mensaje

Puntos básicos del email marketing

Las nuevas tecnologías han permitido a las pymes conseguir una línea más directa, y más económica, con sus clientes. Algo fundamental a la hora de elaborar una campaña de marketing y tener alcance. Pero al mismo tiempo, se está haciendo más difícil la comercialización de los mensajes a través de estas nuevas vías de comunicación (email, blogs, redes sociales, etc.). Los consumidores se han vuelto más exclusivos y solo prestan atención a lo que realmente le interesa. Da igual que se le inunde el smartphone con todo tipo de promociones. Si no les atrae, nos podemos ir olvidando de que el esfuerzo tenga recompensa.

Además, y si se llega el caso de que el destinatario abra el mensaje, el vendedor solo tiene unos pocos segundos para captar su atención. Como se puede ver los retos de la nueva era del marketing son complicados. Y más para un emprendedor, con recursos limitados. Pero existen unas normas a seguir que son básicas para elevar el porcentaje de acierto. Esencialmente lo más importante que debe hacer es tratar a su bandeja de entrada, o a sus contactos en Whatsapp, como un comercial trata a sus clientes potenciales. Y luego seguir estos pasos para alcanzar el objetivo de obtener campañas más productivas.

 

Segmentar el mercado

Se acabó lo de mandar un mensaje masivo a todos sus contactos. Eso ya no sirve. Lo que demanda el consumidor actual es recibir un trato especializado y no ser tratado como un todo. Por dicho motivo, se deben dividir los contactos en estos cuatro grupos: los que contestaron, los nuevos suscriptores, los que abrieron el mensaje anterior, y los que no lo hicieron. Posteriormente cada uno de esos cuatro segmentos debe ser trabajado de forma diferente por parte de los especialistas en la materia.

 

Construir una relación

Los clientes del siglo XXI prefieren interactuar con un ser humano que con un ente sin rostro que se esconde bajo el nombre de la empresa. Así que asegúrese que cuando manda sus mensajes el remitente es un ser humano con nombre, con el que el destinatario podrá entablar una relación. En la misma línea, debe comprobar que sus envíos se dirigen también a personas físicas, que tienen presencia real. De esta forma se creará un ambiente personalizado que traerá como consecuencia una respuesta más cálida.

 

El asunto debe atrapar

Lo habitual es encontrar un usuario de cualquier dispositivo móvil pasando el dedo a todo velocidad por la pantalla deteniéndose décimas de segundo en cada titular. Por dicho motivo, es imprescindible llamar la atención de esa persona en el asunto. ¿La forma de hacerlo? Varía en cada caso. En ocasiones, es mejor dirigirse a los intereses del interesado que enfocarlo todo en el objetivo general por el que se hace una campaña. Todo depende de cómo de estudiado tenga el emprendedor a sus clientes potenciales.

 

La hora es importante

Mucha gente no lo tiene en cuenta. Pero no se obtienen los mismos resultados si se manda un mensaje por la mañana que si se hace más allá de las ocho de la tarde. En este último caso, tendrá más posibilidades de éxito, ya que diversos estudios aseguran que la tarde noche y, también, los fines de semana, son los mejores momentos para realizar acciones de marketing. Algo lógico si se tiene en cuenta que durante el resto del tiempo las personas suelen estar trabajando.

 

Prueba error

Si su última campaña ha constituido un fracaso no se preocupe y aprenda de esos fallos. Así en la siguiente sabrá evitarlos y tendrá más opciones de triunfar. Y es que el método de prueba y error es clave para aprender a llevar a cabo acciones mejor realizadas, que traen de serie mayores posibilidades de triunfo.

 

Sea educado

Los contactos de cualquiera deben ser tratados con responsabilidad. El mero hecho de tenerlos no significa que se posea barra libre para inundar bandejas de entrada con mensajes de nulo interés. Sea consecuente y no olvide incluir una opción para darse de baja de este tipo de contenidos. Así matará dos pájaros de un tiro. Por un lado, no molestará a nadie. Y, por otro, sabrá que el destinatario quiere recibir sus comunicaciones.

 

Personalización

El gigante Amazon es un perfecto ejemplo de cómo enviar mensajes teniendo en cuenta el historial de compras de cada cliente. Usted no tiene los medios con los que cuenta la multinacional americana. Pero eso no quita para que desde la empresa se haga un esfuerzo por tratar de personalizar los contenidos. Así afinará más y estará más cerca de lograr atrapar el interés del posible consumidor.

 

Como puede ver la oportunidad que se abre con este tipo de campañas de marketing es enorme. El cliente está ahora más cerca que nunca. Aunque solo le será útil si es capaz de convertirlo en seguidor de su marca. Así será más sencillo venderle sus productos o servicios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *