entrevista

Pequeñas pautas a la hora de entrevistar candidatos

Es la pregunta del millón para muchos empresarios: ¿A quién contrato? La elección de la persona adecuada entre varios aspirantes para cubrir una vacante puede ser determinante para el futuro de una empresa. Un buen empleado vale el doble que uno malo en aspectos tales como ahorro de gastos, mayor productividad y calidad de trabajo. Además, el reclutamiento de personal es un proceso complicado y caro.

 

La entrevista

Se trata de la parte más importante del proceso de selección porque es entonces cuando el candidato muestra su personalidad. Para cubrir determinados puestos de importancia, muchos responsables llevan a cabo varias entrevistas, mezclando las charlas formales con las informales. ¿Con qué objetivo? Primero, observar al candidato, ampliar o confirmar la información del currículum. Segundo, darle al candidato la oportunidad de conocer las características del empleo y conocer la organización. Y, tercero, evaluar al candidato en función de impresiones personales, test e información que él mismo proporciona.

Hay que tener siempre en cuenta que, en una entrevista, el tiempo suele estar limitado y la persona entrevistada no se comporta con naturalidad. Por eso, y para superar con éxito la organización de la misma, y lograr los mejores resultados hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

-Prepárese a fondo, planifique la estructura de la entrevista y los temas que tocará. Decida de antemano qué preguntas hay que formular para obtener la información adicional que se necesita.

-Controle que la habitación y sus alrededores sean los adecuados. Elimine toda posibilidad de distracción y coloque el mobiliario en la posición ideal para optimizar el contacto visual y la comodidad de su interlocutor.

-Asegúrese que no habrá interrupciones.

-Establezca un buen contacto inicial con el candidato haciendo que se sienta cómodo, reduciendo la tensión y mostrándose amistoso.

-Estructure el contenido de la entrevista de modo que pueda obtener toda la información requerida sin sumergirse en detalles innecesarios. Tome breves notas durante la misma o inmediatamente después.

-Controle el tiempo, y pase de un tema a otro hasta conseguir toda la información necesaria.

 

El camino a seguir

Antes de la entrevista conviene que controle que la solicitud de empleo coincide con las capacidades necesarias para el puesto y que prepare una lista de preguntas que le brinden información específica sobre dichas capacidades. Durante la misma, busque la afinidad (use el nombre del postulante varias veces y haga primero preguntas fáciles) y escuche más de lo que hable (no permita que el postulante lo entreviste a usted). Describa brevemente el trabajo y sus expectativas y realice preguntas abiertas (quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo) en lugar de cerradas (que den lugar a respuestas si/no). Algunos ejemplos: ¿Qué querría que supiera de usted?, ¿Por qué cambia de trabajo?, ¿Por qué le interesa este trabajo?, ¿Qué es lo más importante para usted en un trabajo?…

También es conveniente que presente una situación hipotética y pregunte cómo la resolvería el entrevistado, así como realizar cuestiones relacionados con los valores del tipo ¿A quién admira más? O ¿Cómo fue su mejor y su peor día de trabajo? Solicitar la edad, o el estado civil o religión, suelen ser preguntas inadecuadas. Por último, agradezca al postulante su tiempo y dígale cuándo se tomará la decisión y cómo se le informará.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *