Entradas

welder-673559_1280

Cinco ámbitos de actuación en la seguridad industrial

La seguridad industrial es una asignatura que todas las empresas, tengan el tamaño que tengan, deben aprobar con buena nota. Y para conseguirlo han de vigilar de cerca todos los riesgos y extremar al máximo las medidas de prevención, examinando detalladamente el conjunto de sus instalaciones y equipos. El objetivo final es minimizar los peligros y proteger a los trabajadores contra cualquier accidente que pudiera producirse. Entre los múltiples ámbitos en los que se debe actuar, hoy destacamos cinco: el manejo de cargas, el uso de la electricidad, la utilización de herramientas, la presencia de productos químicos y la generación de residuos.

Manejo de cargas. Entre los consejos básicos para aumentar la seguridad industrial, está utilizar ayudas mecánicas en lugar de manuales para manipular cargas, siempre que las circunstancias lo permitan. Además, si se realizan laborales repetitivas es conveniente reducir al máximo posible el peso manejado cada vez, así como realizar descansos de forma frecuente. De cualquier manera, no es conveniente realizar este tipo de tareas de manera continuada durante un periodo largo de tiempo, sino que debe alternarse con otras labores más livianas. Por último, hay que tener en cuenta una recomendación fundamental: use la ropa y el calzado más apropiado para llevar a cabo esta tarea y, en cualquier caso, no olvide nunca el casco y los guantes.

Electricidad. El mantenimiento en buen estado de las instalaciones eléctricas es clave para evitar incendios y accidentes personales, por lo que nunca debe usar cables dañados o enchufes en mal estado. Además, no tire de ellos para desconectar los aparatos ni introduzca cables desnudos en ningún enchufe. Si necesita reparar una instalación eléctrica, acuérdese de desconectar antes el interruptor general y de que nadie pueda volver a conectarlo por descuido mientras se realiza la reparación. Utilice enchufes con toma de tierra y no toque nunca a nadie que esté bajo tensión eléctrica si antes no se ha previsto de ropa y guantes aislantes. Y una cuestión básica: no manipule ni toque ningún aparato eléctrico cuando esté descalzo.

Herramientas. Las herramientas también son fundamentales en la seguridad industrial. Deben mantenerse en perfecto estado y revisarse antes de empezar a trabajar con ellas, con el fin de desechar las que estén gastadas, deterioradas o tengan, por ejemplo, el mango flojo. Una vez utilizadas, es importante conservarlas de forma ordenada y limpia y guardarlas en su lugar correspondiente con el fin de volverlas a encontrar rápidamente cuando sea necesario. Especial atención habrá que tener con aquellas que sean eléctricas, punzantes y cortantes que, en cualquier caso, han de llevar el corte protegido.

Productos químicos. La presencia de productos químicos en una empresa supone siempre un riesgo añadido, por lo que las medidas de seguridad deben acentuarse todavía más. Entre estas medidas, figura la obligación de llevar prendas y accesorios de protección adecuados y la necesidad de manipular siempre la mínima cantidad posible. Por si, a pesar de todo, sucediera un incidente, es importante disponer de un plan de actuación de emergencia, en el que se contemple cómo actuar si se produjera cualquier tipo de incendio o vertido contaminante.

Residuos. En algunos procesos de producción se generan residuos. En el caso de que éste sea el caso de su empresa, deberá utilizar envases que faciliten su reciclado y disponer de un método para la gestión de éste. Además, no olvide informar de ello a las administraciones de la zona y pedir las correspondientes autorizaciones administrativas y ambientales.

libano

Los países en conflicto también ofrecen oportunidades de negocio

Durante la guerra de 2006 entre Hezbollah e Israel muchas infraestructuras de generación de energía y buena parte de las casas del sur de Líbano fueron destruidas. Ahora, gracias a la contribución de España, el primer proyecto para calentar con energía solar los hospitales y las escuelas de Líbano ha sido posible. Es sólo un ejemplo de cómo algunos países inmersos tradicionalmente en conflictos también pueden ofrecer buenas oportunidades de negocio para nuestras empresas.

Ahora mismo, con fondos españoles se está abordando un programa de desarrollo de energías renovables a través del proyecto Cedro. Además, la empresa pública Tragsa ha ejecutado un proyecto de descontaminación de fondos marinos y un estudio para la creación de un vertedero público, por un importe total de un millón de dólares.

El actual crecimiento económico del Líbano y sus necesidades de reconstrucción están generando una fuerte demanda de materiales de construcción y maquinaria de obras públicas. Según un informe que acaba de realizar el ICEX, este país ofrece interesantes oportunidades de negocios, sobre todo en el sector público, si se mantiene la frágil estabilidad política y se desarrolla la legislación sobre privatización y asociación entre los sectores público y privado.

La mejora de los deficitarios servicios en infraestructuras (transporte, telecomunicaciones, energía y agua) implica la ejecución de grandes proyectos de obras públicas. El Líbano ofrece también un mercado prometedor en otros sectores, dentro de su pequeña escala. La reconstrucción material de las ciudades demanda elevados suministros de materiales de construcción.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el país cuenta con un mercado enormemente consumista y marquista, por lo que es susceptible de responder especialmente a campañas de promoción de bienes de consumo duradero, como ya lo hace ante la publicidad por carteles y radio de artículos de moda y productos alimenticios, destinados tanto a la población local como a los turistas de los países del Golfo y de la diáspora libanesa.

El estudio del ICEX afirma en que si el Gobierno aprueba finalmente los proyectos de ley pendientes en el Parlamento y mejora el marco regulador, podrían abrirse buenas oportunidades de inversión pública en los sectores de infraestructura (transporte, telecomunicaciones, energía –generación y distribución de electricidad- y agua).

Las autoridades libanesas han manifestado su confianza en las empresas españolas de obras públicas y energías renovables, de las que esperan su colaboración para ejecutar proyectos de construcción de presas y trasladar al Líbano su experiencia en la producción de energías solar y eólica. En cuanto al sector privado cabe señalar las oportunidades de inversión en forma de franquicias en los sectores de moda y restauración por la abundancia de centros comerciales y de ocio existentes o en construcción, sobre todo en el área metropolitana del Gran Beirut.

Camaras_Comercio_España1

Exportaciones para pymes a través de la subcontratación industrial

Nadie puede hacer de todo. Por eso, muchas empresas industriales dejan de fabricar determinadas piezas o componentes intermedios en su cadena de producción y subcontratan esta tarea a otras compañías, habitualmente más pequeñas. Y es que cada vez son menos las firmas grandes que fabrican la totalidad de su producto. Más de una se encarga, incluso, tan sólo del diseño y del ensamblaje (y otras hasta están dejando también el diseño en manos de otras empresas más especializadas).

Esta estrategia, que se conoce como subcontratación industrial, conlleva cada vez más beneficios y oportunidades para un buen número de firmas españolas de tamaño más reducido, sobre todo pymes. Y se produce, fundamentalmente, en sectores de fundición, transformación, mecanización, tratamientos térmicos, recubrimientos superficiales, matrices, moldes y modelos, utillajes, plásticos, caucho, electricidad y electrónica.

La subcontratación industrial ha crecido de forma sostenida desde 2001 y se consolidó definitivamente a partir de 2006. Según un informe del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, la oferta subcontratista española integra a cerca de 13.000 empresas industriales, en las que trabajan 270.000 personas, y supone una cifra de negocio anual de 61.000 millones de euros. Pero ahí no se acaban los datos que demuestran su importancia. Dos de cada tres empresas subcontratistas exportan (el 60,1%), fundamentalmente a la Unión Europea, y el negocio exterior tiene cada vez más peso en su facturación. Además, otra prueba de su dinamismo es que el 47% de ellas desarrollan proyectos de I+D+i.

Pero, ¿cómo se pueden beneficiarse en mayor medida las pymes españolas de este fenómeno, tanto dentro como fuera de nuestro país? La respuesta tiene mucho que ver con el Plan Sectorial de Subcontratación Industrial que gestionan las Cámaras de Comercio en colaboración con el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) y que promueve las llamadas bolsas de subcontratación industrial (en estos momentos hay nada menos que 27). En ellas, se maneja información de más de 2.500 empresas, directorios de proveedores industriales de sectores como automoción, electrodomésticos o aeronáutica y se ofrecen servicios a empresas subcontratistas y contratistas. Además, se elaboran habitualmente estudios e informes sobre aspectos interesantes relacionados con la subcontratación.

Estas bolsas cubren prácticamente todas las comunidades autónomas y han supuesto, incluso, la creación de la imagen de marca “Spanish Subcontracting Network“, reconocida internacionalmente, como oferta de las empresas españolas subcontratistas. Además, proporcionan asesoramiento individualizado a las empresas para resolver las cuestiones que les surjan; organizan actividades de promoción exterior; realizan acciones formativas, tanto generales como monográficas, para mejorar la competitividad; elaboran directorios de empresas subcontratistas, facilitan los contactos con empresas contratistas y ofrecen acceso a estadísticas, informes, directorios, guías y bases de datos.

croacia-inversion

Croacia necesita inversión extranjera

croacia-inversionMás de 50 medidas ha puesto en funcionamiento Croacia con el fin de reactivar su economía mediante la atracción de inversión extranjera eliminando barreras a la misma. Unas puertas abiertas a las que las empresas españolas pueden sacarle partido. Durante 2010, dicha inversión ascendió a 44,5 millones de euros. El 21,8% de la importación croata de España en dicho año corresponde al sector del automóvil, ya que en el país báltico no hay producción local. Sin embargo, la existencia de empresas de componentes auxiliares sí que ofrece mano de obra cualificada para el sector.
Otro de los campos que tendrá un importante desarrollo es aquel relacionado con las red ferroviaria y de carreteras. La razón es bien sencilla: el gobierno croata tiene previsto aumentar un 20% el transporte de mercancías por el Danubio hasta 2020, por lo que necesita buenas redes de comunicación. En la actualidad, Croacia solo dispone de un centro logístico a 37 kilómetros al sur de la capital, Zagreb. De ahí que sea necesario el establecimiento de nuevos centros en otros puntos estratégicos de las red de transportes del país.

Se necesita…

Según un acuerdo del gobierno croata con la Unión Europea (UE) –se convertirá en el país miembro número 28 en 2013-, en 2020 el 20% de toda la energía que se consuma en el país procederá de fuentes renovables. Y ahí hay una fuente en la que las empresas españolas pueden beber. Además, el país balcánico prevé la sustitución y modernización de las plantas de energía existentes, de las redes eléctricas y de las infraestructuras de gas, con un apoyo focalizado en las energías renovables y el desarrollo de la bioenergía.
Tampoco las empresas españolas relacionadas con el medio ambiente deben quedarse con los brazos cruzados. Es imprescindible desarrollar el mercado de la gestión del agua y de tratamiento de residuos sólidos urbanos, que se llevará a cabo mediante concesiones. La estrategia gubernamental incluye proyectos para fomentar las tecnologías ecológicos y proteger la biodiversidad.
Croacia, asimismo, es deficitaria en el proceso de alimentos, sobre todo de calidad. Los productos orgánicos, eco-food, están despertando un gran interés entre la población de un alto poder adquisitivo. Sin olvidar  que el turismo es uno de los grandes atractivos croatas (las paradisíacas aguas de la costa Dálmata, con 1.778 kilómetros de litoral, son un poderoso afrodisíaco para millones de turistas de todo el mundo). Iberostar, Meliá Hotels y Transhotel ya han desembarcado, pero todavía existe potencial para nuevas inversiones.