innovacion_ferroviario

Oportunidades de innovación en el sector ferroviario

El sector ferroviario está en plena transformación gracias al impacto que están generando las TIC, y que abren todo un abanico de oportunidades para las empresas que apuesten por trabajar en el sector. Consciente de los cambios que están por venir, la Unión Europea, a través de la iniciativa Shift2Rail, prevista para el período 2016-2022, está promoviendo proyectos colaborativos entre la industria ferroviaria y la Comisión Europea, en 5 programas: Material rodante de pasajeros, señalización, infraestructura, atractivo para el viajero y mercancías.

La propia Comisión ha identificado las operaciones ferroviarias como un ítem clave para descongestionar otros transportes en la próxima década, a la vez que dentro de las ciudades pretende extender soluciones atractivas de transporte que garanticen una movilidad urbana sostenible. Uno de los principales objetivos identificados por Bruselas es la consolidación del modelo de transporte ferroviario de superficie, que sea respetuoso con el medioambiente, aumentando su competitividad global mediante el aumento de productos y servicios relevantes.

En medio de este entorno tan novedoso y en constante cambio, un panorama lleno de oportunidades surge para la industria ferroviaria, en campos como:

 

  • Desarrollo de nuevos interfaces, de tecnologías TICs 4G (LTE) y 5G y en bandas milimétricas para el posicionamiento de trenes y GPS.

 

  • Nuevos proyectos europeos de I+D relacionados con el futuro del ERTMS (ATO, GPRS o LTE, Galileo, N3) y de proyectos internacionales relacionados con mercancías.

 

  • Demanda creciente de movilidad, crecimiento de población y concentración en torno a grandes núcleos.

 

  • Necesidad de modernizar las infraestructuras ferroviarias con nuevas tecnologías.

 

 

Retos tecnológicos

El Plan de Internacionalización del Transporte y las Infraestructuras 2018-2020, elaborado por el Ministerio de Fomento, destaca como una de las principales debilidades del sector la “necesidad de reforzar políticas de innovación que permitan generar ventajas competitivas en el ámbito internacional”. Algunos de los principales retos que identifica de cara al futuro son:

  • Concienciación medioambiental y sostenibilidad: Se pretende impulsar el desarrollo de trenes e infraestructuras más sostenibles, la inversión en sistemas operativos y la creación de nuevos materiales que permitan ‘desmaterializar’ el sector. A nivel europeo, se tiene el ambicioso objetivo de conseguir para 2030 una reducción del 50% de las emisiones de CO2 frente a los valores medios de 1990, mientras que en 2050 se quiere lograr un sector neutral en carbono. Países como Reino Unido o EEUU han desarrollado índices que miden la sostenibilidad de sus infraestructuras (Ceequal y Envision).

 

 

  • Blockchain: Una plataforma Blockchain que involucre a todos los agentes de la cadena proporcionará capacidad de registro de información (fabricación, tracking, delivery, etc.), funcionando en conjunción con elementos de IoT (sensores, transponders, códigos QR, stickers NFC…) y, haciendo uso de Smart Contracts para modelar acuerdos entre las diferentes partes, garantizar que dichos acuerdos se cumplen, incluidas las regulaciones. La automatización de transacciones de mercancías, pedidos o pagos, el control de la cadena de frío o las leyes ambientales demuestran la potencialidad de esta tecnología en este campo.

 

  • Optimización y gestión integral de servicios: Como, por ejemplo, el proyecto de la empresa canadiense WSP con HS2 en el desarrollo de requisitos de gestión de información de activos a implementar durante las fases de construcción e implantación de la alta velocidad de Reino Unido. El alcance abarca el desarrollo de un modelo de gestión de activos, que contribuirá a la creación de un ‘ferrocarril virtual’, así como a la definición de las estructuras de desglose de dichos activos.

 

 

  • Estandarización técnica: Basada principalmente en la implementación del sistema de señalización ERTMS. En este campo, España lidera el desarrollo del ERTMS, instalado por ADIF en la red de alta velocidad y en líneas de cercanías, y por empresas españolas en proyectos de cercanías en México y en la AV de Arabia Saudí.

 

  • Ecoinnovación: Se pretende extender la vida útil de los trenes y, una vez alcanzado su fin, valorizar sus materiales y componentes. En la carrera hacia la eficiencia toma un rol central el aligeramiento de las estructuras del material rodante. A nivel europeo se está trabajando en el soporte legislativo (requerimientos de seguridad, técnicos, etc.) que permita acelerar el acceso de estos materiales al mercado. Otras de las áreas de mejora en el diseño de los trenes son el uso de pinturas antigraffiti, los materiales que mejoren la salubridad en los espacios interiores y la accesibilidad universal.

 

  • Eficiencia energética: A nivel europeo se está promoviendo el acceso a combustibles alternativos adecuados para cada modo de transporte, destacando positivamente el del Gas Natural Licuado (GNL) y el hidrógeno (medio/largo plazo) como las grandes alternativas al diésel.

 

  • Internet de las Cosas (IoT) y Big Data: El sector está comenzando a captar valor del gran volumen de datos que generan usuarios, trenes e infraestructura. A este nivel están emergiendo grandes agentes provenientes de las tecnologías de la información que están tomando un rol integrador ofreciendo soluciones de movilidad inteligentes. El sector deberá adoptar medidas para gestionar esta nueva amenaza.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *