India restringe el e-commerce de marca propia a grandes conglomerados

Internacionalización, Noticias

ecommerce_india

Nueva Delhi aprueba una nueva regulación que impide a Amazon o Flipkart la venta en sus supermercados on line de productos de empresas sobre las que tienen acciones lo que supone un giro en la estrategia de ecommerce India.

 

Viraje de la política digital de ecommerce India

El Gobierno del nacionalista Narendra Modi ha dado un giro radical al menos, en el área del comercio electrónico. El e-commerce tendrá sus primeras medidas restrictivas a partir del 1 de febrero, fecha en la que entrará en vigor una nueva regulación, que supone una marcha atrás en la actual estrategia de innovación del gigante asiático, según los analistas. Bajo las futuras normas, a tenor del anuncio oficial del Ejecutivo, supermercados de e-commerce como Amazon o Flipkart no podrán vender productos de compañías en las que tengan intereses accionariales; es decir, que no podrán ofertar mercancías de otras firmas de sus grupos corporativos como si fueran marcas propias. La intención declarada de las futuras reglas de juego es la de persuadir a los emporios del sector de cualquier tentación monopolística. Aunque, en todo caso, la última palabra, en el desarrollo reglamentario de la ley, la tendrá el poderoso Departamento de Política Industrial y Promocional (DIPP, según sus siglas en inglés). E India tendrá cita con las urnas entre abril y mayo de este año y no se descarta que emane de ellas una nueva coalición de Gobierno que paralizaría la agenda reformista del primer ministro Modi.

Oposición total de Amazon y Flipkart a la iniciativa.

Ambas compañías han manifestado que no tienen intención de dejar de vender sus productos como marca propia y alertan de los costes que ocasionaría a los clientes la supresión de una estrategia comercial en la red que ha intensificado las ventas por los favorables márgenes de beneficios que les reportan y los controles adicionales que, en términos de manufacturación, precio y calidad, les facilita el hecho de adquirir sus catálogos de ofertas a través de filiales. Las dos firmas han gastado más de 1.500 millones de dólares en India para expandir su red de negocios con marca privada, de modo que -aducen en sus sedes corporativas- el coste de las restricciones en el e-commerce del Gabinete de Modi es “extremadamente alto”. A su lado se han posicionado firmas financieras como SoftBank o Tiger Global, que han acompañado a ambas en su desembarco empresarial y en el posicionamiento de mercado en India e, incluso, la Confederación de Industrias Indias (CII) que ha declarado su intención de persuadir al Gobierno para que modifique la normativa. Al menos, en este polémico punto. Y esperan resultados positivos, aseguran. Aunque advierten de que hay otros asuntos espinosos que también rechazan. Como la prohibición para realizar pactos de venta de productos en exclusiva en estas grandes plataformas digitales, que propician ofertas con descuentos inalcanzables para sus competidores.

En el mercado aseguran que la regulación en ciernes podría entorpecer la progresión de ventas on line. No sólo de estos dos gigantes, sino del conjunto de una industria a la que las previsiones le otorgan un futuro muy dinámico. Pasaría de tener una tarta de ingresos de 38.500 millones de dólares en 2017 a 200.000 en 2026.

El mercado indio es el escenario más emblemático en Asia de Amazon.

El lugar en el que ha puesto en liza su estrategia de desarrollo de negocio. Sus centros logísticos de mayor dimensión o en el que piensa poner en marcha su supermercado on line de bienes perecederos que ya ha emprendido en EEUU, Reino Unido o Canadá. También resulta ser una plaza ineludible en su objetivo, ya logrado, de dominar el mercado de ventas al por menor. De avanzar en tasas de crecimiento en función del tamaño, cada vez más importante, de su negocio corporativo. En EEUU generó en 2018 casi la mitad de sus ingresos globales. En concreto, en 43,5%. En términos cuantitativos, unos 258.220 millones de dólares, casi un 30% más que en el ejercicio precedente. De los que 13.500 fueron facturados a través de su división de productos de alimentación, en la que tienen catalogados más de 350 ofertas distintas, con entrega en horas. También lidera las estrategias de ventas personalizadas, en la que se han sumergido rivales como Alibaba o JD.com.

La capacidad de influencia de Amazon es planetaria.

Por lo que su palabra puede llegar a ser determinante para modificar la regulación en el sector ecommerce India. La firma de Jeff Bezos, la mayor riqueza del mundo, según las últimas informaciones de Forbes, ha alcanzado el billón de dólares de valor bursátil. A la altura de Apple, antes de la caída de principios de año por su descenso de ventas en China, y de Microsoft. Al triplicar el precio de sus acciones desde 2015. Y dispone de más de 100 millones de socios adscritos a su servicio prime de envíos sin cargo. Todo ello le ha permitido duplicar, con creces, su poder lobista en los últimos cuatro años. El gigante de la distribución ha empleado más de 13 millones de dólares a estos menesteres. Sólo en el mercado americano. Lejos de los 1,3 millones que utilizó en 2008.

Si quieres leer más sobre noticias internacionales, haz clic aquí.

Last modified: 14/01/2019