¿Puede tu pyme sacar beneficios del crowdlending?

Financiación

beneficios_crowdlendingEn los últimos meses es complicado leer algo sobre el futuro de la banca sin que en alguna línea aparezca la palabra Fintech. Son muchos los negocios que engloba este concepto, pero hay uno de ellos que realmente está irrumpiendo en el negocio financiero tradicional: el crowdlending.

Lo que hace cinco o seis años era una cosa de cuatro locos en los alrededores de Londres y pasó a convertirse en un negocio alternativo es cada vez más la nueva vía de negocio en la que incluso están pensando los bancos más tradicionales.

En Reino Unido, el sector del crowdlending movió 1.490 millones de libras en 2015, doblando su facturación del ejercicio anterior. Mientras, plataformas como la norteamericana Lending Club cotizan ya en Bolsa con un notable respaldo por parte de los inversores. En España, este negocio todavía es minoritario. En 2015, la Ley de fomento de la financiación empresarial reguló por primera vez las Plataformas de Financiación Participativa, generando la seguridad jurídica necesaria para invitar a muchos empresarios a, por lo menos, plantearse esta modalidad de acceso a la financiación como una nueva vía para captar recursos y tratar de rebajar la excesiva dependencia de la banca tradicional.

Como ya hemos contado en otras ocasiones en Asesores de Pymes, el sistema de funcionamiento del crowdlending es muy sencillo.  Inversores y prestatarios se ponen en contacto a través de plataformas digitales que cobran una comisión por la gestión de hacerles coincidir.

Para los inversores, es una forma de conseguir una rentabilidad para su dinero que, en estos momentos, no es fácil conseguir con otros productos financieros.  Para las pymes, se ha convertido en  los últimos años, en una de las pocas vías de financiación de las pymes, mientras el grifo de la banca permaneció cerrado (Otro notable ejemplo ha sido el Fondo Apoyo a Empresas). Ahora, aunque el crédito tradicional ha vuelto, el crowdlending sigue reportando beneficios para las empresas en busca de financiación. Entre los más destacados están:

  1. Riesgo controlado para ambas partes. La labor de las plataformas en crear ratings de solvencia y aportar controles rigurosos sobre los proyectos de inversión contribuye a generar confianza y seguridad.
  2. No computan como endeudamiento. Las operaciones de crowdlending no se recogen en el Banco de España como endeudamiento, lo que permite a las empresas optar a combinar este sistema con créditos tradicionales.
  3. Las plataformas de financiación alternativa son tan rigurosas como eficaces en someter a las compañías a sus filtros de solvencia. Una vez pasados estos (cuestión de días) el proyecto es abierto al público.
  4. Planificar las cuentas a largo plazo. Prestatario y pyme establecen desde el principio las condiciones de retorno de la inversión con sus intereses, lo que permite programar financieramente el coste total de la operación.
  5. Solvencia y confianza. El sector cuenta ya con una legislación Ello aporta seguridad a los inversores para la toma de decisiones.
  6. Transparencia. Es la clave en todas las plataformas de crowdlending, que tanto inversores como prestatarios tienen a la vista toda la información sobre las compañías, así como los gastos y comisiones de las operaciones de financiación.

Last modified: 13/06/2016