La situación internacional del sector juguetero

Internacionalización, Noticias

Para seguir creciendo, la industria del juguete española se enfrenta a grandes retos como el de la despoblación y la baja natalidad, que pueden salvarse con una correcta estrategia de internacionalización

 

En estas fechas navideñas, tan importantes para el sector juguetero, EAE Business School ha publicado el estudio Las nuevas reglas del juego. Un documento que aporta información sobre el sector juguetero, un sector que necesita redefinirse en países como España, donde predomina la baja natalidad, y hacerse un mayor hueco a nivel internacional, principalmente en aquellos países en los que nacen más niños.

El dato de ventas hacia el exterior es una reconfirmación de esta estrategia: en 2017, las exportaciones de juguetes aumentaron un 13,6%. También aumentaron las importaciones, aunque bastante menos: un 1,9%. El estudio pone el foco en un territorio a conquistar: India, que pronto será el país más poblado de la Tierra (en estos momentos supera ya los 1.000 millones de habitantes) y que en estos momentos es el que más niños menores de diez años tiene.

A ello se suma su gran crecimiento económico y sus perspectivas de futuro optimistas que harán aumentar la renta destinada a juguetes. De hecho, según el informe, en estos momentos India ya cuenta con un volumen de clase media equivalente al de Europa.

Aunque con menos intensidad, se posicionan junto a India como interesantes mercados a explorar el resto de países BRIC: Brasil, Rusia y China, los tres también con elevada población. En los últimos diez años, éstos han crecido económicamente a nivel global y también en renta per cápita a unos niveles importantes. Y, desde el punto de vista del estudio, seguirán haciéndolo aunque de forma más moderada a lo largo de la próxima década, lo que les va a convertir en grandes consumidores.

No obstante, el mercado más recomendable para que las empresas españolas del sector pongan una pica a nivel internacional es el mexicano. Este país está en el primer puesto del ranking en cuanto a la evolución mundial de las ventas de juguetes. Se debe no sólo a su joven pirámide de población, también a su desarrollo económico sostenido. En general, Latinoamérica se ha posicionado como una región a tener en cuenta gracias a un crecimiento como el mexicano: moderado y en ascenso.

CIFRAS GENERALES

En nuestro país, la industria juguetera contabiliza 221 empresas, la mayoría centralizadas en Cataluña y Comunidad Valenciana. En el ejercicio 2017 facturó 1.156 millones de euros, un 1,7% más que en el 2016, y generó 4.500 empleos directos y 20.000 indirectos. El 65% de esas empresas jugueteras son exportadoras.

Dentro del sector, la división que más factura es el de los juegos de construcción, cada vez más caros y sofisticados, y que abarcan un rango de edad de consumo mucho más amplio. A nivel mundial, Lego está a la cabeza en este campo, con una facturación de más de 7.000 millones de euros. Siete veces más que la siguiente empresa de la lista, Bandai Namco, que se queda cerca de los 1.000 millones de euros.

En general, el estudio calcula que los juegos de construcciones generan el doble de ventas que los juegos de arte y manualidades, y más del triple que juguetes de acción, que hasta hace pocos años eran los más demandados. Un reinado relativamente empañado por la evolución ascendente que desde 2012 lleva manteniendo el sector de los videojuegos. Por otra parte, en Europa se ha detectado un importante aumento, además, en la venta de juegos científicos y preescolares.

Teniendo en cuenta la evolución y el atractivo de las tecnologías de la información y la comunicación, se espera que en los próximos años se vean cada vez más alianzas entre empresas jugueteras y tecnológicas, similares a la alcanzada entre Lego y Microsoft. No sólo en la elaboración de productos lúdicos, también orientados a la educación y a técnicas de gamificación para centros educativos.

Last modified: 27/12/2018