credito_revolving

Pros y contras de los créditos revolving o rotativos

La mayoría de los empresarios son conscientes de lo difícil que es conseguir un crédito personal de forma rápida y segura cuando se presentan gastos inesperados y su compañía necesita liquidez. Hay herramientas útiles para lograr este objetivo a pequeña o mediana escala y sin sufrir esperas ni enfrentarse a la negativa del banco, como el seguro de crédito o el crédito revolving o rotativo.

¿Qué es el crédito revolving?

El revolving se caracteriza por no tener un número fijo de cuotas y por no imponer un número determinado de disposiciones, en contraste con los créditos convencionales, y suelen estar asociados a tarjetas. En concreto, delimita un máximo de dinero que el acreditado puede utilizar siempre que quiera y como desee durante un periodo de tiempo acordado.

El cliente puede pagar de forma flexible en todo momento y asumir, por ejemplo, un porcentaje de la deuda, mínimo de entre el 3% y el 5% mensual (dependiendo de la entidad emisora). O concretar una cuota fija, lo que implica que no se ha de pagar de forma obligatoria la totalidad de lo gastado a fin de mes, sino que se puede amortizar la deuda poco a poco. De esas cantidades mensuales que se acuerden con el banco, habrá una parte destinada a pagar intereses y otra a reducir la deuda contraída.

Para su concesión inicial es habitual que se realice un estudio previo, y se puede negociar con la entidad que lo gestione un tope de gasto máximo, que puede oscilar entre los 500 y los 6.000 euros. Éste se irá reduciendo al mismo ritmo en que el cliente lo va utilizando y reponiendo a medida que lo va devolviendo, de manera que este medio de pago se convierte en una vía de financiación muy parecida a la de una línea de crédito.

asesores-pymes-credito-revolving

El revolving debe usarse con precaución

De la misma forma que el empresario se cuida de prever y contabilizar ingresos, gastos, deudas e intereses que ha de afrontar a lo largo de un ejercicio contable, es importante que también observe de manera similar los movimientos de su tarjeta o crédito revolving. De esta manera evitará sobreendeudamientos que le den más de un susto en el futuro, algo relativamente habitual cuando se funciona con un tipo de financiación de pagos aplazados.

Desde las entidades bancarias recomiendan no firmar a la ligera la documentación que el cliente recibe y leer con tranquilidad las características y condiciones que en ellas se exponen. De la misma forma, algunas de las principales asociaciones de defensa del consumidor advierten de que este tipo de tarjetas y créditos debe utilizarse con la máxima precaución, ya que si se abusa de ellas se corre el riesgo de que la deuda se convierta en infinita. Principalmente porque los intereses que generan son altos, de entre el 20% y el 30% anual, dependiendo de la entidad emisora y teniendo en cuenta la Tasa Anual Equivalente (TAE).

Cuanto menor sea la cuota o porcentaje fijado para la devolución, mayor será el tiempo que se tardará en amortizar la deuda contraída y mayor su precio, ya que a medida que crece el periodo de pago también lo hacen los intereses. Por eso se recomienda financiar en el menor plazo posible. De hecho, si se opta por el pago total en cualquier fecha que elijamos las entidades no suelen cobrar esos intereses.

asesores-pymes-credito-revolving-precaucion

Normalmente, en los créditos revolving o rotativos sólo se pagan los intereses de la cantidad de dinero utilizado, no sobre el total del límite concedido. Si no se hace uso de ese crédito, al final del mes el coste será cero. Por eso se convierten en una herramienta de gran utilidad para que el empresario pueda obtener una pequeña dosis de liquidez en momentos de necesidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *