angel

¿Por qué no llamar a la puerta de un business angel?

La primera opción de la mayoría de los emprendedores cuando quieren dar forma a su idea o proyecto es llamar a la puerta de las entidades financieras en busca de financiación. Puertas que suelen estar cerradas. Pero no son las únicas. Con la crisis, y cada vez más, están tomando protagonismo los denominados business angels, inversores que dedican parte de su capital a colaborar en sacar adelante otros proyectos.

Quiénes son

Los business angels suelen ser directivos en activo o retirados, y emprendedores exitosos, que toman participaciones iniciales en diferentes proyectos y que oscilan entre los 50.000 y los 200.000 euros. A veces, en solitario, y en ocasiones, junto a otros en una clara manera de diversificar riesgos a la par que les permite la posibilidad de invertir en más proyectos. Dicho de otra manera: no suelen poner todos los huevos en la misma cesta. ¿Y qué piden a cambio? Una elevada tasa de retorno a sus inversiones.

Pero su misión no es solo aportar financiación. También aportan capital intelectual. Un ejemplo es Ali Partovi, uno de los angel investors más relevantes de Silicon Valley y que ha invertido en empresas como DropBox. En su última visita a Madrid, Ali Partovi explicaba que su “trabajo” consistía también en ayudar a las startup a atraer talento, y contactar con posibles socios o clientes que ayudaran a escalar el negocio. Porque, para él, el capital humano está por encima de muchos otros aspectos cuando invierte en una startup. Y es que no se trata de meros rentistas, sino que son activos, se involucran en los negocios, y aportan su experiencia, ideas, conocimientos y contactos.

 

Cómo atraerlos

Uno de los puntos de encuentro en los que se dan cita business angels y emprendedores son las escuelas de negocio. Esade, IE Business School, Iese o Esic cada vez más organizan iniciativas de todo tipo para ayudar a estudiantes, antiguos alumnos y emprendedores a conocer inversores que les ayuden a hacer de su idea una empresa.

Un ejemplo es el IE Venture Network que IE Business School organiza cada jueves. Un encuentro en el que el emprendedor, en tan solo siete minutos, tiene que vender su propuesta a medio centenar de potenciales inversores o fondos de capital riesgo como Vitamina K o Waira.

¿Algunos consejos para obtener el deseado sí? Dirigirse solo a aquellos inversores que suelen participar en emprendimientos similares; preparar un plan de negocio sólido, realista y bien trabajado, sin florituras, en el que se expliquen con detalle qué se quiere hacer, cuáles son las ventajas competitivas de la empresa, con qué recursos se cuenta y cuáles son las previsiones reales de ingresos, entre otros datos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *