Entradas

navidades_autonomos

Navidades agridulces para los autónomos

Hace poco explicábamos que los autónomos tenían motivos para sentirse esperanzados. Un Proyecto de Ley aún en curso en el Congreso, y que será previsiblemente aprobado en próximas fechas, doblará el periodo de vigencia de la tarifa plana de 50 euros para emprendedores, de los 6 a los 12 meses; y gradualizará las multas por el retraso en el abono de impuestos, imponiendo cuantías de sanción del 3 al 20% en función del tiempo de demora (antes eran del 20% en todo caso).

 

Noticias buenas que continuaban con la aprobación de una subcomisión parlamentaria que estudie a fondo la reforma del RETA, el régimen por el que se rigen 3,2 millones de autoempleados en nuestro país, y que previsiblemente discutirá asuntos como el de la posibilidad de que aquellos autonómos que ingresen cantidades inferiores a las del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), queden exentos de cotización. Una medida que, de producirse, salvará cientos de miles de puestos de trabajo, a ojos de las organizaciones más representativas de este colectivo, ATA y UPTA.

 

Pues bien: hasta ahí las buenas noticias, porque la última batería de anuncios puede atragantar las uvas a más de un trabajador por cuenta propia. Especialmente si ese trabajador es empleador, he aquí una relación de medidas que debe tener en cuenta si quiere pasar un 2017 sin sobresaltos:

 

  • La subida del SMI pactada, del 8%, incidirá de forma decisiva en la base mínima de cotización e incrementará los costes de los autónomos societarios. Fuentes de la Asociación ATA de Trabajadores Autónomos cifran en 300 euros anuales el impacto de esa medida, y se quejan de la cercanía en el tiempo de la última subida de las mismas características: fue en el año 2014.

 

  • Esa subida del SMI, equivalente en un solo año a la de los últimos 8, encarecerá los costes laborales del autónomo empleador. Si es tu caso, posiblemente tengas que abonar 1.000 euros más por empleo que sostengas, en base al hecho de que a cada uno de tus trabajadores se le va a incrementar un 8% la base mínima de cotización.

 

  • El destope de un 3% en las cotizaciones máximas elevará también, aunque en menor medida, la presión fiscal para el colectivo, si bien esta medida ha venido acompañada del anuncio de un incremento similar en la cuantía de las pensiones.

 

  • Los cambios anunciados en el pago del IVA son, posiblemente, los que más quebraderos de cabeza van a provocar. En virtud de la futura normativa, los autónomos únicamente podrán aplazar el abono del IVA que no han cobrado, cuando hasta este año, y según la legislación, contaban con numerosas posibilidades para solicitar al fisco algo más de tiempo. La mayor presión, por otro lado, tiene que ver con la necesidad de enjugar el déficit público, que debe bajar del 4,6% al 3,1% este mismo año.

 

A la espera del Congreso

 

Todos estos últimos anuncios han levantado una enorme polvareda en el colectivo y también en el arco parlamentario, donde algunas fuerzas políticas han hecho saber que intentarán utilizar la Ley de Autónomos ahora en trámite para “corregir algunos de los desperfectos” que las últimas medidas anunciadas han causado. Habrá que esperar aun así hasta el mes de enero para saber qué pasa, tanto con esa Ley, que supondrá un alivio al incluir también mejoras en el ámbito de la conciliación, como con el Decreto, que incluirá las noticias menos positivas para un colectivo que solo este año ha contribuido a la creación de 82.000 nuevos empleos.

 

Pese a todo, y por efecto de una recuperación económica que poco a poco va penetrando en todas las capas sociales, los trabajadores por cuenta propia esperan una buena Navidad. Con el consumo al alza y el PIB creciendo por encima del 3%, el colectivo asegura que generará, solo en la época festiva, cerca de 62.000 puestos de trabajo, una cifra muy relevante en la que, precisamente por el crecimiento, el número de nuevos trabajadores por cuenta propia tiende a ralentizarse mientras gana fuelle el empleo por cuenta ajena.

emprender_50

Emprender a los 50 ¿locura o éxito?

emprender_50Tal vez nunca se lo hayan planteado, pero ¿sabía que algunas de las grandes multinacionales como CocaCola, LinkedIn o McDonalds fueron creadas por personas mayores de 50 años? O que la periodista Arianna Huffington tenía 54 años cuando decidió poner en marcha su propio medio online para escribir sin presiones sobre lo que quisiera. Solo un lustro después, Time Warner compró su Huffington Post por 230 millones de euros.

Sus casos tal vez son muy sobresalientes, pero no son tan aislados. Según un informe de Easy Life Cover, los empresarios norteamericanos entre 55 y 64 años han tenido la mayor tasa de actividad emprendedora de los últimos 10 años, poniendo en marcha una de cada tres nuevas compañías en el país.

En España, la situación tiende a no ser muy diferente. Aunque aquí tal vez más que espíritu emprendedor lo que se impone es la necesidad. Según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), la tasa de paro para los mayores de 55 años en España es del 17,3%. Una cifra que parece que irá en aumento en el futuro dado el incremento progresivo que se está produciendo en el número de prejubilaciones en las grandes empresas, y que, sólo en 2015, creció un 171% respecto a los datos del ejercicio anterior.

Muchas de estas personas que se quedan fuera del circuito laboral por culpa de su edad cuentan, sin embargo, con muchos elementos positivos que deben ser tenidos en cuenta. Además de su experiencia y los conocimientos adquiridos, poseen una extensa red de contactos cultivada a lo largo de los años, un prestigio reconocido en su sector, y, en algunos casos, un colchón económico suficientemente holgado como para pensar en su siguiente etapa profesional sin tener sólo en cuenta el criterio dinerario.

En el lado contrario, bastantes miembros de este grupo no cuentan con los años cotizados necesarios para optar a la jubilación, por lo que deben completar un periodo mínimo como trabajadores autónomos hasta alcanzarlos. Sin embargo, para este colectivo (mayores de 45 años) que deciden trabajar por cuenta propia, tanto la Administración Central como muchas Comunidades Autónomas ofrecen subvenciones a las que pueden acogerse.

Sea por los motivos que sea, lo que recoge los datos del último índice Kauffman sobre actividad emprendedora, es que alrededor del 25% de los nuevos negocios que se pusieron en marcha durante 2015 tuvo como principal protagonista a alguien mayor de 55 años y ¿saben qué? Sus negocios tienen más posibilidades de ser exitosos que los puestos en marcha por jóvenes.

Los motivos son variados, pero contundentes.