protege

Protege tu marca en China

Las copias y falsificaciones en China están a la orden del día. Por eso, proteger sus productos es una de las cosas más importantes que debe hacer cualquier empresa que quiera instalarse en aquel país. Pero, para conseguirlo plenamente, lo primero es registrar la marca, algo que tendremos que realizar rápidamente si no queremos que alguien se nos adelante y se apropie de ella, inscribiéndola antes que nosotros como si fuera propia.

Hay que tener en cuenta que el registro de marcas comerciales tiene mucha importancia en China, ya que una buena imagen es un elemento muy influyente en la toma de decisiones de compra de los consumidores y, por lo tanto, un instrumento fundamental para conseguir clientes.

Pues bien, como advierten desde la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Shanghai, en China es frecuente la práctica de algunos agentes o distribuidores que asisten a ferias y que si localizan marcas de interés que todavía no están registradas las registran ellos. En ocasiones, su intención es simplemente pedir un “rescate” por ellas, mientras que otras veces pretenden utilizarlas para sus propios productos. Por lo tanto, se recomienda comenzar los trámites de registro lo antes posible para prevenir este peligro.

Y es que en el país asiático se aplica el principio “First to file”, es decir, que quien solicita el registro de una marca en primer lugar, tiene preferencia. Y ninguna otra empresa puede alegar después que lleva años usando la misma marca sin registrarla o que ya la utilizaba en otros mercados, pues eso no le supondrá ningún derecho adquirido.

Hay que tener en cuenta que el aumento del consumo en China ha originado la creación de numerosas firmas locales, pero también la entrada de un gran número de insignias extranjeras. En 2012 la Oficina de Marcas de China (CTMO) aceptó más de 1,6 millones de solicitudes de registro, de acuerdo con el Informe Anual del Desarrollo de Estrategia de Marcas publicado por la Administración Estatal de Industria y Comercio (SAIC). Esta cifra, que representa un aumento del 16,3% con respecto al año anterior, supone un nuevo máximo histórico y coloca a China como primer país del mundo en solicitudes de registro por decimoprimer año consecutivo.

Visto el panorama, no hay que perder tiempo y registrar nuestra marca cuanto antes. Pero, ¿cómo hacerlo? En principio, hay que saber que se trata de un proceso que dura entre 12 y 18 meses, aunque puede tardar más si se producen objeciones, y que durante ese plazo la marca no estará protegida. Pero, una vez que se inician los trámites, y desde que se recibe la “letter of acceptance”, se tiene preferencia sobre quien intente registrarla más tarde. La protección de las marcas es perpetua y se encuentra sujeta al pago de tasas de renovación cada 10 años.

El registro se puede realizar de dos formas: a través del sistema nacional, por medio de la Oficina de Registro de Marcas (CTMO), o del sistema internacional, por la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). En el primer caso, hay que presentar la solicitud directamente ante la CTMO, organismo dependiente de la Administración Estatal de Industria y Comercio. Y en el segundo, se puede realizar una petición de registro ante la OMPI y solicitar la extensión de la protección de una marca ya registrada en España al país asiático.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *