¿Sube o no sube el Impuesto de Sociedades? Despeja tus dudas

Financiación, Noticias

¿Sube o no sube el impuesto de sociedades? Esta es la cuestión que se están planteando muchos empresarios desde que el pasado mes de julio se anunciara la intención de utilizar el Impuesto de Sociedades como herramienta para cuadrar las cuentas públicas.

No fue hasta el 30 de septiembre pasado cuando conocimos con detalle, en el BOE de ese día, el Real Decreto Ley de medidas tributarias dirigidas a la reducción del Déficit Público, que especifica cada uno de los cambios.

Pero, es ahora cuando se acerca el 20 de octubre (fecha en la que hay que liquidar ese primer adelanto del Impuesto de Sociedades con los nuevos requisitos) cuando las dudas vuelven a surgir.

Es normal, porque la situación no es fácil. Mientras algunos hablan de subida de tipos y del impuesto, o de que se aumentará la recaudación en, nada menos, que 8.000 millones; otros aseguran que no hay subida del impuesto.

¿Qué hay de cierto en todas estas afirmaciones?

Por complicado que parezca, todas son ciertas.

Por un lado, es correcto decir que el Impuesto de Sociedades no cambia. Los tipos que se aplican a las empresas como gravamen de sus beneficios quedan como estaban, en el 25% como tipo general y en el 20% y 15% para determinadas sociedades.

El primer gran cambio, implica que se recupera el pago por adelantado  de este impuesto. En línea con lo que se aplicó entre 2012 y 2015. Pero va más allá y se amplía el número de empresas afectadas por esta medida. Si durante la anterior etapa en la que estuvo vigente el pago adelantado del Impuesto de Sociedades, la medida afectaba a las empresas que facturasen más de 20 millones de euros. Ahora, se ha bajado el umbral hasta los 10 millones de euros anuales, es decir alrededor de 9.000 empresas españolas. Esto implica que son muchas más las pymes que van a verse afectadas por el cambio. En realidad, las necesarias para recaudar, por adelantado, esos 8.000 millones necesarios para presentar un presupuesto más ajustado al techo de déficit público que exige Bruselas.

El cuadre de las cuentas públicas no solo se ha hecho aumentando la cantidad de empresas que deben pagar, también incrementado la cuantía del adelanto. Hasta 2015, el pago por adelantado consistía en la cantidad resultante de aplicar un 12% al resultado contable de la compañía. Ahora, ese porcentaje se amplía hasta el 23% en general y al 25% para los bancos y las refinerías. Estos son los tipos que se incrementan, y no los generales del impuesto.

En el plano teórico los ingresos que el Estado obtiene por este cambio se mantienen sin cambios en su cuantía final. El adelanto que se exige ahora, se ajustará al pago real cuando se haga la declaración definitiva del impuesto en el mes de julio del año siguiente, aplicando los tipos del Impuesto de Sociedades al beneficio final de la compañía. Esto sería así si la medida se aplicase un solo año, pero de momento lo único que parece claro es que estará vigente hasta por lo menos 2018.

Para las pymes afectadas, la medida tiene una aplicación práctica muy perversa. Y es que en la liquidación adelantada de Sociedades de este mes de octubre ya tendrán que pagar más de lo que tenían presupuestado, en concreto, la diferencia entre aplicar el 12% a su resultado contable o aplicar el 23%.

Tal y como han advertido muchos expertos fiscales, el mayor trastorno de la media es que puede implicar problemas en la Tesorería de algunas empresas que podrían no disponer de liquidez suficiente para afrontar este requerimiento fiscal. Que el problema sea temporal, no implica que no sea un problema.  Puesto que ese desfase de efectivo en las cuentas puede implicar demandar nuevas líneas de crédito, préstamos, etc que sí tendrán un sobre coste en las empresas que, en principio, nadie les va a compensar.

Por ello, el impuesto no sube. Pero el cambio temporal sí puede implicar un sobre coste en la gestión de la tesorería de aquellas empresas cuya liquidez esté más ajustada.

O tal vez sí. Los Inspectores de Hacienda aseguran que aunque en la Declaración anual del Impuesto se ajusten las cantidades, “si este sistema se prolonga en el tiempo supondrá un aumento del impuesto”.

Last modified: 18/10/2016