Qué es Sandbox y en qué beneficiará a mi empresa

Qué es Sandbox

Cada vez se escucha hablar más de Sandbox en el entorno fintech, sin embargo su falta de puesta en práctica en países como España (aunque parece que es cuestión de muy poco tiempo) hace que todavía haya mucha gente que no comprenda bien sus potencialidades. En realidad, no se trata más que de un entorno para favorecer la aceleración en la aprobación de cuestiones regulatorias de acuerdo al elevado ritmo que tiene la innovación en la actualidad. Mediante un ecosistema controlado, se asigna a los diferentes proyectos una serie de cualidades comunes para favorecer su conocimiento y desarrollo, como un espacio en disco, memoria, la capacidad de utilizar archivos temporales que les aíslen del resto del sistema operativo o ciertos límites al uso de su ancho de banda.

Con todo ello, se establece un entorno seguro en el que se experimenta con proyectos de desarrollo web, bajo un prisma de virtualización completa. De este modo, el regulador (en España, por ejemplo, la CNMV o el Banco de España) puede conocer de primera mano y con el asesoramiento de los propios creadores nuevos modelos de negocio disruptivos que aún no cuentan con una legislación que se les pueda aplicar. El objetivo principal es, por lo tanto, que la Administración pueda seguir el ritmo de las empresas más innovadoras sin que estas o bien se encuentren en la incertidumbre de la alegalidad (falta de una normativa que les rija) o, por el contrario, que el actual marco normativo sea demasiado estricto y no permita que una tecnología novedosa pueda llegar al mercado.

 

Beneficios para las empresas

Siguiendo con el caso español, la Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI) está desarrollando junto al Tesoro y la CNMV el primer Sandbox, que, en muchos sentidos, pretende imitar el éxito que ha tenido el que hace algunos años creó Reino Unido, y que, de un modo u otro, se ha replicado en países como Estados Unidos, Australia, Dinamarca, Suiza o Japón. De acuerdo a la experiencia cosechada en estos países, las empresas tecnológicas ya saben los beneficios que pueden esperar de este sistema, y que pueden resumirse en:

  • Obtención de datos e información muy precisa sobre las futuras demandas tecnológicas por parte de la sociedad, que servirán para que las empresas puedan trabajar en nuevos proyectos.

 

  • Conseguir experiencia muy valiosa sobre la utilidad y eficiencia de los desarrollos gracias al entorno controlado que es Sandbox, de modo que cuando se desee entrar en un mercado se pueda llevar a cabo en condiciones óptimas.

 

  • Reducción significativa de los costes de implantación del nuevo producto en el mercado, ya que las diferentes pruebas realizadas permitirán adaptarlo lo mejor posible a las preferencias de los consumidores.

 

  • Fortalecimiento de los lazos entre Administración y tejido empresarial, que sirva de cara a mejorar la comunicación para hitos clave, como la educación, la presión fiscal, las condiciones del entorno o la seguridad jurídica.

 

  • El desarrollo de nuevas industrias 4.0 de un modo rápido y eficiente, gracias a que la Administración conoce la tecnología que llega y, por lo tanto, no tiene una actitud reactiva a la hora de afrontar su regulación.

 

  • Complementariedad de segmentos de negocio y actividades de I+D, debido a que Sandbox estimula la colaboración y el conocimiento entre empresas, en muchas ocasiones con el estímulo del propio Estado.

 

  • Esta colaboración entre compañías mejora a largo plazo la competencia y sirve para generar mejoras en los productos, abaratar costes e incrementar los servicios de valor añadido.

 

  • Por supuesto, esta imbricación entre empresas permitirá que se creen nuevas oportunidades de negocio gracias al intercambio de ideas.

 

  • Mayor difusión social de las nuevas tecnologías entre la opinión pública, debido a que los organismos e instituciones son los primeros interesados en comunicar estos desarrollos de manera abierta.

Qué es Sandbox social

  • Incremento de la confianza de la sociedad acerca de las nuevas tecnologías, que cuenta con la ‘certificación’ y el aval del Estado logrado a través de Sandbox.

 

  • Perfeccionamiento de las capacidades de las nuevas tecnologías para adaptarlas a las singularidades de cada mercado y sector, propiciando un aumento de la productividad.

 

  • Generación de un empleo de mayor calidad, en donde el Estado debe jugar un papel muy relevante para poner en relación las nuevas necesidades del mercado laboral con las capacidades actuales que ofrecen los trabajadores.

 

  • En el sentido opuesto, Sandbox permitirá una minimización de riesgos para que, por un lado, los supervisores puedan desarrollar un aprendizaje sobre las nuevas tecnologías y, por el otro, las empresas entiendan las necesidades que tiene que cubrir el regulador a la hora de legislar.

 

  • A nivel país, las empresas de I+D tecnológicas ganan prestigio y reputación, lo que redunda en toda una serie de beneficios indirectos a largo plazo: Mayor facilidad para crecer internacionalmente, más posibilidades de captar talento foráneo que mejore los desarrollos locales, convertirse en un receptor mayor de inversión extranjera o generar sinergias con otros segmentos relevantes de la economía, como la industria financiera, la seguridad o la salud.

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 14/11/2019