Entradas

bliack_friday_espana

Consejos para abordar el Black Friday desde la pyme

Desde hace varios años, los comercios españoles se han unido a la moda anglosajona del Black Friday con el fin de adelantar las compras navideñas y captar nuevos clientes a través de grandes descuentos. En la campaña de este año, que arrancará el 24 de noviembre, se espera una participación de casi el 50% de las pymes con venta online.

 

Quedan pocos días para la llegada del Black Friday, un viernes de descuentos marcado a fuego por el sector del comercio. Celebrado un día después de la festividad norteamericana de Acción de Gracias (que este año tendrá lugar el 23 de noviembre), se ha convertido en el pistoletazo de salida de las compras navideñas.

De hecho, ha dado pie a todo un periplo de consumo que va desde ese viernes hasta el lunes (Ciber Monday), con descuentos en el canal de venta online. O, incluso, hasta el martes (Giving Tuesday) para todos aquellos que quieren regalar solidaridad y potenciar desde la empresa nuevas políticas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC).

En cualquier caso, cada vez son más las pymes españolas que deciden sumarse a este reclamo comercial. Según un reciente estudio publicado por eBay, casi un 50% de las tiendas online ofrecerán descuentos entre el 24 hasta el 27 de noviembre. En cuanto a las pequeñas y medianas empresas que venden también físicamente, este año se ha superado por primera vez la barrera del 30%.

El documento asegura que las parcelas que más éxito esperan tener son las de la moda, el deporte y la electrónica, aunque también tendrán una importante presencia las vinculadas con casa y jardín, ocio y coleccionismo. Según los datos de eBay, las más de 4.000 tiendas españolas que participaron en la campaña del año pasado incrementaron un 20% sus ventas con respecto al mismo periplo en 2015.

Una fecha que no se puede descuidar

Toda aquella pequeña empresa que quiera subirse al carro del Black Friday debe tener en cuenta una serie de detalles que no puede descuidar y que debe activar desde ya.

  • Promoción y diferenciación

    El establecimiento debe avisar con antelación al cliente ávido de ofertas y dejarle muy claro cuándo, dónde y con qué cantidades van a llevarse a cabo. Cuanto más se diferencie más llamará la atención, y cuantos más medios emplee para promocionarse, más ojos verán su marca. Para ello puede valerse de la publicidad, de reclamos en su escaparate, físico y/o digital, y de anuncios atrayentes a través de redes sociales.Pero, cuidado, optar por esta última opción significa haberlas trabajado previamente, diseñando diligentemente la presencia y los mensajes y habiendo captado a un grupo generoso de seguidores fieles que puedan no sólo darnos feedback como compradores, sino que fomenten el ‘boca a boca’.

  • Mensaje y objetivo

    Para que la promoción sea eficaz, el mensaje trasladado a nuestros posibles clientes debe ser directo y claro. Si fuese posible, ha de estar enfocado a un nicho poblacional concreto, el más habitual entre nuestros compradores, y a una serie de demandas o necesidades que se nos hayan planteado de forma frecuente. Y, por supuesto, con un precio lo más ajustado posible para poder captar y fidelizar.

  • Servicio de entrega y posventa

    Son esenciales también para esa captación y fidelización de la que hablábamos anteriormente. Da igual que nuestro precio sea el más bajo: si el cliente lo recibe tarde o en malas condiciones, o si no sabemos darle solución a un problema latente habremos perdido su confianza. Y con ella también la de otros muchos que atenderán a sus malas críticas sobre nuestro servicio, que muy probablemente quedarán plasmadas en la Red de Redes.

  • Planificación

    Entrar en el universo del Black Friday no debe decidirse de la noche a la mañana, hay que estar preparado y tener muy presentes posibles hecatombes para saber cómo evitarlas: caídas de la tienda online; fallos en los sistemas de cobros o en la gestión de stock; contratación de personal adicional; posibles problemas con proveedores de productos y/o servicios… Que alguno de los eslabones falle significará retrasos y desajustes en muchos pedidos y, en consecuencia nos llevaremos unos cuantos clientes insatisfechos.

negocio_navidades

El mejor plan de negocio de cara a las Navidades

franquicias_en_espana_restauracionEl Día del Soltero Chino, el Black Friday, y el Cyber Monday dan el pistoletazo de salida a la mejor época para el comercio, que alcanza su punto álgido durante las Navidades. Tras ellas, llegan las rebajas de enero y febrero, que tampoco están nada mal. Tras estos casi cuatro meses de locura, regresa la calma. La obligación de cualquier emprendedor es aprovechar los periodos valle para prepararse ante el aumento de la demanda que, sin duda, habrá durante la temporada de compras. La mayoría se la juega durante esta época y un emprendedor debe disponer de un plan de negocio que sea capaz de hacer frente a la fiebre consumista.

 

Por norma general, durante estos meses, la mayor preocupación de los empresarios de pequeñas y medianas empresas pasa por disponer de un inventario y un stock que nos permita cumplir con los pedidos. De esa forma, podremos maximizar el beneficio. Pero las cosas están cambiando. Lo que acabamos de citar, podría ser la clave del éxito para retener clientes y conseguir nuevos en el pasado. Ahora existe algo llamado Internet, que precisa de una gestión empresarial mucho más activa y variada. El objetivo de este post es el de desgranar cuáles son esos puntos que hay que tener en cuenta, tanto en ecommerce como el comercio tradicional, para llegar a marzo con éxito.

 

Reconocimiento de marca

Muchas empresas piensan que, simplemente, con tener presencia en Internet basta para atraer a los clientes. Eso no es cierto. Para empezar, hay que partir de la realidad de que para el 99,9% de la sociedad, usted sencillamente no existe. Aunque su firma sea la mejor vendiendo bufandas, es muy probable que si alguien pone en un buscador la palabra comprar bufandas, bufandas mejores precios, le aparezcan cientos de links antes de que lo haga el suyo.

 

No tener un plan de negocio orientado a Internet origina que un negocio se pierda ventas tan increíbles como las que da, por ejemplo, el Cyber Monday. El pasado año, los ingresos de ese día ascendieron a más de 2.300 millones de dólares, solo en Estados Unidos. Para que una pyme pueda acceder a una mínima parte de ese pastel que los consumidores reparten con alegría en los meses finales del año es necesario que sepan que existe y ofrecerles una experiencia de usuario agradable. Y es que es un hecho que el 57% de los internautas abandonan un site si éste no carga en menos de tres segundos.

 

Para asegurarnos de que nuestro plan de negocio virtual es el correcto es importante hacerse las siguientes preguntas: ¿Google nos tiene indexados? ¿Somos accesibles para nuestro público objetivo? ¿Tenemos el site adaptado a dispositivos móviles? ¿Contamos con una web en la que sea sencillo navegar y, lo que es más importante, comprar? ¿Nuestra pasarela de pago es fiable? Solo tras responder de forma afirmativa a estas cuestiones, estaremos preparados para pasar al siguiente punto.

 

Seamos sociales
Las órdenes de compra provenientes de redes sociales crecieron un 202% en 2014. El 40% de los consumidores se decide a adquirir un bien tras ver comentarios del mismo por los entornos sociales. Ambos datos son una realidad que refleja la importancia que tienen los Facebook, Twitter y compañía en el ciclo de ventas. La conclusión está clara: hay que estar, participar y ser atractivo en redes sociales. En la actualidad, estos entornos son la frontera que delimita el éxito del fracaso. Una pyme, por muy pequeña que sea, no puede olvidarse de esta circunstancia.

 

Con vistas a lograr incrementar nuestro poder social es necesario encontrar una respuesta satisfactoria a estas preguntas: ¿Estamos presentes en las redes que le interesan a nuestro público objetivo? ¿Conseguimos atraer a seguidores? ¿Nuestros clientes actuales y potenciales quedan satisfechos cuando contestamos a los mensajes que nos hacen llegar por estos canales? Si ha conseguido responder de forma afirmativa a todos estos interrogantes, se habrá asegurado de contar con un comercio preparado para un incremento de la demanda.

 

La gestión del inventario

Da igual si hablamos de una tienda física o de una página de comercio electrónico. En 2015, el mejor camino para triunfar pasa por aprovechar todas las opciones posibles. Empezando por el establecimiento, pasando por la tienda online y terminando en los market place, como Amazon o eBay, que nos permiten llegar a todo el mundo y, además, aprovechar sus sistemas logísticos.

 

Ahora bien, ¿cómo controlar todo eso? Pues a menos que usted sea Papa Noel y tenga un montón de ayudantes que se encarguen del stock, todo pasa por implantar en la empresa una solución de gestión de inventario. Así evitará que el incremento en la demanda le destroce sus previsiones.

 

Satisfacción del cliente

Empecemos por tener claro que lo único que quiere una persona que está dispuesta a gastarse un dinero en un producto, es que éste cumpla con sus expectativas. Si se ha comprado de forma física, querrá que no falle y que si pasa algo lo pueda devolver sin problemas. Y si se ha optado por el ecommerce, el objetivo pasará por recibirlo en tiempo y forma. En resumen: cuando uno compra no quiere problemas. Y si, por desgracia, surgen lo que se buscará es que exista alguien que los solucione.

 

Aquí está el secreto de todo. Un empresario debe estar al servicio de la gente que le paga las nóminas. Para lograrlo, tendrá que tener un almacén organizado y etiquetado y un sistema de envíos que le permita ser más rápido que Papa Noel y los Reyes Magos juntos. Habrá que ser serios con los precios y nunca engañar al consumidor vendiendo algo que no es lo prometido.  Solo de esa forma, se podrá conseguir la satisfacción del consumidor, que será la mejor manera de tener un negocio rentable y de éxito. Por último, si aparecen imprevistos, hay que ser capaces de disponer de un servicio al cliente intachable. Así tendrá que ser cada año si se quiere sobrevivir a la locura de las compras.