Entradas

emprendedor

Consejos para que el emprendedor saque partido de los fracasos

Equivocarse es algo lógico y natural en todos los seres humanos. Pero se trata de una realidad que acompleja y que se acostumbra a ocultar. Resulta obvio que España no es Estados Unidos y mientras al otro lado del Atlántico el fracaso está bien visto, por estos lares al que se equivoca se le trata de hundir en la más absoluta de las miserias.

Esta actitud contraproducente de nuestra sociedad ante las posibles equivocaciones pasadas lleva a muchos emprendedores a tener un miedo atroz a fracasar en alguna actividad empresarial. Por fortuna, el país va mejorando en su cultura económica y, cada vez, el qué pensará la gente importa menos. Con todo, aún queda mucho camino por recorrer en este aspecto. De ahí la utilidad de estos consejos dirigidos a que los emprendedores aprendan del fracaso.

Para empezar se debe huir de la palabra “fracaso”
El tinte negativo que el fracaso tiene en la mente colectiva conlleva a que una de las primeras acciones que debe llevar a cabo un emprendedor en este aspecto sea la de evitar esa palabra. Así cuando se explica una aventura empresarial errónea se debe recurrir a expresiones como “experiencia”. Solo así se podrá etiquetar un esfuerzo fallido como una escuela de aprendizaje, lo que elevará la credibilidad del emprendedor.

El fracaso es solo otra etapa más
Los más grandes empresarios tienen tras de sí compañías que han terminado en fracaso. Así le ocurrió por ejemplo al fallecido Steve Jobs, despedido de su propia empresa, y a Richard Branson, que ha tenido que clausurar diversas divisiones de su imperio Virgin por los malos resultados. Y lo mismo empieza a ocurrir con el último multimillonario de moda, Elon Musk, el fundador de Tesla. Con estos antecedentes encima de la mesa, cualquier emprendedor debe utilizar un fracaso previo como una etapa más de su necesario aprendizaje como empresario. De esa forma se perderá el miedo a equivocarse en la toma de decisiones.

Equivocarse siempre en compañía
Es cierto que muchos negocios son el ADN de un solo emprendedor, que se ha encargado de levantarlo en solitario desde sus inicios. Pero, en caso de fracaso es aconsejable emprender acompañado. Primero porque será más fácil determinar cuál fue la equivocación. Y segundo, porque un buen socio podrá ayudar a tomar las medidas oportunas que eviten que el mismo error vuelva a repetirse.

El fracaso no debe esconderse
Lejos de ocultarse tras una grave equivocación, el emprendedor debe estar siempre orgulloso de tomar riesgos. Además al abrirse a compartir los errores, se suelen recibir lecciones por parte de los interlocutores que ayudan a evitar fallos futuros.

Encuentre un nuevo enfoque

Un emprendedor debe saber siempre por qué se originó el fracaso y actuar en consecuencia. Es decir, si lo que falló fue la idea, pues toca cambiarla o buscar otro enfoque hasta dar con la forma de convertirla en modelo de negocio.

En este aspecto existen diversas causas que pueden llevar una idea adecuada a ser incapaz de generar ingresos. La primera es adelantarse a su tiempo. Si ese ocurre, no es necesario cambiar demasiado sino esperar a que el mercado esté preparado y, en esta ocasión, apoyarse en plataformas profesionales para minimizar los riesgos.

Si, por el contrario, el modelo de negocio estaba ya demasiado visto toca encontrar un nuevo enfoque que se centre en la especialización y en el valor añadido. Así se elevarán las opciones de que la idea triunfe.

Otro motivo que suele llevar las buenas ideas a mal término es el dinero. Más bien la falta del mismo. En ese caso, el emprendedor debe enfocar buena parte de sus esfuerzos en dar con inversores adecuados. Con este objetivo, es importante explorar vías de financiación alternativas, como el crowdfunding, por ejemplo.

Seguir siempre al instinto
Un error muy común tras un fracaso es el de olvidarse de la idea inicial para enfocarse plenamente en el plan de negocio, la estrategia comercial y de marketing y la distribución. Todos estos aspectos son fundamentales. Pero el emprendedor no debe olvidarse nunca del centro del negocio, que es el producto o servicio que se pone en el mercado. En otras palabras: hay que dejarse llevar siempre por el instinto, pero éste debe ir acompañado por un plan de negocio claro y conciso.

Por último, se precisa siempre seguir una máxima de las tecnológicas estadounidenses que dice que si no se comete ningún error, no se innova. De esa forma se quita importancia a los posibles fallos y no se pierde el espíritu emprendedor que los nuevos negocios deben poseer.

emprendedores

Señales que indican al emprendedor si debe o no contratar a un aspirante

Una de las tareas más delicadas de un emprendedor es la saber rodearse de un buen equipo de colaboradores. De ahí que la revisión de perfiles de los candidatos y su selección constituya una de esas arduas tareas que deben tomarse con absoluta profesionalidad.

Con todo, un buen currículo no asegura el éxito a la hora de contratar a un empleado. Es cierto que sirve para diferenciar el grano de la paja. Pero la auténtica verdad sobre el candidato sólo se conocerá durante la entrevista personal que, sí o sí, debe llevarse a cabo antes de incrementar la fuerza laboral.

Resulta obvio que la entrevista sirve para corroborar y contar con información de primera mano sobre la experiencia del candidato y sobre sus supuestos conocimientos que ha incluido en su expediente laboral. Pero el encuentro también debe ser válido para conocer aspectos de la personalidad del individuo que son necesarios e imprescindibles para incrementar las opciones de acierto. Los nuevos negocios, por tanto, deben estar atentos a este aspecto clave y saber que esos datos que no aparecen en un currículo se consiguen a través del lenguaje corporal.

 

Esto lo saben muy bien los responsables de Recursos Humanos. Pero un emprendedor de un pequeño negocio no está obligado a conocer el significado de todos los ticsque el entrevistado muestre. De ahí que  en este post elaboremos un listado de aquellos aspectos que las pistas no verbales ofrecen.

Y es que conviene tener en cuenta que según un estudio de una importante consultora menos del 10 por ciento de la comunicación entre dos personales se realiza mediante la utilización de palabras. Muy al contrario, el 38 por ciento parte de la unión de la voz y el resto de sus componentes, como volumen o entonación. Mientras que más de la mitad se realiza a través de aquello que se llama lenguaje corporal: gestos, posturas, miradas, etc.

Otro aspecto a valorar antes de abordar los puntos a tener en cuenta es que la obligación del responsable de una pyme o un autónomo pasa por detectar el nivel de confianza que para la empresa trasmite el candidato y si ese baremo es válido y suficiente para la compañía. Con esta idea, esta escueta guía podría ser de gran ayuda.

Preste especial atención a la mirada de su interlocutor
Cualquiera que a lo largo de su carrera laboral haya tenido que realizar una entrevista (es decir a casi todo el mundo) le habrá sorprendido la actuación del entrevistado y su persistente y penetrante mirada directa a nuestros ojos. Pues bien esa estrategia tiene un sentido, ya que busca descubrir si el candidato es capaz de dirigir por largo tiempo su mirada al entrevistador. En caso de que el entrevistado eluda la mirada como norma, el emprendedor debe saber que está ante una persona insegura y tímida. Eso no quiere decir que no sea apto para el trabajo. Pero si ofrece un aspecto de la personalidad que no aparece en el currículo y que los negocios de futuro deben conocer.

El timbre de la voz
En este sentido, existen dos pautas que un emprendedor debe tener en cuenta. Por  un lado la firmeza de la voz. Una voz que se quiebra con frecuencia durante la conversación delata que estamos ante alguien inseguro. Al igual que en el punto anterior, este aspecto no es óbice para eliminar a esa persona como candidato. Pero sí adelantará que ese posible trabajador tendrá grandes problemas a la hora de trabajar bajo gran presión.

El ritmo de la voz es otro aspecto a considerar por los emprendedores. Si, por ejemplo, el ritmo se acelera cuando se le pregunta por la empresa y el trabajo a realizar en la misma, quiere decir que esa persona está entusiasmada con la meda idea de formar parte de la organización.

Vigilar la garganta
Los expertos recuerdan que tragar saliva es uno de los signos más claros de ansiedad y exceso de nerviosismo. Se trata de un tic evidente que no debe llevar a tomar conclusiones precipitadas. Con todo, un exceso del mismo delata un aspecto de la personalidad del entrevistado que desvela inseguridad y manifiesta falta de confianza.

Ojo con la postura
La posición que un entrevistado adopte durante una conversación también desvela importantes pistas que un emprendedor debe tener en cuenta. Para empezar es probable que guarde la compostura de cintura para arriba y mantenga una posición correcta, sin cruzar los brazos. Pero todo cambia de cintura para abajo. De ahí que el emprendedor deba vigilar cómo coloca los pies su interlocutor. Si ambos pies están firmes en el suelo indica aplomo y seguridad. Si, por el contrario, están cruzamos, desvelan inseguridad y nerviosismo.

Resto de movimientos
Precisamente la falta de tics, ademanes o gestos no es positiva, ya que indican preocupación o angustia. La comunicación, por tanto, debe ser natural y no convertirse en algo robótico. En este último caso, el emprendedor también debe desconfiar ya que puede delatar que el entrevistado le está tratando de mentir.

Pero siempre hay que tener en cuenta que la comunicación no verbal no son matemáticas. Si bien ayudan a las pymes a reducir las opciones de equivocarse a la hora de realizar contrataciones, las pistas que ofrece deben contrarrestarse con las virtudes que el candidato a buen seguro habrá sabido expresar en su currículo.

South_Summit

South Summit vuelve a poner en valor al emprendedor tecnológico

Madrid acogerá en octubre South Summit, un foro de encuentro internacional para startups e inversores en busca de proyectos innovadores. En esta ocasión se ha dedicado un espacio exclusivo dirigido a fondos de inversión y de venture capital, business angels, instituciones y corporaciones con el fin de facilitar su interacción y favorecer el cierre de proyectos.

 

Entre el 4 y el 6 de octubre Madrid acogerá una nueva edición de South Summit, un encuentro en el que emprendimiento e innovación se dan la mano y al que acuden empresarios e inversores de todas las partes del planeta. De hecho, este año contará con un espacio de debate dirigido a fondos de inversión y de venture capital, business angels, instituciones y corporaciones para compartir estrategias, aprendizajes, cerrar potenciales rondas de inversión.

 

Expertos asistentes a South Summit

Se convierte así en una interesante cita para las startups de dentro y fuera de España, ya que entre los expertos que han confirmado su presencia están: Jonathan Medved, CEO de Ourcrowd, una plataforma de equity crowdfunding que ha invertido ya más de 440 millones de euros en 70 compañías tecnológicas en fases tempranas de desarrollo.

También acudirá Laura Grimmelmann, inversora en Accel Partners, uno de los mayores fondos del mundo, interesado en jóvenes startups especializadas en software, data y el llamado ‘consumer internet business’, que pone en contacto directo al proveedor de un servicio con el consumidor. Tampoco faltarán: Johannes Bruder, COO de Rocket Internet, desde donde se han constituido firmas tan conocidas como Zalando; y Carolina Brochado, partner del fondo Atomico y referente en el mundo del venture capital, entre otros muchos.

 

Foco de aprendizaje asegurado

Además de ser un punto de encuentro para encontrar la tan ansiada financiación o el apoyo de grandes compañías, South Summit también es un foco de aprendizaje y conocimiento. Hay más de un centenar de ponentes confirmados de distintas nacionalidades, que representan a diversos sectores y que tratarán en sus conferencias y mesas de debate temas específicos para la puesta en marcha y desarrollo de empresas tecnológicas.

No obstante, hay ocho bloques temáticos que tendrán especial protagonismo durante la celebración: sistemas inteligentes de transporte; viajes y turismo; sistemas de gestión financiera innovadores; industria y sostenibilidad; gestión de contenidos; salud y biotecnología; moda y estilo de vida; y arte y cultura.

100 Startups Finalistas

Anualmente la organización de South Summit da la oportunidad a 100 empresas innovadoras a presentar sus proyectos en uno de sus escenarios, la mayoría vinculadas a esos ocho bloques temáticos. Para participar hay que inscribirse en la Startup Competition, que este año ha recogido unas 3.500 solicitudes, de las cuales un 53% han sido de origen internacional, procedentes de 72 países.

Para realizar la selección final, un jurado conformado por más de 90 expertos ha valorado factores como la innovación que aportan al mercado, la viabilidad económica, la escalabilidad de su tecnología, el equipo humano que está detrás y si son o no invertibles. Según la organización, un 31% de las seleccionadas cuentan ya con un proyecto consolidado en fase de crecimiento.

Además de su puesta de largo en South Summit, todas las startups elegidas tendrán acceso a formación, reuniones individualizadas, mentoring y un espacio propio en el lugar de celebración para montar un stand que facilite su visibilidad. El proyecto ganador competirá por un millón de dólares en financiación en la Startup World Cup de Silicon Valley y contará con una campaña guiada por Seedrs, una de las plataformas de equity crowdfunding más importantes a nivel mundial.

En cualquier caso, llegar a esta fase ya se convierte en una gran oportunidad. Los finalistas de las tres ediciones anteriores, entre los que resuenan nombres tan conocidos como Cabify y Spotahome, han cerrado rondas de financiación por un valor conjunto que se aproxima a los 1.000 millones de euros. En unas semanas, los seleccionados tendrán la oportunidad de darse a conocer ante inversores nacionales e internacionales y grandes corporaciones en busca de innovación, y muy probablemente podrán engrosar esa cifra.

cinco_consejos

Cinco consejos para cambiar con éxito el plan de negocio de una pyme

Cada año, cientos de empresas con un brillante futuro por delante llegan a un punto de inflexión en el que es necesario pararse y tomar decisiones. Puede ser que el problema sea que no se alcanzan los objetivos comerciales, o que da la impresión de que la sostenibilidad del modelo de negocio a largo plazo empiece a estar cuestionada. Quizá el problema sea que la competencia ha estado más ágil en los últimos tiempos, o que parece que los productos o servicios que se ofrecen se alejan de las cambiantes necesidades de los consumidores.  Llegados a esta situación, los inversores están en su derecho de dudar de la gestión llevada a cabo por el emprendedor y solicitar un cambio en el plan de negocio.

El emprendedor nunca puede resistirse a cambiar el modelo de negocio. Debido a cualquiera de las situaciones que se comentan en el párrafo anterior, resulta evidente que algo tiene que suceder. Se ha llegado a un punto de inflexión (o de no retorno, como se quiera entender) que obliga a la empresa a girar sobre sí misma para orientarse de nuevo en la dirección correcta. La estrategia a y las decisiones que se tomen en este momento son cruciales para determinar el futuro de la compañía. De ahí que sea interesante saber los pasos que se deben tomar.

Realice una investigación
Este punto quizá le pueda parecer obvio, pero es el primero y el más importante paso que se debe tener en cuenta. Es imprescindible evaluar hasta el último detalle del negocio. Tómese el tiempo que sea necesario pero filtre todos los datos (financieros, contables y de negocio) para descubrir en qué momento se encuentra la empresa. No dude en ir más allá y preguntar a expertos de la industria, socios y consumidores. Tampoco olvide echar un vistazo a lo que está haciendo la competencia para saber dónde residen sus posibilidades de éxito y qué es lo que se debe mejorar para recortar la posible distancia que saquen a nuestro negocio. Por último, no se olvide de preguntar al personal de la empresa para saber qué es lo que funciona y lo que no desde el punto de vista de los trabajadores que, quizá, sepan cosas que a un emprendedor que ejerce de directivo se le escapan. Al terminar este proceso, sabrá que es lo que debe hacer para desbloquear el potencial de su marca.

Cree un nuevo plan de negocio
Lo más normal, y quizá lo más aconsejable, sea que la investigación llevada a cabo en el punto anterior haya desvelado necesidades significativas de cambios. Saber cuáles son las deficiencias de la compañía es fundamental para una recuperación exitosa. Y es que la mejor manera de afrontar un futuro incierto con garantías es abordando los desafíos y estableciendo un plan de ataque.

A la hora de virar el plan de negocio es importante contar con la colaboración de todas las personas que forman la compañía. Su obligación como emprendedor y primer espada es ser transparente y comunicar a su equipo en todo momento en qué punto se encuentra la compañía y hacía dónde pretende llegar. Una vez que todos estén alienados con la estrategia general, serán capaces de ejecutar los cambios que el negocio requiere.

No tenga inconvenientes en tomar decisiones difíciles. Tampoco evite decir que no a una idea de su personal que no considera adecuada. Tenga en cuenta a todo el mundo pero siga sólo los criterios que están en la hoja de ruta del plan de negocio.

Apueste por la innovación
No se equivoque. Da igual hacía dónde pretende dirigir la compañía. La innovación siempre debe estar presente en cualquier cambio estratégico. Es la única forma que tiene de adaptarse a la competencia y de responder a los retos de la sociedad. Las empresas que giran y se adaptan a las cambiantes necesidades de los consumidores, son capaces de ofrecer los productos que la demanda solicita, y hacerlo además de forma rápida y eficaz, superarán siempre al resto de rivales.

La innovación, por tanto, debe estar en todo lo que hace. No se debe limitar a la creación del producto. Al cultivar una cultura empresarial que da la bienvenida a las nuevas ideas se animará a la plantilla a que lleven la innovación a todos los niveles de la compañía.

Cuente con el equipo adecuado
Una vez que se tiene clara la estrategia a poner en marcha, hay que seguir investigando hasta descubrir si en el momento actual el negocio dispone del talento adecuado para llevar a cabo el cambio en el plan de negocio. Si no se cuenta con el equipo correcto para ejecutar la estrategia de manera eficaz, no tiene sentido poner en marcha ningún cambio. El equipo es el responsable de trasladar a la realidad y al día a día el plan estratégico. De ahí la importancia de disponer del personal adecuado.

Reconoce los éxitos
Cuando se llega a un punto de inflexión, el emprendedor debe asumir también el rol de animador y celebrar los éxitos logrados. No importa que sea grande o pequeño, lo importante es que estará enviando un importante mensaje de que todos se están moviendo en la dirección correcta. Así, la confianza y la motivación de los empleados aumentarán al saber que sus esfuerzos están dando sus frutos. Tampoco se debe olvidar de reconocer y recompensar a aquellos que hayan realizado un trabajo excelente.

publicidad_youtube

Los errores de gestión comercial y marketing de la publicidad en YouTube

No descubrimos nada si decimos que YouTube es una gran oportunidad de promoción para las pymes. Cada día se ven más de 4.000 millones de vídeos, demostrando que el alcance es todavía mayor que el de Facebook. Su infinita audiencia ha convertido a la filial de Google en una de las plataformas online favoritas para insertar la publicidad. Por desgracia, la tasa de éxitos que se obtienen en muchas campañas no es la deseada. ¿La culpa es de YouTube? No. En esta ocasión toca mirarse el ombligo y afirmar que muchos emprendedores cometen errores en su gestión comercial y de marketing cuando desarrollan los spots que colgarán en el popular servicio de vídeos.

 

El objetivo de toda campaña de marketing es convertir a los visitantes en clientes. En el caso de YouTube, el gran reto es lograr que los internautas se queden y vean nuestros anuncios. Es decir, que no le den a la tecla de “omitir” y contemplen nuestros 20 segundos de publicidad. ¿Cómo se logra? Vayamos por partes. Descubramos primero qué posibilidades nos ofrece la plataforma. Ya llegará el momento de analizar dónde pueden estar nuestros errores de gestión comercial y marketing.

 

YouTube permite dos tipos de vídeos promocionales. El primero es True View in-display, que funciona como el propio buscador de Google. Se activa cuando se realiza una búsqueda en YouTube. Entre los resultados, y al mismo nivel que el resto, se mostrará nuestro contenido pagado, siempre que las palabras claves del internauta coincidan con las del anuncio. El spot también puede aparecer en la parte derecha de la pantalla cuando se está dentro de la página de reproducción del contenido multimedia. El segundo formato es el True View in stream, que es el favorito de los anunciantes, ya que sale automáticamente cuando se reproduce un vídeo en concreto y que tras cinco segundos de visionado permite omitirse para ir directamente al contenido. Luego tenemos un último tipo que es derivado del anterior y que recibe el nombre de Premium. Se trata de aquellos anuncios in-stream que no permiten saltárselo y obligan a su visionado completo.

 

¿Qué formato utilizar? Existen infinidad de trucos sobre cómo sacar partido a nuestros vídeos en YouTube. Pero a grandes rasgos y si hablamos de pymes, lo normal es que el presupuesto solo nos permita utilizar cualquiera de las dos primeras opciones.

 

Una vez analizado las posibilidades que ofrece el servicio de vídeos por streaming toca ponerse el mono de trabajo y analizar en qué estamos fallando. ¿Por qué solo unos pocos entran en nuestros vídeos? ¿Por qué la mayoría sale corriendo en cuanto tiene la opción de ocultar nuestro contenido?

Los errores de gestión comercial y marketing en YouTube se pueden reducir a tres.

 

Se está equivocando con el público objetivo
Una de las grandes ventajas del sistema inventado por Google es que la publicidad que se ofrece coincide con los intereses del internauta. Es decir: si usted está buscando muebles, es imposible que aparezca un anuncio de una frutería. Lo lógico es que se muestren enlaces a tiendas de muebles. En otras palabras: contenidos que están más cerca de interesarle. De esa forma se logra un mayor número de clics. Si usted no consigue que los visitantes no pulsen el botón de “omitir” quizá será porque el anuncio no está bien dirigido. Por fortuna las estadísticas de YouTube le ayudarán a descubrir dónde está el problema que origina que el vídeo se reproduzca ante usuarios poco interesados en el mensaje. También existen infinidad de filtros y opciones que se pueden retocar y que le ayudarán a acercar el contenido al consumidor adecuado. No tenga miedo de experimentar hasta dar con un porcentaje de visionados completos más acorde a sus expectativas.
El contenido no es el adecuado
Cada canal tiene sus secretos, lo que origina que muchos de los grandes errores en la gestión comercial y marketing de la publicidad de YouTube tenga su origen en el contenido. No piense que tiene 20 o 30 segundos para elaborar su mensaje. La realidad es que solo cuenta con 5 segundos, que son los que pasan hasta que aparece el botón de omitir el anuncio. En los primeros momentos del vídeo es cuando tiene que utilizar todo su ingenio para enganchar al internauta. Si no lo logra, hará clic y se irá al contenido que realmente quiere ver. No conviene olvidar que la publicidad en YouTube es tremendamente intrusiva y la persona que la sufre está deseando que pasen esos malditos segundos para largarse con viento fresco. Su obligación es captar la atención de ese público hostil. Si lo consigue, la campaña será todo un éxito.

 

El formato es erróneo

Entre los anunciantes existe una obsesión desmedida por utilizar el formato in-stream, que es el más intrusivo, complejo y caro, olvidándose de que las campañas in-display también pueden funcionar. ¿Cuándo hay que utilizarlas? Sin duda, en nuestras primeras experiencias en YouTube, ya que su puesta en marcha es mucho más simple. También es un vehículo perfecto para promocionar un canal propio de vídeos. Y, por último, no se requiere utilizar AdWords para ponerlo en marcha.

 

Para terminar, existe otro riesgo en la gestión comercial y marketing en YouTube, que consiste en no darle la importancia adecuada. A día de hoy, muchas pymes todavía contemplan el marketing online como algo anecdótico para sus negocios. Así que cuando se deciden a probar lo hacen con presupuestos de risa. ¿Resultado? Fracaso absoluto. No cometa ese error. YouTube puede ser un gran aliado para su empresa. Solo hace falta saber cómo sacarle provecho y no cometer errores.

pyme familiar

¿Cómo sobrevive una pyme a la familia?

 

Primero lo bueno: más del 85% de las empresas del mundo son fastartup-593304_1920miliares. Ahora lo malo: tres de cada cuatro de estas firmas no supera el paso de la primera generación (fundador) a la segunda (hijos). Ambos datos indican que la familia es la esencia de todos los negocios. Pero, por desgracia, también reflejan que este tipo de corporaciones lo tienen mucho más complicado que las que saltan a cotizar.

 

En cuanto a su tamaño, las compañías con lazos de sangre en sus filas no son siempre pymes. En el mundo empresarial encontramos ejemplos como Walmart, El Corte Inglés o Mars, que demuestran que se puede ser un gigante sin contar con la financiación que viene de los parqués. Eso sí, a cambio hay que seguir unos consejos vitales para la buena marcha de la firma, que ahora pasamos a enumerar.

 

Nada de acuerdos verbales. Todo por escrito

Iniciar una empresa en la que están presentes maridos, primos, padres o amigos es algo muy común en el mundo de los emprendedores. Por norma general, existe mayor afinidad con gente conocida que con socios extraños. Pero eso no quiere decir que las cosas no se deban hacer con la seriedad que todo negocio requiere. En otras palabras: hay que definir con claridad y en un documento firmado el cargo de cada miembro de la familia, así como los sueldos, los dividendos y el horario. Tampoco hay que olvidar los mecanismos y el orden que hay que seguir a la hora de tomar las decisiones estratégicas. Y jamás se puede dejar en el tintero el camino a seguir en caso de que algún miembro del accionariado pretende vender su parte. Todos estos temas resultan farragosos para ser tratados con familiares. Pero son fundamentales para la buena marcha de cualquier negocio. Por eso es mejor tenerlos claros desde el principio. Así, cuando surjan las lógicas discrepancias existirá una guía a la que agarrarse.

 

En las empresas familiares grandes a este tipo de documentos se les llama estatuto. Define todo lo relacionado con la actuación de la familia en la empresa. Suele incluir apartados que limitan el número de miembros que pueden estar en el día a día de una firma, así como los pasos básicos que hay que seguir en los relevos generacionales. En el caso de una empresa de reciente creación quizá se puedan obviar estos temas y dejarlos para más adelante. Pero en cuanto se gane algo de tamaño es imprescindible sentar a todos alrededor de una mesa y redactar el famoso estatuto. Sin él, las posibilidades de cierre son enormes.

 

No mezclar nunca las finanzas personales con las de la empresa

Los dueños de pequeños negocios suelen invertir gran parte de su tiempo personal y de su dinero en el lanzamiento de un negocio. Eso da lugar a que las finanzas personales estén mezcladas con el negocio. Esta situación suele acarrear problemas a largo plazo. ¿Solución? Separar las cuentas bancarias y las prácticas contables. Una cosa es la familia y otra la empresa. La hipoteca no se puede mezclar con la inversión en nuevos equipos. Por tanto, siempre debe existir una línea clara que separe los dos frentes.

 

Tratar a los empleados por igual

Un emprendedor por sí solo es incapaz de rendir en todos los puestos de la empresa. Quizá sea bueno vendiendo, pero no sabrá de cuentas o viceversa. Una familia empresaria también se encontrará con esa dificultad. Puede que al principio sea posible repartir los papeles y encontrar en el seno familiar perfiles adecuados para todos los retos. Pero con el tiempo es 100% seguro que se necesitará fichar a externos para cubrir puestos de responsabilidad. Cuando se requiere sabia nueva en un negocio es crítico que esas personas ajenas se sientan en igualdad de condiciones en la empresa que los representantes de la unidad familiar. No se trata solo del trato, sino de mucho más. Hablamos de salario, de condiciones, de beneficios y, especialmente, de oportunidades de crecimiento. Los puestos de responsabilidad no pueden estar dados a primos y parientes sino al mejor cualificado para ocupar lo. Y si esa persona no tiene nada que ver con los fundadores no pasa nada. De hecho, será la mejor decisión para la empresa, que se beneficiará de un individuo que sabe hacer su trabajo. También será útil para el resto de la plantilla, que verán que sus esfuerzos tienen recompensa aunque no tengan el mismo apellido que el emprendedor.

 

Esta regla se debe llevar hasta las últimas consecuencias. Si un emprendedor empieza a vislumbrar la jubilación tiene la obligación de dejar al frente de la compañía en manos de la persona mejor preparado. Puede que ese directivo no sea ninguno de sus hijos. Ni siquiera esté entre sus parientes más cercanos. Es probable que el individuo mejor preparado para asegurar el futuro corporativo sea un fichaje externo. Si se encuentre en esa situación, no lo dude: ponga al mejor al frente de todo. Será difícil de explicar pero será vital para asegurar la supervivencia del negocio.

 

El trato especial, aunque sea la percepción del mismo, a los miembros de la familia lleva implícito la des motivación general de la plantilla. Una circunstancia crítica que provocará una caída brutal de la producción de la plantilla.

 

Lo que pasa es el campo se queda en el campo

Los futbolistas suelen decir, aunque sea con la boca pequeña, que lo que ocurre durante un partido, jamás debe salir del mismo. Todo se debe acabar con el pitido final del árbitro. Las patadas deben ser olvidadas y no llegar ni al túnel de vestuarios. En el caso de una empresa se debe actuar de igual forma. Pero no se tiene que hacer de boquilla sino de manera real. Los problemas de la empresa jamás deben salir de la sede social y alcanzar el hogar. Se debe hacer lo que haga falta para separar negocio y unidad familiar. Todo vale con tal de que en la mesa a la hora de cenar no se hable de la compañía.

 

Esta separación es fundamental para mantener una empresa. ¿Exagerado? Para nada. Según diversos estudios, la principal causa del cierre de las empresas familiares es emocional.

 

 

primera

La importancia de la primera impresión

En la sociedad moderna, la imagen y la apariencia tienen mucha importancia. Algunos incluso dirán que demasiada y que con solo una primera impresión no se puede conocer todo sobre la valía de una persona. Pero la realidad es que las personas juzgan a otras en unos pocos segundos. Y cambiar esa imagen es algo muy complicado. Al menos así lo avalan los informes en los que nos basamos en este post.

 

Para un emprendedor, el mero hecho de causar una buena impresión ante una persona en concreto puede ser la clave que conduzca a la consecución o no de un gran negocio que incrementará los ingresos de la empresa. Por eso el empresario debe conocer al detalle qué es lo que se puede descubrir sobre su persona durante el breve espacio de tiempo que dura ese primer  contacto o saludo. Y una vez conocido, aprender a esconder o no esas aptitudes que pueden ayudar o lastrar una buena oportunidad.

 

– La confianza en una persona.
Según una investigación de la Universidad de Princeton, se tarda menos de un segundo en detectar si alguien desprende confianza o no. Y no solo eso. En esa primera impresión, el rostro de alguien puede reflejar otros aspectos como el atractivo, la competencia, la simpatía o la agresividad. Así que no le queda otra que cuidar ese primer momento estudiando el rostro que debe poner para la ocasión. No se trata de tomar una pose o una media sonrisa, sino ser natural para no despertar recelos infundados.

– La clase social.

Utilizar prendas de marcas caras conocidas conduce de forma directa a ser considerado como alguien de clase alta al que no le falta el dinero. En cambio, la ropa de diseño no conduce a esa percepción de nadar en la abundancia. Eso es algo que hay que tener en cuenta, especialmente a la hora de acudir a buscar financiación para su negocio. ¿Solución? Un típico traje oscuro que no dice nada en concreto de nadie.

– La inteligencia.
Un informe realizado por la Universidad de Loyola en Chicago refleja que el simple hecho de mirar a una persona a los ojos cuando se está hablando con ella infunde un grado de inteligencia superior que si no se hace. Llevar unas gafas también ayuda a incrementar esta imagen. Al emprendedor le toca decidir si quiere parecer más listo que nadie, o prefiere aparentar ser una persona normal.

– La promiscuidad.

Según un estudio realizado en Gran Bretaña, que una mujer o un hombre lleven tatuajes visibles refleja muchas cosas. Una de ellas es la promiscuidad, que muchos empresarios asocian de nuevo con una falta de confianza en uno mismo. En España, y aunque creamos que vivimos en una sociedad moderna, ocurre lo mismo. Por tanto, no pasa nada si en determinadas ocasiones oculta sus tatuajes a la hora de afrontar un encuentro decisivo para el futuro de su aventura empresarial.

– El rol de la persona en los negocios.
Parece increíble pero un estudio de la Universidad de Pensilvania desveló que las personas calvas o con el pelo corto parecen tener una actitud dominante sobre el resto. Esos resultados llevaron a que muchos empresarios empezaran a acudir a la peluquería con mayor asiduidad. En España, esta tesis no parece tener demasiado impacto. Pero no está de más tenerla en cuenta a la hora de las reuniones.

– La capacidad de éxito
Una inversión tan absurda como encargar un traje a medida puede ser fundamental para que un inversor vea en usted a una persona de éxito. Así lo demuestra un estudio británico que se llevó a cabo mediante los resultados de una encuesta en la que se mostraban fotos de hombres con diferentes tipos de traje. Los resultados fueron tan llamativos que tampoco es algo que se pueda obviar.

– Capacidad de aventura
La apariencia no lo es todo. También importa cómo se mueve. Un estudio de la Universidad de Durham se realizó con la participación de estudiantes. Se les enseñó unos vídeos con personas caminando. Unos iban más sueltos, mientras que otros deambulaban con pasos más firmes y monocordes. El caso es que el resultado fue que las personas con la forma de caminar más casual eran vistos como individuos más inclinados a la aventura que el resto. Y  esas conclusiones se obtuvieron con solo unos segundos de visionado.

Todos estos puntos destacan la importancia que la primera impresión tiene en su interlocutor. Al emprendedor le queda ahora decidir qué imagen debe dar y qué partes de sí esconder en esa primera impresión. Quizá pueda pensar que nada está relacionado con el negocio. Pero se sorprendería si sabe la cantidad de veces que no se ha alcanzado la firma requerida por una mala imagen que se formó en la mente de su interlocutor durante los primeros segundos de un encuentro.

premios

4 Premios para estimular la actividad emprendedora

Si eres un emprendedor consolidado, o tienes un proyecto en fase embrionaria, existen una serie de galardones que pueden suponerte una inyección económica y mayor formación. Por ejemplo, y hasta el 28 de febrero, Fundación Línea Directa ha abierto el plazo para la recepción de candidaturas a su ‘Proyecto de aceleración para emprendedores de Seguridad Vial’.

Al mismo podrán optar aquellas ideas que tengan como objetivo la reducción de accidentes de tráfico y sus consecuencias. El jurado no valorará que sólo aporten un valor diferenciador y diferentes grados de innovación, sino que también tengan viabilidad organizacional, tecnológica y económica, así como potencialidad de éxito. Los ganadores recibirán una dotación de 20.000 euros a fondo perdido con “arrastre” (coinversión), además de formación, mentoring y acceso a rondas de financiación. Para más información: www.fundacionbankinter.org. Los trabajos se pueden remitir al siguiente correo: info@fundacionlineadirecta.org.

Llamada a la innovación

La Fundación Rafael del Pino, junto al Grupo Cosentino, impulsan la competición para emprendedores denominada ‘Call to Innovation‘. La misma tiene como meta que los emprendedores tecnológicos e investigadores propongan ideas y proyectos para resolver los grandes problemas de España y del mundo a través de la tecnología (desempleo, crisis financiera, educación, dependencia energética….).

El plazo de recepción de candidaturas concluye el 2 de marzo, y los dos ganadores de la competición recibirán una beca, valorada en 24.000 euros cada una, para estudiar en la sede de la NASA en Silicon Valley el programa de posgrado (Graduate Studies Program) de la Singularity University. El mismo tiene una duración de 10 semanas durante el próximo verano. Para más información: www.calltoinnovation.org.

La Fundación Everis, por su parte, ha abierto el plazo de entrega de proyectos para la XIV convocatoria de su Premio Emprendedores cuya razón de ser es fomentar el talento en la innovación y la investigación. Tres son las categorías a las que se puede acceder: Tecnologías de la información y economía digital; Biotecnología y salud; y Tecnologías en el ámbito de la industria y la energía. La cuantía economía es de 60.000 euros para el ganador, y un servicio de asesoramiento valorado en 10.000 euros para todos los finalistas. Las candidaturas podrán presentarse hasta el próximo 31 de marzo (www.premioseveris.es).

Por último, el Centro de Estudios Financieros (CEF) ha convocado la 25ª edición de su premio cuyo fin es estimular la labor creadora y de investigación tanto en el ámbito universitario como en el de la empresa privada y la Administración Pública. El galardón abarca ocho modalidades: Tributación; Contabilidad y Administración de Empresas; Derecho del Trabajo y Seguridad Social; Recursos Humanos; Derecho Civil y Mercantil; Derecho Constitucional y Administrativo; Publicidad y Marketing; y Educación y Nuevas Tecnologías. En total, la dotación en premios supera los 100.000 euros a repartir entre las diferentes categorías. Habrá un primer galardón consistente en 9.000 euros y una estatuilla, y diferentes accésit de 900 euros. Los trabajos podrán presentarse hasta el 30 de abril, y el fallo se emitirá en el mes de julio.

tu

Los eventos para emprendedores más destacados del año

Siempre hay que aprender de los mejores. Este lema debería ser como una especie de mantra para todos aquellos que deciden dar el paso de emprender. Abrir la mente a las recomendaciones, consejos y experiencias de expertos, ya sean académicos o empresarios, es el primer paso para convertir un sueño en realidad. A lo largo de 2015, y en toda la geografía nacional, se sucederán una serie de eventos que deberían figurar en la agenda de los emprendedores.

Rumbo al triunfo

Bajo esta rúbrica, los próximos 17 y 18 de febrero se celebrará en Madrid la VI edición del Salón MiEmpresa. Su objetivo es el de apoyar tanto a los  que se arriesgan a lanzarse por su cuenta como a aquellos que ya han conseguido arrancar su proyecto, ofreciéndoles las herramientas necesarias para ampliar sus expectativas y consolidar sus proyectos. Entre las novedades figura la sala ‘Y a ti, ¿cómo te fue?’, donde emprendedores compartirán sus experiencias con el público de manera informal a través de entrevistas. También podrá su foco en aspectos como la tecnología, la financiación, la internacionalización, las franquicias o los aspectos legales, por citar algunos ejemplos.

Por su parte, las metas de Franquishop serán de las de ampliar los canales de distribución de cada entrega (Sevilla, 11 de febrero; Zaragoza, 19 de marzo; Barcelona, 14 de mayo; y Madrid, 24 de septiembre) y estrechar los lazos con las entidades nacionales de atención al emprendedor y de apoyo a la creación empresarial. Su dinámica consiste en reuniones de 30 minutos entre franquiciador y emprendedor, habilitando para cada participante una agenda de contactos.

Despegue de ideas

Bizbarcelona, feria organizada por Fira Barcelona (1 y 2 de julio), ofrece a los emprendedores soluciones para hacer despegar sus ideas, encontrar nuevos destinos para sus negocios, o rutas de vuelo innovadoras para sus empresas. Para conseguirlo, se llevan a cabo conferencias, mesas redondas y reuniones entre emprendedores, inversores y asesores, amén de otras actividades. Y entre sus participantes hay representantes de entidades financieras, seguros, instituciones públicas, redes sociales y franquicias.

En este último campo, Valencia acogerá la XXVI edición del Salón Internacional de la Franquicia (SIF). Un punto de encuentro (del 22 al 24 de octubre) en el que profesionales del sector, pymes y particulares se encuentran con el fin de potenciar la iniciativa privada y fomentar la emprendeduría; exponer las bondades de las marcas y los negocios que ya están en funcionamiento; y mostrar casos de éxito y conocer los trámites para optimizar un nuevo negocio.

Fuera de nuestras fronteras, Franchise Expo-Paris (del 22 al 25 de marzo) es el punto de encuentro donde desembarcan las grandes multinacionales del sector, además de las más interesantes del panorama nacional.

planning

Cómo saber si el proyecto de internacionalización será viable sin viajar al país

Aunque la situación económica de algunas pymes está mejorando, todavía no están los tiempos para muchos gastos, ni siquiera cuando el objetivo primordial sea la internacionalización. Una buena manera de no incurrir en dispendios es analizar la viabilidad del proyecto exterior sin tener que viajar ni una sola vez al nuevo país, por lo menos inicialmente. Pero, ¿es esto posible? La respuesta es rotundamente sí, pero siempre que se utilicen las siguientes herramientas, que se encuentran al alcance de cualquier emprendedor:

 

Acopio de documentación. Lo primero que deben hacer los responsables de una empresa que quieran dilucidar (sin viajar inicialmente) la viabilidad de una posible internacionalización de su negocio es hacer acopio de todo tipo de información posible, económica y sectorial (relacionada directa o indirectamente con la actividad en la que se vaya a operar), sobre ese territorio. Para ello, tendrán que acudir a las instituciones que cuenten con alguna representación y a los organismos relacionados con el comercio exterior, como CESCE o ICEX, pero también es conveniente que accedan a las informaciones del propio país a través de internet o de la prensa extranjera.

 

Estudio en profundidad. Una vez reunida toda la información, llega el momento de estudiarla con detalle. Habrá que tener muy en cuenta la actual situación y las variables macroeconómicas de la nación, su producto interior bruto (PIB), renta, inflación, poder adquisitivo, etc.; y, sobre todo, será necesario leer minuciosamente los últimos estudios e informes publicados sobre tendencias y previsiones de crecimiento del sector que nos interese, pero también de otras industrias que pudieran tener relación con éste. A continuación, será conveniente detenerse especialmente en un tema fundamental: el análisis de los incentivos a la inversión y al comercio que existan en ese momento y los que se hayan anunciado, desde el Gobierno local  u otras instituciones, para el futuro inmediato o a medio plazo.

 

Ferias con presencia internacional. España cuenta con una amplia tradición en la celebración de Ferias, fundamentalmente en ciudades como Madrid y Barcelona, pero también en otras zonas tradicionalmente industriales como el País Vasco, Zaragoza… Estos eventos constituyen una de las mejores fórmulas para conocer directamente las características no solo de los nuevos mercados, sino también de las compañías que podrían ser futuros competidores. Es conveniente acudir a todos los certámenes relacionados con el sector en el que operemos, ya que mejoraremos nuestro conocimiento sobre las características del mercado, los segmentos, productos y servicios existentes en ese momento y los planes de desarrollo previstos para el futuro; además de los principales precios, los canales de distribución y las características de la demanda.

 

Asesoramiento profesional. Probablemente, a estas alturas el emprendedor ya habrá adquirido un importante conocimiento sobre el nuevo mercado, su evolución económica, sus ventajas e incentivos, y las tendencias del sector que más le interesan. Pero es entonces cuando habrá que interpretar toda la información y comprobar si encaja o no en los planes que se habían previsto. Para ello, es conveniente que acuda a las Cámaras de Comercio u otras instituciones que, de una forma u otra, tengan relación con el nuevo país, pero también que consulte a otros expertos en comercio exterior, a un despacho de abogados especializado para determinar la fórmula jurídica-fiscal más interesante para emprender el proyecto, etc.

 

Contactos locales. Una vez estudiado el mercado, quedará el paso más delicado. El empresario tendrá que buscar un primer contacto que resida en el nuevo país y que corrobore sobre el terreno si los productos y servicios que se pretenden trasladar allí tendrán una buena acogida y la rentabilidad deseada. Si la experiencia obtenida es positiva, habrán quedado abiertas las puertas para crear finalmente una delegación comercial, que podrá empezar a dar los primeros pasos sobre seguro para internacionalizar el negocio.

conver

12 frases que nunca dirá un emprendedor de éxito

Si su objetivo es tener éxito en su carrera como empresario, existen una serie de pensamientos que es mejor enterrar bajo siete llaves en el último rincón de su cerebro. Se trata de aquellas expresiones que jamás escuchará decir a un emprendedor que triunfa con su firma. Aquellas frases que no le ayudarán en nada a la hora de convertir su sueño en realidad.

Estas son algunas de las palabras que nunca deberían salir de la boca de alguien como usted:

 

– “No podemos hacerlo”

En los negocios no hay nada imposible. Ese pensamiento lo tienen grabado a fuego todos los hombres de éxito por lo que es necesario sacrificarse para encontrar la solución a cualquier reto. Y es que por complicado que parezca, siempre exista una salida al final del túnel.

 

– “No sé cómo”

Si desconoce la solución, aprenda para que la próxima vez no le pille desprevenido. No se puede cerrar automáticamente la puerta de las respuestas sino que se debe apostar por la formación para estar más capacitado.

 

– “No sé lo que es eso”

La ignorancia es una mala compañera de viaje en el mundo de los negocios. Una respuesta de ese calibre indica que usted no es capaz de trabajar para resolver las situaciones. Por eso, y aunque sea bueno ser honesto, es mejor añadir la cotelilla “pero voy a descubrir cómo” si lo que se busca es causar una mejor impresión.

 

– “Yo lo aprendí todo por mí mismo”

Es muy habitual encontrarse a empresarios que se hicieron a ellos mismos y que fueron capaces de crear grandes imperios sin tener formación. Eso queda muy bien de cara a la galería pero en los tiempos en los que vivimos es mucho mejor reconocer que usted es una persona capaz de rodearse de otros seres más inteligentes, que le han ayudado a llevar su negocio a cimas muy empinadas. ¿Por qué? Pues porque es cierto. Es imposible que una sola persona sea capaz de solucionar todos los inconvenientes que surgen en una compañía. Y lo mejor es saber reconocerlo.

 

– “Es muy pronto”

¿Se imaginan a empresarios como Steve Jobs o cualquiera de los que dirigen cualquier empresa del IBEX 35 diciendo que no pueden acudir a una cita de negocios porque es demasiado pronto? Pues si no lo piensa no lo haga. Para una persona que quiere aspirar al top no existe la palabra pronto. La pereza puede hacerle perder un tren que puede que no vuelva a pasar. Esta forma de trabajar también es válida para la noche. La afirmación “es demasiado tarde” tampoco forma parte del vocabulario de los triunfadores. Una cena de negocios puede ser agotadora pero también puede ser el punto de inflexión que cambiará el rumbo de su firma.

 

– “Es una pena que no hayamos podido trabajar juntos”

En la vida es muy complicado encontrar a gente con la que se comparta una visión del negocio similar a la que tiene uno mismo. Por eso, los grandes emprendedores se afanan en lograr encontrar una manera de que una relación funcione. Es mejor ceder en algunos aspectos a la espera de los beneficios que esa unión laboral o de negocios deparará en el futuro.

 

– “Tenemos que vernos para ponernos al día”

Esto quizá pueda valer para ese antiguo amigo con el que nos hemos reencontrado. Pero en las relaciones que se forman dentro de una red de negocios no es válido. Los grandes triunfadores empresariales trabajan muy duro para construir la mejor agenda posible y esos contactos deben ser una prioridad en las labores diarias de cualquier empresario.

 

– “Estoy ocupado”

Las oportunidades no esperan a que usted tenga un rato libre. Llegan y es necesario pillarlas al vuelo. Por eso, tenga prioridades en su labor diario y deje algo de espacio a la improvisación.

 

– “Esa idea fue mía y sólo mía”

Creerse el centro del universo no es algo que ayude en los negocios. Al contrario, y de nuevo el motivo de que no sea un acierto acaparar todos los flashes es sencillamente porque nadie es capaz de crear algo por sí mismo. Ninguna idea tiene un dueño único ya que siempre son la suma de experiencias vividas. Por tanto, es mucho más provechoso repartir elogios que pretender acapararlos todos.

 

– “No soy lo suficientemente bueno”

El emprendedor de éxito tiene que tener un alto sentido de la autoestima. Sin creerse capaz de alcanzar las cotas más altas está sentando las bases del fracaso más absoluto.

 

– “Si nuestros rivales no lo han hecho ya, entonces es que no sirve de nada”

Limitarse a copiar a la competencia augura una prematura muerte. Lo mejor es innovar y encontrar esa solución que nadie tiene y que responda a las necesidades de los consumidores.

 

– “No tengo tiempo para pasar con los míos”

Es cierto que los negocios absorben pero cualquier triunfador sabe organizarse para encontrar esos huecos para pasar con su familia. Sin esas escapadas personales es muy complicado tener la actitud positiva que es necesaria para rendir al 100% en la oficina.

jefa

¿Cómo lograr que tus empleados confíen ti?

Los expertos en recursos humanos están cansados de repetir que la confianza de la plantilla en los directivos es clave para el éxito de las compañías. Esta afirmación también es válida para aquellos negocios de reciente creación. Cuando un grupo de trabajadores desconfía de la persona que les manda, es lógico pensar que su rendimiento no será el más óptimo.
Este fenómeno no es para nada aislado. De hecho, la última encuesta realizada por Adecco desvela que más del 35% de las plantillas no se cree lo que su jefe les cuenta. Para evitar que usted forme parte de ese grupo de directivos le mostramos a continuación, las diez mejores maneras de mejorar la confianza en el interior de la empresa.

– Involucrar al personal de cada departamento en las decisiones que puedan afectarles.
Imaginemos que en su área de marketing va a haber cambios. Los resultados no han sido buenos y necesita dar un giro estratégico a ese departamento para que las cosas empiecen a ir mejor. Lo normal es que hable con el responsable para ver de qué forma se puede mejorar. Eso supone un error importante. Los empleados de base no quieren que se les deje en la más absoluta oscuridad mientras que otros toman decisiones que les van a afectar. Por tanto, durante todo ese proceso es mejor reunirse con todos y extraer ideas que, quizá, puedan ser útiles para dar con el camino a seguir.

– Fomente la comunicación.
El 40% de los trabajadores que renuncian a un empleo lo hacen porque tienen mala relación con su superior más directo. Para evitar este tipo de acciones, lo mejor que puede hacer el emprendedor es promover una comunicación transparente entre todos los miembros de la empresa. En ese ‘todos’ también va incluido la máxima autoridad, que debe ser una persona abierta a los problemas de su gente, y no debe permanecer nunca encerrada en su despacho.

– La confianza tiene que ser bidireccional.
Si lo que se busca es que los trabajadores crean a los máximos responsables, estos también tienen que escuchar y confiar en lo que se les dice desde la base. Por tanto, hay que dar la oportunidad de expresarse y de aportar ideas a los empleados para mejorar el grado de compromiso de todos.

 

– El principio acción reacción no funciona.
Es muy habitual que ante un error de un miembro de la empresa, se le castigue al momento. Por norma general, los directivos ni se molestan en descubrir los motivos del error. Esta forma de actuar va en contra de la generación de confianza. Ante un fallo hay que dar otra oportunidad y analizar qué ha fallado para que esa persona no vuelva a tropezar dos veces en la misma piedra.

 

– Actitud consistente.
Un jefe no puede tener favoritos ni puede pensar que una persona que acaba de entrar en la empresa rendirá igual que otro que lleva años y que conoce todos los procesos y secretos de su trabajo. Ante una situación así hay que ser consistente, dar tiempo y formar al nuevo para que en poco tiempo sea igual de productivo que sus compañeros.

– Recompensar los éxitos.
Cuando una persona, o un departamento, hace bien su labor es importante reconocerlo. No tiene que ser siempre con dinero, a veces basta con hacer algo para evitar que semejante logro pase desapercibido. Y es que si los jefes no actúan, la tendencia general de la gente será sentirse infravalorados, lo que generará un caldo de cultivo idóneo para elevar las tasas de desconfianza en la organización.

– Proporcionar los recursos necesarios.

Un colaborador siempre quiere hacer bien su trabajo. Pero si el empleador no le proporciona el material que la tarea necesita, la persona empezará a perder la fe en alcanzar sus objetivos, y en la empresa. Un ejemplo sería cuando cualquier trabajador de la compañía se queja de que su equipo es demasiado lento para completar con éxito su trabajo en el tiempo estipulado. Cualquier jefe no debería ignorar nunca esta situación y encontrar la manera de proporcionar la tecnología necesaria para que esa labor pueda realizarse con garantías.

 

– Inculcar los valores de la empresa en la plantilla.
Una compañía debe tener una lista de principios que quiere seguir en su vida en el mundo de los negocios. Algunos de los más populares son la innovación, el respeto al medio ambiente, a las personas, al entorno, convertirse en multinacional, lograr ser referente mundial, etc. Da igual los que usted seleccione. Lo importante es lograr que los empleados comulguen con lo que busca su firma. De esa forma le resultará más fácil contratar a los mejores candidatos y le será más sencillo lograr que se crean el proyecto.

 

– Transparencia.
La falta de confianza y las charlas de pasillo van emparejadas. Siempre que hay problemas, saltan los rumores. La mejor forma de evitarlos es siendo transparentes, tanto en lo bueno como en lo malo. Un jefe debe comunicar siempre todo a sus colaboradores, y no se puede olvidar que mentir es una estrategia nefasta.

– La competitividad interna no es buena medicina.
En un entorno en el que todo va ultrarrápido, la tendencia de muchos directivos es fomentar la competitividad entre las personas para alcanzar los objetivos. Esta forma de gestionar no es la ideal si lo que se quiere es ganarse la confianza de los empleados. Para lograrlo, es más beneficioso crear una cultura de colaboración en la que todos remen en la misma dirección. De esa forma nacerán vínculos más estrechos entre las personas que componen la compañía y la gerencia.