Entradas

exportadora

Cambios legales para impulsar a las pymes exportadoras

Las exportaciones se han convertido en uno de los motores de la economía española. Según el último dato publicado, en el mes de marzo subieron un 12,5% respecto al mismo período del año anterior. Esto rompe la ralentización que habían mostrado los meses anteriores y que había activado algunas alarmas en el Gobierno.

Apuntalar está tendencia es una prioridad para la economía  española y en esa línea se enmarca la decisión tomada hace unos días por el Gobierno, anunciada por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, de modificar dos legislaciones claves en materia de exportación para las pymes.

La primera afecta al Contrato de Ajuste Recíproco de Intereses, más conocida como CARI.  Se trata de un sistema de apoyo financiero oficial que actúa como una especie de seguro para los créditos solicitados con el objetivo de financiar actividades de exportación. Gracias a este apoyo estatal indirecto los bancos pueden ajustar más el tipo de interés al que conceden al dinero.

De esta forma el Gobierno intensifica su papel como garante de la actividad crediticia de la banca y mejora el tipo de interés de los bancos que luego prestan a los exportadores. La medida busca incentivar el uso de este instrumento y, sobre todo, disipar los riesgos inherentes a las actividades exteriores que tanto asuntan a las entidades financieras.

También ha sufrido cambios otro de los vehículos financieros para incentivar la exportación, el  Fondo para Inversiones en el Exterior (FIEX). Hasta ahora, este sistema de ayudas permitía la inversión directa en el accionariado de las compañías exportadoras, durante un tiempo limitado.

Desde ahora, el FIEX podrá también participar en vehículos o fondos de capital expansión con los apoyos oficiales ya existentes o que se establezcan. Además de en fondos de inversión privados, que fomenten la internacionalización de la empresa o de la economía española.

Todo esto será posible siempre que los proyectos cumplan unos requisitos básicos, como ser proyectos viables y privados, pero que reporten algún beneficio para España o las empresas españolas. Además, deben ser proyectos medianos con un volumen de facturación entre los 250.000 euros y un máximo de 30 millones de euros.

La dotación anual de estas ayudas, en 2015, es de 828 millones de euros.

usa

Consigue hasta 50.000 euros para implantar tu negocio en Estados Unidos

¿Tiene un negocio en Estados Unidos? ¿Se está planteando expandir su empresa en el país de las barras y estrellas? Si es así, no debe dejar de prestar atención a una de las convocatorias más atractivas para ayudar a los exportadores a Estados Unidos. Se trata del “Plan ICEX Target USA”, englobado en el plan ICEX España Exportación e Inversiones. El pasado 22 de octubre el BOE dio el pistoletazo de salida a la convocatoria de 2014 que estará abierta hasta el próximo 21 de noviembre.

 

Como en años anteriores, esta línea de ayudas está a disposición de todas las pymes españolas, de cualquier sector de actividad, que cuenten con una filial en territorio estadounidense o participen con un mínimo del 50% del capital social en una empresa de ese país, o el mínimo que indique el Estado en que se realiza la actividad. En el caso de que haya varias empresas en el proyecto, la aportación conjunta de todas las de nacionalidad española también debe superar el 50%.

 

Además, hay un trato especial para aquellas compañías que, aun siendo españolas, hayan decidido desarrollar su actividad en territorio estadounidense directamente y no tengan filiales. En este caso, podrán solicitar ayudas siempre que pertenezcan a sectores “eminentemente tecnológicos”, según las palabras del propio BOE. A saber: biotecnología, nanotecnología, TIC’s, contenidos digitales y otros sectores de alto contenido tecnológico.

 

Cada proyecto empresarial puede aspirar a conseguir un total de 50.000 euros o el 50% de los gastos susceptibles de apoyo. Se consideran gastos subvencionables los realizados entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2014. Y en algunos casos, también se podrán incluir los gastos de constitución o primer establecimiento de la filial siempre que se constituyera en los últimos cuatro meses de 2013.

 

Como es habitual en las convocatorias del ICEX, el margen para la duda es escaso. Ya que la convocatoria especifica con detalle, aquellos gastos que sí pueden ser objeto de subvención, y entre los que se encuentran:

 

– Gastos de constitución y primer establecimiento: estudio viabilidad, asesoramiento externos (jurídico, contable, financiero…) escrituras, licencias, permisos…

– Gastos de promoción: publicidad, acciones comerciales, participación en ferias…

– Gastos de defensa jurídica de la marca, patentes y homologación.

 

La solicitud de la ayuda debe ir acompañada de una memoria detallada de actividades en la que se expliquen y justifiquen todos los conceptos que buscan ser subvencionables. También será evaluable la estrategia de implantación en EEUU que tiene el negocio que opta a las ayudas. Así como la descripción del proyecto, sus fases de desarrollo.

 

Los 50.000 euros solo podrán conseguirlos las empresas que opten a las ayudas en dos convocatorias distintas. Ya que para el primer año hay fijado un tope de 30.000 euros por proyecto, o el 50% de la inversión.

En el caso de las empresas tecnológicas, el límite será de 15.000 euros, de hecho esa cuantía también es la inversión mínima que se exige a los proyectos de este tipo.

El resto, se completan con los gastos en los que se haya incurrido en el segundo año de actividad en tierras americanas.

 

Quienes se presenten por primera vez a estas ayudas, deben tener en cuenta que la puesta en marcha de su negocio en Estados Unidos no puede ser anterior al 1 de enero de 2014.

 

Para finalizar, conviene recordar la advertencia del BOE “la ayuda contemplada en este Plan es incompatible con cualquier otra ayuda otorgada por ICEX para los mismos conceptos de gasto.”

icex

Última llamada para acceder a las ayudas del plan ICEX Consolida

Mañana es el último día lectivo para que las pymes exportadoras puedan presentar la solicitud de ayudas al plan ICEX Consolida. Así lo indica su publicación en el BOE del pasado 3 de octubre, que estable un plazo de 30 días naturales para acceder a este plan de incentivos a la exportación dotado con dos millones de euros.

Este programa, tiene como objetivo apoyar los proyectos de internacionalización de las pymes españolas en mercados exteriores no habituales. Es decir, las empresas no podrán solicitar ayudas para los proyectos que se estén desarrollando en cualquier país de la Unión Europea, Noruega, Suiza y Estados Unidos.

Para todas las demás, se establece la posibilidad de una subvención económica que compense los gastos en los que se ha incurrido y que será de un máximo del  50% de los mismos, con un tope de 50.000 euros por beneficiario. Esta cantidad se amplía a 65.000 euros en el caso de que la empresa presente varios proyectos desarrollados en distintos países.

El principal requisito para acceder a las ayudas está en el límite de facturación, que no puede superar los 200.000 euros en ninguno de los tres ejercicios fiscales previos, ni tampoco en el actual. Además, la filial extranjera para la que solicitan las ayudas tiene que haberse constituido con posterioridad al 1 de enero de  2013, y la participación de la matriz española deber superar el 50% del capital.

Por otro lado, se considerarán subvencionables todos los gastos necesarios para la puesta en marcha del negocio. Desde estudios de viabilidad, consultoría, asesorías varias, gastos de constitución de la filial (escrituras, permisos administrativos, licencias, etc); certificaciones obligatorias. También se podrán incluir los gastos de promoción. Entendiendo como tales: las investigaciones de mercado, el material de difusión que incluye desde los catálogos en papel hasta la página web, pasando por los expositores de ferias o cualquier otra actividad de marketing y publicidad. Incluso, los posibles acuerdos de patrocinio comercial.

El último grupo de gastos subvencionables es el que se refiere a las cuantías invertidas en defensa jurídica de la marca, registros de patentes, homologaciones necesarias para ejercer la actividad internacional.

En general todos estos gastos deben haber sido realizados en el período comprendido entre el 1 de enero  y el 31 de diciembre de 2014. Aunque, la ley contempla excepciones para incluir gastos de constitución de 2013.

Según se explica en el pliego de convocatoria, los criterios que aplicará el ICEX para la concesión de las ayudas responderán a la calidad de proyecto (máximo 3 puntos); la viabilidad del mismo (permitirá conseguir hasta 5 puntos). Por el impacto se podrá obtener un punto más. Y si el país de implantación de la actividad está considerado como uno de los destinos prioritarios del plan de exportaciones español, también tendrá más facilidad de obtener la ayuda.

 

Los proyectos se pueden presentar presencialmente en la sede del ICEX de Madrid y por Internet. A continuación le dejamos una serie de enlaces de interés para acelerar el proceso de solicitud.

Impreso de solicitud

Programa ICEX CONSOLIDA en PDF completo

ANEXO I: DECLARACIONES RESPONSABLES Y AUTORIZACIONES

Procedimiento Justificación de Ayudas

Anexo al Procedimiento de Justificación de Ayudas

tech

Las empresas tecnológicas reciben un impulso de 30 millones de euros para internacionalizarse

Internacionalizarse es caro y las condiciones financieras de la economía española no se lo están poniendo nada fácil a las empresas que se fijan ese objetivo. El Gobierno lo sabe y por eso, en su último Consejo de Ministros ha puesto en marcha una nueva línea de ayudas económicas, dotada con 30 millones de euros, que se canalizará a través del ICO.
Las destinatarias de este impulso financiero serán exclusivamente las empresas del sector tecnológico (TIC), no está disponible para particulares ni para otros sectores. Bajo el epígrafe ICO Agenda Digital 2014, la media pretende cumplir uno de los objetivos de la Agenda Digital para España, que establece el desarrollo de la economía digital para el crecimiento, la competitividad y la internacionalización de las empresas tecnológicas.
Según ha explicado el Ejecutivo, ” la internacionalización de las empresas de base tecnológica es uno de los elementos principales para el desarrollo de la economía digital y motor de crecimiento de empleo y de oportunidades futuras”.

Las compañías españolas han mostrado una intensa actividad en el desarrollo de aplicaciones en la nube, servicios de movilidad, teleasistencia, así como de telemedicina que pueden tener una potente demanda en el exterior y que, ahora, el  Gobierno quiere impulsar.

Por ello, esta  línea de ayudas va a permitir a las empresas acceder a créditos en condiciones más favorables a las que en estos momentos están ofertando las entidades financieras.

Para poder acceder a estas ayudas, las inversiones deberán ser nuevas, al menos no anteriores a la puesta en marcha de la Línea ICO Agenda Digital 2014, que fue publicada en el BOE del 11 de abril de 2014.

La decisión adoptada en el Consejo de Ministros dota de liquidez efectiva a los retos enunciados en abril, y exige a los proyectos que su ejecución se realice en el año posterior a la concesión del crédito además de limitar las ayudas a un máximo de 500.000 euros por cliente. Eso sí, es mucho más flexible en el plazo de amortización de los proyectos. Éste podrá ser entre uno y siete años en función de los cuales se fijará el tipo de interés final de la operación.

Hasta 1 año: 0,562% + 2,30% TAE= 2,862 % TAE

2 años: 0,562% + 4,00% TAE= 4,562 % TAE

3 años: 0,562% + 4,00% TAE = 4,562 % TAE

5 años: 0,562% + 4,30% TAE = 4,862 % TAE

7 años: 0,562% + 4,30% TAE = 4,862 % TAE

grupo

¿Qué opinan los emprendedores sobre emprender?

Dicen que una imagen vale más que mil palabras. Por eso, saber qué opinan los emprendedores sobre su aventura, o experiencia, puede ser un buen espejo en el que pueden mirarse todas aquellas personas predispuestas a dar este paso. Para ellos, los protagonistas de esta historia, lo mejor es la satisfacción de crear puestos de trabajo y desarrollar el proyecto a pesar de la crisis. A ello añaden independencia, libertad y autorrealización. Mientras que, en el otro lado de la balanza, sitúan la falta tanto de dinero como de liquidez. Sin olvidar el alto riesgo que se asume, el sacrificio tanto en horas de trabajo como la renuncia a la vida privada, el estrés, la soledad y el hecho de tener que aportar patrimonio personal.

 

Un apoyo llamado familia

Estas son algunas de las principales conclusiones que se deducen del ‘Observatorio de Clima Emprendedor’ realizado por la Fundación Iniciador y Sage. Pero hay más. Por ejemplo, para los emprendedores españoles la familia es el principal punto de apoyo para dar el pistoletazo de salida a un negocio, es decir, para financiarse. Eso es lo que piensan el 42% de los autónomos y el 45% de las pymes consultados en dicho informe. Sólo el 7% han hecho uso del Plan ICO. Mientras que los inversores privados, o business angel, aumentan su protagonismo, ya que el 12% de las pymes conformadas por 6 a 9 empleados ha obtenido financiación a través de ellos.

Según los encuestados, al no conseguir ese dinero necesario, han tenido que autofinanciarse ellos mismos cuando han decidido arrancar el negocio. Pero, sin lugar a dudas, los impuestos que deben soportar los autónomos y pequeños empresarios constituyen un obstáculo quizá mayor para el mantenimiento de la actividad que para la puesta en marcha. Además, dos de cada tres encuestados entienden que los organismos públicos son “las entidades que deben apoyar e invertir recursos en nuevos emprendedores”. Mientras que el 19% menciona también a las entidades financieras. “También hay otras alternativas como el crowfunding”, indica Lucas Rodríguez, de la Fundación Iniciador.

 

No es país para emprender

Quienes han puesto en marcha su negocio, y conocen las dificultades que ello conlleva, consideran que en España no se fomenta la creación de empresas (un 89%). Y solo cuatro de cada diez conoce las posibles ventajas que ofrece la nueva Ley de Emprendedores, mientras que dos de cada tres están convencidos de que no facilita la labor de emprendimiento. “La ley prevé una revisión, y tanto autónomos como empresarios, entienden que la misma debería mejorar los incentivos fiscales”, apunta Juan Mora, director de Sage One. ¿Cuáles? Aplazar el pago del IVA de facturas pendientes de cobro, ampliar los incentivos fiscales a las empresas de reducida dimensión, e incentivar con beneficios fiscales a los inversores privados.

Otra característica de estas personas es su tenacidad, la capacidad que tienen para seguir intentándolo, y no darse por vencidos a las primeras de cambio. “Poseen una gran capacidad de resistencia, y opciones para reconducir el proceso”, asegura Lucas Rodríguez. Por eso, demandan un mayor apoyo para crear empleo.

imasd

Descubre las ayudas para potenciar el I+D+i en tu empresa

‘España debe apostar por la I+D+i para salir de la crisis’. Esta frase ha sido una de las más utilizadas durante los últimos años. Por eso, muchas empresas han apostado a caballo ganador por la innovación para consolidar su proyecto y ser más competitivas. Sin embargo, otras tantas no han dado ese paso por desconocimiento, porque no han sido capaces de acceder a la financiación necesaria, o porque no han dado con las ayudas e incentivos que les hacían falta. En otros casos, no han sabido gestionar sus propios proyectos.

Novedades

La Ley de Apoyo a los Emprendedores ha introducido una serie de novedades que aseguran la viabilidad de este tipo de proyectos y maximizan su retorno para las empresas que los realizan. Por ejemplo, la posibilidad de eliminar el límite en la aplicación de las deducciones fiscales para la realización de actividades de I+D+i. Eso sí, para ello hay que renunciar al 20% de la posible deducción, con un máximo de un millón de euros anuales para las deducciones de innovación tecnológica y un límite total de tres millones de euros para la totalidad de deducciones de I+D+i. Una medida de la que pueden sacar partido las más de 200.000 compañías que declaran realizar este tipo de actividades porque, anteriormente, no obtenían un ahorro real porque no generaban los beneficios empresariales necesarios para absorber la deducción generada por la inversión en I+D+i.

Un pero: el diferimiento de sus efectos en la liquidez de las empresas. ¿Por qué? Porque la aplicación real de la misma se retrasa hasta la liquidación del Impuesto de Sociedades del ejercicio 2014 (realizado en julio de 2015), pudiendo sufrir retrasos adicionales en el caso de que la emisión de los Informes Motivados (obligatorios para el aprovechamiento de este incentivo) no se lleve a cabo con anterioridad a dicha fecha.

Otros instrumentos

El Centro de Desarrollo tecnológico e Industrial (CDTI) dispone de varios instrumentos para la financiación de proyectos de I+D+i. Uno de ellos son los denominados PID (Proyectos de Investigación y Desarrollo). Otro la LDI (Línea Directa de Innovación). Los primeros pretenden la creación o la mejora significativa de un producto, servicio o proceso productivo. La ayuda cuenta con una cobertura de hasta el 75% del presupuesto total. Y puede contar con un tramo no reembolsable de entre el 10% y el 20% en función de la participación de entidades de investigación y el lugar de realización del proyecto. Asimismo, contempla dos años de carencia y el posible anticipo del 25% a la firma del contrato, pudiendo llegar a ser de hasta el 75%.

En el caso de los segundos, es decir, de la LDI, esta tiene por misión el apoyo a aquellos proyectos que impliquen tanto la incorporación como la adaptación de tecnologías novedosas. Tiene también una cobertura de hasta el 75% del presupuesto financiable y existen dos posibilidades de reembolso, en tres o cinco años, en función del tipo de interés (un 2% o un 2,5%, respectivamente). Contempla un año de carencia y el posible anticipo del 25% a la firma del contrato. Incluso puede ser superior.

Por otro lado, y con un presupuesto total de 77.000 millones de euros, Horizonte 2020 (el Programa Europeo de Investigación de Innovación que sustituye al Programa Marco) tiene varios objetivos: conseguir un retorno del 9,5%; alcanzar un liderazgo mayor del 10%; e incrementar la participación en un 15%. Dentro del mismo, y específicamente para pymes, existe un nuevo instrumento diseñado para acompañarlas en el lanzamiento de nuevos productos innovadores. Con la salvedad de que no tienen que ser, necesariamente, de carácter tecnológico. Está concebido en varias fases, siendo la primera la concepción del proyecto, seguida por el estudio de su viabilidad (con ayudas a fondo perdido de 50.000 euros) y, si se van cumpliendo las expectativas, el programa acompaña a la pyme hasta el lanzamiento del producto o su implantación con carácter productivo.

mundo

Las 5 mejores webs internacionales para profesionales de la exportación

Informes de riesgo país, datos estadísticos, consejos sobre cómo comportarse… Todo el mundo sabe que la información necesaria para comenzar un negocio de exportación está en internet. Lo complicado, sobre todo cuando la inexperiencia manda, es discernir si esa información es de calidad o simples textos realizados para paracaidistas del SEO que sólo buscan acompañar a los anuncios publicitarios del resto de la página.

Si se trata de información de páginas españolas esa distinción es más fácil en la medida en que recurrimos al certificado de calidad que aportan algunas instituciones como es el caso del ICEX, que ofrece desde bases de datos de exportadores hasta la documentación básica para exportar, pasando por noticias y experiencias de otras compañías. Lo mismo ocurre con los directorios de las Cámaras de Comercio, unas instituciones que llevan años acompañando a las empresas españolas en sus objetivos de exportación y cuya valiosa información ya han testado muchos empresarios.

Pero todo se complica cuando la búsqueda supera las fronteras españolas. Más allá de las clásicas fuentes generalistas como la OCDE o el FMI, es muy complicado saber si el sitio donde el buscador de Google nos ha hecho aterrizar es de fiar o no. Por ello, desde Asesores de Pymes hemos rastreado la red de redes para identificar aquellas webs internacionales que de verdad suponen un valor añadido para realizar un adecuado plan de exportación.

1.- Comtrade Statistiscs

Esta es la web de estadísticas de comercio internacional que elabora Naciones Unidas. En ella se pueden encontrar toda la información relacionada con exportaciones e importaciones seleccionando el país y el producto en que se pueda estar interesado. Al ser un sitio destinado a profesionales la búsqueda requiere conocer el código arancelario del producto en cuestión.

2.- ¿ Qué necesitas saber sobre exportación ?

¿Cuánto hay que pagar por exportar a cada país? ¿Qué documentos se necesitan? Cuando se trata de negocios entre países de la Unión Europea ésta es la web más fiable para contestar a éstas y otras cuestiones relacionadas con la exportación. Pertenece a la Comisión Europea y según los expertos los apartados más útiles son el dedicado a los aranceles y el que ofrece información actualizada de modelos actualizados de los documentos necesarios para la importación y exportación.

3. Contratos internacionales

Cuando los negocios de exportación traspasan las fronteras de la Unión Europea, la web que linkamos en este punto puede ser útil para buscar modelos de todo tipo. En este momento ofrece 15 modelos internacionales de contratos en cuatro idiomas (español, inglés, francés y alemán) y algunos de ellos también están disponibles para China en versión bilingüe inglés-chino. Ofrece también memorándums de entendimiento y cartas de intención. Todos los documentos están en formato word.

4. Global Trade Alert

Hacer un plan de internacionalización y estar el día de la información internacional no suelen ser dos prácticas habituales en los equipos empresariales. Pero lo cierto es que lo que ocurre en el mundo puede dar al traste con el mejor de los proyectos de exportación. Para evitar sustos innecesarios esta página ofrece información en tiempo real sobre las medidas estatales que puedan afectar el comercio internacional. Problemas políticos, nuevas legislaciones, etc. Sin duda, una buena herramienta para estar al día.

5 Riesgo País de CESCE

Tal vez los informes de riesgo país puedan considerarse la commodity de la información sobre exportación. Hay webs privadas sobre el tema, e incluso organismos como la CIA tienen una interesante información al respecto. Pero si lo que busca es actualización no puede dejar de consultar las noticias internacionales de la web de CESCE. Allí encontrará la información más actualizada sobre los cambios que afectan al comercio exterior.

euros

El BEI y Banco Santander lanzan una ayuda a las pymes por valor de 528 millones de euros

El Banco Santander y el Banco Europeo de Inversiones acaban de poner en marcha una colaboración para canalizar la financiación a las pequeñas y medianas empresas. En concreto, han firmado tres líneas de préstamo diferentes con las que van a liberar 528 millones de euros destinados a combatir dos graves problemas de la economía española: el acceso al crédito de las pymes y la alta tasa de desempleo que afecta en más del 50% a la población juvenil.

El organismo europeo en colaboración con el Banco de Santander ha puesto en marcha distintas líneas de financiación que pretenden combinar la concesión de crédito a empresas con actuaciones que, a su vez, ayuden a los jóvenes a formarse para un mejor acceso al empleo. Este acuerdo ha sido ratificado en Madrid por el presidente de Banco Santander, Emilio Botín, y la presidenta del BEI y ex ministra de Fomento española, Magdalena Álvarez.

Una primera línea de ayudas estará destinada a cubrir una de las necesidades más demandadas por las empresas como es la financiación de circulante, aunque también podrán optar a estos fondos las inversiones a largo plazo. Podrán acceder a ella las empresas de pequeña y mediana capitalización con un máximo de 3.000 empleados. En un principio, se han liberado 128 millones de euros para esta finalidad, aunque está previsto que se amplíe hasta 400 millones de euros en un futuro próximo. Además de esta ayuda conjunta, Banco Santander realizará una extensión de la misma por valor de 400 millones. Por lo que en total, las pymes podrán beneficiarse de créditos por valor de 800 millones de euros.

Por otro lado, desde el BEI se quiere incentivar el acceso de los jóvenes al mercado de trabajo. Así que con el objetivo de estimular su formación y su contratación destinará otros 200 millones de euros que se distribuirán en cuatro líneas diferentes de apoyo: préstamos para estudiantes de enseñanza superior; medidas para apoyar a los jóvenes en la búsqueda de su primer empleo (becas para prácticas en PYMES o becas de investigación), préstamos para jóvenes emprendedores y financiación de infraestructuras educativas y de proyectos de investigación de las universidades españolas.

Finalmente, habrá otros 200 millones de euros destinados a la financiación de infraestructuras de diversa naturaleza. En esta especie de cajón desastre está previsto financiar todo tipo de proyectos destinados a modernización y adaptación de infraestructuras para favorecer un uso más eficiente de los recursos. En este apartado los posibles beneficiarios podrán pertenecer a multitud de sectores, desde los destinados a dotaciones públicas como agua o infraestructuras urbanas, hasta otros proyectos educativos distintos a los ya mencionados.

Los interesados deberán acudir a las oficinas de Banco Santander para recabar más información sobre las condiciones y procedimientos de acceso a las mismas.

add

¿Una campaña de publicidad? Sí, gracias

Una excelente idea para poner en marcha nuestro primer negocio. No dejamos nada al azar: inversión, ayudas, créditos, local, proveedores, permisos, etc. Conforme se acerca el día D, nos la prometemos la mar de felices. Todo está calculado, y todo tiene que salir a la perfección. Pero algo falla. El teléfono no suena de manera insistente, y el local no está abarrotado de clientes. ¿Qué ha pasado? ¿Qué se ha quedado en el tintero? La respuesta es fácil: la campaña de publicidad.

Manos a la obra

 

Cuando hablamos de una campaña de publicidad debemos pensar que es una inversión que nos debe proporcionar una rentabilidad a corto o medio plazo. Por tanto, hay que verla como tal, y no como un gasto. Si se desconoce la materia, existe un gran número de agencias de publicidad y estudios de diseño que se pueden encargar de realizar, planificar y ejecutar dicha campaña. Y siempre ajustándose a los presupuestos, aunque éstos sean pequeños.

Lo primero que hay que hacer es preguntarnos sobre nuestro proyecto: ¿Tenemos local en la calle o en oficinas? ¿Nuestro producto o servicio es de compra continuada o, por el contrario, nuestro cliente es ocasional? ¿Ofrecemos un servicio novedoso o es más barato que los ya existentes? Todas estas preguntas, a las que tendremos que dar respuestas, nos permitirán crear una estrategia de comunicación. De aquí partirá todo: la creatividad que se utilizará, en qué medios nos anunciaremos, con cuánta frecuencia, etc.

Consejos

 

Un ejemplo: supongamos que un grupo de emprendedores crean una empresa que soluciona problemas domésticos (fontanería, electricidad, pintura…). Han alquilado un local en un barrio de una ciudad cualquiera, y allí reciben los avisos telefónicos. Su campaña de publicidad debería cumplir una serie de objetivos. Primero, informar de su existencia. Segundo, trasmitir una imagen de solución inmediata. Tercero, desligarse de los conceptos “chapuza” y “caro”. Y, cuarto, situar con eficacia en el mercado tanto el nombre como el teléfono de contacto.

Nunca hay que pensar que los periódicos que leéis, la emisora que más os gusta, o vuestro programa favorito pueden serlo también para vuestros clientes. Si así fuera, es posible que el error sea mayúsculo. Además, a vuestros clientes no les interesa vuestra empresa, sino los productos o las necesidades que podéis satisfacer.

Otro fallo habitual es pensar que hay que crear un anuncio que proporcione muchos mensajes. Tanta información al final no dice nada. Y no empieces por decir que la competencia es mala (simplemente, vuestro producto es muy bueno). Importante: si las cosas van mal para el negocio, es cuando la publicidad es más necesaria.

Licitaciones-internacionales

Preséntese a las licitaciones internacionales sin gastar un duro

No solo para los escolares el nuevo curso empieza en septiembre, sino también para muchas empresas, sobre todo para las pymes que tendrán que ingeniárselas otra vez para mantener su negocio y conseguir nuevos contratos, sobre todo internacionales. Si pueden hacerlo sin que les cueste un solo euro, mejor.

Y es que en esta larguísima “salida de crisis” que muchos anuncian, los ingresos siguen haciéndose los remolones y no terminan de llegar nunca (al menos en la medida que necesitan los negocios para sobrevivir), por lo que todo nuevo contrato que consigamos y cualquier euro que podamos ahorrar serán más valiosos que nunca.

En esta situación, hay que aprovechar hasta la más mínima posibilidad que se nos presente para apretarse el cinturón. Y una de ellas es la que ofrece el ICEX a las pequeñas y medianas empresas españolas para acceder a participar en proyectos en el exterior, financiando sus gastos de preparación, presentación y seguimiento de ofertas técnicas en concursos o licitaciones internacionales. El límite de apoyo para las empresas que accedan a este programa es de 30.000 euros para cada caso particular.
El programa para 2013 se aprobó hace escasos meses (durante el primer semestre del año), por lo que muchas pymes no han tenido tiempo todavía de plantearse si pueden aprovecharlo o no, y cómo hacerlo. Evidentemente, las ayudas no van dirigidas a todo tipo de compañías ni tampoco a todo tipo de contratos internacionales, pero sí abarcan un ámbito suficientemente amplio para que muchas empresas puedan aprovecharlo.Después de un agosto de reflexión, en el que casi todos los emprendedores y empresarios habrán dado vueltas a su cabeza pensando cómo obtener nuevos negocios con el mínimo coste posible, septiembre podría ser el mes clave para potenciar la internacionalización sacando partido a esta nueva posibilidad. Durante el pasado año ya hubo 171 empresas que se beneficiaron de estas ayudas.
Pero, como hemos dicho, el programa no va dirigido a todo tipo de empresas. Se enfoca, fundamentalmente, a las especializadas en ingeniería y consultoría, así como a contratistas de proyectos industriales y civiles. También hay que tener en cuenta que esta línea de ayudas está limitada a licitaciones internacionales que se enmarquen dentro de sectores como infraestructuras del transporte, energías renovables, medio ambiente o tecnologías de la información y comunicaciones.
Además, las pymes que licitan deben ser pequeñas y medianas o, en su defecto, demostrar una capacidad de arrastre del proyecto significativa, mediante la presentación de un listado de empresas españolas que se beneficiarían de dicho proyecto. También podrán participar compañías que hayan estado adscritas a otros programas del ICEX, y que promuevan el efecto arrastre de los proyectos internacionales. Y, en cualquier caso,
se circunscribe a proyectos llave en mano, suministro de bienes de equipo a medida, y asistencias técnicas ligadas a proyectos de inversión concretos.
Sólo existe un pequeño inconveniente. Si  finalmente, la empresa gana el concurso y se adjudica el nuevo negocio tendrá que devolver la ayuda recibida. Pero seguro que, en tal caso, al empresario no le importará tanto y lo hará con una sonrisa en la cara.
ferrari

¿Para qué un Ferrari si lo que necesito es un utilitario?

La excesiva ambición puede dar al traste con un buen negocio. Intentar aprovechar todas las posibles ayudas y subvenciones públicas que se presentan puede aportar mucha alegría a nuestra empresa en un primer momento, pero después es capaz de sumirla en una verdadera encerrona. De hecho, nos podemos encontrar con un Ferrari cuando lo que necesitamos es poco más que un utilitario.

Pero, ¿por qué las subvenciones que ofrecen las Administraciones públicas pueden terminar saliéndonos muy caras? Porque para recibir la mayoría de ellas se requiere que las empresas realicen una inversión en activos fijos, es decir que compren inmuebles, maquinaria u otros bienes relacionados con la producción y el funcionamiento habitual del negocio.

A cambio, las ayudas amortiguan la inversión haciéndose cargo de un determinado porcentaje del precio total de la compra. Y, normalmente, es indiferente si la subvención va dirigida a una empresa que ya existía o a otra de nueva creación. Lo que sí suele ser necesario es que se invierta una cantidad mínima de dinero.

En realidad, lo que consigue la empresa que accede a esa ayuda o subvención es una rebaja en el precio de compra de los inmuebles, la maquinaria u otros bienes, que puede ser de un 20%, un 30% o, incluso, un 40%. Algo muy atractivo y que, lógicamente, pone el caramelo en la boca de muchos empresarios.

Sin embargo, como sucede cada año en las famosas rebajas del sector textil, existe un serio y fatídico peligro: que se acaben comprando bienes por el hecho de comprar, eso sí, pensando en la subvención. Es decir, hacernos con aquello que no necesitamos y a lo que, simplemente sucumbimos por la tentación de obtenerlo más barato. En el caso de la ropa el desliz nos puede llevar a gastarnos 100 euros, pero en el de la empresa la factura puede alcanzar los 10.000, 50.000 o ¡100.000 euros!, cifras que en algunos casos pueden terminar desestabilizando el día a día de un pequeño negocio.

Según la experta Teresa Nagore, el empresario debe seguir, o al menos tener en cuenta, algunas pautas para no caer en la tentación de pedir indiscriminadamente cualquier subvención pública que se presente y para solicitar solo las ayudas que realmente coincidan con sus necesidades.

En primer lugar, recomienda ajustar la inversión a la necesidad a corto y medio plazo que tenga la empresa. Por lo tanto, no se debe comprar lo que no se va a necesitar. Por otra parte, tampoco hay que adquirir de más para conseguir una subvención, ya que lo que a uno le dan por un lado (subvención), lo paga por el otro, ya que adquiere más de lo que realmente necesita. Esto, además, puede tener consecuencias como, por ejemplo, que los costes de mantenimiento con los que nos encontremos al final sean mayores.

En tercer lugar, hay que tener en cuenta que muchas veces la inversión que se haga habrá que financiarla. Y cuanto mayor sea esa inversión mayor será la necesidad de financiación y, por lo tanto, los costes financieros, lo que también supondrá mayores intereses.

Una vez que se conozca y se ajusten las necesidades reales de inversión que necesita la empresa, es mejor buscar las ayudas de las que uno se puede beneficiar. Según esta experta, es importante hacerlo así y no al revés, ya que realizar la inversión en función de las ayudas que se pueden obtener puede conllevar todas las consecuencias negativas que hemos mencionado. Y es que, como bien apunta Nagore, un negocio hay que crearlo porque crees en él, no por las ayudas que puedas obtener para ponerlo en marcha.

emprendedor

Diez palabras clave al enfrentarse a la aventura de emprender

“Nunca emprenderíamos nada si quisiéramos asegurar por anticipado el éxito de nuestra empresa”. La frase es de Napoleón, estratega donde los haya a lo largo de la historia. Si quieres triunfar con tu iniciativa emprendedora, debes colocar tu ejército de la manera correcta. Una artillería que deberá estar compuesta por las siguientes palabras:

1. Optimismo.

La precipitación y la falta de planificación no son buenos compañeros de viaje. Pensar así me gusta, así lo hago, es una mala receta. Hay que pensar más con la pluma y la calculadora, y menos con el corazón. Un emprendedor no puede ser un optimista desinformado.

2. Mercado.

Hay que saber en lo que uno se está metiendo y ser realista. Pensar que la idea es genial, y que es un éxito seguro, es un grave error. Hay que asumir que las cosas irán mal algunas veces. Lo que a uno le gusta puede no gustarle al mercado y al público, que es quien al final compra.

3. Dinero.

Muchos proyectos se mueren por la falta de recursos. Si se empieza a funcionar sin la financiación suficiente, el fracaso es probable. Y cuando no se tiene ni producto ni prototipo, es muy difícil conseguir financiación de las fuentes tradicionales.

4. Secretos.

Hay emprendedores que no quieren comentar su idea con nadie por miedo a que se la copien. Con esa actitud está cerrando la puerta a opiniones, comentarios y análisis de otras personas (sean expertas o no) que pueden aportar valor al proyecto o, a veces, hacerle ver que la idea es de lo más descabellada.

5. Personas.

Rodearse de un buen equipo de personas que complementen las carencias del emprendedor, en cuanto a competencias profesionales y perfiles, es imprescindible. Hay que tener buenos compañeros de viaje y no creerse un superman o una superwoman.

6. Gestión.

Un error común es no administrar los recursos financieros de forma que puedan realimentar el proceso de financiación de compras. Se trata de no ir tanto al banco, sino hacer una buena gestión de ventas para cubrir necesidades y expectativas.

7. Derroche.

Es una consecuencia del optimismo inicial. Tampoco se trata de andar racaneando, sino de hacer una buena previsión de gastos para no quedarse corto a los seis o doce meses de vida de la empresa.

8. Ayudas.

No debes pensar que las subvenciones serán tu salvavidas. Si llegan, lo suelen hacer tarde. Y no las consigue todo el mundo.

9. Esfuerzo.

La falta de foco comercial es peligrosa. Hay que focalizarse en un determinado tipo de cliente y, luego, ampliar. Si puede ser, en el área en la que se es competente.

10. Rival.

Ignorar que existe la competencia, y pensar que el producto es fantástico, mejor que ningún otro, son dos minas que te pueden explotar. Porque, tarde o temprano, llegará la competencia.