divisas

Qué es el mercado de divisas

Los mercados de divisas son los mercados en los que se compran y venden las monedas de diferentes países.

 

El tipo de cambio es el precio de una moneda expresado en otra. Así cuando leemos que el tipo de cambio del euro frente al dólar (€/$) es de 1.10 significa que con un euro podemos adquirir 1.10 dólares. También podemos expresar el tipo de cambio al revés, es decir, dólar/euro ($/€), que en este caso sería de 0.91, es decir, con un dólar se puede adquirir 0.91 euros.

 

TIPO DE CAMBIO DE MERCADO

El tipo de cambio de mercado de una divisa frente a otra varía en función de la ley de la oferta y la demanda. Dos son las posibilidades: que una divisa se aprecie con respecto a otra o que se deprecie.

 

Apreciación. Cuando una divisa (al igual que una mercancía) es escasa sube de precio (se aprecia), bien porque es muy demandada o porque hay poca comparada con otras divisas. Si por ejemplo, una operación hace aumentar la cantidad ofertada de dólares, el tipo de cambio del dólar respecto al euro ($/€) disminuye, puesto que para comprar un dólar norteamericano hacen falta menos euros. O lo que es lo mismo, el tipo de cambio del euro frente al dólar aumenta, porque con un euro podemos adquirir más dólares.

 

Depreciación. Las divisas se deprecian cuando son abundantes porque existe un exceso de oferta de las mismas o porque son abundantes en relación con la escasa oferta de otras divisas. Si, por ejemplo, tenemos una operación que hace que aumente la cantidad demandada de dólares, el tipo de cambio del dólar respecto al euro ($/€) aumenta, puesto que para comprar un dólar norteamericano hacen falta más euros. Lo mismo sucede cuando aumenta la cantidad ofertada de euros.

 

DEMANDA DE DIVISAS EN EL MERCADO INTERNACIONAL

Los principales motivos por los que unos países demandan mayor o menor cantidad de divisas extranjeras son:

  • Las exportaciones o importaciones de bienes y servicios. Es el exportador quién fija la moneda en la que se realiza una transacción internacional, normalmente la suya propia o el dólar americano. Por ejemplo, los países de la zona euro, España incluida, exigirán el pago en euros cuando actúen como exportadores. En consecuencia, los compradores demandarán euros en el mercado de divisas para atender el pago, lo cual provocará un aumento del tipo de cambio del euro en relación con otras divisas. Al importar sucede justo lo contrario y el tipo de cambio disminuirá en relación con la moneda del país que se demande para realizar la importación.
  • La tasa de inflación. Si sube la inflación de un país y la de los demás no, aumentan los precios y las exportaciones disminuyen, lo cual ocasiona una menor demanda de la moneda del país en cuestión. En cambio, las importaciones serán mayores, ya que será más barato comprar en otros países que en el propio. Como para comprar hay que ofertar la moneda nacional, bajará su tipo de cambio en relación a las divisas que se demanden.
  • El tipo de interés. El precio del dinero siempre está asociado a una divisa. Si aumenta el tipo de interés que los intermediarios financieros pagan por los depósitos en una determinada divisa, esa moneda será más atractiva a ojos de los inversores extranjeros, lo cual aumentará su demanda de tal forma que sube el valor y por consiguiente disminuye su tipo de cambio.
  • Las previsiones de apreciación y depreciación. Las expectativas de futuro también influyen en el tipo de cambio. Si una moneda tiende a depreciarse o las perspectivas económicas no son buenas, los agentes económicos querrán cambiarla antes de que se deprecie, ofertándola en el mercado a cambio de otras monedas más fuertes.
  • La actuación de las autoridades monetarias. Los Bancos Centrales pueden intervenir comprando o vendiendo su moneda para evitar fluctuaciones agudas de los tipos de cambio.

Además, al adquirir divisas deben tenerse en cuenta dos cuestiones: la convertibilidad y los costes de canje.

–        La convertibilidad es la capacidad de una divisa para transformarse en otra. Resulta que sólo ciertas monedas son convertibles, algunas además con restricciones. Debido a esta razón muchos exportadores fijan el precio de la operación en monedas fuertes, como el dólar norteamericano o el euro, aunque no sean las nacionales.

–        Los intermediarios financieros que operan en los mercados de divisas cobran un porcentaje o comisión por canjear divisas. Así, a los costes de la mercancía importada hay que sumar los de dicho canje. Y no son gastos nada despreciables, hasta el punto de que ahorrarlos fue uno de los grandes motivos para la unificación monetaria de la UE. Ya en el año 1988 se estimó que la supresión de los tipos de cambio de divisas entre los doce países que entonces constituían la UE representaría un ahorro entre 15.000 y 20.000 millones de euros anuales.

 

SISTEMAS DE TIPO DE CAMBIO

Los tres principales sistemas de tipo de cambio son los tipos de cambio flexibles, los tipos de cambio fijos y los sistemas de tipo de cambio mixtos o semifijos.

 

TIPOS DE CAMBIO FLEXIBLES

Su principal característica es que no interviene la autoridad monetaria. La cotización de la divisa está determinada por el libre juego de la oferta y la demanda en el mercado de divisas.

 

TIPOS DE CAMBIO FIJOS

En un sistema de tipos de cambio fijos el banco central determina rígidamente el tipo de cambio al margen del juego de la oferta y la demanda de divisas. Al valor de una moneda en términos de otra se le denomina paridad del tipo de cambio.

En un sistema de tipo de cambios fijos en lugar de hablar de apreciación se dice revaluación y en vez de depreciación se llama devaluación.

Cuando se produce una devaluación, los productos nacionales resultan más baratos para los extranjeros, con lo que crecen las exportaciones nacionales. Paralelamente, los productos extranjeros resultan más caros con lo que disminuyen las importaciones. En el caso de revaluación, sucede lo contrario.

 

TIPOS DE CAMBIO MIXTOS

Es una combinación de los otros dos sistemas. Es un sistema que actúa como un tipo de cambio flexible dentro de unos márgenes (bandas de fluctuación). Cuando el tipo de cambio pasa por encima o por debajo de estos límites prefijados, la autoridad monetaria (el banco central) interviene como si fueran tipos de cambios fijos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *