negocio_ecologico

El negocio ecológico sumaría 26 billones de dólares al PIB mundial

Naciones Unidas insta a los gobiernos del Acuerdo de París a que sellen alianzas con el sector privado y el sector financiero para potenciar la economía ecológica.

 

El cambio climático es un buen negocio. No sólo es una necesidad imperiosa que debería poner de acuerdo a gobiernos, sociedades civiles, empresas y instituciones multilaterales de todo el mundo. Según un reciente estudio de la Comisión Global sobre la Economía y el Clima (GCEC, en sus siglas en inglés), iniciativa que se ha convertido en el auténtico referente internacional sobre la evolución de los objetivos sobre cambio climático de los Acuerdos de París de 2015 integrada por expertos gubernamentales y del sector privado que cuenta con el respaldo de la ONU y de organizaciones como la OCDE -entre otras entidades mundiales- los beneficios pueden ser muy elevados. Hasta 26 billones de dólares adicionales sumarían los negocios relacionados con la preservación del medio ambiente en 2030. Un pastel suculento. Equivalente a la suma de los PIB de EEUU y Japón, primera y tercera economías globales, a precios actuales de mercado.

El informe revela, además, que, si las acciones acordadas en París se pusieran inmediatamente en marcha, la actividad economía mundial repuntaría del orden de 2 billones de dólares al año a lo largo de la próxima década. Es decir, la capacidad productiva anual de mercados como el de Italia o el de Brasil, la octava y la novena potencias internacionales. “Todavía subyace la idea de que abandonar el consumo de carbón es una medida excesivamente cara”, precisa la autora del estudio, Helen Mountford, “pero la realidad es que es necesario dar un puñetazo sobre la mesa y asumir la percepción de que hay que desclavar el ataúd de los negocios sin control ecológico”. Alusión directa a la política contraria a los Acuerdos de París que ha instaurado la Administración Trump desde el inicio de su mandato. En sus conclusiones, el GCEC incide en que los dirigentes gubernamentales “están infravalorando los beneficios de un crecimiento económico más limpio y respetuoso con el medio ambiente”, capaz de aumentar considerablemente el tamaño de sus economías.

Sus responsables, entre los que se encuentran antiguos jefes de gobierno, CEO’s de compañías multinacionales, economistas y representantes de movimientos ecologistas hacen hincapié en que, en la encrucijada actual, en la que se encuentran la mayor parte de las naciones del planeta, y con las dudas que genera la ausencia -y la falta de convicción- de los actuales responsables de la Casa Blanca, resulta imprescindible y prioritario un compromiso global firme con el futuro de una prosperidad sostenible. Entre las ideas motrices que deberían regir las deliberaciones de los gobiernos a corto plazo sobresale la que aportó una de las vicepresidentas del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, quien asegura que, en 2030, los negocios adicionales o la reconversión de las industrias que provocaría una hoja de ruta definida, precisa y eficiente sería capaz de crear 65 millones de nuevos puestos de trabajo. “La clave del progreso económico en el Siglo XXI será la economía inclusiva, aquella que esté en condiciones de aportar riqueza sólida y sostenible y los beneficios de las acciones contra el cambio climático van en esa dirección. Es el momento de impulsar la economía climática. Sobre todo, porque los costes de la inacción se irán acumulando y deteriorarán enormemente los gastos aparejados a la ausencia de estrategias climáticas de los gobiernos y de las empresas. A veces, de forma incalculable” dice el informe.

Las prioridades de esta estrategia, que debería activarse en los próximos años, se circunscriben a cuatro grandes áreas. La primera, intensificar los esfuerzos para reducir la cuota energética del carbón, cuyos precios oscilan de manera notable y elevan los riesgos financieros asociados a su uso. En segundo término, acelerar las inversiones en infraestructuras sostenibles. En tercer lugar, impulsar los proyectos del sector privado y de las firmas de energía hacia la innovación limpia. Y, finalmente, trasladar de inmediato a la ciudadanía y los consumidores las ganancias de los procesos de transición energética hacia fuentes que preserven el medio ambiente. Justo el criterio contrario al que mantiene Washington. Donald Trump afirma que los costes hacia las medidas que establece el Acuerdo de París resultan “financieramente draconianas” y, desde el punto de vista económico, “dañinas sobre la coyuntura”, tanto con relación a la actividad como a la generación de empleo. De hecho, asegura que el abandono de la energía fósil supondría a la industria minera estadounidense un coste de 2,7 millones de puestos de trabajo hasta 2025.

El Acuerdo de París fijó un importante compromiso político para la humanidad: conseguir que el aumento de la temperatura del planeta sea de 2 grados centígrados en relación a los niveles que prevalecieron a la Revolución Industrial, a mediados del Siglo XVIII. También establece una serie de medidas, universalmente aceptadas, para que los estados contribuyan de manera decidida al cumplimiento de este objetivo esencial y que están sujetas a revisiones periódicas y a ajustes voluntarios. De ahí que, para alcanzar este logro, sea imprescindible que la comunidad global se involucre decididamente en ello, que gobiernos y empresas sean capaces de poder incorporar al mercado un mayor grado de competitividad y de actividad para cambiar el patrón energético internacional. En el escenario actual, el clima ha elevado su temperatura 3 grados por encima de los 2 que estipuló el consenso parisino para 2020. Apenas tres años después.

Los avances, pues, requieren de la cooperación y de la configuración de una arquitectura que vele por el cumplimiento de los objetivos. Es la misión del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático, vinculado a Naciones Unidas, y surgido ya en Kyoto, la antesala de París, en 1997. En la actualidad, este foro de deliberación de ministros de la variopinta área económica (Finanzas, Comercio, Energía, Transportes, Infraestructuras, Desarrollo y Nuevas Tecnologías) se afanan por definir lo que denominan una diplomacia climática eficiente. Una estrategia que vaya más allá de las medidas de reducción de gases de efecto invernadero, del mercado de CO2 o de las recomendaciones sobre reconversiones industriales de sectores contaminantes a sus casi doscientos países asociados. Entre sus cometidos recientes, involucrar a organismos como la OMC en las negociaciones para la erradicación del carbón, o a la comunidad financiera mundial en la generación de energías alternativas y limpias. También a los gobiernos, para que activen políticas de subvenciones, reducciones de impuestos, inversiones preferentes o regulaciones que favorezcan la creación de un clima de negocios idóneo para abordar la transición hacia una economía más sostenible. Y, por supuesto, la incorporación a esta agenda reformista del sector privado, en especial, a la industria energética y tecnológica, imprescindible para que cuajen esas propuestas en la era de la digitalización. Igual que a la comunidad educativa y científica.

Las instituciones económicas internacionales y nacionales son el factor más determinante para que los Acuerdos de París puedan cumplirse. Su labor de coordinación y de generación de una atmósfera conveniente para hacer negocios limpios y sostenibles será más que prioritaria en los años venideros.

gold-163519_1280

El oro no siempre es un valor seguro, pero resguarda de las crisis

La onza del metal dorado ha llegado a coquetear con los 2.000 dólares en un periodo con plenas garantías de extracción. China y Australia lideran la producción global.

Hay especialistas en el mercado del oro que suelen rechazan que sea un valor refugio yo que las carteras de inversión en el metal precioso por excelencia siempre reportan pingües beneficios. No le faltan razones para ello. Aunque sean coyunturales. Aducen que el oro navega en la misma ola y con una relativa semejanza de intensidad respecto de los mercados de capitales. Argumento que constata que no siempre es una inversión segura. Por mucho que los analistas insistan en que no hay flujos de capitales que no comporten algún tipo de riesgo. Pese a que éste pueda ser mínimo. Sin embargo, de lo que pocas voces pueden dudar es de que sigue siendo el refugio inversor cuando vienen mal dadas. Con independencia de que crezcan como la espuma los productos financieros, más o menos sofisticados, que tratan de seducir al inversor que entra en pánico cuando su patrimonio está sometido a los vaivenes de una crisis financiera.

Buena prueba de ello es que el máximo histórico que registró en septiembre de 2011, al cotizar a 1923,2 dólares, en pleno epicentro de la crisis de endeudamiento europea, de los rescates en las economías periféricas del euro, de los estímulos desbocados de la Reserva Federal para dotar de crédito a las empresas y de liquidez a las familias estadounidenses o de que el Ejecutivo de Shinzo Abe en Japón tuviera que emprender una serie de reformas estructurales de alto voltaje para reanimar el anémico PIB nipón y alejar el fantasma de la deflación. Los defensores del oro, aquellos que respaldan la tesis de que su valor no está sometido a la volatilidad de los mercados bursátiles, aducen que, si fuera así, su cotización se hubiera disparado por encima de los 5.000 dólares, siguiendo las pautas alcistas de los últimos 20 años. Más bien razonan que este salto en su valor -de 2002 a 2011, esencialmente- acompañó, en gran medida, a la subida generalizada de los principales indicadores de bolsa, que se estancaron, desde el mismo año de inicio del ciclo ya en 2007, preludio de la quiebra de Lehman Brothers, en septiembre del ejercicio posterior. Y que brillan por su ausencia las voces de quienes, en sentido contrario, convienen en que el oro no ceja en su empeño de revalorizarse. Porque desde el récord hasta ahora, cuando evoluciona en torno a los 1.300 dólares, se ha dejado un 35% de su precio. “Es una falacia”, aducen desde el post de Business Insider Elliott Wave Trader, especializado en materias primas. “Fruto de una creencia casi religiosa”. Aunque no se atreven a dar su predicción de hasta qué nivel exacto o aproximado llegará en el futuro. “Tan solo es un activo más del mercado” aunque, a su juicio, no se puede descartar que alcance, a medio plazo, los 10.000 dólares. En caso de que acontezca algún episodio de crisis brusca o continuada en el tiempo o de que se desencadene un conflicto de alta intensidad mundial.

Lo que parece que navega a velocidad y rumbo de crucero es la producción del oro. En 2017, se extrajeron 3.247 toneladas, apenas 5 menos que en el ejercicio precedente. El primer descenso desde 2008, según GFMS Gold Survey 2018. Esencialmente, por nuevas normas regulatorias en materia ecológica, cierre de minas ilegales y aumento de costes productivos. Aunque en el ambiente inversor también subyace la idea de que la obtención del oro ha tocado techo y que sus fuentes de suministro en el primer estadio de la corteza terrestre se están agotando. En el futuro, este codiciado metal, desde tiempos históricos, tendrá que encontrarse en núcleos más profundos, con los consiguientes desembolsos económicos adicionales para lograr su extracción y para acometer las inversiones tecnológicas necesarias para sacarlo a la superficie. Hay países, como Sudáfrica, que después de rebasar las 1.000 toneladas de oro anual en 1970, ha reducido desde entonces su capacidad productiva. Aunque también hay casos en sentido inverso. China o Rusia han incrementado recientemente su poder de extracción.

Imagen 1

En 2016 y 2017, el top-ten de grandes productores ha permanecido invariable. China, con un volumen de 426 toneladas, 131 más que Australia, el segundo, con 295,1 es el líder intratable. El gigante asiático totaliza el 13% de la extracción mundial, pese a que descendió un 6% respecto a 2016. En gran medida, por la batalla oficial contra la polución. Sin embargo, las previsiones de este año hablan de un nuevo incremento, a tenor del ritmo de prospección de varias minas del país. Australia tuvo un ligero aumento, de 5 toneladas, pese a que el Gobierno de Canberra cree que, en las próximas décadas, decaerá si no se gasta el doble en labores de exploración. El sector minero, en general, produce la mitad de las exportaciones australianas, que contribuyen con el 8% al PIB del país.

Les siguen Rusia, con 270,7 toneladas, que envía masivamente a Europa: el 83% de sus ventas al exterior. Moscú ha visto cómo su producción ha ido en aumento, ininterrumpidamente, desde 2010. Tampoco ha tenido problema alguno en colocarlo en el mercado, pese a que el rublo se revalorizó un 13%. Si bien la mayor parte de su arsenal, dos terceras partes, lo ha adquirido el Kremlin. Y EEUU, con 230 toneladas, 8 más que en 2016. La práctica totalidad surgen de cuencas mineras como la de Long Canyon, en Nevada, de donde procede el 78%, o Haile, en Carolina del Sur.

Canadá es el quinto: 175,8 toneladas, un 10% más que en el año precedente. Seabridge Gold se jacta de haber encontrado El Dorado en el norte de la Colombia Británica tras la desaparición de una parte de un glaciar de la zona de cerca de 780 toneladas métricas, que le garantiza capacidad extractiva durante décadas. Perú, pese a la cancelación operativa de varias minas en su región de La Pampa por operaciones ilegales, y de recortar, por segundo año consecutivo, su cuota se sitúa a continuación, con 162,3 toneladas. Casi a la par que Indonesia (154,3 toneladas), que acaba de aprobar una batería de medidas de amnistía fiscal en un programa dirigido a repatriar capitales del exterior y que podría añadir inversiones extranjeras frescas a su sector minero, particularmente, al del oro.

Los tres últimos del top ten son Sudáfrica (139,9 toneladas) que dispone de la mina de oro con mayor profundidad, Mponeng, con una extensión de más de 4 kilómetros cuadrados; México (130,5 toneladas), protagonista del mayor salto extractivo, a partir de 2008, año en el que sacó a la superficie 50,8 toneladas, y que ofrece las onzas más competitivas, debido a sus reducidos costes regulatorios en este sector. Cierra el ranking Ghana, con 101,7 toneladas, que aportan el 20% de las exportaciones del país.

thought-2123970_1280

Para qué sirve una patente y otras posibles alternativas

De acuerdo a los datos de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM), en España se concedieron un total de 1.944 patentes nacionales a lo largo de 2017, lo que supuso un 11,4% menos que en el año anterior (acumulando nueve ejercicios consecutivos en caída libre), principalmente en los sectores de Ingeniería Civil, Tecnología Médica y Transporte. Una cifra pequeña para un país de esta envergadura y que refleja las dificultades que, con frecuencia, tiene el investigador para registrar su creación y poder plantearse más adelante explotarla comercialmente. Además, desde distintos sectores se aduce a una falta de mayor apoyo institucional y a las precariedades propias de los emprendedores en el inicio de actividad como causas para desincentivar su solicitud, y que opten, de hacerlo, por una de nivel europeo.

Nueva ley, viejas críticas

Hasta hace muy poco, la principal norma que regula la protección de invenciones en España era la Ley 11/1986, de 20 de Marzo, hasta que fue sustituida por la nueva Ley de Patentes 24/2015, de 24 de Julio. A pesar de los cambios que introduce, y de los que más tarde hablaremos, ambos documentos citan tanto a las patentes como a los modelos de utilidad como los vehículos para obtener un derecho de explotación exclusiva sobre una invención, siempre que se den ciertos requisitos, durante un periodo determinado de tiempo.

El titular de la patente (que no tiene por qué ser necesariamente el creador) es quien goza de los derechos de explotación exclusivos y de protección frente a terceros. En España, la patente dura 20 años improrrogables a contar desde la fecha de la solicitud. Durante este tiempo, el titular tiene el derecho a explotarla de manera exclusiva e impedir que cualquiera pueda fabricarla sin su consentimiento, salvo que sea en un ámbito privado y sin fines comerciales.

A cambio, el titular tiene la obligación de explotar, directamente o por un tercero, la patente dentro de los cuatro años siguientes a la solicitud o a los tres años desde la concesión. El incumplimiento de esta obligación implica la caducidad del derecho y la incorporación del objeto patentado al dominio público. En el caso de infracción de este derecho, el titular puede ejercitar una serie de acciones contra el infractor ante la jurisdicción ordinaria (como la indemnización o el embargo de objetos).

Como norma general, las patentes incorporan derechos de ámbito nacional, si bien existen normativas europeas e internacionales de cooperación entre oficinas y registros, que facilita la tramitación de un único procedimiento que abarca varios países. Las primeras condiciones para que una invención pueda optar a ser patentada es que no forme parte de lo que se ha hecho público en el mundo hasta la fecha, que haya implicado un esfuerzo por parte de su creador y que pueda utilizarse al menos en el marco de una actividad económica. De manera más detallada, en España debe cumplir al menos estos tres requisitos:

  • Novedad. La Ley la define como aquella que no está comprendida en el estado de la técnica. Este concepto es clave en la ley de patentes ya que comprende todo lo que sea accesible al público hasta una determinada fecha, de cualquier modo y en cualquier soporte, y abarca artículos publicados, conferencias, demostraciones, uso de prototipos, cualquier exhibición pública, etc.
  • Actividad inventiva. Implica que la invención no resulta del estado de la técnica de una manera evidente para un experto de la materia. Es decir, representa un esfuerzo que debe ser incentivado y premiado con la concesión de un derecho exclusivo que permita rentabilizar el esfuerzo y los requisitos invertidos.
  • Aplicación industrial. Implica la posibilidad de que sea fabricado o utilizado en cualquier sector económico.

Antes de comprobar que estos requisitos se cumplen hay que asegurar previamente que se está ante una invención en el sentido de la ley. Existen algunas exclusiones que tienen que ver con la percepción social y los valores colectivos de cada país, por ejemplo, en temas relacionados con actividades socialmente en entredicho, como, por ejemplo, el uso de embriones con fines industriales.

La nueva Ley ha incorporado como principal medida el llamado examen por defecto, introduciendo un procedimiento único que verificará de oficio la novedad y actividad inventiva, y que avalará que se cumplen todos los requisitos de patentabilidad. La nueva norma también ha introducido la posibilidad de patentar sustancias y composiciones ya conocidas para su uso como medicamento o nuevas aplicaciones terapéuticas.

Otras opciones

Estratégicamente, se pueden optar por otras alternativas fuera de las patentes, como el secreto industrial o la publicación defensiva:

  • Secreto industrial. Es un mecanismo de protección inmediato e indefinido mientras se mantenga el secreto (es decir, que no pueda ser perceptible por un tercero por su simple uso o utilizando ingeniería inversa).
  • Publicación inversa. De este modo, se incorpora al estado de la técnica, perdiendo la patente la novedad, por lo que la invención pasa a dominio público, sin que el inventor ni cualquier otro tercero pueda patentarla. De este modo, el inventor mantiene los derechos de autor y evita cualquier posibilidad de plagio.
  • Modelos de utilidad. Protegen invenciones de menor rango inventivo que las que pueden ser objeto de patente. Su objetivo es estimular y proteger innovaciones menores que mejoran o adaptan la forma o la estructura de un objeto para obtener una ventaja apreciable en su uso o fabricación. El procedimiento de solicitud es más sencillo que en el caso de la patente, así como más rápido y económico. Con la llegada de la nueva Ley de Patentes, ahora se exige una prueba mundial para poder obtener la acreditación. Además, permite, cosa que no ocurría con el antiguo marco normativo, registrar composiciones químicas, cuando antes estaba limitado exclusivamente a los inventos relacionados con los objetos.
ayudas_al_comercio_minorista

Convenio para mejorar la competitividad del comercio minorista

El Boletín Oficial del Estado (BOE) acaba de hacer público un convenio para el desarrollo de programas de apoyo a la competitividad del comercio minorista. Firmado entre el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y la Cámara Oficial de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de España (como representante del Fondo Europeo de Desarrollo Regional FEDER en el Programa Operativo Plurirregional de España 2014-2020), el texto sienta las bases para potenciar la competitividad digital de este tipo de empresas.

6 millones de euros en ayudas para potenciar el comercio minorista

Este acuerdo lleva adosada una dotación económica de unos 6 millones de euros en concepto de subvenciones y ayudas. Con él se busca potenciar la I+D+i tecnológica y fomentar la inversión empresarial en este campo, en el entorno de las pymes. En concreto, se han marcado siete ejes prioritarios:

1- Innovación

Adaptación a las nuevas fórmulas comerciales y hábitos de consumo de las pymes comerciales.

2- Nuevas tecnologías

Impulso del comercio electrónico y nuevas tecnologías en el sector como elemento clave para la ampliación de mercados a nivel tanto nacional como internacional.

3- Promoción del turismo de compras

Desarrollo de la operativa de servicio requerida por turistas, distribución de la oferta comercial a turistas, logística de distribución comercial e impulso de la fidelización comercial de los visitantes, promoviendo la internacionalización del sector.

4- Mejora de la competitividad del comercio tradicional

A través de la capacitación en habilidades, la cooperación entre empresas y la disposición de infraestructuras compartidas de interés colectivo para el sector comercial.

5- Mejoras en las relaciones comerciales

Consolidación de las relaciones entre las actividades comerciales y los proveedores potenciales del entorno local, de cara a promover el desarrollo endógeno y la cohesión territorial.

6- Dinamización de las zonas comerciales

Acciones innovadoras de dinamización de zonas y actividades comerciales.

7- Mejora de la competitividad

Adaptación a las nuevas tecnologías de los equipamientos comerciales en zonas de gran afluencia turística o áreas con régimen de libertad de apertura.

Actuaciones a desarrollar en el comercio minorista

El texto define también los siguientes planes:

Programa de innovación comercial en el comercio minorista

A través de él se realizarán diagnósticos individualizados a pymes de comercio mediante un análisis sistematizado del establecimiento comercial. El objetivo es proporcionar al comerciante una serie de recomendaciones de carácter estratégico, innovador y digital para la renovación y optimización de la gestión de su establecimiento.
Por otra parte, se busca impulsar la adopción de metodologías y soluciones que permitan mejorar su situación competitiva y su grado de digitalización. Para ello se les asesorará para que se adapten a las nuevas soluciones tecnológicas y a las nuevas formas y hábitos de consumo, ayudándoles en el planteamiento de estrategias de negocio que incorporen la internacionalización. Por ejemplo, hacia la venta online con procesos de compra sencillos que atraigan a personas de edad avanzada.

Actividades de capacitación de innovación

Se celebrarán acciones colectivas para incentivar y mejorar las habilidades comerciales y de negociación en diferentes materias estratégicas. Por ejemplo, conocer al cliente digital de dentro y fuera de España y sus hábitos de consumo; la incorporación al comercio electrónico; o el uso de marketing digital (presencia web, redes sociales, reputación digital, analítica web, etc.), entre otros aspectos.
También se mostrarán técnicas para mejorar la oferta comercial dirigida a turistas, la atención al cliente nacional e internacional, o el impulso de la fidelización comercial de aquellos que visitan España, promoviendo la internacionalización del sector.
Por otra parte, se crearán líneas de ayuda para la innovación, digitalización e internacionalización del comercio. Y se organizarán jornadas demostrativas de experiencias innovadoras, de transformación digital de éxito, de ampliación de mercados y promoción de los valores del sector comercial. 

Programa de dinamización de las ventas en las zonas y actividades comerciales

Desarrollo de acciones promocionales innovadoras dirigidas a incentivar el consumo y las ventas en los diferentes subsectores de actividad, en los ejes comerciales, en los centros comerciales abiertos, en los mercados municipales con especial incidencia en visitantes y turistas y en campañas de promoción de ventas en el pequeño comercio con eventos orientados a promover sus valores de interés comercial. 

Mejora de la competitividad de las áreas comerciales urbanas

Y de los equipamientos comerciales ubicados en zonas de gran afluencia turística o municipios con régimen de libertad de apertura. A través de convocatoria pública, se otorgarán ayudas a la realización de proyectos de inversión e incorporación de soluciones tecnológicas que conlleven transformación en los equipamientos singulares minoristas. En concreto, de aquellas que tengan como finalidad principal la adopción de acciones especiales de modernización en las áreas comerciales en zonas de gran afluencia turística, la mejora de la oferta y adaptación a nuevas formas de venta, así como la rehabilitación integral e incorporación de soluciones tecnológicas en mercados municipales singulares.

Las entidades gestoras pondrán en marcha, además, una serie de acciones horizontales de útiles para coordinar y desarrollar estos y otros procesos similares.

emprendedor_social

Qué significa ser un emprendedor social

De acuerdo a informes recientes, la mitad de los consumidores en España realiza sus compras siguiendo criterios éticos, aunque, sin embargo, nuestro país sigue por debajo de los niveles de emprendimiento social que hay en otros vecinos, por causas tan diversas como la dificultad en el acceso a la financiación, la falta de equipo humano que esté dispuesto a ganar menos que en otras compañías o la ausencia de un marco jurídico específico que proteja a los que trabajan en este tipo de empresa. Estos motivos explican en parte que, según el Global Entrepreneurship Monitor, España es el país de Europa con menor tasa de Actividad Emprendedora Social: un 0,51% frente al 4,25% o 2,71% de registrado en Islandia y Finlandia, respectivamente.

Requisitos éticos para ser un emprendedor social

Pese a que la denominación ‘empresa social’ está en boca en muchos, su significado no parece ser unívoco, ya que, de hecho, existen distintas definiciones, aunque todas ellas parecen compartir el estar construidas sobre la base de que una entidad de estas características intente construir un mundo más justo bajo el liderazgo de un emprendedor que procura ser ejemplo y fuente de inspiración para otras personas.

En cualquier empresa social es posible encontrar tres elementos fundamentales:

Una misión social

Intenta proveer bienes o servicios a necesidades humanas básicas que no están siendo atendidas adecuadamente, por lo que, al igual que cualquier pyme, intenta explotar una oportunidad, aunque, en este caso tiene que ver con la mejora de la sociedad.

Innovación

Ha de haber encontrado una solución innovadora para un problema social, combinando los recursos de los que dispone para lograr sus fines.

Sostenibilidad económica

La empresa debe ser capaz de soportar económicamente su actividad mediante los ingresos que obtenga en el mercado, vendiendo o prestando sus bienes y servicios, con una cierta orientación hacia el beneficio.

emprendedor_social_pymes

3 Tipos de empresas sociales 

Puede hablarse de tres tipos de empresas sociales:

Las que no tienen ánimo de lucro

No dependen de los mecanismos del mercado para obtener los ingresos necesarios para sobrevivir.

Las de carácter híbrido

Dependen, al menos en parte, del mercado para asegurar su sostenibilidad, aunque sin perder su esencial social.

Las que sí tienen ánimo de lucro

Dependen exclusivamente de los ingresos que obtienen en el mercado, participando en él como cualquier otro tipo de entidad.

Los valores y la legitimidad son elementos clave para un empresario social

En una empresa social su propuesta de valor está relacionada directamente con su capacidad de generar un beneficio social a través de los bienes y servicios que produce, siendo crítico no sólo qué fabrica y vende, sino por qué lo hace y cómo. Su misión y valores deben estar en permanente revisión y actualización para estar siempre alineados con su actividad, procurando no afectar negativamente a nadie en el desempeño de su labor.

Un concepto clave en este tipo de compañías es la legitimidad, es decir, contar con el beneplácito de la comunidad en la que operan, y cuyo mejor barómetro viene marcado por el número de donantes que tienen, el apoyo público y privado que logran o la reputación entre los diferentes colectivos que, de un modo u otro, se ven afectados por sus actividades.

2 componentes básicos para lograr la legitimidad de la comunidad

Hay dos elementos que afectan directamente a la legitimidad de una empresa social:

Adaptación al contexto

Los problemas son consustanciales al entorno en el que opera cualquier entidad. Sin embargo, el modo de afrontarlos varía significativamente en el caso de las empresas sociales, ya que debe tener en cuenta las consecuencias derivadas de ellos que afectan a los diferentes núcleos de la población. Por eso, deben estar permanentemente en contacto con ellos, estudiar y entender el contexto, no dar nada por sentado o sobreentendido y analizar con profesionalidad los pros y los contras de cada decisión que tome.

Coherencia entre actividades y misión

La coherencia entre todas las acciones que lleva a cabo una empresa social y su misión y valores aumenta su legitimidad y sus posibilidades de lograr apoyo. Sin embargo, muchas veces las actividades que tienen mayor impacto social no generan recursos suficientes para garantizar la sostenibilidad de la entidad, por lo que es habitual que se incluya en el portfolio de servicios otras que buscan en esencia la rentabilidad económica con el fin de poder financiar aquellas otras que tienen un fin eminentemente social. Por ello, suele decirse que el emprendedor social vive constantemente en la lucha por lograr la doble vía de resultados: económica y social.

Necesidad constante de innovar en la actividad

La mayoría de empresas sociales se enfrentan a una gran desproporción entre su ambición por resolver un problema social y su limitado acceso a recursos económicos. Por ello, es fundamental que innoven constantemente en los bienes y servicios que ofrecen, procurando en todo momento disponer de la suficiente legitimidad y apoyo, ya que, de este modo, pueden acceder a una serie de recursos no disponibles para la empresa convencional: voluntarios, capital riesgo social, donaciones, subvenciones públicas, etc.

emprendedor_social_ong

Comunicar para calcular la eficacia de las acciones y para la construcción de marca

Las empresas sociales deben dar seguimiento e informar sobre el impacto social de sus actividades. Generar esta información es útil tanto internamente como en la relación con los agentes externos a la organización. Internamente para saber qué líneas de acción son más efectivas para alcanzar su misión y, en virtud de ello, poder tomar decisiones; de cara al exterior servirá para aumentar su legitimidad, ya que aumenta los protocolos de comunicación y transparencia.

Para conocer los grados de eficiencia y eficacia de una empresa social es necesario conocer tres tipos de información:

  • La producción, que describe las actividades concretas que la organización realiza. De su análisis se valorará el grado de eficiencia de lo que se está llevando a cabo.
  • El resultado que tiene lo que la empresa produce, comparado con la situación real que había de partida. Permite también conocer la influencia de la competencia en el mercado.
  • El impacto que provoca en sus usuarios los servicios que lleva a cabo, en comparación con otros alternativos. Este es un elemento crítico para que, posteriormente, donantes, socios e inversores tomen sus decisiones sobre asignación de recursos económicos a la entidad.
formas_crecer_pyme

Cómo hacer crecer a nuestra pyme

Las pymes en España suponen alrededor del 99% del tejido productivo y aportan en torno al 65% del producto interior bruto del país. Sin embargo, apenas llegan a 4,7 empleados de media, muy por debajo de otras economías de nuestro entorno. La falta de estrategias de internacionalización, la dificultad en el acceso a las fuentes de financiación o la escasez de inversión en I+D son algunas de las causas que explican esta situación, aunque hay otra directamente achacable a la labor de los emprendedores: la nula previsión de un plan de crecimiento consistente para la compañía una vez se haya asentado en el mercado.

Formas de hacer crecer a nuestra PYME, ¿Interna o externa?

Uno de los criterios para evaluar el atractivo de negocio de cualquier pyme es su potencial de crecimiento, y, más en concreto, si es escalable. El crecimiento requiere que los gestores de una compañía tomen decisiones e introduzcan cambios, aunque, sobre todo en startups y empresas de reducidas dimensiones, procurando centrarse en aquello que es nuclear a su actividad y que, por lo tanto, conocen y dominan sus socios.

3 principales maneras de hacer crecer a nuestra PYME

Existen tres modos de crecer para una pyme: hacerlo de manera orgánica con los recursos que es capaz de generar (a este modelo se le conoce como crecimiento interno); promover una fusión con otra entidad (crecimiento externo); o establecer acuerdos estratégicos con un tercero (cooperación):

1 – Crecimiento interno

El crecimiento interno tiene la ventaja de que la empresa selecciona los recursos que desea utilizar y la forma en la que quiere hacerlo. Sin embargo, los gestores deben analizar con cautela la disponibilidad de los mismos que se necesitan en cada momento, tanto si son financieros como humanos.

2- Crecimiento externo

El crecimiento externo proporciona recursos de un modo más rápido que el interno pero resulta eminentemente más cara, por lo que no está al alcance de todas las compañías. También tiene como hándicap que se pueden incorporar recursos (activos, personal) repetidos, además de añadir una cultura corporativa que puede entrar en colisión con la ya existente. Por otro lado, es un método directo y eficiente de eliminar de raíz a un competidor en el mercado.

3- Acuerdos de cooperación

En los acuerdos de cooperación dos o más empresas intercambian capacidades o recursos, mejorando sus respectivas ventajas competitivas. Principalmente buscan ganar eficiencia a través de la especialización de sus actividades, aprendiendo nuevos métodos de trabajo y permitiendo a cada entidad concentrarse en aquello en lo que destaca y conoce, favoreciendo la creación de una economía de escala. El principal peligro es que las empresas que cooperan no evolucionen por igual y, al final, no tenga sentido proseguir con la relación.

Principales acuerdos para hacer crecer a nuestra PYME

Entre los principales tipos de acuerdos con terceros para intentar favorecer el crecimiento de una compañía, cabe destacar:

Franquicias

Mediante este sistema una empresa cede el uso de su marca y su modelo de gestión a un tercero, que se conoce como franquiciado en unas condiciones preestablecidas. Es un modo de crecer rápido y que no precisa de recursos para la entidad matriz, lo que supone un notable ahorro de costes. Grandes grupos hoy extendidos en todo el mundo han utilizado este sistema para entrar en los países sin tener que invertir y conocer las peculiaridades de cada región. El principal problema de la franquicia es que no se puede tener un control permanente sobre los comportamientos de los franquiciados, cuyas acciones no deseadas pueden acabar teniendo un efecto nocivo en la propia marca.

Licencias

En este caso, una empresa cede a otra el derecho a utilizar un activo intangible a cambio de un pago periódico en base a unas condiciones pactadas. La licencia permite al empresario poder crecer sin tener que invertir, aunque es preciso controlar el uso que se hace de ellas. En general, esta es la opción que menos riesgos implica, pero, por el contrario, la empresa depende para su sostenibilidad del número de licenciatarios y de las condiciones que finalmente, traten de imponerles.

Subcontratación exclusiva

Consiste en el establecimiento de relaciones estables con un número reducido de proveedores, en unas condiciones determinadas entre comprador y vendedor. Su principal ventaja es que apuesta por la especialización de funciones entre los socios, lo que permite aprovechar las ventajas competitivas de cada uno de ellos. El gran peligro en este caso es que esa confianza que se genera lleve a comportamientos oportunistas por alguna de las partes, lo que terminará por romper cualquier tipo de acuerdo en el largo plazo.

Join Venture. Se trata de una empresa conjunta que crean dos o más compañías para desarrollar una actividad común. Los socios comparten la propiedad de la entidad por lo que no existe ningún acuerdo previo firmado, aportando cada compañía recursos como capital, trabajadores o tecnología. Este vehículo es muy útil para acceder a mercados diferentes en los que existe alguna barrera de entrada o competidores hostiles. Entre sus principales inconvenientes destacan las posibles diferencias en cuanto a la gestión y dirección, problemas en el reparto de cargas y beneficios, o discrepancias en cuanto a los objetivos a largo plazo de la entidad.

crowdlending

Ventajas de convertir a tu pyme en un inversor en Crowdlending

A pesar de que las plataformas de inversión alternativasya llevan algunos años operando con normalidad en Europa, en países como España sus niveles de facturación quedan todavía muy lejosde lo que ocurre en otros como Reino Unido. La fuerte bancarización del país ibérico, unido a un perfil más conservadorde los inversores –que apuestan más por productos de renta fija o fondos de perfil conservador- suponen aún un hándicap para su desarrollo, que la Ley 05/2015 de Financiación Empresarialno parece haber logrado subsanar. Sin embargo, tanto para particulares como para empresas, esta vía de negocio abre interesantes oportunidades en forma de posibles rentabilidades mucho mayoresque lo que parece ofrecer hoy el mercado. Como en todo, la información y el asesoramiento profesional son claves para tomar la mejor decisión.

Seguridad y rentabilidad

Participar en un proceso de Crowdlending significa invertir en una operación de renta fija, en donde el inversor recibe cada mesun retorno previamente pactadode su inversión junto a un interés acordado, extendiéndose este acuerdo a un periodo de tiempo y condiciones determinadas, en donde la plataforma online juega un papel fundamentalpara garantizar el buen término de la relación. Es decir, se trata de financiar de manera directa proyectos de la economía real sin que, en principio, el inversor se vea afectado por la volatilidadde los mercados ni por cualquier cambio legislativo. Entre las plataformas más populares en España, cabe destacar a MytripleA, Arboribus, Emprendelandiao Sociosinversores, aunque existen un sinfín de ellas.

En contra de lo que muchos puedan pensar, la inversión en Crowdlending es muy segura, ya que el ratio de impagados en los procedimientos de financiación de empresas está próximo a cero. Esto es así gracias tanto al marco normativo vigente como a la labor de las plataformas de Internet, que velan permanentemente por garantizar la máxima rigurosidad en cualquier operación(también ofrecen sus cuentas agregadas, es decir, que depositan el dinero en entidades externas para garantizar a los clientes su devolución en el caso de quiebra). Tanto es así que cada vez más se compara a esta clase de financiación alternativa con los Bonos a tipo fijo que emiten los Estados, dado que, en ambos casos el riesgo es casi nulo, aunque, eso sí, los primeros ofrecen unas perspectivas de rentabilidadmucho más atractivaspara los clientes.

Para las pymes, la ley prevé la opción de convertirse en inversores profesionales, sin limitaciones de dinero y con la posibilidad de cosechar beneficios superiores al 10%en las diferentes modalidades de Crowdlending que se ofrecen en la actualidad, como el préstamo a particulares, las inversiones en el sector inmobiliario o los descuentos en efectos comerciales. En cualquiera de estos procedimientos, a las compañías prestatarias se les exigen diferentes grados de solvencia en forma de garantíasasí como la suscripción de un seguro de responsabilidad civil, estando debidamente registradas y controladas tanto por la CNMV como por el Banco de España.

Por si fuera poco, muchas plataformas ofrecen otros dos servicios muy útiles para aumentar todavía más la seguridad para sus clientes:

  • Mercados Secundariospara facilitar que cualquier inversor que desee recuperar su inversión antes de que venza el plazo de amortizaciónpueda hacerlo sin que esto afecte negativamente a ninguna de las partes;
  • La Garantía de Recompra, por la que se comprometen a abonarle al inversor el dinero principal y los intereses devengadosen el caso en que el prestatario no pueda hacer frente al pago de su préstamo.

 

Beneficios de invertir en Crowdlending

  1. Retornos mensuales. Desde el inicio, el inversor recibe cuotas mensuales formadas por amortización del capital aportado más los intereses, según el acuerdo al que haya llegado con el beneficiario.
  2. Plusvalías elevadas.Muchos proyectos financiados vía Crowdlending otorgan interesantes recompensas para los que inviertan en ellos, ya que acaban generando cajas estables en el medio plazo por encima de otros productos financieros.
  3. Valor añadido para la sociedad.Los préstamos p2p abren una nueva puerta de inversión a nuevos segmentos de la economía con poca presencia en el circuito bancario, fundamentalmente los relacionados con la tecnología o el Medio Ambiente.
  4. Una regulación estable con riesgo mínimo para el inversor.La intensa labor de las plataformas en crear ratings de solvenciay aportar controles rigurosos sobre los proyectos de inversión contribuye decisivamente a generar confianza y atraer cada vez más la atención de nuevos perfiles de inversores.
  5. Diversificación. El Crowdlending es un magnífico complemento para cualquier pyme que desee complementar su portfolio de inversiones minimizando el riesgo. Además, otorga la posibilidad de conocer otros sectores y ámbitos de negocio que pueden llegar a ser complementarios para la compañía.
millennials

Por qué son importantes los millennials para mi pyme y cómo atraerlos

El fundador de Walmart, el ya fallecido Sam Walton, tenía como máxima que “sólo hay un jefe, el cliente, capaz de despedir por sí solo a todos los trabajadores de una empresa”. Una frase que parece adaptarse a la perfección al cambio tan disruptivo que ha supuesto para la economía global la llegada de los millennials, es decir, las personas nacidas entre 1981 y 2000. El dinero físico y las tarjetas de crédito, las oficinas bancarias tradicionales o los productos financieros convencionalescomo las cuentas corrientes parecen estar abocados a su extinción, mientras que otras operaciones más modernas, como las compras online o el pago de recibos a través del móvil están sufriendo una transformación totala medida que esta nueva generación va adquiriendo poder adquisitivo y, por tanto, comienza a demandar otra clase de serviciosa las empresas.

Su filosofía existencial parece estar basada en principios fundamentalescomo la interconectividadtotal, el compromiso social, un desapego radical a las instituciones y el uso de Internet como fuente primariapara el desarrollo de sus relaciones sociales y profesionales. Los datos no mienten: según un informede Viacom Media, 1 de cada 3 jóvenes norteamericanos cree que nunca necesitará un banco en su vida, mientras que, para Accenture, el 90% de ellos ya son usuarios exclusivos de la banca online, a la que acceden a través de sus teléfonos móviles. Por si fuera poco, y tal como recoge el índice Millennial Financial Knowledge, tres cuartas partes de los menores de 35 años no se fíade las entidades financieras y les tachan de ser los principales culpables de la pasada crisis económica global, por encima incluso de los políticos.

Este cóctel tan explosivo obliga a las empresas a implementar nuevas estrategias para intentar atraer como clientes a este segmento del mercado, como, por ejemplo:

  • Ser ‘multiplaforma’ con presencia permanente en Redes Sociales: Alrededor del 80% de los millenials se conecta cada día a alguno de sus perfiles en Twitter, Instagram o Facebook, mientras que permanece siempre conectado a Internet mediante su móvil. La homogeneidaden los mensajes y la actividad regularen todas ellas es clave para captar su interés.
  • Activos, recíprocos y transparentes: Los nativos digitales exigen y demandan a las compañías respuestas casi inmediatasa sus preguntas. El silencio es interpretado como algo negativo, y la empresa debe posicionarse en los temas sociales más críticos.
  • La publicidad no sirve sin contenido: Los mensajes basados en el Marketing tradicional no sirven con esta generación, que quiere participar en cualquier actividad digitaly que exige que esta le aporte algo de interés, como conocimiento o entretenimiento. La información, si no es bidireccional, es con frecuencia ignorada.
  • El compromiso social es imprescindible: Ya no basta con crear valores en una marca. La compañía que no demuestre su activismocon causas humanitarias o medioambientales recibe una percepción negativa, que los propios millennials se encargarán de transmitir a través de la Red.
  • Emocionar resulta fundamental: Aunque parezca manido hablar de la construcción del relato, no es menos cierto que es un aspecto crítico para las nuevas generaciones. La personalizaciónde las acciones y el compartirexperiencias son dos ámbitos esenciales para atraer su atención.

Una forma distinta de entender los negocios

Aunque pueda parecer ambicioso poner en marcha todas estas acciones para una pyme, no hay que olvidar de lo importante que resulta para su futuro: estamos hablando de consumidores que están empezando a tener poder adquisitivohoy, pero que lo serán todavía más a lo largo de las próximas décadas.

De cara a entenderles algo mejor, hay que tener presente estas características:

  • El fenómeno de los influencers. Son los grandes prescriptores del siglo XXI. Para una generación que basa su toma de decisiones en el disfrute de las experiencias, estas personas se han convertido en los principales líderespara que muchos se decidan o nopor adquirir un producto o contratar un servicio.
  • La economía es, sobre todo, colaborativa. Gran parte de los millennials vivieron su infancia bajo los efectos de la crisis económica globalque comenzó en 2008. Esto ha provocado que arraigue en ellos una fuerte tendencia al uso compartidoante un poder adquisitivo a menudo mermado.
  • Usabilidad y personalización. Según su propia concepción, cualquier servicio debe estar plenamente disponiblea cualquier hora en Internet, bien sea a través del móvil, el ordenador o la tableta. Esto implica una enorme exigenciapara las compañías en lograr una presencia permanente y en personalizarproductos que se adapten a la perfección a los gustos de cada consumidor.
  • El ocio como forma de vida. A pesar de que en torno al 50% de los millennials en España cuenta con estudios superiores y que trabajan alrededor de 40 horas semanales, el consumo de ocio se ha erigido como el elemento claveen sus vidas, casi por encima de las relaciones sociales. Las series de televisión, el deporte o los eventos musicales están a la cabeza de la lista, aunque ganan cada vez mayor fuerza los e-games.
blockchain_logistica

En qué beneficia el Blockchain al sector de la logística

Hace algunas semanas, destacábamos en otro post el potencial que tiene la tecnología Blockchain de transformar el modo en que se realiza cualquier transacción de negocio, con proyectos muy consolidados en segmentos como las finanzas, los transportes o los procedimientos con la Administración Pública. Sin embargo, existe un sector, el de la logística, en el que se abren interesantes posibilidades comerciales para las empresas de cara a los próximos años, en un contexto en el que el impacto de Internet y las transacciones electrónicas ya han supuesto una verdadera revolución a lo largo de la última década.

Por medio de los Smart Contracts se introducirán múltiples ventajas en las distintas complicaciones que pueden surgir a lo largo de la cadena de suministro, eliminando de paso uno de los hitos que más dificulta cada proceso: el papel. De este modo, se optimizarán los procesos permitiendo una mayor accesibilidad a la información y a la documentación, así como desarrollando automatismos entre empresas que hoy en día no existen y que siguen suponiendo largos procedimientos de burocracia.

Un Smart Contract es un contrato que se ejecuta de forma automática, por sí solo. Esto significa que si hay un acuerdo prefijado entre un operador logístico y un establecimiento (como una tienda de distribución de alimentos), el mismo se ejecutará por sí solo, sin el control de la mano humana y sin que nadie pueda influir en él. Asimismo, es inmutable: se distribuye entre todos los nodos de la red sin que pueda ser alterado por alguno de ellos. También es un código de programación, por el que mediante un lenguaje las partes definen el objeto del contrato, las acciones a realizar y sus cláusulas de aplicación.

Impacto en toda la cadena de valor

Blockchain no está controlado por ninguna autoridad y su consulta es anónima, por lo que se mantiene la privacidad. Además, es posible definir redes de Blockchain privadas e identificar a los participantes mediante claves y responder así a las exigencias de entornos empresariales en los que la privacidad y el rendimiento son aspectos importantes. Por otro lado, es la tecnología adecuada para el seguimiento de mercancías de lujo de alto valor, en las que los compradores requieren información del origen y el historial de titularidad, ya que los actuales procesos basados en papel no son capaces de demostrar la autenticidad de los productos.

Una plataforma Blockchain que involucre a todos los agentes de la cadena de suministro, proporcionará capacidad de registro de información (proceso de fabricación, tracking, delivery etc.), funcionando en conjunción con elementos de IoT (sensores, transponders, códigos QR, stickers NFC…) y haciendo uso de Smart Contracts para modelar acuerdos entre las diferentes partes, garantizar que dichos acuerdos son satisfechos o controlar el cumplimiento de regulaciones. La automatización de transacciones de mercancías, pedidos o pagos, el control de la cadena de frío o las regulaciones ambientales son sólo algunos ejemplos del uso de esta tecnología aplicada al segmento de la logística.

La garantía de origen, la trazabilidad y transparencia de productos alimentarios son otros de los  ámbitos en donde el Blockchain está generando un gran interés, con proyectos pilotos ya realizados en el ámbito de suministro de productos cárnicos, pescado o vinos. Esta línea, debido a la creciente demanda de transparencia por parte de los consumidores, y a la necesidad de seguridad y control desde el punto de vista de la salud pública, tiene un considerable potencial de crecimiento y Blockchain se posiciona como un enfoque idóneo para proporcionar valor.

Esta tecnología también permite hacer un seguimiento digital de los productos en cada fase de la cadena de valor, desde los proveedores a los consumidores. La información digital del producto, como el lugar de origen, número de lote, fecha de caducidad o temperatura de almacenamiento, se registran de forma inmutable en la cadena de bloques. Además, tiene la ventaja de que la información guardada ha sido consensuada por los componentes de la red, lo que garantiza la precisión de la información. También se lograrán otros importantes beneficios, como el ahorro de tiempo y dinero, reducir el riesgo empresarial, aumentar la confianza entre proveedores y consumidores, y conseguir una trazabilidad ‘end to end’ de la cadena de valor.

Ventajas del blockchain en logística.

  • Mayor trasparenciagracias al registro y recopilación de información durante toda la cadena de suministro. Los clientes, pero también otros agentes como los auditores, tendrán a su disposición el historial completo de todos los movimientos del producto.
  • Más seguridad:El sistema de encriptado que evita la manipulación de toda la información registrada, así como los posibles fraudes, aporta una seguridad mayor.
  • Mejor comunicación:Esta tecnología permite a los clientes dar respuesta sobre los productos recibidos, conectando la información tanto del proveedor como del fabricante con el usuario final.
  • Fidelización:Conocer, a través de la tecnología Blockchain, el origen del producto adquirido y su recorrido hasta llegar a manos del cliente, aportará un valor añadido a los consumidores que haga que se sientan más seguros con la compañía.
  • Escalabilidad mejorada:Este sistema permite aumentar tanto el número de procesos rastreables como el número de agentes con acceso a dicha información, además de identificar tendencias y ayudar a la compañía a hacer crecer su negocio para dar respuesta al mercado.

Importantes proyectos en marcha

Por el momento, la tecnología Blockchain ha comenzado a presentarse en el sector logístico a través de cuatro categorías: comercio internacional, transporte terrestre de mercancías, trazabilidad de producto y reparto de última milla. Existen iniciativas reales en cada una de esas categorías, por medio de empresas como Maersk, SmartLog, BlockLab, T-Mining, Provenance, Smart AgriFood o en servicios postales de países como Estados Unidos, Canadá o Australia. Maersk, el gigante del transporte marítimo, ha impulsado iniciativas con Blockchain para el transporte internacional de mercancías, con el objetivo de mejorar la administración y trazabilidad de contenedores mediante la digitalización extremo a extremo de la cadena de suministro. Su reto es incrementar la transparencia y conseguir un intercambio seguro y confiable de información entre los socios comerciales, con un notable ahorro de costes.

En el sector del automóvil, dentro del cual intervienen numerosos procesos y actores, hay iniciativas sobre Blockchain en áreas como vehículos autónomos, coche eléctrico, logística y cadena de suministro. Fabricantes como Renault, Toyota o Mercedes están invirtiendo en proyectos que buscan llevar un registro fiable y compartido de todos los eventos ocurridos en el ciclo de vida de un vehículo, desde su producción hasta su historial de revisiones, averías, emisiones y otros datos de interés que puedan servir a la toma de decisiones en aspectos como la sostenibilidad ambiental, la seguridad vial o la reducción de la siniestralidad.

bonos_verdes

Los bonos verdes cogen carrerilla en España

Los inversores más jóvenes están apostando cada vez más por la llamada Inversión Socialmente Responsable (ISR), sobre todo por los bonos verdes, títulos de crédito emitidos bajo el compromiso de emplear el capital en un proyecto verde o sostenible.

 

A nivel global, la llamada Inversión Socialmente Responsable (ISR) está en auge y en España la tendencia no es muy diferente, aunque su evolución ascendente va mucho más despacio. Un buen porcentaje del capital que mueven los inversores más jóvenes se asienta en fondos de este tipo, sobre todo en bonos verdes, por su fiscalidad menos agresiva, su rentabilidad menos cuantiosa pero más estable, y por su carácter comprometido que ofrece una mejor imagen.

¿Qué son los bonos verdes?

Los bonos verdes son títulos de crédito emitidos por instituciones públicas o privadas bajo el compromiso de invertir en un proyecto verde o sostenible y que cuentan con una serie de ventajas. Entre ellas, presentan oportunidades de diversificación; aportan diferenciación entre empresas del mismo sector y mejoran la imagen corporativa y la reputación del emisor. Para otorgarles la calificación de ‘verdes’, deben cumplir con los Green Bond Principles, que promueven la integridad de este tipo de instrumentos a través de diversos instrumentos que fomentan la transparencia.

Esta apuesta por la ISR se ha plasmado en el estudio La Inversión Socialmente Responsable, dirigido por los profesores Francisco Isidro y Ricardo Zion de EAE Business School. Según el documento, las generaciones X, Y y Z apuestan por la ISR en un 40%, un 52% y un 31%, respectivamente. Además, el texto apunta que un 78% de los encuestados reconocía dar más importancia a este campo, y que un 64% de ellos ha aumentado su cartera de ISR en los últimos cinco años.

Por otra parte, las encuestas que se han ido realizando a los Millennials indican que los potenciales inversores de esta generación mostrarán mucho más interés sobre los criterios de selección ASG. Es decir: a las prácticas ambientales, sociales y de buen gobierno. La gestora Schroders, una de las principales firmas globales en la gestión de activos, ha publicado diversos estudios al respecto (en los que han llegado a participar más de 22.000 personas de 30 países diferentes) que corroboran esta postura.

Situación actual de los bonos verdes

Por lo que respecta al mercado de los bonos verdes, el estudio asegura que de enero a mayo de 2018 en España se habían emitido 4.550 millones de euros. Una cifra que casi alcanza a la recogida en todo 2017: unos 5.000 millones, lo que supone un crecimiento aproximado del 80%. En ese aumento del ejercicio presente han participado grandes empresas del Ibex 35, como ACS y BBVA, que han entrado por primera vez en el mercado de bonos verdes.

En cualquier caso, nuestro país sigue estando lejos de los más de 20.000 millones de euros que se colocaron en Francia durante ese mismo periodo. Y supuso un porcentaje muy pequeño de los 320.000 millones de dólares (270.000 millones de euros, según el cambio actual) que se movieron en el mercado global de bonos verdes a través de 1.500 emisores. Una cifra que también creció el pasado año.

El 56% de estas nuevas emisiones se concentraron en Estados Unidos, China y Francia, y el mayor peso se centró en las compañías energéticas. En España destaca el caso de Iberdrola, que emitió bonos por valor de 2.750 millones de euros en 2017 y lidera el mercado con 7.200 millones de euros en financiación verde.

Por su parte, Gas Natural lanzó una emisión por 800 millones de euros, y Repsol se ha convertido en la primera petrolera que ha optado por los bonos verdes para financiarse con una colocación de 500 millones de euros. Atendiendo fuera del sector energético (y siempre hablando de bonos verdes), en el listado aparecen Adif, que en 2017 colocó 600 millones de euros; y la Comunidad de Madrid, que emitió 700 millones.

 

negocios en españa

España, un destino de negocios

Hacer negocios en España es hoy un poco más fácil que en 2015 o 2016. Una afirmación que corroboran tanto el informe Doing Business del Banco Mundial, que evalúa 190 países y jurisdicciones como el Barómetro del Clima de Negocios en España que elaboran el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) y la IESE Bussines School.

8 claves fundamentales para lanzarse a hacer negocios en España

1. Miembro de la Unión Europea con modernas infraestructuras

España es un país de la Unión Europea competitivo, moderno e innovador, dotado de recursos humanos y tecnológicos que le hacen muy atractivo para la comunidad internacional de negocios. Dispone de una moderna y completa red de infraestructuras: primera red europea de trenes de alta velocidad y de autopistas y autovías, así como tres de los puertos de mayor tráfico de contenedores y dos de los mayores aeropuertos de Europa. Cuenta también con un amplio sistema de ayudas e incentivos a nivel europeo, nacional, regional y local, del cual se pueden beneficiar los inversores.

2. Noveno país en el mundo com mayor Inversión Extranjera Directa y en producción científica

España es el noveno país del mundo en recepción de Inversión Extranjera Directa (IED). Su elevado grado de apertura y favorable marco legal para las inversiones extranjeras han llevado a nuestro país a recibir inversiones en actividades de alto valor añadido e intensivas en conocimiento y aportación tecnológica. En producción científica España es el noveno país a nivel mundial y quinto de la UE-15, gracias a que los científicos españoles poseen un excelente grado de formación y capacitación.

3. Con un idioma que hablan más de 500 millones de personas en el mundo

El idioma español tiene una importancia creciente para los negocios, es la lengua oficial en más de 20 países en el continente americano, incluidos los Estados Unidos. En conjunto hay más de 500 millones de hispanoparlantes en el mundo. El mercado español es uno de los mayores de Europa, con 47 millones de consumidores, a los que hay que sumar los más de 56 millones de turistas que visitan España todos los años.

4. Clave en relaciones comerciales: Europa y Latinoamérica

Como miembro de la UE, España tiene acceso directo a los países de la Unión Europea y mantiene con Latinoamérica el mayor número de tratados de doble imposición y de protección de las inversiones. Un punto que muchos emprendedores ven como clave a la hora de lanzar negocios en España. Asimismo, las empresas españolas mantienen un papel de liderazgo en las economías latinoamericanas. Ambos factores son clave para convertir a España en un trampolín para hacer negocios en Latinoamérica y para que las empresas latinoamericanas aborden los mercados europeos.

5. Lugar estratégico para multinacionales

España se ha convertido en un lugar estratégico para la gestión de las multinacionales en su expansión en los mercados de Europa y Latinoamérica. Numerosas compañías europeas y asiáticas (Wincor Nixdorf, British Telecom, Huawei, etc.) han establecido en España sus headquarters para Latinoamérica, en tanto que otras latinoamericanas, como Cemex, Pemex, Votorantim…, han elegido España como centro de decisión para sus operaciones en Europa. La proximidad geográfica de España a los mercados del Norte de África y Oriente Medio completa su extraordinaria área de influencia.

6. Reformas efectivas que favorecen el lanzamiento de nuevos negocios en España

Desde el Banco Mundial han querido reconocer también el avance español, apuntando en su comunicado que España está entre las cinco naciones de la OCDE que han implementado más reformas exitosas a la hora de facilitar el lanzamiento y funcionamiento de los negocios.

Por su parte, los resultados del Barómetro del Clima de Negocios en España de 2017 indican una mejora en relación a los resultados obtenidos en ejercicios anteriores, con una valoración media de 2,92 sobre 5 y un aumento de las previsiones de las empresas de inversión, empleo y facturación. Las áreas más valoradas son las de Infraestructuras, Tamaño de Mercado, Capital Humano y Calidad de Vida.

7. Previsiones de inversión muy positivas para lanzar negocios en España

Los inversores en España señalan también la necesidad de medidas necesarias en lo relativo a Costes (como los de electricidad, teléfono o Internet), Fiscalidad (como las cargas de la Seguridad Social sobre el trabajador o el impuesto de Sociedades), o a la Reducción de la Carga Burocrática.

Las previsiones de inversión, facturación, generación de empleo y volumen de exportación son claramente positivas. En concreto un 95 por ciento de las empresas encuestadas tienen previsto aumentar o mantener sus inversiones en España y las perspectivas de empleo también son muy positivas pasando el porcentaje de empresas que tienen previsto aumentar o mantener su plantilla en España a un 94 por ciento del total de las instaladas en el país, frente al 87 por ciento que afirman haberlo hecho en 2016. También son excelentes las perspectivas de facturación en nuestro país, con un 91 por ciento de empresas encuestadas que piensa aumentar o mantener su facturación. Finalmente, con respecto al volumen de exportación, más de un 70 por ciento de las empresas extranjeras exportan a terceros mercados desde España, aumentando además el perfil exportador de las empresas entre 2016 y 2018.

8. Internacionalización del tejido empresarial

La Administración y las empresas españolas y sus organizaciones representativas apuestan decididamente por fomentar la internacionalización del tejido empresarial, conscientes de que si la economía española quiere crecer, ha de ser a través del exterior. De cara a mejorar las condiciones financieras de los proyectos empresariales, la Administración del Estado ha puesto en marcha una serie de instrumentos financieros públicos entre los que destaca especialmente el seguro de crédito de CESCE que juega hoy un papel esencial como elemento dinamizador y de apoyo a la iniciativa empresarial

cesce_cuba

El reto de Cuba

Conjugar el modelo definido en los Lineamientos de Política Económica y Social del Partido y la Revolución para el período 2016-2021, aprobados por la Asamblea Nacional, con la necesidad de profundizar en el proceso de apertura económica es el gran desafío al que se enfrenta hoy la nueva Cuba de Miguel Díaz-Canel. El presidente es consciente de que la pervivencia del régimen castrista pasa ineludiblemente por incentivar la entrada de capitales extranjeros que permitan reducir las profundas desigualdades existentes en la sociedad cubana, satisfacer las crecientes demandas de consumo mediante mayores salarios y una mayor oferta de productos, y proporcionar incentivos de progreso social y libertad a una juventud cada vez más influenciada por el estilo de vida y la propaganda norteamericana y de los cubanos del exilio.

Es por ello que, aunque tutelado todavía por Raúl Castro, que se ha reservado la toma de las decisiones más trascendentes, los primeros pasos del nuevo equipo económico de La Habana parecen apuntar hacia una diversificación más amplia de sus relaciones económicas internacionales y hacia una progresiva apertura e integración en el mercado global.

Cuba está muy interesada en aprender de las reformas que han transformado las economías de otros países y España es su mejor modelo. Existe especial interés en atraer capital español para los sectores de energía, construcción e industria agroalimentaria.

Actualmente hay unas 120 empresas españolas instaladas en este país y Cuba ocupa el puesto 53 en el ránking de destinos de las inversiones españolas. En el terreno de los intercambios comerciales, España es, junto con Venezuela, uno de los primeros suministradores de bienes en la isla caribeña y el primer mercado proveedor de la UE.

Instrumentos de financiación para el reto de Cuba

A pesar de la lentitud en la aplicación de las reformas en la isla, el interés de las empresas españolas hacia Cuba es creciente. Para responder a esta demanda la Administración española ha puesto en marcha instrumentos de financiación entre los que destaca el Programa de Conversión de Deuda firmado en 2015 con 40 millones de euros que se completó en mayo de 2016 con la firma un nuevo Programa de Conversión de Deuda por 375 millones de euros.

Además, Cofides tiene una línea de 40 millones de euros para operaciones en Cuba y CESCE abrió ese mismo año un techo de cobertura de hasta 55 millones de euros. Continuando con esta política de apoyo a las empresas españolas y tras alcanzarse un acuerdo de repago de esta nueva deuda, CESCE decidió el pasado mes de abril reabrir la cobertura a corto plazo a Cuba por un importe máximo de 30 millones de euros.