mercosur_ue

Las negociaciones entre Europa y Mercosur entran en una etapa crucial

El acuerdo podría sellarse a finales de año. Europa quiere más celeridad al recorte de tarifas y el bloque sudamericano, mayor acceso al mercado agrícola de la UE.

Europa y Mercosur acaban de inaugurar una nueva ronda negociadora para culminar el acuerdo de libre comercio entre los dos bloques económicos. Fue el pasado 29 de noviembre y tiene, en principio, una fecha de caducidad: el próximo 8 de diciembre. Pero no parece tratarse de su cita habitual con el fracaso. Porque, en esta ocasión, quizás por primera vez desde que, en 2010, se decidiera relanzar el diálogo bilateral que debe acabar con la creación de una pasarela comercial e inversora entre el bloque sudamericano y el mercado interior europeo, puede haber fumata bianca. El tratado, tras las iniciales consultas técnicas, parece quedar sólo a expensas de que las autoridades comerciales de Mecosur asuman la tesis europea de acelerar la entrada en vigor de la reducción arancelaria y que los responsables de la UE permitan un acceso más rápido a su sector agrícola por parte de las empresas exportadoras de Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay. Venezuela, aunque es miembro de la unión aduanera desde 2012, tiene el estatus de país observador, por lo que queda excluido de cualquier acuerdo comercial de Mercosur.   

De hecho, ambas partes han manifestado su compromiso y confianza en que antes de Navidad puede anunciarse el pacto. La UE está especialmente interesada en plasmar la entente cordiale. Esencialmente, porque sería un gran golpe de efecto para su diplomacia económica. En una fase en la que EEUU parece cada vez más decidido a abandonar su estrategia de grandes pactos de libre comercio y a apostar por el proteccionismo de su tejido productivo e industrial. Es decir, a enterrar, al menos durante la Administración Trump, su histórica defensa de la libre circulación de mercancías, bienes y servicios. De rubricarse, Europa mandaría un claro mensaje de alinearse, junto a China -el actor que dice asumir con sumo interés la cesión del cetro estadounidense en la hegemonía del comercio mundial-, en la tarea de gobernar la globalización. Con negociaciones abiertas con EEUU (el llamado TTIP), el reciente acuerdo suscrito con Canadá (CETA) y Mercosur como su reciente hoja de servicio en favor de la causa de los mercados globales. De ahí su interés en exhibir al mundo un desmantelamiento de las barreras arancelarias fulminante. Si se llega al acuerdo, se inauguraría un negocio bilateral, según sus cálculos oficiales de la Comisión Europea, equivalente a la tercera parte del PIB de la UE y unas cifras de comercio que excederían de los 100.000 millones de euros.

La delegación argentina es, incluso, más optimista. Se ha puesto como objetivo anunciar el pacto en diciembre, durante la cumbre de la OMC en Buenos Aires, tal y como ha avanzado el propio presidente Mauricio Macri.

El único gran escollo surge de Francia. La voz más crítica hacia las concesiones al sector agrícola sudamericano. Uno de los más potentes del planeta y la gran fuerza exportadora de Mercosur con permiso de la industria vinculada a las materias primas. París siempre ha mostrado su recelo a restar privilegios a sus subvencionados y protegidos modelos agrícola y ganadero. Los que más se benefician de la generosa Política Agraria Común (PAC).

Sin embargo, la otra parte del gran eje europeo, la alemana, está ejerciendo toda su influencia para suavizar la postura gala, cuyos efectos colaterales han empezado a vislumbrarse. Entre otras razones, porque Berlín ha estado detrás de los fulgurantes avances negociadores que se han constatado desde octubre del pasado año, cuando se limaron gran parte de las asperezas históricas y se empezaron a descubrir numerosos puntos en común tras el tiempo muerto decretado en 2012 por la falta de consensos. Desde entonces, los obstáculos en aspectos como las reglas de origen, las barreras técnicas al comercio, las medidas sanitarias y fitosanitarias, los servicios, los procedimientos de resolución de disputas, la propiedad intelectual, el desarrollo sostenible y las normas de juego con las que las pequeñas y medianas empresas deberán operar en el espacio de libre comercio, han ido desapareciendo.

Europa es para Mercosur el principal socio comercial. Los socios de la Unión adquieren el 21% de las exportaciones totales. Mientras, las ventas europeas al bloque sudamericano aumentaron desde los 21.000 millones de euros en 2005, hasta los 46.000 millones en 2016. En ese mismo periodo, la factura de los cuatro países del Cono Sur americano creció desde los 32.000 millones hasta los 42.000. Principalmente, productos agrícolas, como comestibles de primera necesidad y perecederos, bebidas y tabaco que, en total, representan el 24% de sus ventas. Pero también destacan otras partidas del sector primario como la de productos vegetales, donde se incluyen la soja o el café y que suponen el 18%. La carne y otros bienes animales acaparan el 6%. Fuera de la industria agrícola, destacan las ventas de minerales (14%); la madera y el papel (8%) y la maquinaria, con otro 5%.

Por su parte, Europa envía a Mercosur principalmente maquinaria (el 29% del total); vehículos y componentes de automoción (17%) y productos químicos y farmacéuticos, con otro 24%. Pero, además, es el máximo inversor extranjero en la región, donde ha pasado de enviar flujos de capital por valor de 130.000 millones de euros en 2000 a 387.000 millones en 2016. Mercosur, ese mismo año realizó inversiones de 115.000 millones de euros.

 

cesce

El seguro del exportador

La internacionalización del tejido empresarial y ser exportador

Desde hace varios años, la Administración y las empresas españolas y sus organizaciones representativas apuestan decididamente por fomentar la internacionalización de nuestro tejido empresarial, conscientes de que si la economía española quiere crecer, ha de ser a través del exterior. Es por ello que desde todos estos ámbitos se alienta a las empresas a salir al exterior como única vía de crecimiento, como medio para fomentar la productividad, la innovación y para crear empleo. Para ello es necesario ser exportador.

Un mensaje este de internacionalizarse para crecer que, pese a su validez incuestionable no siempre se acompaña de una reflexión previa y necesaria como es la necesidad de disponer de masa crítica, productividad, innovación y capacidad de crecimiento como garantías del éxito a la hora salir al exterior.

Los datos y el seguro exportador

Un aspecto este último esencial en un tejido empresarial como el español que está formado casi en su totalidad por pymes. Las empresas con menos de 250 trabajadores representan el 99,88%, lo que equivale a 3.178.408 unidades productivas. Por ello, si queremos que se consolide el modelo de crecimiento orientado al exterior, debemos dinamizar los instrumentos que ayuden a potenciar esas deficiencias en productividad, innovación y, fundamentalmente, en la financiación.

Las carencias financieras son, hoy, uno de los factores que más está frenando el desarrollo de la exportación en las empresas. Desde las distintas administraciones se han puesto en marcha diferentes instrumentos financieros públicos para solucionarlas o mitigarlas. Entre ellos está el seguro de crédito de CESCE, que juega hoy un papel esencial como elemento dinamizador y de apoyo a la iniciativa empresarial. Un papel clave que quedó de manifestó durante los primeros años de la crisis, cuando fueron los mecanismos oficiales los que hicieron posible acometer los proyectos en el exterior ante la carencia casi absoluta de crédito por parte de las entidades, demostrando su utilidad como corrector de fallos de mercado.

Hoy, con la recuperación económica en fase de consolidación, y con ella la oferta de financiación privada, la realidad es que ésta, que fluye para las grandes empresas, todavía no llega a las pymes; o, al menos, no lo hace en la cuantía y con las condiciones que debiera, lo que se traduce en pérdida de oportunidades de negocio exterior y de crecimiento en los mercados internacionales. Y a esto es a lo que quiere y va a contribuir CESCE, a través del Plan Estratégico que la Compañía ha aprobado con el horizonte del año 2020, y que tiene como ejes estratégicos la internacionalización, la digitalización y las pymes, poniendo al cliente como eje prioritario de todas las actividades y productos.

descarbonizacion

España se une al club de la ‘descarbonización’ económica

Ha hecho pública su adhesión a la Plataforma 2050 durante la Conferencia del Clima de Bonn. Participación que lleva implícito el desarrollo de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética y la descarbonización. 

 

España, dentro de la plataforma

Aprovechando su participación en la Conferencia del Clima celebrada en Bonn (Alemania), España se ha sumado a la Plataforma 2050. Fundada hace apenas un año, en estos momentos está integrada por 26 países que se han comprometido a descarbonizar su economía antes de 2050. La descarbonización tiene como objetivo conseguir que no se generen más emisiones de las que sus ecosistemas puedan absorber de forma natural.

Para ello, nuestro país tendrá que llevar a cabo profundas reformas que han de implicar de lleno al entorno empresarial. De hecho, durante el acto de adhesión, la directora de la Oficina para Cambio Climático, Valvanera Ulargui, aseguró que su departamento, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), está trabajando en una Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

¿Cómo es la normativa?

Esta normativa contará con la estrategia que España seguirá para su progresiva descarbonización de aquí a 2050, y será muy similar a la que tienen la mayoría de los países integrados en la Plataforma. Ulargui explicó durante su intervención que en breve se pondrán sobre la mesa políticas públicas y marcos regulatorios claros “que den una señal a los inversores para que empiecen a planificar sus negocios de cara a un cambio de estrategia”. Es decir, hacia inversiones limpias y tecnologías bajas en carbono.

Sectores con oportunidades para la descarbonización

Sometido a consulta pública, el paquete de medidas que está estudiando el Gobierno ha sido remitido a muchos sectores implicados, con el fin de encontrar soluciones que aglutinen tres objetivos fundamentales: priorizar la eficiencia energética, lograr el liderazgo de las renovables y ofrecer un trato justo a los consumidores.

En cualquier caso, parece que la nueva normativa traerá cambios en el entorno empresarial, y ofrecerá nuevas oportunidades a aquellos que prioricen políticas medio ambientales responsables y, sobre todo, a aquellos que basen su negocio en este ámbito.

  • Energías renovables: A pesar del hachazo propinado por las administraciones públicas a estas tecnologías durante los años de la crisis, un buen número de empresas españolas han seguido desarrollando su potencial en este campo fuera de nuestras fronteras. Teniendo en cuenta la implicación del sector energético en la huella de carbono, es más que probable que la nueva Ley promovida por el Mapama lleve consigo medidas para incentivar su instalación, ofreciendo oportunidades dentro de nuestras fronteras.
  • Eficiencia energética: Un bloque que engloba un buen número de disciplinas: el desarrollo de edificios inteligentes, servicios de domótica, instalación de aislantes, soluciones de autoconsumo y ahorro energético… Es importante tener en cuenta estas variables para poner en marcha un nuevo negocio que tenga demanda, pero también para aplicarlas en nuestro negocio y generar un buen ahorro energético todos los meses. No es descabellado pensar que los precios de la electricidad subirán cuando sea necesario cerrar las plantas térmicas más contaminantes. Estar preparado para cuando eso ocurra ofrecerá a nuestro negocio una ventaja competitiva muy importante.
  • Bioenergía: El cada vez mayor empleo de biomasa para alimentar las redes de climatización es un buen indicador del potencial de este sector. Según la Asociación de Empresas de Redes de Calor y Frío (Adhac), en estos momentos hay 4.400 edificios conectados en estas redes que evitan la emisión de 224.000 toneladas de dióxido de carbono.
  • Seguridad del abastecimiento: Una de las grandes necesidades que generan las energías renovables es la de tener alternativas sostenibles para que el suministro eléctrico esté garantizado cuando no hay ni sol, ni aire, ni olas en el mar. Son muchos los investigadores que están intentando dar con el sistema definitivo para el almacenaje eficiente de energía en cantidades industriales y así poder aprovechar el 100% de la generación de las renovables, pero todavía queda camino por recorrer en este ámbito.
  • Ecoetiquetado y ecodiseño: La creación de certificaciones ‘verdes’ que verifiquen el compromiso de empresas y entidades es una realidad que podría ir a más a medida que los gobiernos exijan el cumplimiento de determinados parámetros. Probablemente unidos a la concesión de ayudas gubernamentales.
dolar_2017

El dólar recupera terreno perdido frente a las divisas del G-10

El ‘billete verde’ vuelve a recobrar la vitalidad frente a sus rivales globales. En especial, por el aporte de claridad de la Casa Blanca a la estrategia económica.

Impulsar el billete verde

La Casa Blanca parece haber dado con la tecla adecuada para impulsar el valor del billete verde americano y ver cumplido así su deseo declarado de restablecer la supremacía perdida del dólar desde la crisis de las punto.com allá por el año 2003. Su rally alcista respecto a sus principales competidoras por marcar el paso en el mercado internacional de divisas parece haberse iniciado la pasada semana.

Al calor de una serie de datos que contribuyen a generar mayor claridad a la, hasta ahora, confusa política económica del Tesoro. En gran parte, además, por los mensajes de meridiana precisión del presidente Donald Trump, quien ha apuntado una doble e inminente decisión que estaban esperando los inversores como agua de mayo. De un lado, la sucesión de la actual presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen. Y, de otra, los avances, se entienden que casi definitivos, de su reforma fiscal, con los responsables del Congreso, para su entrada en vigor en 2018. Como estaba previsto en sus planes presidenciales.

