Student-Pass, la primera empresa que convierte niños en emprendedores

Claudia tiene solo nueve años. Pero ya es emprendedora. ¿No se lo cree? Pues es cierto. Aunque resulte difícil de asumir, en España existen algunos ejemplos de niños que están más interesados en labrarse un futuro que en jugar con muñecas. Ese es el caso de esta pequeña que ha decidido costearse su afición a los caballos vendiendo lo que mejor sabe hacer: dibujar. Para ello, ha creado una tienda en el portal de su casa, ha catalogado los dibujos, poniendo precios diferentes dependiendo de la calidad de los mismos, y ha “fichado” a su hermana para que ejerza la labor comercial, convenciendo a los transeúntes de que se paren y compren algún dibujo de esta joven emprendedora.

Como se puede ver, la idea no es mala. Pero independientemente del éxito o no de la tienda de Claudia, lo realmente increíble es que una niña de nueve años sea capaz de crear un negocio y de pensar como una empresaria. Su caso no es aislado. Aleix Rámia tiene 15 años y también ha creado una empresa. En este caso se trata de una compañía especializada en la gestión de redes sociales (Community Managers-Business Services), que busca acercar a las pequeñas y medianas empresas a la gestión de las redes sociales.

Emprendiendo desde la escuela
Está claro que Aleix y Claudia comparten una inquietud empresarial desconocida a edad tan temprana para la mayoría de los españoles. Pero también les unen más cosas. La más importarte es que ambos se han lanzado a emprender tras formarse en el curso Be an Enterpreneur, impartido por Student-Pass, la primera y única entidad que enseña a jóvenes alumnos en la misión de convertirse en emprendedores. Para conseguirlo, esta empresa utiliza en sus estudios una metodología práctica que permite flexibilidad en la dedicación pero que tiene el compromiso firme de adquirir los conocimientos y herramientas necesarias para emprender un primer proyecto y convertir así a los alumnos en empresarios. “Student-Pass presenta las bases del programa en un formato de actividad extraescolar, lo que nos ha permitido ser referentes en el ámbito emprendedor de las escuelas”, señala Oscar Sánchez, fundador y director de la empresa.

El curso dura seis meses, se puede cursar online y fomenta los valores del emprendedor con un formato práctico. Entre los conocimientos impartidos se encuentra la creación de un proyecto, la gestión de equipos y personas, el desarrollo del uso de la expresión oral en público y la enseñanza en la toma de decisiones. En definitiva, se enseña a los estudiantes a acercarse a la realidad del mundo empresarial. Una idea genial por la que ya han pasado 1.500 alumnos, y que además, tampoco sale cara a los padres. Y es que el curso de seis meses cuesta solo 25 euros al mes, más 50 euros de matrícula. Una cantidad muy pequeña si lo que se quiere es convertir a las próximas generaciones en empresarios.

Ojalá cunda el ejemplo y crezca el número de iniciativas de este tipo, que fomentan la actividad emprendedora desde la más tierna infancia. Solo así, las crisis económicas futuras serían mucho más llevaderas y España dejará de estar a la cola en cuanto a iniciativa empresarial.

1 comentario
  1. Delia
    Delia Dice:

    Está muy bien enseñar a los niños a emprender desde pequeños, gran iniciativa! Pero esta no es la única, existen otros programas para fomentar el emprendimiento desde la escuela, como el de la Fundación Créate.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *