Entradas

brexit_ue

Los riesgos del Brexit

Brexit, a la espera de un acuerdo muy delicado

Con el telón de fondo de una consulta electoral  en la que el terrorismo se ha erigido como el gran protagonista, la prioridad que se abre ahora para el nuevo gobierno del Reino Unido y para Europa es la negociación del Brexit y la búsqueda de un acuerdo que sea lo menos doloroso posible para las dos partes en proceso de divorcio.

Una misión casi imposible, porque a un año vista ya del referéndum que dio vía libre al Brexit la situación se encuentra envuelta en una ceremonia de la confusión donde los mensajes desde ambos bandos están enrareciendo las negociaciones, hasta el punto de que hoy ningún analista tiene dudas de que la desconexión va a generar daños económicos e importantes pérdidas de riqueza y bienestar para todos. El castigo ejemplarizante a los británicos desde la UE para evitar que ningún otro socio quiera imitar a los tránsfugas es una consigna imperante entre quienes mandan en Bruselas, mientras que desde Londres el nuevo Gabinete necesita mantener una postura de máxima dureza para no perder la dignidad, la credibilidad y el apoyo de una sociedad muy dividida.

España va a perder mucho

Estamos pues ante lo que los economistas definen como el juego de las sumas negativas, y este juego España es, posiblemente, el país más vulnerable. De hecho, España es el único país de la eurozona que tiene superávit comercial con el Reino Unido, con un saldo positivo de 7.968 millones de euros en 2016. El mercado británico es el cuarto destino de las exportaciones españolas y el sexto en origen de nuestras importaciones, con unas ventas por 19.153 millones en el último año, y creciendo, frente a unas compras por 11.184 millones. La balanza de servicios es también muy favorable a nuestro país, con el añadido de que el Reino Unido es el principal emisor de turistas hacia España, hasta el punto de que el 24 por ciento de los 74.000 millones de ingresos por turismo de 2016 corresponde al gasto de los turistas británicos.

Las inversiones

Y en el terreno de las inversiones, los datos cerrados del Ministerio del Ministerio de Economía muestran que Reino Unido fue también el principal país de destino de las inversiones españolas durante el año pasado, con un total de 8.900 millones de euros frente a los 3.819 millones del año 2015, con una inversión acumulada en el país que supera ampliamente los 50.000 millones. Un tejido empresarial y financiero al que preocupa fundamentalmente la generación de ingresos y la repatriación de beneficios. En sensu contrario el volumen de negocio generado por las empresas británicas en las fusiones y adquisiciones de sociedades españolas sobrepasó los 3.000 millones.

Es en este contexto cuando, también y como afirmaba recientemente el presidente de CESCE y ex secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, el seguro de crédito va a tener un papel protagonista indudable para reducir el riesgo comercial de los intercambios con el Reino Unido. Se trata, nada más y nada menos, de garantizar que los riesgos económicos no los sufra las empresas sino que queden razonablemente cubiertos. Sectores económicos claves para la economía española como los bienes de equipo, agroalimentación, automóvil, telecomunicaciones, inmobiliario o servicios financieros, además del turismo, pueden verse seriamente afectados si, al final, vamos a lo que los políticos llaman un “Brexit duro” y la negociación no se hace bien.

oportunidades_brexit

El Brexit trae problemas… y también oportunidades

Mucho se lleva especulando desde hace un año sobre las consecuencias dramáticas que iba a acarrear una salida por parte del Reino Unido de la Unión Europea. Conviene no frivolizar, es cierto, pues la primera ministra británica aún no ha pulsado el botón del Artículo 50 para iniciar el camino de la ruptura; y aún está por ver el tipo de relación que establecen aquel país y los Veintisiete. Pero lo cierto es que, por ahora, los efectos económicos de la decisión soberana del pueblo británico del pasado 23 de junio son bastante limitados. En este sentido, y pese a que es indudable que el ‘Brexit’ traerá consigo potenciales víctimas en el ámbito de la empresa, es muy posible que abra numerosas oportunidades.

 

Así lo reconoce el informe La empresa española ante el Brexit elaborado por KPMG con la colaboración de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), del que se desprende que un 19% de las empresas con exposición al Reino Unido admite que la salida del país de la UE podría generar oportunidades para su negocio, al tiempo que un 36% no descarta que esto pueda ocurrir en el futuro. “Los empresarios españoles quieren aprovechar las oportunidades de negocio que podrían presentarse a raíz del Brexit”, advierte el citado estudio, destacando que los Servicios Profesionales (56%), sector Financiero (32%) y Tecnología, Telecomunicaciones y Medios (27%) son los más optimistas respecto a las oportunidades que puede deparar la salida de Reino Unido. En contraposición, los directivos del sector Automoción son los únicos que descartan de forma mayoritaria (69%) encontrar oportunidades de negocio ante este acontecimiento.

 

El impacto sobre el sector exterior español será importante, si tenemos en cuenta que casi la mitad de las compañías encuestadas para la elaboración del informe, un 45%, mantiene algún tipo de relación comercial o económica con el Reino Unido. En este sentido, hay que recordar que según datos del Ministerio de Economía relativos al año 2015, el valor de las exportaciones españolas a Reino Unido se acerca a los 17.000 millones de euros anuales, siendo nuestro país el cuarto proveedor de la isla. Además, importamos de aquel país casi 12.000 millones al año, amén de las multimillonarias inversiones bilaterales entre ambos Estados. No cabe ninguna duda de que el británico es un mercado prioritario para la empresa española.

 

Las mayores preocupaciones

 

A pesar del moderado optimismo que el informe de KPMG y CEOE detecta respecto a las oportunidades del Brexit, las compañías son conscientes de que el nuevo panorama trae consigo significativos retos. En este sentido, los empresarios consideran que la depreciación de la libra (58%) y la contracción de la economía británica (50%) son los principales desafíos inherentes a la salida británica de la UE. Desde el 23 de junio, se ha producido una depreciación de la libra respecto al euro de más del 10%, pese a los recientes repuntes, y unas menores perspectivas de crecimiento para Reino Unido en 2017 (el FMI en sus previsiones de enero de 2017 estima que el PIB británico crecerá un 1,5% en 2017, frente al 2,2% previo al referéndum)”. Las previsibles barreras arancelarias y los cambios regulatorios destacan también como áreas de impacto para cuatro de cada 10 directivos.

 

A nivel sectorial, la depreciación de la libra podría tener un especial impacto en los sectores de Turismo y Ocio —lo considera un 77% de los directivos del sector —, Financiero (66%) y Distribución y Consumo (65%). Por su parte, la previsible contracción de la economía británica preocupa especialmente al sector de Infraestructuras (71%), Turismo (67%) y Financiero (64%). Hay que destacar también el potencial efecto de las barreras arancelarias en los sectores de Automoción y Distribución y Consumo, y las consecuencias que podrían tener los cambios regulatorios en los sectores de Servicios Profesionales, Financiero, Energía y Recursos Naturales y Sanidad y Ciencias de la Salud.  Por su parte, los sectores potencialmente más sensibles a las restricciones a la circulación de personas son el de Servicios Profesionales (56%), Infraestructuras y por supuesto el turismo, aunque también numerosos directivos consideran que es un área que será especialmente protegida (cabe recordar que el británico es uno de los grandes emisores de visitantes a España junto a Alemania).

 

España, bien posicionada

 

Respecto a las ventajas fundamentales, y según otro estudio recientemente publicado por la consultora EY, España es el tercer país mejor situado de Europa, empatado con Francia e Italia, para recibir las inversiones que abandonen Reino Unido por el Brexit. Alemania figura como la mejor opción para los inversores, con un 54% de las respuestas, seguida por Holanda (33%), mientras que España, Francia e Italia logran un 8%.

 

En el actual escenario, Madrid y Barcelona también están bien colocadas para captar la atención de los inversores extranjeros. La capital de España figura en quinta posición como ciudad más atractiva para la inversión extranjera, con el 11% de los votos, y la Ciudad Condal es la décima. Londres se mantiene como la primera, con el 54%, pese al “Brexit”, seguido de París (48%), Frankfurt (21%) y Berlín (21%). Ejecutivos como el de Cristina Cifuentes han hecho de la atracción de capital británico una prioridad de su mandato, de hecho.

 

“El apetito por invertir en Europa permanece fuerte, pese a acontecimientos políticos recientes como el referéndum en Reino Unido y a las numerosas citas electorales que se avecinan en el continente europeo. Muchas de las empresas consideran que las nuevas tecnologías y los cambios geopolíticos y demográficos ofrecen oportunidades y, en este sentido, España está trabajando cada vez más para consolidarse como un buen destino de inversión”, afirma Llorenç López Carrascosa, Socio responsable de Desarrollo de Negocio de EY.

libre

Ideas clave sobre el papel de la RSC en las estrategias de internacionalización

La ‘Responsabilidad social corporativa’ (RSC) y el ‘Buen gobierno corporativo’ forman parte de la gestión y estrategia empresariales desde, aproximadamente, comienzos de este siglo. A estas alturas, instituciones y empresas deberían tener claro que dichos conceptos constituyen herramientas que contribuyen a mejorar los resultados económicos del sector privado. Y las empresas exportadoras, o aquellas que buscan internacionalizarse, se encuentran en una posición inmejorable para rentabilizar las implementación de estrategias de RSC. La ‘Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas 2012-2020’ ya las aborda como herramienta para “mejorar la percepción exterior y sus posibilidades de internacionalización”.

 

Y es que apostar por sólidas políticas de impulso de la responsabilidad social ofrece un claro retorno a España y a sus empresas en términos de competitividad e imagen. También Carlos Espinosa de los Monteros, Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, parece tenerlo claro:

 

“Existe un modelo español de responsabilidad social que está siendo seguido por las empresas tanto en nuestro país como fuera, gracias a la internacionalización. España tiene una posición de liderazgo en esta materia de la que podemos presumir y debemos incorporar este valioso activo en nuestra proyección exterior”

 

Estas palabras fueron pronunciada durante la presentación del Informe ‘RSE y Marca España: Empresas sostenibles, país competitivo‘, un documento elaborado por Forética que arroja una serie de conclusiones relevantes a la hora de comprender el vínculo entre RSE y exportaciones para las compañías españolas:

 

  • Existe una alta correlación entre el nivel de competitividad de un país y su grado de adopción de políticas de sostenibilidad corporativa: “El desarrollo de una RSC de vanguardia en las empresas e instituciones es una fuente de competitividad a largo plazo”.
  • Igualmente existe, en el plano empresarial, relación clara entre apuesta por la sostenibilidad corporativa y la creación de valor: las empresas más sostenibles baten al resto de empresas locales en el 70% de los indicadores.
  • España cuenta con una base de empresas y un marco institucional favorables a la RSC, aunque permanece como asignatura pendiente el papel de las PYMEs en este campo: al fin y al cabo, siguen siendo las grandes empresas las que tienen más fácil apostar por estrategias de responsabilidad social, gracias a su músculo económico.
  • Las inversiones socialmente responsables (esto es, que incorporan la evaluación de riesgos sociales, ambientales y de buen gobierno a los procesos de inversión) han generado retornos financieros sensiblemente superiores a la media en los últimos 14 años.

 

A día de hoy, no existe un estudio global que vincule RSC e inversiones más allá de los mercados de capitales, si bien una manera de estimar el potencial de la responsabilidad social como catalizador del sector exterior de España – tanto a nivel de atracción de inversiones, como de fortalecimiento de las exportaciones- es analizar el grado de madurez de nuestros partners comerciales en este campo. El informe revela que “la Inversión Extranjera Directa en España procede de manera mayoritaria de países pioneros en sostenibilidad (percentil 90).  A su vez, los principales destinos de la exportación española son países con alta calificación en aspectos de sostenibilidad (bienes percentil 81 y capital percentil 78)”. Por último, el documento señala que poner en valor el fuerte apuesta de las empresas españolas en materia de RSC puede ayudar a “reforzar la competitividad externa y facilitar la internacionalización de la empresa española.”.

premios

4 Premios para estimular la actividad emprendedora

Si eres un emprendedor consolidado, o tienes un proyecto en fase embrionaria, existen una serie de galardones que pueden suponerte una inyección económica y mayor formación. Por ejemplo, y hasta el 28 de febrero, Fundación Línea Directa ha abierto el plazo para la recepción de candidaturas a su ‘Proyecto de aceleración para emprendedores de Seguridad Vial’.

Al mismo podrán optar aquellas ideas que tengan como objetivo la reducción de accidentes de tráfico y sus consecuencias. El jurado no valorará que sólo aporten un valor diferenciador y diferentes grados de innovación, sino que también tengan viabilidad organizacional, tecnológica y económica, así como potencialidad de éxito. Los ganadores recibirán una dotación de 20.000 euros a fondo perdido con “arrastre” (coinversión), además de formación, mentoring y acceso a rondas de financiación. Para más información: www.fundacionbankinter.org. Los trabajos se pueden remitir al siguiente correo: info@fundacionlineadirecta.org.

Llamada a la innovación

La Fundación Rafael del Pino, junto al Grupo Cosentino, impulsan la competición para emprendedores denominada ‘Call to Innovation‘. La misma tiene como meta que los emprendedores tecnológicos e investigadores propongan ideas y proyectos para resolver los grandes problemas de España y del mundo a través de la tecnología (desempleo, crisis financiera, educación, dependencia energética….).

El plazo de recepción de candidaturas concluye el 2 de marzo, y los dos ganadores de la competición recibirán una beca, valorada en 24.000 euros cada una, para estudiar en la sede de la NASA en Silicon Valley el programa de posgrado (Graduate Studies Program) de la Singularity University. El mismo tiene una duración de 10 semanas durante el próximo verano. Para más información: www.calltoinnovation.org.

La Fundación Everis, por su parte, ha abierto el plazo de entrega de proyectos para la XIV convocatoria de su Premio Emprendedores cuya razón de ser es fomentar el talento en la innovación y la investigación. Tres son las categorías a las que se puede acceder: Tecnologías de la información y economía digital; Biotecnología y salud; y Tecnologías en el ámbito de la industria y la energía. La cuantía economía es de 60.000 euros para el ganador, y un servicio de asesoramiento valorado en 10.000 euros para todos los finalistas. Las candidaturas podrán presentarse hasta el próximo 31 de marzo (www.premioseveris.es).

Por último, el Centro de Estudios Financieros (CEF) ha convocado la 25ª edición de su premio cuyo fin es estimular la labor creadora y de investigación tanto en el ámbito universitario como en el de la empresa privada y la Administración Pública. El galardón abarca ocho modalidades: Tributación; Contabilidad y Administración de Empresas; Derecho del Trabajo y Seguridad Social; Recursos Humanos; Derecho Civil y Mercantil; Derecho Constitucional y Administrativo; Publicidad y Marketing; y Educación y Nuevas Tecnologías. En total, la dotación en premios supera los 100.000 euros a repartir entre las diferentes categorías. Habrá un primer galardón consistente en 9.000 euros y una estatuilla, y diferentes accésit de 900 euros. Los trabajos podrán presentarse hasta el 30 de abril, y el fallo se emitirá en el mes de julio.

cuba

Cómo hacer negocios en la Cuba post embargo

EEUU y Cuba retoman relaciones. Más allá de las repercusiones políticas de esta noticia, la decisión abre la veda a un cambio radical en las relaciones económicas de la isla caribeña con el resto del mundo. Cuba es un mercado relativamente pequeño, alrededor 11 millones de habitantes, cuyo PIB per cápita (en términos de paridad de poder adquisitivo) se sitúa en torno a los 18.793 dólares, de acuerdo con datos del Banco Mundial. Aunque, más que el tamaño, ha sido la escasez de divisas uno de los principales hándicaps para hacer negocios.

Pero si el Congreso de EEUU levanta el embargo económico y los dólares y el resto de divisas empiezan a fluir hasta la isla, el pastel puede ser muy suculento. A pesar del tamaño del mercado allí está casi todo por hacer. Esos 11 millones de habitantes viven casi anclados en los años 60 del siglo pasado; necesitan de todo, desde carreteras y coches actualizados, hasta acero para fabricar las latas donde distribuir CocaCola o Cerveza.

Por eso, aunque el fin del bloqueo no es inminente, el cambio de perspectiva ya ha puesto en marcha los motores de muchas compañías, especialmente estadounidenses, que no quieren dejar pasar la ocasión. Pero, para su disgusto éstas todavía tienen vetada su actividad en la isla algo que no les ocurre a las españolas. España es uno de los pocos países con los que Cuba ha firmado tratado de doble imposición, además juegan a favor el idioma, la buena sintonía de la población autóctona con el capital español, lejos de la que puedan levantar los primeros estadounidenses que lleguen. No en vano, España es el país con mayor presencia en el sector hotelero de la isla. Pero en los últimos años, según muestra un informe del mercado cubano realizado Analistas Financieros Internacionales (AFI) las relaciones entre ambos países no están de moda. Sólo en el último año analizado, el 2013, las exportaciones españolas al mercado cubano registraron un aumento interanual de tan sólo un 5,11%, frente al 17,6% verificado el año anterior.

Sin duda, este es el mejor momento para relanzarlas y el primer deber que se deben plantear los interesados es escudriñar cada una de las 165 páginas de un informe que el Gobierno cubano publicó el pasado mes de noviembre (dejamos el enlace aquí). En él se explica que Cuba necesita, nada menos, que 8.500 millones de dólares (7.000 millones de euros) para financiar 246 proyectos empresariales. Desde sectores agrícolas, hasta energéticos, pasando por industria, farmacia y así hasta 11 áreas de actividad diferentes. Todo un ejemplo de que allí hay negocio más allá del turismo, incluso con embargo de por medio. En este documento, se puede encontrar amplia información de los proyectos y se explica con detalle el sistema tributario de la isla, así como todos los procedimientos para establecer relaciones comerciales.

Además, La Habana ya había implantado, el pasado mes de junio, una nueva Ley de Inversión Extranjera para estimular la entrada de estos capitales que, entre otras cosas, permite la creación de sociedades tanto mixtas como de capital totalmente foráneo. Es decir, sin necesidad de tener socio local. El texto incluye incentivos fiscales para las compañías extranjeras como la exención total de las plusvalías durante los primeros ocho años de actividad, además de diversas reducciones en otros impuestos.

Otro atractivo que presenta Cuba es que es uno de los países beneficiarios de la mayoría de los planes de incentivos al comercio exterior y a la exportación que existen en España. El mencionado informe de AFI hace una recopilación de las ayudas más importantes para hacer negocios con ese país, que recogemos a continuación:

 

ayudas

turquia

Los atractivos de Turquía para las empresas españolas

Decimoctava economía mundial, y la séptima de la Unión Europea, Turquía se ha convertido en un destino de gran interés para la inversión extranjera. Si a ello añadimos el cambio económico y político llevado a cabo durante la última década, que le ha otorgado estabilidad, y que en 2023 celebrará el centenario de la República (lo que ha llevado a emprender una serie de reformas con el objetivo de modernizar el país), el atractivo es innegable. ¿Otros encantos? Su privilegiada situación geográfica la sitúa como punto de conexión entre Europa, Asia, Norte de África y Oriente Medio. Y eso supone un fácil acceso a un mercado de 1.500 millones de personas. Además, el país dispone, desde 2012, de una serie de instrumentos de ayuda que prevén la reducción de impuestos, aranceles y otras ventajas fiscales y financieras, además de ayudas para I+D y para la formación de capital humano.

Sectores con atractivo

Turquía es el segundo mercado no comunitario para los exportadores españoles y España es su decimoséptimo suministrador. Pero pincha en cuanto a inversión directa, ya que ocupa la posición 26 con más de un centenar de empresas implantadas en el país. ¿Y qué sectores pueden ser interesantes? Para empezar, el agropecuario. Con el nombre de “Southeastern Anatolia Project”, el Gobierno ha desarrollado un plan multisectorial que cubre nueve provincias del sureste de Turquía. El mismo contempla el desarrollo de sectores como el riego, la energía hidráulica, la agricultura, la infraestructura rural y urbana, y la silvicultura. Además, y dentro del marco “Visión 2023”, el país pretende convertirse en uno de los cinco líderes en producción agrícola.

Para ese mismo año, el país quiere obtener el 30% del total de la energía producida de fuentes renovables, frente al 6% actual. Y para conseguirlo, pretende explotar al máximo el potencial hidroeléctrico, la energía eólica (multiplicando por diez la capacidad actual), la solar y la geotérmica.

Otro sector con gran potencial es el referente a farmacia y salud. Derivado del proceso de adhesión con la UE, se está llevando a cabo la modernización del sistema y la armonización con los estándares europeos. Y eso genera oportunidades para las empresas. Respecto al sector farmacéutico, ha venido creciendo una media del 12% en los últimos años.

TIC y turismo

La población turca es joven y dinámica. Y demanda nuevos y sofisticados productos que satisfagan sus necesidades. Según las autoridades turcas, el mercado de las TIC ha crecido una tasa media del 14% entre 2002 y 2010. Y el número de usuarios de Internet supera los 50 millones, con 13 millones de usuarios abonados a la banda ancha. Por no hablar de los 65 millones de usuarios de telefonía móvil. Por eso, en el marco “Visión 2023”, el Gobierno quiere que, en ese año, el 80% de la población tenga conocimientos informáticos, proveer al 50% del sector con productos y servicios nacionales, y ofrecer todos los servicios públicos de forma electrónica en 2019.

¿Y qué decir del turismo? En 2011 generó 23.000 millones de dólares, los que le sitúa como el sexto país del mundo por ingresos en este sector. Y todavía ofrece recursos y atractivos por explotar. Un enorme potencial que supone una tremenda oportunidad para la inversión española que ya goza de una inmejorable imagen de calidad e innovación en el país.

españa

¿Cuándo será efectiva la nueva Unidad de Mercado en España?

La Ley de Unidad de Mercado tuvo su pistoletazo de salida el pasado viernes 25 de enero el Consejo de Ministros con la aprobación de su anteproyecto. La ley tiene como objetivo garantizar la libre circulación de bienes y servicios entre los territorios españoles. No era lógico hasta ahora que un país que comparte unidad de mercado con el resto de socios de la Unión Europea, no lo tuviera dentro de sus propias fronteras. Los grandes titulares que generó la noticia han emocionado a más de un empresario, harto de burocracia, pero no es oro todo lo que reluce. Pasemos a analizarla.

Vayamos por partes, para poder entender algo. En líneas generales, la ley pretende establecer que cualquier producto o servicio producido al amparo de la normativa de una determinada comunidad autónoma pueda ser ofertado en todo el territorio nacional sin necesidad de trámites adicionales como licencias o requerimientos autonómicos en materia de especificaciones técnicas, envasado o etiquetado.

Pero como el Estado no quiere, ni puede (porque las competencias están transferidas), imponer una legislación unificada, lo que se propone es que comience a funcionar una especie de código de buenas prácticas y que las comunidades confíen unas en las otras para reconocerse mutuamente la legitimidad. Es decir, si la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia autoriza este producto o servicio, la de Valencia, por ejemplo, debe dar por supuesto que ese es un criterio correcto y por tanto aceptarlo también en su territorio. Con su puesta en práctica se evitarán cosas tan absurdas como tener que hacer 17 versiones diferentes de su producto para poder venderlo en cada una de las Comunidades Autónomas españolas, como le ocurre a Cirsa con sus máquinas recreativas, por poner un ejemplo. Tener que darse de alta en cada comunidad a la que se quiera optar a una concesión, como deben hacer hasta ahora las constructoras; O sacar una licencia de autorización de trabajo distinta si se es profesional y se quiere ejerce en distintos territorios.

Hasta ahora, esos impedimentos a la hora de poner en marcha o gestionar un negocio han llevado a España a ocupar la decepcionante posición 33 de un ranking de dificultades para hacer negocios en el que se analizan 148 países.

Autoridades públicas y representantes empresariales no han parado durante toda la semana pasada de laurear la iniciativa del Gobierno. Pero de la intención a que la realidad se imponga todavía queda mucho tiempo. Primero, porque se está hablando de una proposición de Ley que debe pasar por el farragoso trámite parlamentario de ir al Senado, volver al Congreso y ser ratificada en ambos. Además, como es una legislación que afecta a ayuntamientos, comunidades autónomas, etc. es necesario abrir un período de alegaciones en el que participen todos. De momento, sólo Canarias ha levantado la mano para protestar al asegurar que es un texto diseñado al dictado de las grandes superficies y sin contar con los territorios que son los que mantienen las competencias.

Y es que, como se ha comentado antes, efectivamente, la ley apenas cambia nada. Las CCAA seguirán teniendo sus legislaciones propias y sólo si son flexibles lo que prometen los titulares se hará realidad.

De momento, nada se pondrá en marcha hasta por lo menos el verano, teniendo en cuenta que el proceso parlamentario de aprobación no será inferior a medio año. Por otro lado, en la letra pequeña de la propuesta dice, entre otras cosas, que para que un profesional pueda ejercer en una comunidad diferente a la suya, sus datos deben estar en una base de datos común a la que tengan acceso todas las comunidades autónomas. Por lo que, primero, se hará de crear esa base de datos.

Además, trabas como la del idioma o las características con las que tiene que etiquetarse los productos o servicios no se han tocado. El Gobierno se excusa diciendo que eso está regulado por una ley europea en la que se considera el español como lengua oficial y que consultados los empresarios no han manifestado que esto sea un gran hándicap. Pero esta es la misma ley que rige en la actualidad y la mayoría de las comunidades autónomas define una legislación distinta que a veces implica multitud de cambios y eso sin hablar del idioma, que tampoco se modifica.

A pesar de estos contras, el Gobierno ha realizado una estimación de lo que puede suponer la ley para las arcas públicas. El ahorro de costes para las empresas puede generar una aportación a la economía del 1,5% del PIB en diez años, o lo que es lo mismo unos 1.500 millones de euros por año. Estas estimaciones son fruto de la deducción de que el dinero que se destinaba a papeleo innecesario, las empresas lo reinvertirán en otras tareas más productivas y eficientes. Además, la simplificación administrativa que conllevará esta nueva norma permitirá liberar un 2,07% de los trabajadores dedicados a estas tareas y un incremento de la productividad del 1,3% para la economía española.

bandera-estados-unidos

Claves para exportar con éxito a Estados Unidos (I)

El sueño americano vuelve a estar de moda, pero en versión empresarial. EEUU se ha convertido en uno de los lugares con los que los empresarios españoles sueñan para asegurarse su futuro. En 2011 se ha posicionado como el sexto destino para las exportaciones españolas, y las ventas de productos españoles al país de las barras y estrellas ascendieron hasta los 7.889 millones de euros, un 20% por encima de las del año anterior.

La tendencia sigue en alza en 2012, y cada vez son más los empresarios que quieren probar suerte en un mercado que ofrece nada menos que 310 millones de consumidores, un PIB de 14.3 millones de euros y donde, además, los productos españoles están de moda. Pero, cuidado no todo es fácil. “EEUU es un lugar ideal para invertir, pero el que pretenda ir de Quijote por ese mundo más vale que se quede en casa”, advierte Francisco Flores, portavoz de la Cámara de Comercio de EEUU en España.

Pasos básicos antes de exportar si el país objetivo es EEUU:

1.- Definir si realmente se está en condiciones o no de exportar a EEUU. El mercado potencial es enorme y muchas empresas fallan precisamente porque una vez allí son incapaces de satisfacer la demanda de los consumidores. “En gran medida es fruto de la cultura del pelotazo que impera en España. Exportar no es la alternativa para colocar los excedentes. Si se quiere triunfar en aquel mercado hay que mantener una producción constante”, advierte Flores.  No hacerlo así, según este experto, significa cerrarse definitivamente las puertas del país. “Hay que comprometerse con el mercado. Algo que no está sucediendo en la mayoría de los casos actuales”, denuncia.

2.- EEUU es un conjunto de estados. La frase puede parecer de “Perogrullo”, pero muchas veces no se tiene en cuenta que EEUU es un país formado por 50 estados diferentes que en la mayoría de los casos tiene legislación y requisitos diferentes también para quienes estén interesados en colocar sus productos allí. No todos son iguales. “La mayoría de los españoles acceden al mercado por Florida”, explica Flores. Es una de las mejores formas de salvar la barrera idiomática. En realidad el 75% de las empresas exportadoras de origen español con presencia en EEUU están en Miami. Florida es una puerta de entrada, pero no la única.  Actualmente tanto este estado como Pennsylvania tienen oficinas para fomentar la inversión en España.

3.- Una vez analizado el mercado y comprobado que la empresa tiene la capacidad suficiente para afrontarlo toca salvar adecuadamente los asuntos burocráticos. No es lo mismo exportar vino, que muebles, que productos vegetales. Cada producto tiene su procedimiento y en algunos casos complicados requisitos formales y de autorizaciones no siempre fáciles de superar. Por ello, antes de iniciar cualquier otro trámite conviene aclarar todos estos términos y valorar si merece la pena el esfuerzo. Encontrará gran parte de la información necesaria en la web oficial del Gobierno estadounidense. Podrá obtener toda la información en  la web Selectusa.gov.

4.-Visados. Este es uno de los ejemplos más claros de que el exceso de oferta puede complicar y mucho una situación. Olvídese de iniciar los primeros contactos con una visa de turista. Cualquier problema podría suponer la prohibición de volver a entrar en el país. En la embajada americana en España le informarán de cuál es el documento más adecuado en función de la labor que vaya a desarrollar. Según los expertos, en un primer momento podría ser suficiente un Visa de intercambio comercial E1, pero a la larga siempre hay que tener presente que para trabajar con normalidad en el país se necesitará una visa de negocios.

5.- Impuestos. Otro tema muy importante a la hora de hacer números para ver si interesa o no la aventura americana es el de los impuestos. En principio, funciona entre ambos países un tratado de doble imposición cuyos detalles se pueden consultar el BOE del 22 diciembre de 1990. En términos generales, y si nadie lo remedia, le tocará pagar impuestos en los dos países.

6.- Sólo un asesor especializado le puede ayudar a esquivar este otros problemas del proceso exportador. Elegir asesoramiento especializado es algo que recomiendan todos los expertos consultados. Incluso los grandes despachos y las consultoras ya tienen departamentos específicos para pymes. A través de ellos le resultará más fácil cumplir el siguiente requisito imprescindible: ir de  la mano de un socio local y fundar una filial en suelo americano. Sólo así podrá hablar de tú a tú a los empresarios con los que pretenda hacer negocios y ganarse su confianza.  “Pero con la confianza no vale”, advierten desde el despacho  especializado en negocios con EEUU Haywood WISE. Ellos recomiendan hacer un estudio pormenorizado (Due diligence) de los socios americanos que permita comprobar los aspectos financieros, jurídicos y contables.

Con todo esto controlado, toca cruzar el charco. Lo que hay que hacer una vez allí lo explicaremos próximamente.

aceite

Las exportaciones de aceite de oliva baten un nuevo récord

“Llevamos cuatro campañas en cifras récord de exportación y nos dirigimos hacia la quinta”. Son palabras de Carlos Sánchez Laín, director de la Agencia para el Aceite de Oliva, pronunciadas en el seminario “El aceite de oliva. Cultura del pasado, aroma del presente y bienestar para el futuro” celebrado en Santander. Y es que en los primeros nueve meses de campaña del Programa Europeo de Promoción de los Aceites de Oliva se han exportado 632.100 millones de toneladas de aceite, mientras que la temporada pasada se cerró con 827.900 millones de toneladas, lo que evidencia que se puede volver a superar la cifra de exportaciones.

Una promoción que, durante los últimos tres años, ha recorrido decenas de ciudades de España, Francia y Reino Unido participando en los principales eventos gastronómicos y agroalimentarios de estos tres países. A la par, también se ha desarrollado la promoción del producto en Bélgica y Holanda. Por ejemplo, en el Reino Unido, España exporta más de 35.000 toneladas de aceite de oliva al año, dominando con holgura el mercado, con una cuota del 58% en 2011.  También España domina la venta de aceites de oliva envasados.

Entre 2008 y 2011, el sector ha sido capaz de movilizar fondos por un total de 22 millones de euros, a los que hay que unir las aportaciones de la Unión Europea, el Gobierno Español, Icex, Asoliva o las comunidades autónomas, que suman más de 30 millones de euros destinados a la promoción.

El Programa de Promoción de los Aceites de Oliva en Europa es una iniciativa de la Organización Interprofesional del Aceite de Oliva Español, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), y la Comisión Europea. Con un presupuesto superior a los 16,5 millones de euros, el programa se desarrolla de 2009 a 2012 en España, Reino Unido, Francia, Bélgica y Holanda.

teletrabajo

Los beneficios del teletrabajo para la productividad empresarial

“Lo siento pero el próximo lunes no podré venir a trabajar”. Esta frase pronunciada por un empleado puede caer como una bomba en muchas empresas. Pero en la mayoría de los casos, esa alarma carece de fundamento  y no se produciría si el mundo laboral tuviera más claros los beneficios del teletrabajo.

El absentismo laboral es un lacra en las empresas y a veces, esa ausencia tiene como único motivo que el empleado se ve obligado a estar en casa para atender asuntos de la logística doméstica como: esa inevitable visita del técnico de la compañía gas, del agua…. En ese caso, ¿por qué el trabajador debe perder un día y sus tareas deben quedar postergadas? Empleado y empresa pueden beneficiarse de un día de teletrabajo.

En España, el acceso al teletrabajo todavía está lejos de las prácticas europeas. Según un estudio realizado por la empresa especializada Openmart, la media de uso del teletrabajo está en el 26%,( aunque un 57% le gustaría que su empresa le ofreciera esta posibilidad), frente al 35% que se utiliza de media en Europa.

La crisis está ayudando a las empresas a dejar a un lado las reticencias que provoca esta modalidad de trabajo y aparcar la obsoleta idea de que sólo es posible trabajar en la oficina. No tener a los empleados a la vista puede tener más beneficios de los esperados:

  • Ahorro de costes. La creación de un puesto de trabajo no presencial resulta un 50% más barato que un puesto presencial. No sólo por el espacio físico que consumen los trabajadores en la oficina, también por los gastos de luz, agua, teléfono que su presencia implica.
  • Ahorro de tiempo. En este caso, el beneficiado es el empleado. La opción de teletrabajar varios días en casa implica un ahorro en desplazamientos y tiempo perdido que suele ser un beneficio muy valorado por los empleados.
  • Responsabilidad Social. Grandes empresas, como la tecnológica Indra, fueron pioneras en ofrecer a sus empleados la posibilidad de no ir a trabajar todos los días a la oficina. En su memoria de Responsabilidad Social Corporativa se explican los beneficios de esta política y se asegura que además de favorecer la salud de sus empleados también contribuye al cuidado del medioambiente. El nivel de estrés y de posibles conflictos entre la vida laboral y personal disminuye al ser los empleados conscientes de que tienen la posibilidad de teletrabajar y cumplir con las tareas laborarles y personales. Además, al reducir los traslados desde el hogar a la oficina se evitan emisiones de CO2 al medio ambiente.
  • Incremento de la productividad. Está comprobado que en las empresas que introducen esta modalidad de relaciones laborales se incrementa la productividad de los empleados. Al cambiar el sistema de control a objetivos y no dar tanta importancia al tiempo presencial en la oficina, los trabajadores tratan de hacer sus tareas en el menor tiempo posible para así maximizar sus horas libres. Y como están mucho más motivados, las empresas aseguran que, en caso de trabajo extra, los empleados están más dispuestos a ampliar su horario que a aquellos que se les exige quedarse más tiempo en la oficina.

Por supuesto, implantar el teletrabajo tiene algunos inconvenientes, pero no van más allá de los cambios informáticos mínimos para permitir accesos remotos a los documentos de la empresa y superar la desconfianza inicial que genera a las empresas esta forma de trabajo.

india

La India, uno de los países con más oportunidades de negocio

La India es un poder mundial emergente con unas posibilidades de desarrollo enormes y que necesita todo tipo de infraestructuras y equipamientos. Eso sí, ¡cuidado! las empresas españolas tienen que ser pacientes a la hora de entrar en ese mercado, según explicó recientemente el nuevo Embajador de España en la India, Gustavo de Arístegui en un desayuno organizado por Norman Broadbent, firma de búsqueda y desarrollo de directivos.

Según De Arístegui, se estima que en los próximos 20 años la India va a absorber el 25% del presupuesto de construcción de nuevas infraestructuras del mundo; y en el segmento de la defensa, su presupuesto anual va a pasar de los 3.000 millones de dólares actuales a cerca de 30.000 millones en 2015.

Sin duda, las pymes españolas tienen aquí un lugar muy interesante para encontrar nuevas oportunidades de negocio. Es el segundo país más poblado del mundo, donde viven 700 millones de personas sin recursos, pero también 350 millones de personas asimilables a clase media con cierto poder de compra y 40 millones de ricos o clase alta. Es una nación en transformación y como tal representa una gran oportunidad comercial para las empresas españolas que son punteras en sectores como construcción, infraestructuras, energías, tratamiento de aguas, o sistemas de control. “No en vano, la India es casi un continente en sí misma y cuenta con una diversidad social, económica, cultural y religiosa enorme”, según Arístegui.

Eso sí, el que quiera entrar en la India debe tener en cuenta sus características. Por ejemplo, allí conviven distintas religiones; la hindú es dominante pero la musulmana es seguida por 200 millones de personas, lo que convierte al país en el segundo con más fieles de este credo del mundo, sólo superado por Indonesia. Al mismo tiempo, se hablan 50 lenguas distintas y cientos de dialectos. La sociedad civil dispone de un grado de preparación y cualificación de primer nivel. En definitiva, se trata de una sociedad civil abierta, eficiente, multilingüe y bien educada que afronta un enorme universo de cambios pendientes.

En el mismo encuentro, el CEO de Norman Broadbent para Oriente Medio y Asia, Hani Nabeel, analizó la estrategia que deben seguir las empresas para implantarse en estas zonas emergentes. Resaltó la necesidad de mantener una perspectiva de largo plazo en el desarrollo internacional de la empresa y tener muy presente la diversidad de cada país. También señaló la conveniencia de seleccionar bien a los socios locales con los que se quiere operar, para limitar el riesgo y recomendó que las empresas sean muy cuidadosas a la hora de elegir a los líderes de un proyecto.

bandera-china

Triunfar como los chinos en España está a tu alcance

Trabajar de sol a sol, no descansar nunca y olvidarse de las vacaciones. Esto es en lo primero que se piensa en el mundo de los negocios cuando se habla del triunfo de los chinos en España. Pero, sin despreciar la innegable dedicación al trabajo, el éxito empresarial de este colectivo responde a una pócima que poco tiene de secreto milenario custodiado a la orillas del río Yangtsé. Es más, se parece mucho a lo que los abuelos españoles podrían aconsejar hoy a sus nietos empresarios.

1. Dedicación y paciencia, el Mercedes llegará
De un tiempo a esta parte todo aquel que pensaba en hacerse empresario en España esperaba triunfar en pocos años. Sueldazo, cochazo y mansión han ido más de una vez por delante de los beneficios empresariales. Los chinos son más cautos. Por supuesto, que el Mercedes llega. De hecho es lo primero que compran, pero sólo cuando han conseguido pagar la inversión inicial. Si tienen que esperar cinco años a que el negocio dé beneficios, lo hacen cultivando la máxima austeridad. Nada de juergas y de vacaciones ni hablamos. Vamos, exactamente igual que hicieron los que ahora son abuelos cuando, allá por los años cuarenta, iniciaban sus negocios. Esos que no entienden el modo de vida de sus nietos que anteponen el disfrute personal a las necesidades del negocio. Del trabajar de sol a sol, mejor ni mencionarlo por si el abuelo sale con garrota llamándonos “mangantes”.

2. Bancos. Cuanto más lejos mejor
¿Pagar un 8% de intereses a cambio de dinero? Esto que ahora nos parece lo más normal de mundo era una aberración en la España de los años cuarenta e incluso en los cincuenta y sesenta del siglo pasado. Si alguien necesitaba dinero ahorraba todo lo posible y el resto se lo pedía a la familia que no le cobraba intereses. Exactamente eso es lo que hacen ahora los chinos. Pasar por un banco es el último de sus pensamientos. Familia, amigos o incluso las redes de compatriotas funcionan como sistema financiero alternativo. A cambio un férreo compromiso a devolver el dinero prestado por delante de cualquier otra cosa. No falta quién critique con saña la escasa transparencia de este sistema de préstamo.

3. Adaptación y Flexibilidad
Aunque a los habitantes del centro de la ciudad les parezca increíble, no todas las tiendas de alimentación regentadas por chinos están abiertas casi las 24 horas. Un paseo a las 11 de la noche por los barrios periféricos de cualquier ciudad, confirma una cosa: si no hay demanda ellos también echan el cierre. Porque nadie como ellos responde con mayor celeridad a las necesidades de sus clientes. Mundial a la vista: allí están sus tiendas llenas de banderitas rojigualdas. ¿Que triunfa el champú de caballo? No esperan a que lo demanden más de tres clientes para buscar proveedores.

4. Sentimientos, los justos. Si hay que cerrar se cierra
Esa adaptación también es envidiable a la hora de decidir cerrar el negocio. En esto, los abuelos españoles no estarían de acuerdo. Ellos que han luchado hasta el último momento con tal de salvar sus negocios difícilmente verán con buenos ojos la máxima que aplican los chinos. Si el negocio no consigue crecer un 20% durante los seis primeros meses se cierra.
Pero si todo va peor de lo esperado, ni esos seis meses se espera. Lo he comprobado en primera persona. Una tienda de alimentación que abrió justo la semana antes de la Navidad de 2011 enfrente de mi casa, cerró hace un mes.