pacto_educacion

Un pacto de crecimiento por la educación y por la industria

La situación mejora con asignaturas pendiente

El crecimiento alcanzado por la economía española en 2017, el mayor de las grandes economías del euro por cuarto año consecutivo, nos ha permitido recuperar los niveles previos a la crisis y, muy probablemente, salir del procedimiento de déficit excesivo de la UE. Un éxito indudable el de la recuperación al que, sin embargo, le quedan dos asignaturas pendientes: el empleo y la deuda pública.

La apuesta por el crecimiento

Seguimos teniendo la segunda tasa de paro más alta de la Unión Europea. Y más de 3,4 millones de españoles siguen sin empleo. Además, el endeudamiento sigue en niveles muy elevados, llegando a casi el 100 por ciento del PIB, y casi triplicando la deuda que había antes de la crisis financiera.

Es, pues, a la corrección de estos desequilibrios hacia la que deben dirigirse los esfuerzos de todos – gobierno, partidos políticos, agentes sociales…-, encaminados a alcanzar grandes acuerdos y un crecimiento que permitan impulsar el necesario cambio de modelo productivo asentado sobre una apuesta firme por las nuevas tecnologías, las políticas de investigación, innovación y desarrollo, la educación, la formación en las empresas y potenciar la internacionalización de las mismas. Eso es lo que demandan las sociedades desarrolladas, el mercado global y la garantía de futuro.

La educación, talón de Aquiles del crecimiento

Ello exige, como gran prioridad, un gran pacto nacional por la educación que permita aumentar la calidad y crecimiento de nuestro capital humano que permita superar uno de los grandes hándicaps de nuestra economía, apoyada tradicionalmente en sectores de escasa innovación y mano de obra poco cualificada y temporal. Los datos comparados del Índice de Competitividad Global (GCI) del World Economic Forum con el informe PISA, muestran como los países con un sistema educativo deficiente son también deficientes en productividad y competitividad. Y España está por debajo del puesto treinta en ambos rankings.

El Gran Pacto

En paralelo, es necesario también un gran Pacto de Estado por la Industria que impulse la inversión en el desarrollo tecnológico y la economía digital, estimule el desarrollo de las infraestructuras y promueva la internacionalización y crecimiento de las empresas. Un aspecto este último clave para garantizar la solidez de la recuperación tras haber sido un motor esencial en la superación de la crisis.

En este aspecto el seguro de crédito de CESCE es un aliado fundamental de las empresas. CESCE es quien mejor conoce los mercados de exportación consiguiendo que la tasa de morosidad empresarial en sus operaciones en el exterior sea cero. Es decir, un instrumento fundamental para las empresas, que tienen la seguridad de que todas sus ventas se van a convertir en cobros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *