Oportunidades para las empresas en las nuevas megatendencias basadas en la sostenibilidad

Aunque todos en mayor o menor medida sabemos que el mundo está cambiando, la realidad es que apenas llegamos a ser conscientes de la complejidad del proceso, en el que la globalización está trayendo consigo revoluciones muy relevantes en campos como la conectividad, la tecnología, las tendencias demográficas o la propia concepción social que, como especie, tenemos del cambio climático y de los desafíos que supone. Dentro de este nuevo paradigma se encasillan los criterios ESG, que responden a la suma de los componentes ambientales, sociales y de gobernanza para establecer un valor real sobre las actividades de una empresa o sector, y que, en general, son el reflejo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG, según sus siglas en inglés, dentro de la Agenda 2030 de este organismo).

Los criterios ESG se basan en el principio de que las compañías no operan en vano, sino que elementos como la utilización de los recursos naturales, el bienestar de sus empleados o, incluso, el respeto de los derechos de sus clientes o de otros stakeholders son factores necesarios para el éxito de sus actividades. Aunque cualquier entidad puede sumarse a ellos, las propias necesidades del mundo actual, sumido en plena Revolución 4.0, ha sobreponderado algunos segmentos que supondrán un importante nicho de negocio y de oportunidades para las empresas que apuesten por ellos.

 

Segmentos de nichos de mercado y oportunidades

  • La economía de la Tercera Edad: Hoy, el conjunto de todas las partidas relacionadas con nuestros mayores suma más de 7 billones de dólares en todo el mundo, lo que le situaría por sí sola como la tercera potencia económica del planeta si se tratara de un país. En el año 2050, la población global que estará jubilada duplicará su tamaño en relación a la actualidad, donde ya incorpora al 12% del total. La gente anciana tiene necesidades centradas principalmente hacia el cuidado y la dependencia, además de un potencial económico sensiblemente más alto que otras capas de la sociedad. Sectores como la salud, el segmento residencial, la alimentación o los servicios en general crecerán en los próximos años junto al incremento de personas en la Tercera Edad.

 

  • Inteligencia artificial: Su impacto se producirá en todos los sectores (baste con señalar que se calcula que en el año 2030, el 50% de los coches que se venderán en el mundo serán en parte autónomos), aunque destacan este fenómeno en cuatro dimensiones principales:
    • Economía digital, conectando a personas para compartir conocimiento.
    • La industria 4.0., que mejorará la logística y los procesos de fabricación.
    • Salud y Ciencias de la Vida, a partir de mejores investigaciones médicas.
    • La Tierra, es decir, la regeneración de recursos naturales y una mayor eficiencia energética, sobre todo con el uso de energías limpias.

 

  • La industria alimentaria: El incremento de la población mundial, el crecimiento de las ciudades o la mejora del poder adquisitivo aumenta la demanda cuantitativa de alimentos y provoca una evolución de los hábitos alimentarios. En 2050, la población humana habrá superado los 9.000 millones de habitantes, lo que supondrá un reto muy importante en un contexto de escasez de recursos y de cambio climático. Ello abrirá un sinfín de oportunidades para la mejora de los cultivos, la alimentación transgénica, la gestión del agua, la restauración o el campo de la nutrición, por citar sólo algunos ejemplos.

 

  • La educación: Es uno de los ítems fundamentales del desarrollo humano y económico, siendo un eje clave para eliminar la pobreza y la desigualdad. Bajo una perspectiva profesional, la educación sirve para lograr un potencial de ingresos mayor así como el bienestar general de las personas. El crecimiento demográfico está dando lugar a una demanda sin precedentes en el número de estudiantes, principalmente en Latinoamérica y Asia. Para atender sus necesidades, se requerirá la prestación de servicios educativos de calidad en centros de educación, en orientación sobre el mercado laboral, en psicología o en herramientas que permitan introducir las nuevas tecnologías en las aulas.

oportunidades sostenibilidad

  • La acción climática: La temperatura del planeta está aumentando a una velocidad sin precedentes, con datos tan llamativos como el dado por la NASA, que asegura que el planeta ha sufrido en las últimas dos décadas 16 de los 17 años más calurosos registrados. El desafío mundial estriba en mitigar los efectos del cambio climático reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero para luchar contra el calentamiento global. Las oportunidades de negocio en este ámbito son inabarcables: desde consultoría para que las empresas cumplan con los criterios del Acuerdo de París a mejoras en los sistemas de producción para lograr una mayor sostenibilidad.

 

Las futuras nuevas tecnologías disruptivas: Aunque parezca un cajón de sastre, en este segmento caben todas aquellas áreas de estudio que prometan ofrecer incrementos en la calidad de los productos o servicios, en la eficiencia de sus sistemas productivos o en una mejora del mercado y los consumidores. Las más recientes innovaciones relevantes, como Internet, la robótica o la impresión 3D se han extendido en todo el mundo a una velocidad sin precedentes, transformando nuestro modo de vivir, consumir y trabajar. Identificar estas tendencias con la suficiente antelación otorgará a la empresa que lo haga una posición de ventaja competitiva de la que se podrá beneficiar enormemente en el futuro.

 

Si quieres seguir leyendo noticias relacionadas, haz clic aquí.

Last modified: 05/06/2019