Otros factores del dólar

A estas dos deliberaciones finales se unen otra serie de factores, todos ellos también positivos para la renovada salud del dólar. El dinamismo más vigoroso de los esperado del PIB americano, la incertidumbre sobre la reforma constitucional en Japón tras el contundente triunfo electoral del primer ministro nipón, Shinzo Abe, y las tensiones políticas en Europa a propósito, tanto del conflicto secesionista catalán y sus posibles repercusiones en otros focos de reivindicación territorial en la UE, como del Brexit, que anticipa unos meses de alto voltaje negociador para evitar la salida más compleja y contundente de una expulsión dura de Reino Unido del club comunitario.

El Dollar Spot Index

De momento, el Dollar Spot Index de Bloomberg refleja una vitalidad desconocida del dólar desde marzo, lo que sus expertos achacan a su reciente discurso en la Universidad de Stanford, donde dejó caer los nombres del economista John Taylor, considerado un halcón de la ortodoxia monetaria, y de uno de sus gobernadores de la institución, Jerome Powell, como posible terna para la sucesión de Yellen al frente de la Reserva Federal. El primero como máximo dirigente y el segundo como su número dos. Eso sí, con Yellen al frente de las operaciones hasta que se consuma el relevo. “La fortaleza del dólar tiene mucho que ver con el apoyo entusiasta del mercado hacia Taylor, al que ya se le considera el más firme aspirante al sillón de Yellen”, explica Sean Callow, estratega de Westpac Banking Corp, para quien esta maniobra está detrás del alza de rentabilidad del bono del Tesoro americano de la última semana, del 2,40%.

El dólar y Trump

También han sido más que determinantes para explicar la actual revitalización del dólar las contundentes palabras de Trump sobre la exención tributaria que está en vigor sobre el retiro de 410.000 dólares anuales de los fondos de pensiones de los ciudadanos estadounidenses y que la Casa Blanca se planteó reducir dentro de los cambios en el Código Fiscal, lo que provocó críticas incluso desde las filas republicanas. “No habrá ninguna rebaja de una exención que está ligada a la fortaleza de la clase media americana”, afirmó el dirigente estadounidense.

El mensaje del líder republicano ha sido de lo más oportuno. Porque dos semanas antes, durante la reunión de otoño del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Washington, esta institución multilateral volvió a manifestar sus dudas por la rebaja impositiva de Trump y se negó a realizar valoración alguna sobre sus predicciones futuras, que no revisó ni al alza ni a la baja, hasta que no se desvelaran definitivamente los pormenores de su tramitación en el Congreso. Aunque, de momento, se sepa que incluye un doble recorte fiscal, del 35% al 15%, en el Impuesto sobre Sociedades, y de cuatro puntos a los grandes patrimonios del país, que verán reducido su tramo sobre la Renta hasta el 35%. Además de dejar los tipos de impuesto en tres tramos (10%, 25% y el mencionado para las clases más pudientes).

Estímulos

El consenso del mercado admite que una reforma impositiva de tal calibre generará, sin duda, un estímulo contundente y propagado en el tiempo sobre la actividad de la mayor economía del planeta. Pero, en paralelo, airean sus temores a que el mayor poder adquisitivo que se liberará sobre consumidores y empresas impulsará la inflación, el tributo más injusto, porque lo pagan indistintamente las clases más adineradas y las más empobrecidas y podría llegar a menoscabar aún más el alarmante déficit y la desorbitada deuda del país, que supera ya los 18 billones de dólares, el 100% de su PIB.

La opinión de los expertos sobre el dólar

Según los cálculos de Mark Cabana, economista de Bank of America Merrill Lynch, estos cambios tributarios concederían entre 40 y 60 puntos básicos al PIB americano dentro de 10 años. No sólo por el combustible adicional de gasto e inversión sobre la economía nacional. También por su capacidad para repatriar beneficios de sus grandes conglomerados, que prefieren tributar en el exterior, en territorios de mayor docilidad impositiva.

Céline Renucci, estratega de AXA Investment Managers, asegura que la revalorización del dólar ha sido general, respecto a la mayoría de divisas del G-10, y que se produce en una atmósfera inversora de creciente volatilidad. Después de largos meses de calma en las cotizaciones de los valores de los mercados financieros internacionales. Renucci incide en que las expectativas de que la Fed suba tipos en diciembre han aumentado súbitamente después de que se confirme el relevo en la Reserva Federal y la rebaja fiscal.

Los economistas prefieren un encarecimiento del precio del dinero a cambio de que consumidores y empresas tengan más disponibilidad al gasto y la inversión. A su juicio, a esta catapulta sobre el dólar también hay que añadir, en el otro lado de la balanza, el perjuicio que, para monedas como el dólar canadiense, supone a medio plazo la prolongación del conflicto bilateral con EEUU sobre comercio e inversiones. A la espera de si fructifican o no las negociaciones para la revisión del NAFTA norteamericano que se han iniciado entre EEUU, Canadá y México. En un intento desesperado por salvar la unión aduanera.

Sitio para la incertidumbre

En el elenco de incertidumbres inminentes, los analistas del mercado cambiario citan un amplio decálogo. Desde asuntos geo-estratégicos como los progresos sobre el Brexit y la difícil situación de Theresa May al frente del Gobierno británico y como líder de su grupo parlamentario, los tories, en el Parlamento, la capacidad del PIB estadounidense por mantenerse en el ritmo del 2,5% en el que parece haberse instalado en el tercer trimestre de este año, el abandono de los estímulos monetarios del BCE o la sucesión de profit warnings entre grandes empresas de EEUU y de Reino Unido.

Movimientos de mercado que podrían alterar la entente cordiale de grandes plazas bursátiles de todo el mundo, que navegan con incrementos modestos de varias décimas o la relativa vitalidad del petróleo después del verano. O intervenciones arriesgadas como la que se prevé pongan en marcha las autoridades de Hong-Kong para reducir la apreciación del dólar hongkonés y que exige masivas inyecciones de liquidez en los mercados.

15033889318809

El Mobile World Congress abre el plazo para participar en su edición de 2018

Quedan más de seis meses para que comience la próxima edición del Mobile World Congress el 27 de febrero de 2018 y sus organizadores ya ha puesto en marcha la maquinaria de una de las ferias de tecnología más importantes del mundo.

Su atractivo como centro de networking y plataforma de lanzamiento de productos está fuera de toda duda. En la última edición registró 108.000 visitantes procedentes de 198 países, participaron 2.000 empresas y 3.500 periodistas además de una amplia presencia de autoridades españolas e internacionales, según los datos facilitados por Global Systems for Mobile Association (GSMA), organizadora del evento.

Con estos datos, muchas pymes podrían pensar que el evento les viene grande. Pero desde Redes y la Secretaría de Estado para la Sociedad de Información y la Agenda Digital quieren apoyar la internacionalización y la difusión de los mejores proyectos españoles del sector dando cabida a 75 pymes en el pabellón que España tendrá en el evento. Un espacio de 802 metros cuadros en el que también estarán las principales empresas del sector.

Los requisitos para acceder a la convocatoria son tener un producto de fabricación propia, de marca española y que se enmarque en alguno de estos sectores: smart cities, ciberseguridad, fintech, IoT/Industria 4.0, cloud, Apps, ecommerce, marketing digital, tecnologías del lenguaje, big data, aplicaciones de la salud y bienestar social.

Además, es necesario cumplir una serie de requisitos burocráticos como:

  • Ser una persona jurídica con domicilio fiscal en España.
  • Estar al corriente de las obligaciones tributarias y pagos a la Seguridad Social, así como cumplir con el resto de los requisitos establecidos en el artículo 13.2 de la Ley 38/2003, de 17 de noviembre, General de Subvenciones.
  • El número de empleados en el último ejercicio debe ser menor de 250.

Todas las empresas que cumplan estas premisas pueden solicitar plaza en la web de Red.es desde el pasado 24 de agosto hasta el próximo 20 de septiembre. La selección final se hará por orden de inscripción, así que si lo tienen claro conviene no demorar el trámite.

Hay 50 plazas para optar a un stand propio, de unos 7 m2 cuyo coste rondará los 6.500€ (5.371,90 € impuestos indirectos aplicables excluidos) y que requiere una fianza previa de 3.000 euros. Esta modalidad además incluye: el mobiliario del stand, conexiones por cable y wifi, un pase Gold para cada empresa (es nominal con acceso gratuito y libre a todas las conferencias del Congreso y a la zona lunch habilitada por MWC y Fira) o 14 pases (Exhibition Visitor Pass) para cada empresa que permiten la entrada al congreso. Además, la empresa será incluida en el catálogo oficial del congreso y del pabellón de España. Esta opción da derecho también a tener presencia en el vídeo del pabellón de España y en la difusión oficial que se haga de éste. Así como al acceso a los eventos de networking y al catering del pabellón de España.

Por otro lado, existen otras 25 plazas para asistir al MWC sin tener que costear un stand propio. Es la modalidad B, denominada Pack Visita. Su coste asciende a 1.000 euros que dan derecho a tres pases nominales por empresa, inclusión en el catálogo y en el vídeo promocional del Pabellón de España, acceso a los eventos de networking, al catering del Pabellón de España y conexión wifi en el ámbito del Pabellón.

Todos los interesados pueden ampliar esta información en los siguientes links.

Más información http://bit.ly/PabellonMWC2018

Bases de la invitación http://bit.ly/inscripcionesMWC

Formulario de inscripción http://bit.ly/formularioMWC

tomate_español

Amazon y el ICEX dan un impulso de lujo a los alimentos españoles

 

Desde hace poco más de medio mes los usuarios de Amazon españoles, británicos y alemanes tiene una nueva pestaña cuando acceden a la plataforma de comercio electrónico: Alimentos y Vinos de España.

Ampliando fronteras

Un atractivo apartado en el que se muestran los mejores manjares de la alimentación española que es el resultado de un acuerdo firmado por la multinacional estadounidense y el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX)  y que pretende facilitar a las pymes españolas sus vías de internacionalización.

Alimentos y Vinos de España permite el posicionamiento de productos clásicos de la gastronomía española como el jamón, todo tipo de vinos, aceites, quesos y conservas. Como hemos explicado en este blog en alguna ocasión, el marketplace de Amazon es una herramienta muy útil para las pymes que quieren abrir negocio en otros países sin realizar una gran inversión.

Marca España reforzada en Amazon

Este nuevo marco además sirve para reforzar la marca España y dar más visibilidad a los productos más autóctonos. En el arranque de esta iniciativa han participado 170 empresas, entre ellas algunas de las marcas más representativas de lo que podría llamarse gastronomía Tipical Spanish, que ponen a disposición más de 1.500 productos. La secretaria de Estado de Comercio, Marisa Poncela, destacó en la presentación de esta iniciativa que “es una vía interesante de trabajo para el futuro, puesto que supone la incorporación de sectores tradicionales al comercio online, un canal de ventas adicional, que acerca a las pymes a mercados muy lejanos y que puede ser una línea de trabajo muy potente”, aseguró.

Pero esto es solo el principio, los productores que tengan productos capaces de ser considerados representativos de la gastronomía española puede ir sumándose a la iniciativa, de la misma forma que en el futuro está previsto que Amazon ponga  disposición este site en un mayor número de países.

Asesoramiento Internacional

El ICEX, por su parte, ya está ofreciendo asesoramiento a todas las empresas que quieran estar en esta tienda online tanto desde sus sedes en España como a través de las oficinas económicas y comerciales en el exterior.

Mientras que Amazon, según explicaron sus representantes en la presentación de la tienda online, ofrece dos modelos de participar. Por un lado, el área retail, donde se negocian bilateralmente las condiciones de venta. Y por otro lado, el marketplace en el que la empresa pagaría una comisión del 15% sobre el total facturado y 39 euros por tener la cuenta en todos los diferentes países.

Una buena ocasión para las PYMES

Los expertos de El Blog Salmón han analizado las consecuencias que puede tener esta iniciativa no solo para la marca España sino también paras pymes con vocación exportadora del sector alimentario. Aseguran que es una excelente “oportunidad de llegar directamente hasta los preciados consumidores británicos y alemanes que valoran especialmente la gastronomía española (junto con los franceses) por el intenso flujo turístico que mantienen hacia nuestro país.” El autor de este análisis también destaca la facilidad de uso de la plataforma de Amazon y la potente y puntera red logística que la compañía pone al servicio de las pymes.

Siendo conscientes de todos los beneficios que esta propuesta brinda a los exportadores españoles no está de más que las pymes interesadas se tomen un tiempo en analizar su estrategia.

Como ya comentamos anteriormente en este blog, no todo son alegrías para las pymes que participan en el marketplaces de Amazon. Por otro lado, tampoco le conviene a ninguna empresa confiar su política de exportación a un canal condicionado por las decisiones de terceros.

won_coreano

El won surcoreano irrumpe como divisa triunfadora de un dólar fuerte

El retorno al dólar fuerte ha generado convulsión en el mercado de divisas. El won surcoreano
consolida su atractivo inversor bajo el nuevo reinado del ‘billete verde’.

 

La declarada vuelta a la política del dólar fuerte, que EEUU abandonó durante su recesión de 2003 por la tormenta bursátil de las punto.com, y que se ha prolongado bajo el doble mandato de Barack Obama, ha agitado enormemente los mercados de divisas. En especial, las monedas de varios de los grandes mercados emergentes. Pero también ha afectado al valor de los dos principales rivales del billete verde -el euro y el yen-, con los que la divisa norteamericana ha ido perdiendo peso como moneda de referencia en las reservas monetarias de los bancos centrales.

Aun así, la hegemonía del dólar nunca se ha puesto en cuestión. Siempre se han denominado bajo su valor de mercado las transacciones tanto de crudo como de gas. Es donde su reinado ha sido incuestionable. A pesar de los avatares económicos y financieros.

Sin embargo, con la llegada de la Administración Trump y su declarado propósito de devolver al dólar el esplendor ligeramente perdido del último decenio, la volatilidad ha arreciado -desde la toma de posesión del cargo del nuevo presidente de EEUU-, entre los inversores en general, y entre los empresarios del sector exterior, sometidos al cálculo constante de los cambios de divisas para realizar sus negocios, en particular. En síntesis, la revalorización del dólar frente al euro y el yen es una constante. Al igual que las fluctuaciones de alta intensidad que se han registrado en monedas de países a los que el viraje económico, comercial y fiscal del nuevo inquilino de la Casa Blanca puede ocasionar efectos colaterales. Entre otras, el peso mexicano, la lira turca o el dólar australiano, según coinciden en señalar los bancos de inversión. Sin olvidar la libra y su difícil acomodo tras el Brexit como referente inversor.

En medio de este complejo panorama, que se combina con acusaciones, desde Washington, de manipulación del renminbi, hacia el Gobierno de China, o de mantener artificialmente bajo el valor del euro, un mensaje expreso al Ejecutivo de Alemania para fomentar sus exportaciones, emerge una divisa con musculación propia: el won surcoreano.

La divisa que más valor perdió durante la crisis financiera asiática de 1997, la que inició la carrera de devaluaciones del bath tailandés por todos los llamados tigres asiáticos, y que desembocó en una crisis económica y social sin precedente en Corea del Sur, brilla ahora en el gran mercado global, Asia. Su valor frente al dólar ha crecido un 5,3% desde el comienzo de este ejercicio. Eso sí, en medio de volatilidades de hasta el 11%. La explicación del consenso del mercado es que el won es especialmente sensible, pero también resistente, a los riesgos económicos y políticos. Quizás por ser la divisa con más capacidad de liquidez y atracción inversora entre las economías emergentes del continente asiático. Algo que genera estabilidad a la hora de calcular los seguros de riesgo político y económico a la exportación.

Sólo así se entiende que su valor se haya revalorizado con incertidumbres de calado como el reciente proceso de destitución de la presidenta del país, Park Geunhye, o las incógnitas sobre el giro en la estrategia económica estadounidense. El won es la divisa preferida para hacer negocios en el Sudeste Asiático, porque está sostenida y amparada por el mercado financiero más profundo y avanzado de la región, aseguran analistas y expertos de mercado. De media, el volumen de operaciones comercializadas con la divisa surcoreana ha crecido, diariamente, un 31%, hasta totalizar 84.000 millones de dólares entre 2013 y 2016.

También cuenta el fulgurante dinamismo de una economía que ha sabido dar el salto hacia la digitalización, la reindustrialización y la sofisticación profesional, bajo las directrices de una rigurosa política productiva, dirigida desde el Gobierno, pero consolidada por los agentes sociales y económicos e impulsada por un impulso educativo de creciente calidad.

Eddie Cheung, estratega de divisas en Standard Chartered, precisa, como diagnóstico adicional, que el won refleja la salud de las exportaciones asiáticas. Y también de las surcoreanas. Muchos de los bienes y servicios surcoreanos se dirigen hacia EEUU. Una orientación vendedora que han revitalizado multinacionales como la tecnológica Samsung o la automovilística Hyundai. Fruto de este proceso es el espectacular aumento exportador del país en enero: del 11,2% en términos interanuales. O los 5.100 millones de dólares que, desde el inicio de 2017, han entrado en el mercado surcoreano, a modo de inversiones bursátiles o a través de bonos soberanos, denominados en won.

Asunción presidencial de Mauricio Macri. Buenos Aires, 10 de diciembre de 2015. FOTO DANIEL JAYO/LA NACION

Argentina exhibe su mejor cara en España

El presidente de la República Argentina, Mauricio Macri, se encuentra estos días protagonizando una visita de Estado a España de claro tinte empresarial. No es ningún secreto que Macri está particularmente interesado en que las empresas de nuestro país recuperen la confianza en aquel mercado después de más de una década a en la que, con los Kirchner en el poder, nuestro sector privado vivió en una incesante angustia. Un periodo de tensiones que estuvo marcado por dos episodios: la nacionalización de Aerolíneas Argentinas, propiedad de la española Marsans, en el año 2009; y el proceso similar sufrido en 2012 por Respol con su filial YPF.

 

Macri, que lleva en el poder desde diciembre de 2015, está implementando una potente batería de medidas liberalizadoras encaminadas a abrir su país al exterior -con fuerte contestación social, por cierto- que, en principio, favorecen el comercio internacional con un país que cuenta con 43 millones de habitantes y espera crecer, este año, un 3,5%. Y espera que España aumente su apuesta por un Estado con el que comparte idioma y, por cierto, grandes lazos históricos y culturales. Tanto es así que, como prueba de esa estrecha relación, la inversión de nuestras compañías en aquel mercado ha venido superando de largo los 6.000 millones de euros anuales, incluso en aquel fatídico 2012 en el que Cristina Fernández de Kirchner declaró “de utilidad pública sujeta a expropiación” el 51% de las acciones del negocio argentino de Repsol YPF.

 

Hoy por hoy, la liberación de las restricciones comerciales que se está produciendo gradualmente con el cambio de Gobierno ofrece oportunidades en todos los sectores, si bien sigue siendo recomendable que el exportador e inversor se proteja, bien a través de socios locales que conozcan muy bien la legislación, o bien a través de herramientas más próximas como los seguros de crédito a la exportación y la inversión. Entre los más destacados -y promocionados por la propia delegación argentina estos días- figuran automoción, maquinaria agrícola, ganadería, agroindustria, industria alimentaria, química, petroquímica, equipos para la minería y tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

 

La patronal CEOE, que está auspiciando numerosos encuentros entre 800 empresarios de ambos países, asegura igualmente que también hay oportunidades en sectores de importante demanda, como son transporte e infraestructuras viarias, energías renovables, construcción, gestión de residuos urbanos y bienes de equipo. Además, otras actividades presentan un interesante potencial todavía por desarrollar, como las energías renovables (impulsadas por la Administración), petróleo (importantes yacimientos de crudo y gas), biotecnológico o turismo (con grandes posibilidades aún por explotar).

 

Paliar el deterioro

España llegó a ser el primer inversor mundial en Argentina, pero las expropiaciones dieron al traste con esa condición. De ahí que Macri necesite, en su proceso de cambio, de la confianza de nuestras grandes multinacionales -allí están Telefónica, BBVA, Gas Natural y muchas otras-, pero también de nuestras pymes. En su histórica comparecencia en el Congreso ha remarcado que “son años de intercambio. Tenemos por delante muchísimas cosas en conjunto”. El mandatario se felicitó por las buenas relaciones entre España y Argentina y apostó por que ambos países continúen profundizando en su “alianza estratégica”. Pero también instó a que España y Argentina sigan teniendo un “rol protagónico” en las negociaciones que están manteniendo Mercosur y la UE con vistas a firmar un Tratado de Libre Comercio.

 

Por último, Macri pidió a las compañías españolas que ya tienen presencia en Argentina a que, “en esta etapa de estabilidad macroeconómica”, profundicen en su actividad y “atraigan” a nuevas compañías a participar en el proyecto del nuevo Gobierno, que es “crecer, crear empleo de calidad y reducir la pobreza”.

El potencial comercial entre España y aquel país es mucho mayor al que vienen exhibiendo en los últimos años. Así, en 2015, las exportaciones españolas a Argentina alcanzaron los 1.318 millones (somos su duodécimo proveedor de una lista que encabeza Brasil), mientras que las importaciones tocaron los 1.376 millones.

 

Los productos que más exporta España al mercado argentino son, según datos del Ministerio de Economía y Competitividad, equipos y componentes de automoción, material eléctrico, materias primas y semi manufacturas de plástico, productos farmaquímicos y automóviles. También destacan los productos siderúrgicos y los productos editoriales y de perfumería. Por su parte, los productos que España compra más a Argentina (2016) son residuos de la industria agroalimentaria, moluscos y crustáceos congelados, frutos cítricos frescos, cobre y sus aleaciones, pescado y productos de química orgánica.

nube_futuro

La nube, el futuro de los nuevos negocios

Todos recordamos el auge de las puntocom de la década de los 90. Fue una época espectacular para un sinfín de nuevos negocios que, como sabemos, no acabó bien para la mayoría de empresas que protagonizaron aquellos años de crecimiento desmedido. Haciendo un breve análisis de aquel momento, la verdad es que muy pocos sabían qué era lo que estaba ocurriendo. Se tenía la certeza de que las empresas basadas en Internet serían fundamentales en el futuro, pero, como todo lo que empieza, casi nadie fue lo suficientemente visionario para discernir el pleno alcance de ese boom, y cómo había que sobrevivir al lógico pinchazo de la burbuja.

 

Todavía hoy se siguen sin conocer las causas reales que condujeron a que muchas de aquellas empresas acumularan capital en un momento, para poco después observar como ese maná de dinero que provenía fundamentalmente de los hedge funds voló sin regreso. Obviamente, el hecho de que la mayoría de esas firmas carecieran de un plan de negocio definido en el que se mostrara con claridad una hoja de ruta adecuada de cara a obtener beneficios en el futuro, constituía una causa de peso. Pero la lecciones más importantes que se deben extraer de aquellos maravillosos y locos años es que aunque las empresas no perduraron, sí lo hizo la tecnología, que ha evolucionado hasta conducirnos a una época, la actual, en la que nada existe si no tiene una pata en el mundo digital.

 

Al igual que aquellos pioneros de Internet, hoy nos encontramos en una situación similar a la de entonces, lo que pasa es que en vez puntocom se llama puntocloud. Como pasó durante la última década del siglo XX, todo empresario o emprendedor que se precie de serlo es perfecto conocedor de que la nube o el cloud computing dominará el futuro de los negocios. Pero no será solo fundamental para los negocios por Internet o para los negocios innovadores, sino para todos los negocios. Aunque se desconoce su alcance real, todas las empresas están migrando a la nube que, en pocos años, llegará a revolucionar hasta los modelos de trabajo y de negocio de forma mucho más veloz a lo que lo hizo Internet. Obviamente toda startup que recién comience no puede obviar una realidad a la que no se sabe cómo enfrentarse.

 

Ventajas de la economía en la nube

Indudablemente el auge cloud elimina barreras de entrada para los empresarios y genera un buen número de oportunidades que conviene aprovechar. Entre otras cosas, redefine lo que es una compañía y permite que éstas partan con un enfoque mucho más global. Las relaciones comerciales y personales también sufrirán cambios, y qué decir del trabajo. Resulta evidente que algunos puestos desaparecerán y otros nuevos ocuparán su lugar.

 

El cloud formará parte del corazón de unas pymes que mirarán más allá del ámbito local o, incluso, nacional. Pero lo harán desde el mismo comienzo. Como ocurrió con las puntocom, seguirá habiendo paralelismos, ya que muchos de estos nuevos negocios centrados en la nube desaparecerán porque no fueron capaces de comprender el alcance del entorno en el que se movían. Y al igual que sucedió en el pasado, quedarán un puñado de visionarios que dirigirán el mundo desde firmas con menos de 15 años de existencia.

Uno de los cambios más notables, que ya se está empezando a producir, es la procedencia de los socios. El mundo digital elimina fronteras por lo que empieza a ser habitual que algunas startups tengan dueños de diversos rincones del planeta que, quizá, jamás han mantenido una conversación personal con la persona a la que ofrecen su apoyo financiero.

Incomprensión
Al igual que pasó con la economía digital, y todavía ocurre, la empresa tradicional considerará al cloud computing como un enemigo. No hace falta echar la vista muchos años atrás para encontrar cómo la industria de la música hizo lo imposible por impedir el auge de Internet. Pues bien, después de la dura batalla y de los cientos de víctimas, la derrota del pasado es clara y ahora buena parte de la sociedad escucha en forma digital. Igual pasará con la nube en los sectores que puedan estar más afectados por su auge, como por ejemplo, la consultoría o la auditoría. Habrá protestas y denuncias para finalmente plegarse a un futuro irremediable.
El camino a seguir
El emprendedor actual no debe ser nostálgico del pasado. Para tener éxito hoy en día es obligatorio mirar hacia delante. En los próximos años el puntocloud ofrecerá oportunidades inigualables que se deben aprovechar. Pero eso conllevará a reconocer la verdad de que esta nueva plataforma empresarial es un camino alternativo pero eficaz para que los emprendedores creen sus propias empresas de forma más rápida y efectiva.

 

Eso sí, para ello hay que olvidarse de que el mundo, al menos el más desarrollado, se mueve dentro de una economía donde la manufactura es la clave. La realidad es que la tecnología y el cloud es parte fundamental de la misma. Y que empuja al mundo de forma inexorable a una economía integrada que la política puede retrasar, pero nunca detener.

ecommerce_aragon

El e-Commerce “democratiza el comercio internacional”

Ayer dio comienzo el VII Encuentro Internacional la sociedad pública AREX (Aragón Exterior), con la ‘Exportación 2.0’ como tema central. Es decir, sobre herramientas digitales que favorecen la internacionalización de las empresas, en un momento en el que el e-Commerce se está convirtiendo en uno de los principales canales de venta para muchos productos.

 

Durante la inauguración del VII Encuentro, la consejera de Economía, Industria y Empleo del gobierno aragonés, Marta Gastón, afirmaba que los profesionales debían “recordar que el mundo es pequeño y que las distancias son relativas; no hay que medirlas en kilómetros sino en tiempo, y actualmente estamos muy cerca de prácticamente cualquier mercado“.

 

Posteriormente, una de las mesas de debate, que reunía a Eloy Mariaud (director de e-Commerce de Imaginarium), Nicolas Mouze (director de Marketing y Ventas de DHL) y Luis Carbajo (CEO de solostocks.com), abordó el ‘comercio electrónico y el futuro de la exportación’ como eje central. Y una de sus principales conclusiones es que, gracias a los menores costes y riegos que representa para las PYMEs, el e-Commerce ejerce un papel fundamental en la democratrización del comercio internacional, permitiendo que “las reglas sean las mismas para el pequeño exportador y para el consolidado”, en palabras de Mouze.

No hay claves mágicas para afrontar el comercio internacional online

 

Eloy Mariaud, de Imaginarium, afirmó que es importante tener en cuenta que un portal de comercio online es, a fin de cuentas, “una tienda más”, pero que requiere “conocer bien las herramientas” que existen en el mercado. Según Carbajo, de solostocks.com, éstas son relativamente “sencillas y baratas de utilizar” para una PYME.

 

El directivo de DHL, por su parte, sostuvo que no hay soluciones mágicas en este campo, sólo “el valor añadido de saber vender”, pero que si se tiene la paciencia de identificar y analizar primero el mercado para no derrochar recursos limitados, y si la compañía es capaz de saber vender “aquello que le diferencia de los demás”, “no hay por qué tener miedo” de iniciar el camino de la internacionalización.

 

Mouze quiso centrarse en dos aspectos muy concretos:

 

  • El transporte del producto: para cumplir el compromiso con el comprador hay que tener muy en cuenta qué se manda, dónde se manda, qué documentación hace falta, si hay retención en el destino, a qué impuestos y aduanas está sometido, etc. Igualmente, destaca la importancia de tener contemplada la logística que requiere la gestión de devoluciones, afirmando que una mala gestión en este campo puede dañar la reputación de cualquier negocio online.

 

  • La gestión de los picos: Cuando repuntan las ventas pero se disponen de las mismas personas para repartir los productos (citó el ejemplo de Amazon España, con problemas de entrega durante las pasadas fiestas navideñas). Su apuesta es que cualquier comprador pueda tener “un punto de encuentro a tan sólo 20 minutos de su casa”, pagando si es necesario comisiones a tiendas de la zona para que se encarguen de las revisiones necesarias (una práctica que “funciona bastante bien” en el caso de productos con un perfil más técnico).
las_vegas

Las 6 novedades del CES que no deben perder de vista las empresas

CES de Las Vegas -la primera feria mundial de electrónica, que ha celebrado su 50º aniversario hace apenas unos días-  ha traido la consolidación de grandes tendencias como: la Robótica -con robots colaborativos y robots (bots) virtuales -, el despliegue de la Realidad Virtual y la Realidad Aumentada, unidas ambas en una nueva realidad híbrida, fusión de ambas, que comienza a llamarse realidad fusionada (capturada), los coches autónomos inteligentes y una gran cantidad de gadgets y dispositivos electrónicos de todo tipo, tales como teléfonos inteligentes -aunque aquí muchas novedades se reservan para el MWC de Barcelona de finales de febrero-, gafas de realidad virtual, dispositivos inteligentes como el altavoz inteligente Echo de Amazon, etc. Así pues, algunas de las novedades y tecnologías  presentadas que ya comienzan a comercializarse en 2017 y que las pymes deberan tener presente en su transformación digital, son:

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Los asistentes virtuales se han popularizado a lo largo de 2016 como Siri de Apple,  Cortana de Microsoft, Google Assistant, y el innovador Alexa de Amazon. En CES se han presentado las últimas versiones -menos Apple-  y destacan  Alexa de Amazon -el que mayor presencia medíática ha conseguido- y que tiene capacidad de aprendizaje para mejorar la experiencia del consumidor. La gran ventaja de Alexa es que Amazon lo está licenciando para cualquier fabricante de hardware que desee incorporarlo a electrodomésticos, altavoces, teléfonos, televisores, etc. siempre que disponga de un micrófono y conexión a Internet. Este es el caso de Volkswagen, que incorporará Alexa a sus coches, permitiendo usar la voz para activar muchos de los sistemas de sus vehículos.

Amazon también presentó Echo, un altavoz-micrófono multidireccional -por ahora solo se vende en EEUU, Alemania y Gran Bretaña- que funciona con el asistente virtual Alexa incorporado y que puede realizar tareas domésticas y de oficina.

Microsoft ha anunciado también una estrategia similar con Cortana. Google también ha anunciado la posibilidad de incorporar Google Assistant a los televisores con Android, de modo que dispondrán de asistentes virtuales siempre que tengan mircrófonos.

REALIDAD VIRTUAL Y REALIDAD AUMENTADA

Está previsto que 2017 será el año del despliegue comercial de la realidad virtual. Se han presentado gafas de realidad virtual Oculus Rift de Facebok, HTC Vive, Daydream View de Google, y HoloLens de Microsoft (una española lidera su proyecto estrella de RV) y el ya muy popular PlayStation VR. El éxito de Pokémon GO ha hecho que la realidad aumentada haya sido una tecnología muy comercializada. Pero tal vez la gran novedad ha sido Intel que ha presentado su proyecto Alloy que incorpora realidad fusionada, híbrida entre realidad virtual y realidad aumentada, con la gran ventaja de que ofrece el producto para que otros fabricantes lo puedan utilizar como puede ser Google, Samsung o Amazon.

Entre las novedades en el mundo del automóvil, BMW y Audi, han presentado pantallas frontales de realidad aumentada con toda la información relevante para la conducción: sensores biométricos de control para el conductor, sistemas holográficos, etc.

ROBÓTICA

Se prevé que 2017 será el año de la llegada de los primeros robots colaborativos y humanoides (cobots) a nuestros hogares y, naturalmente, a las oficinas y departamentos de empresa. La empresa alemana Bosch presentó su robot doméstico Kuri, un pequeño androide de 50 cm  de altura capaz de hablar y de ver a través de una cámara y equipado con una auténtica batería de sensores que le permiten moverse libremente por la casa y llevar a cabo tareas domésticas. LG, el fabricante coreano, presentó su robot Hub Robot, también doméstico (no móvil) pero que viene equipado con la asistenta virtual Alexa de Amazon y permite también la comunicación con los miembros de la familia, hablar, encender luces, controlar la temperatura de las habitaciones, etc.

ALMACENAMIENTO

El fabricante Kingston de memorias USB, presentó un pendrive Data Traveler Ultimate GT que permite almacenar 2 TB de datos, el record mundial de almacenamiento flash. Es capaz de almacenar 1.600 películas de gran calidad a velocidad de transferencia de hasta 5 Gbps.

COCHES INTELIGENTES (CONECTADOS Y AUTÓNOMOS)

La inteligencia artificial ha llegado también a la industria automóvil. Ford, Volkswagen o Hyundai han protagonizado CES. Destaca el acuerdo entre Ford y Amazon para incluir el asistente virtual de voz Alexa en sus nuevos modelos. Hyundai ha hecho lo propio con Google. Nissan ha llegado a un acuerdo con Microsoft para incorporar el asistente personal Cortana. La novedad automovilistica ha sido Faraday Future FF 91, un coche eléctrico de más de mil caballos de potencia -competidor del Tesla- y con una autonomía de 600 km con una sola carga de batería.

INTERNET DE LAS COSAS

A la espera del despliegue de las tarjetas virtuales eSIM a los teléfonos inteligentes este año y el futuro despliegue de las redes 5G, la internet de las cosas sigue avanzando y se han presentado drones inteligentes, dispositivos wearables (relojes, pulseras, gafas… inteligentes) y ha avanzado el hogar inteligente, la salud inteligente, el turismo inteligente, etc.

 

El futuro ya está aquí. ¿Está su empresa preparada?

conseguir_millenials

Cómo conseguir negocios que funcionen entre los millennials

Cada vez existen más voces que reconocen que la generación conocida como millennials serán los consumidores que impulsarán los negocios en un futuro cada vez más cercano. El número es una de sus fortalezas. Se trata de un grupo de personas que, en la actualidad, tienen edades comprendidas entre los 22 y los 36 años y que suponen el 25 por ciento de la población del planeta.

Pero a diferencia de otras generaciones, como la del Baby Boom o la generación X, los millennials son conscientes de que son únicos e importantes y deben ser tratados como tal. Esta característica supone un cambio total en la manera en cómo los emprendedores deben dirigir los negocios. Conseguir una empresa o una marca capaz de funcionar entre este masivo grupo de la sociedad significa adoptar estrategias diferentes en toda la empresa, pero muy especialmente en todos los departamentos relacionados con ventas.

Ante la magnitud del reto, es importante que la gestión comercial y de marketing de los nuevos negocios esté basada en las siguientes estrategias. Será la única forma que un emprendedor tendrá para lograr que su negocio funcione entre los millennials.

Centrarse en el móvil
Para conquistar a los millennials lo primero que hay que lograr es conectar con ellos. Y esta generación siempre va unida a sus teléfonos inteligentes. En concreto, casi el 90 por ciento de este colectivo de la sociedad nunca se aleja de su smartphone, mientras que el 78 por ciento reconoce que lo primero que hace después de despertarse es consultar su dispositivo móvil.

Ante esta circunstancia, resulta obvio que para ganarse el corazón de los millennials hay que empezar conquistando sus teléfonos. Todos los esfuerzos de marketing de una pyme deben comenzar en estos aparatos y lograr que el contenido involucre a sus propietarios. Olvídese de la página web. Como ya se ha dicho: todo, absolutamente todo, debe estar enfocado y dirigido a verse en una pantalla táctil y de reducidas proporciones.

Contenido que interese
A los millennials les interesa más las experiencias que las cosas materiales. Esta es una característica que les diferencia de sus padres, que siempre elegían un reloj o un coche a un viaje o a una cena en un restaurante. Sus hijos, nuestro público objetivo, harán justo lo contrario. Por tanto, cualquier vendedor que esté interesado en ganarse a los consumidores millennials debe adaptar su estrategia a ellos. Las promociones, ofertas, etc., deben olvidar los premios materiales para centrarse en otro tipo de obsequios más relacionados con actividades. De esa forma, se tendrán muchas más opciones de ganarse el interés y la atención de este nuevo y exigente consumidor.

La transacción comercial debe ser fácil y lo más moderna posible
El millennial es una persona informada y muy tecnológica que no permite que una marca le ponga problemas a la hora de pagar. Por tanto, la obligación de un emprendedor que pretende captar a este inmenso grupo es poner las cosas muy sencillas y fáciles, evitando cualquier tipo de problema que esté relacionado con la tecnología.

El poder de los millennials empieza a ser tan grande que obliga a adaptarse a ellos en todos los frentes. De lo contrario, se correrá el riesgo de poseer un negocio en fuera de juego.

Conquistar las redes sociales
El 28% de los jóvenes y el 23% de los millennials más veteranos asegura que jamás utilizarán una marca que sí utilizaban sus antecesores y, desde luego, jamás comprarán algo que desaconsejan las personalidades más influyentes de las redes sociales. En otras palabras: lo anterior no vale para nada y lo que se dice en los entornos sociales tiene un poder casi infinito. Por tanto, no queda más remedio que conquistar las redes sociales y a los autores con más seguidores e influencia. Así que es clave enfocar la gestión comercial y de marketing en ese terreno para tener posibilidades de llegar al corazón de los nuevos consumidores.

Siempre con la verdad por delante
Los millennials también exigen que las marcas tengan unos valores auténticos y genuinos. Es una generación concienciada con la ética y la sostenibilidad y necesitan que los productos que adquieren tengan sus mismas inquietudes. Es necesario adaptar toda nuestra estrategia de comercialización y de marketing en busca de atrapar esos valores. Sin ellos no se podrá hacer nada.

Un buen paso para conectar con los millennials es a través de los contenidos. Es fundamental para construir confianza en la marca y la lealtad de un cliente que, por naturaleza, no tiene tendencia a casarse con ninguna empresa. Algo que también diferencia a esta generación de las anteriores.