucho que dejó de ser aquella red social en la que la gente hablaba exclusivamente de sus desayunos, comidas o cenas. Ahora, tal vez también lo hagan, pero la profesionalización se ha impuesto. La mejor forma de concienciarse de que esta red es clave para la estrategia de internacionalización es empezar a utilizarla. He aquí algunas claves:

1. Analiza tu competencia. Si tienes dudas de por qué Twitter es clave para la internacionalización de tu negocio, busca en esta plataforma a tu competencia. ¿Tienen cuenta? ¿A quienes siguen? ¿Quienes les siguen a ellos? ¿Cómo interactúan? Twitter es como tener un micrófono oculto en la sala de espera de tus competidores. Y eso, no nos engañemos, siempre es muy útil, porque podrás detectar empresas, proveedores, e incluso tendencias de negocio que nunca se te hubieran ocurrido entre las cuatro paredes de tu despacho.

2. Descubre el sector que quieres conquistar. A través de Twitter podrás identificar quienes son las principales empresas con las que te tendrás que enfrentar y si monitorizas su actividad podrás descubrir tendencias e  incluso problemas a los que se están enfrentando. Eso te servirá para un mejor diseño del plan de internacionalización y abordar los problemas con antelación.

3. Localiza socios, distribuidores, etc. En la mayoría de los casos exportar significa tener que tejer alianzas con socios locales. Aunque parezca una locura las redes sociales son un buen lugar para encontrarlos o al menos para verificar su credibilidad. Aquel señor tan majo que conocimos en un feria internacional y del que apenas tenemos una tarjeta puede resultar ser el timador del siglo. En condiciones normales eso sólo lo sabríamos después de haber hecho negocios con él. Pero no ocurre lo mismo ahora con Twitter. Si ha tenido problemas con antelación es muy probable que los afectados hayan diseminado esa información entre los profesionales del sector. Y seguro que algunos o muchos están en Twitter. No hay que tener reparos en preguntar abiertamente o por mensajes directos sobre la reputación de nuestros posibles socios. Es más, esa buena o mala reputación online también puede servir para seleccionar a futuros socios.

4. Cultiva tu propia reputación. Haz marca. Claro está que no todo va a ser cotilleo por tu parte. Igual que  Twitter te servirá para indagar sobre el sector, a ellos les servirá para indagar sobre tu empresa. Por eso también es muy importante no sólo tener presencia en esta red (quienes no están empiezan a ser sospechosos) sino también gestionar adecuadamente la interacción con socios, clientes, etc. que se establezca para dar imagen de seriedad y buen hacer. Eso te generará negocio por parte de empresarios que como tú están utilizando profesionalmente la red.  Pero recuerda estar en Twitter y vender no es una ecuación perfecta ni directa. La presencia en redes sociales es un proceso más del actual mundo del comercio y las relaciones profesionales. Inspírate en la filosofía del “compartir para también recibir” y al final eso generará sus frutos. Por ejemplo, si compartes buenos enlaces sobre consejos para la internacionalización eso te hará interesante para los demás usuarios y cuando preguntes por algún proveedor la gente te dará el feedback que buscas.

5. Busca prescriptores para tu negocio. Todo el mundo sabe que no hay nada como un consejo de amigo para decantarse por uno u otro producto. ¿A que sería ideal tener gente en ese país que estás intentado conquistar que hablara bien de ti? Bueno, pues por increíble que parezca conseguirlo es posible a través de Twitter. Una buena colaboración entre los responsables de internacionalización y el equipo de redes sociales permite localizar quienes son las personas o instituciones de mayor prestigio en el mundo digital de la exportación en el país de destino. Contacta con ellos, bien sea por Twitter o cualquier otro canal.

shanghai

La apertura de Shanghái como zona de libre comercio, una buena oportunidad para conquistar el mercado chino

El pasado domingo se dio el pistoletazo de salida a uno de los experimentos comerciales que la comunidad empresarial ha calificado como histórico: la declaración de Shanghái como zona de libre comercio.

Las autoridades Chinas han optado por liberar la actividad económica en este enclave para hacer pruebas durante tres años, hasta octubre de 2016, de lo que podría ser una economía China adaptada a las prácticas empresariales del mundo occidental. Según explicó el Consejo de Estado chino, “a partir de ahora Shanghái se abre a la competencia extranjera y, lo que es aún más importante, el yuan, la moneda oficial del país, será convertible y sus tasas de interés podrán fluctuar libremente con el resto de monedas del mundo”. Hasta ahora en China el yuan sólo es convertible con fines comerciales, como comprar productos importados o reconvertir los beneficios de la exportación en fondos denominados en yuanes. La continua injerencia de las autoridades en el valor de la moneda es una de las principales críticas que recibe la política económica china que le ha llevado a sonados enfrentamientos con Estados Unidos en los últimos años.

