¿Sería posible tener un Silicon Valley en España?

Siempre que surge en una conversación el tema de Silicon Valley se suele hacer con grandes dosis de envidia y de nostalgia. Para los emprendedores españoles es como la Tierra Prometida, un lugar único en el mundo donde cualquiera con una buena idea puede convertirla en negocio. Pero, ¿por qué es así?. Y lo que es más importante, ¿por qué no se podría crear uno similar en España que diera salida a las grandes ideas que tienen los emprendedores de este país.

Para responder a estas cuestiones, nada mejor que conocer los cinco puntos las claves que explican el milagro de Silicon Valley y descubrir si en España sería posible replicar ese modelo.

1- Sinergias con las Universidades. La Universidad más cercana al Valle es la de Stanford, un centro cuya formación se basa en dar orientación empresarial a sus estudiantes. De sus aulas salieron las personas que fundaron algunas de las empresas más importantes de Silicon Valley. La mentalidad cooperativa de los empresarios de la zona también tiene su origen en dicha universidad, ya que muchos de ellos eran compañeros de clase. Por otro lado, el hecho tan de la cultura americana de ver como algo positivo un fallo de un emprendedor, también fue fomentado durante la formación de los estudiantes.

2- La importancia de la inmigración. Otro factor clave en el auge de Silicon Valley ha sido la presencia de personas de distintas razas, cultura y religión debido a la fuerte inmigración que históricamente se ha producido en la zona. De hecho, en los inicios del valle, casi todo el mundo provenía de la costa Este de los Estados Unidos. Se encontraban solos, sin familia ni amigos, lo que hacía que todo el mundo se mezclara y relacionara mucho más con sus compañeros en otras empresas. Esto provocó que más que compañeros fueran amigos lo que apoyó en buen grado el auge de la mentalidad cooperativa que tanto defendía la Universidad de Stanford. En la actualidad, la inmigración sigue siendo clave en el auge de las empresas de la zona, ya que éstas se esfuerzan por captar talento internacional, que enriquezca la cultura empresarial.

3- Concentración de las empresas de innovación. A diferencia de la costa Este en la que las empresas se encontraban en diferentes localizaciones, en la Bahía de San Francisco había mucho terreno que se utilizó para aglutinar en un mismo lugar a la mayoría de las empresas tecnológicas. Esta situación de cercanía también ha ayudado a que las empresas se ayuden y ha facilitado el auge de las compañías, ya que los inversores no necesitan moverse del lugar para concretar diversas reuniones de negocios.

4- Business angels y capital riesgo. Históricamente, en Estados Unidos siempre han existido inversores dispuestos a jugarse el dinero en empresas de reciente creación. Pero en la zona de San Francisco, este tipo de personas no tenían demasiado donde invertir salvo las importantes bodegas de California. Por tanto, la aparición de Silicon Valley supuso un bálsamo para estos inversores. De ahí el auge que han tenido en las últimas décadas las empresas de capital riesgo y los business angels particulares. Eso sí, en los últimos años el modelo de empresas de capital riesgo ha cambiado. Si antes se la jugaban con cualquier idea medianamente novedosa, ahora se estudian mucho más las propuestas.

5 – Una inmensa capacidad para soñar. Los emprendedores más innovadores de Silicon Valley son unos grandes soñadores. Todos soñaban con cambiar el mundo. Algunos lo han conseguido y otros no. Pero el que no alimentaba su sacrificio y su esfuerzo personal con un sueño de éxito (el viejo sueño americano) nunca triunfó en el mundo de los negocios.

Tras descubrir las claves internas que explican Silicon Valley, solo cabe preguntarse si sería posible replicar ese modelo de éxito en España. La verdad es que tendrían que cambiar muchas cosas. Pero, de momento, ya contamos con un importante mercado de capital riesgo, alta formación, espacio de sobra e inmigración. Es decir, solo nos faltaría la mentalidad cooperativa y la valentía de atreverse a soñar que sí tienen los americanos. Por tanto, claro que es posible, solo hay que intentarlo y copiar los modelos que funcionan. Eso mismo es lo que ha llevado a cabo Israel, que se ha convertido en el Silicon Valley a este lado del charco. De nosotros depende lograr que en el futuro España sea capaz de convertirse en el primer Silicon Valley del Viejo Continente.

2 comentarios
  1. maria_hf
    maria_hf Dice:

    Ojalá fuese una realidad tangible para España contar con un complejo y agrupación de empresas, infraestructuras y capital humano como el Silicon Valley. Supondría no sólo prestigio a nivel mundial sino un foco para la inversión y producción de empleo. Desgraciadamente la situación para los emprendedores en España está muy mal por la falta de oportunidades y mercado. Os dejo un artículo para complementar mi opinión sobre la situación actual de los emprendedores en España. En mi opinión la puesta en marcha de un movimiento o complejo como Silicon Valley supondría un gran empujón para muchos:
    http://www.websa100.com/blog/2012/12/28/bilbo-bolson-un-emprendedor-solitario-en-una-comarca-poco-emprendedora/

    Responder
  2. Alisys
    Alisys Dice:

    ¿Tiene sentido que la prosperidad de proyectos de este tipo estén directamente relacionados con la cercanía física de sus componentes? ¿No deberíamos predicar con el ejemplo y demostrar que lo realmente importante es la comunicación y el acceso a la información?
    Sería interesante analizar hasta qué punto la presencia física y sobre todo, qué grado de contacto humano, es necesario para garantizar el éxito de un proyecto.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *