Entradas

logoalahuertadelaesquinapeq

De la huerta a la mesa, pasando por Internet

Que Internet se haya convertido en un espacio donde un buen número de emprendedores han conseguido que todos compremos música, películas, tecnología, vuelos y hasta viajes a la Patagonia no sorprende a casi nadie. Pero lo que sí llama la atención es que también sea una plataforma válida para otorgar una segunda juventud a negocios tan tradicionales y deficitarios como la agricultura o la ganadería. ¿Exagerado? Para nada. La red se está poblando de tiendas virtuales que venden carne, tomates, lentejas y hasta huevos, lo que permite a los trabajadores del campo encontrar una salida digna a la dictadura de los intermediarios, que marcaban unos precios de origen con los que muy pocos agricultores podían cubrir costes. En otras palabras: se ha pasado de tirar y regalar los tomates frente al ministerio de Agricultura a poder vivir de su trabajo.

De la dureza del campo, saben mucho en la empresa A la huerta de la esquina. “Cuesta mucho producir los alimentos y es una pena ver que los productores los tiran a la basura. Así que, apoyándonos en la tecnología, vimos que podíamos hacer algo beneficioso para todos”, explica Manuel Ortega, uno de los fundadores de esta tienda online. Con sede en Villa del Prado (Madrid), esta pyme es mucho más que una página de comercio electrónico. “Cierto es que vendemos alimentos a través de la web y que eso nos podría dar la idea de que también somos intermediarios. Pero no es así, ya que aquí el agricultor o ganadero también es socio de la empresa”, añade Ortega. Esta extraña característica implica que el productor sea quien fija los precios a los que se venderán los alimentos. “Los tres fundadores, que no venimos del campo sino de campos como la tecnología y el marketing, solo intervenimos cuando vemos que el precio deja de ser competitivo”, explica Ortega.

Mucha más que una simple tienda online

Con solo un año de vida, esta huerta virtual ya ha convencido a 25 productores, con lo que ha pasado de comercializar solo frutas y hortalizas a incluir también carne, leche, huevos, etc. “Vendemos a toda España y ahora el reto es incluir un apartado de productos ecológicos y desarrollar una aplicación para que se pueda hacer la compra desde el teléfono móvil”, concluye Ortega. Mientras eso llega, A la huerta de la esquina se sigue posicionando como una variante más a la tradicional cesta de la compra del supermercado. Y es que su principal ventaja es la garantía de procedencia de los productos, algo que queda muy claro a la hora de hacer la compra. “Es importante poner toda la información en la página, ya que la idea fundamental es fomentar el diálogo con el cliente y que vengan a ver las fincas donde se produce lo que luego llega a la mesa”, explica Ortega.

Ejemplos como éste demuestran que Internet se ha convertido en un océano de oportunidades donde cualquiera con buenas ideas puede revivir negocios, o crearlos de la nada. Para lograrlo, no se requiere de inversiones millonarias, ya que la gran ventaja de utilizar la web y las nuevas tecnologías como pista de despegue es justamente el bajo coste.