La idea de abrir una ciudad dentro del territorio chino a las reglas del comercio internacional ha sido impulsada por Li Keqiang, quien fue nombrado primer ministro el pasado mes de marzo, en contra de las oligarquías económicas del país. Los análisis de la prensa china, aseguran que con esta operación “Li parece querer demostrar con Shanghái cómo su plan económico puede salvar a China de un aterrizaje forzoso, tras tres décadas de rápido y continuado crecimiento”. Pero sobre todo es la reacción al susto que supuso el dato de exportaciones del pasado mes de junio cuando registró una caída del 3,1% interanual; la mayor en los cuatro últimos años. Aunque en julio volvieron a subir un 5,1%, el bajón de junio sirvió como alarma indicativa de que el gigante asiático puede tener los pies de barro. Y además sirvió para constatar que el frenazo en la euforia económica puede llegar acompañado de revueltas sociales cada vez más potentes y, por tanto, más peligrosas para el poder de Partido Comunista Chino.

El Gobierno de Keqiang apenas tardó un mes en idear la liberalización comercial de Shanghái como primer experimento para una economía china que debe dar el paso de ser una potencia industrial y exportadora a desarrollar un fuerte sector de servicios y consumo. Para conseguir ese cambio son conscientes que deben acabar con la barrera de entrada que suponen la actual burocracia y las complicadas relaciones comerciales.

En el nuevo Shanghái están previstas reformas en los servicios financieros, bancarios, contables y legales; también en el comercio marítimo, la construcción, la inversión extranjera, la sanidad, los seguros médicos, las firmas legales, las telecomunicaciones, las agencias de empleo y de viajes, la cultura y el entretenimiento.

Uno de los principales objetivos es el fomento de nuevas entidades financieras que, en contra de lo que sucedía hasta ahora, podrán ser 100% de capital privado y podrán operar libremente en sus actividades internacionales. Lo mismo les ocurrirá a los centros médicos de capital extranjero. Por su parte a las firmas logísticas (que todavía serán de capital mixto) se les rebajan los límites de la participación foránea. La decisión también supone una alfombra roja para el desembarco de las empresas de telecomunicaciones que podrán operar con toda libertad.

Por otro lado,  la zona creará un nuevo mecanismo para el comercio internacional de materias primas como metales, carbón, petróleo, gas y alimentos, y permitirá con el tiempo que las firmas extranjeras comercien directamente con futuros de estos productos, al contrario de lo que ocurre hoy con las Bolsas de futuros chinas.

Para empezar a funcionar, 25 compañías internacionales y 11 instituciones financieras ya han recibido la aprobación para operar con estas condiciones preferentes. Todas ellas tenían ya negocios en China. No cabe duda de que este es un aviso a navegantes, con el que el Gobierno de Pekín quiere avisar de que aquellos que apuestan por su país tendrán recompensa en el que en unos años será el mayor mercado del mundo.

pic-equest-global

Consejos para lograr una marca global

Construir una marca conocida a nivel mundial requiere de mucho más que una simple página web a la que se puede acceder desde cualquier sitio. En el pasado, muchos pensaron que su marca lograría romper fronteras por el mero hecho de poseer gran prestigio local. Se equivocaron. A lo largo de la historia empresarial ha habido muchos casos de buenos productos
o servicios que no han sabido triunfar por errores lingüísticos o malentendidos culturales. Para evitarlo, en este post podrá encontrar cinco consejos que le ayudarán a no dar pasos en falso
cuando afronta el reto de lanzar una marca allende nuestras fronteras.
1- Entienda el comportamiento de cada cliente. Puede que los consumidores a los que usted está acostumbrado tengan unas preferencias o unas costumbres determinadas. Pero eso no quiere decir que esos gustos sean universales. Esta realidad ha castigado a muchas firmas de renombre a la hora de conquistar nuevos territorios. Uno de los casos más recordados es el de los supermercados americanos Walmart, que en su intento de expandirse por China no se les ocurrió mejor fórmula que replicar su modelo americano, basado en colocar los centros en polígonos industriales. Un gran error, ya que los chinos prefieren hacer la compra cerca de su domicilio y no en las inmediaciones de su lugar de trabajo, que es lo que les gusta a los americanos.
2- Estudie el posicionamiento de su firma en cada mercado. Una estrategia ganadora debe incluir por obligación un análisis de los competidores y los proveedores. Sólo entonces usted tendrá la información necesaria para posicionar su marca en un segmento de éxito.  Esto quiere decir que no es descabellado que en algunos países su producto sea de lujo y en otros de usar y tirar. En sí, variar la estrategia de posicionamiento según los mercados no es mala, ni daña tanto la marca como en principio pudiera parecer. Si no, que se lo digan a Inditex y a su buque insignia Zara. La marca de Amancio Ortega está dentro del segmento medio bajo en España y la Unión Europea mientras que en los países emergentes se codea con Armani o LVMH. A pesar de ello, triunfa en todo el mundo.
3- Mucho cuidado con el nombre de su marca. ¿Se compraría usted un coche que se llama Pajero u otro bautizado con el nombre de Laputa? Imagino que no. Por eso los fabricantes, Mitsubishi y Mazda, tuvieron que cambiar la nomenclatura de sus modelos para lograr vender alguna unidad en España y Latinoamérica. Estos ejemplos demuestran que un nombre que suena bien en su país de origen no tiene por qué ser igual de estimulante cuando se trata de territorios con otras lenguas. Por tanto, no olvide este pequeño detalle si no quiere sufrir la vergüenza que pasó el fabricante de quesos galo Kiri cuando en los países árabes le comentaron que esa palabra allí significa podrido. ¿Solución? Asumir que tu marca de origen nunca podrá ser global y cambiar el nombre por Kibi.
4- Prescinda de localismos y utiliza nombres que engloben todos sus productos. Nombres como Pinturas Moratalaz, Boston Chicken o London Watches pierden su utilidad si queremos ser una marca global y ampliamos nuestra oferta de productos o servicios. Por tanto es mejor dejar de concretar en las denominaciones y utilizar marcas más abstractas para no tener problemas en el futuro.
5- Atención a la propiedad intelectual. Nada más llegar a un nuevo territorio busque un socio o un abogado que le ayuden a proteger la propiedad intelectual de su marca en el extranjero. Esa será la única forma de que su buen nombre no pierda su razón de ser. También le conviene analizar con detalle a sus socios comerciales (y mucho más sitiene pensado franquiciar la marca) para evitar deterioros de imagen no deseados.
croacia

Croacia, el dinero de Europa todavía seduce a los inversores

Mientras los rumores sobre el final del euro o el fracaso de la Unión Europea campan a sus anchas por las páginas de periódicos de todo el planeta, todavía hay muchos que confían en el proyecto. Algunos como los croatas que a pesar de los malos augurios no tienen intención de cambiar ni un ápice la cita de su calendario del próximo 1 de julio. Esa es la fecha en la que este país mediterráneo pasará a ser el miembro 28 de la Unión Europea.

Dentro y fuera del país este evento se ve como una gran oportunidad para hacer negocios. La Croacia de 2013 se parece mucho a la España de los setenta, casi todo está por hacer. Apenas hay autopistas, las carreteras parecen más un recorrido de rally que una verdadera vía de circulación. Vertebrar el país es una necesidad urgente y el turismo, cada vez más masivo, lo demanda. En la actualidad el alojamiento informal, alquiler de Sobes (habitaciones) es una práctica habitual, que en muchos casos suple la escasez de oferta hotelera que cubra las crecientes necesidades del país.

Con la entrada de Croacia en la Unión Europea el país está en condiciones de colgar un cartel de “confianza y seguridad” del que hasta ahora no disponía. Invertir allí ahora será tan seguro como hacerlo en Polonia, España o Francia. Con una gran diferencia respecto a estos dos últimos destinos y es que, ahora, Croacia va a ser el destino de una buena partida de fondos estructurales y de cohesión de la Unión Europea dispuestos a ser invertidos en modernizar el país. Nada menos que 11.700 millones de euros (que llegarán entre 2014 y 2020), de los cuales 8.092 millones son fondos de cohesión, 3.462 millones son para políticas conjuntas de agricultura y otros 203,7 millones destinados a la franja de las fronteras de Schengen.

Los fondos de Cohesión serán destinados para proyectos de infraestructuras que van desde las comentadas carreteras hasta sistemas ferroviarios, vertederos, abastecimientos de agua.  Sectores, todos ellos, en los que las empresas españolas tienen una amplia experiencia y, por tanto, un gran campo de actuación. De hecho, según ha comentado el viceprimer ministro croata Branko Grcic, han “identificado unas necesidades de alrededor de 20.000 millones de euros en proyectos que se van a intentar financiar, en parte,  con cargo a esos fondos de la UE”. Además, ha afirmado que entre la segunda mitad de 2013 y 2014, el Gobierno estará en condiciones de preparar y poner en marcha proyectos por valor de alrededor de 4.000 millones.

Pero no se quedan ahí. Más allá de los fondos con nombre propio destinados al país, Croacia podrá competir por fondos destinados a proyectos europeos conjuntos y solicitar financiación de hasta 6.000 millones para iniciativas destinadas a la creación de empleo para jóvenes. Por no hablar de la reindustrialización necesaria para el país, que todavía está pendiente de definir. Y aunque el tamaño de su mercado, 4,29 millones de habitantes, no es gran activo, sí pretende explotar su excelente ubicación geográfica. No es casualidad que en el pasado, romanos o venecianos escogieran sus ciudades más emblemáticas (Dubrovnik o Split) como enclaves comerciales entre oriente y occidente. En la actualidad, también es un excelente punto de contacto para las relaciones comerciales con las antiguas repúblicas soviéticas.

De momento, el Gobierno croata ya ha puesto en marcha la Agencia para la Promoción de Inversiones y Competitividad (AIK) para ayudar a los inversores internacionales interesados en aterrizar en su territorio. Además, como decíamos, a partir del 1 de julio se eliminan las barreras comerciales.

Sectores con mayor potencial para las empresas españolas

Según los estudios realizados por la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Zagreb, los sectores con mayor potencial de inversión para las empresas españolas son: el turismo y la energía. En particular, el Gobierno croata ha mostrado especial interés por el desarrollo energético renovable, priorizando la eólica y la bioenergía. Con respecto al ámbito del medioambiente, también está interesado en desarrollar su mercado de gestión del agua y tratamiento de residuos sólidos urbanos. Para estimular esa cooperación el ICEX y la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Zagreb, han organizado una Misión de Inversores en la capital croata los días 23 y 24 de abril de 2013.

CAF

230 millones para las pymes españolas que exporten a América Latina

Vivir para ver, que dicen los mayores del lugar. Quién iba a pensar hace apenas unos años que las pymes españolas iban a depender del dinero de Latinoamérica para sobrevivir. Pues bien, esa situación ya queda fuera de toda discusión posible. Y es que acabamos de conocer que el Banco de desarrollo de América Latina- CAF- se ha comprometido a canalizar a través del Instituto de Crédito Oficial español (ICO) una inyección financiera de 300 millones de dólares (230 millones de euros) para ayudar a pymes españolas.

El requisito para acceder a estas ayudas es que las empresas tengan negocios actuales o interés en tener un negocio en el futuro en América Latina. El crédito aprobado por CAF hace énfasis en la financiación de inversión productiva, importación y exportación de bienes y servicios de empresas españolas para Latinoamericana y viceversa; y garantías para empresas en procesos de licitación. También podrán beneficiarse algunas empresas del otro lado del Atlántico con intención de abrir mercado en España.
Este acuerdo se enmarca en el programa anunciado por el presidente ejecutivo de CAF, Enrique García, en el marco de la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, celebrada en Cádiz el noviembre pasado.

En realidad la decisión no supone un cambio cualitativo en la relación entre el organismo presidido por Enrique García  y España cuya colaboración ha sido siempre constante, pero el flujo de dinero muy diferente. En los últimos 15 años CAF había otorgado financiación a empresas y bancos españoles por apenas 5.000 millones de dólares, según ha explicado a la prensa el propio presidente de la entidad. “La actual situación económica global, a pesar de sus complejidades provee la posibilidad de abrir nuevos espacios de intercambio, que pueden incluso crear oportunidades para el desarrollo empresarial”, aseguró Enrique García.

Esta inyección de ayudas llega a la pyme española en un momento agónico. La falta de ese riego de liquidez también está a la cabeza de los motivos por los que el cierre de empresas, sobre todo pymes con menos de 50 empleados, no para de crecer. El mes de febrero de 2013 ha sido el peor desde que comenzó la crisis,  sólo en los 28 días del mes más corto del año, 1.085 empresas solicitaron el concurso de acreedores. En 2012, las compañías que recurrieron a este último recurso superaron en un 36%, a las que lo habían hecho un año antes. Desde el inicio de crisis, en 2008, hasta el año pasado, ya son 27.308 las empresas que recurrieron a este paso previo a la suspensión de pagos.

Y es que el rescate de la banca no parece dar demasiados resultados hasta ahora. Las entidades financieras españolas siguen centradas en sanear sus balances y la evolución de los créditos concedidos va de mal en peor. Los últimos datos publicados por el Banco de España, muestran que entre enero y septiembre de 2012, el crédito de los bancos a las actividades productivas se redujo en 57.096 millones, un 6%, hasta situarse en 886.962 millones de euros.

Por eso estas medidas, y otras vías de financiación que están surgiendo, pueden ser una gran ayuda para las pymes españolas.