Pasc

Pop Up Música descubre cómo afinar el negocio musical

Desde hace más de una década, cada vez que alguien menciona la industria de la música solo aparecen conceptos como crisis, piratería, despidos, hundimiento, etc. De hecho, basta con darse una vuelta por algún gran almacén tipo Fnac o El Corte Inglés para darse cuenta de que el espacio dedicado a la música es cada vez menor. Y con toda la razón del mundo. Las cifras no engañan y en estos últimos años las ventas de discos han caído un 80%. ¿Quiere esto decir que la música está muerta? ¿Qué lo artistas tienen que dedicarse a otra cosa? Pues no. Lo que no tiene futuro es una industria musical tal y como la conocemos, con grandes discográficas que promocionaban artistas y hacen que sus singles suenen en las radios. Ahora, con Internet, su labor no es necesaria. Pero eso no quiere decir que la música esté acabada.

Muy al contrario, en la actualidad se escucha más música que nunca. Los medios digitales (legales e ilegales, para qué engañarse) han acabado con la venta física de discos, pero han puesto el producto a pie de calle, y los smartphones han llevado las canciones directamente del estudio de grabación del artista hasta los oídos de los consumidores. Este hecho es conocido por las marcas, que ven a los músicos como activos a explotar para captar más clientes y lo saben en una empresa que ha vuelve a hacer que suenen afinados los instrumentos del negocio musical.

En concreto se trata de Pop up Música, una pyme lanzada hace dos años por dos emprendedores, que sirven de nexo entre las marcas y los artistas. “Hemos encontrado un nicho de negocio en el que no tenemos competencia. Los artistas saben que siguen generando dinero, pero también son conscientes de que las discográficas no les sirven de mucho en un mundo donde el cd físico no se vende. Por tanto, se han centrado en hacer conciertos y en aumentar su contacto con los fans a través de Internet”, explica Javier Regueira, un experto en marketing y conocido blogger que, junto a Roberto Nicieza, creador del sello Astro Disco y batería del grupo Australian Blonde, han fundado Pop up Música.

Conciertos únicos y exclusivos

Pero, ¿qué es lo que hace esta empresa? “La publicidad convencional interrumpe al usuario. Pop up Música ha creado una nueva fórmula de comunicación de marca a través de la música”, explica Regueira. Un buen ejemplo de ello son los llamados Desconciertos. Se trata de conciertos únicos que patrocinan empresas, en este caso es la aseguradora Verti, y que sirven para afianzar la marca entre el público. “La idea de los Desconciertos es juntar a artistas que no han tocado nunca juntos y organizar un espectáculo para unas 400 o 500 personas por invitación expresa de Verti, que disfrutan de algo único e irrepetible” añade Nicieza. Hasta el momento ya se han celebrado dos Desconciertos. En el primero, Pop up Música integró a Ariel Rot y a Sidonie, en un concierto celebrado en Madrid. “En el segundo tocaron juntos durante una hora Amaral y Los Coronas, que es un grupo que hace versiones de rock clásico. Tocaron para 500 personas invitadas por Verti y el concierto se retransmitió por la página de Facebook de la empresa, lo que provocó una gran repercusión en los medios”, asegura Regueira.

Además del espectáculo exclusivo, y para afianzar el nexo entre música, empresa y cliente, las canciones que se tocaban en el concierto salían de un listado que era votado por los internautas en Facebook. “De esta forma se consigue una publicidad más directa con los posibles clientes, que saben que sólo Verti le pone a sus grupos favoritos al alcance del ratón o les permite ir a verlos en un recinto exclusivo. Es un valor añadido diferente”, añade Nicieza.

En los últimos tiempos, la empresa ha ido un paso más allá y su última idea ha sido llevar a los cantantes hasta la casa del consumidor. Eso es lo que está haciendo con el patrocinio del fabricante de snacks Risi y el grupo Pignoise. “A Risi le interesaba captar al adolescente joven y este grupo es ideal para las chicas jóvenes. Por eso se creó una campaña que, a cambio de mandar los códigos de barras de las bolsas, te permitía disfrutar de Pignoise en el salón de tu casa”, explica Regueira. Como era de esperar, las chicas de entre 16 y 20 años se lanzaron a devorar bolsas de Risi y la ganadora, que mandó cerca de 1.000 códigos de barras, no tardará en tener al exfutbolista Álvaro Benito y al resto del grupo tocando en exclusiva para ella. “Pero eso no fue todo. Ya que durante la gira que ha dado el grupo en este último año han promocionado la marca, comiendo durante el concierto y lanzando bolsas al público”, añade Regueira. ¿Resultado? Risi ha triplicado la producción, ha conseguido más de 10.000 seguidores en su Twitter y han creado una página llamada Risipop, donde el grupo cuelga canciones en exclusiva y estrena sus vídeos. Es decir, han utilizado la música para comunicarse con sus consumidores”, explica Regueira.

Como se puede ver, el invento creado por estos dos emprendedores está dando resultado. De hecho, tienen innumerables proyectos que saldrán a la luz en los próximos meses, incluyendo un Desconcierto en Bilbao que dará mucho que hablar. Y es que los artistas han descubierto que ser utilizados por una empresa como imagen de marca no implica lucir un mono como el de Fernando Alonso, o tener en el escenario del concierto un enorme cartel con la empresa patrocinadora. De convencerlos se encarga Roberto Nicieza. “A algunos artistas les dio miedo al principio este tipo de ideas. Pero les da más confianza si el proyecto se lo explica un músico como soy yo. Lo ven de otra forma. Además muchos hacen esto porque les gusta. Por ejemplo, Amaral, que no necesita realizar un Desconcierto para ser quiénes son. Pero es algo que les apetece hacer”, añade Nicieza, que se divide al 50% el trabajo en la empresa. Y es que mientras él convence a los artistas, su socio, Javier Regueira, habla con las empresas. “Al principio costó que las marcas apostaran por nosotros. Pero eso ha cambiado en el último año. Ahora nuestro objetivo es que nunca se nos acaben las ideas imaginativas para seguir utilizando la música como nueva vía de comunicación de las marcas”, concluye Regueira.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *