Salario emocional: clave para retener a los empleados

salario_emocional

El talento es una virtud muy valiosa en la actualidad. Basta con leer las informaciones que hablan de las dificultades que muchas empresas tienen para encontrar empleados con un perfil similar al que se precisa para darse cuenta de que es necesario luchar para evitar que las personas talentosas que hay en la organización emigren.

A nadie se le escapa que el salario ha sido, es y seguirá siendo fundamental para que los empleados valoren un empleo. Pero eso no quiere decir que no existan otros muchos factores que todos tenemos en cuenta a la hora de elegir permanecer o cambiar de compañía, como la flexibilidad, la conciliación laboral o las oportunidades de desarrollo profesional.

Lejos de lo que se pueda suponer, este tipo de factores son importantes en todos los sectores. Aunque siempre existen diferencias. Curiosamente, las personas que trabajan en empresas del ámbito digital suelen dar mayor importancia a todo lo relacionado con el salario emocional.

Pero, ¿qué es el salario emocional?  Pues, en general, se podría decir que estamos ante el conjunto de compensaciones que la empresa ofrece que no son retribuciones de carácter económico (aunque a la empresa sí que le cueste dinero), sino que están diseñadas para mejorar la vida de los empleados, ya sea de todos en general o de alguno en particular. Ninguna de estas compensaciones es cuantificable, pero son un argumento importante a la hora de tomar decisiones de cambiar o no de puesto laboral.

Para las empresas, por tanto, el salario emocional debe formar parte de su ADN, ya que es una de las mejores maneras (y más barata) para atraer talento y reducir, en gran medida, la pérdida del mismo. Con esta idea, desde este post proponemos unos sencillos pasos para integrar todo este tipo de compensaciones en la cultura de las empresas y de los emprendedores.

 

 

Horario flexibilizado

El horario fijo es uno de los grandes problemas que los trabajadores tienen y que va a más en el momento en el que crea una familia. A partir de entonces, puede que la jornada de 9 a 18 le impida realizar otras actividades como recoger a los niños, etc. Para paliar esos problemas la empresa puede ofrecer la posibilidad de flexibilizar los horarios. Con ello se conseguirán trabajadores más motivados y más eficientes ya que estarán agradecidos con la empresa por ofrecerles la oportunidad de conciliar su vida familiar con la profesional.

Además, conviene recordar que la flexibización no conlleva costes siempre que su introducción en la cultura empresarial esté acompañada de una mejora de la organización y de los equipos de trabajo.

 

Formación, formación y más formación

No lo decimos lo suficiente: la formación continua y la actualización constante de los conocimientos es un intangible clave para permanecer en un trabajo. Los negocios más rentables tanto en España como en el exterior son aquellos que se preocupan de velar por la puesta al día de la formación de sus plantillas. Con ello consiguen que el empleado esté convencido de que tiene opciones de desarrollo profesional dentro de la empresa.

Al contrario que en el caso de la flexibilización, la formación sí tiene un coste que, quizá, es inasumible en los nuevos negocios. Pero siempre existen opciones de cursos en línea que son más económicos y que harán ver a los colaboradores que la empresa se preocupa por ellos en este aspecto.

 

Introduzca el teletrabajo

En España se tiene la negativa creencia de que hay que “calentar la silla” para demostrar que se es un buen empleado. Esto constituye un error que los propios empresarios animan a mantener y que no mejora la productividad, sino todo lo contrario. En otros países es justo al contrario. De hecho, está mal visto echar horas de más para hacer un trabajo que debería haberse finalizado dentro de la jornada.

Pero más allá de la necesidad de cambiar este tipo de creencias, una empresa también tiene que apostar por implantar el teletrabajo, que es una solución muy valorada por todos los trabajadores. Aún más por las nuevas generaciones, acostumbradas a desenvolverse con soluciones informáticas. Además, será un beneficio muy útil para todas aquellas personas que quieran conciliar. Y, por último, no afecta de forma negativa a la productividad sino todo lo contrario, al no perderse tiempo en los traslados.

 

Desarrollo profesional

Todos los puntos anteriores ayudan, pero si un trabajador no contempla que existan opciones de mejorar profesionalmente en la empresa buscará hacerlo en otro lugar. Así que el desarrollo profesional de los colaborares debe estar en el ADN de la empresa y formar parte de cualquier labor organizativa.

 

Beneficios extra

Dar algo más a lo que está estipulado, aunque sea un día extra de vacaciones o una mañana libre, no va a hundir la empresa. Pero sí que mejorará el salario emocional de la plantilla y sus ganas de permanecer. Lo mismo ocurre con una empresa que no pone inconvenientes en que alguien llegue más tarde por causas justificadas. Todo ello suma en la lucha por retener el talento.

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 06/06/2019