Entradas

nube_migrar

Cómo migrar a la nube

(Sigue desde el artículo de ayer, en el que explicábamos qué es la nube y qué nos aporta)

El NIST en uno de sus documentos oficiales de 2013 recomendaba la adopción de la nube por considerar que: «El modelo de computación en la nube constituye la promesa de un ahorro masivo combinado con una mayor agilidad en el ámbito de las TI. Se considera crucial que tanto el Gobierno como el mundo empresarial empiecen a adoptar esta tecnología en respuesta a las difíciles restricciones económicas»

La migración a la nube es una decisión estratégica e ineludible según reconocen  consultoras, empresas distribuidoras, y numerosas organizaciones nacionales e internacionales, no solo por las caracteristicas antes definidas sino y sobre todo por las grandes ventajas y oportunidades que representan para las pymes la migración a la nube.

ESTRATEGIAS DE MIGRACIÓN A LA NUBE

Son innumerables las estrategias de migración que podrá encontrar en la Web y que su propio distribuidor le ofrecerá. Algunas decisiones -personales y otras recopiladas de diferentes fuentes- a considerar en la migración a la nube que, al menos, debería incluir   un plan de negocios de una empresa y que hemos articulado como una especie de Decálogo de propuestas de migración a la nube:

  1. Realizar un análisis de la situación actual de los servicios de la empresa (vital)
  2. Estudiar las razones para migrar a la nube
  3. Evaluación del negocio: ¿Qué servicios concretos se han de migrar? ¿Qué aplicaciones en vigor se han de llevar a la nube? ¿Cuáles nuevas? ¿Cuándo hacer la migración?
  4. Elección del tipo de nube adecuada o nubes (pública, privada, híbrida –si es una organización puede pensar en el modelo “comunitaria”)
  5. ¿Qué servicios necesita de la nube? ¿Todos? Es decir, gestión de software empresarial (Software como Servicio, SaaS), infraestructuras virtuales, almacenamiento, servidores… (Infraestructuras como servicio, IaaS) o desarrollo de aplicaciones (Plataforma como servicio, PaaS).
  6. El proceso específico de migración a la nube requiere un análisis de las diferentes opciones que ofrece el mercado contemplando aspectos anteriores.
  7. Elección del Proveedor. Sin lugar a dudas uno de los puntos más importantes y clave en el proceso de migración. A los proveedores además de alta reputación en cloud, se le ha de exigir, al menos: a. La contratación de un acuerdo de nivel de servicio (SLA) con clausulas muy bien definidas; b. Los compromisos del proveedor; c. El cumplimiento de la normativa de protección de datos y privacidad de la Unión Europea en general, y de España en particular; d. Estar en posesión de acreditaciones nacionales e internacionales de seguridad en la nube y tambien de privacidad y protección de datos; e. Seguridad y riesgos –cumplimiento de estándares internacionales; f. Planes de contingencia y recuperación ante posibles desastres imprevistos.
  8. Planear una estrategia para tomar las mejores decisiones en función de las necesidades empresariales específicas.
  9. Tener previsto un plan de emergencia y recuperación de la información en caso de catastrofes, con independencia del plan del proveedor.
  10. Afrontar la transción de migración a la nube teniendo en cuenta el tamaño de la compañía pero sobre todo LOS DATOS (la cantidad de datos que se van a llevar a la nube y el correcto uso del ciclo de vida de dichos datos)

Además de este Decálogo queremos recomendarle también y de modo complementario   una herramienta que creemos de gran importancia: La guía para clientes que contraten servicios de Cloud Computing, editada en 2013 por  la AEPD (Agencia Española de Protección de Datos). La misma recomienda estos consejos y preguntas a hacerse en la estrategia para migración a la nube tanto para empresas como para particulares y explica en detalle las respuestas más adecuadas  a cada cuestión:

  1. ¿Qué debo analizar y tener en cuenta antes de contratar servicios de ‘cloud computing’?
  2. Desde la perspectiva de la normativa de protección de datos, ¿cuál es mi papel como cliente de un servicio de ‘cloud’?
  3. ¿Cuál es la legislación aplicable?
  4. ¿Cuáles son mis obligaciones como cliente?
  5. ¿Dónde pueden estar ubicados los datos personales? ¿Es relevante su ubicación?
  6. ¿Qué garantías se consideran adecuadas para las transferencias internacionales de datos?
  7. ¿Qué medidas de seguridad son exigibles?
  8. ¿Cómo puedo garantizar o asegurarme de que se cumplen las medidas de seguridad?
  9. ¿Qué compromisos de confidencialidad de los datos personales debo exigir?
  10. ¿Cómo garantizo que puedo recuperar los datos personales de los que soy responsable (portabilidad)?
  11. ¿Cómo puedo asegurarme de que el proveedor de ‘cloud’ no conserva los datos personales si se extingue el contrato?
  12. ¿Cómo puedo garantizar el ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición (derechos ARCO)?

Para terminar recomendar  una guía sobre cloud computing en gobiernos y administraciones públicas de ENISA (Agencia Europea de la Seguridad de la Información y las Redes) publicada el 26 de febrero de 2015, donde las empresas podrán ver recomendaciones de gran interes para el uso y migración a la nube.

la_nube

La nube, ¿qué es y qué aporta?

La nube, computación en la nube o incluso infomática en la nube son términos a los que usuarios y empresas nos hemos acostumbrado a utilizar. Subir, cargar, descargar, bajar… de la nube, también son términos frecuentes en la mayoría de las conversaciones diarias y, naturalmente, en los medios de comunicación de todo tipo.  A diario “entramos en la nube” cuando usamos nuestro correo de Gmail o el almacen Dropbox, vemos una película en Netflix o un vídeo en YouTube,  escuchamos la música de Spotify, o accedemos a Facebook.

Entonces, ¿cómo debemos migrar a la nube?, las empresas y los usuarios… Para tatar de dar respuesta –brevemente- analizaremos primero el significado de su concepto, sus orígenes, sus características más sobresalientes, los servicios más usuales de la nube… y llegaremos a dar, también, unos breves criterios para migrar a la nube, preferentemente dirigidos a  pequeñas y  medianas empresas, pymes, que trataremos sean extensibles al resto de empresas y usuarios de Internet.

El término se remonta a los primeros años de la difusión de la Web, pero fue a partir de 2006, cuando  utilizado en una conferencia por Eric Schmidt, director ejecutivo de Google, comenzó a popularizarse; aunque las empresas Amazon, Dell, Salesforce, IBM y la propia Google también comenzaron a hablar de la nube, la popularidad a nivel de empresa llegó cuando los grandes medios internacionales The Economist y Business Week, en 2008, comenzaron a publicar artículos e informes sobre el nuevo modelo de computación, a estas revistas les siguieron Forbes y Fortune, siempre atentas también a cualquier innovación tecnológica.

Una definición de la nube

Existen también múltiples definiciones de la nube, pero aquí sí existe bastante acuerdo en tomar como referencia la definición dada por el NIST, Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos en 2011 en un informe de referencia. Según el NIST, «Definition of Cloud Computing» es: «un modelo tecnológico que permite el acceso ubicuo, adaptado y bajo demanda, a través de la Red, a un conjunto de recursos de computación configurables y compartidos (p. e. redes, servidores, dispostivos de almacenamiento, aplicaciones y servicios) que pueden ser rápidamente suministrados y ofrecidos al usuario con un esfuerzo de gestión reducido y una interacción mínima con el proveedor del servicio». Sus propiedades fundamentales son: autoservicio como demanda, amplio acceso a la Red, recursos compartidos, elasticidad rápida (ampliación o reducción de las necesiades requeridas) y medición de servicios.

De una forma más simple la computación en la nube consiste en: el almacenamiento, procesamiento y la distribución de datos, aplicaciones y servicios para usuarios individuales y organizaciones. La nube permite disfrutar de los últimos avances tecnológicos en computación con un coste muy reducido y que –en otro caso- sería muy elevado. De un modo practico, la nube permite disponer de nuevos sistemas como servidores, discos duros más rápidos y fiables –a la par que robustos y sofisticados-, sistemas de seguridad, aplicaciones, etc. de un modo rápido y seguro, sin necesidad de adquirir el dispositivo físico ni la aplicación de software correspondiente, pagando sólo por su uso al igual que cualquier otro servicio de la vida diaria, como la electricidad, el agua o el gas.

Servicios de la nube

La nube se divide en dos grandes categorías: 1. modelos de servicio de la nube según la infraestructura, la plataforma y el software que utilizan: IaaS, infraestructura como servicio “redes, servidores, bases de datos…”, PaaS, plataforma como servicio “desarrollo de aplicaciones”  y SaaS, software como servicio “aplicaciones de software, cuya licencia es gratis y solo se paga por su modo de uso”; 2. modelos de despliegue o uso de la nube según se deseen contratar los modelos de servicio. Puede ser: nube pública, nube privada y nube híbrida, aunque el NIST define un cuarto modelo de nube que denomina nube comunitaria.

Ventajas prácticas de migración a la nube

Como consecuencia de todo lo anterior, un breve listado de las innumerables ventajas de la nube comparadas con los centros de datos tradicionales de las empresas es:

  • Permite crecer a medida que lo exijan los requerimientos y la evolución de la empresa, sin necesidad de preocuparse de la infraestructura física y lógica.
  • Se reducen considerablemente los costes ya que solo se paga por lo que se usa y se elimina el gasto de mantenimiento de las instalaciones físicas.
  • Se aceleran los procesos.
  • Acceso ubicuo a la nube (desde cualquier lugar, en cualquier momento y desde cualquier dispositivo).
  • Actualización permanente de prestaciones hardware y software que realiza el proveedor del servicio de la nube.

REFERENCIAS para saber más de la nube:

AEPD. Guía para clientes que contraten servicios de Cloud Computing. Agencia Española de Protección de Datos, 2013. (PDF)

Vicent Mosco. LA NUBE. Big Data en un mundo turbulento. Barcelona: Biblioteca Buridan, 2013. (Amazon)

Luis Joyanes. Computación en la nube. Barcelona: Marcombo, 2013. (Amazon)

nubecloud

El gran potencial del Cloud Computing en las pymes españolas

Cuando se habla continuamente de un avance tecnológico al alcance de cualquiera parece como si todos asumieran su importancia y estuvieran apostando ya por ello, obteniendo de esta apuesta el máximo rendimiento. Es lo que sucede con el Cloud Computing, una fórmula de almacenamiento y gestión virtual -es decir alojada en “la nube”- que promete multitud de ventajas. Pero cuando ponemos los pies en el suelo y comprobamos las cifras, nos damos cuenta de que el fenómeno no está tan extendido entre las pymes españolas como podría parecer. O, al menos, observamos que éstas tienen todavía un largo camino por recorrer en su apuesta por este desarrollo.

 

A pesar del gran potencial que posee el Cloud Computing, la proporción de empresas que en España usaron soluciones basadas en él es todavía limitada, puesto que tan solo el 20% indica utilizar esta tecnología, según el Observatorio Navarro de Empleo. Además, este estudio ha puesto de manifiesto que los que sí emplean “la nube”, ni siquiera lo hacen aprovechando todas sus posibilidades. Para la mayoría sirve únicamente como almacenamiento, mientras que casi todos prescinden de su empleo como una plataforma tecnológica completa, de la que podrían obtener mucho más rendimiento y beneficio.

 

Es verdad que gran número de pequeñas y medianas empresas se están beneficiando ya del principal cambio radical que supone el Cloud Computing a la hora de acceder a los recursos tecnológicos que necesitan. Como apunta el experto y consultor Iván Rejón, de comprar un servidor e instalarlo en las instalaciones de la compañía se ha pasado a disponer de una capacidad de computación en la nube por la que se paga únicamente por el uso que se hace de ella. O de pagar por la licencia de un software se ha pasado a pagar por el uso que se hace de ese software vía internet.

 

Sin embargo, como decimos, todavía queda un largo camino por recorrer, porque la fórmula encierra otras grandes posibilidades que todavía están mayoritariamente en desuso y que podrían contribuir a mejorar la productividad y competitividad de cualquier negocio. En la Junta de Andalucía han estudiado y analizado el tema y han concluido que las principales serían las siguientes:

 

  1. Accesibilidad y movilidad: se podría acceder a los servicios y a la información desde cualquier lugar desde dispositivos fijos y móviles.
  2. Ahorro de costes: se reduce el gasto en infraestructuras y en recursos, así como en licencias de software y en personal técnico.
  3. Tarifas basadas en el consumo: se impone el modelo de pago por uso.
  4. Foco en el negocio: permite concentrarse en la gestión de tu negocio.
  5. Optimización en el uso de los recursos: reduce la carga de trabajo del personal en tareas técnicas.
  6. Tecnología actualizada y segura: el proveedor se encarga de actualizar y mejorar los sistemas.
  7. Almacenamiento masivo: la empresa no tiene que invertir en servidores propios.
  8. Flexibilidad y adaptación: se pueden elegir los servicios que mejor se adapten a las necesidades concretas del negocio.
  9. Escalabilidad: se puede ir avanzando de aplicaciones más sencillas a otras más complejas y personalizadas.
  10. Recuperación ante desastres: la empresa puede acceder a la información en todo momento, con independencia de que se produzca algún incidente.
proteccion_online

Prot-On: el guardián del siglo XXI

La aparición de fotos comprometedoras en redes sociales, el plagio de un documento situado en la nube o el robo de importantes contraseñas suponen el pan nuestro de cada día para muchos particulares y para la práctica totalidad de las empresas. Una verdadera lacra para la que hasta hace muy poco no había una solución satisfactoria. De hecho, lo único que se podía encontrar en el mercado en cuanto a seguridad eran pesadas y caras soluciones desarrolladas por empresas como Microsoft, IBM o Oracle, que solo estaban al alcance de grandes corporaciones.

Para solucionar esta carencia y comercializar una herramienta de seguridad para los documentos apta para particulares y pymes, el emprendedor Óscar Maire-Richard constituyó hace dos años la empresa Prot-On (Protección Online). “Hemos lanzado un software que protege cualquier tipo de archivo, como documentos, fotos y hasta textos en blogs. También es válido para tablets y smartphones”, asegura este ingeniero superior en Telecomunicaciones, con más de 15 años de experiencia en diferentes empresas del sector tecnológico.

La protección llega hasta al propio ordenador
Nacida con la intención de convertirse en “el estandarte de la protección del siglo XXI”, Prot-On está revolucionando la manera de proteger los archivos que se comparten en la Red, permitiendo al usuario decidir y conocer en cada momento quién, cómo y cuándo accede a su contenido, además de saber qué actividad se realiza sobre cualquiera de las copias existentes. “Pero eso no es todo. Las soluciones que había hasta ahora protegían los archivos cuando estos se subían a la nube. Nosotros los protegemos antes de que salgan del ordenador”, matiza Maire-Richard. Otra característica diferenciadora del producto es que se presenta en dos versiones, una gratuita para el usuario particular y otra de pago para profesionales, que otorga permiso de edición de un documento. “El precio es de 40 euros al año. Es lo que se paga por un antivirus”, explica el fundador de la empresa.

Aunque acaba de ser presentado, el producto que vende esta pyme de 12 empleados ya está calando entre los inversores. De hecho, la empresa de capital riesgo Ambar Venture Capital ya ha entrado a formar parte del accionariado de Prot-On, que nace con clara vocación internacional. “En estos momentos buscamos una segunda ronda de financiación para salir al exterior”, corrobora Maire-Richard.

El tiempo dirá si Prot-On se convierte en el adalid de la seguridad en la era de Internet y el cloud computing. De momento, ha llenado un hueco reclamado por el 35% de las organizaciones que, según un estudio de la consultora Gartner, demandaban una solución de protección de información. Y es que el 25% de las empresas sufren fugas de información, ya sea por parte de sus propios empleados o por proveedores o clientes. “Nosotros aseguramos que gracias al software toda la información estará siempre segura”, concluye Oscar Maire-Richard.

Lab

Más razones para utilizar la ‘nube’ y para abrir tienda en internet

La ‘nube’ está aumentando su protagonismo entre las pymes, según acaban de poner de manifiesto dos estudios, uno impulsado por Microsoft y otro por Arsys. Por una parte, Microsoft ha dado a conocer un informe, realizado por Edge Strategies, que prevé un aumento significativo del uso de servicios ‘cloud’ de pago durante los próximos cinco años entre las pequeñas y medianas empresas. La investigación, basada en una encuesta entre más de 3.000 pymes de 13 países, llega a la conclusión de que estos servicios se duplicarán en cinco años, y que las pymes que los empleen incluso se triplicarán.

Por otra parte, un informe de Arsys desvela que la crisis está animando a las pymes españolas a abrir tienda en internet y asegura que la creación de nuevos canales de venta ‘online’ entre las pequeñas y medianas empresas aumentó un 20,4% en 2011, gracias a las soluciones ‘cloud computing’.

Y es que el estudio de Edge Strategies deja claro que el ‘cloud computing’ es capaz de ofrecer operaciones más baratas y rápidas, así como mejor fusión de información vital a cualquier dispositivo. De hecho, desvela que un 59% de las empresas que actualmente utilizan servicios en la ‘nube’ consideran que consiguen un significativo beneficio en productividad, en comparación con el 30% de las pymes que todavía no los usa.

Además, el 63% de las pymes que utilizan servicios ‘cloud’ espera hacer crecer sus ventas entre los próximos 12 y 18 meses, mientras que el 55% cree que la tecnología potenciará su crecimiento. Además, para ellas la movilidad es esencial; quieren dispositivos móviles no sólo para acceder a su correo electrónico, sino que buscan aplicaciones de productividad y negocio.

En este contexto, las pymes españolas están encontrando en internet un aliado para impulsar sus ventas ante la crisis. Como decíamos anteriormente, el estudio de Arsys pone de manifiesto que la creación de nuevos canales de venta ‘online’ aumentó un 20,4% en 2011. Y explica que las soluciones ‘cloud computing’ de comercio electrónico son los principales impulsoras del negocio ‘online’ entre las pymes del comercio tradicional, ya que permiten gestionar una tienda en internet fácilmente, sin necesidad de conocimientos de informática ni diseño web. Los datos, obtenidos a partir de una muestra de más de 2.500 empresas, revelan que las pymes dedicadas al comercio de moda y complementos (14,73%) son las que mejor están aprovechando los canales de ventas ‘online’, seguidas muy de cerca de las de alimentación (13,47%) y a más distancia de las de informática, imagen y sonido (6,64%), deportes (5,77%), belleza y estética (5,51%) y regalos (5,24%).

El 26% de las empresas con menos de diez empleados tiene página web y una cuarta parte de éstas ya vende ‘online’, lo que les permite encontrar en internet nuevas vías de acceso a clientes para hacer frente a la caída del consumo. Además del comercio electrónico, las empresas españolas utilizan internet para mostrar sus catálogos de productos y listas de precios o reforzar su servicio de atención al cliente, lo que les permite también incrementar sus transacciones ‘off line’, debido a la influencia de internet en los hábitos de los consumidores. Actualmente, se calcula que una de cada dos compras está influida por las búsquedas de información en la red.

La rapidez, el precio y el acceso al mercado global son los principales argumentos de las empresas para poner en marcha un negocio o estrategia de ventas ‘online’. Mientras que el principal obstáculo para aquellas compañías que se muestran reacias son la desconfianza en la seguridad de los pagos y la pérdida del contacto directo con el consumidor.

La inversión tecnológica que una pyme tiene que realizar para abrir su tienda ‘online’ es mínima con las soluciones de ‘cloud computing’. Existen plataformas desde 15 euros al mes, que permiten no solo iniciarse en el comercio electrónico, sino también apoyar las ventas de los canales físicos tradicionales. Por último, unos consejos de Arsys para que el negocio ‘online’ sea un éxito: utilizar un nombre de dominio fácil de recordar, vinculado al producto; eliminar los gastos de envío; ofrecer información completa y relevante sobre la empresa y sus productos; o activar un servicio de atención al cliente.

Cloud Computing

Cloud computing: ¿”estar en las nubes o o estar en “la nube”?

“Estar en las nubes” no es lo mismo que estar en “la nube”. A ningún empresario le interesa quedar fuera de juego haciendo lo primero, pero lo segundo puede recargarle las pilas y salirle muy rentable. Las grandes compañías han comprendido rápidamente las ventajas del cloud computing, pero ¿está sucediendo lo mismo con las pymes?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que no se trata de una herramienta exclusiva de las grandes empresas. El uso de aplicaciones en la nube está también al alcance de cualquier pyme y actividad a la que ésta se dedique. Para ellas es especialmente interesante porque el uso de aplicaciones en el cloud reduce la necesidad de realizar grandes inversiones en tecnología, acorta los tiempos de puesta en marcha y facilita la conectividad y comunicación entre los diferentes “actores” que rodean el negocio.

Entonces, ¿por qué algunas todavía se resisten? Los expertos han constatado que la velocidad de entrada o acceso al cloud es más lenta de lo previsto hace un par de años. La incertidumbre que genera la situación económica actual, el desconocimiento, los propios miedos a usar aplicaciones en la nube, el temor a las nuevas tecnologías y el cambio cultural son los frenos que están observando.

En cambio, el 15% de clientes que afirman estar familiarizados con la nube y la usan, están muy satisfechos. Los que se han pasado a la utilización de aplicaciones 100% cloud ya no regresan al uso de aplicaciones “on premise” o en modalidad intranet. Así, parece que este modelo se está revelando como irreversible para la gestión de los negocios.

Y ¿cuáles son los ámbitos más adecuados para esta herramienta? Más que de sectores especialmente sensibles, debemos hablar de funcionalidad o aplicaciones más propensas a ser usadas en cloud. Pues bien, las más activas son todas las que tienen que ver con la comunicación, la mensajería e integración/intercambio de información, las consultas, las certificaciones y las operaciones de pago.

Ahora más que nunca, cualquier inversión se mira con lupa, por lo que las pymes se preguntan cuánto cuesta migrar a la nube, para saber si el importe está a su alcance. Pues bien, los expertos indican que el coste del proceso es relativo y advierten que debe analizarlo cada empresa, comparándolo con el que tiene migrar a una nueva solución, con la inversión necesaria y con los gastos recurrentes posteriores.

En un proyecto de implantación de software en la nube, los costes para la puesta en marcha se reducen, aunque los de parametrización y migración de datos son prácticamente los mismos. Donde la pyme obtiene un beneficio a corto es en la inversión inicial, si el uso de la aplicación cloud va acompañado de un modelo de pago diferente al de licencia habitual, que no siempre es así. En ese caso las ventajas son claras y los importes que estamos manejando no son un freno.

Desde el sector aseguran que, aunque la financiación está complicada, en las entidades financieras habituales sigue habiendo capital dispuesto a invertir en proyectos de interés. Afirman que sigue habiendo financiación para pymes, “lo que ocurre es que las empresas deben trabajar más el plan de negocio u oportunidad para conseguir financiación a sus proyectos”.

Una vez que la empresa ha decidido migrar a la nube. ¿Cómo debería actuar? Todo depende del grado de familiaridad o uso que tenga con esa tecnología. Primero, tendría que analizar bien cuáles son sus procesos de negocio y comenzar migrando aquellos basados en la comunicación, intercambio de información y de menor riesgo; por ejemplo, un portal de comunicación con sus clientes o proveedores, una plataforma de gestión documental, un proceso de entrada de datos remota, etc. De esta forma facilitaría el proyecto de acceso, conseguiría familiarizar a toda la organización con la nueva tecnología y testearía su negocio con algunos de sus procesos en la nube.

Una vez consolidados los primeros procesos, debería definir un proyecto de transformación interna y desarrollarlo. Y, sobre todo, explicarlo bien a sus empleados. No hay que olvidar que la migración al uso de aplicaciones en la nube tiene un fuerte componente de transformación y cambio en los procesos y en las personas de una pyme.

vigiliam

César Canedo, CEO de Vigiliam: “Las redes sociales ayudan a conseguir más clientes”

Las redes sociales pueden ayudar a emprendedores y empresarios a hacer nuevos clientes, mejorar el funcionamiento de la empresa e, incluso, ayudar en su proceso de internacionalización. Más todavía si se trata de una red social orientada al contacto entre pymes para buscar sinergias. Nos lo confirma César Canedo, CEO de Vigiliam, una red empresarial ‘on line’ para pymes y autónomos, que pone a su disposición diversas herramientas para mejorar el negocio.

¿Qué importancia han adquirido las redes sociales para las pymes?

Se han convertido en una parte imprescindible de los negocios. Hoy en día, todo tipo de empresa, de cualquier tamaño y actividad puede encontrar un beneficio en las redes sociales. Bien se trate de la tienda del barrio o de cualquier compañía, que puede contactar a través de ellas con sus consumidores o entrar en relación con otras firmas y proveedores.

¿Y todas se han subido ya al carro?

Los primeros en apuntarse a internet, a las redes sociales y al comercio electrónico han sido los empresarios más jóvenes. Pero nosotros hemos notado que, cuando la crisis ha puesto las cosas más difíciles, incluso los empresarios más tradicionales han intentado abrirse a otros ámbitos y formatos.

¿Cuáles han sido los principales beneficios?

La inmediatez a la hora de llegar a los consumidores y clientes. Con una estructura financiera y de personal mucho más reducida, puedes llegar a un público más amplio que si te limitas a trabajar a la vieja usanza.

¿También puede mejorar la organización interna?

Efectivamente. Además de conseguir acceder a un mercado más amplio, pueden servir también para hacer más eficiente la estructura interna de la compañía. Por ejemplo, gracias al ‘cloud computing’ o a un montón de aplicaciones de contabilidad una empresa puede incrementar su eficiencia y funcionar con gastos más reducidos.

En concreto, ¿qué posibilidades ofrecen ustedes?

En primer lugar, el networking. Nosotros, como red empresarial, ponemos en relación a nuestros usuarios con potenciales clientes, proveedores o colaboradores. Para ello, diseñamos sinergias y sugerimos cuáles son los usuarios con más posibilidades de establecer entre ellos una colaboración comercial o de cualquier otro tipo. Y, en segundo lugar, ofrecemos un amplio abanico de herramientas de diversa índole, desde el marketing y la comunicación a la administración. Hemos calculado que el que las usa puede ahorrar unos 30.000 euros al año.

¿Nos puede poner algún ejemplo de sinergias que hayan alcanzado sus clientes?

Nosotros ponemos en contacto a las empresas que, creemos, pueden establecer una relación comercial entre ellas. Luego, las negociaciones y los acuerdos que alcancen dependen de ellas, pero nos han comentado historias de éxito, como pymes que han encontrado nuevos clientes o que han establecido colaboraciones.

¿Un caso concreto?

Por ejemplo, la colaboración entre una agencia de viajes y un resort.

¿Puede servir, también, este tipo de colaboración para afrontar los mercados internacionales?

Dentro de los diversos grupos que organizamos, tenemos dos dedicados a la internacionalización. Hay empresas que ya se han internacionalizado y comentan su experiencia y sus impresiones a otras que todavía no lo han hecho, pero que pueden salir al exterior en cualquier momento. Nosotros, por ahora, solo estamos en España, pero hemos decidido que, en un paso siguiente, saldremos también al exterior. Pues bien, una vez que lo hagamos, podremos impulsar sinergias entre empresas de distintos países.

Supongo que habrá algunas compañías que acordarán, incluso, sumar fuerzas para afrontar el mercado internacional de manera conjunta…

Nosotros nos encargamos de poner a las empresas en contacto. Luego, ellas pueden conducir su relación por muchos caminos.

¿Qué consejos daría usted a la pyme que planea acometer nuevos mercados fuera de España?

Tener muy claro su producto y adecuarlo al mercado al que se va a dirigir; conocer este mercado al máximo; e intentar contar con algún partner o con el apoyo de una empresa del lugar.

¿Qué nuevos servicios tiene previsto Vigiliam?

He leído que, en lo que va de año, se ha denegado financiación a 111.000 pymes, lo que deja claro que, hoy en día, es complicado que una empresa pequeña pueda acceder a ella. Nosotros queremos ayudarles y estamos trabajando en un sistema de financiación basado en redes de confianza entre empresas, mediante sus activos corrientes.

pau-garcia-mila-nuevo-zuckeberg

Pau García-Milá, el Mark Zuckerberg español

pau-garcia-mila-nuevo-zuckebergEste país tiene la fea costumbre de no valorarse lo suficiente, y tampoco la de valorar a sus mejores exponentes. Se ve en el deporte, donde al más pequeño tropiezo de leyendas como Rafa Nadal o Fernando Alonso, se les acusa de que, sencillamente, están acabados. En el mundo de la empresa y el de los emprendedores, no ocurre exactamente esto, sino un desconocimiento absoluto sobre los líderes españoles que tenemos en los negocios.
Un buen ejemplo de esta característica tan nuestra es el de Pau García-Milá uno de los fundadores y creadores de EyeOS. Aunque el 99% de las personas no tengan ni la menor idea de a qué nos estamos refiriendo, es interesante conocer que este chaval inventó con poco más de 18 años la nube. Y es que EyeOS no es otra cosa que un sistema para dejar archivos en la Internet, algo muy de moda ahora y que recibe el nombre de cloud computing, pero que García-Milá ideó en 2005.
Su historia es muy similar a la de Mark Zuckerberg. Al igual que el fundador de Facebook,  García-Milá no era un estudiante modelo y tardó menos de seis meses en ser expulsado de la Universidad, donde había empezado a cursar Ingeniería Informática. Lejos de amilanarse siguió estrujándose el cerebro para dar con una idea que le permitiera crear una empresa. Y esta idea llegó de la forma más rocambolesca posible.

Una calle en cuesta tuvo la culpa de todo

Cuentan que, allá en 2005, una calle con una pronunciada cuesta en la localidad de Olesa de Montserrat (Barcelona) separaba las casas de García-Milá y su amigo Marc Cercós, cofundador de EyeOS. Para ahorrarse paseos, ambos idearon un software que les permitía dejar en Internet  los archivos que necesitaban para trabajar. Así inventaron lo que hoy conocemos como la nube, el futuro de Internet para compañías como Google o Apple.
El proyecto fue fraguandose y hoy, con sólo 25 años, ambos amigos dirigen una compañía de más de 30 empleados, que tienen en su cartera a clientes como IBM, Telefónica, y que ya ha triunfado como proyecto a nivel internacional.

Comienzos muy complicados

A la hora de poner en marcha EyeOS, sus fundadores se encontraron con que se habían adelantado dos años en el tiempo y así los posibles clientes les decían que para qué necesitaban tener archivos en la nube si cada día los ordenadores tenían discos duros con mayor capacidad. Pero dos hechos ocurridos en 2007 cambiaron el orden establecido. El primero fue que empezó a sonar a nivel mundial la idea del cloud computing, de poder trabajar desde cualquier parte del mundo con tus archivos. Y, el otro, fue que aparecieron los smartphones y las tablets, dispositivos pensados para conectarse a Internet pero no para almacenar información.
Dicho y hecho. Con un mercado ya maduro, EyeOS empezó a darle vueltas a la idea de cómo ganar dinero con un proyecto que era gratuito, y que era utilizado sobre todo por autónomos y pymes. La solución llegó con los servicios que la empresa ofrece a los grandes clientes, tales como soporte, mantenimiento, programación y consultoría. De momento, nombres como IBM, Telefónica y Orange ya cuentan con la herramienta de EyeOS, usándola también como Intranet.
El futuro no puede presentarse más de cara para García-Milá y Cercos. Además, la llegada de gigantes como Google, Microsoft o Apple a la nube es ideal para EyeOS. “Las grandes multinacionales te dan un servicio pero les tienes que dar obligatoriamente tu información, ya que tú como cliente no tienes infraestructura. Te obligan a que confíes en ellos. Por eso hay muchas empresas y Gobiernos que no pueden trabajar con los grandes y prefieren hacerlo con nosotros. De hecho, desde que llegó Google al cloud computing tenemos más clientes”, aseguró García-Milá en una entrevista reciente.