Por qué contratar a un ingeniero comercial puede ser una muy buena decisión empresarial

Gestión empresarial

Ingeniero comercial

Llevar el día a día de una compañía es un complejo equilibrio entre la gestión interna, la labor comercial, las tareas administrativas y las relaciones humanas. Un sinfín de pequeños grandes retos que suponen el éxito o el fracaso del negocio, pero en donde la planificación y la capacidad de delegación en personas de la máxima confianza son hitos clave. En este contexto es en el que entra en juego un perfil cada vez más demandado, en especial entre las pymes que tienen una vocación de dar un paso más allá y hacer crecer su tamaño, como es el del ingeniero comercial, que es capaz de asumir funciones de la máxima importancia, permitiendo a los directivos poder concentrar sus esfuerzos en otras áreas o, incluso, sólo en la supervisión.

 

Qué es la ingeniería comercial

Se trata de una novedosa rama de la ingeniería administrativa que busca dotar al profesional de las herramientas y habilidades para resolver una gran cantidad de los problemas que atañen a una empresa, como la distribución de productos, la mejora de los procesos de fabricación, las relaciones con los proveedores y otros stakeholders o la labores financieras y contables. La premisa de esta profesión es la de adaptarse permanentemente a las necesidades de la organización a medida que esta va entrando en nuevas fases de su ciclo de vida.

Por todo ello, además de una gran flexibilidad, los ingenieros comerciales deben poseer ciertas características esenciales:

  • Ser emprendedores y tener siempre un enfoque proactivo para el desarrollo del negocio
  • Contar con una gran creatividad para la resolución de conflictos
  • Tener la capacidad de ser transversales para trabajar pensando en distintas áreas y disciplinas de la empresa
  • Poder dirigir equipos, incluso aunque estos tengan un carácter multidisciplinar
  • Lograr comunicar conocimientos técnicos del negocio a audiencias no especializadas
  • Ser buenos vendedores y tener una óptica comercial muy desarrollada
  • Poseer grandes habilidades en finanzas y economía para favorecer siempre una mejora continua de la productividad con los recursos que tenga a su alcance la empresa
  • Tener una sensibilidad especial hacia los aspectos sociales y humanos

 

Qué labores desempeña un ingeniero comercial

Hay que tener presente que el foco principal de un ingeniero comercial es la gestión empresarial. Por este motivo, acaban teniendo una experiencia muy importante en áreas que son críticas para la estrategia de cualquier compañía, como marketing, finanzas y contabilidad, dirección de personas o conocimientos técnicos. En realidad, es como si se tratara de una persona que sirve de enlace a los distintos departamentos de una compañía o, en el caso de que no los hubiera porque se trata de una entidad pequeña, es el profesional capaz de analizar cada decisión desde otros puntos de vista más allá de lo que un especialista en un campo determinado puede hacer.

Ingeniero comercial gestión

Concretando con mayor precisión sus tareas específicas, cabe destacar:

  • Planificación, desarrollo, verificación y evaluación de proyectos
  • Análisis y, en su caso, actualización de la tecnología que se aplica en los procesos productivos
  • Elaboración de estrategias de marketing que conjuguen los valores propios de la compañía con las necesidades en el mercado de sus productos o servicios
  • Evaluación y asesoramiento sobre la mejora del posicionamiento de la entidad
  • Estudio de los procesos productivos y potenciales ámbitos de mejora para incrementar la productividad y, por tanto, reducir los costes de los procesos
  • Gestión estratégica del negocio en el largo plazo desarrollando líneas que puedan servir para establecer una posición de ventaja competitiva en el mercado
  • Análisis de los aspectos humanos, económicos y técnicos de la compañía, elaborando propuestas de mejora para un mejor desempeño (gestión operacional del negocio)
  • Competencias en formación para perfeccionar las habilidades de los empleados y, según el caso, lograr una mejor complementariedad entre profesionales y departamentos

 

La clave de su éxito para la empresa

Un buen ingeniero comercial estará permanentemente analizando procesos, computando datos y elaborando informes, ya que su objetivo es evaluar todo lo que se hace en la empresa para proponer soluciones de mejora. Su fijación de objetivos debe ser constante y ha de tener un afán inacabable de marcarse nuevos retos personales y para la propia compañía. Todo ello con una actitud abierta, dialogante y tolerante, que busque sumar y catalizar las mejores capacidades de las personas que trabajan dentro de la empresa.

Su perfil es único, ya que combina en una sola persona factores económicos y financieros con aspectos sociales asociados a los recursos humanos. Sin embargo, corre el riesgo de que muchas de sus propuestas acaben en saco roto por la propia realidad de la entidad, supeditada a sus recursos limitados. Por ello, junto a todas las capacidades citadas, el ingeniero comercial debe ser la persona que asuma la tarea de encontrar soluciones para solventar cualquier dificultad que se encuentre la empresa en el camino.

Para lograrlo, nada mejor que estar al tanto de todo lo que hacen los competidores, dentro y fuera de los mercados en los que opera la organización, así como procurar conocer las habilidades y beneficios de las personas con las que trabaja. Si lo logra, el éxito para la empresa está asegurado, siempre que se cuente con la suficiente experiencia, creatividad y flexibilidad.

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 21/10/2019