Retos para la internacionalización de las empresas en 2019

Internacionalización, Noticias

Internacionalización_de_las_empresas

Durante la última década, sin duda obligadas por la crisis, las empresas españolas han impulsado su apuesta exterior. Por ello, la internacionalización de las empresas es un reto para este 2019. No obstante, este crecimiento sufrió un pequeño parón el pasado año por dos motivos: la guerra comercial entre EEUU y China y la recuperación del mercado doméstico provocada por la mejora económica de España en los últimos años. Así lo muestran los datos que indican que de las 161.454 empresas que habían realizado alguna venta en el exterior en 2018, más de 71.600 interrumpieron su comercio internacional.

Con todo, la apuesta de las pymes y de las grandes empresas por la exportación es un hecho irrefutable. Lo demuestra el número de sociedades que regularmente comercian en el exterior, que pasaron de 37.253 en 2011 a 50.562 en 2017. A pesar de este incremento, la realidad es que todavía queda mucho camino por recorrer por nuestras firmas en comercio internacional.

Con el objetivo de que 2019 vuelva a ser un año de triunfos exteriores de las empresas exportadores es conveniente conocer cuáles serán los grandes peligros a los que tendrán que enfrentarse, así como los territorios donde estarán las mejores oportunidades. En resumen, cuáles serán los retos para la internacionalización de las empresas 2019.

Panorama internacional

El escenario global en 2019 está claramente influenciado por un acuerdo, o no, en la pugna comercial que EEUU y China mantienen desde hace meses. Lejos de lo que se pueda pensar lo que ocurra en este asunto implica cambios en las alianzas que mantienen los países europeos y latinoamericanos, principales destinos de las exportaciones nacionales. Por tanto, las empresas deben tener en cuenta este aspecto para afianzar o no su actividad internacional en este año.

Otro punto a tener en cuenta es la pequeña desaceleración en el comercio internacional que un organismo como la Organización Internacional de Comercio (OMC) prevé para este año. El motivo no es la guerra comercial sino la ralentización económica global que hace especial hincapié en la zona euro. Con todo, la OMC aún espera que el comercio internacional crezca un 3,7 por ciento en 2019.

Características propias de las exportaciones españolas

Además de vigilar la coyuntura internacional que, como se ha visto anteriormente, no es que sea especialmente halagüeña, la actividad exportadora española tiene sus propias virtudes y defectos.

Entre las primeras está la mayor diversidad geográfica. Es cierto que países vecinos como Francia y Portugal, junto a Alemania seguirá siendo los destinos fundamentales de nuestras exportaciones. Se trata de algo lógico en el caso de las pymes debido a que es más económico explorar las oportunidades que ofrecen los territorios más cercanos. Pero en los últimos años se ha incrementado el área de influencia de los productos y servicios españoles. Así es positiva la recuperación del mercado latinoamericano (12,7% más en 2018) y el impulso que está teniendo el comercio con EEUU (10%).

También supone una buena noticia el incremento de las exportaciones a Asia (11%), especialmente a China, con un alza de casi del 25%. No obstante, el peso de las economías asiáticas en nuestro comercio internacional es aún muy reducido, ya que representa solo un 6% del total, frente al 7,2 de, por ejemplo, Portugal.

Por tanto, una importante tarea que impulsaría los ingresos internacionales de las empresas es elevar el comercio con China. Por si fuera poco, la visita realizada hace unos meses del presidente chino Xi Jinping concluyó con la firma de varios acuerdos bilaterales para impulsar el comercio en sectores como el agroalimentario e innovación. Un pacto que, sin duda, supone una oportunidad que las empresas españolas deben aprovechar.

Otro territorio en el que también sería aconsejable elevar el peso de nuestras exportaciones es Oriente Medio, que crece solo un 1,3 por ciento, a pesar de las buenas perspectivas de negocio que presentan países como Emiratos Árabes, por la buena marcha de su economía.

Países a tener en cuenta

Además de los territorios ya mencionados (China y Oriente Medio), los empresarios deben tener presente a Canadá con quien la Unión Europea firmó en 2018 un acuerdo comercial que reduce los aranceles y la burocracia. Con Japón también se prevé terminar de cerrar un pacto similar en 2019, lo que convertirá al país en otro territorio a tener en cuenta. Y, por último, no conviene olvidar los ingentes beneficios que para la mayoría de las empresas supone la aventura de EEUU.

Apostar por diversificar los servicios

Los servicios siempre han sido el ámbito económico protagonista de las exportaciones. De hecho, representa el 25% del total del comercio internacional. Sin duda, este ámbito seguirá tirando de las exportaciones. Máxime si se tiene en cuenta que su frontera con la industria se está eliminando. Es más, las firmas manufactureras incorporan cada vez con más ahínco servicios en las referencias que producen ellas mismas. A pesar de ello, se echa de menos una apuesta más firme por aprovechar las oportunidades que ofrece el turismo asiático y el de salud.

Last modified: 07/03/2019