Entradas

dolar_euro_libra

Los bancos centrales sopesan poner fin a la fiesta de dinero barato

El Banco de Inglaterra, el BCE y el Banco de Japón mantienen sus políticas de compra de activos y bonos soberanos y corporativos. Pero ya piensan en seguir a la Fed.

 

Como respuesta a la crisis financiera de 2008, los grandes bancos centrales del planeta pusieron en marcha políticas excepcionales para estabilizar la arquitectura financiera internacional. Entre otras, la rebaja del precio del dinero hasta niveles próximos a cero que, en el caso de la Fed, con su tercera maniobra alcista de hace unas semanas, ha durado siete años. Y la dedicación de la quinta parte de activos de sus balances a adquirir bonos soberanos y corporativos. Es decir, a hacer acopio de deuda de los Tesoros de sus países y de sus bancos o empresas con altas cotas de endeudamiento.

Casi diez años después del tsunami financiero, las decisiones expansionistas (Quantitative Easing) siguen vigentes en Europa (BCE), Reino Unido (BoE) y Japón (BoJ). Incluso el regulador japonés ha reducido sus índices de depósitos a niveles negativos, lo que implica, de facto, que sus bancos comerciales tengan que pagar por mantener los ahorros de sus clientes.

Algo parece estar cambiando

O, dicho de otra manera. Las autoridades monetarias de Europa, Japón y Reino Unido podrían seguir los pasos de la Fed norteamericana, que acaba de dejar los tipos de interés en el 1,25%. Es decir, encarecer también el precio del dinero en sus respectivas áreas de influencia.

El consejo de gobierno del BoE británico tiene cada vez más disidentes del actual inmovilismo, que mantiene los tipos en el 0,25%. Y podrían inclinar la balanza en alguna de sus próximas reuniones. Incluso el BCE, que los contiene aún más próximos a cero, también tiene visos de cambiar el paso. Así lo creen los inversores, que ven en su reciente revisión de riesgos de activos un preludio de que enterraría su estrategia de compra de activos entre septiembre y diciembre de este año. Maniobra que dejaría margen para mover los tipos. Mientras, Harahiko Kuroda, gobernador del BoJ, que prorrogó la compra de activos por valor de 1,6 billones de dólares, pese a que ya supone el 109% del PIB nipón, ha dejado señales claras de que pondrá el epitafio al proceso del dinero barato.

Aun así, los cuatro grandes bancos centrales operan con cautela total. Porque el tránsito hacia una política más restrictiva de tipos de interés no se producirá de inmediato. Las cartas apuntan hacia el medio plazo. Y si las expectativas inflacionistas no crecen al ritmo que lo han hecho en EEUU en los últimos meses.

Todo tiene sus riesgos

Entre los riesgos persistentes, sobresale uno que está en la mente del mercado. La actividad de la economía global se ha acelerado, pero persisten algunos problemas coyunturales de calado. En especial, la nueva falta de sincronización entre las potencias industrializadas y los principales mercados emergentes, que podrían provocar rachas de volatilidad en las plazas bursátiles. Pero no es el único nubarrón. A los analistas de los bancos de inversión les preocupa más otro asunto espinoso. Consideran que mercados como el chino generan profundos desequilibrios inversores porque no son capaces de crear sus instrumentos de riesgo que diferencien la información sobre los activos que operan en sus bolsas. En otras palabras. En un periodo en el que parecen volver “los excesos de ahorro” de los que alertó Ben Berneanke, en 2005, cuando aún presidía la Fed.

Stephen Jen, socio director del hegde fund SLJ Macro Partners y alumno aventajado en Morgan Stanley, lo expresa con nitidez: China y otros grandes emergentes han acumulado riqueza, pero no son capaces de generar, en sus sistemas financieros, herramientas más sofisticadas que sean capaces de distinguir la evolución contable de valores tradicionales de los activos derivados y estructurados, de mayor riesgo. Requiere la generación de confianza inversora y climas idóneos para hacer negocios, lo que exige regulaciones más precisas para identificar los valores refugio y las operaciones de mayor complejidad.

Cuentas saneadas

Esta cuestión despierta inquietud porque los bancos centrales de las potencias industrializadas continúan con su adquisición de activos y deuda y necesitan limpiar sus balances con inversiones seguras. La Fed, por ejemplo, planea el saneamiento de 4,5 billones de dólares de sus registros contables en los próximos meses. Y el peso relativo de las economías emergentes frente a las de elevadas rentas ha crecido en el último decenio; sobre todo, tras la crisis financiera en la que el decoupling o desincronización entre los ritmos de crecimiento de ambos grupos se hizo patente. Por si fuera poco, ahora, la dinamización vuelve a ser más intensa en los emergentes.

ayudas_autonomos

Las ayudas para autónomos recogidas en la Ley de Fomento del Trabajo Autónomo

El pasado jueves 10 de septiembre, el Boletín Oficial del Estado publicaba el texto definitivo de la nueva Ley de Fomento del Trabajo Autónomo y de la Economía Social. Según lo indicado en su disposición adicional, la entrada en vigor no se producirá hasta el 10 de octubre de 2015.

 

El objetivo de la ley es el de actualizar toda la normativa relativa al autoempleo y lograr un crecimiento de la economía social y el trabajo autónomo. De hecho, el Ministerio de Empleo espera lograr que el autoempleo aumente en más de medio millón de personas durante los próximos 4 años (hasta los 3.600.000), y para ello influirá la ampliación de algunos incentivos ya existentes a otros colectivos.

 

Tanto los autónomos miembros de dichos colectivos como aquellas personas que estén pensando en emprender un negocio como autónomos sin duda verán con interés muchas de las medidas contenidas en esta ley. Por su parte, a lo largo del proceso de elaboración y aprobación de la ley, las grandes organizaciones de defensa de los trabajadores y autónomos como ATA y UPTA han ido mostrando su apoyo a la nueva normativa.

 

Ayudas para autónomos incluidas en la nueva ley

 

Ampliación de la Tarifa Plana: La cuota por contingencias comunes se establece en 50 € durante 6 meses. El incentivo se amplía a los autónomos que inicien una actividad por cuenta propia contratando posteriormente trabajadores por cuenta ajena. Además, la ‘Tarifa Plana Especialmente Protegida’ se aplica a las víctimas del terrorismo y de la violencia de género.

 

Reducción de la cotización: Queda ampliada hasta 12 meses en casos de personas con discapacidad, víctimas del terrorismo y de violencia de género.

 

Capitalización de la prestación por desempleo: Se extiende la posibilidad de capitalizar hasta el 100% de la prestación con independencia de la edad del solicitante. El objetivo es facilitar la inversión inicial de la apertura de un negocio.

 

Segunda oportunidad: Una vez iniciada una actividad por cuenta propia, el emprendedor contará con la posibilidad de reanudar la prestación por desempleo hasta 60 meses después, en lugar de los 24 actuales.

 

Prestación por desempleo + RETA: Además, los mayores de 30 años podrán compatibilizar durante un máximo de 270 días la prestación por desempleo con el alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (opción hasta ahora sólo disponible para los menores de 30 años).

 

Autónomos económicamente dependientes: Aquellos autónomos que perciban tres cuartas partes de sus ingresos de un único cliente o empresa podrán contratar un trabajador en determinadas circunstancias, vinculadas a la conciliación familiar.

 

Familiares colaboradores: Estos podrán beneficiarse de bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social en el RETA durante 24 meses: del 50% los primeros 18 meses y del 25% durante los seis meses adicionales.

 

Medidas de apoyo a la Economía Social incluidas en la nueva ley

 

Incorporación de nuevos socios a las entidades de economía social: Con el objetivo de facilitarla, la nueva ley amplía las bonificaciones a todos los tramos de edad, creando una para mayores de 30 años (de 800 euros al año durante un máximo de tres) y aumentando la cuantía de las bonificaciones para menores de dicha edad hasta 1650 euros durante el primer año.

 

Apoyo a trabajadores excluidos del mercado laboral: Las empresas de inserción que contraten a personas en situación de exclusión social mantendrán una bonificación de 850 euros al año durante un máximo de tres (de 1650 si son menores de 30 años). Se crea, igualmente,  una nueva bonificación en las cuotas empresariales para los trabajadores de empresas ordinarias que procedan de empresas de inserción.

 

Centros Especiales de Empleo y Empresas de Inserción: Pasan a ser reconocidas como entidades prestadoras de servicios de interés económico general, lo que les permitirá ampliar hasta los 500.000 euros la cuantía que pueden recibir en concepto de subvenciones en un período de tres años.

finance

Ley de Fomento de la Financiación Empresarial: descubre las medidas que más te benefician

El pasado viernes el Consejo de Ministros aprobó una amplia batería de medidas para ayudar a las empresas a conseguir financiación. El objetivo del Gobierno es romper con la dependencia que tienen las pymes de la financiación bancaría, un 75% del total, y para ello ha puesto en marcha diversas medidas, desde una mayor regulación de las empresas cotizadas en el Mercado Alternativo Bursátil, hasta una ley de crowdfunding, pasando por asuntos más cotidianos como la imposición de preavisos por parte de las entidades de crédito o la regulación de las sociedades de garantía recíproca. El saco es grande y no todas las medidas pueden ser aprovechadas por todas las empresas, por eso en Asesores de Pymes hemos querido dulcificar la tarea de leerse el Boletín Oficial del Estado y hemos agrupado las nuevas propuestas en función de su accesibilidad a las pymes.

Lo más útil: preaviso de recorte de financiación.

Aquí incluimos aquellas que con más probabilidad podrán ser accesibles para cualquier empresa.  A la cabeza está el preaviso de recorte de financiación. Si el banco quiere recortar líneas de crédito o préstamos por un valor superior al 35% de la deuda de cualquier empresa, sin importar su tamaño, deberá avisarlo con 15 días de antelación. Además, tendrá que proveer a la pyme de un documento con la información de su historial financiero. De esta forma se intenta dar un mayor margen para que los empresarios puedan buscar financiación alternativa.

Además se estimula el buen comportamiento financiero de las empresas, ya que ese historial de crédito o “rating de pymes” reflejará si es o no un buen pagador. A falta de su definición final por parte del Banco de España, lo cierto es que ese historial de crédito es un documento básico en la negociación empresarial en muchos países occidentales. De momento, lo único que se ha precisado sobre ese documento en su versión española es que el banco deberá extenderla de forma gratuita en caso del recorte de crédito comentado. También podrá ser solicitado voluntariamente por cualquier pyme a un “coste reducido” y se le facilitará en un plazo máximo de 15 días, según lo publicado en el Boletín Oficial del Estado.

Lo más atractivo: la regulación del crowdfunding.

Es, tal vez, la medida estrella de la ley y una de las que más puede beneficiar a las micro empresas. Por primera vez en la historia,  España regula los préstamos entre personas. Como se ha comentado en este blog en más de una ocasión, el crowdfunding ya era una actividad más o menos conocida en España.  Pero el miedo  a lo novedoso de la fórmula y a la desregulación inhibía a más de un interesado.  Ahora, financiar a las empresas a través de plataformas de Internet no será una locura de inversores alternativos, sino un tipo de  inversión más.

De esta forma, las pymes se podrán beneficiar del interés de muchos inversores con exceso de liquidez que, como ocurre en otros países, prefieren buscar el beneficio de su negocio en la economía real.

Para evitar abusos, el Gobierno ha distinguido dos tipos de inversores:  Acreditados, entre los que estarán los institucionales, las empresas con activos superiores a un millón de euros, una cifra de negocio por encima de los dos millones  o unos recursos propios  de más 300.000 euros.  Además de las personas físicas o jurídicas cuyos niveles de renta superen los cincuenta mil euros al año o tengan un patrimonio superior a cien mil euros y soliciten expresamente este tratamiento). Para todos ellos no habrá ningún límite de inversión.

Sí lo tendrán, en cambio, los no acreditados (todos los que no cumplan los anteriores requisitos). Para estos, se ha fijado una aportación máxima de 3.000 euros por proyecto, y 10.000 en total al año en todas las plataformas. Además, tendrán que firmar de puño y letra que conocen los riesgos de esta inversión.

Para las empresas esta normativa va a facilitar y profesionalizar la captación de financiación de amigos, familiares y locos.  Sobre todo la procedente de esos “locos” que antes apenas podrían localizar entre amigos de amigos y que ahora no sólo serán más accesibles a través de estas plataformas sino que, es probable, que también estén más interesados. En un contexto de tipos de interés tan bajos como el actual, conseguir entre el 8% y 10% que pagan en estas plataformas las empresas que solicitan crédito puede ser muy atractivo.

Lo más selecto: el MAB

Finalmente, están las reformas en el Mercado Alternativo Bursátil. Los últimos escándalos acontecidos en empresas de ese mercado han marcado, sin duda, la redacción de esta nueva normativa. El Gobierno busca un mayor control, por eso ha introducido nuevas exigencias en cuanto al perfil de los auditores de las mismas. Aunque, tal vez, el cambio más importante sea el de fijar los 500 millones de euros de capitalización como el límite a partir de la cual una empresa deberá abandonar el MAB para cotizar en el mercado continuo y cumplir con las exigencias que eso conlleva.

Lo más complicado, pero tal vez lo más útil: las titulizaciones

Por último, la ley aprobada el viernes, reforma también las titulizaciones. Según explicó el Ministro de Economía, Luis de Guindos, se trata de paquetes de préstamos que los bancos agrupan en vehículos financieros con capacidad para emitir bonos en los mercados financieros. Tradicionalmente, estos préstamos debían tener como subyacente (garantía) un activo inmobiliario, pero ahora esa exigencia cambia y se permite titulizar préstamos en los que la garantía es un préstamo de una Pyme. El ministro calcula que en España habría unos 235.000 millones disponibles para ser titulizados. Pero lo que es mucho más interesante, dispuestos a ser comprados por el Banco Central Europeo. De esta forma, las entidades financieras tendrán más incentivos para prestar a las pymes, ya que a cambio de esos créditos podrán obtener liquidez del BCE.

Es hora de decir adiós al ticket, llega la factura simplificada

La vida de los tickets como justificantes de compra tiene los días contados, su validez termina con el año en curso y a partir del 1 de enero de 2013 será obligatorio expedir la nueva factura simplificada, según se publicó en el BOE del pasado 1 de diciembre.

Esta nueva legislación responde a la necesidad del Gobierno español de adaptarse a una antigua demanda de la Unión Europea: la de armonizar los sistemas de facturación en todos los países para facilitar el comercio intracomunitario y el control de Impuesto sobre Valor Añadido (IVA).

El resultado inmediato es que a partir del 2013 emitir un ticket como un justificante de compra ya no será legal. Las empresas en su lugar deben adaptarse para poder emitir una factura simplificada, que como su nombre indica es menos completa que la factura normal, pero también más complicada que el ticket.

Lo primero que hay que saber es que no todos los negocios pueden emitir facturas simplificadas. Para poder hacerlo hay que cumplir los siguientes requisitos, según el texto del BOE:

En líneas generales, se deberán emitir facturas simplificadas cuando el importe de lo cobrado “no exceda de 400 euros” (IVA incluido), y en los casos en los que haya que emitir facturas rectificativas. Pero también se establecen excepciones para empresarios y profesionales. A ellos se les permitirá emitir facturas simplificadas por cuantías de hasta 3.000 euros, pero solo en caso de las operaciones listadas en el BOE, es decir:

a) Ventas al por menor, incluso las realizadas por fabricantes o elaboradores de los productos entregados.

b) Ventas o servicios en ambulancia.

c) Ventas o servicios a domicilio del consumidor.

d) Transportes de personas y sus equipajes.

e) Servicios de hostelería y restauración prestados por restaurantes, bares, cafeterías, horchaterías, chocolaterías y establecimientos similares, así como el suministro de bebidas o comidas para consumir en el acto.

f) Servicios prestados por salas de baile y discotecas.

g) Servicios telefónicos prestados mediante la utilización de cabinas telefónicas de uso público, así como mediante tarjetas que no permitan la identificación del portador.

h) Servicios de peluquería y los prestados por institutos de belleza.

i) Utilización de instalaciones deportivas.

j) Revelado de fotografías y servicios prestados por estudios fotográficos.

k) Aparcamiento y estacionamiento de vehículos.

l) Alquiler de películas.

m) Servicios de tintorería y lavandería.

n) Utilización de autopistas de peaje.

También especifica la nueva legislación, cuáles son los conceptos obligatorios que debe recoger esa nueva factura.

-Número y serie correlativas.

– La fecha de expedición y  fecha en que se han realizado las operaciones o en que se haya recibido el pago anticipado, siempre que se trate de una fecha distinta a la de expedición de la factura.

– Nombre o razón social y Número de Identificación Fiscal (NIF).

– Descripción del servicio prestado o de los bienes entregados.

– Tipo impositivo aplicado.

– Contraprestación total.

En caso de facturas rectificativas, la referencia expresa e inequívoca de la factura rectificada y de las especificaciones que se modifican.

Por último, la nueva legislación quiere impulsar la facturación electrónica, hasta tal punto que establece un mismo trato jurídico para la factura de papel y la digital, e incluso exime a las empresas de tener que expedir las facturas con una tecnología determinada. Tan sólo se limita a recomendar (que no obligar) la utilización de la firma electrónica como elemento de seguridad.

Contrato

Las claves de la reforma laboral para pymes y emprendedores

Además de la reducción del coste del despido, el cambio más destacado de la reforma laboral aprobada por el Gobierno, el texto publicado el BOE el pasado 11 de febrero contiene otras muchas novedades que, en algunos casos,  afectan y/o benefician especialmente a las pequeñas y medianas empresas españolas.

Contrato indefinido específico para pymes

Entre las medidas más relevantes está la creación de un contrato específico para empresas cuya plantilla no supere los 50 trabajadores, por el cual se amplía hasta un año el periodo de prueba para los contratos indefinidos. Un cambio que significa que, en caso de necesitarlo, un contrato podrá ser rescindido sin ningún tipo de indemnización dentro de ese primero año.

Incentivos para la contratación

Otras novedades están claramente orientadas a crear nuevos puestos de trabajo, especialmente para estimular la contratación de desempleados de larga duración, mujeres y jóvenes.

Así, la contratación de desempleados que hayan estado en paro durante, al menos, 12 meses en los últimos 18 y de aquellos que sean mayores de 45 años supondrá un ahorro en sus cuotas de la Seguridad Social de 1.300 euros cada año, hasta un tope de tres años (4.500 euros en total).

Además, si el desempleado es mujer la ayuda asciende a 1.500 euros por año, también con un tope de tres años.  También hay una bonificación a las cuotas de la Seguridad Social de hasta 3.600 euros cuando se contrate indefinidamente a jóvenes entre 16 y 30 años.

Por otro lado están las deducciones fiscales de 3.000 euros para el primer trabajador contratado menor de 30 años. Una deducción que se amplía al 50% de la prestación por desempleo que haya cobrado su candidato durante el último año en el caso de los empresarios nóveles, los emprendedores.

Contratos temporales limitados

Si la situación económica está tan complicada que todos estos caramelos no le animan a contratar, no pase por alto revisar su estrategia de recursos humanos. Y es que a partir del 31 de diciembre de este año no se podrán encadenar contratos temporales de forma indefinida como ocurre hasta ahora. Si tiene algún trabajador contratado en régimen de trabajo temporal tenga en cuenta que, transcurridos 24 meses desde el inicio, éste pasa directamente a ser un contratado indefinido.

ERE sin la autorización de un juez

Por último, no se deje llevar por la alegría de algunos titulares de prensa. Si la situación es extrema y debe recurrir a un Expendiente de Regulación de Empleo (ERE), la supresión de la autorización previa por parte de juez es una ayuda. Pero nada más. Puede que al no hacer falta el “permiso” de un juez pueda evitar tener que pactar las condiciones del ERE con los sindicatos y la casi segura subida de indemnizaciones que eso conllevaba. Aún así,  los expertos aconsejan tener mucho cuidado y presentar el expediente como si fuera a ser revisado por la autoridad judicial. Si los sindicatos detectan alguna irregularidad lo denunciarán y un cambio a posteriori pude ser, incluso, más engorroso que la posibilidad de bloqueo en las negociaciones que existía hasta ahora.