crecimiento_seguro_credito

El seguro de crédito, un negocio que espera crecer en 2017

Aunque desde 2008 las compañías aseguradoras han tenido que afrontar indemnizaciones por valor de 37.000 millones de euros,

los miembros de la Berne Union se muestran optimistas y creen que 2017 será un buen año para el sector,

teniendo en cuenta el crecimiento global de los niveles de impago.

 

Recientemente, la Berne Union publicaba una serie de estadísticas y estimaciones sobre el seguro de crédito, registradas a lo largo del periodo 2012-16. Según éstas, dicha modalidad aseguradora para empresas cubre ya el 11% del comercio mundial. En concreto, el pasado año se hizo cargo de más de 1.700 millones de euros en operaciones comerciales de exportación. Una cifra que, se espera, aumente a lo largo de 2017, impulsada por el crecimiento global de los niveles de impago y de las insolvencias corporativas.

Esta asociación, de carácter internacional, es un referente para inversores y para el sector de seguros de crédito a nivel mundial. Fue fundada en 1934 por aseguradoras privadas y estatales de Francia, Italia, Reino Unido y España, que celebraron su primera reunión en Berna (Suiza). De ahí su nombre.

EL CRÉDITO, PRINCIPAL OBJETIVO

Ahora representa a compañías de 73 países, incluyendo agencias oficiales que cuentan con el apoyo de sus respectivos gobiernos, aseguradoras privadas de crédito y riesgo político e instituciones multilaterales. Su principal objetivo es el de mejorar los flujos de comercio y de inversión a través del crédito a la exportación, una póliza que protege a bancos y empresas contra los riesgos comerciales y políticos asociados al comercio y la inversión transfronterizos

Según sus datos, desde que arrancase la crisis en 2008, sus asociados han hecho frente a 37.000 millones de euros en indemnizaciones por impago, siendo 2015 y 2016 dos de los años más complicados. En concreto, se destinaron a este fin 5.000 millones de euros el pasado ejercicio y casi 5.800 millones en 2015. Según el presidente de la Berne Union, Topi Vesteri, aunque son de elevada intensidad, estas reclamaciones están dentro de los “límites tolerables” del negocio.

PREPARADOS PARA EL FUTURO

Así lo explicó en el último encuentro de la organización, celebrado recientemente en Copenhague, en el que también participaron diversos expertos en economía y relaciones internacionales. Entre ellos, Joergen Oestrom Moeller, secretario de Estado en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Dinamarca entre 1989 y 1997. Éste señaló la creciente importancia de los riesgos políticos, generados en parte por el aumento de las políticas proteccionistas y anti-globalización surgidas en los últimos años.

Desde su punto de vista, esta situación debería ser un mero período de transición, en el que deben aflorar nuevos modelos económicos para adaptarse a los cambios demográficos internacionales. En su opinión también es necesario asumir cambios fundamentales en el papel de los países acreedores y deudores tradicionales.

Según las apreciaciones de Clive Witter, vicepresidente del grupo asegurador EDC de Canadá,  “cuando un país introduce incertidumbre en los acuerdos comerciales, distorsionando las decisiones de inversión y gasto, podemos esperar que los países y las compañías cambien sus ventas y producción a otros países con restricciones comerciales más bajas. Esto puede apoyar artificialmente algunos sectores domésticos a corto plazo, pero a largo plazo los aranceles y las restricciones comerciales reducen la competitividad global de un país y de sus empresas”, explicó.

A su entender, esto tiene un impacto inmediato en las cadenas de suministro y, en última instancia, aumenta los costos para los consumidores. “En el mundo digital de hoy, los efectos negativos de la interrupción del comercio se sienten mucho más rápido que nunca, en cuestión de días, no de meses o años”, apuntó.

UN FUTURO OPTIMISTA

A pesar de la preocupación reinante en el sector ante los cambios políticos acontecidos en diversas naciones de gran calado comercial, como EE.UU. o Reino Unido, la mayoría de los socios de la Berne Union se muestran optimistas de cara al futuro a corto plazo. Respondiendo a una encuesta previa a la reunión, los miembros del Comité de Seguro de Crédito Comercial a Corto Plazo indicaron una situación comercial difícil pero estable.

De hecho, gran parte de los encuestados aseguró que los volúmenes de negocios para 2017 muestran signos de crecimiento frente al ejercicio pasado. Es más, a pesar de las altas reclamaciones, las aseguradoras expresaron que se mantienen cómodas con los riesgos que están asumiendo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *