Entradas

dos pantallas de ordenador una entregando una bolsa y la otra dando una tarjeta de crédito a cambio como método de pago

Qué ventajas tiene para una pyme la virtualización de sus operaciones

En los últimos años, existe una tendencia cada vez más generalizada entre los Gobiernos a implementar políticas para controlar o directamente para acabar con el dinero en efectivo, por razones que van desde el mayor control y transparencia de las operaciones (‘luchar’ contra el dinero negro) a dotar de mayor liquidez al sistema en momentos de crisis. En esta línea, países como Dinamarca ya han puesto en marcha medidas drásticas, como erradicar el efectivo en tiendas de ropa, gasolineras y restaurantes, mientras, en paralelo, estimulan el uso de los sistemas de pago virtuales, principalmente a través del teléfono móvil. La virtualización del dinero.

A pesar de lo que puedan sugerirnos noticias como esta, lo cierto es que ya llevamos bastante tiempo utilizando el dinero electrónico como medio de pago, aunque siempre referenciado a una moneda legalmente establecida que le sirva de base, tal y como establece el Banco de España. De este modo, en la actualidad existe una sustitución en la práctica del dinero convencional por otro de carácter virtual en, por ejemplo, las transacciones online que realizamos, que cuentan con estrictos protocolos de seguridad, como ocurre en el caso de Paypal. La virtualización está a la orden del día.

El dinero electrónico aporta al usuario un valor añadido en el sentido en que ofrece la posibilidad de realizar pagos de forma instantánea, fiable y sin coste (eliminando los gastos de gestión que hay en cualquier otro tipo de transacción clásica). Además, permite obtener una trazabilidad perfecta de todas las operaciones que se llevan a cabo, lo que no sólo facilita su transparencia sino, en el caso de cualquier controversia, simplifica la realización de una auditoría sin margen de error. La virtualización aporta grandes  ayudas y beneficios.

Hoy disponemos de numerosas plataformas que ofrecen la posibilidad de pago a través del móvil, como ApplePay, que se están utilizando en algunos establecimientos de Estados Unidos a través de la tecnología conocida como NFC. En España, han surgido iniciativas en este campo como Twyp de ING o Ibercaja Pay,  que permiten, por ejemplo, hacer transferencias instantáneas a través del móvil entre amigos. Otras empresas como PayTouch han puesto en marcha métodos de pago que sólo requieren el uso de las huellas dactilares, lo que, según ellos, aumenta el nivel de seguridad.

Qué son y para qué sirven las EDEs

Las entidades de dinero electrónico (EDEs) son organizaciones que centran su actividad principal en la emisión de medios de pago en forma de dinero electrónico (cupones, series numéricas) que puedan ser utilizados en transacciones en aquellos establecimientos online que estén autorizados. Para el usuario ofrece importantes ventajas, como el no tener que suministrar ningún dato o no requerir al titular disponer de una cuenta corriente o una tarjeta a su nombre. Entre las entidades más conocidas están Paypal, IUPay o PaySafeCard.

En España, las EDEs están reguladas por la Ley 21/2011, de 26 de julio sobre dinero electrónico y su reglamento de desarrollo, aprobado en el Real Decreto 778/2012, del 4 de mayo. Sus funciones son administradas y reguladas directamente por el Ministerio de Economía, al igual que sucede con las entidades bancarias. El Banco de España publica de forma abierta el listado de entidades de dinero electrónico que pueden operar en nuestro país.

Los principales requisitos para poder constituir una entidad de este tipo son:

  • Las acciones, participaciones o títulos de aportación en que se halle dividido el capital social deberán ser nominativos.
  • Tener su domicilio social en territorio español.
  • Disponer de un capital social no inferior a 350.000 euros.
  • Que todos los miembros del consejo de administración de la EDE, así como los del consejo de administración de su entidad dominante cuando exista, sean personas de reconocida honorabilidad comercial y profesional, posean conocimientos y experiencia adecuados para ejercer sus funciones y estén en disposición de ejercer un buen gobierno de la entidad.
  • Aquellas empresas que quieran dedicarse a esta actividad no podrán recibir fondos por importe superior al valor monetario emitido.
  • No se podrá actuar como entidad de crédito electrónico sin haber obtenido la autorización para ello y sin hallarse inscrita en los registros pertinentes.
  • El Ministerio de Economía, previo informe del Banco de España, autoriza la creación de estas entidades. Por su parte, el Banco de España se encarga de su control e inspección así como de su inscripción en el registro.

 

Beneficios de operar a través de las EDEs

Para las pymes, incluso a pesar del coste por transacción que supone el uso del dinero electrónico, el precio final a pagar puede resultar sensiblemente más bajo que, por ejemplo, el que cobra un banco tradicional por la utilización de una pasarela de pagos. Además, y es importante resaltarlo, cada vez son más infranqueables los sistemas de seguridad en el comercio electrónico, lo que contribuye a aportar tranquilidad a las empresas en relación al riesgo de cualquier operación.

En este sentido, cabe destacar que, por encima de la solicitud de claves o los protocolos de encriptación, la pérdida del medio físico para la ejecución de estas operaciones virtuales (por ejemplo, vía teléfono móvil u ordenador) no genera ningún riesgo para el usuario, no como sucede en el mercado convencional si perdemos una tarjeta de crédito o dinero físico.

En el lado contrario, es necesario subrayar que, como en el caso de cualquier tecnología, requiere no sólo aprendizaje sino estar al tanto de sus actualizaciones. También es preciso señalar que, a pesar de la virtualización, se debe contar con una red física que soporte y dé seguridad al sistema, ofreciendo la liquidez suficiente para atender los pagos en cualquier momento. En España, la infraestructura técnica corre a cargo del Banco de España, que ha delegado su gestión a la empresa Iberpay.

ayudas_exportar

¿No has dado el primer paso para internacionalizar tu empresa? Estas ayudas pueden impulsarte

Internacionalizarse y ampliar negocio en otros países ha sido la tabla de salvación de muchas pequeñas y medianas empresas durante los peores momentos de la crisis. Tras estos años, la idea de diversificar riesgos geográficos cada vez está más arraigada en los empresarios, aunque dar el primer paso es un proceso complejo.

Para facilitarlo hay muchas entidades públicas y privadas que tratan de aportar una ayuda económica y profesional a los empresarios. Entre ellos está la Cámara de Comercio de España y sus programas Xpande y Xpande Digital, cuya edición de 2017 ya está abierta para las empresas interesadas.

Como en la mayoría de las convocatorias de ayudas procedentes de ese organismo, con estos programas también se combina el asesoramiento por parte de expertos en internacionalización con el apoyo económico.

El programa Xpande consiste en un análisis estratégico del proyecto de internacionalización, un proceso que ya hemos explicado en este blog. Desde la revisión de los mercados de interés para la compañía, pasando por el proceso para el acceso a esos países así como la estrategia de marketing y comunicación incluida en el plan de internacionalización. Por supuesto, la asesoría también incluye un apoyo especial para analizar los aspectos económicos financieros.

El lanzamiento del proceso contará con una subvención de hasta el 80% de la inversión abordada que está topada en los 9.000 euros.

Para las empresas de comercio electrónico o cuya enfoque principal de actividad esté en el mundo digital la subvención se canaliza a través del programa Xpande Digital. Éste está enfocado para pymes cuya herramienta básica de posicionamiento internacional sea su marketing digital.

De la misma manera que en Xpande, los técnicos analizan el proyecto de internacionalización en un primer paso, para luego evaluar la cuantía económica necesaria y subvencionar hasta un 80% de total. Eso sí, en este caso, el tope máximo del proyecto financiable está en 4.000 euros.

La información oficial de este programa estima que al menos 700 pymes podrán acceder a las ayudas en los próximos meses. 

El perfil habitual de los destinatarios de las ayudas, según las estadísticas de años anteriores, es una pyme de menos de 10 trabajadores cuya facturación no supera el medio millón de euros. Las más interesadas, hasta ahora, en este tipo de ayudas han sido las empresas de sector de alimentación, seguidas de las industrias y en último lugar los servicios.

Pero que nadie tire la toalla, esto son solo estadísticas de años pasados. El programa está abierto para todas las pymes sin acotar ningún tipo de actividad, ni mercado.

Por destinos de interés, los proyectos presentados estaban especialmente enfocados a abrir línea de negocio en Francia, Alemania y Reino Unido. El país más demandado fuera de la Unión Europea ha sido, Estados Unidos.

Aunque en esta ocasión, eventos como el Brexit o la llegada de Donald Trump al poder pueden influir en los destinos de interés de los emprendedores españoles y cambiar el procedimiento habitual de abrir negocio en estos países que ya hemos comentado en alguna ocasión en este blog, como en estas entradas sobre cómo hacer negocios en EEUU o países para hacer negocios a pesar de los problemas, entre los que hablamos de Gran Bretaña.

millones_digitalizacion

5,6 millones de euros para ayudar a la digitalización de pymes y autónomos

Todo el mundo lo tiene claro, para aumentar la competitividad de las empresas es fundamental su digitalización. Con este objetivo la Cámara de Comercio de España ha anunciado que durante 2017 se vuelve a apostar por ayudar a autónomos y pymes con este reto. En la edición de este año, el programa TIC Cámaras cuenta con 5,6 millones que están destinados a financiar los proyectos de 1.000 pymes, micropymes y autónomos.

Este programa, que es todavía un resquicio de los famosos Fondos FEDER de la Unión Europea, consta de dos fases para los candidatos interesados.  Pero en contra de lo que ocurría hace años o todavía hoy con otras ayudas públicas, aquí el proceso es algo diferente.

En lugar de ser la empresa la que presenta un proyecto de digitalización y luego los técnicos valoran si dan o no el dinero solicitado, TIC Cámaras está estructurado en dos procesos.

En un primer momento, los expertos de las Cámaras de Comercio analizan el punto de partida digital en el que se encuentran los candidatos a las ayudas. También comparan la posición de la empresa en relación al sector de actividad y al grado de digitalización de sus competidores.

Con este análisis técnico en la mano, se procede a diseñar y valorar las soluciones que se consideren más necesarias para el avance tecnológico de la pyme o autónomo interesado.

Las ayudas pueden llegar a financiar directamente entre el 50% y el 85% de la inversión necesaria. La cuantía final varía según la comunidad autónoma en la que se registre la ayuda. En cualquier caso, hay un tope máximo de 7.000 euros por empresa.

En la información oficial facilitada por las Cámaras de Comercio no hay una descripción concreta del perfil de empresa o emprendedor que puede acudir a este programa, pero analizando las 3.600 empresas que ya se han beneficiado de él en años anteriores, se sabe que un 48% tienen de 2 a 9 empleados y el 32% son autónomos o pymes con un empleado.

El patrón más común de sus necesidades está localizado en web desactualizadas o inexistentes por un lado o en la ausencia o mal estado de plataformas de comercio electrónico. Las carencias en la implantación y gestión de redes sociales también son un plus para convertirse en destinataria de estas ayudas.

Dentro de ese contexto, el programa define unos conceptos susceptibles de ser financiados enmarcados en diferentes categorías:

  • Herramientas de productividad en la nube: ERP, CRM (sistema de gestión de clientes), TPV, loT, Big Data, realidad virtual,…
  • Comercio electrónico: web, tienda online, pasarela de pagos, facturación electrónica, firma digital…
  • Marketing digital: posicionamiento web, email marketing, social media marketing, aplicaciones móviles…

 

Tras la implantación de las nuevas tecnologías, el programa incluye un seguimiento de la ejecución del proyecto y del uso de las novedades implantadas que realizará el personal de la Cámara de Comercio.

En paralelo al programa de ayudas, está previsto “un conjunto de acciones de sensibilización para lograr que la cultura TIC arraigue entre el tejido productivo español, especialmente entre las empresas de menor dimensión”, según explican desde el organismo.

Para ampliar esta información es necesario rellenar un cuestionario personalizado en la web del programa accesible desde aquí.

digitalizacion

Prioridades en la digitalización de una empresa

La digitalización es un proceso al que están abocadas todas las empresas, por lo que deben comenzar a dar los primeros pasos en este sentido lo antes posible. Cuanto antes emprendan el camino, más ventajas y rentabilidad obtendrán, ya que aumentarán su productividad, optimizarán los procesos de negocio y mejorarán la captación de clientes. Pero ¿cómo iniciar el camino y cuáles son las prioridades en la digitalización de una empresa?

 

Nuevas herramientas. El primer paso que deben dar las empresas es mentalizarse de la importancia que tiene adaptarse al renovado estilo de vida de los clientes y a los nuevos canales que éstos utilizan para comunicarse y relacionarse. De ello deducirán que tienen que poner en marcha un nuevo modelo de relación con los consumidores -y el público en general-, en el que entrarán en juego algunas herramientas tecnológicas como las plataformas cloud, el big data, el social business y la movilidad.

 

Una oferta masiva. La segunda idea que han de asumir las compañías es que la digitalización en la relación con los clientes no debe ser testimonial ni limitarse a ciertos productos y servicios específicos, sino que ha de ser masiva. Es decir, las firmas que quieran progresar a largo plazo tienen que poner a disposición del público el conjunto de sus propuestas y todo el rango de comercialización y operativa en los canales online, no solo las operaciones más frecuentes.

 

Más información. La tecnología no solo sirve para comunicarse mejor con los consumidores sino también para conocer sus gustos y preferencias. Y eso se consigue con la información que proporciona de ellos. Las empresas deben ser conscientes de la importancia de recoger y analizar toda esa información, que permitirá segmentar la oferta y acertar mejor con los productos que ofrecerán a cada tipo de clientes.

 

Inversiones de futuro. La partida tecnológica no debe ser considerada como un gasto sino como una inversión necesaria, que tendrá rápidos efectos sobre el negocio y la facturación de la empresa, algo que muchas compañías ya están comprobando. Por eso, según explican los expertos, en los próximos años la nube se transformará en la nueva base de la tecnología de la información empresarial y el gasto en cloud aumentará un 25%. En cuanto al big data, los volúmenes de datos se mantendrán en crecimiento exponencial hasta los 6 trillones de terabytes y la inversión en ello crecerá el 30%. El social business contará con un importante componente de redes sociales, que se convertirán en un miembro más en los procesos empresariales. Y, por supuesto, el móvil formará parte indispensable de cualquier negocio.

 

Omnipresencia de las aplicaciones. Se acabaron los horarios y los festivos, ya que los nuevos consumidores necesitan adquirir productos y servicios en cualquier momento y lugar. Para conseguirlo, una de las prioridades en la digitalización de una empresa es la multiplicación de las aplicaciones utilizadas, una estrategia que potenciará notablemente la comunicación con los clientes y agilizarán las ventas. Gracias a la omnipresencia de estas aplicaciones, el público accederá al escaparate de la compañía en el momento que le sea más propicio y sin ningún tipo de limitaciones.

 

El marketing de la experiencia. La preocupación por el producto y el precio está dejando paso a un mayor interés por las experiencias y las emociones en el proceso de compra. A partir de ahora, habrá que apostar en mayor medida por ofrecer comodidades y vivencias únicas e irrepetibles, que diferencien a una empresa del resto. La digitalización debe servir para potenciar también este ámbito, que redundará inmediatamente en una mejor imagen y reputación de la empresa. ¿Cómo? Fundamentalmente, a través de los comentarios que hagan los clientes en las redes sociales, algo que puede contribuir a impulsar fuertemente un negocio, aunque también dañarlo si se cometen errores.

 

Información para crear nuevos negocios. Además de conseguir nuevos clientes, la información conseguida sobre los gustos y preferencias de éstos, puede ayudar a una empresa a crear nuevos productos, servicios o líneas de negocio, o bien a reformular propuestas, ofertas y promociones ya existentes. Todo ello redundará en un incremento de la facturación, con el que podrán financiarse nuevas inversiones en tecnología y digitalización.

negocio_unico

7 claves para conseguir un negocio único

negocio_unicoHay dos tipos de comercios o negocios: los que se encuentra la gente cuando camina por la calle y aquellos a los que acude directamente en busca de un producto, de un servicio o de un trato que no encuentra en otro lugar. Los primeros podrán sobrevivir si están situados en una zona céntrica de la ciudad y lo tendrán más difícil si su ubicación no es tan privilegiada. Pero los segundos saldrán exitosos en cualquier  situación porque siempre contarán con clientes fijos que encuentran en ellos un comercio único. Pero, ¿cómo convertir un negocio común en único? Veamos algunas pautas:

 

Productos y servicios diferentes. Para convertirse en único, el primer paso que debe dar un negocio es diferenciarse de la competencia, aportando mayor valor añadido. Esto puede conseguirse, por ejemplo, comercializando productos y servicios poco habituales, novedosos o importados de otros países. No es necesario que toda la oferta del establecimiento sea exótica, sino que puede convivir tranquilamente con otras mercancías más tradicionales.

 

Introducir pequeñas novedades. El comprador habitual está acostumbrado a ver, prácticamente, lo mismo en casi todos los establecimientos comerciales.  Por eso, se sorprenderá positivamente cuando encuentre alguna diferencia, por nimia que ésta sea. Los pequeños detalles pueden convertirse en catalizadores decisivos de una compra: un formato diferente, un envase más atractivo, un diseño renovado o una presentación poco común. No estaría mal que el propietario de la tienda dedicara diez minutos al día a pensar una nueva novedad para sorprender a sus clientes.

 

Rotación de productos. Las novedades sorprenden en un primer momento, pero el ojo y el cerebro humano terminan acostumbrándose a todo rápidamente. Por eso, es importante acelerar la rotación de la oferta incorporando continuamente nuevos productos y servicios que despierten la curiosidad de los consumidores y que atraigan a otros nuevos.

 

Personalizar el servicio. Para que un comercio sea único, la relación con el cliente debe ser especial. El vendedor no debe limitarse a vender, sino que ha de atender de forma específica y proactiva a todas las personas que entren por la puerta, sondearles acerca de sus necesidades y opiniones, y hacerles propuestas que puedan satisfacerles adecuadamente, en ese momento o en la próxima ocasión que acudan a comprar.

 

Contar con prescriptores. Los prescriptores se pueden convertir en grandes aliados de cualquier industria, negocio o comercio. Son aquellos profesionales, expertos en una materia, que aconsejan la mejor solución para una necesidad determinada. Lógicamente, los clientes ven al propietario del comercio como parte interesada en vender un producto, pero si es un prescriptor el que les indica las bondades de ese producto, serán más proclives a comprarlo.

 

Convertirse en experto. Muchas farmacias, despachos de abogados o consultorios médicos son populares, y se han hecho famosos, gracias a los conocimientos y al prestigio alcanzado en una materia determinada por la persona que los ha fundado. Pues bien, algunos establecimientos comerciales de otros sectores y ámbitos también pueden llegar a conquistar su fama como consecuencia del reconocimiento conseguido por los emprendedores que los han creado. Para iniciar este camino, nada mejor que dedicar horas a estudiar el sector en el que uno se desenvuelva y relacionarse con expertos en la materia.

 

Crear canales de comunicación. La digitalización y la era internet ofrecen múltiples y económicas posibilidades de comunicación, que se convierten en herramientas básicas para promocionar los comercios especiales y únicos. Hay que aprovecharlas todas. Son básicas las newsletters, los blogs y las comunicaciones personalizadas por email o whatssaps, a través de las que se podrán comunicar las novedades, los comentarios y las recomendaciones de los prescriptores que se consideren más adecuadas en cada momento.

nucleo

Las nuevas tendencias sociales obligan a las pymes a “nuclearizar” su actividad

Zapatero a tus zapatos. Era un dicho que ya decían nuestros abuelos cuando aconsejaban que cada uno debía dedicarse a lo suyo. Y ¿qué era lo suyo? Pues, fundamentalmente, aquello que mejor sabía hacer y por lo que obtenía mayores beneficios. Ahora, las nuevas tendencias sociales están obligando a las pymes a poner también en práctica este sabio consejo y centrarse en aquello que les produce más rentabilidad, dejando el resto para otros.

 

En esta línea, cada vez son más las empresas que están eligiendo una estrategia que ya denominan “nuclearización” de su actividad, y que consiste en concentrar todos sus esfuerzos en su actividad principal y descargar progresivamente el resto de tareas en especialistas externos.  Hay que tener en cuenta que, en la actualidad, alrededor del 60% del comercio mundial tiene que ver con productos y servicios intermedios, que en el futuro formarán parte de otros productos o servicios, que serán los que lleguen finalmente a los puestos de venta y a los consumidores.

 

Pero ¿cuáles son estas nuevas tendencias que están obligando a las pymes a embarcarse en una estrategia de “nuclearización”? Un estudio del think tank Institución Futuro habla sobre algunas de ellas: la globalización y la digitalización, en la medida en la que conllevan la apertura creciente (y la universalización) de la capacidad de lanzar al mercado productos y servicios especializados; la “comoditización”, que hace que proliferen productos y servicios maduros y estandarizados a precios decrecientes; y la “terciarización”, por la que son cada vez más frecuentes lógicas de subcontratación amparadas en contratos.

 

Globalización y digitalización. La globalización y la digitalización son procesos imparables que, en una medida u otra, afectan ya a todas las empresas. Sus consecuencias son claras: dan la posibilidad de estar presentes en más lugares del mundo y ofrecen una conectividad permanente, que ayuda a mejorar el servicio y captar más clientes. Pero, además, hacen que empresas, usuarios y consumidores tengan una capacidad creciente para ser, simultáneamente, productores de unos y otros, gracias a la creciente disponibilidad y facilidad de uso de herramientas complejas.

 

Comoditización. Los productos y servicios novedosos conviven en el mercado con otros que ya son maduros. Y los costesmarginales de éstos en algunos casos se acercan a cero, por lo que son percibidos por sus consumidores como commodities intercambiables con respecto a los proporcionados por la competencia.

 

Terciarización. Los trabajadores del sector servicios han ido creciendo en los últimos años, hasta superar notablemente a la ocupada en la industria. Además, la forma de trabajar que se ha impuesto en el sector terciario se ha difundido rápidamente por el resto de sectores.

primerpaso

Digitalizar la empresa, el primer paso de la internacionalización

Todos los caminos de largo recorrido, como el que conduce a la internacionalización de una empresa, empiezan con un primer paso. Y este no tiene porqué consistir en hacer las maletas y salir inmediatamente hacia otros países -con los costes correspondientes que supone empezar desde cero-, sino que también puede iniciarse dándose a conocer en ellos de forma previa. ¿Cómo lograrlo? Hoy en día resulta relativamente sencillo, ya que no hace falta cruzar fronteras físicas, sino que se puede conseguir rápidamente digitalizando y globalizando la compañía. Eso sí, habrá que hacerlo bien para que los resultados sean satisfactorios. Aquí van algunos consejos.

 

Comenzar con suficiente antelación. Aunque el mundo digital se caracteriza por la rapidez e inmediatez en la transmisión de noticias y conocimientos, llegar a ser suficientemente conocido es un objetivo que necesita su tiempo. Por eso, la empresa debe emprender el proceso de digitalización lo antes posible y, como mínimo, varios meses antes de programar su salida física hacia nuevos mercados.

 

Crear un nuevo modelo. La empresa debe crear una nueva estructura de negocio que le permita tener una presencia global, es decir un modelo de negocio digital, en el que desaparezca en la medida de lo posible el papel y la información virtual se convierta en protagonista principal. Además, deberá abandonar su visión localista y limitada, para transformar su estrategia hacia planteamientos globales, que puedan llegar al máximo número de potenciales clientes y consumidores de otros países.

 

Diseñar un producto muy claro. Es posible que en este proceso de internacionalización virtual haya que cambiartambién el diseño de algunos productos e, incluso, crear otros dirigidos especialmente a los nuevos mercados que se quieran abordar. En esta tarea, habrá que tener muy en cuenta los gustos y preferencias de los nuevos consumidores, las modas imperantes en sus respectivos países y, también, las diferencias culturales que puedan llevar a un mayor o menor uso de determinados útiles o servicios.

 

Crear una web internacional. La remodelación de la web, o la creación de una nueva, es uno de los elementos fundamentales para darse a conocer antes de emprender la internacionalización física. La empresa debe tener especial cuidado en dirigirse, a través de ella, a un público general, utilizando diferentes idiomas, globalizando su oferta, facilitando canales de comunicación directos y dotándose de medios de pago seguros, eficaces y reconocidos en todo el mundo.

 

Promoción exterior. Para que este primer paso en la internacionalización de la empresa sea eficaz no basta con haber digitalizado el negocio y modernizado la web. A continuación, será necesario dar a conocer lo antes posible los productos y servicios ofrecidos. ¿Cómo hacerlo eficazmente? En primer lugar, a través de la propia web, pero también de las distintas redes sociales, de las instituciones y organismos relacionados con el comercio exterior, y de las múltiples plataformas digitales relacionadas con el mundo empresarial y los negocios de los países que más nos interesen.

gadget

¡Digitalice su empresa!, es la fórmula más rápida para triunfar

Ya no valen las antiguas estructuras y los anquilosados modelos de negocio. Los que no lo han entendido se han quedado en el camino, como le sucedió a una conocidísima marca de cámaras fotográficas que se resistió a olvidarse de sus tradicionales carretes y a otro no menos conocido fabricante de teléfonos móviles que no supo adaptarse a los nuevos tiempos. En estos momentos, se impone otra forma de hacer las cosas, más flexible y ágil, que tiene en la digitalización su principal estrategia.

Hay muchas pymes que ya han nacido en la era digital, por lo que están acostumbradas a trabajar en este ámbito y a aprovechar sus múltiples posibilidades. Pero hay otras que simplemente deben adaptarse para no morir. Solo existe una certidumbre de futuro, y es que las firmas que sobrevivan a corto y medio plazo serán las que hayan hecho bien sus deberes en tareas de digitalización.

Y es que la digitalización puede afectar a todos los ámbitos de una empresa y suponer una verdadera revolución en su estrategia de producción, marketing, ventas e internacionalización. Cualquiera que sea el producto al que se dedique, su estrategia de ventas y marketing deben tener muy en cuenta la proliferación de aparatos tecnológicos interactivos a través de los que nos informamos, elegimos, decidimos y actuamos continuamente todos los ciudadanos del planeta y, por lo tanto, todos los consumidores.

Si hablamos de la producción, hay que tener en cuenta que en estos momentos cualquier producto puede digitalizarse y obtener un beneficio de ello: neveras, espejos, semáforos… Por ejemplo, una empresa de recogida de basuras puede saber si un contenedor está lleno o no, gracias a un dispositivo digitalizado, para proceder o no a su descarga, lo que le ahorrará tiempo y dinero.

En algunos ámbitos como el de la música, la televisión o la educación la digitalización está transformando completamente los negocios. En los dos primeros se compra y consume ya de otra manera, mientras que el tercero está experimentando importantes cambios. Por ejemplo, hay empresas que ya no cobran por los contenidos educativos, sino que los proporcionan gratuitamente. Pero ¿entonces de qué viven? Pues de reunir simpatizantes y cobrar por asesorías, exámenes, títulos y certificados que conceden de forma paralela o posteriormente.

El marketing de cualquier empresa también puede dar un vuelco gracias a la digitalización. Se estima que en 2020 habrá 50.000 millones de aparatos digitales interconectados en el mundo. Y si tenemos en cuenta que entonces seremos unos 8.000 millones de personas, está claro que tocaremos a más de 5 dispositivos por habitante. Y eso que ahora ya interactuamos continuamente con diferentes gadgets mientras vemos la tele, usamos el smartphone, etc. Tal es la fuerza de los teléfonos móviles en estos momentos que existen 6.000 millones en todo el mundo, cuando solo hay, por ejemplo, 800 millones de automóviles.

Hoy en día, para vender es imprescindible estar en Facebook y Twitter, pero también en las aplicaciones del Smartphone y en Google… Un consumidor busca el mejor restaurante o el bar más cercano que aparece en su gadget y acude a comprarse un traje después de haber comparado diferentes prendas en su buscador favorito… Pero es que dentro de nada habrá tiendas en las que si vas a comprar un equipo de tenis, el espejo del probador mostrará, por ejemplo, cómo le quedaría la misma prenda a Rafa Nadal. Y eso será un valor añadido por parte de esos comercios que ningún aficionado olvidará con rapidez.

La imagen y la publicidad tienen muchas caras y todas pueden ir ligadas a la digitalización. Nadie duda ya de que cualquier comentario en las redes sociales sobre una experiencia negativa con una determinada empresa o una crítica en un blog pueden resultar demoledores y arruinar cualquier campaña de publicidad de esa firma. Por lo tanto, habrá que estar al tanto y procurar que esto no ocurra.

Por último, la digitalización también resulta fundamental en la internacionalización de una empresa. Constituye casi una fórmula mágica para salir al exterior rápidamente, ya que utilizando correctamente la web conseguirá multiplicar su proyección y escalabilidad notablemente; y con apenas inversión podrá “abrir” tiendas y comercios en cualquier país. Si quieren comprobarlo, observen el caso de la firma de ropa Desigual, que ha basado su gran éxito internacional en la apertura de tiendas en internet adaptándolas a cada lugar y mercado en los que se han querido introducir. Los buenos resultados no han tardado en llegar.

conecta_tu_negocio

“Conecta tu negocio” digitaliza 24.500 pymes en un año

La información es uno de los valores más importantes para una empresa, por lo que debemos asegurarnos de que está a buen recaudo, pero también de que se encuentra  accesible rápida y fácilmente cuando la necesitamos. En este sentido, la digitalización tiene muchas ventajas para una pyme, pero sobre todo ayuda a mejorar su funcionamiento y contribuye a impulsar su rentabilidad. Y es que no se trata de hacer fotocopias, sino de convertir un documento de papel en una imagen que nos permitirá después poder recuperar, de manera sencilla, datos y facilitar la comprobación de albaranes, contratos o facturas, recibos… Pero no solo eso, sino también enviarlos, recibirlos e interactuar continuamente con ellos.

Por eso, hoy queremos destacar el proyecto “Conecta tu Negocio”, creado entre CEPYME, Google, Banco Santander, STRATO, MRW, Orange y con el apoyo institucional del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio a través de Red.es y la colaboración de Barcelona Activa y la revista Emprendedores, que ha ayudado a que más de 24.500 pymes y autónomos digitalicen su negocio.

El programa concluyó en febrero de 2012 su primer año de actividad con unas cifras de participación muy destacadas y un gran éxito en cuanto a páginas web creadas.

Las pymes y autónomos han podido crear su web de forma totalmente gratuita y tener, durante un año desde el día en que solicitaron su dominio, acceso al creador y editor de páginas, alojamiento web y el registro de un dominio “.es”, además de poder acceder al soporte educativo online y al canal atención telefónica para resolver las dudas que les surgieron durante la creación y desarrollo de su sitio en Internet.

De todas las páginas web creadas, el 73% las han realizado hombres y un 27% mujeres, y se han dado de alta más de 39.000 nuevos dominios .es en Internet con el paquete de alojamiento de STRATO utilizado por la iniciativa. Las comunidades en las que se han creado más páginas web han sido Andalucía (18,3%), Madrid (17,4%), Cataluña (16,8%), y Comunidad Valenciana (12,1%). En cuanto a webs creadas por provincias, destacan Madrid (17%), Barcelona (13%), Valencia (7%) y Sevilla (6%). Y los sectores más digitalizados han sido el de servicios (19,28%), seguido de comercio no alimenticio (12,47%), casa y hogar (8,96%), y tiempo libre y entretenimiento (6,15%).

“Conecta tu Negocio” es un proyecto que nació con el objetivo de ayudar a los pequeños y medianos empresarios y autónomos a dar un primer paso en el mundo ‘online’ y mostrarles las posibilidades que la red puede ofrecerles para desarrollar y potenciar su negocio a nivel nacional e internacional. Sin duda, lo están consiguiendo.