medir la influencia

¿Es posible medir la influencia de mi empresa?

Aunque pueda parecer lo contrario, no resulta sencillo definir lo que es la influencia y esto dificulta la posibilidad de medir la influencia de una empresa. A juzgar por el relativamente escaso número de especialistas que se han atrevido a hacerlo. Julius Gould y William Kolb, en su Diccionario de las Ciencias Sociales, consensuaban que “es cualquier cambio en el comportamiento de una persona debido a la anticipación de las respuestas de otros”. Más filosóficos son otros autores como Nagel, que concreta que “es una relación causal entre las preferencias de un actor con respecto a un resultado y el resultado mismo”. Mientras, los autores más actuales parecen decantarse por definiciones más prácticas, como Dür: “La influencia es la capacidad de un actor para dar forma a una decisión en línea con su preferencia”.

8 Cambios sociales que determinan la forma de medir la influencia de mi empresa

Independientemente de por cuál se opte, la realidad es que la coyuntura actual está repleta de incertidumbres para cualquier empresa, que debe afrontar y tener una respuesta planificada acerca de la multitud de cambios que se está viviendo en la sociedad, como, por ejemplo:

  • Una profunda concienciación medioambiental
  • La educación como un aprendizaje continuo a lo largo de la vida
  • Una integración total del uso de las tecnologías en la vida personal y profesional
  • Un mayor consumo unido al fenómeno de la transitoriedad (resulta más barato sustituir que reparar)
  • La temporalidad y la movilidad geográfica como elementos globales
  • Competir en “value for money”: Las empresas que se han centrado tradicionalmente en competir en costes deben adaptarse en el mundo global para aportar soluciones locales adaptadas a cada mercado bajo el paraguas de una estrategia internacional.
  • Entornos llenos de continuas amenazas sobre la seguridad: terrorismo transnacional, ciberdelincuencia, desastres naturales, enfermedades infecciosas y epidemias…
  • Necesidad de estar permanentemente presente en los nuevos entornos digitales donde el silencio es considerado como algo negativo

En medio de esta situación, las empresas deben optar por nuevas estrategias que reduzcan el riesgo en la toma de decisiones. Esto se antoja fundamental para anticiparse a los cambios y, por tanto, para garantizar su sosteniblidad y supervivencia. Por ello, disciplinas como el lobby, las relaciones públicas, la comunicación o los public affairs resultan críticas para dar respuesta a los nuevos desafíos.

3 sistemas parametrizados para medir la influencia de mi empresa

Existen tres enfoques para medir la influencia de los grupos de interés: el seguimiento del proceso, la evaluación de la “influencia atribuida” y la medición del grado de logro de la preferencia. Aunque cada uno de estos tres enfoques tiene sus defectos, su uso conjunto aporta un resultado más próximo a la realidad:

Seguimiento de procesos

Consiste en descubrir los pasos por los cuales las causas afectan a los resultados. Entre los problemas que tiene este sistema cabe destacar cinco: recopilar evidencias empíricas lo suficientemente precisas como para cubrir todos los pasos de un proceso causal; la comprobación cruzada de la evidencia obtenida de entrevistas con otras fuentes; identificar un criterio para evaluar qué significa “influyente”; evitar inferencias sobre la influencia del nivel de actividad del grupo de interés; y tender a la generalización a partir de un número alto de estudios.

El método de la ‘influencia atribuida’

Se mide por medio de encuestas en las que se puede pedir a un grupo que proporcione una autoevaluación de su influencia o una evaluación por pares de la influencia de otros grupos. Una gran ventaja de este método es su relativa simplicidad. Desafortunadamente, también presenta inconvenientes, ya que pueden estar sesgadas tanto hacia una exageración de la influencia como a una disminución de la misma.

Evaluar el grado de logro de preferencia

En este método, los resultados de los procesos políticos se comparan con los puntos ideales de los actores. La idea es que la distancia entre un resultado y el punto ideal de un actor refleja la influencia de este actor. Entre sus inconvenientes principales está el de la determinación de las preferencias.

4 puntos fundamentales como guía para medir la influencia de mi empresa

Con estos elementos, es posible concretar un sistema para medir la influencia de nuestra empresa siguiendo estos cuatro apartados:

Identificación de objetivos

Se debe identificar objetivos concretos a conseguir para la organización en el medio y largo plazo. En función de estos objetivos se diseñarán posteriormente unos parámetros específicos para evaluar la eficacia de la estrategia, con auditorías previas y posteriores al desempeño de las acciones realizadas.

Establecer mecanismos/sistemas de medición cuantitativa y, sobre todo, cualitativa.

Ir más allá del simple cómputo de hitos realizados (reuniones, contactos, actividades realizadas) y centrarse en el análisis específico de lo que se ha logrado a través de la implementación de la estrategia: cambios reputacionales, mayor presencia institucional, compromiso interno de la organización, anticipación a riesgos futuros…

Relevancia de lo digital

La innovación tecnológica como elemento primordial en base a dos categorías fundamentales: como termómetro del éxito de la estrategia que se está llevando a cabo (corporate branding en redes sociales, incidencias y quejas en foros digitales, presencia en medios online, interacciones telemáticas con usuarios y stakeholders…) y la posibilidad de llevar a cabo grandes análisis de datos a través del big data para calibrar los cambios de tendencia a nivel social que permitan, además, adelantarse a posibles riesgos reputacionales futuros.

Evaluación y obtención de conclusiones

Analizar, diseccionar y argumentar el valor de las acciones emprendidas, así como recomendar cambios o mejoras para continuar trabajando en la misma línea, intentando obtener inputs de los propios stakeholders implicados a lo largo de la estrategia que se ha desarrollado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *