Entradas

f1

Así debe ser tu ‘carrera’ en las redes sociales

Es un hecho: las empresas, cada vez más, otorgan una mayor importancia a su presencia en las redes sociales. Según el informe ‘Social Media 2014’, elaborado por Online Business School (OBS), las mismas aumentaron su inversión en este apartado un 24% durante 2013. Pero, ¿es acertada esa inversión? ¿Saben el camino a elegir? ¿Les sirve para avanzar, o es dinero mal aprovechado?

 

Una carrera de fondo

Para diseñar una buena estrategia de ‘social media’, lo primero que hay que hacer es definir bien cuáles son las metas a las cuales se quiere llegar. Arrancar sin saber dónde está la bandera a cuadros es contraproducente. Tanto, como no saber cuál será el vehículo, o vehículos, que vamos a utilizar para llegar a ese fin. A continuación, hay que tener muy claro qué “combustible” será el apropiado, y qué nos puede hacer “pinchar”. Y tener alternativas por si lo que hemos preparado acaba “calándose”. Es decir, no hay que tener un único plan. Un plan B, o un plan C, serán de gran ayuda.

En esta particular “carrera” hay que mirar quiénes serán nuestros competidores en la web social, sus “armas”, cómo nos ven, si nos identifican con “el enemigo a batir”, o un rival de poca monta. En ocasiones, será importante saber en qué línea de salida queremos estar. Porque puede que no nos interese correr todos los “grandes premios”. ¿Y tu equipo? Las campañas, las herramientas, la productividad… depende de él. Rodéate de buenos mecánicos, que conozcan pieza a pieza tu “vehículo social”, y que lo tengan siempre a punto. Y no te olvides de los estrategas, los que definirán la forma de correr, en qué circuitos, y a qué velocidades. ¿En qué redes sociales debes estar? ¿Te interesa tener un blog propio? ¿Ofertas, promociones, descuentos, publicidad offline…? Llegarás al éxito si tu comunidad crece, si ocurren interacciones, si la gente habla en el plano online y offline, si aumenta el tráfico hacía tu web o tu blog… ¡Enhorabuena!

 

Pinchazos inoportunos

Son varias las causas que pueden hacer que todo lo que has planificado acabe no teniendo el resultado esperado. Una de ellas es la falta de estrategia. Muchas empresas se apuntan a la “carrera” simplemente porque la competencia también lo ha hecho, no porque realmente les apetezca. Otra es pensar que con “un poquito por aquí, y otro poquito por allá” (es decir, estar en Facebook y en Twitter, por ejemplo), es suficiente. No se trata solo de estar, sino de estar vivo, muy vivo. Si nos dejamos llevar por esta forma de pensar el resultado será una pérdida de competitividad y menor capacidad de crecimiento. Y todo por haber dejado en manos inexpertas la gestión de los perfiles corporativos. Que sean fácil de usar no significa que estén al alcance de todos. Siempre habrá “pilotos de primera y de segunda división”. Personal no cualificado a los mandos es sinónimo de fracaso, de dejar el “vehículo” aparcado en boxes sin cruzar la línea de meta.

Otro error es echar todas las culpas al “piloto”. Al igual que en una escudería de Fórmula 1, todos los miembros de la misma son partícipes del éxito o del fracaso. Las marcas, o las empresas, deben entender el plan de forma transversal, y pensar que afecta a todas las áreas de negocio. “Uno para todos, y todos para uno”, que dirían los Mosqueteros. Y no dormirse en los laureles. Un triunfo en un gran premio no significado que se ha ganado el mundial. El mercado cambia, las necesidades de los usuarios y consumidores también, y hay que ir realizando nuevas acciones para que sigan con nosotros. Una labor en la que saber escucharles, entender lo que nos dicen a través de las redes sociales, es vital.

exito

¿Cómo evitar morir de éxito?

Su negocio va como un tiro. Y además está a punto de lanzar un nuevo producto, que está convencido de que será el último bombazo que necesita para que su pyme se convierta en referente en el sector. Solo unos meses después… todo ha cambiado. La alegría y el entusiasmo han desaparecido. La botella a rebosar de éxito explota, su contenido se vierte y todavía no sabe muy bien qué ha pasado para que su empresa se haya ido a pique. Echa la vista atrás y solo ve buenas noticias económicas y empresariales. Pero, sin un explicación aparente, ahora todo va mal. Los clientes se han ido con la competencia y ya nadie cree en usted ni en su compañía.

 

Esta amarga historia es la que han vivido los emprendedores que han muerto de éxito. Son aquellos que, entre otras cosas, no prepararon sus empresas para asimilar un incremento desmedido de pedidos y, en consecuencia, se sumieron en un mar de problemas y quejas por parte de los consumidores. ¿Consecuencia? El desastre y el abandono. Para evitar este tipo de situaciones, no hay que olvidar que los negocios tienen que estar preparados para crecer. Por eso le mostramos en este post las respuestas a las preguntas que todo empresario se hace cuando está a punto de llevar a cabo una acción que originará un cataclismo en la organización del negocio.

– ¿Cómo se debe preparar una empresa para una oleada de ventas? La solución pasa por tener siempre en la cabeza el potencial de crecimiento que se espera que tenga un producto o servicio determinado. Por eso, cuando se presenta la novedad en el mercado es vital tener puesto en funcionamiento un plan que permite aumentar de forma considerable, y en  poco tiempo, el número de unidades que se servirán. Para conseguirlo, deberá hablar con los proveedores y distribuidores de manera que toda la cadena de fabricación esté preparada. Además deberá intuir los recursos internos que necesitará. En definitiva, tendrá que contar con la estructura necesaria de abastecimiento para responder a un crecimiento repentino de la demanda.

¿Cómo descubro si la novedad arrasará en el mercado y me originará problemas de suministro? Esta es una pregunta difícil de responder. Pero siempre hay mecanismos para anticiparse al éxito de un producto. Uno de los más utilizados consiste en enseñar demos o versiones de prueba a unos pocos clientes de confianza y así obtener un feedback definitorio. Si todos le dicen que está ante un bombazo que reventará el mercado, póngase a trabajar de inmediato para aumentar la cadena de producción. Internet también puede ser utilizada como una buena herramienta de adivinación. Si nada más conocerse la existencia futura de su producto o servicio se empieza a hablar del mismo en redes sociales estamos ante otro indicador fiable a la hora de calcular la demanda.

¿Cómo puedo saber el tiempo que durará el incremento de pedidos? La respuesta a esta pregunta pasa de nuevo por el análisis previo. Todo producto o servicio nuevo tiene un ciclo de vida determinado. Algunos duran años y otros caen en picado a los pocos meses de ser presentados. Una de las mejores formas de conocer el periodo que pasará entre la presentación, el auge y la caída en el olvido del suyo es estudiar el potencial de ventas y el proceso que han seguido otras novedades similares lanzadas en el sector. Es decir, si usted va a dar a conocer un nuevo móvil nada mejor que analizar la curva de ventas de los teléfonos de la competencia, que sean parecidos en características al suyo. Así estará preparado para no morir de éxito.

¿Qué hago si todo falla y no puedo abastecer la demanda? Si ocurre, lo primero es mantener la calma. A todos les ha pasado, incluso a los más grandes. ¿Ejemplos? Google se queda siempre sin stock cuando presenta un Nexus nuevo y lo mismo le pasa a Apple o a Sony con algunos de sus “cacharros” tecnológicos y de entretenimiento. Por tanto, si se tiene idéntico problema lo que se debe hacer es informar a los consumidores. La comunicación es fundamental. Pero debe estar basada en la verdad. No basta con decir no hemos quedado sin fondo de armario sino que hay que ir más allá e informar de por qué se ha tenido el problema y qué soluciones se están tomando para solucionarlo. Además es necesario vaticinar una nueva fecha en la que todo estará de nuevo en funcionamiento. Otra buena estrategia sería la de permitir reservas. De esa forma se evita la fuga de clientes. Sea como sea no se debe olvidar que la mejor opción de todas pasa por la anticipación y el análisis. Esa es la mejor forma de evitar los problemas que acarrea el éxito.

crecer

Los problemas de crecer demasiado rápido

Desde casi el mismo momento de su fundación, Google se ideó como una empresa de crecimiento rápido. Se sentaron las bases desde el punto financiero para asimilar un aumento de las cifras de forma continuada durante muchos años. Pero esta forma de actuar no quiere decir que sea la idónea para todas las compañías, ya que muchas de ellas no están preparadas para soportarlo. Nos referimos concretamente a las pymes. En la mayoría de estas compañías un crecimiento excesivo tiene el riesgo de dejar obsoletos y sin utilidad a departamentos como personal, industrial y tecnológico.
Para evitarse problemas muchos emprendedores prefieren ir piano piano, incluso originando un par de años de parón para ser capaces de poner la empresa al día, que enfrentarse al reto que supone un excesivo incremento en los números. Y es que este tipo de crecimientos alocados suele requerir cambios en la plantilla, en las habilidades, en los procesos, etc. En definitiva, en casi toda la empresa. Ante esta situación, lo mejor es ser capaz de encontrar el ritmo que más nos interesa para nuestros propósitos, que no son otros que crear un negocio de futuro.

Con este objetivo, lo mejor para la mayoría de las pymes es conseguir un crecimiento moderado, ya que de esta forma se logran ventajas en el área de Recursos Humanos, como la de generar nuevos puestos de trabajo y dar la oportunidad a la plantilla de optar a un progreso laboral. Al mismo tiempo se evita tener que llevar a cabo importantes inversiones, es decir endeudarse, en campos como el tecnológico, o en las mismas oficinas.

 

Además de los cambios internos, los crecimientos desmedidos también tienen consecuencias en nuestros clientes. Para empezar, centrarse demasiado en los números implica una pérdida gradual de la capacidad innovadora. También se reduce la cercanía con el consumidor fiel, ya que lo único que interesa es aumentar el número de clientes. Y, por último, cae el nivel de detalle que se tiene en el trabajo en general, y en los productos o servicios en particular. ¿Exagerado? Para nada. Solo las firmas preparadas para incrementos de dos dígitos son capaces de aunar crecimiento y atención. Pero eso solo ocurre con aquellas que disponen de recursos financieros prácticamente ilimitados, lo que no es la situación del 99% de los negocios que tienen su sede en España.
¿Moraleja? Crecer por crecer no es inteligente. En cambio crecer para seguir siendo competitivo sí que es una buena jugada empresarial.

 

Una vez decidida la velocidad que queremos llevar para conseguir unos incrementos estables en el tiempo y que no dañen la estructura interna de la compañía toca decidir qué tipo de crecimiento es el que queremos tener. Por norma general, existen tres tipos de incentivos en este sentido. Tenemos el que se basa en los ingresos. Luego está el que se fija en la creación de beneficios. Y, por último, se encuentra el alza en innovación, tecnología y nuevos productos.

¿Cuál es el mejor de todos ellos? Los expertos aseguran que el más recomendable es el segundo. Pero siempre es necesario diferenciar si lo que se busca es beneficio neto, EBITDA (beneficio obtenido por nuestra actividad antes de impuestos y amortizaciones) y tesorería. ¿Qué es lo más aconsejable? Sin duda, el EBITDA. Se trata de lo que se gana con lo que se ofrece al cliente. Si esta partida aumenta, habrá sido porque la empresa ha sido capaz de vender un producto o servicio mejor, y a mejor precio. Es decir, su cumplimento habrá motivado también una mejora significativa de los procesos y de la partida de I+D+i del negocio.

Por dichos motivos, es aconsejable cuidarse ‘muy mucho’ cuando se quiere crecer, ya que, como hemos visto, no todo vale. A la larga es mucho mejor ir tacita a tacita que enfrentarse al reto interno y externo que supone un crecimiento desmedido. Muchos de estos últimos han muerto de éxito y eso es lo último que un emprendedor quiere.

tweet

Algunos consejos para aprovechar mejor Twitter

Las redes sociales pueden constituir para una pyme una buena vía de entrada de clientes y negocio. En este caso, Twitter, es una ventana a más de 200 millones de usuarios, es decir de potenciales compradores en todo el mundo, entre ellos muchos de los actuales o futuros compradores de esa empresa. Para aprovechar al máximo todas las oportunidades que ofrece esta herramienta es necesario utilizarla con eficacia y, para ello, nada mejor que tener en cuenta algunos consejos.

1.-Elaborar un perfil adecuado. En primer lugar, hay que configurar con mucho cuidado el perfil, resumiendo claramente la biografía y eligiendo adecuadamente la fotografía que queremos subir en este apartado, ya que ambas constituirán la principal tarjeta de presentación de la compañía para todos los demás usuarios. Pero tampoco hay que olvidar ubicar de forma bien visible la dirección de la página web y, si es el caso, el blog correspondiente. Debemos tener en cuenta que muchos de los internautas ya conocerán sus productos y servicios, pero otros todavía no, y unos cuantos probablemente los descubrirán por primera vez a través de esta red social.

2.-Aprovechar todos los recursos. Es importante aprovechar todos los recursos y mecanismos que Twitter pone en nuestras manos, es decir, palabras, ilustraciones, otras fotografías, logos… pero también hay que valorar cómo usar cada uno de ellos en cada momento para no agobiar demasiado y para que el mensaje que queremos comunicar no pierda eficacia. Por ejemplo, si lo que vamos a transmitir es un asunto corporativo será conveniente utilizar el logo del negocio o de la empresa; pero si hablamos de un producto o servicio concreto será mejor colocar una fotografía, ya que aportará más información y reforzará el mensaje.

3.- Utilizar hashtags. Para que los mensajes que tuiteemos no se dispersen es conveniente utilizar hashtags. Con ellos podremos definir mejor los temas que más nos interesen, crear y aumentar el número de seguidores y potenciar la identificación de muchos usuarios con la empresa. Pero aunque mantengamos algunos de estos hashtags y los utilicemos de manera recurrente, con el paso del tiempo hemos de ir adecuándolos o sustituyéndolos por otro según vaya evolucionando también el negocio.

4.-Cuidado con los mensajes automáticos. Las redes sociales están vivas y sus usuarios buscan personas que estén conectadas al otro lado en todo momento. Por eso, los mensajes directos que remiten de forma automática información sobre la compañía no suelen ser los mejor aceptados. En ocasiones, es mejor tardar un poco en contestar que hacerlo con un mensaje automatizado.

5.-Participa activamente. Twitter no debe verse como un canal de venta directa, sino como una fórmula para aumentar la relación con los actuales y futuros clientes. Por eso, las empresas no deben limitarse a exponer sus productos y servicios, sino que tienen que interactuar con los demás usuarios e implicarse en algunas de las inquietudes y problemas que éstos plantean, tratando de dar su visión de los mismos y aportando soluciones en los casos en que sea posible.

tiempo

4 fórmulas para aprovechar el tiempo

A lo largo del día los emprendedores deben realizar una gran cantidad de trabajos y atender a gran variedad de compromisos, sobre todo cuando se encuentran al frente de pequeñas empresas o negocios. Esto les obliga a actuar de forma muy práctica y a no perder ni un segundo. A continuación apuntamos 4 pequeñas fórmulas para conseguirlo:

Lectura transversal. Estar al tanto de todos los temas relacionados con el negocio es fundamental para que un emprendedor aproveche todas las oportunidades que se le presenten. Para ello, le interesa consultar diferentes fuentes de información, además de prensa, informes habituales y otras publicaciones.

Pues bien, aprender a leer en transversal puede ahorrarle mucho tiempo si sabe hacerlo bien. Se trata de consultar y enterarse de los principales argumentos y conclusiones de los artículos e informes, sobre todo de los más extensos y prolijos que llegan a su mesa, sin necesidad de realizar una lectura exhaustiva sino enfocando el interés en los principales párrafos y sin perder demasiado tiempo en el resto. Lógicamente, este tipo de lectura no servirá para todos los informes, ya que algunos deberán ser estudiados con detalle, pero sí para otros muchos que contendrán informaciones interesantes para él solo de forma parcial.

Reuniones con temas definidos y tiempo límite. Hay verdaderos expertos en prolongar las reuniones hasta la desesperación. Se trata de una táctica suicida que no solo termina con la paciencia de los reunidos sino que merma horas de trabajo y dedicación a otras tareas.

Una óptima solución, cada vez más empleada al inicio de un encuentro, es fijar de antemano con precisión los temas y el tiempo máximo que se le dedicará. Sin duda, los resultados serán más eficaces y alentadores para todos. Además, los participantes en la reunión podrán establecer y prever su agenda posterior, sin el riesgo de verse en la obligación de anular otras citas, algo que generaría mala imagen a la compañía si éstas fueran con clientes.

Viajes equipados. Aunque internet y las nuevas tecnologías están haciendo innecesarios muchos viajes de negocios (el correo electrónico, las videoconferencias, skype…  han potenciado las reuniones virtuales), los directivos siguen desplazándose para visitar clientes, y proveedores, para acudir a ferias o para cerrar acuerdos. En estos recorridos se producen numerosas “horas muertas”, que es conveniente invertir de la mejor manera.

Una de ellas es aprovechar para leer aquellos informes para cuya lectura aún no se había tenido tiempo, leer la prensa y echar un vistazo a las revistas y publicaciones especializadas relacionadas con el negocio o hacer un repaso de las llamadas que estaban pendientes desde que se abandonó la oficina y realizarlas más tranquilamente.

Taxis y almuerzos. Moverse en taxi puede ser una opción muy inteligente, sobre todo en ciudades grandes, pero cuando estamos en un atasco el tiempo se nos hace eterno. Es lo mismo que puede suceder cuando esperamos sentados en el restaurante a la persona con la que hemos quedado a comer. Son dos momentos en los que se puede perder tiempo o, por el contrario…  aprovecharlo.

Para que al emprendedor le suceda lo segundo, nada mejor que acudir siempre a este tipo de encuentros con papel y bolígrafo, para anotar cualquier idea que se le ocurra, ordenar la agenda del día siguiente o tomar notas de cualquier informe o revista que, lógicamente para rentabilizar hasta el último minuto, llevará también consigo en ese momento.

crowd

Llega el crowdlending, la nueva fórmula de financiación que triunfa en Reino Unido

Cuando los bancos y el resto de entidades financieras cierran el grifo del crédito, la economía se resiente. Y mucho más la de las pymes que, en muchos casos, se han visto obligadas a cerrar a causa de la falta de financiación. Por fortuna, siempre existen soluciones. En España ya conocíamos el crowdfunding (financiación colectiva), pero la gran mayoría desconoce que existe otra alternativa para obtener dinero llamada crowdlending. Se trata de préstamos de particulares a empresas, que utilizan plataformas de Internet para llevarse a cabo.

Como casi todo lo nuevo, la iniciativa viene de los países anglosajones, con Reino Unido a la cabeza. Allí, el Gobierno británico no ha dudado en fomentar estas alternativas al crédito tradicional destinando 10 millones de libras a Zopa, la mayor plataforma de préstamos entre particulares, y 20 millones a Funding Circle, la plataforma más conocida de préstamos de particulares a empresas. Ésta última nació en 2010 y ya ha prestado 129 millones de libras a negocios, que provenían de inversores particulares.

En España, el crowdlending todavía está arrancando. Pero eso no quiere decir que no existan plataformas de Internet, que son los nexos de unión entre particulares y empresas, desde donde sea posible llevar a cabo este tipo de prácticas. Entre otras se pueden encontrar a Arboribus, Comunitae y Socios Inversores. Ésta última es la que tiene más experiencia. A día de hoy ya ha acogido 5.000 proyectos, tiene en cartera a 1.000 inversores y ha ayudado a crear a 47 empresas. Su éxito ha llevado a la firma a llevar su sistema de financiación a 18 países de Latinoamérica.

Pero, ¿cuáles son las características del crowdlending? Pues sencillamente se trata de lograr que particulares con ganas de invertir realicen préstamos a empresas a cambio de un tipo de interés, o de una oferta dentro de la empresa que solicita la financiación. Este sistema tiene ventajas para ambas partes. Por un lado, el prestamista, accede a un interés que suele ser mayor al que se obtiene con un depósito bancario y con otros productos de la banca tradicional (ronda el 6% aunque hay casos en el que ha estado cerca del 20%). Y, por otro, la pyme consigue dinero y le sale más barato que si accede a un banco, ya que no tiene que firmar otro tipo de productos que le vinculan a la entidad financiera y que encarecen el interés final.

Por contra, el sistema tiene el problema de que es arriesgado. Las plataformas de crowdlending no están dentro del fondo de garantía de depósitos. Por tanto, si la pyme o el proyecto al que se ha prestado el dinero fracasa el prestamista pierde su inversión. Para evitar este tipo de problemas, las plataformas de Internet que trabajan esta nueva vía de financiación estudian con detenimiento cada proyecto que les llega. Desde SociosInversores aseguran que solicitan a la empresa todo tipo de información como tarjeta de identificación fiscal, balance de pérdidas y ganancias, plan financiero, licencias y registro. En definitiva, todo lo que sea necesario para asegurar al máximo el retorno de la inversión. Dicho sea que frente al 10% de morosidad de la banca en España, este tipo de plataformas sólo presenta impagos por el 2% del capital prestado.

Como se puede observar, los préstamos entre particulares y empresas pueden ser una solución para sacar adelante ese negocio que necesita una pequeña inyección de capital.

japon

Manual de instrucciones para entrar en Japón

Si hay tres palabras que definen al consumidor japonés esas no son otras que exigente, sofisticado e irracional. Por tanto, si se quiere triunfar en el país del Sol Naciente es condición básica tener una buena relación de confianza con el distribuidor. Ellos no improvisan y es necesario confirmar varias veces todos los puntos de cualquier acuerdo.

.

Para cerrar acuerdos

Si quiere hacer negocios en tierra nipona olvídese de cerrar acuerdos a través del fax, el teléfono o el correo electrónico. Hay que ir allí y conocer a las empresas. Y, por supuesto, no olvide los usos propios del mercado japonés. ¿Quién no ha oído hablar de la importancia de la forma de entregar la tarjeta? ¿Mito o realidad? Pues un poco de todo.

Para ellos, la educación y el respeto son básicos. Y, por supuesto, se deben tener en cuenta las peculiaridades culturales, pero sin obsesionarse. Tenga muy claro que del extranjero no se espera que haga reverencias. Eso sí, es importante tener una buena tarjeta de visita y no escribir en ella. También es aconsejable llevar algún obsequio y respetar siempre la palabra. Conviene, asimismo, ser puntual y mantener el contacto al regreso del viaje. Porque la principal causa de rupturas de negocios es no hacer un seguimiento adecuado.

 

Cara y cruz

Japón es un país con un alto porcentaje de ahorro personal, por lo que su mercado tiene potencial para mantener un fuerte poder adquisitivo. Además, si se consigue penetrar en el país, donde los controles de sanidad, consumo o calidad, por ejemplo, son muy estrictos, puede ser un trampolín y una garantía de éxito para dar el salto a otros mercados. Por no hablar de la seguridad jurídica y de cobro.

Hasta aquí la cara de la moneda. Una moneda que, por supuesto, también tiene su cruz. Porque el mercado nipón no es fácil por su alto nivel de desarrollo y por la agresiva competencia. Por eso, aquellas empresas que tengan productos con alguna innovación tecnológica, un reconocimiento internacional, y de gran calidad, tendrán el camino más allanado.

La constancia también es una virtud que conviene reseñar. El posicionamiento en el mercado japonés no es de meses, sino de años. La perspectiva siempre tiene que ser a largo plazo. Hay que tener mucha paciencia e invertir mucho tiempo. La razón es bien sencilla: las empresas de allí buscan negocios serios y estables, por lo que tardan mucho tiempo en decidir.

Además, las negociaciones son jerárquicas y hay que seguir la escala existente. Con estas claves, y con el dato de que el país nipón alberga a casi 130 millones de consumidores con un alto poder adquisitivo (el 90% de su población se considera clase media), ¿le interesa o no para hacer negocios?

¿Cuánto me cuesta establecerme en otro país?

¿Tiene claro que quiere posicionar su empresa en el exterior? ¿Le asusta el coste que puede tener para la misma? ¿Le interesaría conocer diferentes opciones para así poder elegir la que más se acerque a sus intereses? Demasiados quebraderos de cabeza que pueden frenar su afán de instalarse más allá de nuestro mercado. Con el fin de solucionar esas, y otras dudas, ICEX España Exportación e Inversiones acaba de poner a disposición de las empresas el denominado “Simulador de Costes de Establecimiento”. ¿En qué consiste? Pues básicamente se trata de una herramienta online que permite a todos aquellos interesados en dar el salto al exterior conocer, en tan solo unos segundos, el coste aproximado de instalación de su empresa tanto en el mercado seleccionado como en otros países comparables.

¿Y cómo funciona?
El camino a seguir es de lo más sencillo. El usuario selecciona, en función de sus necesidades concretas, aquéllas pautas que van a definir su implantación. Es decir, que debe incorporar datos como el número de locales en los que quiere estar presente, los metros cuadrados, personal necesario, suministros, etcétera. Además, en cada uno de los apartados, también se puede añadir diferentes gastos no incluidos en la propia herramienta, introduciendo tanto el concepto como el importe. Y existe la opción de ampliar la información y los detalles de cada apartado.
¿De dónde provienen las cifras que ofrece la herramienta? Pues las mismas tienen como origen la red de oficinas económicas y comerciales que tiene España en el exterior, obtenidas de fuentes verificadas. No obstante, después de haber utilizado el simulador, la información debe ser siempre contrastada como paso previo a cualquier decisión de establecimiento que se pueda tomar.

El informe
Al final del proceso, el empresario obtiene un informe resumido con los principales costes de establecimiento, que le servirán para empezar a tomar las decisiones más oportunas para su negocio. Un informe que también ofrece datos de otros dos países similares en condiciones a los que el usuario ha pedido información, para que así pueda valorar la posible implantación en mercados alternativos. Otra ventaja es que la herramienta convierte los datos a la moneda local del país en cuestión, y también dispone de información adicional de gran utilidad como el directorio de empresas españolas ya establecidas en el país solicitado, principales apoyos locales ofrecidos a la inversión extranjera, etcétera.

¿Cómo accedo?
Para acceder al “Simulador de Costes de Establecimiento”, que solo es gratuito de forma temporal, únicamente hay que registrarse como usuario del portal ICEX y solicitar el servicio en el Área Personal de la web del ICEX. Junto al simulador, ICEX España Exportación e Inversiones pone a disposición de las empresas otras herramientas de carácter informativo. Por ejemplo, dispone de una aplicación interactiva denominada “Costes de establecimiento”, desde la que se puede saber cuáles son los costes societarios, fiscales, laborales, inmobiliarios o de suministros para establecerse en cada mercado. Los datos que se ofrecen están disponibles en dólares, euros, o la moneda local del país. Y también compara costes entre cinco países diferentes. Asimismo, a través de las “Guías de organismos de apoyo a la inversión” se puede consultar información sobre las agencias de atracción de inversiones de cada país, así como los incentivos que ofrecen a las empresas que se establecen en su territorio, ya sean fiscales, laborales, sectoriales o regionales. Por último, el “Directorio de empresas españolas establecidas en el exterior” posibilita conocer las empresas españolas implantadas en cada mercado, con datos de su sector de actividad y empresa matriz.

estatua libertad

Claves para exportar con éxito a Estados Unidos (II)

La semana pasada hablábamos de los pasos previos necesarios para decidirse a exportar a EEUU. Una vez que se tiene clara la decisión de que es el destino ideal para el negocio, es el momento de conocer cómo desembarcar allí para triunfar. Quienes ya han pasado por esta experiencia, como Antonio Martínez, CEO de la empresa de biotecnología Progenika, advierten de que aquello no siempre es como se ve desde este lado del Atlántico. “Pensamos que lo que funcionaba aquí allí también iba a funcionar, pero nos dimos cuenta de que si queríamos triunfar había que readaptarse a sus gustos y formas de trabajo”, apunta. Esa podría considerarse la primera lección una vez aterrizados.

1.- Adaptarse sin perder las riendas del negocio. Sí, EEUU es un país occidental y moderno, pero eso no significa que las reglas del juego comercial sean como las españolas. Por eso, como ya dijimos, un socio local es fundamental. Con él será más fácil conocer todos los recovecos legales que funcionan en aquel país y que, recuerden, pueden llegar a ser muy diferentes según los estados.  Pero ir de la mano de un socio no significa entregarle todo el negocio a él. Conviene que los derechos de propiedad intelectual o industrial queden en mano de la empresa matriz española.

2. Instalarse una filial allí. Puede parecer complicado, pero no lo es y además es la única forma de dar una imagen profesional, estable y demostrar que se está allí para hacer negocios seriamente y no sólo por pasar el rato. Además, es un requisito imprescindible para solicitar el visado de Negocios. En contra de lo que sucede en España, montar una empresa en EEUU es cuestión de horas. Apenas necesitará un nombre comercial, la identificación de los socios, un agente que lo respalde en EEUU (puede ser el socio), número de la seguridad social y una dirección para que le envíen la correspondencia y un teléfono donde puedan ser localizado.

3. Registrar allí todas las patentes y marcas. Con los pasos básicos realizados es el momento de dejar en el cajón las costumbres españolas. Fiarse de cualquiera, darlo todo por sentado porque se comentó en una comida de negocios. Olvídese, aquí lo que no está escrito no existe. Y cuando le dicen eso se refieren hasta el más mínimo detalle. Para empezar, “asegúrese de registrar según la legislación estadounidense todos los derechos de propiedad de todas aquellas patentes y marcas que vaya a necesitar en el país”, recomiendan en el despacho especializado en negocios con EEUU Haywood WISE. ¿Ya lo hizo en España e incluso en Europa? Para ellos esa legislación es papel mojado.

4. El detalle es muy importante, para evitar problemas. En EEUU, las demandas son casi un deporte nacional y le pueden demandar por cosas tan aparentemente estúpidas como que alguien resbale ante la puerta de su oficina porque no limpió adecuadamente el lugar. Para evitarlo, los abogados aconsejan especificar todo por escrito, cuantos más detalles posibles mejor, en las relaciones comerciales tanto con su socio como con posibles comerciales, franquiciadores, distribuidores etc. Cuanto menos se deje a la improvisación menos sustos se llevará.

5. Incorpore a la familia el CGU. Estas siglas dejarán de sonarle a chino en cuanto empiece a familiarizarse con la legislación estadounidense. Son las que se utilizan para nombrar un documento denominado: “Condiciones Generales de Venta”, que se utilizar para definir los términos en los que va a establecer la relación entre una empresa y sus clientes, aunque también se puede usar con proveedores de servicios, arrendamientos de equipos o licencias de software. El objetivo del mismo es salvaguardar los derechos del comerciarte, en este caso del exportador, y se pactan cosas como: el derecho a cobrar sin retrasos, o cobrar intereses en caso de que los haya; recuperar los costes en un proceso judicial; ser acreedor privilegiado en caso de insolvencia del cliente; definir el lugar único donde dirimir posibles conflictos judiciales. “Es importante que esté escrito en inglés con todo tipo de detalles y que recoja las condiciones específicas de cada estado en el que se tenga actividad”, advierten desde Haywood WISE.  Este documento debe realizarse en EEUU, además del obligatorio seguro de riesgo con el que deben cubrirse todas las exportaciones.

Quienes quieran ampliar la información para exportar a EEUU deben saber que el ICEX celebrará en Miami un Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial España-Estados Unidos, que tendrá lugar los días 13 y 14 de noviembre.

financiación2

ICO, CERSA y CESGAR impulsan la financiación de autónomos y empresas

El Instituto de Crédito Oficial (ICO), la Compañía Española de Reafianzamiento (CERSA), y la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (CESGAR) han suscrito un acuerdo con el fin de impulsar y mejorar el acceso a la financiación de autónomos y empresas. Y lo harán a través de la Línea ICO Garantía SGR. ¿Importe inicial? 1.000 millones de euros que se comercializará a través de las entidades de crédito que se adhieran a la misma.

Hasta el 100% de la operación

Las SGR avalarán el 100% de la operación para los préstamos de emprendedores, inversión e internacionalización. En el caso de las solicitudes para liquidez, el aval podrá cubrir el 100% o el 50% de la operación. Asimismo, las SGR serán las encargadas del análisis y estudio de las operaciones, junto con las entidades de crédito. La colaboración de todas las entidades permitirá a autónomos y empresas acceder a la financiación que soliciten al contar con el aval de una SGR.

El programa cuenta con cuatro tramos divididos en función de la finalidad de la financiación: inversión, internacionalización, emprendedores o liquidez. Los tres primeros tramos están destinados a financiar inversiones y el de liquidez a cubrir necesidades de financiación de capital circulante. El importe máximo para las operaciones avaladas al 100% por la SGR será de hasta un millón de euros por cliente y para las operaciones avaladas al 50% este importe será de 60.000 euros.

En el marco de este acuerdo, CERSA podrá reavalar las operaciones que hayan sido garantizadas por las SGR, con el objetivo de reforzar su capacidad financiera, priorizando la innovación y la actividad emprendedora. Esta actuación se materializa con la colaboración del Fondo Europeo de Inversiones, en el marco del programa comunitario CIP 2007-2013. Por su parte, CESGAR fomentará la utilización de la Línea ICO Garantía SGR entre sus asociados y canalizará las necesidades y requerimientos de financiación que le sean trasladados por sus asociados

teletrabajo

Los beneficios del teletrabajo para la productividad empresarial

“Lo siento pero el próximo lunes no podré venir a trabajar”. Esta frase pronunciada por un empleado puede caer como una bomba en muchas empresas. Pero en la mayoría de los casos, esa alarma carece de fundamento  y no se produciría si el mundo laboral tuviera más claros los beneficios del teletrabajo.

El absentismo laboral es un lacra en las empresas y a veces, esa ausencia tiene como único motivo que el empleado se ve obligado a estar en casa para atender asuntos de la logística doméstica como: esa inevitable visita del técnico de la compañía gas, del agua…. En ese caso, ¿por qué el trabajador debe perder un día y sus tareas deben quedar postergadas? Empleado y empresa pueden beneficiarse de un día de teletrabajo.

En España, el acceso al teletrabajo todavía está lejos de las prácticas europeas. Según un estudio realizado por la empresa especializada Openmart, la media de uso del teletrabajo está en el 26%,( aunque un 57% le gustaría que su empresa le ofreciera esta posibilidad), frente al 35% que se utiliza de media en Europa.

La crisis está ayudando a las empresas a dejar a un lado las reticencias que provoca esta modalidad de trabajo y aparcar la obsoleta idea de que sólo es posible trabajar en la oficina. No tener a los empleados a la vista puede tener más beneficios de los esperados:

  • Ahorro de costes. La creación de un puesto de trabajo no presencial resulta un 50% más barato que un puesto presencial. No sólo por el espacio físico que consumen los trabajadores en la oficina, también por los gastos de luz, agua, teléfono que su presencia implica.
  • Ahorro de tiempo. En este caso, el beneficiado es el empleado. La opción de teletrabajar varios días en casa implica un ahorro en desplazamientos y tiempo perdido que suele ser un beneficio muy valorado por los empleados.
  • Responsabilidad Social. Grandes empresas, como la tecnológica Indra, fueron pioneras en ofrecer a sus empleados la posibilidad de no ir a trabajar todos los días a la oficina. En su memoria de Responsabilidad Social Corporativa se explican los beneficios de esta política y se asegura que además de favorecer la salud de sus empleados también contribuye al cuidado del medioambiente. El nivel de estrés y de posibles conflictos entre la vida laboral y personal disminuye al ser los empleados conscientes de que tienen la posibilidad de teletrabajar y cumplir con las tareas laborarles y personales. Además, al reducir los traslados desde el hogar a la oficina se evitan emisiones de CO2 al medio ambiente.
  • Incremento de la productividad. Está comprobado que en las empresas que introducen esta modalidad de relaciones laborales se incrementa la productividad de los empleados. Al cambiar el sistema de control a objetivos y no dar tanta importancia al tiempo presencial en la oficina, los trabajadores tratan de hacer sus tareas en el menor tiempo posible para así maximizar sus horas libres. Y como están mucho más motivados, las empresas aseguran que, en caso de trabajo extra, los empleados están más dispuestos a ampliar su horario que a aquellos que se les exige quedarse más tiempo en la oficina.

Por supuesto, implantar el teletrabajo tiene algunos inconvenientes, pero no van más allá de los cambios informáticos mínimos para permitir accesos remotos a los documentos de la empresa y superar la desconfianza inicial que genera a las empresas esta forma de trabajo.

eib

Emprender a lo grande con las ayudas del Banco Europeo de Inversiones

La crisis y la restricción del crédito parece que obligan a la contención también en los grandes proyectos empresariales, aunque no tiene porqué ser así. Con el objetivo de impulsar también esos grandes proyectos el Banco Europeo de Inversiones ha puesto en marcha su última línea de crédito que discurre de forma paralela al comentado plan de rescate a la banca.

Se trata de una línea de ayudas, para todos aquellos proyectos que cuenten con una inversión mínima de 25 millones de euros, con  excepciones para proyectos algo menores, que serán adecuadamente estudiadas, según explica en la web la entidad.  Si los proyectos se promueven en la zona de África, Caribe o Pacífico, la cuantía mínima general a invertir será de 10 millones de euros.

En un principio el Banco Europeo de Desarrollo establece la posibilidad de financiación directa a los promotores, ya sean estos públicos o privados; pero también hay una segunda línea de actuación denominada, préstamos intermediados. En este caso, la línea de ayudas se concede a una entidad financiera del país en el que se basa el proyecto y  que será la encargada de distribuir el dinero entre el resto de promotores, bien sean pymes (que para el BEI son las empresas con menos e 250 empleados) o incluso autoridades locales. Las financiación puede cubrir el 50% en el caso de los préstamos directos o el 100% de las ayudas concedidas a través de la entidad financiera intermediaria.

Uno de los principios básicos del Banco Europeo de Inversiones es la promoción de proyectos que contribuyan a la conservación y respeto del medioambiente. Por esa razón ha publicado una lista de sectores que quedan excluidos de esta línea de ayudas, como son:” fabricación de armamento, instalaciones militares, juegos de azar, producción, transformación o distribución de tabaco, actividades que implican la utilización de animales vivos con fines experimentales o científicos, actividades con cualquier tipo de impacto negativo sobre el medio ambiente, actividades controvertidas por razones de orden moral o ético y la promoción inmobiliaria”.

Para todos los demás, los requisitos están muy relacionados  con proyectos que contribuyan al desarrollo de los requisitos de la política comunitaria europea, lo que obliga a los promotores a una ardua tarea de investigación en la web del banco previa a la redacción de la memoria explicativa del proyecto. Otro requisito básico es que la inversión se ponga en marcha en un plazo máximo de tres años.  En cualquier caso es muy recomendable consultar la guía para contratar con el BEI, antes de comenzar la redacción ya que es imprescindible cumplir la burocracia básica de la institución.

El mayor problema de esta línea de ayudas es que deja la última palabra de la concesión de la ayuda en manos de las entidades financieras. Ellas serán las encargadas de autorizar el préstamo final y fijar los intereses del mismo. Por lo que, dada la difícil situación de la banca en España, genera dudas respecto a estas ayudas.

De todas formas, el propio BEI ha publicado una lista de entidades financieras a las que dirigirse para gestionar las ayudas a modo de invitación a una negociación previa con las mismas para evaluar la viabilidad de los proyectos y valorar si merece o no la pena el esfuerzo de presentar la solicitud al BEI.