secretos_negocios

Los secretos de los negocios que funcionan

Aunque las estadísticas están en contra de los emprendedores al reflejar que tres de cada cuatro intentos empresariales no funcionan, la realidad es que existen un buen número de negocios que funcionan, y que son capaces de superar la delicada barrera de los primeros cinco años de existencia. En este artículo vamos a contarte los secretos. Traspasar esa fecha sin echar la persiana en la empresa es una buena noticia ya que, para todos los expertos, el primer lustro de existencia de un negocio es el más difícil y el más arriesgado. Luego existe un periodo amplio de 10 o 15 años en los que muchas cosas van por inercia y, cuando se acerca el momento de que el fundador deje la empresa, se alcanza otro momento complicado.

Los emprendedores que logran superar todas las dificultades no son superhéroes, sino hombres de negocio que han sabido seguir a rajatabla unos principios fundamentales que todo empresario debe valorar si pretende elevar las posibilidades de éxito de su firma. Como verán a continuación no se trata de nada novedoso, sino de las principales pautas que se deben tener en cuenta, ya que constituyen los secretos de los nuevos negocios que funcionan.

 

Uno de los mejores secretos: Escuchar a los clientes

La idea de una empresa de éxito no es, desde luego, vender lo que uno quiere, sino lo que los clientes quieren comprar. Esta sentencia es un principio básico de todo negocio. Desde siempre, las mejores ideas provienen de los clientes. Por tanto, se les debe prestar siempre atención a todo lo que digan o comenten. No se pueden obviar las indicaciones o sugerencias de las personas que permiten que la empresa siga existiendo. No tiene sentido y ningún negocio se puede permitir el lujo de prescindir de las opiniones y comentarios de los consumidores.

Si no les escucha lo más seguro es que el negocio se hunda y el emprendedor no sepa el motivo que ha conducido al cierre. Tampoco entenderá nunca por qué nadie adquiría sus referencias y sí las de un rival que, en un principio, eran de peor calidad que las que usted ofrecía. Éste es uno de los secretos más importantes.

 

Esté preparado

También es fundamental estar siempre preparado para anticiparse a los problemas. Un empresario debe hacer siempre los deberes por adelantado y predecir cualquier tipo de contratiempo que pueda poner en riesgo al negocio. En el mundo actual, con Internet, la información está siempre al alcance de cualquiera por lo que es menos entendible que nunca que un emprendedor no sea la persona que posea más conocimientos sobre el área económica donde se mueve su negocio.

Hay que recordar  siempre que la preparación es la mejor enseña de profesionalidad que se puede ofrecer a los clientes y será una virtud que será extensamente valorada.

Ofrecer un buen servicio

Piense en algo tan simple y estudiado como puede ser una pizzería que ofrece servicio a domicilio. En principio, la experiencia de muchos podría llevar al error de pensar que se trata de un negocio sencillo en el que no hace falta estudiar demasiado para descubrir cuáles pueden ser sus fundamentales de éxito. Craso error.

 

Cualquier negocio, por sencillo que parezca, puede fracasar si se ofrece un mal servicio

Volvamos al ejemplo de la pizzería. Por muy buen sabor que tenga su comida, si el producto llega tarde o frío al domicilio de los clientes, no tendrá éxito. Da igual que se traten de problemas concretos o de mala suerte, jamás se deben poner excusas para explicar nuestra incapacidad de ofrecer al cliente lo que se merece.

No existen pretextos, ni gimoteos. Un negocio que quiere funcionar debe dar lo que promete siempre y en cualquier circunstancia. Y si por cualquier motivo ha sido imposible se debe premiar al consumidor afectado para retenerle en la base de clientes. Sin olvidar la obligación de solucionar el problema para evitar que vuelva a ocurrir.

Vigilar los costes

Piense en que una empresa es como su familia y que nunca puede deber más de lo que gana. Así de sencillo. Si tiene X, no puede gastar X+Y, sino X-Y. Solo extremando la prudencia en los costes se pueden superar las dificultades que se plantean siempre en los primeros años de vida de una aventura empresarial.

No encerrarse

Por mucho esfuerzo que requiera tener un negocio, que lo requiere, un emprendedor no debe cometer jamás el error de encerrarse entre las cuatro paredes de su despacho y olvidarse de pisar la calle. Solo bajando al barro se descubren las oportunidades y los riesgos del negocio. Por tanto, se trata de otro principio básico que todo nuevo negocio debe tener en cuenta. Y si quieres terminar a lo grande y exportar tu negocio, CESCE te ayudará a conseguirlo.

Saber elegir

Un emprendedor debe ser siempre realista y a la hora de definir la gestión comercial y de marketing de la empresa se debe considerar que no se puede llegar a todo el mundo. Hay que seleccionar un nicho y centrar la inversión en ese entorno. Saber especializarse es fundamental para diferenciar los negocios que funcionan de los que no lo hacen. Aquí te dejamos más claves sobre emprendimiento.

 

Como ha podido ver, mucha de la técnica empresarial, se puede resumir en unos sencillos secretos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *