Dibujo-coger-dinero

Nuevas medidas para que pymes y autónomos cobren las facturas de las administraciones

A las pymes que trabajan con la administración pública el anuncio del Gobierno, de habilitar una línea de ayudas para pagar a sus proveedores, supuso un rayo de luz en su oscuro panorama financiero. Sólo los ayuntamientos deben la nada despreciable cifra de 30.000 millones de euros. Pero, como más de uno habrá advertido ya, el camino para recuperar lo debido no va a ser tan fácil como se había pensado.
Tanto empresarios como autónomos se quedaron con la miel en los labios con lo anunciado el pasado viernes en el Consejo de Ministros. Lo que iba a ser una solución rápida que podría permitir saldar las deudas en semanas, se ha transformado, en meses para aquellos que tengan deudas contraídas con los Ayuntamientos; que, como mínimo, tendrán que esperar hasta mayo. La espera será mayor para los que tengan deudas pendientes con las comunidades autónomas. Según la vicepresidenta de Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, será el próximo Consejo de Política Fiscal, que todavía no ha convocado el Ministerio de Hacienda, el encargado de establecer pasos y procedimiento para esos trámites.

Controlar los plazos

Ahora los empresarios deben seguir muy de cerca los plazos marcados por la administración. Antes del 15 de marzo los ayuntamientos deben comunicar al fisco, telemáticamente y con firma electrónica, el listado detallado de las facturas que adeudaban hasta el 31 de diciembre de 2011. Desde ese momento, se abre un plazo de 15 días para que empresas y autónomos confirmen que están incluidos en la lista o, de no ser así, reclamarlo. El ayuntamiento está obligado a emitir un certificado individual siempre que la empresa justifique su demanda aportando la documentación necesaria.
Otra de las tareas que se ha pedido a los ayuntamientos es que presenten un plan de ajuste detallado en el que expliquen cómo hacer frente a esas deudas. Hacienda tendrá un mes para dar el visto bueno a ese documento. Por lo que no será hasta el mes de mayo cuando los bancos, que actuarán de intermediarios, tendrán vía libre para facilitar los pagos.
Pero esperar unos meses más no es el único esfuerzo que se les pide a los proveedores públicos, además el Gobierno ha habilitado un sistema que dará prioridad en el cobro a quienes hacen un descuento de las deudas. Esa quita se aplicará al principal de la deuda, y a todos los intereses de demora. ¿Puede su negocio darse el lujo de seguir esperando? O prefiere cobrar algo menos cuanto antes. Sin duda es cuestión de hacer bien las cuentas y sobre todo recordar que la decisión es voluntaria. Es decir, si financieramente puede permitirse el lujo de esperar, nadie le obligará a aceptar la quita. Quizá tarde algo más en cobrar, pero al menos ya se puede gritar aquello de: ‘Tierra a la vista’.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *